Es cierto que todos somos hábiles lectores a partir de unos artefactos y lo somos menos
con otros. Los que no somos nativo...
Sin embargo, con frecuencia, todas estas posibilidades que parecen tan amplias, acaban
convirtiéndose en limitadoras. Esta...
Pero cuando de lo que se trata es de textos que requieren análisis de la conducta humana,
interpretaciones del mundo, del ...
Disiento de Cassany en relación a su visión de la falta de respeto de la escuela por lo
vernáculo que leen nuestros alumno...
Este es un grave problema, pues lo adolescentes, muy a menudo, en lectura como en todo,
están dispuestos a consumir hasta ...
Es importante considerar que los alumnos, como cualquier ser humano normal, rechazarán
todas aquellas lecturas que les sup...
Es importante considerar que los alumnos, como cualquier ser humano normal, rechazarán
todas aquellas lecturas que les sup...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Entre lo vernáculo y lo académico

134 visualizaciones

Publicado el

La lectura académica y la lectura privada

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
134
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Entre lo vernáculo y lo académico

  1. 1. Es cierto que todos somos hábiles lectores a partir de unos artefactos y lo somos menos con otros. Los que no somos nativos digitales con frecuencia tenemos problemas para adaptar nuestra forma de lectura tradicional a los nuevos dispositivos y modelos de lectura . Estamos descubriendo realidades interesantes como la concisión, la claridad, la rapidez, más aún que la fuerza de la imagen, para comunicar; la facilidad y la inmediatez para acceder a cualquier conocimiento; el inagotable fondo de páginas a las que podemos dirigirnos para saciar nuestra necesidad de conocimiento.
  2. 2. Sin embargo, con frecuencia, todas estas posibilidades que parecen tan amplias, acaban convirtiéndose en limitadoras. Estas páginas digitales son geniales para el intercambio y la recogida de información directa, inmediata y funcional. A mis alumnos suele costarles menos que a mí hallar la información concreta clave de un servicio: inmediatamente saben cuánto cuesta, qué beneficios ofrece en puntos, megas o gratuidad, dónde localizar el servicio o cómo contratar.
  3. 3. Pero cuando de lo que se trata es de textos que requieren análisis de la conducta humana, interpretaciones del mundo, del hombre, o del yo, entonces se invierten los términos, obviamente porque los viejos llevamos toda una vida de experiencia lectora no solo en el papel sino también en el mundo, pero también, y eso es lo importante, porque tenemos altas capacidades lectoras en estos modelos textuales.Desarrollar esas capacidades en los alumnos es fundamental, y aunque entiendo la importancia de que se desenvuelvan bien en los nuevos modelos textuales, no lo es menos que adquieran las mismas capacidades en los textos literarios, en tanto que textos reflexivos sobre la condición humana, con la que tendrán que convivir en una sociedad -aunque esta sea también, de bienes y servicios.
  4. 4. Disiento de Cassany en relación a su visión de la falta de respeto de la escuela por lo vernáculo que leen nuestros alumnos; los profesores apreciamos profundamente a todos aquellos alumnos que son capaces de leer por sí mismos independientemente de las prescripciones escolares (tal vez porque en mi entorno educativo sea una práctica con un índice de frecuencia muy bajo) y no sólo no prejuzgamos sus modelos lectores, sino que angustiados por conseguir que lean algo, (ya que leer es verbo transitivo) hemos dejado de lado los textos académicoss y estamos dando amplia cabida a los textos que nuestros alumnos nos proponen. Es decir, no solo no ignoramos sus lecturas, sino que en muchos casos hemos sustituido las nuestras por las suyas.
  5. 5. Este es un grave problema, pues lo adolescentes, muy a menudo, en lectura como en todo, están dispuestos a consumir hasta hartarse aquello que les gusta y a hacer ascos, remilgos y desprecios ante todo aquello que es nuevo o desconocido. El eterno problema para los profesores es el encontrar unas lecturas en las que se combine la amenidad, el gancho y el tirón para atrapar a los alumnos, con la calidad, la complejidad y la riqueza literaria. Aún hoy, me comentaba una compañera jovencísima, que ha aceptado que una alumna de 12 años expusiera en clase Cincuenta sombras de Grey como lectura voluntaria. Tal vez deberíamos tener en cuenta que la sensibilidad literaria, como todas las demás sensibilidades, se educa y se constituye en función de lo que consumimos, si abusamos de las lecturas que aportan grasa mental, muy probablemente, cuando necesitamos que tengan una mente ágil y sensible para leer obras superiores, no lo habremos constituido.
  6. 6. Es importante considerar que los alumnos, como cualquier ser humano normal, rechazarán todas aquellas lecturas que les supongan un gran esfuerzo y una débil recompensa, por eso el papel fundamental del profesor y de los departamentos de lengua, es ir constituyendo un plan lector del centro, un corpus de lecturas que además de ser gratas, esté bien calibrado, de forma que ni supere las capacidades del alumno ni las minusvalore y que le vayan preparando para ir alcanzando niveles lectores de mayor complejidad. En suma, un plan que permita a los alumnos leer acorde con los intereses de su edad, y no varios estratos por debajo, pues su edad lectora está muy por debajo de su edad vital. Cuando esto se alcanza y oímos en la escuela, después de una lectura obligatoria aquello de: “¡Ay! La he disfrutado muchísimo y eso que pensaba que iba a ser muy aburrida”, los profesores tenemos la sensación de plenitud: alguien más ha descubierto la posibilidad del placer artístico e intelectual. Misión cumplida.
  7. 7. Es importante considerar que los alumnos, como cualquier ser humano normal, rechazarán todas aquellas lecturas que les supongan un gran esfuerzo y una débil recompensa, por eso el papel fundamental del profesor y de los departamentos de lengua, es ir constituyendo un plan lector del centro, un corpus de lecturas que además de ser gratas, esté bien calibrado, de forma que ni supere las capacidades del alumno ni las minusvalore y que le vayan preparando para ir alcanzando niveles lectores de mayor complejidad. En suma, un plan que permita a los alumnos leer acorde con los intereses de su edad, y no varios estratos por debajo, pues su edad lectora está muy por debajo de su edad vital. Cuando esto se alcanza y oímos en la escuela, después de una lectura obligatoria aquello de: “¡Ay! La he disfrutado muchísimo y eso que pensaba que iba a ser muy aburrida”, los profesores tenemos la sensación de plenitud: alguien más ha descubierto la posibilidad del placer artístico e intelectual. Misión cumplida.

×