Lover At Last

DEDICADO A:
VOSOTROS DOS...
A RIESGO DE INAPROPIADA LEVEDAD.
YA ERA HORA...
Y NADIE SE LO MERECE MÁS QUE
VO...
Lover At Last

PRELUDIO

Qhuinn, hijo de Lohstrong, entró en casa de su familia a través de la puerta
principal. En el ins...
Lover At Last
Ah, sí, su madre en una dieta permanente infligida a la siguiente generación:
las hembras de la Glymera debí...
Lover At Last
Bueno, esto era ridículo. No podía seguir de pie aquí como un objeto
inanimado.

Pasando la pared lateral, s...
Lover At Last
arte y las antigüedades y no se acercaría a lo mucho que el problema real cabreaba
a sus padres.

Era sus oj...
Lover At Last
Diablos, la destinataria de su esperma ya había sido preparada. Él iba a
emparejarse con ella tan pronto atr...
Lover At Last
Bien, eso explicaba las vacaciones. Había asumido que su padre finalmente
se había ablandado y cedido a la p...
Lover At Last
La madre de Qhuinn empezó a llorar y darse toquecitos bajo los ojos.

—Esto es para ti, mi amado hijo.

La c...
Lover At Last
Por supuesto que lo hacían.

En ese momento, su padre apartó la vista, como si esperase que el
movimiento de...
Lover At Last
utilizase las de los sirvientes, pero eso significaría atravesar todo el amor que
había allí.

Su habitación...
Lover At Last
Estaba restregándose la cara con las palmas de las manos cuando su
teléfono sonó. Sacándolo de su chaqueta d...
Lover At Last
El sello con el blasón familiar en él. El símbolo que todos los machos de buen
linaje

llevaban

para

atest...
Lover At Last
—Estoy aquí para ti. Y estoy tan malditamente apenado... Estoy aquí para ti...
Simplemente no hagas nada est...
Lover At Last
—Voy para allá ahora mismo. —Mucha agitación de fondo, como si Blay se
estuviese poniendo algunas ropas—. ¡Q...
Lover At Last
—Eres un chico blanco, ¿sabes eso? —puntualizó Jonsey.

— ¿Quéeeeeeeeee has dicho?

Está bien, hacía tres añ...
Lover At Last

Oh, y luego estaba el barrio Richie Rich donde estaban. Por todo lo que
sabía, había una ordenanza fuera de...
Lover At Last
ciudad, por lo que era solo algún muerto de hambre intentando hacer ver que tenía
una polla.

El hombre-Vain...
Lover At Last
—No tengo problema para matarte justo aquí. Lo he hecho antes. Lo haré
otra vez. Ahora, recoge tu mierda y h...
Lover At Last

¿A menos que hubiese perdido polvos?

El hecho era que haber sido elegido por C-Rider, el hombre mismo, par...
Lover At Last

El Hummer tintado había frenado justo delante de la parada del autobús y
mientras la ventanilla era bajada,...
Lover At Last
Jonsey empezó a sonreír.

— ¡Jodidamente sí, hijo de puta! ¡Tú, puto loco, jodido copo de nieve
zumbado...!
...
Lover At Last
Buen punto.

Mientras John volvía a pensar que comida para llevar elegir, Qhuinn volvió a
revisar la tienda....
Lover At Last
Sacudiendo la cabeza, alargó la mano al azar. Cuando el brazo volvió a él,
había enganchado algo de nata y c...
Lover At Last
enemigos. Demasiado tiempo de inactividad en esos detalles suburbanos, y eso
significaba demasiado para pens...
Lover At Last

Sí, fácil de utilizar era el nombre del juego ahora... así que una noche a la
semana, cada uno de los equip...
Lover At Last

Biberones para bebés. Leche en polvo para bebés. Baberos y toallitas
húmedas y bastoncillos Q-tips para beb...
Lover At Last
Cuando el tío empezó a discutir, articulando las palabras porque sus manos
estaban llenas, Qhuinn cogió el M...
Lover At Last
—Oh... sí. Oye, tienes un tatuaje en la cara. —El señor Observador se movía
lentamente, como si los códigos ...
Lover At Last
— ¿Qué pasa con el cambio? —gritó el hombre.

—Soy sordo, también. No puedo oírte.

—Me lo guardaré entonces...
Lover At Last
exprimido, su carne necesitando solo un poco más de oxigeno del que sus pulmones
podían proveer.

Así que, n...
Lover At Last
y mujeres? ¿Piercings? ¿Tatuajes en varios sitios? Y este tío, no aprobaba fumar.
Como si fuera un vil hábit...
Lover At Last
Uno llegaba a pensar en si el tío sabía que los esmóquines podían ser
comprados, no solo alquilados.

Si Sax...
Lover At Last
Saxton se giró y dejó ver un espectacular trasero cuando fue hacia el
armario. Técnicamente, se supone que é...
Lover At Last
Qhuinn, por otro lado, nunca había sido capaz de guardar un secreto. Desde
fiestas sorpresas a cotilleos y d...
Lover At Last
había pensado que ser rechazado por Qhuinn era malo?― viendo al tío tener un
niño con una mujer.

Dispara, e...
Lover At Last
―Quizás podríamos ir a algún lugar.

―Quizás podríamos.

La expresión tensa en esa encantadora cara fue rápi...
Lover At Last

**************************************************************

―Déjame que aclare esto.― V arrastró las pa...
Lover At Last

Chorradas. –Dejé las llaves dentro.

―Eso fue algo estúpido, hijo.

No. Jodida broma.― Así que ¿puedes ayud...
Lover At Last
Yendo a su cuenta de Hotmail y preguntándose cuanto tiempo esto iba a
tomar para conseguir que se olvide, tu...
Lover At Last
Bueno, llamarles estúpidos había sido exactamente el tipo de mira quién
habla que la noche le había devuelto...
Lover At Last

El impacto ensordecedor del todoterreno clavando una especie de objeto
sólido del tamaño de una casa aisló ...
Lover At Last
había tomado el control de las ruedas y del acelerador y no tenía intención alguna
de ir a ninguna jodida pa...
Lover At Last

Cuando salió de casa de sus padres, él había intentado dirigirse al Oeste,
donde había oído que había un cl...
Lover At Last
Metiendo su mano en el suelo nevado, Qhuinn empujó tan fuerte como podía,
pero no pudo moverse más de una o ...
Lover At Last

La primera regla de cualquier comerciante exitoso era que no la usara. Los
Adictos que financiaban su negoc...
Lover At Last

No importaba la cantidad de colonia que usaba, no podía deshacerse de él.

Y sí, perdió la posibilidad de t...
Lover At Last
profundamente, cortando el hueso más blando del templo, perforación la materia
gris en la marcha.

El Fore-l...
Lover At Last
―¿Qu-qu-qu-―

―Usted fue despedido, hijo de puta.―

La parte final del retiro forzado vino con otro movimien...
Lover At Last
Connors se acercó y cogió el teléfono celular del mierdecilla. La pantalla
estaba rota y había una especie d...
Lover At Last
Una corriente de aire frío se disparó en la habitación, y Connors se dio la
vuelta. El Omega había llegado d...
Lover At Last
Connors obligo a sus pies a no moverse. No había ningún lugar para correr,
nada para escapar, sólo tenía que...
Lover At Last

52

Capítulo 4
Traducido por Blay Rlhdn

La Elegida Layla había existido en su propio cuerpo sin ningún com...
Lover At Last
contusiones, ni conmoción cerebral, ni contracturas. Su cuerpo había sido, como
todas las cosas de la madre ...
Lover At Last
superficialmente, porque el aire pasando arriba y abajo por su garganta empeoraba
las ganas de vomitar.

Poc...
Lover At Last
Cerró los ojos y deseó poder hablar con alguien acerca de todo esto. Sin
embargo, muy pocos sabían de su con...
Lover At Last
Como una vaga sensación de tirantez se acomodó en su vientre, al igual que
su pelvis que se estaba retorcien...
Lover At Last
conciencia, sin lealtad, no había salvación para él, sin embargo, cuando ella lo había
mirado a los ojos, cu...
Lover At Last
Más adelante, Blaylock, hijo de Rocke, estalló en el pasillo de las estatuas,
las cejas hacia abajo apretado...
Lover At Last
Pero la suerte estaba echada. Y todos iban a vivir con las consecuencias.

*********************************...
Lover At Last
incluso si era sólo para sí mismo. Cuando Vishous le pidió su noche libre y le dijo
que estuviera equipado e...
Lover At Last
―Solos tu y yo, los chicos están todavía trabajando en las pruebas de
balística de la bala―.

El hermano apr...
Lover At Last
―Cálmate, hijo. Ya conoces las reglas. Ninguno de nosotros puede estar
solo, así que pon el culo en el asien...
Lover At Last
―Voy a conducir tan rápido como puedo, hijo.―

Blay asintió con la cabeza, con tal de no parecer tan grosero...
Lover At Last
no se quedaría en el sitio por mucho tiempo. A unos ocho por kilómetros más
adelante, se desviaron por una s...
Lover At Last
Blay se frotó la cara y apago su interruptor de pánico de su interior. Al
menos hasta que llegaron al otro d...
Lover At Last

―¿Está paralizado?― Exigió Blay, mirando a John.

―No que yo sepa―, respondió secamente Qhuinn.

Creo que é...
Lover At Last
Qhuinn se empujo liberándose de John y saltó poniéndose en pie. ―No
ninguno lo estamos―

En ese momento, el ...
Lover At Last
Como era típico en Qhuinn, el muy cabrón se soltó y se alejó en dirección a
la pila humeante de metal que an...
Lover At Last
Y el hecho de que le dolía más que cualquier otro tipo de conmoción cerebral
era algo que, como tantas otras...
Lover At Last
palmearon los paneles; cuatro cuerpos se apoyaron listos; cuatro pares de hombros
se pusieron rectos. Una so...
Lover At Last
El problema era que Blay sabía por experiencia propia lo que un orgasmo
hacía a ese hombre, aunque no porque...
Lover At Last
Esos ojos, ese par de azul y verde, estaban fijos en los de Blay y no se
movían.

Tal vez fue sólo como punt...
Lover At Last
Blay se inclinó y susurró, ―¿Qué?―

Antes de que hubiera algún tipo de respuesta, Tohr se acercó y abrió la
...
Lover At Last
Con una maldición, Blay resolvió el problema corriendo hacia el camión y
caminando junto a Tohr sosteniendo ...
Lover At Last

Capitulo 5

Traducido Por Vampi Mayb

A medida que

Qhuinn estaba en el fuerte viento contemplando a Blay

...
Lover At Last
Con el fin de parecer casual, Qhuinn se acercó a Tohr y fingió que él, como
el Hermano, estaba controlando e...
Lover At Last
don de la palabra y las cosas complicadas del centro de su pecho estaban haciendo
esa tendencia a mudo peor....
Lover At Last
En el tramo de silencio que siguió, la línea recta que iba del culo de Blay
hasta la base de su cráneo era e...
Lover At Last
Blay se metió en último cerró la puerta y bajo la ventanilla, colocando el
extremo encendido de su ataúd cla...
Lover At Last

―Sí. Yo lo estoy ―.

―No tienes nada de qué disculparte.― Blay apuñalo el cigarrillo en el
cenicero del sal...
Lover At Last
Blay simplemente lo miró fijamente durante un momento. ―¿Y por qué es
exactamente qué Crees que yo deseo sab...
Lover At Last

Qhuinn era vagamente consciente de que su pecho latía hacia arriba y hacia
abajo y que sus manos se habían ...
Lover At Last
********************************************

Sentado en el módulo de carga, Blay se centró en el extremo en...
Lover At Last

Gotas rojas de sangre marcando el camino de las huellas.

Las Manos de Qhuinn estaban sangrando desde el mo...
Lover At Last

Tomando una profunda calada, se abrió paso a través de la acumulación. El
camino había sido arado antes, pe...
Lover At Last
Por lo menos el tipo había frenado un poco. Y con un poco de suerte él
estaba tan enojado, que él no pondría...
Lover At Last
―Regresa y entra al camión―. Blay dio otra calada y soltó el humo. ―Hay
que seguir moviéndose…―

―Sé lo much...
Lover At Last
―Yo no estoy enamorado de ella. Ella no está enamorada de mí. No estamos
durmiendo juntos. ―

Blay se rió ás...
Lover At Last

―No estoy con nadie―, dijo Qhuinn.

Blay volvió a reír con un borde de acero. ― ¿Como en una relación? Por
...
Lover At Last
Ahora era el turno de Qhuinn de cerrar los ojos como si quisiera olvidar.
―Fue con un propósito.―

―Escucha....
Lover At Last
―Te lo dije. Yo no estoy enamorado de ella. ―

Solo quedaba esperar, Blay pensó para sí mismo. Porque se ace...
Lover At Last
Y sí, claro, había un montón de buenas razones para la manera que estaba.
Su familia lo había tratado como u...
Lover At Last
―Ahora, ¿podemos entrar en el camión y terminar nuestro trabajo?―, Dijo
de manera uniforme.

