FACULTAD DEFILOSOFIA LETRAS Y   CIENCIA DE LA     EDUCACIÓN    ESC. DE COMERCIO Y     ADMINISTRACIÓN     TRABAJO DE      F...
CAPÍTULO I:            DE QUÉ VA LA               ÉTICADe entre todas las cosas que pueden formar nuestro saber, existen u...
En este primer capítulo, Savater comienza explicando la posibilidad de carecer deciertos conocimientos de la vida, cree qu...
CAPÍTULO II:               ÓRDENES,             COSTUMBRES Y              CAPRICHOS   Un motivo es la explicación propia m...
Al igual que en el primer capítulo, recalca Fernando Savater el tema de la libertad.Somos libres para hacer lo que prefira...
CAPÍTULO III:                 HAZ LO QUE                  QUIERAS La libertad no es sólo decidir sino darse cuenta qué se ...
Savater comenta que no todo en esta vida funciona regido por unas costumbres, órdenes o por un determinado capricho. Es aq...
CAPÍTULO IV:            DATE LA BUENA                 VIDAHaz lo que quieras es abandonar lo que nos rige desde el exterio...
Para comenzar este cuarto capítulo, Fernando Savater pretende aclarar el verdaderosignificado de la frase: “Haz lo que qui...
CAPÍTULO V:          DESPIERTA BABY!No tener perspectiva de conjunto es simplificar, el dinero e incluso la muerte es simp...
En este quinto capítulo, Fernando Savater alega que en ningún momento quiso tachar loscaprichos como algo “malo”, sino pre...
CAPÍTULO VI:                                   APARECE PEPITO                                       GRILLO  Imbécil es aqu...
Ser responsable es saberse libre para bien o para mal y estar dispuesto a responder por losactos; actuar sin órdenes super...
CAPÍTULO VII:                                                             PONTE EN SU                                     ...
La virtud de la justicia es la habilidad y el esfuerzo para saber lo que nuestros semejantes  esperan de nosotros, y esto ...
CAPÍTULO VIII:              TANTO GUSTOExiste una gran censura sobre todo lo que implica placer corporal y no reparamos en...
Comienza este octavo capítulo criticando Savater el uso continuado de la palabra “inmoralidad”para definir las cuestiones ...
CAPÍTULO IX:                 ELECCIONES                 GENERALES  Nunca se piensa en la política como algo ético, pues en...
Los derechos humanos son las exigencias mínimas que debe cumplir la sociedad política. Ya quemuchos problemas hoy pueden s...
OPINION PERSONAL DE                                                                ETICA DE AMADOR La ética es básica para...
En realidad la libertad, la ética, la responsabilidad, sonconceptos alrededor de los cuales se ha creado una gran nube de ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

RESUMEN DE ETICA PARA AMADOR Maria jose campos

45.270 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
11 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
45.270
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
7
Acciones
Compartido
0
Descargas
506
Comentarios
0
Recomendaciones
11
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

RESUMEN DE ETICA PARA AMADOR Maria jose campos

  1. 1. FACULTAD DEFILOSOFIA LETRAS Y CIENCIA DE LA EDUCACIÓN ESC. DE COMERCIO Y ADMINISTRACIÓN TRABAJO DE FILOSOFÍAALUMNA: MARIA JOSE CAMPOS QUINTO SEMESTRE «A»
  2. 2. CAPÍTULO I: DE QUÉ VA LA ÉTICADe entre todas las cosas que pueden formar nuestro saber, existen unas básicas como lo esel saber qué cosas son convenientes o buenas y cuáles inconvenientes o malas. Cuando sepresentan ambigüedades, es que comienzan las dificultades del saber vivir y entra en juego la libertad. Los animales, por estar programados por la naturaleza, conocen una sola forma de comportamiento para cada situación. Los seres humanos, aunque en cierta medida estamos también programados por fidelidades que nos son inculcadas desde la cuna, somos seres imprevisibles, pues tenemos una serie de alternativas ennuestro proceder que aunque en ocasiones resulten raras, muy pocas veces son imposibles.La libertad nos permite elegir, inventar e incluso equivocarnos. Dos importantes aclaracionesal respecto es que no somos libres de elegir lo que nos pasa, sino de responder a ello de unmodo u otro; y que el ser libres para intentar algo no tiene relación alguna con lograrlo, pues en ocasiones mezclamos libertad con omnipotencia y es entonces que intentamos elegir dentro de lo imposible. Lo importante es encontrar nuestro propio arte de vivir que nos permita acertar, y eso es la ética.
