i
ESCUELA DE MEDICINA SAN JUAN BAUTISTA
PROGRAMA GRADUADO DE SALUD PÚBLICA
CAGUAS, PUERTO RICO
ESTUDIO DE CARACTERIZACIÓN ...
ii
APROBACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN
ESTUDIO DE CARACTERIZACIÓN DE LA INACTIVIDAD FÍSICA EN ADULTOS
RESIDENTES DE LA COMUNIDA...
iii
TABLA DE CONTENIDO
Página
APROBACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN.................................................................
iv
TABLA DE CONTENIDO
Página
Análisis estadístico............................................................................
v
TABLAS
Tabla Página
1 Características socio-demográfica de sujetos inactivos
comparados con los sujetos activos ...........
vi
LISTA DE APÉNDICES
Apéndice Página
A Cuestionario de información sociodemográfica ........................................
vii
NOTA ACLARATORIA
Resulta pertinente, para propósitos de carácter legal y de acuerdo con la Ley
de Derechos Civiles de ...
viii
RESUMEN
El objetivo general de este estudio es explorar el perfil de inactividad física (IF)
en un cohorte de adultos...
ix
relacionadas a conceptos motivacionales, biológicos y de entorno físico como lo fueron la
“falta de autodisciplina”, “c...
2
CAPÍTULO I
INTRODUCCIÓN
Antecedentes
Las autoridades que componen la Organización Mundial de la Salud (OMS),
definieron ...
3
(2012) determinaron que al disminuir la inactividad física en un 10 o 25%, más de
533,000 y más 1.3 millones de muertes,...
4
residen en la Isla. Por consiguiente, se cumple con el objetivo de evidenciar
cuantitativamente el perfil de inactividad...
5
Por otra parte, factores asociados negativamente con la actividad física en adultos
incluyen: edad avanzada, ingreso, fa...
6
riesgo de caídas o lesiones, falta de compañía, poca salud, pocas oportunidades de
programas y facilidades, falta de tra...
7
a través de este sistema se demuestra que la prevalencia de actividad física moderada o
vigorosa–definida como 30 minuto...
8
Definición de términos y variables
Los términos en una investigación representan el vocabulario especializado que se
uti...
9
cuestionario que incluye un total de 16 reactivos, una escala dicotómica de Si o
No (OMS, 2010).
2. Datos sociodemográfi...
10
CAPÍTULO II
REVISIÓN DE LA LITERATURA
Implicaciones de la inactividad física en la salud
Las conductas no saludables co...
11
aceras deterioradas y lugares con problemas sociales; como drogas, alta incidencia de
crímenes y robos, son menos activ...
12
física para los pacientes con diabetes como una meta importante para la salud pública. La
diabetes es una enfermedad en...
13
Otra condición que puede influir en la falta de actividad física es el asma. Existe
la percepción en los pacientes de q...
14
mujeres hispanas demostraron más inactividad física en comparación con los hombres
hispanos y con las mujeres de otras ...
15
Gallegos-Gallegos y Palacios-Ortiz (2008) investigaron entre un grupo de 119
ancianos las actividades que éstos llevaba...
16
En un estudio realizado por Garcia-Aymerich, Varraso, Anto y Camargo (2009)
se evidenció que la actividad física regula...
17
establecen que la utilización de mayor locomoción o actividad se relaciona más con
niveles sociales económicamente infe...
18
elementales). Entre las conclusiones del estudio señalaron que los trabajadores de cuello
azul tienen más inactividad f...
19
versión corta del IPAQ y una pregunta respecto a la práctica regular de la actividad física
en el tiempo libre. Según l...
20
Sá Silva, Sand-Pereira y Salles-Costa (2011) realizaron un estudio poblacional de
cohorte transversal llevado a cabo en...
21
Chen, Stevinson, Ku, Chang y Chu (2012) diseñaron un estudio para dilucidar las
asociaciones entre actividad física en ...
22
Mabry, Winkler, Reeves, Eakin y Owen (2012) realizaron un estudio el cual
demostraron que el nivel más alto de inactivi...
23
CAPÍTULO III
MÉTODO
Introducción
El desarrollo de esta investigación incluye una serie de etapas que configuran el
méto...
24
a patrones de conducta asociados con la actividad física en los participantes
seleccionados (Hernández Sampieri et al.,...
25
Descripción del instrumento de investigación
La recopilación de los datos consistió en la administración de tres instru...
26
impide realizar la actividad física; donde el uno (1) significa nunca hasta el tres (3) para
indicar frecuentemente. Co...
27
Barrio San Antonio, al sur con el Barrio Bairoa, al este con el Municipio de Gurabo y al
oeste con el Municipio de Agua...
28
participación en el estudio en cualquier momento. A su vez, se le indicó la importancia
de participar en este estudio. ...
29
CAPÍTULO IV
RESULTADOS
Descripción sociodemográfica
Un total de 110 participantes, 54 hombres (49.1%) y 56 mujeres (50....
30
y el no consumir alcohol (χ2
= 17.695; gl= 8; P =0.024), el no practicar algún deporte (χ2
=
21.626; gl= 2; P =0.000) y...
31
CAPÍTULO V
DISCUSIÓN
Introducción
El propósito de nuestro estudio fue describir el perfil de inactividad física en un
c...
32
que el porcentaje de personas con empleo propio es menor al reportado a nivel nacional.
En cuanto a la educación, nacio...
33
que siete de cada diez personas son inactivas, esto pudiese ocurrir dado a que los
parámetros que establecen el mínimo ...
34
Aunque nuestro estudio no encontró diferencia significativa en el factor
educación, se observó que en los grupos que ha...
35
resultados, aunque no presentaron una comparación la cual fuese estadísticamente
significativa entre la cantidad de hij...
36
Martins et al. (2009), observaron un aumento en la prevalencia de inactividad física en
hombres que reportaban no abusa...
37
similares a los encontrados por Hallal et al. (2003), donde se observó que los individuos
que reportaron tener buena sa...
38
Nuestros resultados también coinciden con un estudio realizado por Samir et al.
(2011), quienes informaron que los adul...
39
actividad física (Tucker-Seeley, Subramanian, Li y Sorensen, 2009; Weber Corseuil,
CuriHallal, Xavier Corseuil, Ceola S...
40
factores que influyen en el aumento de ésta. Se recomienda en un futuro realizar la
investigación con una muestra mayor...
41
representativa para la población total de la comunidad La Mesa de Caguas. Además, el
Cuestionario de Factores que Induc...
42
REFERENCIAS
Abdou Omorou, Y., Erpelding, M. L., Escalon, H., & Vuillemin, A. (2013). Contribution
of taking part in spo...
43
Bajs, M. M., Andric, A., Benjak, T. & Vuletic, G. (2012). Five-year cumulative incidence
of physical inactivity in adul...
44
Bolen, J., Hootman, J., Helmick, C. G., Murphy, L., Langmaid, G. & Caspersen, C. J.
(2008). Arthritis as a potential ba...
45
CDC, Office of Surveillance, Epidemiology, & Laboratory Services. (s. f.) Prevalence
and trends data: 2011 Puerto Rico ...
46
Croson, R. & Gneezy, U. (2009). Gender differences in preferences. Journal of Economic
Literature, 47(2), 448-474. Doi:...
47
Fox, A. M., Mann, D. M., Ramos, M. A., Kleinman, L. C., & Horowitz, C. R. (2012).
Barriers to physical activity in East...
48
Hallal, P. C., Victoria, C. G., Wells, J. C. & Lima, R. C. (2003). Physical inactivity:
Prevalence and associated varia...
49
Ibrahim, S., Karim, N. A., Oon, N. L., & Wan Ngah, W. Z. (2013). Perceived physical
activity barriers related to body w...
50
Kohld, H. W., Craig, C. L., Lambert, E. V., Inoue, S., Alkandari, J. R., Leetongin, G. &
Kahlmeier, S. (2012). The pand...
51
Mabry, R. M., Winkler, E. A., Reeves, M. M., Eakin, E. G. & Owen, N. (2012).
Correlates of Omani adults’ physical inact...
52
Mukamal, K. J., Ding, E. L., & Djoussé, L. (2006) Alcohol consumption, physical
activity, and chronic disease risk fact...
53
OMS- Organización Mundial de la Salud (2012). Enfermedades respiratorias crónicas:
Asma. Recuperado de http://www.who.i...
54
Rech, C. R., Reis, R. S., Hino, A. F., Rodríguez-Añez, C. R., Fermino, R. C., Gonçalves,
P. B. & Hallal, P. C. (2012). ...
55
Singapuri, A., Singh, S. J., Hargadon, B., Shelley, M., Desai, D., Carter, R., Brightling,
C. E., Pavord, I. D., Braddi...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo d...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo de Cag (1)

217 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
217
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
13
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Estudio de Caracterizacion de la Inactividad Fisica en Adultos Residentes de la Comunidad La Mesa del Municipio Autonomo de Cag (1)

  1. 1. i ESCUELA DE MEDICINA SAN JUAN BAUTISTA PROGRAMA GRADUADO DE SALUD PÚBLICA CAGUAS, PUERTO RICO ESTUDIO DE CARACTERIZACIÓN DE LA INACTIVIDAD FÍSICA EN ADULTOS RESIDENTES DE LA COMUNIDAD LA MESA DEL MUNICIPIO AUTÓNOMO DE CAGUAS, PUERTO RICO DURANTE EL AÑO 2012 INVESTIGACIÓN PRESENTADA A LA ESCUELA GRADUADA DE SALUD PÚBLICA PARA OPTAR POR EL GRADO DE MAESTRÍA EN SALUD PÚBLICA KIMBERLY ARCE ROMÁN ANDRÉS E. JULIÁ BELTRÁN, DENNISSE LÓPEZ RODRÍGUEZ MICMARIE RAMOS RODRÍGUEZ JOSÉ L. RODRÍGUEZ RIVERA JANALISS VÉLEZ RODRÍGUEZ MAYO, 2013
  2. 2. ii APROBACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN ESTUDIO DE CARACTERIZACIÓN DE LA INACTIVIDAD FÍSICA EN ADULTOS RESIDENTES DE LA COMUNIDAD LA MESA DEL MUNICIPIO AUTÓNOMO DE CAGUAS, PUERTO RICO DURANTE EL AÑO 2012 Esta investigación aplicada fue realizada por Kimberly Arce Román, Andrés E. Juliá Beltrán, Dennisse López Rodríguez, Micmarie Ramos Rodríguez, José L. Rodríguez Rivera, Janaliss Vélez Rodríguez. De acuerdo con los requisitos y procedimientos es presentada al Programa Graduado de Salud Pública de la Escuela Graduada de Salud Pública y aprobada en cumplimiento de los requisitos para la obtención del título de Maestría en Salud Pública de la Escuela de Medicina San Juan Bautista. Para que así conste, los directores de esta investigación firmamos certificando la aprobación de la misma. _______________________________________________________________ Gerónimo Maldonado-Martínez, MPH; PhD(c) Fecha Preceptor _______________________________________________________________ Ivis A. Figueroa-Sánchez, MS; Dr.PH Fecha Director de Programa
  3. 3. iii TABLA DE CONTENIDO Página APROBACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN...................................................................... ii LISTA DE TABLAS ...........................................................................................................v LISTA DE APÉNDICES................................................................................................... vi NOTA ACLARATORIA.................................................................................................. vii RESUMEN ...................................................................................................................... viii CAPITULO I: INTRODUCCIÓN Antecedentes........................................................................................................................2 Planteamiento del problema de investigación.................................................................3 Justificación ....................................................................................................................6 Pregunta de investigación ...............................................................................................7 Definición de términos y variables .................................................................................8 CAPÍTULO II: REVISIÓN DE LA LITERATURA Implicaciones de la inactividad física en la salud.........................................................10 Estudios realizados........................................................................................................13 CAPÍTULO III: MÉTODO Introducción ..................................................................................................................23 Diseño de investigación................................................................................................23 Descripción y selección de participantes ......................................................................24 Descripción del instrumento de investigación ..............................................................25 Validez y confiabilidad.................................................................................................26 Procedimiento ...............................................................................................................26
  4. 4. iv TABLA DE CONTENIDO Página Análisis estadístico.............................................................................................................28 CAPÍTULO IV: RESULTADOS Descripción sociodemográfica.................................................................................29 Análisis descriptivo de la pregunta de investigación....................................................29 CAPITULO V: DISCUSIÓN Introducción ..................................................................................................................31 Análisis crítico de la pregunta de investigación ...........................................................31 REFERENCIAS.................................................................................................................42
  5. 5. v TABLAS Tabla Página 1 Características socio-demográfica de sujetos inactivos comparados con los sujetos activos ...................................................................................58 2 Frecuencia de las barreras para la actividad física..........................................................60
  6. 6. vi LISTA DE APÉNDICES Apéndice Página A Cuestionario de información sociodemográfica ............................................................61 B Cuestionario mundial sobre actividad física ..................................................................63 C Cuestionario para determinar barreras percibidas que conducen a la inactividad física .......................................................................................................66 D Hoja de Consentimiento Informado...............................................................................67
  7. 7. vii NOTA ACLARATORIA Resulta pertinente, para propósitos de carácter legal y de acuerdo con la Ley de Derechos Civiles de 1964 optar por utilizar el género masculino y otras formas genéricas al referirse a personas del género femenino, para evitar la continua repetición y facilitar la lectura. No obstante, se harán las distinciones por género en aquellos casos que sean necesarios. Cabe destacar que la omisión de uno no significa la dominación del otro.
