Ciclo C
Estamos en Noviembre,
mes de los difuntos y
casi terminando el año
litúrgico.
El
evangelio
nos habla
de unos
saduceos
que van a
preguntar a
Jesús.
Los saduceos eran ricos materialistas, que
vivían muy...
En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que
niegan la resurrección, y le preguntaron: "Maestro, Moisés nos
de...
Le proponen a Jesús
una historia grotesca,
casi para reírse de Él,
pues creen que no les
va a dar una solución.

Decía una...
Los saduceos le proponen a Jesús un caso posible, pero
ridículo. Uno muere teniendo seis hermanos. La viuda se
va casando ...
Desgraciadamente esa
ignorancia de
los saduceos
es muy común,
porque en
realidad se
sabe muy
poco, sobre
todo de manera
vi...
Qué poco saben los hombres
sobre la muerte y el más allá.

Automático
Qué poco saben los hombres
sobre la muerte y el más allá.
No es que se sepa poco, sino que muchos
viven como si nunca tuvieran que morir.
Muchos trabajan sin descanso, pero sólo
para lo terreno, no para la eternidad.
Qué poco
saben los
hombres
sobre la
muerte y
el más
allá.
Qué poco saben los hombres
sobre la muerte y el más allá.

Hacer CLICK
Un gran problema nuestro es que muchos cristianos,
aun de los que van a misa y a procesiones, muchas
veces viven preocupad...
La primera gran verdad que sacamos hoy del evangelio
es que nuestra vida terrena está destinada a otra vida
superior, que ...
No he
de morir,
viviré
Automático
por los
siglos de
los
siglos.
Abridme
las puertas
del triunfo
y entraré
para dar
gracias
al Señor.
Esta es
la puerta
del
Señor:
los
vencedores
entrarán
por ella.
No he
de morir,
viviré
Hacer
CLICK
La verdad de nuestra
resurrección está
corroborada por la
resurrección de
Jesucristo. Jesús
resucitó, no sólo como
triunfo...
Desgraciadamente la mayoría de las noticias de
televisión, revistas profanas, nos impulsan a creer que
sólo vale lo materi...
Cristo triunfó de la muerte resucitando. Esta
palabra “resucitar” significa: ser nosotros
mismos con una vida nueva.
No si...
Resucitar
tampoco es,
como algunos
creen, una
reencarnación,
como si
tuviéramos un
“alma perdida”,
que necesita
estar en u...
Dios iba revelando las verdades de la fe de modo lento,
quedando las más difíciles, como la Santísima Trinidad,
para la re...
La resurrección de los
muertos no era conocida en
la mayoría de los libros del
Antiguo Testamento. Pero en
el 2º libro de ...
En aquellos días, arrestaron a siete hermanos con su madre. El
rey los hizo azotar con látigos y nervios para forzarlos a ...
El mensaje que el autor sagrado quiere dar a los israelitas
es que vale la pena ser fieles a la ley, aunque sea en
cosas q...
Cuando se habla de resucitar, se quiere expresar el tener
otra vida más especial, unidos con Dios, aunque en aquel
tiempo ...
Esa nueva
vida
comenzó
con la
resurrección
de Jesús.

Y como nos dice el prefacio pascual: “Cristo muriendo
destruyó nuest...
Cuando la Iglesia habla de la resurrección habla de una
vida totalmente nueva, en relación con la vida anterior.
Por eso, ...
El matrimonio aquí en esta vida es como un signo de
imperfección. Es necesario para la continuación de la
raza humana. All...
Ser “como los ángeles” significa que allí no hay
limitaciones materiales: no se sufre, no se come,
no se procrea, no se mu...
Ante esta realidad de la resurrección, no
basta creer. Hace falta ser consecuentes
con esta creencia.
Si uno no cree en la...
Cuando uno cree de verdad que hay otra vida y que
resucitaremos para esa vida eterna, debe vivir fiel y
consecuentemente c...
Jesús es el ejemplo del
triunfo de la vida sobre la
muerte. Por eso es
también el ejemplo de
nuestro comportamiento
en est...
También nosotros
debemos vivir con
una vida
resucitada.
Significa un modo
especial de vivir y
de enfrentarse
con los
probl...
Creer en la resurrección no es sólo una proclamación,
sino una postura práctica, que se debe reflejar en toda
nuestra exis...
Muchos creen que
nacemos para
morir; pero
terminamos
proclamando ante
el Creador que la
muerte es el
principio de otra
vid...
Dicen
que
nacemos