  3. 3. En este primer capítulo, Savater comienza explicando la posibilidad de carecer deciertos conocimientos de la vida, cree que se puede vivir normalmente aúnprescindiendo de ellos. Sin embargo, nos muestra que existen cosas imprescindiblesen la vida, sin las que raramente podríamos vivir demasiado tiempo. Imprimé en estecapítulo la diferencia entre las cosas buenas y cosas malas.Explica también en qué ocasiones lo que generalmente se considera malo pasa a noser tan malo, incluso, en cierta manera, pasar a ser bueno.Otro tema que trata el narrador es el de la libertad. Habla de los límites que posee éstapara nosotros. También comenta el autor acerca de la libertad de los animales, que sereduce a seguir su instinto. He aquí el mérito de las buenas acciones humanas encomparación con las animales.
  4. 4. CAPÍTULO II: ÓRDENES, COSTUMBRES Y CAPRICHOS Un motivo es la explicación propia más aceptable acerca de tu conducta. Dentro de los motivos existen las órdenes, las costumbres y los caprichos, que no hacen más que inclinar la conducta y preferencias. Las órdenes y las costumbres, cuya fuerza es el miedo y la comodidad respectivamente, son impuestas por factores externos, mientras que los caprichos surgen del interior de cada quien. Respecto a las primeras esrecomendable establecer hasta qué punto pueden ser obedecidas y de las segundas, saber que sirven exclusivamente para aspectos de rutina.
  5. 5. Al igual que en el primer capítulo, recalca Fernando Savater el tema de la libertad.Somos libres para hacer lo que prefiramos, pero esta libertad se ve limitada ennumerosas ocasiones. Muchas veces se nos plantean dos dilemas de los cualestendremos que inclinarnos por uno, aunque la verdadera preferencia sería no tenerque elegir. Para ejemplificar esta cuestión, utiliza la historia de un capitán de barco.Savater dice que en ocasiones nos guiamos por unos determinados factores, sindecidir de veras lo que nos es más o menos conveniente.Estos factores son los siguientes:• Órdenes: Tendemos a seguirlas, pero su justificación no está demasiado clara.• Costumbres: Realmente solemos guiarnos por ellas para lograr la comodidad de la rutina, o bien por estar sometidos a una determinada presión.• Caprichos: Generalmente los llevamos a cabo porque no pensamos dos veces las repercusiones que generarán, simplemente para llevar a cabo un deseo momentáneo.
  6. 6. CAPÍTULO III: HAZ LO QUE QUIERAS La libertad no es sólo decidir sino darse cuenta qué se está decidiendo. Por ello sólo es válida cuando se ha pensado dos veces: con la primera se descubre el motivo y con la segunda se cuestiona el mismo. Nunca unaacción es buena sólo por ser una orden, una costumbre o un capricho A veces con eso basta, pero casi siempre se necesita del razonamiento para determinar si es o noconveniente algo. Todo esto forma parte de inventar nuestra propia vida y no vivir de a acuerdo a lo que los otros inventan por nosotros. Moral son aquéllas reglas o normas que consideramos válidas, mientras que la ética se encarga de cuestionar por qué lo son. Hay cosas buenas y malas que nada tiene que ver con la moral y de las cuales conocemos concretamente su utilidad; tratándose de seres humanos, sin embargo, resulta difícil esta clasificación, pues ignoramos para qué sirven. Lo único que se sabe es que la ética se basa en una frase: Haz lo que quieras
  7. 7. Savater comenta que no todo en esta vida funciona regido por unas costumbres, órdenes o por un determinado capricho. Es aquí donde de nuevo podemos hablar de la libertad. Cuando tomamos una decisión debemos tener en cuenta que la libertad que poseemosimplica pensar las cosas dos veces antes de realizarlas, para así cerciorarnos de que es realmente conveniente o no para nosotros. Fernando Savater plantea la cuestión de que no sabemos calificar lo que es realmente “bueno” en el caso de un ser humano. ¿Sabríamos definir lo que es un hombre bueno? No será fácil puesto que no conocemos la utilidad esencial de una persona.