  8. 8. viii RESUMEN El objetivo general de este estudio es explorar el perfil de inactividad física (IF) en un cohorte de adultos residentes de la comunidad La Mesa en Caguas, Puerto Rico. La IF se considera uno de los factores asociados al desarrollo de enfermedades crónico- degenerativas tales como: las condiciones cardiacas y pulmonares, la obesidad, entre otras (Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, 2010; Kruk, 2009; OMS, 2011). Por consiguiente, los resultados de este estudio ofrecen información que describe la situación actual de la IF en una comunidad rural con el fin de caracterizarla para la implementación y el desarrollo futuro de programas de prevención e intervención en salud. Nuestro estudio consistió de un diseño exploratorio descriptivo (Hernández Sampieri, Fernández Collado, Baptista Lucio, 2006; Villeneuve-Román, 2004). La muestra estuvo compuesta por 110 adultos mayores de 18 años, residentes del sector La Mesa. Para la obtención de la información sociodemográfica y sobre la IF se administraron: Cuestionario Mundial de Actividad Física (GPAQ, por sus siglas en inglés) y Cuestionario sobre los factores que inducen a la inactividad física. Los datos obtenidos fueron analizados estadísticamente utilizando el programa estadístico SPSS versión 17. Los hallazgos de este estudio mostraron una alta prevalencia de inactividad física en adultos residentes de la comunidad La Mesa del Municipio Autónomo de Caguas, Puerto Rico. Esta prevalencia fue de 41.8%. Entre las variables independientes asociadas a la inactividad fueron: ser mujer (60.9%), no consumir alcohol (67.4%), no practicar algún deporte (95.7%) y estar sobrepeso (34.8%) o ser obeso (32.6%). Por otro lado, las principales barreras para la inactividad física en esta comunidad fueron
  9. 9. ix relacionadas a conceptos motivacionales, biológicos y de entorno físico como lo fueron la “falta de autodisciplina”, “condición física no me lo permite” y “falta de un lugar seguro y conveniente para hacer ejercicio”. En conclusión, la IF en la comunidad La Mesa es alta, pero muestra ser más baja que la prevalencia general de Puerto Rico. Nuestros hallazgos reflejan como las características sociodemográficas son determinantes en el estilo de vida de los adultos e influyen en el comportamiento frente a la actividad física. Se recomienda un proceso inmediato de planificación e implementación de estrategias de intervención y prevención educativa enfocadas específicamente en la reducción de la prevalencia de IF. Por otro lado, es necesario adoptar medidas para abordar aspectos de infraestructura y de comportamiento para promover la actividad física y una vida sana.
  10. 10. 2 CAPÍTULO I INTRODUCCIÓN Antecedentes Las autoridades que componen la Organización Mundial de la Salud (OMS), definieron en el 2011 las enfermedades crónicas como condiciones no infecciosas o que no se transmiten de persona a persona. Estas condiciones son de larga duración y progresan de forma lenta. Entre las principales enfermedades crónicas se encuentran las enfermedades cardiovasculares, cánceres, diabetes y de naturaleza pulmonar. En los Estados Unidos siete de cada diez muertes ocurren a causa de enfermedades crónicas, convirtiéndolas en las principales causas de muertes e incapacidad en éste país (Kung, Hoyert, Xu y Murphy, 2008). Según funcionarios del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (2010), en esta Isla las principales causas de muerte para el 2008 fueron: enfermedades del corazón, tumores malignos, diabetes y Alzheimer. Entre los factores de riesgo asociados a las enfermedades crónicas se encuentran la inactividad física, las deficiencias en nutrición, el uso del tabaco y el consumo excesivo del alcohol (Centers for Disease Control and Prevention, conocido como CDC, por sus siglas en inglés, 2009). La inactividad física se considera un problema de salud pública dado que el 31% de la población mundial adulta es inactiva (Hallal et al., 2012). Los efectos que surgen de la inactividad física la convierten en uno de los factores principales en el desarrollo de enfermedades crónicas de acuerdo con Lee et al. (2012) y Kohld et al. (2012) por lo que disminuir o eliminar este comportamiento puede mejorar la salud global. Lee et al.
  11. 11. 3 (2012) determinaron que al disminuir la inactividad física en un 10 o 25%, más de 533,000 y más 1.3 millones de muertes, respectivamente, se podrían evitar cada año. La inactividad física puede observarse a través de la poca o completa ausencia de actividad física que se ejerce durante el tiempo libre y el aumento de un comportamiento sedentario durante las actividades domésticas y sedentarias (OMS, s. f.). A tales efectos, es importante definir cuáles son los parámetros establecidos para una actividad física adecuada para la salud. Según exponen funcionarios en el CDC (2011) la actividad física que deben llevar a cabo los adultos para mantener estilos de vida saludable es de 150 minutos por semana de actividad aeróbica moderada, 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa o una mezcla equivalente de actividad aeróbica moderada y vigorosa. La actividad física es una contribución positiva a la prevención y dirección de varias enfermedades crónicas (Kruk, 2009). Está comprobado que las enfermedades crónicas son la principal causa de muerte en el mundo; además de causar el 63% de las muertes en el 2008 (OMS, 2011). A nivel mundial se estima que la inactividad física causa de un 6- 10% de todas las muertes crónicas, un 6% de la carga de morbilidad por cardiopatía coronaria, 7% de la diabetes tipo 2, 10% de cáncer de mama, y 10% de cáncer de colon (Lee et al., 2012). Planteamiento del problema de investigación En esta investigación el problema objeto de análisis consistió en explorar y describir el perfil de inactividad física en un cohorte de personas adultas que residen en la comunidad La Mesa en el Municipio Autónomo de Caguas, Puerto Rico. El estudio cumple con el propósito de proveer datos objetivos y actualizados para proyectar el estado de inactividad física mediante la selección de una muestra de personas adultas que
  12. 12. 4 residen en la Isla. Por consiguiente, se cumple con el objetivo de evidenciar cuantitativamente el perfil de inactividad física de acuerdo con el cohorte por edades de adultos, residentes en la comunidad La Mesa en el Municipio Autónomo de Caguas, Puerto Rico. Los entornos físicos, económicos y sociales que los seres humanos modernos están llevando en su vida cotidiana han estado cambiando rápidamente, donde los cambios en el transporte, comunicaciones, trabajo, las tecnologías domésticas y de entretenimiento se están asociando con una reducción significativa de las demandas de la actividad física (Owen, Healy, Matthews y Dunstan, 2010). Este problema se debe a la escasa presencia de actividades físicas durante el tiempo de ocio, aumento de los comportamientos sedentarios durante acciones laborales y domésticas y al uso de los medios de transporte pasivos y que la edad, el género de la persona, estado de salud, autoeficacia y la motivación están asociados con esta falta de práctica de actividades físicas (Bauman et al., 2009). Otras causas que contribuyen a la inactividad física son: condiciones físicas, poco acceso a lugares seguros y convenientes, problemas de infraestructura (ejemplo, inexistencia de aceras, parques o paseos peatonales) y la falta de conocimiento acerca de la actividad física (Bautista, Reigninger, Gay, Barroso yMcCormick, 2011). Según autoridades en la OMS (2012) la urbanización ha creado varios factores ambientales que han promovido la inactividad física, dentro de estos: superpoblación, aumento de la pobreza, aumento de la criminalidad, gran densidad del tráfico, mala calidad del aire, inexistencia de parques, aceras e instalaciones deportivas y recreativas.
  13. 13. 5 Por otra parte, factores asociados negativamente con la actividad física en adultos incluyen: edad avanzada, ingreso, falta de tiempo, falta de motivación, zonas rurales, la percepción de que se necesita un gran esfuerzo para realizar ejercicio, obesidad y sobrepeso, la percepción de poca salud y la situación de discapacidad (HealthyPeople 2020, 2012). En un estudio realizado por Owen et al. (2010) se evidenció que los comportamientos sedentarios más comunes se presentan típicamente en contextos de ver la televisión, uso de computadora y consola de juegos y la cantidad de tiempo sentados en el lugar de trabajo y automóviles. A su vez, la falta de motivación, la mala salud y la falta de instalaciones se asocian con las probabilidades de no realizar acción física en el tiempo de ocio (Cerin, Leslie, Sugiyama y Owen, 2010). En otro estudio donde fueron examinados adultos con y sin metabolismo anormal de la glucosa se encontró que las barreras principales a la actividad física incluían la falta de tiempo, tener otras prioridades y el cansancio (Hume et al., 2010). Las personas de edad avanzada, a su vez, pueden tener otros factores que les impidan realizar acciones físicas, como la falta de apoyo social, la falta de transporte a las instalaciones, el temor a una lesión y el costo de los programas (HealthyPeople 2020, 2012). Los datos obtenidos en el estudio de Moschny, Platen, KlaaBen-Mielke, Tampisch y Hinrichs (2011), detallan las barreras que impiden la actividad física en los adultos mayores en Alemania. Según los investigadores las barreras más frecuentes fueron la mala salud (57.7%), la falta de compañía (43.0%) y la falta de interés (36.7%). Por su parte, Moschny et al. (2011) señalaron, después de una gran búsqueda en la literatura, que las barreras más frecuentes en adultos mayores son: la falta de tiempo,
  14. 14. 6 riesgo de caídas o lesiones, falta de compañía, poca salud, pocas oportunidades de programas y facilidades, falta de transporte y falta de interés. Justificación Datos estadísticos demuestran la prevalencia de la inactividad física entre la población a nivel mundial y en Puerto Rico. En este aspecto durante el año 2009 la prevalencia global de inactividad física entre las personas era de un 17% (World Health Organization-WHO, 2009). De igual forma, datos recientes indican que el 31% de la población adulta global no está cumpliendo con las recomendaciones de actividad física; lo cual implica que la actividad física a nivel mundial continúa disminuyendo (Hallal et al., 2012). Cabe destacar que investigadores adscritos al Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS, por sus siglas en inglés), establecido por el CDC en 1984, realizan mensualmente encuestas relacionadas con la salud vía telefónica a través de los 50 estados de EE UU, el Distrito de Columbia, las Islas Vírgenes de EE UU, Guam y Puerto Rico. La información es recopilada mediante un cuestionario estandarizado para determinar la distribución de las conductas de riesgo y prácticas preventivas de la de salud entre adultos mayores de 18 años y accesos de cuidados de la salud primarios relacionados a enfermedades crónicas y a lesiones. Los datos obtenidos por el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico muestran la recolección de datos a través del BRFSS, donde luego del 2009 se implementó la encuesta por teléfono celular. De este modo hicieron accesible la información de aquellas personas que no tenían línea en corrientes haciendo la muestra más grande, más representativa y de mejor calidad (BRFSS, s.f.). De acuerdo con los resultados obtenidos
  15. 15. 7 a través de este sistema se demuestra que la prevalencia de actividad física moderada o vigorosa–definida como 30 minutos al día en cinco días o más de la semana, o una actividad vigorosa por 20 minutos o más al día en tres días o más de la semana- para Puerto Rico en el periodo 2003 al 2009 ha disminuido. Los datos obtenidos para la actividad física son: 34.7% para el 2003, 32.6% para el 2005, 30.9% para el 2007 y una prevalencia de 28.0% para el 2009. Esto implica que la inactividad física va aumentando con un 65.3% para el 2003, 67.4% para el 2005, 69.1% para el 2007 y una prevalencia de 72.0% para el 2009 (Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, 2010). A estos efectos es importante investigar cuál ha sido el perfil de inactivad física de un sector de la población en Puerto Rico durante el año 2012. Los resultados obtenidos aportan información actualizada, útil para promover programas de prevención que disminuyan y eviten otros problemas graves de salud, como lo son las enfermedades crónicas según las recomendaciones de autores como Archer y Blair (2012), Haskell, Blair y Hill (2009) y Lee et al. (2012). Pregunta de investigación De acuerdo con el método científico para llevar a cabo investigaciones de carácter formal se requiere la formulación de la pregunta investigativa. La misma traza la trayectoria en la búsqueda de nueva información (Hernández Sampieri et al., 2006; Villeneuve-Román, 2004). En este estudio la pregunta formulada lee como sigue: ¿Cuál es el perfil de la inactividad física en adultos de la comunidad La Mesa de Caguas, Puerto Rico?