Las manos de Qh...
Lover At Last

Capitulo 6
Traducido por Manuel Manello BlackDaggerr

―Ohh mi dios, voy a correrme… ¡¡¡Voy a correrme !!!―
...
Lover At Last

El auto en el que estaban, pequeño y oliendo al perfume de la mujer: dulce,
picante y barato… Mierda, la pr...
Lover At Last
Si, alguien estaba definitivamente comiendo palomitas y mirándolos desde la
izquierda cerca de la entrada de...
Lover At Last
técnica veterinaria, estaba teniendo un momento demoledor. Él, sin embargo, se
había retirado mentalmente ya...
Lover At Last
―Eres increíble, eres el más increíble…―

Trez dejó que el bombardeo de palabras tontas pasara por él. ―Tú t...
Lover At Last

―Vamos a vestirte―, sugirió tirando de las copas del sostén de encaje para
abrocharlas.

―Estuviste fantást...
Lover At Last
buscando un buen rato. De hecho, eran todas variaciones de la misma persona, lo
cual era por lo que tenía qu...
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
11   lover at last  de j.r.  ward ( la hermandad de la daga negra)
Próxima SlideShare
Cargando en...5
×

11 lover at last de j.r. ward ( la hermandad de la daga negra)

2,645

Published on

0 comentarios
2 Me gusta
Estadísticas
Notas
  • Sea el primero en comentar

Sin descargas
reproducciones
reproducciones totales
2,645
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
58
Comentarios
0
Me gusta
2
Insertados 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "11 lover at last de j.r. ward ( la hermandad de la daga negra)"