  8. 8. CAPÍTULO IV: DATE LA BUENA VIDAHaz lo que quieras es abandonar lo que nos rige desde el exterior y enfocarse a lo que lapropia voluntad reclama desde el fuero interno. La misma contradicción que hay en Haz loque quieras (que así como abre una infinita gama de posibilidades puede reducirla a unaelección entre dos), se presenta en la libertad, pues no somos libres de elegirla o no, sinoque estamos condenados a la libertad, como afirmó Jean−Paul Sartre. Para no reducir lafrase a un simple capricho, es importante establecer prioridades entre los deseosrepentinos yaquellos a largo plazo. La ética es alcanzar la buena vida humana, que es la que incluyerelaciones con otros seres humanos, no a costa de ellos. Todos tenemos una realidadbiológica pero, para llegar a ser hombres, se necesita de otros que fundamenten nuestrarealidad cultural mediante enseñanzas. La base de nuestra cultura es el lenguaje, por loque hablar y escuchar a alguien, es tratarlo como persona. Es un proceso recíproco igualque la humanización, pues darse la buena vida es al final igual que dar la buena vida.
  9. 9. Para comenzar este cuarto capítulo, Fernando Savater pretende aclarar el verdaderosignificado de la frase: “Haz lo que quieres”.El hecho de hacer lo que se quiere es sinónimo de decidir mi propia vida, o lo que es lomismo, ser libre. Claro que aquí nos encontramos ante una paradoja: El hecho de hacer lo quedeseo sería cumplir la orden dada anteriormente, por lo tanto, no ser libre. Es aquí cuandodebemos llegar a la conclusión de que todo en esta vida estará unido a una libertad. Hacereferencia el autor a una destacable frase del filósofo Jean - Paul Sartre: “Estamoscondenados a la libertad”.Aclara Fernando que en ningún caso se debe confundir la frase “haz lo que quieras” con elhecho de satisfacer todos nuestros caprichos o “hacer lo que venga en gana”. Realmentehaciendo esto último no obtengo una ganancia, más bien una pérdida. Ésta pérdida la aclarapor medio de un pasaje de la Biblia: El de Esaú y Jacob.El autor plantea lo siguiente: ¿qué es lo que verdaderamente quieres?Dando por hecho una respuesta generalizada, “darme la buena vida”, comenta que esta buenavida tan deseada es solo la que podría darse entre seres humanos. Debemos seguir unproceso de humanización para hallar la “buena vida”, la cual debe ser recíproca.
  10. 10. CAPÍTULO V: DESPIERTA BABY!No tener perspectiva de conjunto es simplificar, el dinero e incluso la muerte es simplificar.La vida en cambio es complejidad y complicaciones. Lo que poseemos nos posee ypasamos la vida creyendo queatesorar cosas es vivir, y no reparamos en pensar que de las cosas sólo salen cosas.Como humanos necesitamos una complicidad fundamental que sólo se da entre iguales.Las traiciones y los abusos se dan,pero convertir a los demás en cosas es la forma incorrecta de defender el derecho propio ano ser tratado como tal. Ya que ninguna buena vida puede ser sin cosas, es básica laatención, es decir, la reflexión acerca del sentido de esa buena vida. Como condición éticaprincipal está no tomar la certeza de la muerte como unpretexto para vivir de cualquier modo, sino intentar comprender a cada momento de quéestá tratando la vida y cómo se la hace buena para uno, no para los demás, pues nadiepuede ser libre por ti.
  11. 11. En este quinto capítulo, Fernando Savater alega que en ningún momento quiso tachar loscaprichos como algo “malo”, sino pretendiendo que nos demos cuenta de que existen en la vida multitud de cosas más importantes que hacer “lo que nos venga en gana”. Comenta Savater que la vida es una sucesión de complicaciones, pero que vivirla implica hacerles frente, no ofrecer simpleza ante ellas, siendo este el deseo de la llegada de la muerte.Con respecto a la historia del “Ciudadano Kane”, intenta justificarlo con moderación al decir que nos es malo tener unas metas en la vida , unos deseos, querer unas determinadas cosas. Pero alega después que estos deseos no deben ser excesivos ya que todo lo que poseemos llegará a poseernos a nosotros algún día. Tras contar un relato de un sabio budista, Fernando Savater nos pide que no nos excedamos a la hora de “querer”. No nos basta un presente, los humanos necesitamos cosas que los objetos no poseen. Si a lo largo de la vida tratamos a los humanos como cosas, solo recibiremos cosas, no amistad, ni respeto y mucho menos amor. Antes de concluir aclara Savater que ser “moral” no significa seguir las normas establecidas, ni tampoco sublevarse contra ellas, solo comprender que es lo que nos conviene y lo que no, encontrando así la “buena vida” tan ansiada.