Automático

para morir;
pero en ti creemos, Señor,

y sabemos
llegar al puerto de tus brazos.
nos acoges y nos abrazas

a
tus
hijos
Dicen que
nacemos
pero en ti creemos, Señor, y sabemos
que morimos
Si Cristo ha resucitado,

resucitarán los muertos.
AME
N
Dom ord 32 c
Dom ord 32 c
Dom ord 32 c
Dom ord 32 c
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Dom ord 32 c

135 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
135
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Dom ord 32 c

  1. 1. Ciclo C
  2. 2. Estamos en Noviembre, mes de los difuntos y casi terminando el año litúrgico.
  3. 3. El evangelio nos habla de unos saduceos que van a preguntar a Jesús. Los saduceos eran ricos materialistas, que vivían muy cómodos y no creían en la resurrección. (Lucas 20, 27-38)
  4. 4. En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: "Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.“ Jesús les contestó: "En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos."
  5. 5. Le proponen a Jesús una historia grotesca, casi para reírse de Él, pues creen que no les va a dar una solución. Decía una ley en el Levítico que, si uno moría sin hijos, la viuda debía casarse con algún hermano del difunto, para que el hijo que tuvieran se considerase como del muerto.
  6. 6. Los saduceos le proponen a Jesús un caso posible, pero ridículo. Uno muere teniendo seis hermanos. La viuda se va casando con todos, que van muriendo. Luego muere la viuda. Y viene la pregunta a Jesús: “Cuando resuciten los muertos ¿de quién de ellos será la mujer?” Ellos, como no creían en la resurrección, no lo podían entender.
  7. 7. Desgraciadamente esa ignorancia de los saduceos es muy común, porque en realidad se sabe muy poco, sobre todo de manera vivencial, sobre los problemas del más allá.
  8. 8. Qué poco saben los hombres sobre la muerte y el más allá. Automático
  9. 9. Qué poco saben los hombres sobre la muerte y el más allá.
  10. 10. No es que se sepa poco, sino que muchos viven como si nunca tuvieran que morir.
  11. 11. Muchos trabajan sin descanso, pero sólo para lo terreno, no para la eternidad.
  12. 12. Qué poco saben los hombres sobre la muerte y el más allá.
  13. 13. Qué poco saben los hombres sobre la muerte y el más allá. Hacer CLICK
  14. 14. Un gran problema nuestro es que muchos cristianos, aun de los que van a misa y a procesiones, muchas veces viven preocupados sólo por lo material, sin repercusión en la vida preparatoria para la eternidad.
  15. 15. La primera gran verdad que sacamos hoy del evangelio es que nuestra vida terrena está destinada a otra vida superior, que la muerte no es muerte total, sino que esperamos vivir por los siglos de los siglos.
  16. 16. No he de morir, viviré Automático
  17. 17. por los siglos de los siglos.
  18. 18. Abridme las puertas del triunfo
  19. 19. y entraré para dar gracias al Señor.
  20. 20. Esta es la puerta del Señor:
  21. 21. los vencedores entrarán por ella.
  22. 22. No he de morir, viviré
  23. 23. Hacer CLICK
  24. 24. La verdad de nuestra resurrección está corroborada por la resurrección de Jesucristo. Jesús resucitó, no sólo como triunfo de su vida, sino para que creamos que nosotros podremos vivir también con Él. Y esto por los siglos de los siglos.
  25. 25. Desgraciadamente la mayoría de las noticias de televisión, revistas profanas, nos impulsan a creer que sólo vale lo material. Hacen creer que son afortunados los que consiguen pasarlo bien aquí, pero no se preocupan de lo que será después de la muerte.
  26. 26. Cristo triunfó de la muerte resucitando. Esta palabra “resucitar” significa: ser nosotros mismos con una vida nueva. No significa volver a la misma vida de antes, como fueron las tres resurrecciones a tres personas que realizó Jesús, según nos cuentan los evangelios.
  27. 27. Resucitar tampoco es, como algunos creen, una reencarnación, como si tuviéramos un “alma perdida”, que necesita estar en un cuerpo. Esto sería un ser sin personalidad. Nosotros tenemos nuestra personalidad, con la que resucitaremos cada uno. Otra cosa es el modo: Nuestra persona será sublimada.
  28. 28. Dios iba revelando las verdades de la fe de modo lento, quedando las más difíciles, como la Santísima Trinidad, para la revelación particular de Jesús.
  29. 29. La resurrección de los muertos no era conocida en la mayoría de los libros del Antiguo Testamento. Pero en el 2º libro de los macabeos, escrito hacia el año 150 antes de Cristo, aparece una formulación muy clara, en el martirio de siete hermanos, que hoy nos trae la 1ª lectura. 2Macabeos 7, 1-2. 9-14