  16. 16. 8 Definición de términos y variables Los términos en una investigación representan el vocabulario especializado que se utiliza. Las variables son los conceptos objeto del análisis investigativo. A estos efectos, los términos se definen de forma conceptual y las variables requieren ser definidas de forma conceptual y operacionalmente a los fines de establecer cómo se mide objetivamente cada una (Hernández Sampieri et al., 2006; Villeneuve-Román, 2004). En lo que sigue, se presentan los términos y las variables consecutivamente. Términos 1. Actividad física moderada. Se define como actividades realizadas de intensidad moderada en una semana normal por lo menos 30 minutos al día, cinco días por semana como caminar a paso ligero, andar en bicicleta, aspirar, jardinería o cualquier otra cosa que hace pequeños aumentos en la frecuencia cardíaca o respiratoria (OMS, 2010). 2. Actividad física intensa. Se refiere a las actividades llevadas a cabo en una semana normal tales como: correr, ejercicios aeróbicos, trabajo pesado de jardinería o cualquier otra cosa que provoque un gran aumento en la respiración o el ritmo cardíaco al menos 20 minutos al día, tres días por semana o ambos (OMS, 2010). Variables 1. Inactividad física. Para propósitos de nuestro estudio, la inactividad física se define como el no cumplir con los estándares establecidos de actividad física moderada y/o intensa. Esta variable se mide operacionalmente mediante un
  17. 17. 9 cuestionario que incluye un total de 16 reactivos, una escala dicotómica de Si o No (OMS, 2010). 2. Datos sociodemográficos. Establecen el tamaño, composición y distribución de la población humana, regional, nacional o mundial (Diccionario de la lengua española Plus, 2001). Estos datos se obtienen a través de 12 preguntas de selección. 3. Posibles barreras. Esta variable se obtiene mediante un cuestionario que incluye un total de 13 reactivos y una escala de intervalos de 3 graduaciones que indican la frecuencia de barreras que influyen a la inactividad física.
  18. 18. 10 CAPÍTULO II REVISIÓN DE LA LITERATURA Implicaciones de la inactividad física en la salud Las conductas no saludables como la inactividad física aumentan el riesgo de las enfermedades crónicas, enfermedades que son la causa principal de la mayoría de muertes en el mundo. El comportamiento de inactividad física se observa cuando la persona lleva a cabo una cantidad de actividad física menor a la indicada para mantener una vida saludable. Los factores que disminuyen la actividad física resultan ser parte del diario vivir en términos sociales, individuales, biológicos y ambientales (CDC, 2009). Shapo, Pomerleau y McKee (2004) plantean que las mujeres en su tiempo libre realizan actividades más sedentarias comparadas con los hombres. En específico señalan que las actividades sedentarias más comunes realizadas por la mujer durante el tiempo libre son: ver televisión y leer. A su vez, el 56% de los adultos realizan el mínimo de actividades físicas recomendadas como hacer 30 minutos de actividad física moderada al menos cinco días a la semana en su tiempo libre (Trinh, Nguyen, Dibley, Phongsavan y Bauman, 2008). En este aspecto se ha encontrado también que los hombres solteros o separados presentan menos inactividad física en su tiempo libre y los que más inactividad física presentan son las personas mayores de 40 años y con menos educación (Zanchetta et al., 2010). Autores como Perry, Saelens y Thompson (2011), mencionan que entre las posibles causas de la inactividad física, se encuentra la inaccesibilidad de recursos como parques para la realización de las actividades físicas. Rech et al. (2012) indican que según Foster y Giles los individuos que viven en áreas con acceso limitado a lugares para actividad física, lugares con poca iluminación,
  19. 19. 11 aceras deterioradas y lugares con problemas sociales; como drogas, alta incidencia de crímenes y robos, son menos activos. La percepción de inseguridad y la de no tener acceso a áreas apropiadas para realizar actividad física contribuyen a las tendencias de un aumento en la inactividad física que se han reflejado en estadísticas de los últimos años. Rech et al. (2012) mencionan que el 77% de los adultos tienen miedo de ser robados o asesinados y el 75% de los adultos no confían en el sistema público de seguridad (policía, agencias policiacas). Según estos autores, Sallis et al. analizaron las características del ambiente en el nivel de actividad física de 11 países; encontrando que la percepción del crimen y la falta de seguridad en caminar por la noche fue mayor en Brasil (65.5%) y Colombia (74.8%) comparado con los Estados Unidos (31.5%) y Canadá (16.1%). Willey, Paik, Sacco, Elkind y Boden (2010) han enfatizado en que la inactividad física es un factor de riesgo modificable e importante para las enfermedades crónicas y que se sabe muy poco de los determinantes sociales que la ocasiona en personas mayores que viven en áreas urbanas pobres. No obstante, consideran que la actividad física disminuye con la edad y que muchas comunidades pobres no tienen un acceso apropiado a facilidades de ejercicio en interiores o no cuentan con suficiente espacio exterior para realizar ejercicio. Estos autores concurren con las aseveraciones de Varo, Martínez- González, De Irala-Estévez, Kearney, Gibney, Martínez, quienes indican que la edad, la obesidad, un nivel de escolaridad bajo, viudez o divorcio y el consumo de tabaco están asociados a la inactividad física. Las condiciones de salud y los comportamientos no saludables son factores que impiden que las personas lleven a cabo actividad física. La Asociación Americana de Diabetes y el Colegio Americano de Medicina del Deporte recomiendan la actividad
  20. 20. 12 física para los pacientes con diabetes como una meta importante para la salud pública. La diabetes es una enfermedad en la cual los niveles de glucosa en la sangre están por encima de lo normal (mayor de 140mg/dl) (CDC, 2010). La actividad física en estos individuos, reduce la glucosa en sangre y mejora las condiciones cardiovasculares. Sin embargo, según datos del BRFSS 2005-2007 analizados por el CDC, el 52% de los pacientes con diabetes también tiene un diagnóstico de artritis (Bolen et al., 2008). Además, la prevalencia de inactividad física es más alta en diabéticos con artritis. Usualmente, la actividad física se limita en individuos con artritis debido a los síntomas dolorosos que conducen a la pérdida de fuerza y masa muscular alrededor de las articulaciones (Pedersen y Saltin, 2006). Se estima que un 45% de las personas que padecen de artritis de rodilla tiene su manifestación a través del dolor. Esta condición aumenta y empeora también en pacientes obesos (CDC, 2011). En la Conferencia de Consenso del Desarrollo de Profilaxis y Tratamiento de la Osteoporosis, Kanis, Melton, Christiansen, Johnstony Khaltaev (1994) señalaron que la osteoporosis es una enfermedad sistémica del esqueleto que se caracteriza por la disminución y corrosión de la masa ósea que resultan en un aumento considerable en el riesgo de fracturas. En este aspecto, autores como Nielsen, Huniche, Brixen, Sahota y Masud (2012) indican que la falta de conocimiento acerca de la osteoporosis como enfermedad ocasiona que los pacientes se limiten en llevar a cabo actividades físicas por miedo a sufrir lesiones. Sin embargo, Chilibeck, Vatanparast, Cornish, Abeysekara y Charlesworth (2011) señalan que la actividad física aumenta la densidad de los minerales en los huesos, reduce el riesgo de caídas y fracturas.
  21. 21. 13 Otra condición que puede influir en la falta de actividad física es el asma. Existe la percepción en los pacientes de que pueda exacerbarse un episodio de asma al llevar a cabo actividad física (Singapuri et al., 2010). Según los funcionarios en la OMS (2012) el asma es una condición causada por la inflamación de las vías aéreas en los pulmones y afecta la sensibilidad de las terminaciones nerviosas en las vías respiratorias. En un ataque de asma el revestimiento de los bronquios se hincha, estrechando las vías respiratorias y disminuyendo así el flujo de aire dentro y fuera de los pulmones. Los síntomas pueden sobrevenir varias veces al día o a la semana y en algunas personas se agravan durante la actividad física o en la noche. Estudios realizados Hallal, Victora, Wells y Lima (2003) investigaron la relación entre la cantidad de miembros en una familia y la inactividad física. El estudio fue uno de cohorte transversal. Participó una muestra de 3,182 personas de 20 años o más; las cuales fueron entrevistadas en sus hogares o domicilios. Se encontró que la prevalencia de inactividad física fue 41%. De acuerdo con el análisis de los datos se evidenció que las mujeres que vivían solas eran más propensas a ser inactivas físicamente. En los Estados Unidos Epstein, Sugerman, Mitchell y Induni (2008) realizaron una investigación en el estado de California para analizar la prevalencia del consumo de frutas y vegetales y de actividad física por género y por raza/etnicidad. Mediante los resultados obtenidos pudieron establecer que la población hispana estaba menos comprometida en realizar actividades físicas. De igual forma, se comprobó que los hombres hispanos estaban menos comprometidos con realizar actividades físicas regularmente al ser comparados con las otras razas. Por otra parte, encontraron que las
  22. 22. 14 mujeres hispanas demostraron más inactividad física en comparación con los hombres hispanos y con las mujeres de otras razas. Neighbors, Marquez y Marcus (2008) como resultado de su encuesta indican que los hispanos son físicamente más inactivos que los blancos no hispanos en su tiempo libre. Los participantes fueron interrogados acerca de la frecuencia y la duración de actividad física realizada durante tiempo libre. Las preguntas fueron obtenidas de un cuestionario nacional de salud que ha sido validado y usado para la vigilancia de actividad física en los objetivos de Personas Saludables 2010. De acuerdo con su análisis, los subgrupos de hispanos tienen distintas características respecto a la actividad física que realizan. Entre los subgrupos los puertorriqueños son los más aculturados en los Estados Unidos pero son los menos saludables incluso cuando la gran mayoría tiene plan médico. Los cubanos y los dominicanos son los más inactivos durante el tiempo libre mientras que los mexicanos eran los más activos. Trinh et al. (2008) realizaron una encuesta para estimar la prevalencia de factores de riesgo de enfermedades no comunicables. La actividad física se midió utilizando el Cuestionario Global de Actividad Física (GPAQ por sus siglas en inglés). El nivel socioeconómico fue una de las variables estudiadas y se determinó que en general a mayor ingreso, menor actividad física se realiza. Sin embargo, debido al tipo de trabajo que realizan, las personas con menor ingreso tienen menos oportunidades de realizar actividad física en su tiempo libre. Los investigadores también indicaron que el estado socioeconómico puede cambiar el estilo de vida de las personas como por ejemplo: consumir alimentos no saludables, utilizar alcohol/tabaco y mantenerse inactivo físicamente.
  23. 23. 15 Gallegos-Gallegos y Palacios-Ortiz (2008) investigaron entre un grupo de 119 ancianos las actividades que éstos llevaban a cabo durante el tiempo libre o de ocio. Se encontró que cerca del 50% se dedicaban a actividades sedentarias como lo son el dormir la siesta, ver la gente pasar y ver televisión. Se encontró que la edad era un factor clave y que con el pasar de los años los adultos y ancianos tienden a ser menos activos. Estos investigadores señalan que la inactividad física puede ser causa de que, con la edad, llegan condiciones de salud que incapacitan a la persona a realizar alguna actividad física o algún tipo de ejercicio. Bauman et al. (2009) compararon la prevalencia de actividad física en 20 países. Los investigadores recopilaron la información mediante el Cuestionario Internacional de Actividad Física (IPAQ, por sus siglas en inglés). Los resultados obtenidos demostraron que en 17 de los 20 países los hombres eran más activos que las mujeres. A estos efectos, Nueva Zelanda, República Cheka, Estados Unidos y Canadá representaron la mayor prevalencia de actividad física en general. Ng et al. (2009) realizaron un estudio transversal llevado a cabo en cinco países de Asia para determinar los factores de riesgo asociados a las enfermedades crónicas. De acuerdo con los resultados una cuarta parte de los hombres y una tercera parte de las mujeres son inactivos en estos países. Giardina et al. (2009) realizaron un estudio en Nueva York a través de una encuesta participó una muestra de 318 mujeres hispanas. Los resultados demostraron que solo el 18% cumplían con las recomendaciones nacionales de actividad física y que el 17% de la muestra no participaba de ninguna actividad física. Según este estudio las mujeres hispanas en Nueva York tienen mayores indicadores de inactividad física seguida por los hombres, los afroamericanos, blancos y demás grupos étnicos.