  12. 12. CAPÍTULO VI: APARECE PEPITO GRILLO Imbécil es aquél cuyo carácter es débil, y nuestra obligación es evitar serlo. Hay quienes creen que no quieren nada y todo les da igual, otros que lo quieren todo a la vez y caen en propias contradicciones, otros que nosaben lo que quieren ni intentan averiguarlo, algunos tienen una voluntad muy débil o, en el caso contrario, muy fuerte y no distinguen la irrealidad. Si se es imbécil, se necesita defuerzas exteriores en que apoyarse y con dificultad se llega a la buena vida. Lo contrario deser imbécil es tener conciencia, para lo cual se requiere de cualidades innatas. Después del mínimo de condiciones sociales y económicas adecuadas, la conciencia depende de la atención y esfuerzo de cada individuo. Debe haber interés por vivir humanamente bien,concordancia entre actos y deseos, desarrollar el gusto moral y enfrentar la responsabilidad.Un auténtico egoísta es quien quiere y busca lo mejor para sí mismo. Aquél que se rodea de lo que le sienta mal es un imbécil que deseaba ser egoísta. La culpa y la responsabilidad también se relacionan con la conciencia, pero lo peor es el remordimiento que es el descontento con nosotros mismos por emplear la libertad en contra de nuestros deseos.
  13. 13. Ser responsable es saberse libre para bien o para mal y estar dispuesto a responder por losactos; actuar sin órdenes superiores con un fin de construirse, transformarse e inventarse a sí mismo. Como la decisión de vivir bien es personal, lo ideal sería que se volviera un tipo devicio. Para comenzar este capítulo, Savater nos recuerda que tenemos la obligación moral de no ser “imbéciles”. Se refiere esto a que una persona imbécil es aquella que precisa un sustento en el que apoyarse durante su vida. Nos muestra distintos tipos de imbéciles.Cuestiona también Savater si se trata de un tipo de egoísmo el querer ante todo evitar el mal. Aunque el egoísmo es poseedor de una muy mala fama, hay una ocasión en la que es muy justificable: “Querer lo mejor para mi mismo”, claro está sin, por ello, perjudicar al prójimo. Savater comenta que algo tan común como un remordimiento no sólo viene dado por un miedo a represalias, es el comprender que nos estamos estropeando a nosotros mismos, vienen dados por la repetitiva “libertad”. Para evitar los remordimientos solemos recurrir a una justificación, aunque la verdadera solución sería actuar de una manera responsable. La palabra clave en las justificaciones, dice Savater, es “irresistible”, la cual podemos asegurar que se trata solo de un invento o superstición
  14. 14. CAPÍTULO VII: PONTE EN SU LUGAR La ética habla de cómo vivir bien entre humanos. Sin embargo hay criterios distintos acerca de lo aceptable y lo inaceptable. Lo cierto es que lo conveniente es aquello sin lo cual se vive, mas no humanamente. Incluso quien comete cualquier fechoría sigue siendo humano pues cuenta con la posibilidad de transformarse. Una característica del ser humano es la imitación, por lo que elejemplo que se le da a los semejantes es básico. Muchos malos lo son porque son desgraciados, están solos, temerosos y son ignorantes. Lo más valioso que obtenemos de nuestros semejanteses la posibilidad de tener la complicidad y afecto de más seres libres, es la forma en que la propiahumanidad se refuerza. La libertad no sirve a nada ni nadie, se contagia. Al perjudicar al prójimo el más perjudicado es al final uno mismo. Tratar a las personas humanamente es saber ponerse en su lugar; ser consiente que, pese a las diferencias que entre todos existen, siempre se está dealgún modo dentro de los semejantes; o reconocer sus derechos y razones para considerarle igual de real y serio como uno mismo. Los propios intereses no son malos, pero sí relativos; el único absoluto es el de ser humano entre los humanos que conduce a la buena vida. La clave de todo es sentir simpatía y lograr ponerse en el lugar del otro es un arte; se requiere de objetividad paraver las cosas a su manera sin ocupar su sitio, pero principalmente se necesita un conocimiento de la justicia.
