Dossier Renting-Leasing
Nº 261 • Mayo 200950
l Estrategia Financiera
Leasing financiero frente
a renting:
financiación o s...
ww
Autor: Cantalapiedra Arenas, Mario
Título: Leasing financiero frente a renting: financiación o servicio
Fuente: Estrate...
Leasing financiero frente a renting:
financiación o servicio
Dossier Renting-Leasing
w
Nº 261 • Mayo 200952
l Estrategia F...
Leasing financiero frente a renting:
financiación o servicio
Dossier Renting-Leasing
Nº 261 • Mayo 2009 Estrategia Financi...
Leasing financiero frente a renting:
financiación o servicio
Dossier Renting-Leasing
w
Nº 261 • Mayo 200954
l Estrategia F...
Leasing financiero frente a renting:
financiación o servicio
Dossier Renting-Leasing
Nº 261 • Mayo 2009 Estrategia Financi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Leasing financiero frente a renting: financiación o servicio

2.814 visualizaciones

Publicado el

Elegir entre leasing financiero o renting supone optar entre financiar la adquisición
de un bien o acceder únicamente a su disfrute. Analizar las implicaciones fiscales de ambos productos ayudará a tomar la decisión acertada

Publicado en: Economía y finanzas
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.814
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
89
Acciones
Compartido
0
Descargas
43
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Leasing financiero frente a renting: financiación o servicio

  1. 1. Dossier Renting-Leasing Nº 261 • Mayo 200950 l Estrategia Financiera Leasing financiero frente a renting: financiación o servicio
  2. 2. ww Autor: Cantalapiedra Arenas, Mario Título: Leasing financiero frente a renting: financiación o servicio Fuente: Estrategia Financiera, nº 261. Mayo 2009. Localizador: 46/2009 Resumen: El artículo realiza una comparativa entre las fórmulas del leasing financiero y el renting, estudiando sus notas características e incidiendo en las implicaciones fiscales y contables de ambos productos. Al final se propo- nen criterios de decisión sobre el producto más adecuado en función de cuáles sean las necesidades concretas de la empresa. Descriptores: Dossier renting-leasing, instrumentos financieros, estrategias de financiación, leasing financiero, financiación, opción de compra, Impuesto sobre Sociedades, Impuesto sobre el Valor Añadido, Plan General de Contabi- lidad, Plan General de Contabilidad para Pymes, microempresa. Ficha Técnica l leasing o arrendamiento financiero es una fórmula de financiación a largo pla- zo que viene regulada por la Disposición Adicional Séptima de la Ley 26/1988, de 29 de julio, sobre Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito, en la cual se establece que tendrá por ob- jeto exclusivo la cesión del uso de bienes muebles o inmuebles, adquiridos para dicha finalidad según las especificaciones del futuro usuario, a cambio de una contraprestación consistente en el abono periódico de cuotas. Los bienes que se cedan al usuario han de quedar afectados únicamente a sus explotaciones agrícolas, pesqueras, industriales, comerciales, arte- sanales, de servicios o profesionales y el contrato ha de incluir una opción de compra, a su término, en favor de dicho usuario. A partir de esta regulación podemos extraer las principales notas que caracteri- zan al arrendamiento financiero: • Puede ser realizado sobre bienes muebles o in- muebles. • Cualquier entidad de crédito (bancos, cajas de ahorro, cooperativas de crédito o establecimien- tos financieros de crédito) puede actuar como entidad de arrendamiento financiero. • El bien ha de quedar afecto a una actividad em- presarial o profesional del usuario. • La cesión se realiza a cambio del abono de unas cuotas periódicas, las cuales