INSTRUMENTOS DIAGNÓSTICOS Y MEDIDAS GLOBALES DEL     FUNCIONAMIENTO EN LOS ESTUDIOS EPIDEMIOLÓGICOS EN                    ...
(2)INSTRUMENTOS DIAGNÓSTICOS EN PSIQUIATRIA INFANTIL   2.1) Basados en el CBCL   El CBCL es uno de los tests más extensame...
Período evaluado: Curso vital (pasado y actual)           Tipo de entrevistador requerido: Clínico.           Tiempo de en...
Período evaluado: Año anterior.             Tipo de entrevistador requerido: Experimentado, preferentemente clínico.      ...
Aunque en la definición del DSM de “alteración mental” la noción de “significación clínica”es explícita, el criterio diagn...
Esta medida aporta una dimensión a la definición de la alteración que va más allá de lasescalas de diagnóstico categóricas...
Las tasas de prevalencia de la mayoría de alteraciones en niños y adolescentesestimados sólo mediante determinación de cri...
El CBC es ideal para propuestas epidemiológicas por: Tener un uso muy extendido, serfácilmente estandarizable y por su fac...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Instrumentos diagnosticos medidas_globales_funcionamiento_estudios_epidemiologicos

363 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
363
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Instrumentos diagnosticos medidas_globales_funcionamiento_estudios_epidemiologicos

  1. 1. INSTRUMENTOS DIAGNÓSTICOS Y MEDIDAS GLOBALES DEL FUNCIONAMIENTO EN LOS ESTUDIOS EPIDEMIOLÓGICOS EN PSIQUIATRIA INFANTILPor Hector R. Bird y Madelyn S. Gould(1)CARACTERÍSTICAS DE LOS INSTRUMENTOS DE EVALUCIÓN DE LASALTERACIONES PSIQUIÁTRICAS. El diseño de los estudios epidemiológicos debe proporcionar la estimación de la prevalencia de las alteraciones psiquiátricas que indique cual es la posición de los realmente enfermos según criterios aceptables tanto por investigadores como por especialistas, lo que se traduce en: - Conocer la proporción de individuos de cuya salud mental hay que ocuparse. Es decir, conocer la necesidad servicios de salud mental. - Conocer la prevalencia y realizar reevaluaciones periódicas para poder conocer la estabilidad de la alteración o de sus síntomas. Conocer la correlación con el entorno y su significación etiológica o pronóstica. - Encontrar instrumentos diagnósticos para determinar la presencia o ausencia de síntomas psiquiátricos, y técnicas de evaluación del deterioro atribuible a la morbilidad psiquiátrica, para poder detectar los casos en los estudios de campo. Además de detectar qué individuos reúnen criterios diagnósticos de una o más alteraciones, es muy importante poder detectar el nivel de deterioro o disfunción que presentan. El instrumento diagnóstico óptimo para establecer la existencia de alteración psiquiátrica en la infancia en los estudios epidemiológicos debería reunir, al menos las siguientes características: - Alcance exhaustivo: Determinar la presencia o ausencia de las alteraciones de la infancia de forma parecida a como se presenta en la población general. -Clasificación: Mediante los criterios diagnósticos que se usan actualmente en la profesión. -Investigación de los síntomas. La mayoría de los profesionales deberían coincidir en los criterios diagnósticos del sistema nosológico empleado. -Información suministrada por niños y adolescentes: Sobretodo para evaluar la sintomatología internalizante que los demás informadores pueden ignorar. Los niños más pequeños no se consideran informadores tan fiables como los adolescentes (Schwab-Stone et al.1993) -Varias fuentes de información: (adolescente y adulto adecuado) usando versiones paralelas de fácil compresión para ambos. -Detectar: Sintomatología generalizada y situaciones específicas o menos frecuentes. -Propiedades psicométricas: deben ser aceptables, tanto en fiabilidad, validez, viabilidad, coste reducido, informatización como en la consonancia entre criterios diagnósticos clínicos y de investigación.
