Tatuando Pieles y corazones.Los pasos lentos que daba Penélope se hacían tan fuertes y tan intensos que le dolía todosu cu...
sus labios como si no hubiera un mañana, entrelazaron sus brazos y que el mundo seacabara a ellos no les importaba.Jacobo ...
sentía por el era tan grande como para hacer semejante hazaña, mientras que Jacoboseguro de todo lo que respectaba a su am...
Cripa y marihuana una pipa en la mesa Jacobo la mira y sonríe mientras ella responde conpicardía “Quien necesita la razón ...
Tatuando Pieles y Corazones.
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Tatuando Pieles y Corazones.

321 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
321
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tatuando Pieles y Corazones.

  1. 1. Tatuando Pieles y corazones.Los pasos lentos que daba Penélope se hacían tan fuertes y tan intensos que le dolía todosu cuerpo, lo miraba y se marchaba con una sonrisa en su cara pero con un dolor en sucuerpo y en su corazón. La dolencia de alejarse, de perder tanto o tan poco, de lainestabilidad, de sentirse traicionera y como ella se llamaba así misma una “perra”. Adiósamor mio, hoy te conozco y te desconozco, te dije y Hola y ahora te digo chao, chao parasiempre o hasta luego, te amo no sé quien eres pero te amo, eres tan poco pero estassiendo tanto, no se si te veré, pero me voy, me voy a imaginarte y a soñar contigo, crearepoemas, fundare misterios sobre tu cuerpo lo pondré bajo el mio o arriba eso lopensaremos luego, anhelaré todos tus tatuajes pero sobre todo te espero no ya ni ahorapero te espero. Decía en su cabezamientras caminaba de la mano de Jacobo su novio a lasalida de el que había sido uno de los días más hermosos e incomodos de su vida, un díaque tenia olor a misterio, a angustia, a felicidad, a humo de cripa y a mucha pero muchatinta.Los ojos color marrón claro, con una mirada triste y serena, esconden problemas en casa,palabras que no se pueden decir, pensamientos absurdos, preocupaciones sociales, ganasde cambiar el mundo, un vacío que parece infinito, un amor que no se confirma comoverdadero, problemas mentales con inestabilidades emocionales, cabos sueltos y unaserie de agonías que rodeaban el ser de Penélope la dueña de aquellos ojos. La pequeñagran Penélope, con tan solo 17 años su cabeza daba vueltas cual ruleta, los 1 con 53 deestatura no estaban de más para entender que aunque era una pequeña en un mundo degigantes tenia un corazón que aparentaba fortaleza, su pelo rojo y corto era signo de noquerer seguir un estereotipo de la aparente mujer ideal y una idea de comodidad con ellamisma, sus labios “russian red” como solía ser el nombre del pintalabios que usabaincitaban a besarlos hasta desgastarlos, Parecía ser muy temprano para la pelirroja quesentada en la paralela del barrio Jordán, se perdía en su mundo creado por la música desus audífonos a las 10:30 de la mañana, mientras que un fulminante destello de luz seacercaba, su cara cambiada de aspecto de repente sonrió, se paro, en ese momento sucorazón también sonreía se sentía tan bien por aquella presencia venidera que no leimportaba nada más, Y dijo “Hello daddy, hello Mom I´m a penelope Bom” Río, bailó ycorrió a los brazos del amor, Hola Jacobo, tengo miedo pero te amo así lo recibió, juntaron
  2. 2. sus labios como si no hubiera un mañana, entrelazaron sus brazos y que el mundo seacabara a ellos no les importaba.Jacobo tiene unos pequeños ojos que se esconden tras un par de lentes, Penélopesiempre se ha preguntado si estos ojos no se cansarán algún día de mirar a través de loscristales, de brazos fuertes y espalda ancha sueña con ser psicólogo algún día, hatrabajado desde lo 15 años por lo que valora muy bien las cosas, pero a sus 24 años deedad no ha madurado como Penélope lo espera esa es la mayor causa de sus peleas, esay que el es un romántico y tierno personaje que sueña con el amor eterno y verdadero,cualquier chica estaría deseosa de conseguir uno así pero ella no.Se tomaron la mano y empezaron a caminar, contaron los sueños de la noche pasada,rieron, se miraron mientras sus estómagos avisaban algo, algo que no eran mariposas, erahambre, de pronto pararon en un sitio de mala muerte que ambos amaban tal vez por suolor a miel y el exquisito sabor de unas pechugas a la plancha con papas francesas y coca-cola para alterar sus sentidos, salsa rosada y miel para el, salsa de tomate y de ajo paraella, una gran pechuga y las papas bañadas en su respectiva salsa, poco a poco era menosen el plato, no se miraban, no se hablaban, comer para ellos era comer no más, erasagrado, sin distracciones, sin