incluirán la amortiza- ción del nominal, los intereses por la financiación y el impuesto indirecto que corresponda. • El contrato de arrendamiento financiero tiene ca- rácter irrevocable, salvo que exista un pacto en contrario con la entidad de crédito. • Ha de incluir necesariamente una opción de com- pra, a favor del usuario, al finalizar la relación contractual. En la operación se distinguen el usuario o arren- datario (empresa que al suscribir el contrato tiene derecho al uso del bien durante el período de arren- damiento), el arrendador (entidad de crédito que compra el bien y lo cede al usuario) y el proveedor (fabricante o suministrador del bien elegido por el arrendatario). Al finalizar el período de arrendamien- to se podrá optar entre: • Adquirir el bien por el valor residual (por regla habi- tual, una cuota más del arrendamiento financiero). • Renovar el contrato. • Devolver el bien a la entidad financiera. El arrendamiento financiero está pensado para que al final del contrato la empresa arrendataria ad- quiera el bien, de ahí que se prevea que el valor resi- dual tenga un importe reducido. En cualquier caso, y con independencia de la opción elegida, ésta deberá ser comunicada a la entidad financiera antes del úl- timo pago, entendiéndose, en caso contrario, que se opta por la adquisición del bien. Las cuotas periódicas pueden ser clasificadas siguiendo distintos criterios como, por ejemplo, el momento de su pago, por el que serán prepagables si se pagan al principio de cada período, o postpaga- bles si se pagan al final. Según su importe, podrán ser iguales o desiguales, y en función de su periodicidad tendremos cuotas mensuales, las más habituales, tri- mestrales, semestrales o anuales. Por lo general, el arrendamiento financiero es una opción flexible que permite adaptar las cuotas a las necesidades de la empresa usuaria. TRATAMIENTO FISCAL DEL ARRENDAMIENTO FINANCIERO a) Impuesto sobre Sociedades(1). Uno de los prin- cipales atractivo de este producto reside en su tra- tamiento fiscal a efectos del Impuesto sobre Socie- Nº 261 • Mayo 2009 Estrategia Financiera l 51 E (1) Este tratamiento también se aplica a los empresarios individuales que tributen en los regímenes de estimación directa del IRPF. (2) RD Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades. Elegir entre leasing financiero o renting supone optar entre financiar la adquisición de un bien o acceder únicamente a su disfrute. Analizar las implicaciones fiscales de ambos productos ayudará a tomar la decisión acertada , Mario Cantalapiedra Arenas Economista [ www.estrategiafinanciera.es ]
  3. 3. Leasing financiero frente a renting: financiación o servicio Dossier Renting-Leasing w Nº 261 • Mayo 200952 l Estrategia Financiera a lo largo del período contractual (no se permiten, por tanto, cuotas decrecientes). Si se cumplen los requisitos anteriores, se permite la deducción anual en concepto de amor- tización hasta el límite de multiplicar por dos el coeficiente de amortización lineal según tablas de amortización oficialmente aprobadas (por ejem- plo, un vehículo industrial con un coeficiente del dieciséis por ciento, podrá amortizarse fiscalmen- te, si es objeto de arrendamiento financiero, hasta el límite del treinta y dos por ciento anual). En el caso de empresas de reducida dimensión, aquellas cuyo importe neto de la cifra de negocios del pe- ríodo impositivo inmediato anterior no supere los 8 millones de euros(3), este límite se eleva hasta el triple del coeficiente de amortización lineal según tablas. b) Impuesto sobre el Valor Añadido. El IVA so- portado en las cuotas periódicas es deducible en su totalidad de forma general, con la particularidad de los arrendamientos