Dom Pasqua0cas

871 visualizaciones

Publicado el

El sepulcro está vacío: Jesús resucitó!!!
(Sigo compartiendo con Uds. las cosas lindas que recibo. Tiene audio.)

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
871
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
18
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Dom Pasqua0cas

  1. 1. La resurrección de Jesús es para nosotr@s la razón última y la fuerza diaria de nuestra esperanza, lo que nos alienta para trabajar por un mundo más humano. En Jesús resucitado descubrimos la intención profunda de Dios confirmada para siempre: una vida plenamente feliz para la creación entera, una vida liberada para siempre del mal. La vida vivida desde la Fuente. José Antonio Pagola, “Jesús. Aproximación histórica” Pascua de Resurrección de Jesús -A- Juan 20, 1-9 // 23 de marzo de 2008
  2. 2. 1 El domingo por la mañana, muy temprano, antes de salir el sol, María Magdalena se presentó en el sepulcro. El amor madruga más que el sol, hace ver cuando está oscuro, El amor hace testigos de lo invisible, de lo “increíble”. El amor no mide, derrocha. El amor tiene bastante con amar.
  3. 3. Cuando vio que había sido rodada la piedra que tapaba la entrada, 2 se volvió corriendo a la ciudad para contárselo a Simón Pedro y al otro discípulo a quien Jesús tanto quería. Les dijo: - Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto Sensibilidad, dolor, nostalgia, amor, búsqueda, impulso del corazón... son algunas de las actitudes de María Magdalena, primera testigo de la Resurrección.“Apóstol de los apóstoles”, la primera evangelizadora de la Buena Noticia de la Pascua. Dios no siempre está donde creemos que está, donde nos gustaría que esté, donde intentamos colocarlo, sino donde Él se pone. Él va delante, abriendo caminos. Está esperándonos más lejos, para que no nos instalemos, para que sigamos buscándole día y noche, con luz y en la oscuridad . Su “ausencia” nos lanza a buscarlo siempre... Y a dejarnos encontrar por Él Sepulcro del tiempo de Jesús
  4. 4. 3 Pedro y el otro discípulo se fueron rápidamente al sepulcro. 4 Salieron corriendo los dos juntos, pero el otro discípulo adelantó a Pedro y llegó antes que él. 5 Al asomarse al interior vio que las vendas de lino estaban allí; pero no entró. 6 Siguiéndole los pasos llegó Simón Pedro que entró en el sepulcro, 7 y comprobó que las vendas de lino estaban allí. Estaba también el paño que habían colocado sobre la cabeza de Jesús, pero no estaba con las vendas, sino doblado y colocado aparte. 8 Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro. Vio y creyó . Para el otro discípulo ver el sepulcro vacío, las vendas y el sudario son pruebas suficientes de la resurrección. Pedro y otros discípulos necesitan apariciones y hasta tocar. El amor, la confianza, la unión y la intimidad abren los ojos de la fe más que la autoridad y el poder. Ir al encuentro de Jesús, buscarlo, nos producirá la sorpresa de sentir que nuestra vida cambia tanto como les cambió a sus primer@s discípul@s.
  5. 5. 9 (Y es que hasta entonces, los discípulos no habían entendido la Escritura, según la cual Jesús tenía que resucitar de entre los muertos). Ahora somos nosotr@s quienes nos comprometemos a vivir como personas resucitadas, dando vida, ayudando a Cristo a resucitar. Siguiendo las huellas del Resucitado : aliviando a las personas que lo necesiten, mostrando la alegría de la entrega y el encuentro, la ternura de la misericordia, el gozo del perdón, el entusiasmo por un mundo mejor... No podemos fallar al encargo de ser portador@s de esperanza y anunciador@s de la gratuidad y el perdón, porque creemos en la Resurrección de Jesús.
  6. 6. Es hora de asomarse al Infinito Es hora de salir al balcón de la vida, mirar el horizonte, despertar al alba y sentirse llen@s de alegría. Es hora de asomarse al infinito, de anunciar y cantar, trabajar y proclamar que es posible un mundo nuevo y distinto. Es hora de entrar en la noche sin miedo y ser sus testigos; descubrir su presencia entre nosotr@s fortaleciendo nuestras esperanzas y anhelos. Es hora de romper los esquemas de siempre; de escuchar las palabras del silencio; gustar su presencia callada, confesar la vida, andar por los desiertos y abrir nuevas sendas por donde pueda llegar el Reino. Es hora de iniciar caminos nuevos, arriesgarlo todo, apostar por Dios y su Reino. Es hora de la Pascua, de Resurrección, de brindar por la Vida Plena que el Señor nos sigue trayendo, para ensanchar nuestro corazón y hacerlo más sensible y más fraterno. Amén
  7. 7. ¡ FELIZ PASCUA !

×