  1. 1. Lover At Last DEDICADO A: VOSOTROS DOS... A RIESGO DE INAPROPIADA LEVEDAD. YA ERA HORA... Y NADIE SE LO MERECE MÁS QUE VOSOTROS. 1
  2. 2. Lover At Last PRELUDIO Qhuinn, hijo de Lohstrong, entró en casa de su familia a través de la puerta principal. En el instante en que cruzó el umbral, el olor del lugar se acurrucó en su nariz. Encerado de Limón. Velas de cera de abeja. Flores frescas del jardín que los doggen traen diariamente. El Perfume de su madre. La Colonia de su padre y su hermano. Chicle de canela de su hermana. Si la compañía de Glade hiciera un ambientador de este tipo, se llamaría algo así como la Pradera de Dinero Viejo. O Salida de sol sobre una Gorda Cuenta 2 Bancaria. O tal vez el siempre popular Sólo Somos Mejores que los Demás. Voces distantes flotaban desde el comedor, las vocales alrededor como diamantes tallados y brillantes, las consonantes arrastrando las palabras hacia fuera tan suaves y largas como cintas de satén. ―Oh, Lillie, esto es precioso, gracias, ― su madre dijo al sirviente. ―Pero esto es demasiado para mí. Y no te daré a Solange por todo esto. Ella Se está poniendo pesada. ―
  3. 3. Lover At Last Ah, sí, su madre en una dieta permanente infligida a la siguiente generación: las hembras de la Glymera debían desaparecer de la vista cuando se volvieron hacia los lados, sobresaliendo cada clavícula, las mejillas hundidas, y el antebrazo huesudo como algún tipo de jodida medalla de honor. Como si Parecerse a un atizador de fuego le hiciera una mejor persona. Y la Virgen Escriba la salvara si su hija Parecía como si estuviera sana. ―Ah, sí, gracias, Lilith―, dijo su padre de manera uniforme. ―Más para mí, por favor.― 3 Qhuinn cerró los ojos y trató de convencer a su cuerpo para dar un paso al frente. Un pie tras otro. Lo cual no era tan difícil. Su nuevo brandy Ed Hardy pateaba el centro de sus dedos con la mera sugerencia. Por otra parte, en muchos sentidos, entrar en esa habitación del comedor era como el tiempo en el vientre de la bestia. Dejó que su petate cayera al suelo. El par de días en casa de su mejor amigo Blay le había hecho bien, un descanso de la falta total de aire en esta casa. Desafortunadamente, la quemadura en la reentrada era tan mala, el costo benéfico de irse era casi igual.
  4. 4. Lover At Last Bueno, esto era ridículo. No podía seguir de pie aquí como un objeto inanimado. Pasando la pared lateral, se inclinó hacia el espejo antiguo de cuerpo entero que fue colocado al lado de la puerta. Por lo tanto muy bien pensado. Así que en consonancia con las necesidades de la aristocracia para lucir bien. De esta manera, los visitantes podían comprobar su pelo y su ropa mientras el mayordomo aceptaba sus abrigos y sombreros. El joven rostro pretrans que lo miraba tenía incluso todas sus funciones, buena línea de mandíbula, y una boca que, tenía que admitirlo, parecía que podría hacer mucho daño a la piel desnuda cuando él se hiciera mayor. O tal vez era sólo una ilusión. Su Cabello tenía un estilo de Vlad el Empalador, picos parados y erguidos desde la cabeza. El Cuello iba encadenado con una cadena de bicicleta, y no una comprada en Urban Outfitters, pero lo había motivado sus previamente doce velocidades. En igualdad de condiciones, se parecía a un ladrón que había entrado y estaba dispuesto a destrozar el lugar en la búsqueda de la plata esterlina, joyería y electrónicos portátiles. La ironía es que la mierda gótico no era en realidad la parte más ofensiva de su apariencia para su familia. De hecho, podría haberse desnudado, colgado una lámpara en su culo y correr alrededor del primer piso jugando José Canseco con el 4
  5. 5. Lover At Last arte y las antigüedades y no se acercaría a lo mucho que el problema real cabreaba a sus padres. Era sus ojos. Uno azul. Uno verde. Uppps. Su fallo. A la Glymera no le gustaban los defectos. Ni en su porcelana ni en sus jardines de rosas. Ni en su papel pintado, sus alfombras o sus encimeras. Ni en la seda de su ropa interior, la lana de sus blazers o la gasa de sus vestidos. E indudablemente, nunca jamás en sus hijos. Su hermana tenía el visto bueno... bien, excepto por su ―pequeño problema de peso― que realmente no existía y un ceceo que su transición no había curado... oh, y el hecho de que tenía la personalidad de su madre. Y no había quien arreglase esa mierda. Su hermano, por otra parte, era la verdadera jodida estrella, un primogénito físicamente perfecto, preparado para llevar adelante la línea de sangre de la familia, reproduciéndose de manera muy elegante, en una situación sin gemidos y sin sudor, con una hembra elegida para él por la familia. 5
  6. 6. Lover At Last Diablos, la destinataria de su esperma ya había sido preparada. Él iba a emparejarse con ella tan pronto atravesase la transición... — ¿Cómo te sientes, hijo mío? —preguntó su padre con indecisión. —Cansado, sir —respondió una voz profunda—. Pero esto va a ayudar. Un escalofrío se arrastró a la fuerza por la columna de Qhuinn. Eso no sonaba como su hermano. Demasiado bajo. Demasiado masculino. Demasiad... Santa mierda, el tipo había pasado por la transición. 6 Ahora las Ed Hardys de Qhuinn se hacían con el programa, llevándole hacia delante hasta que pudo ver el interior del comedor. Su padre estaba en su asiento a la cabecera de la mesa. Comprobado. Su madre estaba a los pies de la mesa frente a la puerta corredera de la cocina. Comprobado. Su hermana estaba mirando hacia fuera de la habitación, casi lamiendo con hambre el borde dorado de su plato. Comprobado. El macho que le daba la espalda a Qhuinn no era parte del POE. Luchas era dos veces el tamaño que era cuando Qhuinn había sido abordado por un doggen y le dijo que cogiese sus cosas y fuese a casa de Blay.
  7. 7. Lover At Last Bien, eso explicaba las vacaciones. Había asumido que su padre finalmente se había ablandado y cedido a la petición que Qhuinn había presentado semanas antes. Pero no, el tipo solo había querido a Qhuinn fuera de la casa porque el cambio había llegado para el niño de oro de la reserva genética. ¿Su hermano se había follado a la tía? A quien hubiesen utilizado por la sangre... Su padre, nunca del tipo demostrativo, estiró la mano y le dio a Luchas una torpe palmadita en el antebrazo. —Estamos tan orgullosos de ti. Te ves... perfecto. 7 —Lo eres —abrió la boca la madre de Qhuinn—. Simplemente perfecto. ¿No se ve perfecto tu hermano, Solange? —Sí, lo hace. Perfecto. —Y tengo algo para ti —dijo Lohstrong. El macho buscó dentro del bolsillo de su chaqueta sport y sacó una caja de terciopelo negro del tamaño de una pelota de béisbol.
  8. 8. Lover At Last La madre de Qhuinn empezó a llorar y darse toquecitos bajo los ojos. —Esto es para ti, mi amado hijo. La caja se deslizó por el blanco mantel de damasco y las ahora enormes manos de su hermano temblaron cuando la cogió y saltó la tapa. Qhuinn captó el destello de oro todo el camino de vuelta al vestíbulo. Mientras todo el mundo en la mesa estaba en silencio, su hermano miraba fijamente el anillo de sello, claramente abrumado, mientras su madre seguía con los toquecitos e incluso su padre se puso sensiblero. Y su hermana birlaba un panecillo de la cesta del pan. —Gracias, sir —dijo Luchas mientras se ponía el pesado anillo de oro en el dedo índice. —Te queda bien, ¿no? —preguntó Lohstrong. —Sí, sir. Perfecto. —Llevamos la misma talla, entonces. 8
  9. 9. Lover At Last Por supuesto que lo hacían. En ese momento, su padre apartó la vista, como si esperase que el movimiento de sus globos oculares pudiera encargarse del brillo de las lágrimas que habían aparecido en su visión. Pilló a Qhuinn espiando fuera del comedor. Hubo un breve destello de reconocimiento. No del tipo hey-cómo-estás ni oh-bien-mi-otro-hijo-está-en-casa. Más bien como cuando estás caminando por el césped y notas un montón de mierda de perro demasiado tarde para evitar que el pie aterrice en ella. El macho volvió a mirar a su familia, dejando fuera a Qhuinn. Claramente, lo último que quería Lohstrong era que un momento histórico como aquel fuese arruinado... y probablemente ese era el motivo por el que no hizo las señales con la mano que los protegían de aquellos ojos malvados. Normalmente, todos en la casa ejecutaban el ritual cuando veían a Qhuinn. Esta noche no. Papaíto no quería que los otros lo supieran Qhuinn fue hacia su bolsa de lona. Lanzando el peso sobre su hombro, tomó las escaleras centrales hacía su dormitorio. Normalmente su madre prefería que 9
  10. 10. Lover At Last utilizase las de los sirvientes, pero eso significaría atravesar todo el amor que había allí. Su habitación estaba tan lejos de las otras como podrías conseguir, todo el camino a la derecha. A menudo se había preguntado por qué no habían dado el salto y lo habían puesto con los doggen... pero entonces el personal probablemente les habría abandonado. Encerrándose dentro, lanzó sus ropas al suelo desnudo y se sentó en la cama. Mirando su única pieza de equipaje, imaginó que lo mejor era llevar eso a la lavandería pronto, mientras había un traje de baño húmedo allí. Las sirvientas rechazaban tocar sus ropas... como si el demonio en él remolonease en las fibras de sus vaqueros o de sus camisetas. La ventaja era que nunca era bienvenido en eventos formales, así que su guardarropa era un lavar-yponer, chico... Descubrió que estaba llorando cuando miró hacia abajo a sus Ed Hardys y se dio cuenta de que había un par de gotas de agua en medio de sus cordones. Qhuinn nunca había conseguido un anillo. Ah, diablos... eso dolía. 10
  11. 11. Lover At Last Estaba restregándose la cara con las palmas de las manos cuando su teléfono sonó. Sacándolo de su chaqueta de motorista, tuvo que parpadear un par de veces para enfocar. Presionó enviar para aceptar la llamada, pero no respondió. —Acabo de escuchar —dijo Blay a través de la conexión—. ¿Cómo te va? Qhuinn abrió la boca para responder, su cerebro escupiendo todo tipo de respuestas: ―Jodida y magníficamente genial―. ―Al menos no estoy tan 'gordo' como mi hermana―. ―No, no sé si mi hermano ha conseguido follar―. 11 En vez de eso, dijo: —Me sacaron de la casa. No me querían aquí para maldecir la transición. Me imagino que funcionó, porque el tipo se ve como si la hubiese atravesado bien. Blay juró suavemente. —Oh, y consiguió su anillo justo ahora. Mi padre le dio... su anillo.
  12. 12. Lover At Last El sello con el blasón familiar en él. El símbolo que todos los machos de buen linaje llevaban para atestiguar la importancia de su línea de sangre. —Vi a Luchas poniéndoselo en el dedo —dijo Qhuinn, sintiendo como si llevase un cuchillo afilado y lo aproximase al interior de sus brazos—. Encaja perfectamente. Se veía grande. Aunque tú sabes... como, si no pudiese... Empezó a llorar en este punto. Tan malditamente perdido. La terrible verdad estaba bajo la jodida rebeldía, él quería que su familia le amase. Tan remilgada como era su hermana, tan friki-sabihondo como era su hermano, tan reservados como eran sus padres, vio el amor entre los cuatro. Sintió el amor entre ellos. Era el lazo que ataba a esos individuos juntos, la cadena invisible de un corazón al otro, el compromiso de cuidar de todo, desde la mierda mundana al verdadero drama mortal. Y lo único más poderoso que aquella conexión... era ser expulsado fuera Cada jodido día de tu vida. La voz de Blay cortó a través de las náuseas. de allí. 12
  13. 13. Lover At Last —Estoy aquí para ti. Y estoy tan malditamente apenado... Estoy aquí para ti... Simplemente no hagas nada estúpido, ¿vale? Déjame ir... Dejar que Blay supiese que estaba pensando en cosas que involucraban ropas y alcachofas de ducha. De hecho, su mano libre ya había bajado al improvisado cinturón que había creado con un agradable y fuerte tejido de nylon... porque sus padres no le daban demasiado dinero para ropas, y el que se había conseguido él mismo se había roto hacía años. Desatando la extensión, miró al otro lado, hacia la puerta cerrada de su baño. Todo lo que tenía que hacer era un nudo en el accesorio de la ducha... Dios sabía que esa cañerías habían funcionado en los buenos viejos días, cuando las cosas eran lo suficientemente fuertes para sostener algún peso. Incluso tenía una silla que podía ponerla allí y luego echarla a patadas de debajo de él. —Me tengo que ir... — ¿Qhuinn? No me cuelgues... —Escucha tío, me tengo que ir... no te atrevas a colgarme... 13
  14. 14. Lover At Last —Voy para allá ahora mismo. —Mucha agitación de fondo, como si Blay se estuviese poniendo algunas ropas—. ¡Qhuinn! No cuelgues el teléfono... ¡Qhuinn...! 14 Capítulo 1 Presente —Ahora, eso es un rito de limpieza hijodeputa, hurra. Jonsey miró sobre el idiota que estaba en cuclillas cerca de él en la parada del autobús. Ambos habían sido aparcados en la jaula de plexiglás para jerbos durante tres horas. Al menos. Aunque comentarios como ese hacían que pareciese un asunto de días. E iban a hacer justificable la mierda del homicidio.
  15. 15. Lover At Last —Eres un chico blanco, ¿sabes eso? —puntualizó Jonsey. — ¿Quéeeeeeeeee has dicho? Está bien, hacía tres años de espera. —Caucásico, petimetre. Como si necesitases un jodido protector solar en verano. No como yo... —Lo que sea tío, echa un vistazo a esa máquina... 15 — ¿Y por qué tienes que hablar como los de tu barrio? ¡Oye! Actúas como un idiota. En este punto, solo quería que la noche mejorase. Hacía frío, estaba nevando y se había preguntado a quien le habría tocado las narices para conseguir quedarse atrapado aquí con Helado de Vainilla. De hecho, estaba pensando en retirarse de esta mierda totalmente. Había hecho un buen papel traficando en Caldwell; llevaba dos meses fuera de prisión por esos asesinatos que había cometido en un reformatorio; lo último en lo que estaba interesado era en colgarse de alguna puta blanca determinada a obtener reputación en las calles a través de palabrería.