financieros efectuados sobre vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores o motocicletas, para los que se presu- pone, salvo prueba en contrario, una vinculación a la actividad empresarial o profesional del cincuenta por ciento, que permite deducir únicamente la mitad del impuesto indirecto soportado(4). c) Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales e Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados. En el caso de soportarse dichos impuestos, la entidad de crédito los trasladará a la empresa arrendataria. MODALIDADES DE ARRENDAMIENTO FINANCIERO a) Leasing mobiliario. Tiene por objeto el arren- damiento de bienes muebles afectos a los procesos productivos empresariales o profesionales, como pueden ser la maquinaria, los vehículos indus- triales, el mobiliario o los equipos informáticos, con una duración mínima de dos años, teniendo en cuenta la obligación legal marcada por el IS, y máxima de cinco, en función de lo ofertado habi- tualmente por el mercado(5). En el leasing mobi- liario cabe la posibilidad de renovar los equipos y disponer de bienes puestos al día, enlazando una operación de arrendamiento con otra. b) Leasing inmobiliario. La entidad de crédito compra un inmueble elegido por el arrendatario al dades. La operación se regula en el artículo 115 del texto refundido de la Ley de dicho impuesto(2), donde se considera gasto fiscalmente deducible: • La carga financiera satisfecha a la entidad de crédito, es decir, los intereses. • La parte de las cuotas de arrendamiento co- rrespondiente a la recuperación del coste del bien (amortización), excepto en bienes no amortizables como solares o terrenos. Cuan- do en un mismo contrato de leasing coinci- dan bienes amortizables y no amortizables, como en el caso de un leasing de tipo inmo- biliario donde se incluye edificación (amor- tizable) y terreno (no amortizable), se podrá deducir la proporción correspondiente a los bienes amortizables, que deberá expresarse de forma diferenciada en el respectivo con- trato. Es en la parte de la cuota correspondiente a la recuperación del coste del bien donde se encuentra la ventaja fiscal, al permitirse una amortización ace- lerada, puesto que el tratamiento de los intereses es el mismo que, por ejemplo, para un préstamo a largo plazo. Una serie de requisitos se exigen para obtener esta ventaja fiscal: • Debe tratarse de contratos de arrendamiento fi- nanciero que se ajusten a lo regulado por la Dis- posición Adicional Séptima de la Ley 26/1988, que comentábamos al principio. • Duración mínima de los contratos, se tiene en cuenta desde la puesta en funcionamiento del bien, de dos años cuando tengan por objeto bie- nes muebles, y de diez años cuando sean inmue- bles o establecimientos industriales. • Las cuotas de arrendamiento financiero aparezcan en el contrato diferenciando la parte que corres- ponda a recuperación del bien, excluido el valor de la opción de compra, la parte que corresponda a intereses y la parte que corresponda a pago del impuesto indirecto. • El importe anual de la parte de las cuotas corres- pondiente a la recuperación del coste del bien, de- berá permanecer igual o tener carácter creciente La ventaja fiscal del arrendamiento financiero radica en la amortización acelerada del bien (3) Artículo 108 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Socie- dades. (4) Ver artículo 95 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del IVA. No obs- tante, si el vehículo tiene función comercial, se permitirá deducir el cien por cien. (5) Para operaciones de leasing mobiliario sujetas a convenios especiales, como el del Instituto de Crédito Oficial (ICO), este plazo puede alargarse hasta los siete años.
