Instituto Universitario Politécnico
“Santiago Mariño”
Ext. Porlamar
Historia de la Arquitectura IV
Br. Milagros Rosas
C.I ...
Latinoamérica, Contexto Social y la presencia del Regionalismo Europeo.
En arquitectura, el regionalismo es una corriente ...
cambio de la admiración que se tenía por la región al desinterés por considerarla incapaz de
diseñar sus propias ciudades....
separadas en espacios distintos. Cada función urbana diferente debe corresponder un
espacio distinto. De los nuevos postul...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Trabajo de investigacion 2

186 visualizaciones

Publicado el

MODERNISMO, ARQUITECTURA, LATINOAMERICA

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
186
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Trabajo de investigacion 2

  1. 1. Instituto Universitario Politécnico “Santiago Mariño” Ext. Porlamar Historia de la Arquitectura IV Br. Milagros Rosas C.I 22.996.315 Octubre, 2015
  2. 2. Latinoamérica, Contexto Social y la presencia del Regionalismo Europeo. En arquitectura, el regionalismo es una corriente cercana al eclecticismo que glosa y sintetiza algunos aspectos de las distintas arquitecturas regionales de España o de otros países. Algunos de los regionalismos existentes son el regionalismo español, el regionalismo latinoamericano y el regionalismo europeo. El regionalismo instalado por la comunidad europea es un contrapeso político hacia el poderío económico y social estadounidense, en el caso de Latinoamérica, representa la unificación y fortalecimiento regional en una intención de liberación frente al aparato económico, social y militar norteamericano, como al todavía residual colonialismo europeo. Arquitectura Ecléctica e Historicista en Latinoamérica. Hoy es poca la arquitectura hecha en América Latina que pueda competir a nivel mundial. Desarraigada por los efectos de la globalización, la arquitectura latinoamericana se apoya en normas de un diseño homogeneizado que está fuera de contexto y en perjuicio de su propio valor cultural. Ante esta realidad, hemos de recordar que hubo un período, ya olvidado por muchos, en que América Latina ocupaba una posición de liderazgo mundial en términos de la arquitectura moderna, 1 a la vez que expresaba de forma original su sentir regional. Este fue un breve período enmarcado entre 1930 y 1960 donde varios países del continente produjeron una arquitectura altamente innovadora, por lo que al resto del mundo solo le quedó ser un espectador ante ella. La arquitectura moderna latinoamericana fue reconocida internacional a través de exhibiciones (Feria Mundial de 1939 en Nueva York, y MoMA2) y publicaciones (Violich, 1944; Myers, 1952; Hitchcock, 1955; Mindlin, 1956, etc.) que la pusieron a la cabeza en el diseño de ciudades universitarias y la construcción masiva de viviendas públicas, pero en especial por su inventiva y la forma de combinar lo moderno con los rasgos locales. Lamentablemente, la realización de Brasilia (1960) le puso fin a este período, dándose un
  3. 3. cambio de la admiración que se tenía por la región al desinterés por considerarla incapaz de diseñar sus propias ciudades. Art Deco en Latinoamérica El Art decó fue un movimiento de diseño popular a partir de 1920 hasta 1939 (cuya influencia se extiende hasta la década de 1950 en algunos países), afectando a las artes decorativas tales como arquitectura, diseño interior, y diseño gráfico e industrial, también a las artes visuales tales como la moda, pintura, grabado, escultura, y cinematografía. En países coloniales o periféricos tales como India, Nueva Zelanda, Cuba, Colombia, Argentina, México, Ecuador y las Filipinas, se convirtió en una puerta de entrada al Modernismo y continuó siendo utilizado bien hasta los años 1950. En América Latina se pueden encontrar durante este periodo varios exponentes del art decó como José Fioravanti en Argentina. Un resurgimiento del interés en el Decó vino desde exploraciones del diseño gráfico en los años 1980. Su asociación con el "film noir" en cinematografía y el encanto del glamour de los años 1930 propició su reempleo a finales de la década de 1980 en piezas publicitarias para joyería y el mundo de la moda y en la decoración de hoteles como el Hotel Fairmont de la Ciudad de México. Impacto urbano (PROCESO DE URBANIZACION EN AMERICA LATINA) en Latinoamérica con la llegada del Movimiento Moderno. El movimiento moderno supuso una ruptura con la