  16. 16. Lover At Last Oh, y luego estaba el barrio Richie Rich donde estaban. Por todo lo que sabía, había una ordenanza fuera de aquí de que no eras admitido en las calles a partir de las 10 p.m. ¿Por qué infiernos había estado de acuerdo con eso? —Haz.El.Favor.De.Mirar.Ese.Fino.Automóvil. Solo para callar al tipo, Jonsey giró la cabeza y se asomó fuera del refugio. Como la ventisca de nieve se le metía en los ojos, maldijo. Jodido norte de Nueva York en invierno. Frío suficiente para convertir tus pelotas en un cubito de hielo... Bueno... hola, allí. Al otro lado de un parking a nivel de calle, erguido enfrente de un 24 horas, brillantemente limpio y sin grafitis, había, de hecho, un jodido pedazo de coche genial. El Hummer estaba totalmente oscurecido, sin cromo en ninguna parte... ni en las ruedas, ni alrededor de las ventanas, ni siquiera en el enrejado. Y estaba el gran-caja... y, pasando por todos esos ajustes, no había duda de que tenía una gran ingeniería. La máquina era el tipo de cosa que veías en las calles de donde él venía, el vehículo de un gran distribuidor. Excepto que estaban lejos del interior de la 16
  17. 17. Lover At Last ciudad, por lo que era solo algún muerto de hambre intentando hacer ver que tenía una polla. El hombre-Vainilla levantó su robusta mochila. —Voy a echar un vistazo. —El bus vendrá pronto. —Jonsey comprobó su reloj y se hizo ilusiones—. Cinco, quizá diez minutos. 17 —Vamos... —Adiós, gilipollas. — ¿Estás asustado o alguna mierda? —El HDP levantó las manos y empezó Paranormal Activity—. Oh, coooooorre... Jonsey sacó su pistola y golpeó la boca del arma justo en la cara del tonto del culo.
  18. 18. Lover At Last —No tengo problema para matarte justo aquí. Lo he hecho antes. Lo haré otra vez. Ahora, recoge tu mierda y hazte un favor. Cierra la jodida boca. Cuando Jonsey encontró los ojos del tipo, no lo importó particularmente qué resultado fuese. Disparar a la puta. No disparar a la puta. Cualquiera. —Está bien, está bien, está bien. —El Mr. Chatty se alejó y dejó la parada del autobús. Gracias. Joder. Jonsey guardó su pistola, cruzó los brazos y miró en la dirección en la que iba a venir el autobús... como si eso pudiese ayudar. Estúpido jodido idiota. Miró su reloj otra vez. Tío, suficiente de esta mierda. Si un autobús volviendo del centro llega aquí primero, simplemente subiría y que le jodan a todo. Moviendo la mochila que se le había dicho que consiguiera, sintió el duro contorno del tarro que había dentro. El paquete que él agarró. Si iba a transportar producto desde el quinto pino hasta el vecindario, entonces seh. ¿Pero el tarro? ¿Para qué diablos lo necesitaba? 18
  19. 19. Lover At Last ¿A menos que hubiese perdido polvos? El hecho era que haber sido elegido por C-Rider, el hombre mismo, para esto, había sido jodidamente genial. Hasta que había encontrado al Chico Blanco... y luego la idea de que había perdido un poco de energía. Las instrucciones del jefe habían sido claras: Enganchar al petimetre en la parada de la Calle Cuatro. Tomar el último autobús hacia los suburbios y esperar. Cambiar a la línea rural cuando el servicio se reanudase cerca del amanecer. Apearse en la parada de Warren County. Caminar kilómetro y medio hasta una granja. C-Rider quería encontrarlos a ellos y a un grupo de otros petimetres fuera de allí para el negocio. ¿Y después de eso? Jonsey sería parte de un nuevo equipo que dominaría la escena en Caldie. Le gustaba esa mierda. Y respetaba totalmente a C-Rider... ese hijo de puta era estricto: en lo alto del barrio; inquieto. Pero si el resto de ellos eran como Vainilla... El ruido de un motor le hizo suponer algo, cualquier cosa de que la Autoridad de Tráfico de Caldwell había aparecido finalmente y tendría que ponerse de pie... —De ninguna jodida forma —respiró. 19
  20. 20. Lover At Last El Hummer tintado había frenado justo delante de la parada del autobús y mientras la ventanilla era bajada, Chico Blanco estaba detrás del volante totalmente ido-de-la-olla... y, a decir verdad, no porque estuviese sonando Cypress Hill. —¡Entra! ¡Vamos! ¡Entra! — ¡Oye! ¿Qué coño haces? —tartamudeó Jonsey, incluso mientras salía disparado por detrás del SUV y saltaba dentro del asiento del pasajero. Santa jodida mierda... el gilipollas no era un completo idiota, no arrancando algo como esto. El tipo pisó el acelerador, el motor rugió y los dientes de los neumáticos se agarraron a la capa de nieve y los dispararon hacia delante a ochenta kilómetros/hora. Jonsey se agarró a cualquier cosa que encontró mientras iban disparados a través de un cruce con luz roja y luego tomaban la curva y cruzaban el estacionamiento de un supermercado Hannaford. Cuando salieron disparados hacia el extremo más lejano, la música enterró el pitido que estaba sonando porque ninguno de ellos se había puesto el cinturón de seguridad. 20
  21. 21. Lover At Last Jonsey empezó a sonreír. — ¡Jodidamente sí, hijo de puta! ¡Tú, puto loco, jodido copo de nieve zumbado...! ****** —Creo que eso es Justin Bieber. —Parado en frente al lineal de patatas fritas Lay’s, Qhuinn miró por encima de la cabeza al altavoz insertado en los azulejos del techo—. Sip, estoy en lo cierto y odio saber eso. 21 Cerca de él, John Matthew dijo por señas, ¿Cómo lo sabes? —La pequeña mierda está en todas partes. —Para probar la cuestión se movió hasta una tarjeta de felicitación que se caracterizaba por Corto, Chulo y con Quince-Minutos-De-Fama—. Te lo juro, ese chico es la prueba de que el Anticristo está llegando. Tal vez ya está aquí. —Eso explicaría a Miley Cyrus.
  22. 22. Lover At Last Buen punto. Mientras John volvía a pensar que comida para llevar elegir, Qhuinn volvió a revisar la tienda. Eran las cuatro de la madrugada y el 24horas estaba totalmente abastecido y completamente vacío... excepto por ellos dos y el tipo frente al mostrador, quien estaba leyendo el National Enquirer y comiendo una barra de Snickers. Ni lessers. Ni Banda de Bastardos. Nada a lo que disparar. 22 A menos que fuese contra el despliegue de Bieber. ¿Qué vas a tomar? dijo John por señas. Qhuinn se encogió de hombros y siguió mirando a su alrededor. Como el ahstrux nohtrum de John, era responsable de asegurarse de que el tipo volvía a la mansión de la Hermandad todas las noches en una sola pieza, y después de más de un año, hasta ahora, todo bien... Dios, echaba de menos a Blay.
  23. 23. Lover At Last Sacudiendo la cabeza, alargó la mano al azar. Cuando el brazo volvió a él, había enganchado algo de nata y cebolla. Mirando el logotipo de Lay's, y el primer plano de una patata frita, lo único en lo que podía pensar era en la forma en que él y John y Blay solían pasar el rato en la casa de los padres Blay, jugando a la Xbox, bebiendo cervezas, soñando con vidas de posttrans más grandes y mejores. Lamentablemente, más grande y mejor había resultado ser sólo el tamaño y la fuerza de sus cuerpos. Aunque tal vez eso era sólo su PDV. John estaba, después de todo, felizmente emparejado. Y Blay estaba con... 23 Mierda, ni siquiera podía pronunciar el nombre de su primo en su cabeza. — ¿Estás bien, J-man? —preguntó con brusquedad. John Matthew enganchó unos Doritos original de la vieja escuela y asintió. Vamos a coger las bebidas. Mientras se adentraban más en la tienda, Qhuinn deseó que estuvieran en el centro de la cuidad, peleando en los callejones, ir contra cualquiera de sus dos
  24. 24. Lover At Last enemigos. Demasiado tiempo de inactividad en esos detalles suburbanos, y eso significaba demasiado para pensar obsesivamente en... Se frenó a sí mismo otra vez. Lo que sea. Además, odiaba tener cualquier contacto con la Glymera... y esa mierda era mutua. Por desgracia, los miembros de la aristocracia estaban regresando poco a poco a Caldwell y eso significaba que Wrath había quedado inundado con llamadas acerca de los llamados avistamientos de asesinos. Como si los no muertos del Omega no tuvieran mejores cosas que hacer que acechar alrededor de árboles frutales estériles y piscinas congeladas. Sin embargo, el Rey no estaba en posición de decir a los dandies que fueran a J ellos mismos. No desde que Xcor y su Banda de Bastardos habían puesto una bala en la garganta real. Traidores. Hijoputas. Con un poco de suerte, Vishous iba a demostrar sin una sombra de duda de dónde había venido ese disparo de rifle, y luego todos ellos podrían destripar a esos soldados, poner sus cabezas en estacas y hacer una fogata con los cadáveres. Así como averiguar exactamente quién en el Consejo estaba confabulado con el nuevo enemigo. 24
  25. 25. Lover At Last Sí, fácil de utilizar era el nombre del juego ahora... así que una noche a la semana, cada uno de los equipos terminaba aquí en el barrio en el que él había crecido, llamando a las puertas y mirando debajo de las camas. En casas parecidas a un museo que le ponían los pelos de punta más que cualquier oscuro paso subterráneo del centro de la cuidad. Un golpecito en su antebrazo le sacó de sus pensamientos. — ¿Sí? 25 Iba a preguntarte lo mismo. — ¿Eh? Te has parado aquí. Y has estado mirando... bueno, ya sabes. Qhuinn frunció el ceño y miró el expositor de productos. Entonces perdió toda línea de pensamiento, así como la mayor parte de la sangre de su cabeza. —Oh, sí... ah... —Mierda, ¿alguien había subido la calefacción?—. Um.
  26. 26. Lover At Last Biberones para bebés. Leche en polvo para bebés. Baberos y toallitas húmedas y bastoncillos Q-tips para bebés. Chupetes. Envases. Una especie de artilugio... Oh, Dios, un extractor de leche. Qhuinn dio un giro de ciento ochenta grados tan rápido, que se encontró de frente con una pila de un metro ochenta de alto de pañales Pampers, volvió de un salto a la tierra de NUKs y finalmente salió despedido fuera del espacio aéreo infantil gracias a un rebote A+D. Todo lo que demonios fuera esa mierda. 26 Bebé. Bebé. Bebé... Oh, bien. Ya había llegado a la caja. Metiendo la mano en su chaqueta de motero, Qhuinn sacó su cartera y alargó la mano detrás hacia la comida en los dedos de John. —Dame tus cosas.
  27. 27. Lover At Last Cuando el tío empezó a discutir, articulando las palabras porque sus manos estaban llenas, Qhuinn cogió el Mountain Dew y los Doritos que entorpecían la comunicación. —Ahí tienes. Mientras nos registra, puedes gritarme adecuadamente. Y sabes qué, las manos de John volaron a través de las posiciones de LS en varias combinaciones de Yo-cogí-esto. — ¿Está sordo? —le preguntó en un susurro el tío detrás de la caja registradora. Como si alguien que usa el lenguaje de signos americano fuera una especie de monstruo. —No. Ciego. —Oh. Cuando el hombre siguió mirando fijamente, Qhuinn quiso reventarle. — ¿Nos vas a ayudar con esto o qué? 27
  28. 28. Lover At Last —Oh... sí. Oye, tienes un tatuaje en la cara. —El señor Observador se movía lentamente, como si los códigos de barras en las bolsas estuvieran creando algún tipo de resistencia aerodinámica bajo su lector láser—. ¿Lo sabías? No me digas. —No lo sabía. — ¿Tú también eres ciego? Este tío no tenía filtro. Ninguno. 28 —Sí, lo soy. —Oh, entonces por eso tus ojos son raros. —Sí. Así es. Qhuinn sacó un billete de veinte y no esperó el cambio... el asesinato era más que un poquíiiiiito demasiado tentador. Asintiendo con la cabeza a John, que también estaba midiendo al querido muchacho para un sudario, Qhuinn fue a marcharse.
  29. 29. Lover At Last — ¿Qué pasa con el cambio? —gritó el hombre. —Soy sordo, también. No puedo oírte. —Me lo guardaré entonces, ¿sí? —gritó más fuerte el chico. 29 CAPITULO 2 Traducido por Regin Rlhdn De vuelta en la mansión de la Hermandad, Blaylock se sentó en el borde de su cama, su cuerpo desnudo estaba rojo, un brillo de sudor atravesaba su pecho y sus hombros. Entre sus piernas su polla estaba gastada, y sus caderas estaban flojas de toda clase de golpes y molidas. Al otro lado del mapa, su aliento estaba
  30. 30. Lover At Last exprimido, su carne necesitando solo un poco más de oxigeno del que sus pulmones podían proveer. Así que, naturalmente el alcanzó el paquete de Dunhill Reds que había dejado en la mesita de su lado. Los sonidos de su amante duchándose en el baño atravesaron la distancia, con el olor picante del jabón hecho a mano, fueron dolorosamente familiares. ¿Había sido casi hace un año? Sacando uno de los cigarrillos, cogió el mechero vintage Van Cleef & Arpels que Saxton le había dado por su cumpleaños. La cosa estaba hecha de oro y señalada con los rubíes marca registrada de la firma Mystery Set, un encantador de los años 1940 que nunca fracasó en complacer a la vista, o en hacer su trabajo. Al mismo tiempo que la llama saltó la ducha se apagó. Blay tomó como apoyo la lengua de fuego, inhaló y bajó la tapa del mechero. Como siempre, el indicio más leve del combustible tardó, la dulzura mezclándose con el humo que él exhaló Qhuinn odiaba que fumara, nunca lo había aprobado. Lo cual, considerando el número de cosas vergonzosas que el tío hacía habitualmente, se veía francamente ofensivo. ¿Sexo con incontables extraños en baños de clubes? ¿Tríos con hombres 30
  31. 31. Lover At Last y mujeres? ¿Piercings? ¿Tatuajes en varios sitios? Y este tío, no aprobaba fumar. Como si fuera un vil hábito que nadie en su sano juicio debiera tener. En el cuarto de baño, el secador de pelo que él y Saxton compartían se encendió, y Blay podía imaginar ese pelo rubio que el acababa de agarrar y echar hacia atrás al corriente de la brisa artificial, capturando la luz y brillando con reflejos que eran naturales. Saxton era hermoso, todo piel suave y cuerpo musculoso con tacto perfecto. Dios, la ropa de ese armario, increíble. Como si el Great Gasby hubiera saltado de las páginas de su novela, bajado a la Quinta Avenida y comprado toda la alta costura que hubiera encontrado. A Qhuinn nunca le gustó eso, el llevaba camisetas Hanes y cuero, y siempre llevaba la misma chaqueta de motorista que consiguió justo después de la transición. Ni Ferragamos ni Ballys para él, New Rocks con suelas del tamaño del neumático de un camión ¿el pelo? Se lo cepillaba con suerte. ¿Colonia? Pólvora y orgasmos. Demonios, en todos esos años que Blay conocía al tipo― y había sido desde que nacieron prácticamente― nunca había visto a Qhuinn en traje. 31
