Hacía pocos días que Longobardo habíaganado la batalla de Silecia, cuando lospríncipes de Isabela decidieron organizarun b...
dispuso a mirar a las jóvenes quellegaban ocultas tras los disfraces.Entró una ninfa envuelta en gasas.Entró una gitana mo...
diferencia de las otras mujeres, no llevabajoyas sino apenas una cinta negra queremataba en un moño en mitad del cuello.Ri...
Y se entregó a ese abrazo poderoso.Él le acarició el escote, el nacimiento delos hombros, el cuello pálido, el moñitonegro...
Tarea de gestion
Tarea de gestion
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Tarea de gestion

106 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
106
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tarea de gestion

  1. 1. Hacía pocos días que Longobardo habíaganado la batalla de Silecia, cuando lospríncipes de Isabela decidieron organizarun baile de disfraces en su honor.El baile se haría la noche de Pentecostés,en las terrazas del Palacio Púrpura, y a élserían invitadas todas las mujeres delreino.Longobardo decidió disfrazarse de corsariopara no verse obligado a ocultar suvoluntad intrépida y salvaje.Con unas calzas verdes y una camisa deseda blanca que dejaba ver en parte elpecho victorioso, atravesó las colinas. Ibamontado en una potra negra de corazónpalpitante como el suyo.Fue uno de los primeros en llegar. Comocorresponde aun pirata, llevaba el ojoizquierdo cubierto por un parche. Con elojo que le quedaba libre de tapujos, se
  2. 2. dispuso a mirar a las jóvenes quellegaban ocultas tras los disfraces.Entró una ninfa envuelta en gasas.Entró una gitana morena.Entró una mendiga cubierta deharapos.Entró una campesina.Entró una cortesana que tenía unvestido de terciopelo rojo apretadohasta la cintura y una falda levantadacon enaguas de almidón.Al pasar junto a Longobardo, le hizouna leve inclinación a manera desaludo.Eso fue suficiente para que él sedecidiera a invitarla a bailar.La cortesana era joven y hermosa. Y a
  3. 3. diferencia de las otras mujeres, no llevabajoyas sino apenas una cinta negra queremataba en un moño en mitad del cuello.Risas.Confidencias.Mazurcas.Ella giraba en los brazos de Longobardo. Ycuando cesaba la música, extendía sumano para que él la besara.Hasta que se dejó arrastrar en el torbellinode baile, hacia un rincón de laterraza, junto a las escalinatas.
  4. 4. Y se entregó a ese abrazo poderoso.Él le acarició el escote, el nacimiento delos hombros, el cuello pálido, el moñitonegro.-¡No! - dijo ella-. ¡No lo toques!-¿Por qué?-Si me amas debes jurarme que jamásdesataras ese moño.-Lo juro -respondió él.Y siguió acariciándola.Hasta que el deseo de saber qué secretohabía allí le quitó el sosiego.La besaba en la frente.Las mejillas.Los labios con gusto a fruta.Obsesionado siempre por el moñito negro.Y cuando estuvo seguro de que elladesfallecía de amor, tiró de la cinta.El nudo se deshizo y la cabeza de la jovencayó rodando por las escalinatas.

×