  2. 2. (2)INSTRUMENTOS DIAGNÓSTICOS EN PSIQUIATRIA INFANTIL 2.1) Basados en el CBCL El CBCL es uno de los tests más extensamente usados así como sus formas alternativas para maestros (TRF) y adolescentes (YSR) Achenbach y Edelbrock (1983,1986). Sistema diagnóstico: MEBAT. Patrones de comportamiento del CBCL. Edad de aplicación: 4 a 18 años. Tipo de test: 113 preguntas. Tres posibles repuestas según la frecuencia de presentación del síntoma. Versiones: Niños, adolescentes, padres y maestros. Duración del test: 15 minutos. Coste: Barato. Propiedades psicométricas: Excelentes. Fiabilidad tanto de test como de retest. Estabilidad a través de períodos de tiempo cortos y capacidad para diferenciar entre poblaciones normales y clínicas Limitaciones: Al no basarse en los sistemas diagnósticos psiquiátricos más ampliamente utilizados hoy en día (DSM y CIE) no puede confirmar la morbilidad psiquiátrica hallada.2.2) Basados en criterios diagnósticos. Los instrumentos cuyas características resumimos a continuación están todos basados en la nosología propuesta por el DSM, con posibilidad de adaptarse a las sucesivas versiones de este sistema. DISC y CAPA tienen la ventaja añadida de proporcionar también diagnósticos basados en el CIE. Los cinco tests disponen de versiones paralelas e independientes para padres y niños. Todos excepto K-SADS tienen algoritmos que permiten el diagnóstico basándose en cada uno de los informadores de forma independiente. Al combinar los datos que provienen de ambos informantes consiguen un único perfil diagnóstico para cada sujeto. A continuación resumimos las características esenciales de cada uno de estos instrumentos. 2.2.1) K – SADS – E (Child version for the Schedule for Affective Disorders and Schizophrenia-Epidemiologic Version) de Orvaschel et al. 1982. Sistema diagnóstico: DSM –III, DSM –III-R Edad de aplicación: 6 a 17 años. Tipo de entrevista: Semi-estructurada. Versiones: Padres e hijos. Duración del test: 2 horas (ambos informantes)
  3. 3. Período evaluado: Curso vital (pasado y actual) Tipo de entrevistador requerido: Clínico. Tiempo de entrenamiento del entrevistador: 1 a 2 semanas Particularidad: El uso del test está limitado por la necesidad de un juicio clínico.2.2.2) DICA – R (Revised form of the Diagnostic Interview for Children andAdolescents) de Herjanic and Reich 1982; Reich y Welner 1988. Sistema diagnóstico: DSM –III-R Edad de aplicación: 6 a 17 años Tipo de entrevista: Estructurada. Versiones: Padres, hijos y adolescentes. Duración del test: 60-90 minutos por informante. Período evaluado: Curso vital (pasado y actual) Tipo de entrevistados requerido: Clínico o lego Tiempo de entrenamiento del entrevistador: 1semana si es clínico, 3 semanas si es lego. Particularidad: El entrevistador debe elegir entre distintas áreas (frecuencia, impacto del síntoma sobre las relaciones, pide ejemplos de comportamientos) lo que disminuye la fiabilidad del test. Cubre toda la vida pero la distinción entre el pasado y el presente es pobre.2.2.3) DISC (Diagnostic Interview Schedule for Children) de Sheffer 1985; Costelloet al 1987; Fisher et al. 1993; Piacenti et al. 1993; Schwab-Stone wt al.1993; Shaffer etal. 1993; Jensen et al. Sistema diagnóstico: DSM –III-R, CIE-10 Edad de aplicación: 6 a 17 años Tipo de entrevista: Altamente estructurada. Versiones: Padres, hijos y maestros. Duración del test: 45-90 minutos por informante. Período evaluado: 6 meses. Tipo de entrevistador requerido: Clínico o lego Tiempo de entrenamiento del entrevistador: 3 o 4 días. Particularidad: La versión 2.3 dispone de versión para ordenador que incluye la corrección, tiene buenas propiedades psicométricas, y parece reunir las mejores condiciones para usarse para estudios epidemiológicos en niños y adolescentes. Un inconveniente es que no está diseñada para valorar diagnósticos a lo largo de todo el curso vital.2.2.4) CAS (Child Assessment Schedule) Hodges et al. 1982, 1987. Sistema diagnóstico: DSM –III, DSM –III-R Edad de aplicación: 7 a 17 años Tipo de entrevista: Estructurada. Versiones: Padres e hijos. Duración del test: 45 – 75 minutos por informante.