  32. 32. Lover At Last Uno llegaba a pensar en si el tío sabía que los esmóquines podían ser comprados, no solo alquilados. Si Saxton era el retrato perfecto de un aristócrata, Qhuinn lo era de un perfecto gamberro. ―Aquí, tira las cenizas en esto. Blay levantó la cabeza, Saxton estaba desnudo, perfectamente peinado y oliendo a Cool Water – y sosteniendo el pesado cenicero de Baccarat que el mismo le había comprado como regalo por el solsticio de verano. Era también algo de los años cuarenta y pesaba como una bola de bolera. Blay consintió, cogiendo el cenicero y balanceándolo en la palma de su mano. ― ¿Estás de descanso esta noche? ¿Cómo si no fuera obvio? ―En efecto. 32
  33. 33. Lover At Last Saxton se giró y dejó ver un espectacular trasero cuando fue hacia el armario. Técnicamente, se supone que él estaba viviendo en la habitación de invitados que había al lado, pero hace tiempo su ropa se mudó aquí. A él no le importaba que fumara. Incluso habían compartido uno después de un particularmente energético… En cambio, había sido. ― ¿Cómo va? ― dijo Blay en una exhalación ―Me refiero a tu asignación secreta. ―Mejor. Casi he terminado. 33 ― ¿Eso significa que finalmente me vas a decir de que se trataba? ―Lo averiguarás bastante pronto. Como el aleteo de una camiseta emanada del paseo, Blay giró su cigarrillo y miró fijamente la punta encendida. Saxton había estado trabajando en algo ultra secreto para el Rey desde la caída, y no había habido ninguna conversación de alcoba acerca de eso―que era probablemente una de las muchas razones por las cuales Wrath había hecho de él su abogado privado. Saxton tenía toda la discreción de una bóveda bancaria.
  34. 34. Lover At Last Qhuinn, por otro lado, nunca había sido capaz de guardar un secreto. Desde fiestas sorpresas a cotilleos y detalles personales embarazosos como si se habían acostado con una puta barata. ― ¿Blay? ―Lo siento, ¿qué? Saxton salió, totalmente vestido, con un conjunto de tres piezas de Ralph Lauren. ―Dije que te veré en la Última Comida. ―Oh, ¿ya es tan tarde? ―Sí, lo es. Se supone que ellos deberían haber follado por primera vez en el día. Así era como ellos habían funcionado siempre… Dios, él ni siquiera podía pensar sobre lo que había sucedido hacía una semana. Aún no podía poner en palabras como se sentía sobre la única cosa que él nunca se hubiera preocupado de que pasara― justo enfrente de sus ojos. ¿Y el 34
  35. 35. Lover At Last había pensado que ser rechazado por Qhuinn era malo?― viendo al tío tener un niño con una mujer. Dispara, el necesitaba responder a su amante, y no lo hacía. ―Sí, por supuesto. Te veré entonces. Hubo un instante de indecisión y entonces Saxton vino y presionó sus labios sobre los de Blay. ― ¿Estás fuera de la rotación esta noche? 35 Blay cabeceó, manteniendo su cigarrillo lejos, así las bonitas ropas del macho no se quemarían. ―Voy a leer el New Yorker, y tal vez a empezar From the Terrace. Saxton sonrió, claramente apreciando la atracción de ambos. ―Como te envidio. Después de que haya terminado, voy a tomarme unas noches libres y a relajarme merecidamente.
  36. 36. Lover At Last ―Quizás podríamos ir a algún lugar. ―Quizás podríamos. La expresión tensa en esa encantadora cara fue rápida y triste porque Saxton sabía que ellos no irían a ningún sitio. Y no solo porque un Sandalias―todo incluido no estaba en su futuro. ―Sé bueno― Dijo Saxton rozando su nudillo en la mejilla de Blay. Blay acarició con sus labios esa mano.― Tú también. 36 Un momento después la puerta se abrió y se cerró… y el estaba solo. Sentado en la desordenada cama, en el silencio que parecía aplastarlo por todos lados, el apuró su cigarrillo hasta el filtro, lo apretó contra el cenicero y se encendió otro. Cerró los ojos y trató de recordar el sonido de los gemidos de Saxton o la visión de la espalda del macho arqueada o la sensación de su piel sobre la suya. No pudo. Y esa era la raíz del problema, no podía.
  37. 37. Lover At Last ************************************************************** ―Déjame que aclare esto.― V arrastró las palabras al otro lado de la conversación telefónica. ― Has perdido tu Hummer. Qhuinn quería chocar su cabeza contra la ventana de vidrio cilindrado. ―Sí, lo hice. Así que ¿podrías por favor… ―¿Cómo has perdido tres mil seiscientos kilos de vehículo? 37 ―Eso no es importante. ―Bueno, en realidad lo es si quieres que yo acceda al GPS y te diga dónde encontrar la maldita cosa― que es por lo que estás llamando ¿cierto? O solo piensas que la confesión sin detalles es buena para el alma o alguna mierda por el estilo. Qhuinn apretó con fuerza su teléfono.― Dejélasllavesdentro ―Perdona, no he captado eso.
  38. 38. Lover At Last Chorradas. –Dejé las llaves dentro. ―Eso fue algo estúpido, hijo. No. Jodida broma.― Así que ¿puedes ayudarme… ―Acabo de mandarte por e―mail el enlace. Una cosa ¿Cuándo recuperes el vehículo? ― ¿Si? 38 ―Comprueba si el ladrón se tomó un momento para poner el asiento hacia delante― tu sabes, para estar cómodo y esa mierda. Porque probablemente ellos no tuvieron prisa, ya que tenían las llaves.― El sonido de la risa de Vishous era como ser golpeado en las pelotas con el guardabarros de un coche. ― Escucha, me tengo que ir y necesito ambas manos para sostener mi tripa de lo que me estoy riendo, mi asno. Más tarde. Cuando la llamada murió, Qhuinn, se tomó un momento para refrenar el deseo de lanzar su teléfono. Seh, porque perdiéndolo, también, iba a arreglar realmente la situación.
  39. 39. Lover At Last Yendo a su cuenta de Hotmail y preguntándose cuanto tiempo esto iba a tomar para conseguir que se olvide, tuvo una vista de su jodido coche. ―Está yendo al Oeste.― Inclinó el teléfono para que John pudiera verlo.―Hagámoslo. Desmaterializándose, Qhuinn era levemente consciente que el nivel de su furia era desproporcionado al problema. Mientras sus moléculas de dispersaban, se sentía como un fusible encendido a la espera de unirse con algo de dinamita. Y eso no era solo por ser un burro, o el coche perdido, o el hecho de parecerle un idiota a uno de los machos que más respetaba en la Hermandad. Había mucho más de otra mierda. 39 Tomando forma en una carretera rural, comprobó su teléfono de nuevo y esperó a que John apareciera. Cuando el guerrero lo hizo, calibraron de nuevo y fueron más lejos al oeste, acercándose, remitiéndose a la dirección, hasta que Qhuinn dio con la pista de la tira exacta de asfalto cubierto por hielo sobre la que estaba su jodido Hummer. A unas cien yardas del vehículo. Quien fuera el hijo de puta que estaba al volante, iba a unas sesenta millas por hora en la nieve, dirigiéndose a una curva. Qué…
  40. 40. Lover At Last Bueno, llamarles estúpidos había sido exactamente el tipo de mira quién habla que la noche le había devuelto. Déjame dispararle a las ruedas. Gesticuló John, sabiendo que una pistola en manos de Qhuinn no era la mejor de las ideas. Antes de que el tío pudiera sacar su cuarenta milímetros, sin embargo, Qhuinn se desmaterializó… justo sobre el capó del todoterreno. Aterrizó de boca en el parabrisas, su culo siendo golpeado con la clase de brisa que lo convirtió en un insecto sobre todo aquel cristal. Y entonces fue un caso de heeyyy―tio―heyyyy: Gracias a las luces del salpicadero, el pudo ver el ¡Oh Dios Mío! En las caras del par de tipos que iban en los asientos delanteros.. Y entonces su brillante idea se convirtió en su esto―no―es―lo―que―esperaba número dos de la noche. En vez de pisar el freno, el conductor giró con fuerza las ruedas, como si así pudiera evitar lo que tenía sobre el parabrisas del Hummer. El giro lanzó a Qhuinn libre, su cuerpo moviéndose ingrávido mientras giraba en el espacio para mantener sus ojos en el paseo. Como resultado, él fue afortunado. Como los Hummers fueron diseñados para otras cosas que la dinámica y la facilidad de freno, las leyes de la física echaron mano a todo ese metal descompensado e hicieron girar la mierda. En el proceso, y a pesar de la cubierta de nieve, el metal encontró el asfalto y un grito agudo de soprano resonó en la noche. 40
  41. 41. Lover At Last El impacto ensordecedor del todoterreno clavando una especie de objeto sólido del tamaño de una casa aisló todo aquellos chillidos. Sin embargo, Qhuinn no prestó mucha atención al choque, porque él aterrizó bien, el pavimento le golpeó en el hombro y la cadera, su cuerpo haciendo su propia versión de cerdo engrasado bajo el pavimento cubierto de nieve. ¡Crack! Su impulso se paró en seco también, algo duro le alcanzó en la cabeza, dando pie a un espectacular show de luces, como si alguien hubiese encendido un petardo enfrente de su cara. Entonces llegó el turno del pájaro Piolín, con estrellitas dando vueltas en su visión así como el dolor comenzaba a manifestarse. Empujando lejos lo que fuera que estaba más cerca de él, no estaba seguro de si estaba en el suelo, en un árbol, o si aquel gordito de rojo, Santa Claus, lo estaba llevando en su espalda. Cuando cayó sobre llano, el viento alcanzó su cabeza y ayudó a desembotar las cosas. El tuvo la intención de levantarse, comprobar cómo estaba el Hummer. Golpearle la mierda afuera a quien fuera que se hubiese aprovechado de su momento de rubia. Pero ahí estaba de nuevo su cerebro jugando con él. Su cuerpo 41
  42. 42. Lover At Last había tomado el control de las ruedas y del acelerador y no tenía intención alguna de ir a ninguna jodida parte. Tendido tanto como podía, y exhalando desiguales nubes de escarcha, el tiempo pasó muy lento y luego empezó a adaptarse. Durante un segundo, el estuvo confuso en relación a lo que él había puesto de su parte para esta condición de tirado―en―la―cuneta. ¿El habría causado un accidente? O… esa guardia de Honor antes de las incursiones? ¿Era esa bandera negra en el asfalto algo que recordar de su pasado o era algo que estaba pasando realmente? 42 La buena noticia era que organizar la realidad le daba a su cerebro algo más que hacer que continuar machacando con ahínco la mierda de ser movido. La mala noticia era que los recuerdos de la noche en la que su familia había renegado de él eran más dolorosos que nada que él hubiera sentido últimamente en su cuerpo. Dios, era todo tan claro. El doggen trayendo los papeles oficiales y pidiéndole algo de sangre para el ritual de limpieza. Él echando esa bolsa de lona sobre sus hombros y saliendo de aquella casa por última vez. La carretera se extendía frente a él, vacía y oscura. Esta carretera, cayó en la cuenta. Esta carretera era por la que él había bajado. O bajaba… como sea.
  43. 43. Lover At Last Cuando salió de casa de sus padres, él había intentado dirigirse al Oeste, donde había oído que había un clan de culos solitarios justo como lo era él. En cambio, cuatro machos habían aparecido encapuchados y lo habían golpeado hasta la muerte –literalmente. El había llegado a la puerta del Fade, y en ella había visto un futuro que no había podido creer… antes de que ocurriera. Estaba pasando… justo ahora – Con Layla. Ohh, mira, John estaba hablándole. Justo enfrente de sus ojos las manos del tío iban cambiando de movimientos, como para hablar, y Qhuinn intentó responderle con alguna clase de actualización. ―¿Esto es real?. –Masculló John se vio momentáneamente confundido. Esto tenía que ser real, pensó Qhuinn. Porque la Guardia de Honor había venido por él en verano, y el aire que estaba inhalando era frío. ¿Estás bien? John vocalizó y gesticuló. 43
  44. 44. Lover At Last Metiendo su mano en el suelo nevado, Qhuinn empujó tan fuerte como podía, pero no pudo moverse más de una o dos pulgadas. Él dejó que eso hablara por sí mismo y dejó de intentarlo. 44 Capitulo 3 Traducido por Vampi Mayb El sonido de coca siendo Inhalada por un tabique desviado hizo que el hombre afuera de la puerta reforzara el agarre en su cuchillo. Bastardo. ¡Hijo de puta!.
  45. 45. Lover At Last La primera regla de cualquier comerciante exitoso era que no la usara. Los Adictos que financiaban su negocio las usaban. Los Asociados que necesitabas apalancamiento la usaban. Las Perras que necesitaban salir a las calles las usaban. La gerencia no la usaba. Nunca. La lógica era tan sólida, tan fundamental, y nada diferente que, por ejemplo, ir a un casino que tenía una instalación de seis millones de metros cuadrados, suficiente comida para atender a un país pequeño, y panes de maldito oro en todas partes, y te sorprendieras que has perdido todo tu dinero. Si el consumo de drogas era tan malditamente mala idea, ¿por qué la gente regularmente muere a causa de esta mierda, destruyen vidas por ella, son arrojados en prisión gracias a ella? Tontos del culo. El hombre giró el picaporte y empujó. Por supuesto, la puerta estaba abierta, y cuando entró en la sórdida habitación, el hedor a polvo de bebé lo habría abrumado, si él no se hubiera acostumbrado al olor en sí mismo. Esa desagradable molestia en la nariz era lo único que no le había gustado del cambio. Todo lo demás, la fuerza, la longevidad, la libertad y él estaba dentro. Pero, maldita sea, el olor. 45