  24. 24. 16 En un estudio realizado por Garcia-Aymerich, Varraso, Anto y Camargo (2009) se evidenció que la actividad física regular está asociada con una disminución en los ataques de asma en mujeres adultas. El estudio fue llevado a cabo desde el año 1998 al 2000. Participó una muestra de 2,818 mujeres con asma cuyo promedio en edad era 63 años, residentes en los Estados Unidos. Para determinar la cantidad de actividad física, las participantes tuvieron que llenar un cuestionario y validarlo contra su diario de actividad física de una semana. Los resultados obtenidos demostraron que las exacerbaciones de asma disminuyeron al aumentar el nivel de actividad física. En otro estudio llevado a cabo por Martins, Altenburg de Assis, Nahas, Gauche y Moura (2009) se analizaron los factores de riesgo en relación a una nutrición sana. Los resultados demostraron que existía una fuerte asociación y afinidad con la actividad física en el tiempo libre. En el estudio se recomendó desarrollar programas de actividades que promoviesen en las personas adultas un estilo de vida más saludable y activo. En el estudio de Reis et al. (2009) realizado en el Salvador, Brasil, participó una población de individuos de ambos géneros, de 18 años o más, entre los cuales se incluyeron padres de escuelas públicas y privadas y provenientes de dos grupos de diferentes niveles socioeconómico. El propósito de la investigación estuvo dirigido a relacionar el nivel educativo con el nivel socioeconómico. A estos efectos se encontró que los individuos de alto nivel socioeconómico eran más sedentarios que los individuos de bajo nivel socioeconómico. Los investigadores concluyen que los individuos de bajo ingreso económico están más involucrados en actividades laborales y domésticas de mayor gasto energético, mientras que los individuos con una condición financiera mayor generalmente están implicados en actividades laborales de baja intensidad. En síntesis,
  25. 25. 17 establecen que la utilización de mayor locomoción o actividad se relaciona más con niveles sociales económicamente inferiores. Por su parte Terzian y Moore (2009) estudiaron el problema de sobrepeso de muchos adultos jóvenes. Los resultados de este estudio demostraron que las influencias familiares y vecinales como por ejemplo, el ver mucha televisión, el uso de cigarrillo, pasar mucho tiempo jugando videojuegos, entre otros factores influía en la inactividad física del joven adulto. Un hallazgo clave en este estudio fue que muchos de estos jóvenes tenían padres que no practicaban ejercicio como parte de su rutina diaria. Los estudios de Kauffman (2010) han demostrado que existen diferencias físicas entre la cantidad de actividad realizada entre hombres y mujeres. Este resultado es cónsono con los planteamientos de Mc Carthy, Arnold, Ball, Blaustein y De Vries (2012) quienes concurren en que las diferencias en la cantidad de actividades entre hombres y mujeres son biológicas. Croson y Gneezy (2009) han indicado que estas diferencias son sociales. Los investigadores del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (2010) han informado acerca de la prevalencia de actividad física que durante los años 2003-2009 en la población del país es menor en mujeres que entre los hombres. Esto implica que las mujeres puertorriqueñas son más inactivas que los hombres, con una diferencia de un 8%. Mäkinen et al. (2010) demostraron a través de su estudio la influencia que tiene el oficio de una persona o el trabajo a la hora de decidir hacer ejercicio en el tiempo libre. Los investigadores indican que existen dos grupos de clase laboral; los trabajadores de cuello blanco (profesionales, políticos, vendedores, manejadores, gerentes, supervisores) y los trabajadores de cuello azul (mecánicos, operadores de maquinaria, ocupaciones
  26. 26. 18 elementales). Entre las conclusiones del estudio señalaron que los trabajadores de cuello azul tienen más inactividad física comparados con los trabajadores de cuello blanco. Sin embargo, los trabajadores de cuello azul realizan labores que exigen mayor actividad física durante sus horas de trabajo. Touvier et al. (2010) investigaron la relación entre la jubilación y los cambios de la actividad física en el tiempo libre y el comportamiento sedentario en adultos de mediana edad. La actividad física como caminar aumentó significativamente luego del retiro en este grupo de personas. No obstante, el sedentarismo también aumenta. Los hombres aseguran pasar el doble de tiempo viendo televisión antes del retiro. La investigación sugiere que el retiro es un periodo clave para el cambio de conducta entre una actividad física mayor en el tiempo libre y el sedentarismo. Willeyet al. (2010) realizaron un estudio el cual evidenció que la inactividad física era algo común aunque difería según el grupo étnico. En este aspecto los hispanos son más propensos a no realizar ejercicio y son menos propensos a participar en actividades físicas de moderadas a intensas comparados con anglosajones. También encontraron que las mujeres son más propensas a no realizar ejercicio que los hombres. Por otro lado, el estudio demostró que cuando el inglés no es la lengua materna, tener menos de tres amigos, dos o menos visitas semanales al hogar, un estado depresivo y no haber completado la escuela superior eran variables asociadas con la inactividad física. Los investigadores concluyeron que la inactividad física es común y muy alarmante al estar asociada con las enfermedades crónicas. Zanchetta et al. (2010) realizaron un estudio transversal relacionado con la inactividad física. Los datos fueron recopilados entre los participantes mediante la
  27. 27. 19 versión corta del IPAQ y una pregunta respecto a la práctica regular de la actividad física en el tiempo libre. Según los investigadores la edad es un factor importante para la determinación de las causas de inactividad física. De acuerdo con los resultados la inactividad física en el tiempo libre es mayor entre hombres con más de cuarenta años que en las mujeres de la misma edad. Ortiz-Hernández y Ramos-Ibáñez (2010) en un estudio realizado en México encontraron que el 60% de la población se clasificó en el nivel de actividad física alta. Sin embargo, encontraron que las mujeres de mayor nivel socioeconómico se asociaban con una menor actividad física, mientras que en los hombres no se encontraron diferencias. Serón, Muñoz, y Lanas (2010) hicieron un estudio de corte transversal, utilizando como instrumento el IPAQ. Mediante este instrumento se determinó cuál era la relación existente entre el nivel de educación y económico comparado con el nivel de actividad física practicado en una población adulta en Temuco, Chile. Los resultados obtenidos demostraron que los adultos de menor escolaridad presentaron niveles bajos y moderados de actividad física más frecuentemente comparados con las personas que tenían mayor nivel escolar. En cuanto al nivel económico se comprobó que con mayor nivel económico menor nivel de actividad física. Los resultados de este estudio estuvieron cónsonos con los resultados del estudio realizado por Linetzky, De Maio, Ferrante, Konfino yBoissonet (2012), quienes encontraron que el incremento en la prevalencia de una baja actividad física en Argentina durante el 2005 al 2009 estaba asociada al género, nivel de educación y nivel económico.
  28. 28. 20 Sá Silva, Sand-Pereira y Salles-Costa (2011) realizaron un estudio poblacional de cohorte transversal llevado a cabo en Brasil donde se determinó que la prevalencia de la inactividad física fue de 70%; donde el 43% de los hombres demostró ser más activos que el 20% de las mujeres. Hootman, Murphy, Helmick y Barbour (2011) llevaron a cabo un estudio donde encontraron que los adultos con obesidad eran menos propensos que los no obesos a seguir las recomendaciones de actividad física. La artritis es una comorbilidad común para los adultos con obesidad, ésta afecta el 36% de los adultos obesos (CDC, 2011). Los dolores en las articulaciones y las limitaciones físicas de la artritis pueden contribuir sustancialmente a las bajas tasas de actividad física entre los adultos con obesidad (Hootman et al., 2011). Samir, Mahmud y Khuwaja (2011) indicaron a través de su investigación que el 73% de las personas obesas eran físicamente inactivas y formaban parte de familias con historial de obesidad. Contrario a la premisa de que únicamente la obesidad en las personas era consecuencia de la inactividad física. Un estudio realizado por Bautista et al. (2011) con una muestra de 398 hispanos, residentes en el sur de Texas evaluó la salud, la actividad física, la alimentación y cuáles fueron las barreras para el ejercicio. En el estudio se utilizó la técnica de encuestar a los participantes en sus hogares. A través de los resultados se identificaron las barreras que obstaculizaban la actividad física. A estos efectos, se encontró que un 40% fue la falta de disciplina para hacer ejercicio, otra fue la falta de tiempo por asuntos de familia o trabajo. Las dos barreras más comunes mencionadas fueron falta de tiempo y/o muy cansados para hacer ejercicio.
  29. 29. 21 Chen, Stevinson, Ku, Chang y Chu (2012) diseñaron un estudio para dilucidar las asociaciones entre actividad física en tiempo libre, actividad física en el trabajo y los distintos parámetros de actividad física relacionados con síntomas depresivos en adultos. Los síntomas de depresión fueron medidos por la Escala de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos. La actividad física en tiempo libre fue significativamente mayor e intensa al ser asociada con síntomas depresivos. Este resultado implica que los individuos que realizan una actividad física más intensa tienen menos probabilidad de padecer depresiones que los individuos que realizan actividad física menos intensa. Rech et al. (2012) realizaron un estudio transversal con 1,261 adultos (62% mujeres y 32% hombres), entre las edades de 18-69 en Curitiba, Brasil en el tema de inactividad física. Luego de los análisis se encontró que las mujeres, ancianos y personas de alto nivel socioeconómico percibían menos seguridad en las comunidades. Además, se encontró relación entre la inactividad física y la percepción de seguridad en caminar por la noche en la comunidad. A estos efectos, el 80% de los individuos entrevistados percibieron sus alrededores inseguros cuando caminan por la noche. Los investigadores concluyeron que la inseguridad es una barrera importante en la realización de actividad física; por lo que un ambiente seguro sería uno idóneo para disminuir el creciente nivel de inactividad física en los últimos años. Bajs, Andric, Benjak y Vuletic (2012) realizaron un estudio con personas adulta en Croacia para establecer que la prevalencia de inactividad física aumenta con la edad en hombres y mujeres. Los resultados indicaron que a mayor edad mayor es el nivel de inactividad física. La prevalencia de inactividad física fue estadísticamente significativa en adultos mayores de 64 años que en grupos más jóvenes.
  30. 30. 22 Mabry, Winkler, Reeves, Eakin y Owen (2012) realizaron un estudio el cual demostraron que el nivel más alto de inactividad física fue en el tiempo de ocio (55.4 %), la mediana para el tiempo sentado fue de dos horas al día. Los factores correlaciónales de la inactividad física fueron la edad, estado laboral y el consumo de frutas y vegetales en mujeres mientras que en los hombres fueron edad, educación, estado laboral, estado civil y el Índice de Masa Corporal (IMC). Los factores correlacionales del tiempo sentado fueron edad, estado laboral e IMC en mujeres y la educación en hombres. Burr, Shephard, Cornish, Vatanparast y Chilibeck (2012), realizaron un estudio en el cual resumieron los resultados de diferentes fuentes de la literatura sistemáticamente para determinar la seguridad de la actividad física en personas con artritis, osteoporosis y dolores en la espalda baja. Los investigadores mencionaron que el dolor de espalda baja, es otra condición musco-esqueletal que dificulta la actividad física. No obstante, la incidencia de eventos adversos en pacientes con dolor de espalda baja es baja. De acuerdo con los resultados obtenidos no existen contraindicaciones para la actividad física en individuos que padecen de dolores en la espalda baja y que en general los beneficios obtenidos son mayores que los riesgos experimentados en pacientes con artritis, osteoporosis y dolores de espalda baja.
  31. 31. 23 CAPÍTULO III MÉTODO Introducción El desarrollo de esta investigación incluye una serie de etapas que configuran el método a seguir en la búsqueda de los datos y finalmente los resultados. A estos efectos, se expone en qué consiste el diseño de investigación, descripción y selección de participantes y del instrumento a utilizar. A su vez, se describe el proceso a seguir para establecer la validez y confiabilidad del instrumento de investigación, los procedimientos y los análisis estadísticos pertinentes a los fines de contestar la pregunta y el problema objeto de estudio. El problema investigado está orientado a explorar y describir el perfil de inactividad física en un cohorte de personas adultas que residen en la comunidad La Mesa en el Municipio Autónomo de Caguas, Puerto Rico. La pregunta formulada en este estudio es la siguiente: ¿Cuál es el perfil de inactividad física de la comunidad La Mesa de Caguas, Puerto Rico? En lo que sigue se describe el diseño de investigación. Diseño de investigación En este estudio, se han combinado los diseños de investigación exploratorio y descriptivo en la búsqueda de respuestas objetivas. Esta combinación permite a los investigadores descubrir nueva investigación y exponer con precisión las propiedades y características de las variables objeto de análisis. La fase exploratoria del estudio permite analizar las diferentes vertientes o ángulos de cada variable. La fase descriptiva permite la presentación detallada de características específicas de la variable analizada en cuanto
  32. 32. 24 a patrones de conducta asociados con la actividad física en los participantes seleccionados (Hernández Sampieri et al., 2006; Villeneuve-Román, 2004). Descripción y selección de participantes A los fines de llevar a cabo esta investigación, intencionalmente se seleccionó el Barrio Río Cañas del Municipio Autónomo de Caguas, sector La Mesa dada su disponibilidad y acceso a la comunidad. El sector La Mesa, según el Censo del 2010, cuenta con una población total de 1,200 personas. En la selección de los participantes se utilizó la técnica de muestreo por disponibilidad (Hernández Sampieri et al., 2006; Villeneuve-Román, 2004). El proceso de selección inició el 15 de diciembre de 2012 desde las 12:00 del mediodía. A estos efectos se invitó a participar a las personas mayores de 18 años en adelante. Los criterios de inclusión y exclusión en la selección de los participantes fueron los siguientes: Inclusión 1. Hombres y mujeres mayores con 18 años en adelante. 2. Residentes del sector La Mesa del Municipio Autónomo de Caguas, Puerto Rico antes de o desde el mes de diciembre del 2012. Exclusión 1. Mujeres embarazadas. 2. Menores de 18 años de edad. 3. Personas con discapacidades físicas y mentales. 4. Persones que no sean residentes del sector La Mesa o Puerto Rico.