  4. 4. Período evaluado: Año anterior. Tipo de entrevistador requerido: Experimentado, preferentemente clínico. Tiempo de entrenamiento del entrevistador: 5 a 10 días 2.2.5) CAPA (Child and Adolescent Psychiatric Assessment) Angold y Costello, Angold et al. 1994) Sistema diagnóstico: DSM –III-R, CIE-10 Edad de aplicación: 8 a 18 años. Tipo de entrevista: Semi – estructurada. Versiones: Padres e hijos. Duración del test: 1 –2 horas por informante. Período evaluado: 3 meses. Tipo de entrevistador requerido: Clínico o lego. Tiempo de entrenamiento del entrevistador: 1 mes.(3)DEFINICIÓN DE CASO Y EVALUACIÓN DEL DETERIORO FUNCIONALLa determinación de caso es siempre problemática en los estudios epidemiológicos.Hay pocos signos patognomónicos en psiquiatría infantil. El establecimiento de un umbralde sintomatología que defina el “caso” se basa en la presencia o ausencia de laalteración, es arbitrario y no se basa en datos empíricos.El DSM III-R reconoce las siguientes limitaciones para clasificar las enfermedadesmentales: - No hay una definición adecuada que especifique los límites precisos del término “alteración mental”. - La “alteración mental” debe definirse por un comportamiento clínicamente significativo asociado a: - La presencia de un distress, sufrimiento (síntoma doloroso o angustioso) - La existencia de discapacidad (deterioro de una o más áreas importantes del funcionamiento)¿DISTRESS, SUFRIMIENTO O DISCAPACIDAD?El sufrimiento es un sentimiento subjetivo, por lo que no puede medirse de formasistemática.Se entiende como la presencia de una sintomatología problemática y desequilibrante queestá mezclada con los conceptos de severidad y deterioro, que sí pueden medirse.Las consideraciones diagnósticas necesitan incluir una medida de severidad ocuantificación del deterioro como sucede con la tendencia clínica de evaluar y tomardecisiones terapéuticas sobre aspectos dimensionales más que categóricos (cantidad enlugar de tipo). Los clínicos juzgan la necesidad individual de un tratamiento basándose enla severidad de la sintomatología o en el grado de incapacidad.