  46. 46. Lover At Last No importaba la cantidad de colonia que usaba, no podía deshacerse de él. Y sí, perdió la posibilidad de tener relaciones sexuales. Aparte de eso, la Sociedad Lessening era su boleto a la dominación. La inhalación se detuvo y el Fore-lesser levantó la vista de la revista People con la que había hecho las líneas. Debajo de los residuos, un tío llamado Channing Tatum estaba mirando a la cámara, todo caliente como la mierda. ―Hey. ¿Qué estás haciendo aquí? ― 46 Como los pequeños y brillantes, ojos luchaban por enfocar, el ―Boss― se veía como si le hubiera dado una mamada a un donut en polvo. ―Tengo algo para ti.― ―¿Más? Oh, Dios mío, ¿cómo lo sabes? Sólo he dejado dos onzas y yo…― Connors, también conocido como C-Rider, se movió rápido, dando tres pasos hacia adelante, arrojando su brazo a lo ancho, y moviendo el cuchillo en un círculo que termino en el lado de la cabeza del Fore-lesser. La hoja de acero entró
  47. 47. Lover At Last profundamente, cortando el hueso más blando del templo, perforación la materia gris en la marcha. El Fore-lesser entró en una crisis, tal vez a causa de la lesión... lo más probable es que sus glándulas suprarrenales bombearan un millón de cc de santamierda en su torrente sanguíneo y esas cosas no se mezclan bien con la cocaína. A medida que el mierdecilla se dejó caer de su silla y emprendió su camino hacia el suelo, el cuchillo se quedó con Connors, desenganchándolo de esa parte del cráneo, la hoja marcada con sangre negra. Connors reunió la mirada sorprendida de su ahora ex superior, y se sentía bien acerca de esta promoción que él había paso. El propio Omega había venido a él y le ofreció el puesto de trabajo, sin duda, reconociéndo, como todos ellos lo hicieron, que un patinador punk no era quien quería a cargo de una organización más grande que un juego de póquer. Sí, claro, el chico había sido útil en el crecimiento de las filas. Pero la cantidad no era calidad, y no necesitaba ser del Ejército, Armada, Fuerza Aérea o la Marina para ver que la Sociedad Lessening estaba siendo invadida por jóvenes con Trastornos de Déficit de Atención/Hiperactividad fuera de la ley. Es difícil promover cualquier tipo de programa con ese tipo de tropa, a menos que tuvieran una verdadera mierda profesional a cargo. Razón por la cual el Omega había puesto todo esto en movimiento. 47
  48. 48. Lover At Last ―¿Qu-qu-qu-― ―Usted fue despedido, hijo de puta.― La parte final del retiro forzado vino con otro movimiento punzante, él tomó esa hoja y la condujo a la derecha y al centro del pecho. Con un pop! y un espectáculo de humo, el cambio de régimen se había completado. Y Connors era el jefe de todo. La Supremacía le hizo sonreír por un momento, hasta que sus ojos se abrieron por la habitación. Por alguna razón, pensó en ese comercial Febreze, aquel en el que había mierda en algún lugar, spray como locos y arrastre de ―personas reales, no actores― en la escena para olfatear alrededor. Hombre a excepción de los remanentes de la comida― lo cual era una ironia porque sus asesinos no comían ― todo estaba en forma: el moho en el techo, los molestos muebles, el goteo encima en el lavabo... y sobre todo la mierda que se fue junto a una adicción a múltiples sustancias químicas, como jeringas, cucharas, incluso el de dos litros de botellas de Sprite laboratorio de metanfetamina en el rincón. Esto no era un centro de poder. Esta era una casa de crack común. 48
  49. 49. Lover At Last Connors se acercó y cogió el teléfono celular del mierdecilla. La pantalla estaba rota y había una especie de parche adhesivo en la parte posterior. La cosa no estaba protegida por contraseña, y cuando entró en la sección de mensajes, todo tipo de lame-culos habían dinamitado el teléfono, los textos, bla-bla-blah felicidades sobre la ceremonia de inducción que estaba pasando esta noche. Pero el Fore-lesser no lo había sabido. No era su acto. Connors no iba a tomar represalias, sin embargo. Esas duchas vaginales pardas husmeando sólo estaban tratando de mantenerse con vida y le chuparían la polla a cualquiera para seguir respirando: Él tenía la plena confianza de que esto sucedería y él estaba esperando. Los espías tenían su propósito en el gran esquema de las cosas. Y, hombre, había trabajo por hacer. Por lo que había descubierto durante su propio corto período de besa-culo, la Sociedad Lessening tenía unos pocos activos que quedaban en términos de armas o municiones o materiales. Sin dinero, porque lo que vino de robos insignificantes había subido por la nariz de la mierdecilla, o en el brazo. Ninguna lista maestra del Salón de la Fama, ninguna organización de tropas, sin entrenamiento. La Gran cantidad de reconstrucción tenía que suceder rápido. 49
  50. 50. Lover At Last Una corriente de aire frío se disparó en la habitación, y Connors se dio la vuelta. El Omega había llegado de la nada, las malvadas ropas blancas brillando intensamente, la sombra debajo negra que parecía una ilusión óptica. La repulsión que pasó por Connors era algo que él sabía que también iba a tener que acostumbrarse. El Omega siempre disfrutó de una relación especial con su Fore-lesser y tal vez Por ese motivo las palabras rara vez habían durado mucho. Por otra parte, dado lo que él tomó... ―Me hice cargo de él―, dijo Connors, asintiendo hacia la marca de quemadura en el suelo. ―Lo sé, ― respondió el Omega, la deformación de voz a través del aire fétido y frío. En el exterior, una ráfaga de viento sopló nieve contra las ventanas, la brecha sobre un umbral dejaba algunos cm de copos de nieve. Al entrar en el espacio, cayeron al suelo en un resplandor, la temperatura fría suficiente para sostenerlos, gracias a la presencia del maestro. ―Él está de vuelta a casa.― El Omega se adelantó en un borrón, sin evidencia alguna de que las piernas se le movieran. ―Y estoy muy contento.― 50
  51. 51. Lover At Last Connors obligo a sus pies a no moverse. No había ningún lugar para correr, nada para escapar, sólo tenía que pasar por lo que iba a ocurrir a continuación. Al menos se había preparado para esto. ―Tengo algunos nuevos reclutas para ti.― El Omega se detuvo. ― ¿De veras?― ―Un homenaje, por así decirlo.― O más bien un punto final definitivo para esta mierda: Tenía que salir pronto, y él había planeado cuidadosamente estos dos eventos juntos. El Omega, después de todo, le gustaban sus juguetes, pero aún más le gustaban su sociedad y su propósito de eliminar vampiros. ―Tu complacencia no tiene fin― susurró el Omega mientras acortaba cm. ―Yo sí creo que nos vamos a llevar bien... Sr. C. ― 51
  52. 52. Lover At Last 52 Capítulo 4 Traducido por Blay Rlhdn La Elegida Layla había existido en su propio cuerpo sin ningún compromiso físico por la integridad de su existencia. Nacida en el Santuario de La Virgen Escriba y entrenada en la enrarecida tranquilidad y la paz sobrenatural de allí, ella nunca había conocido el hambre, o la fiebre, o dolor alguno. Ni calor ni frio, ni
  53. 53. Lover At Last contusiones, ni conmoción cerebral, ni contracturas. Su cuerpo había sido, como todas las cosas de la madre de la especie, lo más sagrado de la raza. Siempre pacifico, un modelo de perfecto funcionamiento al más alto nivel. ― Oh Dios― Trago saliva mientras salió disparada de la cama y se lanzo hacia el baño. Sus pies descalzos resbalaron sobre el mármol cuando se tiro de rodillas, agarro la taza del retrete y inclinándose metió la cara en el agujero del inodoro. ―Solo hazlo― Ella jadeo cuando las nauseas recorrieron su cuerpo hasta los dedos de los pies y se agarro al suelo. ―por favor… Por el amor de la Virgen Escriba…― Si tan sólo pudiera vaciar el contenido de su estómago, sin duda, la tortura cedería. Tomando la Iniciativa, con sus dedos medios en la garganta, ella empujo con tanta fuerza que se ahogo. Pero ese era el punto de esto. No había cooperación de su diafragma, no salía la podrida carne grasienta de su estomago… no es que ella realmente hubiera comido eso, o cualquier cosa por…. ―¿Cuánto tiempo había pasado? Días. Tal vez ese era el problema. Envolviendo su brazo alrededor de sus caderas ella apoyo su frente contra el filo del frio inodoro e intento respirar 53
  54. 54. Lover At Last superficialmente, porque el aire pasando arriba y abajo por su garganta empeoraba las ganas de vomitar. Pocos días antes, cuando ella había estado en su necesidad, su cuerpo había tomado el control, el impulso de aparearse era suficientemente fuerte para acabar con todos los pensamientos y las emociones. Aquella supremacía, sin embargo, había pasado rápidamente y de la misma manera tenía los dolores del emparejamiento, en resumen su piel y sus huesos los sentía como la parte trasera de su cerebro. La balanza se inclinaba hacia atrás una vez más. Renunciando, se incorporo de nuevo con cuidado colocando sus hombros contra los fríos azulejos de mármol de la pared. Considerando como se sentía de enferma, su única conjetura era que estaba perdiendo el embarazo. Ella nunca había visto a nadie en El Otro Lado pasar por esto. -― ¿era normal esta enfermedad en este lado?― 54
  55. 55. Lover At Last Cerró los ojos y deseó poder hablar con alguien acerca de todo esto. Sin embargo, muy pocos sabían de su condición y por el momento tenía que mantener las cosas de esa manera. La mayoría desconocían por completo que había pasado por su necesidad o que había sido cubierta. El período fértil del Autum había llegado primero, y en respuesta, la hermandad se había dispersado por todas partes para que no hubiera ninguna posibilidad de estar expuestos a las hormonas. Por una buena razón, como había aprendido de primera mano. Cuando habían regresados todos en la mansión a sus habitaciones? El suyo propio había pasado, y ningún residuo hormonal había sido detectado en el aire por los demás porque justo acababa de pasar el de Autum. La intimidad de la habitación no iba a durar todo el embarazo si es que seguía pese a todo. Por un lado su estado se podría detectar por otros, especialmente machos, que estas adaptados especialmente para ese tipo de cosas. Por otro lado a ella después de un tiempo se le empezaría a notar. Excepto si se sentía tan mal, ¿cómo es que podría sobrevivir el pequeño? 55
  56. 56. Lover At Last Como una vaga sensación de tirantez se acomodó en su vientre, al igual que su pelvis que se estaba retorciendo como un tornillo invisible. Ella trató de despejar a su mente en algo, cualquier cosa que no fueran sus sensaciones físicas. Unos ojos del color del cielo nocturno vinieron a ella. Ojos penetrantes, ojos que miraban desde un rostro que estaba ensangrentado y distorsionada... e incluso así bello en su fealdad. Bien, esto no la hacía mejorar. Xcor, líder de la banda de bastardos. Un traidor en contra del rey, un hombre perseguido por la ley que era enemigo de la Hermandad y de los Vampiros en todos sitios. El guerrero feroz que había nacido de una madre noble que no lo quería por su rostro, y un padre desconocido, que nunca había reclamado su paternidad. Una carga no deseada arrastrando los pies por orfanatos hasta que había entrado en el campamento de entrenamiento del Bloodletter en el Viejo Mundo. Un luchador despiadado entrenado en ella con eficiencia, y luego, en su madurez, un maestro en matar que recorría el país con una banda de luchadores de élite encabezados por el propio Bloodletter y después Xcor y nadie más. El rastro de información en la biblioteca del Otro Lado terminó allí, porque ninguna de las Elegidas actualizó nada más. El resto, sin embargo, podría llenarlo por sí misma: La Hermandad creía que el atentado contra la vida de Wrath había sido hecho por Xcor , y ella después había oído que había infiltrados dentro del glymera que trabajan con el guerrero Xcor. Un hombre traicionero, brutal, sin 56
  57. 57. Lover At Last conciencia, sin lealtad, no había salvación para él, sin embargo, cuando ella lo había mirado a los ojos, cuando ella había estado en su presencia, cuando ella había, sin saberlo, alimentado a este nuevo enemigo ... ella se había sentido como una mujer completa por primera vez en su vida. Porque él había mirado a ella, no agrediéndola, pero ―detén eso―, dijo ella en voz alta. ―Deja de hacer eso ahora mismo―. Como si la joven saliera de un armario o algo así, se obligó a ponerse en pie, cogió la bata de su lado y decidió salir de su habitación y salir hasta llegar a la cocina. Un cambio de escenario es lo que necesitaba, y coger algo de comida aunque solo fuera para dar a su estomago algo que expulsar. 57 Al salir, ella no comprobó su pelo o su cara en el espejo. No se quejó sobre la forma en que su túnica cayó. No perdió ni un momento en preocuparse que de sus sandalias estuvieran idénticas. Tanto tiempo que había perdido en el pasado en los más mínimos detalles de su apariencia. Hubiera servido mucho mas estudiar o formarse a sí misma en una vocación. Pero no lo había hecho. No estaba permitida esa actividad en una Elegida. Cuando salió al pasillo, ella tomó una respiración profunda, se estabilizó y comenzó a caminar en dirección al estudio del rey.
  58. 58. Lover At Last Más adelante, Blaylock, hijo de Rocke, estalló en el pasillo de las estatuas, las cejas hacia abajo apretado, con el cuerpo vestido de cuero desde la parte superior de los hombros a las suelas de sus enormes botas. Se estaba adelantando revisando sus armas una por una, sacándolas de la funda y abrochándolas. Layla se detuvo en seco. Y cuando el hombre finalmente la miró, fue abriendo los ojos cada vez más. Su pelo rojo intenso y con los hermosos ojos azul zafiro, el aristócrata era completamente un luchador de la hermandad, pero él no era un bruto. No importaba que pasara la noche patrullando, el se mantenía como un completo caballero educado e inteligente de comportamiento fino y cortes. 58 Así que no fue una sorpresa que incluso en su prisa, se inclinó ligeramente por la cintura a modo de saludo formal antes de retomar su carrera por la escalera de honor. En su descenso del vestíbulo, la voz de Qhuinn llego hasta ella. Yo estoy enamorada de alguien.... Layla hizo uso de su nuevo hábito de maldecir en voz baja. Este triste estado entre los guerreros y el embarazo no era de ayuda.
