TÉCNICAS DE INTUBACIÓN ENDOTRAQUEAL<br />La técnica de IET es compleja y debe aprenderse de forme práctica y sistematizada...
Técnicas de IntubacióN Endotraqueal
Técnicas de IntubacióN Endotraqueal
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Técnicas de IntubacióN Endotraqueal

32.050 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
32.050
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
326
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Técnicas de IntubacióN Endotraqueal

  1. 1. TÉCNICAS DE INTUBACIÓN ENDOTRAQUEAL<br />La técnica de IET es compleja y debe aprenderse de forme práctica y sistematizada: <br />Mantenga la ventilación y oxigenación artificial del paciente, preferentemente mediante mediante cánula orofaríngea y bolsa_ mascarilla conectada a un reservorio y uan fuente de oxígeno.<br />Verifique el material para la IET, Compruebe su permeabilidad, así como la integridad y el correcto funcionamiento del manguito de neumotaponamiento.<br />Lubrique el tubo endotraqueal para facilitar su deslizamiento.<br />Coloque al paciente de forma adecuada, alineando el eje boca- faringe- tráquea. Para ello, flexione ligeramente el cuello, mediante una leve elevación del occipucio, e hiperextienda de forma moderada la cabeza empujando con la mano derecha la frente hacia atrás.<br />Suspenda la ventilación para iniciar la IET. No debe tardar más de 30 s. No respire mientras realiza la intubación. Si le falta aire, suspenda la maniobra, respire y ventile al paciente con el método alternativo disponible (bolsa- mascarilla, etc). Valore si es preciso un nuevo intento de IET en el siguiente bucle del algoritmo que se esté siguiendo.<br />Detenga el masaje cardiaco sólo lo mínimo imprescindible para poder visualizar bien las cuerdas bucales y la entrada del tubo traqueal entre ellas.<br />Sujete con firmeza del laringoscopio con la mano izquierda e inicie la IET.<br />Abra la boca del paciente e introduzca la pala del laringoscopio por la comisura bucal derecha, desplazando la lengua hacia la izquierda.<br /> Mientras desliza la pala del laringoscopio, visualice progresivamente la base de la lengua, la úvula, la faringe, la epiglotis y los aritenoides.<br />Una vez identificada la epiglotis , se avanza la pala curva del laringoscopio hasta situar la punta en la hendidura que forma por arriba el receso glosoepiglótico.<br />Traccione el mango del laringoscopio hacía adelante u hacia arriba, desplazando la epiglotis y visualice la glotis. La presión hacia abajo del cartílago cricoides por un ayudante (maniobra de Sellick) puede facilitar la visión de la entrada glótica. Nunca se apoye en los dientes para hacer palanca.<br />Se visualizarán entonces las cuerdas vocales y los cartílagos aritenoides. Mantiene la visión en todo momento a través del canal de la pala del laringoscopio, con la mano derecha introduzca el tubo endotraqueal y deslícelo por la parte por la parte derecha de la boca, avanzando el tubo hasta introducirlo entre las cuerdas vocales. El tubo debe adelantarse hasta situar el manguito de neumotaponamiento en la tráquea, tras perderse justo por detrás de la entrada de la glotis.<br />Sujetando el tubo para mantener esa posición, retire el laringoscopio e infle el manguito con 5 a 10ml de aire.<br />Para comprobar la posición correcta del tubo endotraqueal, insufle con la bolsa de ventilación mientras ausculta ambos hemitórax y el epigastrio, y compruebe que la ventilación es adecuada y simétrica, descartando ruidos gástricos hidroaéreos. En caso, de duda mire de nuevo con la pala del laringoscopio y asegúrese de que el tubo penetra entre las cuerdas vocales.<br />Coloca una cánula orofaríngea adecuada al lado del tubo endotraqueal y fíjelos a la cara y cuello con una venda.<br />Continué la ventilación artificial a 10/min, y el masaje a 100, sin sincronizar. El volumen que debe insuflarse en cada ventilación será aproximadamente 500-600 ml. Evite la hiperinsuflación pulmonar.<br />COMPLICACIONES<br />Hipoxia durante el método: puede estar causada por un empleo excesivo de tiempo al realizar la intubación (no debe durar más de 30 segundos, y si no se logra, habrá que ventilar de nuevo al paciente antes de intentarlo otra vez) o bien, la causa puede ser una mala colocación del tubo.<br />Intubación bronquial: el tubo se introduce en exceso, de modo que se desvía hacia uno de los dos bronquios, generalmente el derecho, y por lo tanto, sólo ventilaremos un pulmón.<br />Bradicardia: puede ser causada por la hipoxia o por estimulación con la sonda de aspiración, el laringoscopio o el tubo endotraqueal del nervio neumogástrico. Para disminuir el riesgo es recomendable la administración previa de atropina.<br />Laceraciones o ulceraciones de la mucosa bucal o laríngea, al introducir la pala del laringoscopio principalmente, llegando incluso a producirse surcos o perforaciones palatinas. Extremar el cuidado al realizar la laringoscopia.<br />Rotura dental o lesión de la encía en lactantes pequeños, como consecuencia del apoyo de la pala del laringoscopio. No se debe apoyar la pala sobre la encía superior del niño, error relativamente frecuente cuando se trata de visualizar una  vía respiratoria difícil.<br />Rotura de laringe, faringe, esófago o traquea, por una introducción forzada y traumática del tubo endotraqueal.<br />Hemorragia, como consecuencia de rotura o lesión de alguna de las estructuras respiratorias y/o digestivas.<br />Broncoespasmo o Laringoespasmo, como resultado de la estimulación de la mucosa respiratoria. Para minimizar el riesgo, se utilizan los relajantes musculares (siempre con una sedación previa del paciente)<br />Dolor, por una incorrecta analgesia y sedación. Calcular las dosis adecuadas de fármacos e inyectarlas antes de realizar el procedimiento.<br />Neumotórax y/o Neumomediastino: fuga aérea como consecuencia de rotura de las estructuras respiratorias. <br />Obstrucción o acodamiento del tubo, producido por secreciones, sangre o mala colocación. Vigilar siempre la permeabilidad del mismo y su correcta posición.<br />Infección: extremaremos las medidas de asepsia durante toda la técnica para reducir este riesgo.<br />BIBLIOGRAFIA<br />

×