CURA Y MONJA
Cierta vez, un cura y una monja regresaban de una aldea hacia el
convento.
Al caer la noche, vieron una cabaña en medio de...
El padre medio dormido:
- Sí, sí.... Ahhhh, hermana, diga ¿qué quiere?
- Es que... tengo frío. ¿Puede traerme una manta?
-...
Otra hora pasó, y una vez más, la hermana llamó al padre:
- Padre... ¿Sigue despierto?
- Sí hermana... ¿Qué necesita ahora...
 - ¡¡ENTONCES, DEJA DE 
JODER DE UNA PUTA VEZ Y 
TE LEVANTAS TÚ A BUSCAR 
LA MANTA DE LOS 
COJONES!!
NOTA: SI PENSASTE QUE ESTA 
HISTORIA IBA A TENER UN FINAL
ERÓTICO-SEXUAL... 
¡¡REZA CIEN AVEMARÍAS Y 
DOSCIENTOS PADRENUES...

Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cura y monja

522 visualizaciones

Publicado el

Muy bueno

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
522
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
38
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cura y monja

  1. 1. CURA Y MONJA
  2. 2. Cierta vez, un cura y una monja regresaban de una aldea hacia el convento. Al caer la noche, vieron una cabaña en medio del camino y decidieron entrar para pernoctar y proseguir el viaje al siguiente día. Al entrar a la cabaña, vieron que había una cama, apenas de pareja, y varias mantas en un armario. El padre y la monja entraron y después de algunos segundos de silencio, el padre dice: - Hermana, usted puede dormir en la cama y yo duermo en el suelo. Y así hicieron. Mientras tanto, en medio de la noche la hermana despertó al padre: - Padre... ¿Está despierto?
  3. 3. El padre medio dormido: - Sí, sí.... Ahhhh, hermana, diga ¿qué quiere? - Es que... tengo frío. ¿Puede traerme una manta? - Sí hermana, como no. El padre se levantó, fue a buscar una manta al armario y tapó con ella a la hermana con mucha ternura. Una hora después, la hermana despierta al padre nuevamente: - Padre... ¿Todavía está despierto? - ¿Qué pasa hermana? ¿Qué le sucede ahora? - Es que aún tengo frío. Puede darme otra manta? - Claro que sí hermana. Una vez más el padre se levantó lleno de amor y buena voluntad para atender el pedido de la hermana.
  4. 4. Otra hora pasó, y una vez más, la hermana llamó al padre: - Padre... ¿Sigue despierto? - Sí hermana... ¿Qué necesita ahora? - Es que no puedo dormir. Sigo con mucho frío!!!! Finalmente, entendiendo las intenciones de la hermana, el cura le dice: - Hermana, estamos aquí los dos solos, ¿cierto? - Cierto, contesta la monjita. - Lo que ocurre aquí, y lo que deba de ocurrir, sólo nosotros dos lo sabremos y nadie mas, ¿cierto? - Cierto. - Entonces le hago una sugerencia... ¿Qué tal si fingimos ser marido y mujer...? La hermana entonces se llenó de alegría y exclamó: - !!!!SÍ, sí!!!! Eso, eso!!!! En ese momento el cura cambia el tono de su voz y le grita:
  5. 5.  - ¡¡ENTONCES, DEJA DE  JODER DE UNA PUTA VEZ Y  TE LEVANTAS TÚ A BUSCAR  LA MANTA DE LOS  COJONES!!
  6. 6. NOTA: SI PENSASTE QUE ESTA  HISTORIA IBA A TENER UN FINAL ERÓTICO-SEXUAL...  ¡¡REZA CIEN AVEMARÍAS Y  DOSCIENTOS PADRENUESTROS  POR TUS MALOS PENSAMIENTOS
  7. 7.

×