televisión , ni ruido, para ellos esto era un ritual sagrado a lahora de una comida, al finalizar sus barrigas estaban llenas, el hielo lo rompió el al decirleque era increíble la cantidad de comida que cabía en ella con un risa después de estaspalabras, ella amaba comer que le faltara todo menos comida.Se miraron y marcharon tocando el tema tan importante sobre el suceso que en segundosocurriría y que marcaria la vida de los dos literalmente, los astros los más importantes,Sué y Chía habitarían en la piel de los dos, complemento perfecto, divinidad, dos amantesde la creación dos aficionados de la mitología y sorprendidos de como el sol y la luna paselo que pase siempre los acompañan saliendo todos los días, Luna y sol como libertad ydivinidad, no se sabe si era el calor del momento, si el amor que se sentían, la necesidadde la juventud y con ello las locuras y los riesgos, o el arte que los incito a ambos a darriendas sueltas, llevaban una semana pensado en el diseño, atando cabos para entenderpor que lo iban a hacer, al final como siempre el amor gana a la razón, tatuado en ambosquedaría su recuerdo, como una expresión de amor, pero sobre todo con en mensajeintrínseco distinto para los dos.3:00 p.m del mismo día, caminaban hacia su destino, las calles se hacían pequeñas ycortas, las luz del sol se alejaba, la brisa pegaba fuerte en sus rostro, el corazón de amboslatía rápido, las manos sudaban, ella jugaba con sus manos, el mordía sus labios,Penélope estaba nerviosa pero tranquila siempre ha sido el tipo de persona arriesgada ycon ganas de volar, soñar, conocer, viajar y vivir, lo único que pensaba era si el amor que
  3. 3. sentía por el era tan grande como para hacer semejante hazaña, mientras que Jacoboseguro de todo lo que respectaba a su amor por ella, le temía a el dolor que sentiría sucuerpo, a la sangre, a la aguja, a que a ella le doliera. –Calle derecha, calle izquierda, casade color, azul, no esta no es, es la casa de color curaba, pero que curuba? curuba de lafruta –¿No encuentro otro curuba o cuantos existen? – No sé estoy nerviosa desvarío unpoco. –Allí esta.Lo que jamás pensó Penélope es que al abrir la puerta de aquella casa desconocida, conaquel personaje que aun no identificaba, todo lo que pensaba, lo que sentía y lo que creíacambiaria de inmediato, el destino se encargaría de cambiar un rumbo, tal vez el de sucorazón, el de su cabeza por un momento, el de su vida años después, el de su sentir osimplemente una inestabilidad más típica de ella. Uno, dos y tres golpes a la puerta, lo quevino seguido de la apertura de la puerta, por la cara de Penélope la brisa fuerte se paseo,despeino su cabello y lo sintió en su corazón, una cara se asomo, labios carnudos, sonrisadefinida, brackets que le recordaba que siempre había dicho que los de brackets besanbien, una sensual barba, ojos pequeños, expansiones en las orejas, la mitad de la cabellerade aquel personaje era verde el color favorito de ella, sus manos tatuadas totalmente,vestía como a ella le gustaba Penélope pensó “Encontré la perfección, se escapo de missueños para llegar hoy hasta aquí, no rías más por favor, no seas guapo,¿ acaso tu nombrees sen y tu apellido sual?” Era Manuel, un joven de 25 años, tatuador empírico, marcadopor una solitaria infancia sin el cariño de un padre que había abandonado su familia acausa de su amorío homosexual, y una madre que muy poca preocupación mostraba haciael, tenía el corazón roto, las ilusiones gastadas y la vida marchitada porque el amor de suvida con el que tuvo una relación por siete años se marcho con otra persona, su únicorefugió eran las anfetas, la perica, la cripa, el licor y el sexo.Jacobo y Penélope entraron a la casa, la curuba por supuesto, la mano de ella se resbalode la de el como un chuchillo en la mantequilla, ahora esta solo miraba, miraba a Manuel,miraba su casa, su alma, su aurora, sus labios mientras reía por los efectos de la cripa, sustatuajes y trataba de descifrar que figuras eran, miraba su alma su interior, podía vercomo el dolor se ocultaba en todas las carcajadas que compartía con Jacobo, podía vercomo ambos tenían tantas historias juntos, se sentó en un sofá grande estilo vintagebeige de arabescos y flores colores pastel, con miles de formas y figuras que si lo mirarapor una hora encontraría demasiadas representaciones, el sofá tenia un olor, a hojas,flores, campo, naturaleza muerta, aunque la naturaleza de su corazón estaba viva en esemomento, dicho aroma recordaba a Penélope su infancia en la casa de su abuela, podíasentir como sus vidas compaginaban completamente por este sillón.