  33. 33. 25 Descripción del instrumento de investigación La recopilación de los datos consistió en la administración de tres instrumentos. El primer instrumento fue el Cuestionario de Información Sociodemográfica. El mismo es una adaptación de la parte de los datos socio-demográficos pertenecientes al Cuestionario Mundial de la Actividad Física (GPAQ). El cuestionario incluyó 10 preguntas de selección dirigidas a conocer: el género, edad, educación, ocupación, si está o no embarazada, si tiene o no hijos, si fuma o no cigarrillos, si consume o no alcohol, si hace o no deportes, el peso, estatura y si padece o no de alguna condición. Copia del instrumento se encuentra en el Apéndice A. El segundo instrumento utilizado fue el GPAQ en su versión en español. Este cuestionario fue desarrollado en la OMS para la vigilancia de la actividad física en los países. El mismo consta de 16 preguntas y recopila información en tres áreas: 1) actividad física, 2) actividad física al desplazarse y 3) actividad física en el tiempo libre. La escala de medición utiliza MET para determinar el tiempo total dedicado a la actividad física en una semana típica, también se toman en cuenta el número de días y la intensidad con que realiza la actividad. Se clasifica a la población en tres niveles de actividad física: bajo, moderado y alto. Copia de este cuestionario se encuentra en el Apéndice B. El tercer cuestionario cumple con el propósito de medir los factores que inducen a la inactividad física en las personas. El mismo incluye 13 premisas que se consideran barreras para realizar actividades físicas. En este se solicita que mencione cuales cree usted le impiden realizar la actividad física. Cada participante deberá responder a cada premisa mediante una escala de tres puntos para indicar la frecuencia en que la barrera le
  34. 34. 26 impide realizar la actividad física; donde el uno (1) significa nunca hasta el tres (3) para indicar frecuentemente. Copia del instrumento se encuentra en el Apéndice C. Validez y confidencialidad El proceso de validación de dos de los instrumentos de investigación (Información sociodemográfica y Lista de factores que influyen a la inactividad física) consistió del análisis del contenido aparente y lógico de expertos del área académica y de la salud pública (Bautista et al., 2011; Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, 2010). El Cuestionario Mundial de Actividad Física (GPAQ) utilizado contó con la validez y confiabilidad establecida por funcionarios en la OMS (2011), autores del mismo. Procedimiento El procedimiento para la administración de cuestionarios y la recopilación de información se inició con el establecimiento de contacto con un líder de la comunidad, el cual ayudó a realizar el acercamiento adecuado y seguro en la comunidad. Esto facilitó el proceso de entrevistas y ayudó a que la comunidad se sintiese cómoda con el estudio, con el entrevistador y con el proceso en general. Este proceso aumentó la cooperación, participación y seriedad del participante hacia el estudio. La administración de los cuestionarios se realizó de forma presencial e individual, durante el mes de diciembre de 2012. La muestra quedó constituida por 110 adultos que residen en la comunidad La Mesa del Municipio Autónomo de Caguas, Puerto Rico. La comunidad La Mesa se encuentra en el Barrio Río Cañas y cuenta con una población de residentes en total de 10,982. No obstante, la población del sector del Barrio Río Cañas es de aproximadamente 1,200 (US Census Bureau, 2006-2010 American Community Survey, s.f.). El Barrio Río Cañas colinda por el norte con el
  35. 35. 27 Barrio San Antonio, al sur con el Barrio Bairoa, al este con el Municipio de Gurabo y al oeste con el Municipio de Aguas Buenas. El líder de la comunidad identificó el punto de partida dentro de la comunidad y colaboró con la disponibilidad de la muestra. Las entrevistas y administración de los instrumentos de investigación se hicieron en español (idioma preferido de los participantes). El método en la recopilación de los datos fue un proceso coordinado con los líderes de la comunidad. La visita al hogar facilitó la entrevista. La entrevista en el hogar permitió que los entrevistados se sintieran más cómodos al responder las preguntas. El obtener una entrevista en algunos casos, puede ser un proceso difícil debido a que la gente puede estar ocupada, desconfiar de los entrevistadores o no quieren involucrarse en el estudio. A los efectos de superar tales inconvenientes fue requerida la ayuda de un líder de la comunidad. De manera que se hizo entrega de una carta informativa en la que se exponía el propósito del estudio, los beneficios, los riesgos (si alguno) y que cada entrevistador tendría una identificación oficial visible para que divulgara la información en la comunidad. Una vez el residente aceptó participar, se le proveyó la Hoja de Consentimiento. En esta se describieron los objetivos del estudio, el método de selección y el compromiso de mantener en estricta confidencialidad y anonimato la información personal provista por el participante. El documento fue leído al participante cuando existió alguna dificultad para leer o entender la información provista. La Hoja de Consentimiento Informado que recibió cada participante también indicó que no existían riesgos asociados con la actividad de contestar los cuestionarios. La participación fue completamente voluntaria y el participante tenía el derecho de rehusar a participar o terminar su
  36. 36. 28 participación en el estudio en cualquier momento. A su vez, se le indicó la importancia de participar en este estudio. Copia del Consentimiento Informado se encuentra en el Apéndice D. Los documentos obtenidos por cada participante fueron mantenidos bajo estricta confidencialidad. La entrada de información se hizo a través de una computadora localizada en la Escuela de Medicina San Juan Bautista de Caguas. Toda información recopilada y cuestionario fue codificado con números y sólo tenían acceso a esta información los investigadores de este estudio. En ningún momento se incluyó el nombre del participante, ni la dirección física. Los cuestionarios fueron guardados bajo llave por un periodo de dos años. Una vez concluya el periodo de seguridad, los cuestionarios serán destruidos mediante una máquina trituradora de papeles en la Escuela de Medicina San Juan Bautista. Análisis estadístico El análisis de los datos obtenidos se llevó a cabo utilizando el programa estadístico SPSS versión 17. Una vez introducidos los datos al programa, se realizó el análisis descriptivo. El análisis de los datos incluyó frecuencia, medidas de tendencia central (media, mediana y moda) y medidas de dispersión (desviación estándar). Se realizaron análisis bivariados utilizando la prueba de Chi cuadrado para representar la diferencia en porciento entre las variables. El nivel de significancia establecido para todas las pruebas fue de un α ≤ 0.05. Estos análisis permitieron dar respuesta a la pregunta y al problema de investigación, objeto de interés en este estudio.
  37. 37. 29 CAPÍTULO IV RESULTADOS Descripción sociodemográfica Un total de 110 participantes, 54 hombres (49.1%) y 56 mujeres (50.9%), fueron entrevistados en la comunidad La Mesa del Municipio Autónomo de Caguas. La muestra estaba compuesta de participantes mayores de 18 años. La mayoría de los participantes eran asalariados (33.6%, n= 37) y habían completado la escuela superior (43.6%, n= 48). El 40.9% (n= 45) reportaron no padecer alguna condición, sin embargo el 32.7% (n= 26) reportaron tener al menos una condición crónica, el 14.5% (n=16) reportaron tener al menos dos condiciones crónicas y el 11.8% (n=13) reportó tener por lo menos tres condiciones crónicas. El 40.0% (n=44) de los participantes estaban sobrepeso (IMC= 25.0-29.9), el 34.5% (n= 38) eran obesos (IMC=30.0-39.9) y el 5.5% (n= 6) presentaban obesidad extrema o de alto riesgo. Análisis descriptivo de la pregunta de investigación De 110 participantes, 46 (41.8 %) no cumplieron con las recomendaciones de actividad física- 150 minutos de actividad física moderada a la semana- éstos fueron considerados inactivos físicamente; 64 (58.2 %) declararon cumplir con las recomendaciones establecidas. La Tabla 1 describe las características del grupo de participantes con inactividad física y de los activos físicamente. Dentro del grupo de inactividad física, las mujeres reportaron mayor inactividad (60.9%), comparadas con los hombres (39.1%), esta diferencia resultó ser estadísticamente significativa (χ2 = 8.395; gl= 2; P =0.015). También se observó una asociación significativa entre la inactividad física
  38. 38. 30 y el no consumir alcohol (χ2 = 17.695; gl= 8; P =0.024), el no practicar algún deporte (χ2 = 21.626; gl= 2; P =0.000) y el IMC (χ2 = 12.488 gl= 6; P =0.052). Todos los participantes respondieron a las 13 preguntas del cuestionario de los factores que inducen a la inactividad física en las personas. Aproximadamente 4 participantes (3.6%) no identificaron barreras para poder hacer ejercicio, mientras que no hubo casos que reportaran 13 barreras- número máximo de barreras que puede ser reportado. La media de barreras reportadas fue de 4.4 ± 2.3. La Tabla 2 representa la frecuencia de las barreras para la actividad física dentro de las categorías “nunca”, “a veces” y “frecuentemente” para el grupo que demostró inactividad física. La barrera principal para la actividad física fue “falta de autodisciplina” con un 43.5% (n= 20), la segunda y tercera barrera fueron “mi condición física no me lo permite” y “falta de un lugar seguro y conveniente” ambas con 37.0% (n= 17), y la cuarta barrera fue “falta de tiempo” con un 34.8% (n= 16). En general, se encontró una diferencia significativa en las barreras “Mi condición física me lo impide”(χ2 = 12.513; gl= 4; P =0.014) y “No me gusta hacer ejercicio o creo que el ejercicio es aburrido”(χ2 = 13.921; gl= 4; P =0.008).
  39. 39. 31 CAPÍTULO V DISCUSIÓN Introducción El propósito de nuestro estudio fue describir el perfil de inactividad física en un cohorte de personas adultas que residen en la comunidad La Mesa en el Municipio Autónomo de Caguas, Puerto Rico. Los resultados obtenidos en nuestra investigación contribuyen a la generación de conocimiento por ser un estudio innovador en caracterizar un perfil de inactividad física desarrollado en una comunidad del Municipio Autónomo de Caguas, Puerto Rico. En este capítulo se profundizará sobre la discusión y conclusiones generales y específicas derivadas de los resultados obtenidos a través de la investigación. Mediante este análisis se presentarán limitaciones que enfrenta nuestra investigación y las recomendaciones que entendemos, deben desarrollarse en el futuro para la disminución de la tasa de inactividad física en las comunidades de Puerto Rico. Análisis crítico de la pregunta de investigación La población de Puerto Rico consta de un leve porcentaje mayor de mujeres que de hombres (US Census Bureau, 2012) y en la población de nuestro estudio se observó la misma tendencia. Una tercera parte de la muestra de estudio es asalariada, una minoría informó tener empleo propio y casi la mitad había completado la escuela superior. Conforme con los datos del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (2013), en Puerto Rico alrededor de una cuarta parte de la población es asalariada y menos de una décima parte de la población tiene empleo propio. En este caso, se observó una similitud entre nuestra muestra de estudio en cuanto a la parte asalariada. Sin embargo, notamos
  40. 40. 32 que el porcentaje de personas con empleo propio es menor al reportado a nivel nacional. En cuanto a la educación, nacionalmente se observa que una cuarta parte de la población completó escuela superior u obtuvo un grado equivalente (Negociado del Censo de los EE.UU., 2011). Por otro lado, este porcentaje es mayor en nuestra muestra. Según el BRFSS-PR, los datos de IMC en Puerto Rico muestran que alrededor de una tercera parte de la población reportaron tener un peso normal, mientras dos terceras partes presentaban problemas de sobrepeso y obesidad (CDC, Office of Surveillance, Epidemiology, y Laboratory Services (s.f.)). Los hallazgos de nuestra investigación arrojaron que más de la mitad de la muestra estudiada presentaba estar en sobrepeso y una tercera parte sufrían de obesidad. La muestra presentó un porcentaje de personas con problemas de sobrepeso similar al sistema de vigilancia nacional. Sin embargo, el porcentaje de personas con problemas de obesidad fue mucho mayor en comparación con los datos nacionales. Finalmente, uno de cada tres participantes reportó padecer al menos una condición crónica, uno de cada siete reportaron tener al menos dos condiciones crónicas y alrededor de uno de cada nueve participantes reportaron tener por lo menos tres condiciones crónicas. Nuestro estudio reveló que casi la mitad de los participantes no cumplen con las recomendaciones de actividad física establecidas- por lo menos 150 minutos por semana de actividad de intensidad moderada (CDC, 2011)- demostrando ser inactivos. Estos datos son similares a los obtenidos en estudios realizados en otros países como China (Trinh et al, 2008) y Estados Unidos (Willey et al, 2010), donde casi la mitad de los sujetos de estudio mostraban ser inactivos. Sin embargo, en países como Japón se estima
  41. 41. 33 que siete de cada diez personas son inactivas, esto pudiese ocurrir dado a que los parámetros que establecen el mínimo de actividad física en este país son mayores a los establecidos en nuestro estudio (Shibata, Oka, Harada, Nakamura, y Muraoka, 2009). A diferencia de estudios previos, nuestros datos muestran ser menores a los reportados a nivel nacional, donde la incidencia de inactividad física para el 2011 incluía a más de la mitad de la población puertorriqueña (CDC, Office of Surveillance, Epidemiology, y Laboratory Services, s.f.). Nuestros resultados identificaron una diferencia significativa de la inactividad física entre hombres y mujeres, donde las mujeres representan la porción más inactiva. Esta pertinencia estadística es encontrada en resultados obtenidos por Shibata et al. (2009), donde se observa una asociación entre la inactividad física y las mujeres. También en el estudio de Ferreira, Marsudo, Riveiro, y Ramos (2010) se observó la misma asociación, esta vez en mujeres de edad avanzada demostrando una asociación significativa entre estas y la inactividad física, comparadas con los hombres. Aunque en nuestros resultados el factor de edad no obtuvo una comparación estadísticamente significativa, sí se observó que a mayor edad mayor la inactividad física. Por el contrario, en la literatura existe evidencia de la relación directa que existe entre inactividad física y la edad, donde también se observa la diferencia que existe entre los hombres y las mujeres, presentando nuevamente a la mujer como más inactiva conforme va pasando el tiempo (Ferreira et al., 2010). Una posible explicación a la falta de significancia en los resultados concernientes a la edad pudo haber sido la cantidad de muestra utilizada en nuestra investigación, la cual era pequeña.