  4. 4. Leasing financiero frente a renting: financiación o servicio Dossier Renting-Leasing Nº 261 • Mayo 2009 Estrategia Financiera l 53 w El coste de la operación se frac- ciona en cuotas periódicas que suelen ser mensuales, prepa- gables y constantes, y se fija en función del bien arrendado, los servicios complementarios contratados y la duración del arrendamiento. Por ejemplo, en el caso de renting sobre un automó- vil, variará en función de la marca y modelo elegidos, del descuento de flotas aplicado por el fabricante (que la entidad arrendadora suele trasladar al arrendatario), del plazo arrendado, del kilometraje anual y de los servi- cios contratados (seguro a todo riesgo, cambio de neumáticos, impuesto de circulación, mantenimiento(7), ave- rías, etcétera). El arrendatario puede utilizar el bien con las limitaciones que se especifiquen en el contrato en función del uso (horas, kilóme- tros, fotocopias, etcétera), estableciéndose, por ejemplo, un número determinado de horas/mes para una maquina, un número de kilómetros/año para un automóvil o un número de fotocopias/ año para una copiadora. El contrato suele incluir cláusulas de penalización económica para el caso de que se produzca un exceso de utilización del bien(8). En este caso, cuando finalice el período de arren- damiento se podrá optar entre: • Devolver el bien a la sociedad de renting. • Prorrogar el contrato de arrendamiento. El renting está pensado para que la empre- sa arrendataria disfrute del bien, no para que lo adquiera, por lo cual no suele incluir una opción de compra al finalizar el contrato. No obstan- te, puede ofrecerse la posibilidad de negociar la transmisión del bien en función de su valor de mercado. TRATAMIENTO FISCAL DEL RENTING a) Impuesto sobre Sociedades(9). La totalidad de la cuota de renting, con la excepción del impuesto indi- recto, es gasto deducible en este impuesto. b) Impuesto sobre el Valor Añadido. El IVA sopor- tado en las cuotas será deducible si el bien se destina a actividad empresarial o profesional. Al igual que que cede su uso, al mismo tiempo que se consti- tuye un derecho de opción de compra realizable al finalizar el período de cesión. La duración mínima del contrato es de diez años, según requisito legal, y suele ofrecerse hasta un máximo de quince años. El inmueble ha de afectarse a actividades empre- sariales o profesionales, como pueden ser las naves industriales o de almacenamiento, las fábricas, los despachos profesionales, los locales comerciales o los hoteles. Aunque con el leasing inmobiliario se financian generalmente inmuebles ya construidos, también existe la posibilidad de financiar su cons- trucción. RENTING O ARRENDAMIENTO OPERATIVO Es un contrato mercantil de alquiler a largo plazo, habitualmente de un bien mueble(6), que se celebra entre una compañía especializada, arrenda- dora del bien, y un arrendatario, el cual incluye una serie de servicios complementarios amoldables a las necesidades de este último. Por tanto, no estamos ante una operación financiera propiamente dicha sino ante una contratación de servicios de carácter integral. No existe una regulación legal específica para este producto, debiendo remitirse a lo que, de forma general, figura en el Código Civil sobre el contrato de arrendamiento de bienes y a lo que li- bremente acuerden las partes contratantes. Como notas características del renting podemos destacar las siguientes: • Lo más habitual es que se realice para bienes muebles. • Es ofertado por entidades de crédito y también por grandes compañías especializadas, así como por divisiones y filiales de los propios fabricantes de los bienes. • No es necesario que el arrendatario realice una actividad empresarial o profesional. • El importe de las cuotas de renting compensa la utilización del bien y los servicios complementa- rios contratados. • El contrato de renting tiene carácter irrevocable, salvo pacto en contrario entre las partes. • Es habitual que se exija el depósito de una fianza a la firma del contrato, equivalente a una o dos cuotas, reintegrable a la finalización del mismo. • No suele incluir opción de compra a su término. • Permite transformar elementos de coste empre- sarial de naturaleza variable a fija (mantenimien- to, reparaciones, seguros, etcétera), facilitando su control. (6) Aunque también existe la opción de renting inmobiliario. (7) Es muy habitual que se obligue a realizar el mantenimiento de los bie- nes en renting (maquinaria, automóviles) únicamente en los talleres con- certados por la compañía arrendadora. (8) Además puede incluir una bonificación económica por falta de uso. (9) Aplicable también a los empresarios que tributen por el IRPF.