  5. 5. Aunque en la definición del DSM de “alteración mental” la noción de “significación clínica”es explícita, el criterio diagnóstico que se estipula para las alteraciones concretasraramente especifica qué convierte a un síntoma en “clínicamente significativo” por lo queese aspecto del diagnóstico rara vez se concreta y sigue siendo en esencia un juicioclínico.Hay que diferenciar dos conceptos muy importantes, relacionados y solapados pero nointercambiables: SEVERIDAD y DETERIORO.SEVERIDADEs una característica de la alteración en sí misma. Refleja el grado en que la alteraciónse manifiesta en un individuo dado.Algunos trastornos son severos por la naturaleza de la sintomatología que les caracteriza,como por ejemplo el autismo.Se habla de severidad media cuando la sintomatología no es generalizada o esinfrecuente.Debería establecerse como regla en los sistemas diagnósticos añadir a los criteriossintomáticos los límites de severidad en distintos puntos del espectro en que se presentala sintomatología. Aún así, existen limitaciones, no se puede fijar un estadiaje de laseveridad de la alteración basándose sólo en el número de criterios aislados.DETERIORO DE LA FUNCIÓN ADAPTATIVAEs una característica del sujeto, no de la alteración.Es una noción global.Entendemos por Función Adaptativa la interacción que existe entre el individuo y elentorno social (Weissman y Paykel 1994). Se define en términos de rendimiento ysatisfacción.Es de evaluación compleja. En niños, se compone de tres dimensiones:1) Relaciones interpersonales (cuantitativas, cualitativas, con los compañeros y con lafamilia)2) Rendimiento escolar (que en adolescentes mayores se traduce por laboral).Rendimiento adecuado sin ansiedad.3) Capacidad para divertirse y disfrutar de la vida. Tiempo de recreo, aficiones.(4) INSTRUMENTOS DE MEDIDA PARA EVALUAR EL DETERIRORO DE LAFUNCIÓN ADAPTATIVA.CGAS (Children’s Global Assessment Scale) de Schaffer et al.(1983)Está diseñada para reflejar el nivel más bajo de funcionamiento de un sujeto durante unperíodo de tiempo determinado, y puede interpretarse como una medida del deterioro.
  6. 6. Esta medida aporta una dimensión a la definición de la alteración que va más allá de lasescalas de diagnóstico categóricas o de las escalas de síndromes.Ventajas: Multidimensionalidad. Valora muchas áreas del funcionamiento.Propiedades psicométricas: BuenasEdad de aplicación: de 4 a 16 años.Puntuación: varia desde 1(el más afectado) a 100 puntos(el más sano)Forma de administración: Entrevista.Entrevistador: Clínico.Correlación con indicadores de la alteración psiquiátrica (derivación a servicios de saludmental, resultados académicos, medidas de competencia): Alta.Puntuación de corte: Por debajo de 61 se consideró “caso”. Puntuación entre 61 y 71 seconsideraron “probables casos”. Puntuación igual o superior a 71 no se consideró caso.(Independientemente de que reuniera los criterios diagnósticos del DSM)CIS (Columbia Impairment Scale)Propiedades psicométricas: ExcelentesEdad de aplicación: de 9 a 17 años.Número de ítems de la escala: 13Áreas del funcionamiento exploradas: Relaciones interpersonales, sicopatología,adaptación escolar o laboral, uso del tiempo libre.Puntuación: varia desde 0 a 52 puntos.Versiones: Niños y padres.Forma de administración: Auto contestada.Entrevistador: Auto contestado es independiente del entrevistador.Correlación con indicadores de la alteración psiquiátrica (derivación a servicios de saludmental, resultados académicos, medidas de competencia): Alta.Puntuación de corte: 16 o superior indica deterioro.SAICA (Social Adjustment Inventory for Children and Adolescents)Propiedades psicométricas: BuenasEdad de aplicación: de 6 a 18 años.Áreas del funcionamiento exploradas: Relaciones con los compañeros, escuela, vidafamiliar, actividades del tiempo libre, valoradas en 11 subescalas.Forma de administración: Mediante entrevista.Entrevistador: Profesionales sanitarios entrenados.Correlación con indicadores de la alteración psiquiátrica (derivación a servicios de saludmental, resultados académicos, medidas de competencia): Alta.Es más lenta de administrar que las anteriores aunque es más rica en matices.(5)RESULTADOS SOBRE LA SEVERIDAD Y LA EVALUACIÓN DEL DETERIOROFUNCIONAL EN LAS INVESTIGACIONES EPIEMIOLÓGICAS RECIENTESSe necesitan métodos para evaluar el deterioro o disfunción que ayuden a discriminarentre lo que se puede considerar psicopatológico o no en estudios de la comunidad.