  4. 4. Cripa y marihuana una pipa en la mesa Jacobo la mira y sonríe mientras ella responde conpicardía “Quien necesita la razón cuando tiene drogas, que no duela y sea especial” elhumo sube, lo ojos se enchinan, las miradas se pierden, las bocas se secan, las cosas sehacen profundas, el tiempo pasa lento, que día tan bizarro, de repente era el amor de dos,pero ahora para ella el amor es la suma de tres, el humo sube, el corazón late rápido,quizás sea el, quizás ella, el rock and roll, el temor, quizá lo inestable que Penélope sepone en las noches, Manuel toma la riendas de la situación. Guantes, maquina, tintasamarilla, negra, azul, morada, naranja, aguja, vaselina, desinfectante, un desodoranteespecial, tapabocas, agua, un lápiz, papel, eran las armas de batalla en aquella guerra quevivirían juntos entre el amor, el dolor de su cuerpo como lienzo, e instrumento de su arte,y las miradas que cruzarían durante su tatuaje, la pigmentación en su piel de la luna y elsol, que en minutos tendía ya no le preocupaba más a Penélope no sabia si era por la cripao por que estaba tan concentrada en el rostro de Manuel, prohibido pero deseado, ambosse miraban con disimulo “Sus ojos son puñales que golpean mi corazón, su manos dibujanen mi pelvis erizan mi piel, estremecen mi ser, vete Jacobo déjanos solos, deja quepodamos mirarnos hasta morir, deja que me cuente su vida mientras pienso en ti, que suslabios rocen los míos y que no sienta más frio, que sus problemas sean mios y misinestabilidades de el, vete Jacobo y deja que me duela el alma por tu partida, que meduela el cuerpo por la aguja pigmentado mi piel, aun así reiré y sentiré sus manos en mipiel soñare a sentirlo cerca, aprovechare su figura para imaginarla después” eso corría porla mente de Penélope, mientras la aguja se acercaba lentamente con vaselina en la puntay color negro, cerro los ojos y pensó en Manuel, podía oír la aproximación de esta, unpinchazo solo uno y abrió los ojos, lo miro y hizo como si nada, era una sensación decosquillas y dolor, de amor y calamidad, su piel estaba fría, sudaba, tal vez la droga nohabía servido de nada pero que le importaba el dolor si el hombre que la estaba tatuando,era con el que había soñado aunque no lo conociera, el dolor desaparecía a medida quelas punzadas entraban en su piel, cuando se dio cuenta ya había terminado, y la sangrebrotaba, gota a gota, roja y espesa, tan roja como el color de sus labios, un papel vinipelcubrió su pelvis, era una hermosa creación, un dolor de satisfacción, el amor en carneviva, el deseo por un tercero en las partes que no estaban tatuadas, se paro y dio paso asu amado Jacobo, al cual ignoraba por completo y miraba con desprecio, mientras la pielde Jacobo se llenaba de colores ella fantaseaba “ Adios sillón, adiós humo, hasta luegocripa, Manuel te esperare, y cuando te vea te voy a cantar mi canción favorita: Yo solobusco que me tiemblen las piernas que seas de esas que nadie recomienda. Adiós coloresen mi piel, señora pelvis tatuada usted es hermosa, es indebido pensar en alguien quenunca existirá más pero no puedo evitar si me gusta soñar, perdón Jacobo, te esperoManuel.” Ese fue el día más bizarro, hermoso y doloroso pero lleno de esperanza queviviría Penélope.

×