  15. 15. La virtud de la justicia es la habilidad y el esfuerzo para saber lo que nuestros semejantes esperan de nosotros, y esto no se logra obedeciendo leyes que establecen sólo el mínimo de esto, sino amando un poco a cada persona como cosa indispensable para vivir bien. ComienzaFernando Savater este séptimo capítulo recordándonos la historia de Robinson Crusoe. Comenta exactamente el pasaje en que el protagonista descubre unas huellas que le hacen ver que no está solo en la isla, sino que tiene con él a un semejante. Ya no podrá sobrevivir de cualquier modo, sino que deberá respetar unas normas morales que le harán llevar la vida “humana”. El autor hace alusión a un pasaje en la historia de Marco Aurelio, emperador de Roma. Cuenta que este personaje opinaba que todas las personas merecían ser tratadas como tales, porque todo ser humano, lo desee o no, me “conviene”. No solo debo inclinarme a portarme adecuadamente con los que “me vienen bien”, sino que debo tratar a todos por igual. Nos habla Fernando Savater del monstruo de Frankenstein. En un pasaje de ésta novela, el terrorífico protagonista comenta la desgracia que posee al ser “malo”. Sacamos entonces enconclusión que la mayoría de los malos que hay en nuestra sociedad se sienten desgraciados por ello. Llegamos ahora a la pregunta clave: ¿En qué consiste tratar a las personas como tales? Puesbien, la respuesta es que intentes ponerte en su lugar. Esta bonita frase se puede llevar a cabo si se empieza conociendo los derechos de los demás y, por lo tanto, sus razones.Para concluir, el autor nombra la palabra “justicia”, alegando que es la virtud de intentar por todos los medios “vivir bien”, humanamente con los demás.
  16. 16. CAPÍTULO VIII: TANTO GUSTOExiste una gran censura sobre todo lo que implica placer corporal y no reparamos en pensar quesin su satisfacción no hay vida buena. Disfrutar nunca será malo mientras no dañe a nadie, es loque nos aleja de ser animales; el sexo con fines únicos de procreación es por el contrario lo que nos aleja de lo humano. Hay quienes temen al placer porque les gusta demasiado y distrae.Otros disfrutan no dejando disfrutar, ellos son calumniadores o incluso puritanos, para quienes lobueno es lo que nos disgusta hacer y sufrir es más meritorio que gozar, lo que en realidad nada tiene de moral o ético. Usar los placeres es tener un control sobre ellos que impida que se mezclen con otros aspectos de la vida personal y así se nos enriquecemos. Sin embargo su carácter excluyente puede conducir a un empobrecimiento debido a la pérdida de interés encualquier otra cosa. El placer que mata no es placer, sino un castigo. La templanza es el arte deponer el placer al servicio de la alegría, que acepta vida y muerte, placer y dolor. Quienes optan por su contrario, la abstinencia, desconfían de todo lo que les gusta. El placer más triste es la culpa; considerar algo más que placer como un crimen es reclamar un castigo. Es falso creer que siempre se goza a costa de otros, el interés y la ayuda que se les brinde va por otro camino distinto al disfrutar propio.
  17. 17. Comienza este octavo capítulo criticando Savater el uso continuado de la palabra “inmoralidad”para definir las cuestiones no adecuadas referidas al sexo. Alega que solo este tipo de acciones son inmorales cuando se utilizan para hacer daño, al igual que en muchas otras facetas en nuestra vida, pero no hay nada de “inmoral” en disfrutar con nuestro cuerpo, porque no solo lotenemos sino que somos un cuerpo. El sexo posee ante todo la función de la procreación, peroesta no es la única. Asegura el autor que esta relación establecida desde siempre entre el sexo y la carencia de moral no es otra que el miedo al placer.Para personas como los denominados “puritanos”, una acción es mala solo por el hecho de que nos guste hacerlo, alegando que el sufrimiento es la verdadera “moralidad”. Por supuesto Savater se halla en total desacuerdo con esto. Aclara por lo tanto que el puritanismo es lo más alejado a la ética. Viene ahora la pregunta clave: ¿Cuál es la mayor gratificación que se puede tener? Pues dice Savater que es, claramente, alegría. La alegría es un sí espontáneo a la vida que brota desdenuestro interior. Por esto un placer deja de serlo cuando perdemos la alegría, estamos entonces confundiendo lo que debemos de verdad considerar como “placer”. Concluye Savater este capítulo comentando que no se debe pensar que el hecho de estar gozando provocará el sufrimiento a otra persona que no lo hace. Esto es solo producto de una represión social.