  42. 42. 34 Aunque nuestro estudio no encontró diferencia significativa en el factor educación, se observó que en los grupos que habían completado un grado técnico o universitario presentaban mayor actividad física en comparación con los grupos que habían obtenido una educación menor o igual al cuarto año de escuela superior. Existe evidencia en otras investigaciones de la asociación entre inactividad física y la educación donde se observa que a menor nivel de educación mayor inactividad física. Ejemplo de esta asociación es presentada por Martins et al. (2009), donde establece en sus resultados que existe una asociación positiva entre nivel de educación e inactividad física, tanto en hombres como en mujeres. Algunos estudios establecen que las personas que trabajan o son asalariadas demuestran tener mayor nivel de actividad física durante el trabajo, en comparación con estudiantes, personas retiradas y amas de casa (Pan et al, 2009; Alonso-Blanco et al, 2011). Así mismo en nuestro estudio, a pesar de presentar una diferencia no significativa, se observó una tendencia mayor de inactividad en personas retiradas y amas de casa en comparación con los asalariados. Existe evidencia en la literatura de la relación que hay entre la inactividad física y la cantidad de hijos en una familia, sin embargo esta relación no está muy clara. Un estudio realizado por Ishii et al. (2009) demuestran que participantes con por lo menos un hijo presentaban mayores barreras para actividad física. De manera similar, Ansari y Lovell, (2009) encontraron que a mayor cantidad de hijos, aumentaban las barreras para la actividad física en la madre. Sin embargo, estudios como el de Adachi-Mejia y colaboradores (2010) revelaron que no existe correlación entre la cantidad de hijos, pero si demostró que el ser madre es un riesgo para la realización de actividad física. Nuestros
  43. 43. 35 resultados, aunque no presentaron una comparación la cual fuese estadísticamente significativa entre la cantidad de hijos, si presentaron una leve tendencia de a mayor cantidad de hijos mayor inactividad física. Referente al uso de tabaco, nuestro estudio no encontró asociación significativa entre las personas que fumaban y la inactividad física. Sin embargo, se observó que las personas que no fumaban parecían ser más inactivas que los fumadores. Nuestros hallazgos son congruentes con un estudio realizado por Trinh et al. (2008), donde se observó, aunque de manera significativa, que el riesgo a llevar a cabo actividad física insuficiente o inactividad física es mayor en personas que no fumaban en comparación con personas que eran fumadores actuales o ex fumadores. Por otro lado, es común encontrar en la literatura evidencia sobre la tendencia que existe entre las personas que fuman y la inactividad física; ChungYul, Young Hwang y Ok Kyung, (2007) establecieron que los hombres fumadores son 1.48 veces más inactivos que los no fumadores o ex fumadores. Este comportamiento es también reportado por Woitas- Ślubowska, Hurnik y Skarpańska-Stejnborn (2010) y Alonso-Blanco et al. (2011), donde establecieron que el fumar se asociaba a niveles bajos de actividad física, siendo esto contrario a los resultados obtenidos en nuestro estudio. Un hallazgo en nuestro estudio con pertinencia estadística, fue la asociación del consumo de alcohol con la inactividad física, donde se observó que a menor consumo de alcohol más inactiva la persona era. Estos resultados son similares a los encontrados por Mukamal, Ding y Djoussé (2006), donde reportaron que más de la mitad de los sujetos inactivos no tomaban alcohol; y Haenle et al. (2006) destacaron que el no consumo de alcohol se asociaba con menos de dos horas de actividad física semanal. Así mismo,
  44. 44. 36 Martins et al. (2009), observaron un aumento en la prevalencia de inactividad física en hombres que reportaban no abusar de alcohol, comparados con los que reportaban abuso de alcohol. No obstante, Liangpunsakul, Crabb y Qi (2010), en su estudio expresaron que las personas que consumen alcohol en exceso presentan significativamente menos actividad física en comparación con aquellos que no consumen alcohol o que practican consumo moderado de alcohol. Los resultados que obtuvimos para la práctica de deportes demuestran una fuerte asociación entre la falta de práctica de algún deporte y la inactividad física, es decir que la gran mayoría de los participantes inactivos no practicaban algún deporte. Estos resultados muestran cierta similitud a los resultados obtenidos por Abdou Omorou, Erpelding, Escalon y Vuillemin (2013) quienes en su estudio encontraron que la proporción de participantes que hacía algún deporte aumentaba con el nivel de actividad física. En cuanto al IMC, se mostró una fuerte asociación positiva con la inactividad física, donde a mayor IMC mayor inactividad. Sin embargo, esta asociación fue significativa con IMC indicativos de sobrepeso y de obesos. Estos datos son consistentes con los obtenidos por Haenle et al. (2006), donde establecen que las personas con IMC alto tienen 1.04 veces más riesgo de llevar a cabo menos de dos horas por semana de actividad física en su tiempo libre. De igual manera Alonso-Blanco et al (2011), Banks, Lim, Sleubsman, Bain y Sleigh (2011) y Samir, Mahmud y Khuwaja, (2011) afirman que el riesgo de inactividad física aumenta con el aumento de IMC. Nuestros resultados demostraron que más de la mitad de los sujetos inactivos reportaron que padecían por lo menos una enfermedad crónica. Estos hallazgos son
  45. 45. 37 similares a los encontrados por Hallal et al. (2003), donde se observó que los individuos que reportaron tener buena salud presentaban menor porcentaje de inactividad. Esto contrasta con el trabajo de investigación de Chung Yul et al. (2007), el cual reflejó que las familias con historial de enfermedades crónicas fueron negativamente relacionadas a la inactividad física. Esto implica que los familiares con condiciones hereditarias pueden actuar como factor influyente a la hora de llevar a cabo actividad física. A pesar de la gran cantidad de barreras que no se asociaban directamente con la inactividad física, las más comúnmente reportadas en nuestro estudio fueron la “falta de auto-disciplina”, “mi condición física no me lo permite”, “falta de un lugar seguro” y “falta de tiempo” respectivamente. Sin embargo, a través de análisis bivariado logramos observar solo dos fuertes asociaciones positivas con la inactividad física- “condición física no me lo permite” y “no le gusta hacer ejercicio o cree que es aburrido”. Nuestros resultados son consistentes con otros estudios que han encontrado que estas barreras son primordiales en el aumento de la inactividad física (Ishii et al., 2009; Adachi-Mejía et al., 2010; Bautista et al., 2011; Fox, Mann, Ramos, Kleinman y Horowitz, 2012). Según Bautista et al. (2011), utilizando una muestra de hispanos del sur de Texas, indicaron tres barreras reportadas con por lo menos 40% de todos los participantes las cuales incluyen “falta de tiempo”, “el estar “muy cansado” y la “falta de autodisciplina”. Además, Ishii et al. (2009) en una muestra de adultos japoneses la barrera más fuerte lo fue la “falta de tiempo”, la cual según los investigadores es similar a estudios de otros países que utilizan muestras basadas en la población europea y australiana.
  46. 46. 38 Nuestros resultados también coinciden con un estudio realizado por Samir et al. (2011), quienes informaron que los adultos obesos en Pakistán expresaron que la “falta de tiempo” y la “falta de motivación” eran las barreras más importantes. Esta similitud puede tener alguna relación debido a que la mayoría de nuestra cohorte estaba compuesta principalmente por personas en sobrepeso o que presentaban algún tipo de obesidad. Adachi-Mejía et al. (2010), identificaron tres barreras asociadas con niveles bajos de actividad física en mujeres de dos estados rurales de Estados Unidos donde las barreras principales fueron la “falta de tiempo”, “falta de autodisciplina” y el estar “muy cansado”. Además, Im et al. (2010), encontró que según las barreras encontradas en una muestra de mujeres hispanas de los Estados Unidos la actividad física es considerada como una “pérdida de tiempo”, a pesar de reconocer la importancia de actividad física. Por otro lado, Ibrahim, Karim, Oon y WanNgah (2013), evidenciaron como los hombres malasios, reportaron con más frecuencia las siguientes barreras: “otras actividades recreacionales son más divertidas”, seguida por “el clima”, “falta de autodisciplina” y “falta de tiempo”. Otro estudio indica que las dos barreras más reportadas en hombres son la “falta de tiempo” y estar “muy cansado” y una pequeña porción significativa en comparación con mujeres reportaron “falta de autodisciplina” (Bautista et al., 2011). Estos últimos estudios aunque separan por característica de sexo, comparten similitud de resultados con nuestro estudio, mostrando como principales barreras de realizar actividad física a la “falta de tiempo”, “falta de autodisciplina” y que “no le gusta o le parece aburrido”. Las características del entorno físico y social, tales como la “falta de un lugar seguro”, a menudo se sugiere como uno de los mayores obstáculos para aumentar la
  47. 47. 39 actividad física (Tucker-Seeley, Subramanian, Li y Sorensen, 2009; Weber Corseuil, CuriHallal, Xavier Corseuil, Ceola Schneider y d’Orsi, 2012). En nuestro estudio fue la tercera barrera más mencionada. Nuestro hallazgo coexiste con otros estudios que han encontrado apoyo a la función de la percepción de un lugar seguro en la predisposición de los niveles de actividad física. Según Rech et al. (2012) el caminar como transportación era más bajo en individuos con percepciones altas de un vecindario inseguro. Además sugiere que la mujer es menos activa en el caminar en tiempo libre cuando observaban que su vecindario carecía de seguridad. Contrario a este estudio, Fox et al. (2012), mostraron que a pesar de que casi la mitad de una muestra de adultos de Nueva York percibían su barrio como algo muy inseguro, menos de un cuarto informó de problemas de seguridad como una barrera a la actividad física, por ende no se asoció con niveles de actividad física. En conclusión, una alta prevalencia de inactividad física fue reflejada en adultos residentes en la comunidad La Mesa del Municipio Autónomo de Caguas, Puerto Rico. Se observó que ser mujer, no consumir alcohol, no practicar algún deporte y estar sobrepeso o ser obeso eran características sociodemográficas asociadas positivamente a la inactividad física. Así mismo, se determinó que las principales barreras para la inactividad física en esta comunidad fueron barreras relacionadas a conceptos motivacionales, biológicos y del entorno físico. Por otro lado, solo las barreras “mi condición física no me lo permite” y “no le gusta hacer ejercicio o cree que es aburrido” fueron asociadas positivamente a la inactividad física. Nuestros hallazgos pueden representar un componente importante en el intento de identificar poblaciones vulnerables en el desarrollo de la inactividad física y los posibles
  48. 48. 40 factores que influyen en el aumento de ésta. Se recomienda en un futuro realizar la investigación con una muestra mayor que sea representativa de la población de la comunidad La Mesa en Caguas, y de ser posible llevar a cabo el mismo estudio en otras comunidades puertorriqueñas para poder obtener datos precisos acerca de los factores que influyen en el desarrollo de la inactividad física. También se recomienda llevar a cabo investigaciones para determinar las causas relacionales a la inactividad física que estén dirigidas a las mujeres. De este modo se puede lograr el desarrollo de programas que aborden el problema de la inactividad física tomando en cuenta las necesidades y limitaciones que presenta esta población. Así mismo, se recomienda la evaluación de programas existentes de actividad física y el desarrollo de programas enfocados a cambios de conducta, que se enfoquen en llevar a cabo estilos de vida saludable como son la buena alimentación, y los beneficios que ofrece al practicar algún deporte. Finalmente es recomendable que se realicen estudios posteriores que tomen en cuenta la relación entre las barreras que inducen a la inactividad física y las características sociodemográficas ya que, según la revisión de literatura las barreras variaban de acuerdo a las características sociodemográficas. Por otro lado, estudios futuros pueden centrarse en abordar la automotivación y la autoeficacia para la actividad física, junto con la autodisciplina para comprender mejor sus relaciones. Nuestro estudio cuenta con las limitaciones de un estudio transversal, es decir que no puede establecerse una relación causal entre la inactividad física y los factores sociodemográficos. De igual forma, pudo haber ocurrido un sesgo de información ya que los datos obtenidos por los participantes fueron autorreportados. Otra limitación importante que encontramos fue el tamaño de la muestra, ya que la misma no fue
  49. 49. 41 representativa para la población total de la comunidad La Mesa de Caguas. Además, el Cuestionario de Factores que Inducen a la Inactividad Física fue adaptado, más no validado por la población de interés. A pesar de que se utilizó un cuestionario que presentaba una amplia cantidad de barreras, entendemos que este no presentaba todas las posibles barreras como: “estoy lo suficientemente activo”, “demasiado viejo”, “mi peso no me permite hacer ejercicio”, etc. Por lo tanto, pudimos haber perdido información valiosa que describiese otros factores influyentes en la inactividad física de esta comunidad. A pesar de las limitaciones expuestas, nuestro estudio posee varias fortalezas. En primer lugar, se utilizó una muestra de la población general, mientras que la mayoría de los estudios previos de la actividad física en Puerto Rico se realizaron utilizando ciertas poblaciones específicas, como personas con condiciones crónicas como lo es el cáncer colorectal y la diabetes (Torres Cintrón, 2006; Dávila, 2010) y estudiantes (Cruz et al., 2013). En segundo lugar, entendemos que la producción de conocimiento utilizando datos nativos contribuye al avance de la investigación social en Puerto Rico y al mejoramiento de la salud pública.