  5. 5. Leasing financiero frente a renting: financiación o servicio Dossier Renting-Leasing w Nº 261 • Mayo 200954 l Estrategia Financiera práctica totalidad del valor razonable del ac- tivo. • Las características especiales del activo hacen que su utilidad quede restringida al arrendatario. • El arrendatario puede cancelar el contrato de arrendamiento y asume las pérdidas del arren- dador. • Las pérdidas y beneficios derivados de las fluc- tuaciones en el valor razonable del valor resi- dual recaen sobre el arrendatario. • El arrendatario tiene la posibilidad de prorrogar el arrendamiento durante un período adicional, siendo los pagos sustancialmente inferiores a los habituales en el mercado. La contabilización del arrendamiento financiero se reflejará en el activo y pasivo del arrendatario. En el momento inicial se registrará un activo de acuerdo a la naturaleza del bien en su correspondiente cuen- ta del inmovilizado material (maquinaria, mobiliario, equipos para proceso de información, etcétera) o, en su caso, intangible, y un pasivo que refleje la deuda con la entidad arrendadora. El tratamiento de esta valoración inicial es distinto según consideremos el Plan General de Contabilidad, o la versión más sim- plificada existente para pequeñas y medianas empre- sas. En el primer caso, el valor inicial tanto del activo como de la deuda será el menor de los dos importes siguientes: • El valor razonable al contado del bien objeto del arrendamiento. • El valor actual(11) de los pagos mínimos acorda- dos, entre los que se incluye el pago por la opción de compra cuando no existan dudas razonables sobre su ejercicio. Por su parte, el Plan General de Contabi- lidad para Pymes, aprobado por Real Decreto 1515/2007, de 16 de noviembre, especifica que dicha valoración inicial será directamente al valor razonable del bien arrenda- do. Recordemos que este Plan lo podrán aplicar las empresas que durante dos ejer- cicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre, al ocurría en el leasing financiero, la deducción del IVA en el renting de vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas será del cincuenta por ciento, salvo que se pruebe una utili- zación empresarial o profesional mayor. CONTABILIZACIÓN DE LAS OPERACIONES DE ARRENDAMIENTO En el Plan General de Contabilidad vigente, aprobado por Real Decreto 1514/2007, de 16 de no- viembre, la calificación del contrato de arrendamien- to como financiero u operativo depende del fondo económico de la operación con independencia de la forma jurídica que adopte en la práctica. a) Arrendamiento financiero. A efectos conta- bles el contrato se califica como arrendamiento financiero cuando de las condiciones económicas del mismo se deduzca que se transfieren sustan- cialmente todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo. En un contrato de arren- damiento con opción de compra, se presumirá que se transfieren estos riesgos y beneficios cuando no existan dudas razonables de que se va a ejercitar la opción (algo que ocurre cuando el valor neto contable al final del contrato es superior al valor de la opción de compra, o el valor de esta opción es insignificante o simbólico en relación al im- porte total del contrato de arrendamiento)(10). Si no existe opción de compra, se presume dicha transferencia en los siguientes casos: • La propiedad del acti- vo se transfiere, o de las condiciones del contrato se de- duce que se va a transferir, al finalizar el plazo de arrendamiento. • El plazo de arrendamiento coincide o cubre la mayor parte de la vida económica del activo. • Al inicio del arrendamiento, el valor actual de los pagos mínimos acordados supone la (10) En base a la Resolución del Presidente del ICAC de 21 de enero de 1992 por la se dictan normas de valoración del inmovilizado inmaterial, vigente en lo que no se oponga al RD 1514/2007. (11) Para el cálculo del valor actual se utilizará el tipo de interés implícito del contrato de arrendamiento financiero, y si éste no se puede determinar, el tipo de interés de la empresa arrendataria para operaciones similares. La calificación del contrato de arrendamiento como financiero u operativo depende del fondo económico de la operación
