Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, otro publicano.

El fariseo, de pie, oraba en su interior :
“¡Oh D...
En cambio el publicano, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo,
En cambio el publicano, no se atrevía ni a alzar los o...
Los dos suben al templo a orar.
Los publicanos son alabados no por las injusticias
que a veces cometen, sino por su capacidad
para reconocerse necesitados...
La parábola continúa afirmando que el publicano
volvió a su casa reconciliado con el Dios justo y santo,
pero el fariseo n...
El texto termina con un proverbio que
recuerda el cántico de María:

“Todo el que se enaltece
será humillado,

y el que se...
La altivez es inmoral por la injusticia hacia los demás
y por engaño sobre uno mismo.
 Quien acepta
su realidad verdadera
no puede caer en
el
pecado de la arrogancia.
 Conocerse a sí mismo
constituye la ver...
José Román Flecha Andrés
Palabra del Señor, Salamanca , Editorial.Secretariado
Presentación:

Antonia Castro Panero

Trini...
30 domingo evangelio 3
30 domingo evangelio 3
30 domingo evangelio 3
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

30 domingo evangelio 3

228 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
228
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

30 domingo evangelio 3

  1. 1. Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, otro publicano. El fariseo, de pie, oraba en su interior : “¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano. …”
  2. 2. En cambio el publicano, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo, En cambio el publicano, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: sino que se golpeaba el pecho diciendo: “¡Oh Dios! ¿Ten compasión de mí, que soy pecador!” Lc 18, 10-14
  3. 3. Los dos suben al templo a orar.
  4. 4. Los publicanos son alabados no por las injusticias que a veces cometen, sino por su capacidad para reconocerse necesitados de perdón.
  5. 5. La parábola continúa afirmando que el publicano volvió a su casa reconciliado con el Dios justo y santo, pero el fariseo no. Los dos habían orado, pero con espíritu diferente. No es la oración la que justifica sino el espíritu que la anima.
  6. 6. El texto termina con un proverbio que recuerda el cántico de María: “Todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”
  7. 7. La altivez es inmoral por la injusticia hacia los demás y por engaño sobre uno mismo.
  8. 8.  Quien acepta su realidad verdadera no puede caer en el pecado de la arrogancia.  Conocerse a sí mismo constituye la verdadera sabiduría.
  9. 9. José Román Flecha Andrés Palabra del Señor, Salamanca , Editorial.Secretariado Presentación: Antonia Castro Panero Trinitario,2007

×