  50. 50. 42 REFERENCIAS Abdou Omorou, Y., Erpelding, M. L., Escalon, H., & Vuillemin, A. (2013). Contribution of taking part in sport to the association between physical activity and quality of life. Quality of Life Research, Doi: 10.1007/s11136-013-0355-3 Adachi-Mejia, A. M., Drake, K. M., MacKenzie, T. A., Titus- Ernstoff, L., Longacre, M. R., Hendricks, K. M., Beach, M. L., & Dalton, M. A. (2010). Perceived intrinsic barriers to physical activity among rural mothers. Journal of Women’s Health, 19(12), 2197-2202, Doi: 10.1089/jwh.2009.1879 Alonso-Blanco, C., Palacios-Seña, D., Hernández-Barrera, V., Carrasco- Garrido, P., Jiménez-García, R., & Fernández- de- las- Peñas, C. (2011) Trends in leisure time and work-related physical activity in the Spanish working population, 1987-2006. Gac Sanit, 26(3), 223-230. Doi:10.1016/j.gaceta.2011.07.027 Ansari, W. E., & Lovell, G. (2009). Barriers to exercise in younger and older non- exercising adult women: A cross sectional study in London, United Kingdom. International Journal of Environmental Research and Public Health. 6, 1443- 1455. Doi: 10.3390/ijerph6041443 Archer, E. & Blair, S. N. (2012). Physical activity, exercise and non-communicable diseases. Research in Exercise Epidemiology, 14(1), 1-18. Retrieved from http://jaee.umin.jp/REE/J/14_1_1.pdf
  51. 51. 43 Bajs, M. M., Andric, A., Benjak, T. & Vuletic, G. (2012). Five-year cumulative incidence of physical inactivity in adult Croatian population: The Crohort study. Collegium Antropologicum, 36(Suppl 1), 89-93. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=Five-year cumulative incidence of physical inactivity in adult Croatian population: The CroHort study Banks, E., Lim, L., Seubsman, S. A., Bain, C., & Sleigh, A. (2011). Relationship of obesity to physical activity, domestic activities, and sedentary behaviors: Cross- sectional findings from a national cohort of over 70,000 Thai adults. BMC Public Health, 11(762). Retrieved from http://www.biomedcentral.com/1471- 2458/11/762 Bauman, A., Bull, F., Chey, T., Craig, C. L., Ainsworth, B. E., Sallis, J. F., Bowles, H. R., Hagstromer, M., Sjostrom , M., Pratt, M. & The IPS Group. (2009). The international prevalence study on physical activity: Results from 20 countries. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, 6(21). Doi: 10.1186/1479-5868-6-21 Bautista, L., Reigninger, B., Gay, J. L., Barroso, C. S. & McCormick, J. B. (2011). Perceived barriers to exercise in Hispanic adults by level of activity. Journal of Physical Activity and Health, 8(7), 916-925. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3174095/pdf/nihms-321552.pdf Behavioral Risk Factor Surveillance System. ( n. d.) About the Behavioral Risk Factor Surveillance System (BRFSS). Retrieved from http//:www.cdc.gov/brfss/about/abot_brfss.htm
  52. 52. 44 Bolen, J., Hootman, J., Helmick, C. G., Murphy, L., Langmaid, G. & Caspersen, C. J. (2008). Arthritis as a potential barrier to physical activity among adults with diabetes-United States, 2005 and 2007. Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR), 57(18), 486-489. Retrieved from http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm5718a3.htm Burr, J., Shephard, R., Cornish, S., Vatanparast, H. & Chilibeck, P. (2012). Arthritis, osteoporosis, and low back pain. Canadian Family Physician. 58(1), 59-62. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3264014/pdf/0580059.pdf Centers for Disease Control and Prevention (2009). Chronic diseases and health promotion. Retrieved from http://www.cdc.gov/chronicdisease/overview/index.htm CDC- Centers for Disease Control and Prevention. (2011). How much physical activity do adults need? Retrieved from http://www.cdc.gov/physicalactivity/everyone/guidelines/adults.html CDC- Centros Para el Control y Prevención de Enfermedades (2011). Artritis: Vistazo al artritis. Recuperado de http://www.cdc.gov/arthritis/espanol/aag.htm CDC- Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (2010). Controle su diabetes. Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos de América. Recuperado de http://www.cdc.gov/diabetes/pubs/pdf/controle.pdf
  53. 53. 45 CDC, Office of Surveillance, Epidemiology, & Laboratory Services. (s. f.) Prevalence and trends data: 2011 Puerto Rico overweight and obesity (BMI). Retrieved from http://apps.nccd.cdc.gov/brfss/display.asp?cat=OB&yr=2011&qkey=8261&state= PR CDC, Office of Surveillance, Epidemiology, & Laboratory Services. (s. f.) Prevalence and trends data: 2011 Puerto Rico physical activity. Retrieved from http://apps.nccd.cdc.gov/brfss/display.asp?cat=PA&yr=2011&qkey=8271&state= PR Cerin, E., Leslie, E., Sugiyama, T. & Owen, N. (2010). Perceived barriers to leisure-time physical activity in adults: An ecological perspective. Journal of Physical Activity and Health, 7(4), 451-459. Retrieved from www.ncbi.nim.nih.gov/pubmed/20683086 Chen, L., Stevinson, C., Ku, P., Chang, Y. & Chu, D. (2012). Relationships of leisure- time and non-leisure-time physical activity with depressive symptoms: a population-based study of Taiwanese older adults. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, 9(28). Doi:10.1186/1479-5868-9-28 Chilibeck, P., Vatanparast, H., Cornish, S. M., Abeysekara, S. & Charlesworth, S. (2011). Evidence-based risk assessment and recommendations for physical activity: Arthritis, osteoporosis, and low back pain. Apply Physiology, Nutrition and Metabolism. 36(1), S49-79. Doi: 10.1139/H11-037 Chung Yul, L., Young Hwang, S., & Ok Kyung, H. (2007) Factors associated with physical inactivity among Korean men and women. American Journal of Health Behavior, 31(5), 484-494.
  54. 54. 46 Croson, R. & Gneezy, U. (2009). Gender differences in preferences. Journal of Economic Literature, 47(2), 448-474. Doi: 10.1257/jel.47.2.448 Cruz, S. Y., Fabián, C., Pagán, I., Ríos, J. L., González, A. M., Betancourt, J., González, M., Rivera-Soto, W. T., & Palacios, C. (2013). Physical activity and its association with socio-demographic characteristics, dietary patterns, and perceived academic stress in students attending college in Puerto Rico. Puerto Rico Health Sciences Journal, 32(1), 44-50. Dávila, N. (2010). Physical activity in Puerto Rican adults with type 2 diabetes mellitus. (Tesis doctoral). The University of Arizona Graduate College, Tucson, Arizona. Departamento del Trabajo y Recursos Humanos de Puerto Rico. (2013). Empleo y desempleo Puerto Rico. Recuperado de http://www.trabajo.pr.gov/pdf/Estadisticas/2013/GT/gt5.pdf Diccionario de la lengua española Plus (2001). Barcelona, España: Editorial Norma. Epstein, J. F., Sugerman, S. B., Mitchell, P. & Induni, M. (2008). Prevalence of fruit and vegetable consumption and physical activity by gender and race/ethnicity- California, 2005-2006. Californian Journal of Health Promotion, 6(2), 61-72. Retrieved from http://www.surveyresearchgroup.org/download/publications/behavioral/BRFS%2 0Publication%202008.pdf Ferreira, M. T., Matsudo, S. M. M., Riveiro, M. CSA & Ramos, L. R. (2010) Health- Related factors correlate with behavior trends in physical activity level in old age: Longitudinal results from a population in São Paulo, Brazil. BMC Public Health, 10(690), Retrieved from http://www.biomedcentral.com/1471-2458/10/690
  55. 55. 47 Fox, A. M., Mann, D. M., Ramos, M. A., Kleinman, L. C., & Horowitz, C. R. (2012). Barriers to physical activity in East Harlem, New York. Journal of Obesity. (2012). Doi: 10.1155/2012/719140 Gallegos-Gallegos, M. & Palacios-Ortiz, N. (2008). Ocio en ancianos de una localidad suburbana de Tabasco. Horizonte Sanitario, 7(2), 19-27. Recuperado de http://www.publicaciones.ujat.mx/publicaciones/horizonte_sanitario/ediciones/20 08_mayo_agosto/04 art tiempo libre.pdf Garcia-Aymerich, J., Varraso, R., Anto, J. M. & Camargo, C. A. (2009). Prospective study of physical activity and risk of asthma exacerbations in older women. American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, 179, 999-1003. Doi: 10.1164/rccm.200812-1929OC Giardina, E. V., Laudano , M., Hurstak, E., Saroff, A., Fleck, E., Sciacca, E., Boden- Albala, B. & Cassetta, L. (2009). Physical activity participation among Caribbean Hispanic women living in New York: Relation to education, income, and age. Journal of Women, 18(2), 187-193. Doi: 10.1089/jwh.2008.0946 Haenle, M. M., Brockmann, S. O., Kron, M., Bertling, U., Mason, R. A., Steinbach, G., Boehm, B. O., Koeing, W., Kern, P., Piechotowski, I., Kratzer, W. & EMIL- Study group. (2006). Overweight, physical activity, tobacco and alcohol consumption in a cross-sectional random sample of German adults. BMC Public Health, 6(233). doi: 10.1186/1471-2458-6-233 Hallal, P. C., Andersen, L. B., Bull, F. C., Guthold, R., Haskell, W. & Ekelund, U. (2012). Global physical activity levels: Surveillance progress, pitfalls, and prospects. The Lancet, 380(9838), 247-257. doi: 10.1016/S0140-6736(12)60646-1
  56. 56. 48 Hallal, P. C., Victoria, C. G., Wells, J. C. & Lima, R. C. (2003). Physical inactivity: Prevalence and associated variables in Brazilian adults. Medicine & Science in Sports & Exercise, 35(11), 1894-1900. Doi: 10.1249/01.MSS.0000093615.33.774.0E Haskell, W. L., Blair, S. N. & Hill, J. O. (2009). Physical activity: Health outcomes and importance for public health policy. Preventive Medicine, 49(2009), 280-282. Doi: 10.1016/j.ypmed.2009.05.002 Healthy People 2020 (2012). Topics & objectives: Physical activity. Retrieved from http://www.healthypeople.gov/2020/topicsobjectives2020/overview.aspx?topicid =33 Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C. & Baptista Lucio, P. (2006). Metodología de la investigación. México: McGraw-Hill. Hootman, J. M., Murphy, L. B., Helmick, C. G. & Barbour, K. E. (2011). Arthritis as a potential barrier to physical activity among adults with obesity- United States, 2007 and 2009. Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR), 60(19), 614- 618. Retrieved from http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm6019a4.htm?s_cid=mm6019a 4_w Hume, C., Dunstan, D., Salmon, J., Healy, G., Andrianopoulos, N. & Owen, N. (2010). Are barriers to physical activity similar for adults with and without abnormal glucose metabolism? The Diabetes Educator, 36(3), 495-502. doi: 10.1177/0145721710368326