arquitectura clásica creando un nuevo lenguaje arquitectónico. Posiblemente, el funcionalismo, donde la forma queda al servicio de la función, fue el eje del movimiento moderno. El movimiento moderno no actúa como otros estilos o corrientes arquitectónicas, ya que no ofrece soluciones pensadas a priori, sino indicaciones en cuanto a la metodología para la búsqueda de soluciones siempre distintas, consistiendo fundamentalmente en realizar valoraciones de grado. El movimiento moderno va a suponer el nacimiento de una nueva forma de hacer arquitectura. Además supone un concepto que abarca más que el racionalismo o el estilo internacional, quedando ambos bajo el común denominador del movimiento moderno. Con la llegada del movimiento moderno se opuso la ciudad tradicional, caracterizada por la mezcla e indiferenciación de usos urbanos, y la ciudad moderna, racional y funcional que se rige por un principio fundamental: la zonificación. Concepto central del urbanismo moderno e idea clave de la planificación urbana actual. Frente a la mezcla de usos de la ciudad tradicional, con todos los problemas de salubridad, higiene, densificación, etc. que plantea el desarrollo, la división del trabajo a escala general en el proceso de industrialización, cuando fábricas y viviendas comparten el mismo espacio, el urbanismo moderno plantea que hay que construir ciudades en que los diferentes usos, las diferentes funciones urbanas, estén
  4. 4. separadas en espacios distintos. Cada función urbana diferente debe corresponder un espacio distinto. De los nuevos postulados surge “un método racional” para las ciudades; se propuso una ciudad funcional, donde existiera una clara zonificación y el emplazamiento consecuentemente racionalizado en ella de las cuatro funciones colectivas. Europa y América, Cambios de la Arquitectura Moderna a partir de la II Guerra Mundial. A partir del final de la segunda guerra mundial se presentan a los arquitectos tareas de la máxima envergadura: la reconstrucción de las ciudades europeas destruidas, la creación de centros culturales y comerciales en las grandes urbes norteamericanas, la fundación de nuevas capitales en Asia (Chandigard) y en Suramérica (Brasilia). La técnica de grandes conjuntos sucedió a la edificación aislada de los años de entreguerras. Este cambio se manifiesta claramente en la interacción que comienza a darse entre la arquitectura tradicional de edificios y la arquitectura de comunicaciones (puentes, autopistas, aeropuertos), con lo que el arquitecto pasa a actuar en la planificación del paisaje y el espacio. Se ponen a revisión los principios desarrollados por la arquitectura de los años veinte y treinta. En el transcurso de este proceso el funcionalismo que se atribuía al ángulo recto experimenta un considerable retroceso. La reflexión creadora se vuelve cada vez más hacia una nueva interpretación de la arquitectura orgánica. Con ello esta tendencia de la arquitectura parece haber alcanzado su punto culminante. Venezuela, Contexto Social, Político y Económico: Dictadura Andina. Explotación Petrolera Consideraciones de orden técnico y práctico, como son la producción en serie y el crecimiento demográfico, aconsejan que siga utilizándose la edificación celular, resuelta según el sistema riguroso de verticales y horizontales, en aquellos lugares donde hayan de alojarse grandes concentraciones humanas, esto es, edificios de oficinas y edificios de viviendas. Como ventajas de este procedimiento se señala un mayor número de zonas verdes y de espacio para el tráfico. La arquitectura moderna se vuelve incapaz de trasmitir significados y valores simbólicos, los criterios de funcionalidad han ido evolucionando y, especialmente a partir de los años '60, también los valores simbólicos, culturales e históricos han pasado a tener un papel relevante, por encima de los valores funcionales primarios. Se intentará afrontar un problema que ya se había detectado a partir de 1945 y que va relacionado con esta ausencia de comunicación: la mayoría de la gente no ha aceptado las formas y planteamientos de la arquitectura del Movimiento Moderno. La arquitectura moderna no solo ha perdido su capacidad comunicativa y connotativa sino que no ha aportado la idea de confort, seguridad y forma convencional que el público desea. La arquitectura ha de asumir su dimensión pública y utilizar la metáfora, el símbolo y la historia para conectar con la gente.

×