  18. 18. CAPÍTULO IX: ELECCIONES GENERALES Nunca se piensa en la política como algo ético, pues en la mayoría de los casos quienes la ejercen piensan en reprender al vecino antes de mejorarse a sí mismos. Se les atribuyen frecuentemente poderes sobrehumanos que conducen a la decepción de quienes los han elegido. Sin embargo, en cuanto a su finalidad, la ética y la política están muy relacionadas, ya que el objetivo de la política esorganizar la convivencia social para permitir que, con la ética, cada individuo elija lo que más le conviene. En cuanto a diferencias, podría decirse que la ética se ocupa de lo que cada cual hace con su libertad, mientras que la política coordina cómo muchos manejan la misma. Para la ética es importante querer bien, para la política cuentan los resultados, nunca los medios. La ética no puede esperar a la política y por ello en ningún orden político, por malo que sea, habrá quienes ya no puedan ser buenos. En un estado utópico, todos serían automáticamente buenos porque las circunstancias impedirían la presencia del mal. La buena vida incluye, pues, un proyecto político basado en la libertad, la justicia y la asistencia en el que la dignidad de los individuos sea respetada.
  19. 19. Los derechos humanos son las exigencias mínimas que debe cumplir la sociedad política. Ya quemuchos problemas hoy pueden ser resueltos a nivel global, la fragmentación política entorpece elproceso. El mantener la Tierra habitable es tarea de los hombres como comunidad mundial, para locual se requiere tolerancia y la eliminación de ideologías fanáticas. En este capítulo se trata el temade la política. La pregunta que se formula sobre los políticos es: ¿Por qué su mala fama? Si lospolíticos salen elegidos es porque dan una imagen que se asemeja claramente a la de la gentenormal, “de la calle”. La causa es, principalmente, que son más conocidos, por lo tanto, sus erroresson más notables que los ajenos a ellos. Como similitud entre la política y la ética podríamosdestacar que ambas pretenden hallar la “buena vida”, humanamente hablando. Por ello, sipretendemos llegar a encontrar esa “buena vida” no podemos desentendernos total y absolutamentede los problemas que conciernen a la política. Como diferencias esenciales nombraremos lassiguientes:La ética es la búsqueda de la “buena vida” para uno mismo, mientras que la política pretendealcanzar la de un conjunto numeroso de personas.La ética pretende que cada cual haga lo que de verdad quiera. Por el contrario, la política solo buscaresultados, sin importar el medio.
  20. 20. OPINION PERSONAL DE ETICA DE AMADOR La ética es básica para vivir bien y crear un ambiente de armonía y respeto a nuestro alrededor. Lalibertad, para bien o para mal, es algo tan sencillo como haz lo que quieras, pero no tanto lo es suaplicación, pues en ocasiones olvidamos que ante cada decisión libre existe una responsabilidad deenfrentar las consecuencias. Probablemente porque aún no conocemos lo que es ladignidad, porque no hemos entendido que todos somos en lo esencial semejantes y tenemos elderecho de ser tratados por personas como personas,es que vivimos todavía en épocas de guerras, maltratos y diferencias. Nunca dejaremos de serindividuos, aún si asumiéramos un poco nuestra naturaleza como miembros de una especie ehiciéramos algo por actuar como una unidad que quiere rescatar su hábitat. La ética nos abre laspuertas a la libertad, su objetivo finalmente no es otro que el de vivir la buena vida, pero lo que aúnnos cuesta trabajo entender es que esa buena vida noexiste con una conciencia intranquila, producto de una libertad mal usada. La plenitud en todos losaspectos (físico, mental, social e incluso económico) es lo que debemos tener como meta para vivirbien y no hacer a nuestra felicidad dependiente de las posesiones materiales, pues en ese casoestaríamos completamente dominados y merced de las ataduras de objetos.
  21. 21. En realidad la libertad, la ética, la responsabilidad, sonconceptos alrededor de los cuales se ha creado una gran nube de dudas y cuestionamientos y que, sin embargo, son sumamente básicos y sencillos de exponer, mas no tanto de aplicar correctamente. Debemos comprenderlos, intentar aplicarlos para experimentar los beneficios que ofrece una buena vida y entonces aceptarlos y asimilarlos como elemento básico de nuestra existencia. Finalmente no debería ser tarea difícil... sólo se trata de vivir bien

×