  59. 59. Lover At Last Pero la suerte estaba echada. Y todos iban a vivir con las consecuencias. ********************************** Cuando Blay golpeó la escalera, sintió que estaba siendo perseguido, y que estaba loco. Nadie que era una amenaza, estaba detrás de él. No había ningún destripador con una máscara de Jason, o algún bastardo enfermo en un feo suéter de Navidad con cuchillas en los dedos, o payaso asesino... Sólo una-probablemente embarazada Elegida que casualmente se ha pasado unas buenas doce horas tirándose a su ex mejor amigo. 59 No había problema. Al menos, no debería haber habido ningún problema. El problema era que cada vez que veía a esa mujer, él sentía que recibía un puñetazo en el estómago. Lo que era otro caso de locura. Ella no había hecho nada malo. Ni tampoco Qhuinn. Si bien, Dios, si ella estaba embarazada... Blay paso todos esos pensamientos felices a un segundo plano mientras cruzaba a través del vestíbulo corriendo. No había tiempo de psico-analizarse,
  60. 60. Lover At Last incluso si era sólo para sí mismo. Cuando Vishous le pidió su noche libre y le dijo que estuviera equipado en cinco minutos, no era porque las cosas fueran bien. No le había dado detalles durante la llamada telefónica, no se las había pedido. Blay había tomado sólo un momento en mandar un SMS a Saxton y luego se había cargado de acero y cuero dispuesto a todo. En cierto modo, esto era bueno. Pasar la noche leyendo en su habitación había resultado ser una tortura, y aunque él no quería que nadie estuviera en problemas, al menos eso le entretenía con alguna actividad. Un estruendo a través de el vestíbulo, el se encontró cara a cara con el camión de la Hermandad. La cosa estaba equipado para verse auténticamente humano, deliberadamente pintado con un logo rojo AAA imitando al nombre del Remolque de Murphy. Número de teléfono falso. Falso lema de: ―Estamos dispuestas siempre para ti― Mierda. A menos que, por supuesto, el ―tú―, fuera uno de la Hermandad. Blay saltó al asiento del copiloto y se encontró Tohr , V, detrás del volante. ―Viene Vishous?― 60
  61. 61. Lover At Last ―Solos tu y yo, los chicos están todavía trabajando en las pruebas de balística de la bala―. El hermano apretó el acelerador, el motor diesel rugió como una bestia, las luces oscilaban en círculo alrededor de la fuente del patio y miro entre la línea de vehículos alineados un espacio entre los ejes de las ruedas. Blay comprobó así los vehículos e hizo los cálculos sobre el que faltaba, Tohr dijo: ―Son Qhuinn y Jhon. ― Tapas Blay se quedó con los parpados cerrados por una fracción de segundo. 61 ― ¿qué pasó?―. ―Yo no sé mucho. John llamó a V para que le ayudara en una emergencia.― El Hermano miró. ―Y tú y yo son los únicos libres―. Blay tomó el tirador de la puerta, listo para hacer reventarla y desmaterializar la mierda de ahí. ―¿Dónde están ellos?―
  62. 62. Lover At Last ―Cálmate, hijo. Ya conoces las reglas. Ninguno de nosotros puede estar solo, así que pon el culo en el asiento o yo voy a joder mi maldito protocolo. ― Blay dio un puñetazo en la puerta, golpeando con tanta fuerza que la punzada de dolor en la mano le aclaro la cabeza un poco. Jodida banda de hijos de puta, calambres en todos ellos y el hecho de que la norma tenía sentido sólo le molestaba aun más. Xcor y sus muchachos habían demostrado ser astutos, agresivos y totalmente sin moral. No es exactamente el tipo de enemigo con el que querías encontrarte si estabas solo. Pero vamos. Blay agarró el teléfono, con la intención de escribir un SMS a John, pero se detuvo porque no quería distraer a los chicos para tener más detalles. ―¿Hay alguien que pueda llegar a ellos rápidamente?― ―V reunió a los otros en el centro de entrenamiento y nadie puede salir de allí. ― ―Maldita sea―. 62
  63. 63. Lover At Last ―Voy a conducir tan rápido como puedo, hijo.― Blay asintió con la cabeza, con tal de no parecer tan grosero. ― ¿Dónde y a qué distancia están?― ―De quince a veinte minutos. Y lejos, más allá de los suburbios―. Mierda. Mirando por la ventana y viendo caer la nieve, se dijo que si John estaba enviando mensajes de texto, era porque estaban vivos, y gracias a Dios, el había pedido un camión de remolque, no una ambulancia. Por lo que sabía, que tenía una rueda pinchada o un parabrisas roto y poniéndose histérica no iba a llegar antes ni a mejorar las desgracias, si había otro resultado distinto. ―Lo siento si soy un lastre―, murmuró Blay, cuando el hermano se dirigió a la carretera. ―no tienes que disculparte por estar preocupados por ellos hijo― Hombre, Thor estaba en lo cierto con eso. Como era tarde, ya entrada la noche, En Northway no había coches, sólo uno o dos los conductores de alambre que iban como murciélagos del infierno. La grúa 63
  64. 64. Lover At Last no se quedaría en el sitio por mucho tiempo. A unos ocho por kilómetros más adelante, se desviaron por una salida muy al norte de la ciudad de Caldwell, en una zona suburbana que se sabía que era de mansiones, ni ranchos, ni Mercedes, ni Mazdas. ―¿Qué demonios están haciendo aquí?―, Preguntó Blay. ―La investigación de esos informes.― ―¿Acerca de lessers?― ―Sí―. Blay negó con la cabeza a su paso por muros de piedra tan altos y gruesos como líneas de defensa y las puertas con muchas filigranas de hierro forjado que estaban cerradas a los extraños. De repente, él tomó una respiración profunda y relajada. Los aristócratas que se movían de nuevo en la ciudad estaban asustados y Vivian evidentemente con una menor actividad en todo lo que les rodeaba, lo cual no quiera decir que los asesinos estuvieran en realidad saltando desde detrás de estatuas del jardín o escondiéndose en sus sótanos. Esto no era un acontecimiento vital, era mecánico. 64
  65. 65. Lover At Last Blay se frotó la cara y apago su interruptor de pánico de su interior. Al menos hasta que llegaron al otro distrito y encontraron el accidente. Al doblar una curva del camino, había un par de luces traseras de color rojo brillante fueras del camino y bocabajo. Mierda esto era sólo un problema mecánico. Blay saltó antes de que Tohr incluso hubiera comenzado a detenerse, desmaterializándose directamente al Hummer. ―Oh, Dios, no,― él gimió al ver a dos agujeros en el parabrisas delantero, la clase de cosas que sólo podría ser hecha por un par de cabezas al atravesar la luna delantera. 65 Salió disparado a través de la nieve, se dirigió hacia la puerta del lado del conductor, el dulce picor del gas aguijoneaba en su nariz, el humo del motor haciéndolo parpadear y un silbido agudo cortó a través de la noche por la izquierda. Mirando alrededor, Blay buscaba en el nevado paisaje... y encontró dos cuerpos descomunales a unos veinte metros de distancia, agrupados en la base de un árbol casi del tamaño del que el Hummer se había quedado colgado. Luchando a través de los obstáculos, Blay corrió y cayó de rodillas. Qhuinn estaba tirado en el suelo, con las piernas largas y pesadas extendidas, su parte superior del cuerpo en el regazo de John. El macho se limitó a mirarlo con sus ojos dispares, sin moverse, sin hablar.
  66. 66. Lover At Last ―¿Está paralizado?― Exigió Blay, mirando a John. ―No que yo sepa―, respondió secamente Qhuinn. Creo que él tiene una conmoción cerebral, Afirmó John. ―Yo no― Voló por el capó de su coche y salió disparado a este árbol. 66 ―He pasado por la mayor parte de árboles― Y he tenido que sujetarlo desde entonces. ―¿Qué me está ocultando?― ―¿Cómo vamos, muchachos?―, Dijo Tohr mientras iba hacia ellos crujiendo sus botas al aplastar las laminas de hielo. ―¿Accidentados?―
  67. 67. Lover At Last Qhuinn se empujo liberándose de John y saltó poniéndose en pie. ―No ninguno lo estamos― En ese momento, el equilibrio del chico estaba tan flojo que se balanceo con tanta fuerza que Tohr tuvo que cogerlo. ―Vas a esperar a que traiga la camioneta―, dijo el hermano torvamente. ―Al diablo con eso― Tohr sacudió al tipo enfrente quedando cara a cara. ―Disculpe, hijo. ¿Qué dijiste? Porque sé que no quieres boicotearme, ¿o sí? Ok, De acuerdo. Blay sabía de primera mano que había pocas cosas de las vida Qhuinn se retractara. Dicho esto, el hermano, un hombre respetado, que estaba más que dispuesto a terminar el trabajo que había comenzado el pino, se puso a ello. Qhuinn miró a su arruinado SUV. ―Lo siento. Mala noche. Tuve un mareo durante una fracción de segundo. Estoy bien―. 67
  68. 68. Lover At Last Como era típico en Qhuinn, el muy cabrón se soltó y se alejó en dirección a la pila humeante de metal que antes manejaba como si se hubiera desprendido de sus heridas por voluntad. Dejando a todos los demás atrás. Blay se puso de pie y se obligó a concentrarse en John. ―¿Qué pasó?― Gracias a Dios por el lenguaje de signos, sino que le dio algo a lo que mirar, y por suerte, John tomó su tiempo completando los detalles. Cuando la narración había terminado, Blay sólo podía mirar a su amigo. Pero vamos, no era como si alguien pudiera hacer esa mierda. No es cuando es alguien que les gustaba, en todo caso. 68 Tohrment se echó a reír. ―Sacó un Hyslop, es lo que estaba diciendo―. ― No estoy seguro de saber qué es eso― cortó Blay Tohr se encogió de hombros y siguió el camino de Qhuinn a través de la nieve, haciendo un gesto con el brazo hacia el accidente. ―Justo aquí. Esta es la definición de un Hyslop-precipitado por tu chico dejando las llaves en el arranque.― No es mi chico, se dijo Blay a sí mismo. Nunca lo ha sido. Nunca lo será.
  69. 69. Lover At Last Y el hecho de que le dolía más que cualquier otro tipo de conmoción cerebral era algo que, como tantas otras cosas, se mantenía en silencio al respecto. A un lado y fuera del resplandor de los faros, Blay se quedó atrás y vio como Qhuinn se agachó por la puerta del conductor y maldijo en voz baja. ―Sucio. Muy sucio―. Tohr reviso en el asiento del pasajero. ―Oh, mira, una pareja.― ―Creo que están muertos.― ―En serio. ¿Qué le dio esas idas, el hecho de que no se mueven o que este tipo de aquí no tiene la parte izquierda de la cara? ― Qhuinn se enderezó y miró a través del eje. ―Tenemos que enderezarlo y remolcarlo.― ―Y yo que pensaba que íbamos a quemar masmelows―, dijo Tohr. ―¿John? ¿Blay? Vengan aquí―. Los cuatro se alinearon hombro con hombro entre las parejas de neumáticos y marcaron sus posiciones con sus botas en la nieve. Cuatro pares de manos 69
  70. 70. Lover At Last palmearon los paneles; cuatro cuerpos se apoyaron listos; cuatro pares de hombros se pusieron rectos. Una sola voz, la de Tohr, se escucho. ―A la de tres. Una. Dos. Tres― El Hummer ya había tenido una mala noche, y esto lo hizo gemir en voz tan alta que un búho se espanto a través de la carretera y un par de ciervos huyeron saltando sobre los cascos a través de los árboles. Por otra parte, la camioneta no era la única maldición. Todo el mundo estaba como George Carlin bajo el peso muerto mientras trabajaban para levantar a peso todo ese acero. Las leyes de la física son impasibles sin embargo, y como el cuerpo de Blay estaba tenso, todos sus músculos apretaban contra sus huesos, volvió la cabeza y cambió su posición. Estaba de pie al lado de Qhuinn. Justo al lado del hombre. Los Ojos de Qhuinn estaban enfocados hacia el frente, sus labios retraídos de sus colmillos, con una expresión feroz, resultado del esfuerzo sobrehumano... Estaba cerca de cómo era cuando llegó. Santo inadecuado, Batman. Y tan malo como era este hecho no hizo nada para cambiar su línea de pensamiento. 70
  71. 71. Lover At Last El problema era que Blay sabía por experiencia propia lo que un orgasmo hacía a ese hombre, aunque no porque él hubiera sido uno de los moldes que pasaron por su recipiente. Oh, no. Nunca le había ofrecido follar. El macho que metía su polla en todo lo que tenía vida y tal vez algunos objetos inanimados también pero nunca a Blay. Sí, porque ese gusto sexual exquisito que había llevado a Qhuinn a follarse a todos en Cadwell entre los 20 y los 28 años había excluido a Blay mandándolo al fondo de la piscina de mierda. ―se está…empezando a mover...― Tohr apunto. ― ¡Métanse debajo!― 71 Blay y Qhuinn bruscamente pasaron a la acción, liberándose de sus agarres, agachándose, empujando sus hombros bajo el filo de la cubierta. Uno frente al otro, sus ojos se encontraron cuando su aliento explotó fuera de su boca, su muslo entrando en acción, sus cuerpos enfrentándose en una guerra contra todo el peso que el frío y duro gracias a la resbaladiza nieve. Su poder añadido estaba en el punto de inflexión para darle la vuelta. Formando un eje con los neumáticos opuestos y cuatro toneladas de carga del Hummer comenzó a moverse entre, haciéndose más y más ligero. ¿Por qué demonios Qhuinn estaba mirándole de esa manera?
  72. 72. Lover At Last Esos ojos, ese par de azul y verde, estaban fijos en los de Blay y no se movían. Tal vez fue sólo como punto de concentración, quizás estaba concentrado en realidad sólo en las dos pulgadas de frente en la cara de Blay acababa de pasar a estar en el lado más alejado de eso. Tenía que ser... ― ¡parad, muchachos!― Llamo Tohr. ― ¿O vamos a darle la vuelta a esta maldita cosa de nuevo?― 72 Blay soltó el eje, y hubo un momento de suspensión, una fracción de segundo en que lo imposible pasó, dónde un SUV de ocho mil libras perfectamente equilibrado en el filo de dos ruedas, donde lo que había sido insoportable... se convirtió estimulante. Y todavía Qhuinn lo miraba fijamente. A medida que el Hummer aterrizó con un rebote de las cuatro ruedas, Blay frunció el ceño y se alejó. Cuando miró de nuevo... Los ojos de Qhuinn estaban exactamente donde habían estado.