  7. 7. Las tasas de prevalencia de la mayoría de alteraciones en niños y adolescentesestimados sólo mediante determinación de criterios sintomáticos sin un juicio clínico dedistress o sufrimiento, o discapacidad, son mucho mayores de lo que se puede considerarplausible,:½ ó 1/3 de la población reúne criterios para una o más categorías diagnósticas.Los cuatro estudios que citamos a continuación determinan el concepto de casobasándose en medidas de severidad que dependen de la clínica manifestada.El estudio holandés de Verhulst et al.1985. Al final de la entrevistas, tras administrar elCAS, se establecieron escalas globales de severidad de la psicopatología detectada envarios grados desde “sin sintomatología”, pasando por “ambiguo o trivial”, “leve”,“moderado” hasta “alteración severa”. Sólo las puntuaciones moderadas o severas seconsideraron como casos.El estudio de Anderson et al.(1987) . Se consideró caso la concordancia entre distintosinformadores. Se establecieron cuatro niveles estableciendo el nivel más cierto cuando 2o más informadores independientes conseguían reunir criterios diagnósticos.Cohen et al.(1987) . Combinaron las categorías del DSM-IV y criterios estadísticos paradeterminar el umbral de la alteración.El estudio de Ontario d Boyle et al. (1987) y Boyle (1987) .Usaron una combinación dejuicio clínico y criterios estadísticos, se equilibraron los falsos positivos y los falsosnegativos para situar las puntuaciones atribuidas a los puntos de corte de las escalassintomáticas.Hay otros estudios como el de (Bird et al.1988) que combinan las escalas de deterioroglobal con evaluaciones diagnósticas para alcanzar tasas de alteración que representantanto la presencia de criterios diagnósticos como el grado de deterioro.Los estudios de Ontario y el de Anderson usaron el CGAS que incluye un umbral dedeterioro en la definición operativa de caso, que es muy importante en los estudios de lacomunidad, donde las alteraciones tienden a aparecer en el umbral de diagnóstico olevemente por encima y donde la mayoría de los individuos que reúnen los criteriosdiagnósticos ni reciben, ni buscan ayuda.La limitación de las medidas globales es que no especifican la contribución de cadadiagnóstico específico al nivel de deterioro alcanzado. Este aspecto es muy importante enel concepto de co-morbilidad que es muy frecuente en el diagnóstico en psiquiatríainfantil.No hay medidas para determinar en que grado una alteración es suficientemente gravecomo para causar discapacidad en la función adaptativa.(6) CONCLUSIONESHay distintos elementos útiles para investigar en psiquiatría infantil La decisión sobre elinstrumento a utilizar no depende tanto de las características psicométricas como de lascuestiones a investigar y de la metodología del estudio.
  8. 8. El CBC es ideal para propuestas epidemiológicas por: Tener un uso muy extendido, serfácilmente estandarizable y por su facilidad y brevedad de administración; siempre que nose requieran criterios diagnósticos tipo DSM o CIE.Cuando existe el prerrequisito de la especificación diagnóstica podemos elegir entrevarios instrumentos, dependiendo de: Las restricciones impuestas por el diseño delestudio, la edad de las muestras a estudiar, la administración por personal noespecializado y de si se precisa evaluar otras épocas de la vida.Entre las medidas del deterioro de que disponemos las más usadas son el CGAS y el CIS(que es una adaptación del CGAS para ser usada por personal no clínico). Ambas escalasevalúan la severidad de las alteraciones aunque también se han usado para medir eldeterioro, aunque ambos conceptos no son equivalentes.El deterioro se refiere al funcionamiento del individuo en distintos contextos y dominiospsicológicos; la severidad una característica de la alteración.La evaluación del deterioro es esencial tanto para complementar la evaluación diagnósticacomo para determinar si realmente estamos ante un “caso”. Los pacientes que presentanun alto grado de deterioro son probablemente los que más sufren y tienen mayornecesidad de servicios de salud mental, aunque que en muchas ocasiones no losreclamen.

×