  57. 57. 49 Ibrahim, S., Karim, N. A., Oon, N. L., & Wan Ngah, W. Z. (2013). Perceived physical activity barriers related to body weight status and sociodemographic factors. BMC Public Health, 13(275). Retrieved from http://www.biomedcentral.com/1471- 2458/13/275 Im, E., Lee, B., Hwang, H., Yoo, K. H., Chee, W., Stuifbergen, A., Walker, L., Brown, A., McPeek, C., Miro, M., & Chee E. (2010) “ A waste of time”: Hispanic women’s attitude toward physical activity. Women Health, 50(6), 563-579. Doi: 10.1080/03630242.2010.510387. Instituto de Estadísticas de Puerto Rico. (2010). Tendencias en la salud: PRBRFSS. Recuperado de http://www.estadisticas.gobierno.pr/iepr/Publicaciones/Proyectosespeciales/Tende nciasenlaSaludPRBRFSS/PRBRFSS.aspx Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (2010). Nuevas estadísticas de mortalidad, 2000- 08. San Juan, Puerto Rico. Recuperado de www.estadisticas.gobierno.pr. Ishii, K., Inoue, S., Ohya, Y., Odagiri, Y., Takamiya, T., Suijo, K., Owen, N., & Shimomitsu, T. (2009). Sociodemographic variation in the perception of barriers to exercise among Japanese Adults. Journal of Epidemiology, 19 (4), 161-168. Doi: 10.2188/jea.JE20080094 Kanis, J. A., Melton, J., Christiansen, C., Johnston, C. C. & Khaltaev, N. (1994). The diagnosis of osteoporosis. Journal of Bone and Mineral Research, 9(8), 1137- 1141. Doi: 10.1002/jbmr.5650090802 Kauffman, A. S. (2010). Coming of age in the kisspeptin era: Sex differences, development, and puberty. Molecular and Cellular Endocrinology, 324(1-2), 51- 63. Doi: 10.1016/j.mce.2010.01.017
  58. 58. 50 Kohld, H. W., Craig, C. L., Lambert, E. V., Inoue, S., Alkandari, J. R., Leetongin, G. & Kahlmeier, S. (2012). The pandemic of physical inactivity: Global action for public health. The Lancet, 380(9838), 294-305. Doi: 10.1016/S0140- 6736(12)60898-8 Kruk, J. (2009). Physical activity and health. Asian Pacific Journal of Cancer Prevention, 10, 721-728. Retrieved from http://www.apocp.org/cancer_download/Volume10_No5/721 b Kruk .pdf Kung, H. C., Hoyert, D. L., Xu, J. & Murphy, S. L. (2008). Deaths: Final data for 2005. National Vital Statistics Report, 56(10), DHHS Publication No. (PHS) 2008– 1120. Lee, I. M., Shiroma , E. J., Lobelo, F., Puska, P., Blair, S. N. & Katzmarzyk, P. T. (2012). Effect of physical inactivity on major non-communicable diseases worldwide: An analysis of burden of disease and life expectancy. The Lancet, 380(9838), 219- 229. Doi: 10.1016/S0140-6736(12)61031-9 Ley de Derechos Civiles de 1964. Título II. San Juan, Puerto Rico: Lexjuris.com Liangpunsakul, S., Crabb, D. W., & Qi, R. (2010). Relationship between alcohol intake, body fat, and physical activity- a population-based study. Ann Epidemiol, 20 (9), 670-675. Doi: 10.1016/j.annepidem.2010.05.014 Linetzky, B., De Maio, F., Ferrante, D., Konfino, J. & Boissonet, C. (2012). Sex- stratified socio-economic gradients in physical inactivity, obesity, and diabetes: Evidence of short-term changes in Argentina. International Journal of Public Health, Doi: 10.1007/s00038-012-0371-z
  59. 59. 51 Mabry, R. M., Winkler, E. A., Reeves, M. M., Eakin, E. G. & Owen, N. (2012). Correlates of Omani adults’ physical inactivity and sitting time. Public Health Nutrition, (25), 1-8. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=Correlates of Omani adults'physical inactivity and sitting time McCarthy, M. M., Arnold, A. P., Ball, G. F., Blaustein, J. D. & De Vries, G. J. (2012). Sex differences in the brain: The not so inconvenient truth. Journal of Neuroscience, 32(7), 2241-2247. Doi: 10.1523/JNEUROSCI.5372-11.2012 Mäkinen, T., Kestiliä, L., Borodulin, K., Martelin, T., Rahkonen, O., Leino-Arjanas, P. & Prättälä, R. (2010). Occupational class differences in leisure-time physical inactivity-contribution of past and current physical workload and other working conditions. Scandinavian Journal of Work, Environment & Health, 36(1), 62-70. Doi: 10.5271/sjweh.2879 Martins, T. G., Altenburg de Assis, M. A., Nahas, M. V., Gauche, H. & Moura, E. C. (2009). Leisure-time physical inactivity in adults and factors associated. Revista de Saúde Pública, 43(5). Retrieved from http://www.scielo.br/pdf/rsp/v43n5/en_553.pdf Moschny, A., Platen, P., KlaaBen-Mielke, R., Tompisch, U. & Hinrichs, T. (2011). Barriers to physical activity in older adults in Germany: A cross-sectional study. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, 8(121). Doi: 10.1186/1479-5868-8-121.
  60. 60. 52 Mukamal, K. J., Ding, E. L., & Djoussé, L. (2006) Alcohol consumption, physical activity, and chronic disease risk factors: A population-based cross-sectional survey. BMC Public Health, 6(118). Doi: 10.1186/1471-2458-6-118 Neighbors, C., Marquez, D. & Marcus, B. (2008). Leisure-time physical activity disparities among Hispanic subgroups in the United States. American Journal of Public Health. 98(8), 1460-1464. Doi: 10.2105/AJPH.2006.096982 Ng, N., Hakimi, M., Minh, H. V., Juvekar, S., Razzaque, A., Ashraf, A., Ahmed, S. M., & Kanungsukkasem, U. (2009). Prevalence of physical inactivity in nine rural INDEPTH Health and Demographic Surveillance Systems in five Asian countries. Global Health Action Supplement, 1, 44-54. doi: 10.3402/gha.v2i0.1985 Nielsen, D., Huniche, L., Brixen, K., Sahota, O. & Masud, T. (2012). Handling knowledge on osteoporosis – a qualitative study. Scandinavian Journal of Caring Sciences, Doi: 10.1111/j.1471-6712.2012.01055. OMS- Organización Mundial de la Salud (s. f.). Inactividad física: Un problema de salud pública mundial. Recuperado de http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_inactivity/es/index.html OMS- Organización Mundial de la Salud. (2010). Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud (ISBN 978 92 4 359997 7). Recuperado de http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789243599977_spa.pdf Organización Mundial de la Salud (2011). 10 datos sobre las enfermedades no transmisibles. Recuperado de http://www.who.int/features/factfiles/noncommunicable_diseases/es/index.html
  61. 61. 53 OMS- Organización Mundial de la Salud (2012). Enfermedades respiratorias crónicas: Asma. Recuperado de http://www.who.int/respiratory/asthma/es/index.html Ortiz-Hernández, L. & Ramos-Ibañés, N. (2010). Sociodemographic factors associated with physical activity in Mexican adults. Public Health Nutrition, 13(7), 1131- 1138. Doi: 10.1017/S1368980010000261 Owen, N., Healy, G. N., Matthews, C. E. & Dunstan, D. W. (2010). Too much sitting: The population health science of sedentary behavior. Exercise and Sport Sciences Reviews, 38(3), 105-113. Retrieved from http://longevity.stanford.edu/sitting/docs/Owen et al 2010 ESSR - too much sitting.pdf Pan, S. Y., Cameron, C., DesMeules, M., Morrison, H., Craig, C. L., & Jiang, X. H. (2009) Individual, social, environmental, and physical environmental correlates with physical activity among Canadians: A cross-sectional study. BMC Public Health, 9(21). Doi:10.1186/1471-2458-9-21 Pedersen, B. K. & Saltin, B. (2006). Evidence for prescribing exercise as therapy in chronic disease. Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports, 16(1), 3-63. Doi: 10.1111/j.1600-0838.2006.00520.x Perry, C. K., Saelens, B. E. & Thopmson, B. (2011). Rural Latino youth park use: Characteristics, park amenities, and physical activity. Journal of Community Health, 36(3), 389-397. Doi: 10.1007/s10900-010-9320-z
  62. 62. 54 Rech, C. R., Reis, R. S., Hino, A. F., Rodríguez-Añez, C. R., Fermino, R. C., Gonçalves, P. B. & Hallal, P. C. (2012). Neighborhood safety and physical inactivity in adults from Curitiba, Brazil. Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, (9), 72. Doi: 10.1186/1479-5868-9-72 Reis, H. F., Teixeira, A. M., Carvalho, E., Oliveira, F. G., Tapioca, L., Lemos, L. C., Silva, M. & Dáttoli, R. (2009). Prevalencia y variables asociadas a la inactividad física en individuos de alto y bajo nivel socioeconómico. Arquivos Brasileiros de Cardiologia, 92(3), 197-202. Recuperado de http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0066- 782X2009000300007&lng=en&nrm=iso&tlng=en Sá Silva, S. P., Sande-Prereira, G. & Salles-Costa, R. (2011). Socio-demographic factors and leisure-time physical activity among men and women of Duque de Caxias / RJ. Ciencia y Súde Colectiva, 16(11), 4491-4501. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22124830 Samir, N., Mahmud, S. & Khuwaja, A. K. (2011). Prevalence of physical inactivity and barriers to physical activity among obese attendants at a community health-care center in Karachi, Pakistan. BMC Reaserch Notes, 4(174), Doi: 10.1186/1756- 0500-4-174 Serón, P., Muñoz, S. & Lanas, F. (2010). Nivel de actividad física medida a través del cuestionario internacional de actividad física en población chilena. Revista Médica de Chile, 138(10), 1232-1239. Doi: 10.4067/S0034-98872010001100004
  63. 63. 55 Singapuri, A., Singh, S. J., Hargadon, B., Shelley, M., Desai, D., Carter, R., Brightling, C. E., Pavord, I. D., Bradding, P., Wardlaw, A. J. & Green R. H. (2010). Self- reported physical activity levels and attitudes towards a structured exercise program in adults with difficult asthma. Thorax, 65(Suppl 4). Doi: 10.1136/thx.2010.150961.17 Shapo, L., Pomerleau, J. & McKee, M. (2004). Physical inactivity in a country in transition: A population-based survey in Tirana city, Albania. Scandinavian Journal of Public Health, 32, 60-67. Doi: 10.1080/14034940310011801 Shibata, A., Oka, K., Harada, K., Nakamura, Y., & Muraoka, I. (2009) Psychological, social, and environmental factors to meeting physical activity recommendations among Japanese adults. International Journal of Behavioral, Nutrition, and Physical Activity, 6(60). Doi, 10.1186/1479-5868-6-60 Terzian, M. & Moore, K. A. (2009). Physical inactivity in U.S. adolescents: Family, neighborhood, and individual factors. Child Trends Research Brief, (28), 1-6. Retrieved from http://www.childtrends.org/Files/Child_Trends- 2009_05_01_RB_PhysicalInactivity.pdf Torres Cintrón, M. (2006) Relación entre la actividad física y el índice de riesgo de cáncer colorectal en la población de 40-75 años en el municipio Barranquitas, Puerto Rico. (Tesis de maestría no publicada). Universidad de Puerto Rico, Recinto de Ciencias Médicas. Trinh, O. T., Nguyen, N. D., Dibley, M. J., Phongsavan, P. & Bauman, A. E. (2008). The prevalence and correlates of physical inactivity among adults in Ho Chi Minh City. BMC Public Health, 8(204). Doi: 10.1186/1471-2458-8-204

×