  30. 30. En aquellos días, arrestaron a siete hermanos con su madre. El rey los hizo azotar con látigos y nervios para forzarlos a comer carne de cerdo, prohibida por la Ley. Uno de ellos habló en nombre de los demás: "¿Qué pretendes sacar de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes que quebrantar la ley de nuestros padres.“ El segundo, estando para morir, dijo: "Tú, malvado, nos arrancas la vida presente; pero, cuando hayamos muerto por su ley, el rey del universo nos resucitará para una vida eterna.“ Después se divertían con el tercero. Invitado a sacar la lengua, lo hizo en seguida, y alargó las manos con gran valor. Y habló dignamente: "De Dios las recibí, y por sus leyes las desprecio; espero recobrarlas del mismo Dios”. El rey y su corte se asombraron del valor con que el joven despreciaba los tormentos. Cuando murió este, torturaron de modo semejante al cuarto. Y, cuando estaba para morir, dijo: "Vale la pena morir a manos de los hombres, cuando se espera que Dios mismo nos resucitará. Tú, en cambio, no resucitarás para la vida."
  31. 31. El mensaje que el autor sagrado quiere dar a los israelitas es que vale la pena ser fieles a la ley, aunque sea en cosas que parecen pequeñas, para poder resucitar. Ser fieles a la ley era ser fieles a Dios.
  32. 32. Cuando se habla de resucitar, se quiere expresar el tener otra vida más especial, unidos con Dios, aunque en aquel tiempo era muy difícil saber en qué consistiría esa nueva vida. Sobre esa nueva vida nos hablaría Jesucristo.
  33. 33. Esa nueva vida comenzó con la resurrección de Jesús. Y como nos dice el prefacio pascual: “Cristo muriendo destruyó nuestra muerte y resucitando restauró la vida”. San Pablo dirá: Como por un hombre vino la muerte, por un hombre viene la resurrección de los muertos”.
  34. 34. Cuando la Iglesia habla de la resurrección habla de una vida totalmente nueva, en relación con la vida anterior. Por eso, cuando Jesús les va a explicar un poco a los saduceos les dice: “No entendéis”. Y les dice que lo del sentido del matrimonio es diferente.
  35. 35. El matrimonio aquí en esta vida es como un signo de imperfección. Es necesario para la continuación de la raza humana. Allí no será necesario. No quiere decir que se desconozcan y que no gocen por el bien matrimonial anterior; pero será un amor sublimado, porque seremos “como ángeles”. Nuestra vida será mucho más perfecta y gozosa en el cielo.
  36. 36. Ser “como los ángeles” significa que allí no hay limitaciones materiales: no se sufre, no se come, no se procrea, no se muere.
  37. 37. Ante esta realidad de la resurrección, no basta creer. Hace falta ser consecuentes con esta creencia. Si uno no cree en la resurrección y piensa que todo se termina con la muerte, lo natural es que piense gozar lo más posible aquí, ignorando a los demás o no preocupado si el otro goza o no. Le será difícil sacrificarse por los otros. Y crecerán las venganzas, etc.
  38. 38. Cuando uno cree de verdad que hay otra vida y que resucitaremos para esa vida eterna, debe vivir fiel y consecuentemente con esa verdad. Creer de verdad en la vida eterna nos cuestiona toda nuestra vida actual.
  39. 39. Jesús es el ejemplo del triunfo de la vida sobre la muerte. Por eso es también el ejemplo de nuestro comportamiento en esta vida. La resurrección de Jesús no fue un hecho aislado. Fue el final de toda una vida resucitada.
  40. 40. También nosotros debemos vivir con una vida resucitada. Significa un modo especial de vivir y de enfrentarse con los problemas de la vida con nueva seguridad, paz y alegría. Como vivían los santos.
  41. 41. Creer en la resurrección no es sólo una proclamación, sino una postura práctica, que se debe reflejar en toda nuestra existencia. Si el cristiano cree en la resurrección, debe demostrarlo ante el mundo, más que con las palabras, con los hechos de vida.
  42. 42. Muchos creen que nacemos para morir; pero terminamos proclamando ante el Creador que la muerte es el principio de otra vida. Por eso, si morimos es PARA VIVIR.
  43. 43. Dicen que nacemos Automático para morir;
  44. 44. pero en ti creemos, Señor, y sabemos
  45. 45. llegar al puerto de tus brazos.
  46. 46. nos acoges y nos abrazas a tus hijos
  47. 47. Dicen que nacemos
  48. 48. pero en ti creemos, Señor, y sabemos
  49. 49. que morimos
  50. 50. Si Cristo ha resucitado, resucitarán los muertos.
  51. 51. AME N

×