  6. 6. Leasing financiero frente a renting: financiación o servicio Dossier Renting-Leasing Nº 261 • Mayo 2009 Estrategia Financiera l 55 • Que su activo no supere el millón de euros. • Que el importe neto de su cifra de negocios no supere los dos millones de euros. • Que el número de sus trabajadores, durante el ejercicio, no sea superior a diez. ¿QUÉ OPCIÓN ELEGIR? La elección entre uno u otro producto, además de tener en cuenta el coste económico que deberá ser valorado en cada caso específico(13), dependerá de los objetivos que persiga la empresa arrendata- ria, de su dimensión y de los factores de tipo con- table y fiscal que han sido analizados en el artículo. Por ejemplo, a una empresa que obtenga beneficios le puede interesar acceder al leasing para aprove- charse de la amortización acelerada y rebajar su factura fiscal; todo lo contrario podríamos decir de una empresa que se encuentre en pérdidas, que po- drá preferir el renting por el control de costes que le permite. De un modo general, si la compañía quiere obte- ner la propiedad del bien, no tiene inconveniente en endeudarse (consumir riesgo bancario) y trabaja con activos que no se encuentran expuestos a rápidas transformaciones, el leasing se configura como la opción más inte- resante. Por el contrario, si la empresa no persigue ser la propietaria del bien sino únicamente disfrutar de él, no desea endeudarse y el activo se halla expuesto a una rápida obsolescen- cia, parece más ade- cuado decantarse por el renting. 9 menos dos de las siguientes circunstancias: • Que su activo no supere los dos millones ocho- cientos cincuenta mil euros. • Que el importe neto de su cifra de negocios no supere los cinco millones setecientos mil euros. • Que el número de sus trabajadores, durante el ejercicio, no sea superior a cincuenta. Con independencia del Plan utilizado se habrán de aplicar al activo los criterios de amortización, deterioro y baja que le correspondan según su na- turaleza, y a los pasivos las normas sobre bajas de pasivos financieros; mientras que los gastos ini- ciales de la operación, tales como la comisión de apertura o los gastos de estudio, se habrán de con- siderar siempre como mayor valor del activo. Con respecto a los intereses de la financiación, éstos se distribuirán a lo largo del plazo de arrendamiento, imputándose en la cuenta de pérdidas y ganancias en el ejercicio que se devenguen aplicando el tipo de interés efectivo. b) Arrendamiento operativo. Contablemente se califica como arrendamiento operativo al acuerdo que permite utilizar un activo durante un período de tiempo determinado a cambio del pago de un impor- te único o una serie de cuotas, sin que se trate de un arrendamiento financiero en función de los aspectos que acabamos de ver en el apartado anterior. En este caso, las cuotas pagadas se consideran como gastos del ejercicio en el que se devengan, imputándose a la cuenta de pérdidas y ganancias del arrendatario, siendo éste un tratamiento contable mucho más sencillo. Criterio contable específico aplicable a las microempresas(12) Con el deseo de facilitar el proceso contable de las empresas más pequeñas, la legislación contable les permite que las cuotas que devenguen en arren- damientos financieros cuyo objeto no sean terrenos, solares u otros activos no amortizables, se contabi- licen como gasto en la cuenta de pérdidas y ganan- cias; es decir, con igual tratamiento que el otorgado al arrendamiento operativo. En caso de que la mi- croempresa, al finalizar el período contractual, ejer- cite la opción de compra, se registrará en el activo por el precio de adquisición de dicha opción. Para beneficiarse de esta posibilidad, las empresas, por un lado, han de aplicar el Plan General de Contabilidad para Pymes y, además, durante dos ejercicios conse- cutivos reunir, a la fecha de cierre, al menos dos de las siguientes circunstancias: Fórmula de financiación Persigue la propiedad del bien Existe duración mínima legal Complejidad contable La parte de intereses de la cuota es dedu- cible cien por cien (IRPF e IS), mientras que la correspondiente a amortización lo es con ciertos límites Seguro y mantenimiento del bien corren a cargo del arrendatario Se requiere que el arrendatario realice una actividad empresarial o profesional Prestación de servicios Persigue el disfrute del bien No existe duración mínima legal Simplicidad contable Las cuotas son deducibles (IRPF e IS), siempre que el bien se destine a actividad empresarial o profesional Seguro y mantenimiento del bien corren a cargo del arrendador No es necesario que el arrendatario realice una actividad empresarial o profesional Leasing financiero Renting Cuadro 1. Principales diferencias entre leasing financiero y renting (12) Ver artículo 4 del PGC de Pymes.

×