  73. 73. Lover At Last Blay se inclinó y susurró, ―¿Qué?― Antes de que hubiera algún tipo de respuesta, Tohr se acercó y abrió la puerta de la camioneta del lado. El olor de la sangre fresca flotaba sobre la brisa. ―El hombre, incluso estando muerto, no estoy seguro de que vayas a quererlo aquí. La limpieza de esta va a ser una putada. ― Qhuinn no respondió, parecía haberse olvidado de todo el comercial de Mayhem Allstate. Él se quedó allí, mirando a Blay. ¿Tal vez el hijo de puta había terminado el levantamiento? 73 ―¿Cuál es tu problema?― Repitió Blay. ―Voy a traer el plano―, dijo Tohr cuando comenzó a ir al otro vehículo. ―Vamos a dejar los cuerpos justo donde se encuentran, podemos deshacernos de ellos en el camino a casa. ― Mientras tanto Blay sintió como John hizo una pausa mirándolos a ambos, algo que a Qhuinn naturalmente pareció no importarle.
  74. 74. Lover At Last Con una maldición, Blay resolvió el problema corriendo hacia el camión y caminando junto a Tohr sosteniendo el extremo del hummer. El fue a la rueda del cable y lo agarro para poder liberar el cable. Tenía la sensación de que sabía lo que estaba en la mente de Qhuinn, y si estaba en lo cierto, el chico debería mejor callar y dejar pasar la mierda de nuevo. No quería oírlo 74
  75. 75. Lover At Last Capitulo 5 Traducido Por Vampi Mayb A medida que Qhuinn estaba en el fuerte viento contemplando a Blay conectar el Hummer, nieve suelta voló por encima de sus botas, silenciosamente, el peso suave oscureciendo poco a poco la parte superior con puntas de acero. Al mirar hacia abajo, tenía la vaga idea de que si se quedaba donde estaba el tiempo suficiente, sería completamente cubierto por la misma, de la cabeza a los pies. Lo malditamente raro era que él pensara en eso. El rugido de la plataforma del motor trajo su cabeza de vuelta a la realidad, sus ojos desplazándose en el entorno, comenzó a arrastrarse y en su recorrido iba arruinado la capa de nieve. Blay era el que hacia el trabajo de extracción, el macho de pie al lado, vigilando y controlando la velocidad del drenaje de modo que no hubiera presión indebida puesta sobre los diversos componentes mecánicos de este automóvil siendo un buen Samaritano. Con Cuidado. Controlado. 75
  76. 76. Lover At Last Con el fin de parecer casual, Qhuinn se acercó a Tohr y fingió que él, como el Hermano, estaba controlando el progreso de la elevación. No. Se trataba de Blay, por supuesto. Siempre había sido sobre Blay. Tratando de añadir toda la indiferencia posible, cruzó los brazos sobre el pecho-, pero tuvo que bajarlos de nuevo ya que el hombro magullado gritó. ―Lección aprendida―, dijo para hacer conversación. Tohr murmuró algo, pero que lo condenen si lo oyó. Y maldición si podía ver algo más que a Blay. Ni por un instante. Ni Por un aliento. Ni Por un latido de corazón. Mirando a través de los remolinos de nieve, se maravilló de cómo alguien que lo sabía todo sobre él, que vivía al final del pasillo, que comía y trabajaba contigo y dormía en el momento mismo que tú... podría llegar a ser un extraño. Por otra parte, y como siempre que era la distancia emocional, no importaba tener el mismo trabajo, o vivir bajo-el-mismo-techo de mierda. La cuestión era que Qhuinn se sentía como que quería explicar las cosas. Por desgracia, y a diferencia de la puta de su primo, Saxton el Chupapollas, no tenía el 76
  77. 77. Lover At Last don de la palabra y las cosas complicadas del centro de su pecho estaban haciendo esa tendencia a mudo peor. Después de una última rutina, el Hummer estaba arriba en la tierra, y Blay comenzó a correr la cadena dentro y fuera del tren de aterrizaje. ―Está bien, ustedes tres tomen este pedazo de chatarra de nuevo―, dijo Tohr cuando ráfagas de nieve comenzaron a caer de nuevo. Blay se congeló y miró al hermano. ―Vamos a pares. Así que necesito irme contigo ―. 77 Como si él estuviera listo para replicar. ―¿Has visto lo que tenemos aquí? Un trozo de chatarra incapacitada con dos personas muertas. ¿Crees que es una situación de juego-sobre-quien-pierde? ― ―Ellos pueden manejar―, dijo Blay en voz baja. ―Los dos estarán ajustados.― ―Y contigo son aún más fuertes. Yo me voy a desmaterializar a casa. ―
  78. 78. Lover At Last En el tramo de silencio que siguió, la línea recta que iba del culo de Blay hasta la base de su cráneo era el equivalente a un dedo medio. No al hermano, sin embargo. Qhuinn sabía exactamente para quién era. Las cosas se trasladaron rápidamente a partir de entonces, el SUV consiguiendo ser asegurado, Tohr partiendo, y John saltando detrás del volante de la plataforma. Mientras tanto, Qhuinn dio la vuelta a la puerta del lado del pasajero del camión, abriendo la manivela, y se quedó a un lado, esperando. Al igual que un posible caballero, supuso. 78 Blay se acercó, al acecho a través de la nieve. Su rostro era como el paisaje: frío, cerrado, inhóspito. ―Después de ti―, murmuró el tío, sacando un paquete de cigarrillos y un encendedor de oro elegante. Qhuinn inclinó la cabeza brevemente en un movimiento de cabeza, y luego arrastró los pies dentro, deslizándose sobre la banqueta hasta que rozó el hombro de John.
  79. 79. Lover At Last Blay se metió en último cerró la puerta y bajo la ventanilla, colocando el extremo encendido de su ataúd clavo justo en la abertura para mantener el olor hacia afuera. La plataforma llevo todo el peso de la conversación de unos buenos cinco kilómetros o así. Sentado en medio de lo que solían ser sus dos mejores amigos, Qhuinn miró por el parabrisas y contó los segundos entre los golpes intermitentes de los limpiaparabrisas... tres, dos... uno... arriba y hacia abajo. Y... tres, dos... uno... hacia arriba y abajo. 79 Había nieve apenas lo suficiente en el aire para exigir el esfuerzo. ―Lo siento―, le espetó. Silencio. Excepto por el rugido del motor en delante de ellos y el estruendo ocasional de una cadena en la parte posterior cuando golpeaban un bache. Qhuinn lo miró, como haciéndolo entender, Blay parecía como si estuviera masticando metal. ―¿Estás hablando conmigo?―, Dijo el tipo con brusquedad.
  80. 80. Lover At Last ―Sí. Yo lo estoy ―. ―No tienes nada de qué disculparte.― Blay apuñalo el cigarrillo en el cenicero del salpicadero. Y encendió otro. ―Por favor, deja de mirarme.― ―Yo sólo...―Qhuinn se llevó una mano por el pelo y le dio un tirón a la mierda. ―Yo no... Yo... no sé qué decir acerca de Layla…― La cabeza de Blay giró bruscamente. ―Lo que hagas con tu vida no tiene nada que ver conmigo…― 80 ―Eso no es cierto―, dijo Qhuinn en voz baja. ―Yo…― ―¿No es cierto?― ―Blay, escucha, Layla y yo...― ―¿Qué te hace pensar que quiero oír una sola palabra acerca de ti y ella?― ―Sólo pensé que tú podrías necesitar algo de... no sé, el contexto o algo así.―
  81. 81. Lover At Last Blay simplemente lo miró fijamente durante un momento. ―¿Y por qué es exactamente qué Crees que yo deseo saber el ―contexto――. ―Porque... yo pensé que podrías encontrarte... como, molesto. O algo así. ― ― ¿Y eso por qué sería?― Qhuinn no podía creer que el tipo quería que lo dijera en voz alta. Mucho menos en frente de otra persona, incluso si era John. ―Bueno, porque, tu sabes.― Blay se inclinó, su labio superior descubriendo sus colmillos. ―Sólo para que quede claro, tu primo me da lo que necesito. Todo el día. Todos los días. ¿Tú y yo? ― Él hizo un gesto de ida y vuelta entre ellos con el cigarrillo. ―Trabajamos juntos. Eso es todo. Así que quiero que nos hagas un favor antes de que pienses que yo ―necesito― saber algo. Pregúntate a ti mismo: ―Si yo estuviera cocinando hamburguesas en McDonald’s, ¿le estaría diciendo al maldito tipo de la freidora esto? Si la respuesta es no, entonces cierra la boca―. Qhuinn volvió a centrarse en el parabrisas. Y considerando poner su rostro por sobre él. ―John, detente.― El guerrero miró al otro lado. Entonces comenzó a sacudir la cabeza. ―John, tira del freno. O lo haré por ti. ― 81
  82. 82. Lover At Last Qhuinn era vagamente consciente de que su pecho latía hacia arriba y hacia abajo y que sus manos se habían convertido en puños. ― ¡tira del freno!― Rugió mientras golpeaba el tablero de instrumentos suficientemente fuerte como para enviar a uno de los orificios de ventilación volando. El golpe contra la superficie plana al lado de la carretera y los frenos chirriando sonaron cuando su velocidad descendía. Pero Qhuinn ya estaba fuera de allí. Desmaterializándose, se escapó a través de esa rendija de la ventana, junto con una exhalación frustrada de Blay. 82 Casi de inmediato, volvió a formarse en el lado de la calle, incapaz de mantenerse en su estado molecular debido a que sus emociones estaban corriendo demasiado rápido a través de él. Poniendo una Shitkicker delante de la otra, caminó por la nieve, su necesidad para caminar ahogaba todo, incluyendo el dolor zumbante en ambos conjuntos de nudillos. En la parte posterior de su cabeza, algo sobre el tramo de la carretera era registrado, pero había demasiado ruido en su cráneo para que la específica se abriera paso. Ni idea de a dónde iba. Hombre esto estaba frío. información
  83. 83. Lover At Last ******************************************** Sentado en el módulo de carga, Blay se centró en el extremo encendido del cigarrillo, el pequeño resplandor naranja yendo y viniendo como una cuerda de guitarra. Supongo que le temblaba la mano. El silbido que se escucho a su lado era la manera en que John trataba de conseguir su atención, pero él lo ignoró. Por lo cual consiguió que le diera una palmada en el brazo. 83 Este es un camino realmente malo para él, John señalo. ―Me estás tomando el pelo, ¿verdad?― Murmuró Blay. ―Estás absolutamente bromeando. Él Siempre había querido un acoplamiento convencional, y va y embaraza a una Elegida… digo que es genial…― No, aquí, aquí mismo. John señaló al asfalto. Aquí. Blay movió los ojos en el parabrisas sólo porque estaba demasiado cansado para discutir. Al frente de la plataforma, los faros iluminando todo, el paisaje cubierto de nieve de un blanco cegador, la figura caminando al lado de la carretera proyectado una sombra.
  84. 84. Lover At Last Gotas rojas de sangre marcando el camino de las huellas. Las Manos de Qhuinn estaban sangrando desde el momento en que había golpeado el tablero. De repente, Blay frunció el ceño. Se incorporó un poco más alto. Como piezas de un rompecabezas que se hunden en sus ranuras apropiadas, los detalles al azar sobre dónde se encontraban, desde la curva de la carretera, a los árboles, a la pared de piedra al lado de ellos, se reunieron y completaron una foto. 84 ―Oh, mierda―. El conocimiento golpeo la cabeza de Blay. Cerró los ojos un momento, quería encontrar otra solución a esto, cualquier cosa con excepción de ir con él por allí. Se le ocurrió una gran y gorda NADA. En cuanto abrió la puerta, el frío se precipitó en el interior caliente de la cabina del camión. No le dijo nada a John. No había por qué. Cosas como salir a una nevada siguiendo a alguien era auto-explicativo.
  85. 85. Lover At Last Tomando una profunda calada, se abrió paso a través de la acumulación. El camino había sido arado antes, pero esto había sido muy temprano. Lo que significaba que probablemente tenía que actuar rápido. Aquí, en esta parte rica de la ciudad, donde la base fiscal era tan amplio como el césped laminado, era mejor creer que otra de esas maquinas de arados amarillas iban a venir justo antes del amanecer. No había necesidad de jugar esto en frente de los seres humanos. Especialmente con el par de ladrones, muertos-e-idos en el Hummer. ―Qhuinn, ― dijo ásperamente-. ―Qhuinn, para.― No le iba a gritar. No tenía la energía. Esta cosa..., sea lo que sea que hubo entre ellos, lo había dejado agotado hace mucho tiempo, y este enfrentamientocorriente-al-lado-de-la-carretera era sólo un episodio más para él que él no tenía fuerza. ―Qhuinn. En serio. ― 85
  86. 86. Lover At Last Por lo menos el tipo había frenado un poco. Y con un poco de suerte él estaba tan enojado, que él no pondría a todas las pistas de su ubicación juntas. Jesucristo, ¿cuáles eran las probabilidades?, Blay pensó mientras miraba a su alrededor. Era justo cerca de aquí aproximadamente kilómetro y medio dónde la Guardia de Honor había hecho su negocio y Qhuinn casi había muerto por los golpes. Dios, Blay recordó equiparse con lo necesario esa noche, un conjunto diferente de faros recogiendo una figura oscura esa vez sangrando en el suelo. Sacudiendo a sí mismo, le dio la oportunidad a este juego una vez más. ―Qhuinn―. El hombre se detuvo, sus Shitkickers plantadas en la nieve sin ir más lejos. Él no se dio la vuelta, sin embargo. Blay hizo señas a John para apagar los faros, y un segundo más tarde todo lo que tenía que enfrentar era el resplandor naranja sutil de las luces de estacionamiento del camión. Qhuinn puso las manos en las caderas y miró hacia el cielo, con la espalda inclinando la cabeza, el aliento escapando hacia arriba en una nube de condensación. 86
  87. 87. Lover At Last ―Regresa y entra al camión―. Blay dio otra calada y soltó el humo. ―Hay que seguir moviéndose…― ―Sé lo mucho que significa para ti Saxton―, dijo Qhuinn bruscamente. ―Lo entiendo. De verdad. ― Blay se forzó a decir: ―Bien―. ―Supongo... que oírlo en voz alta es aún un shock― Blay frunció el ceño en la penumbra. ―No lo entiendo―. 87 ―Sé que no lo haces. Y eso es culpa mía. Todo esto... es mi culpa―. Qhuinn miró por encima del hombro, su rostro fuerte y duro apretado con gravedad. ―Yo simplemente no quiero que pienses que estoy enamorado de ella. Eso es todo. ― Blay se aspiro de un golpe su Dunhill, pero no tenía suficiente aire para extraer de sus pulmones. ―Yo... lo siento…No entiendo... ¿por qué ...― Bueno, eso fue una réplica increíble.
  88. 88. Lover At Last ―Yo no estoy enamorado de ella. Ella no está enamorada de mí. No estamos durmiendo juntos. ― Blay se rió ásperamente. ―Una mierda―. ―Realmente es la verdad. Yo la atendí a ella en su necesidad porque quiero un hijo, y ella también y empezó y terminó ahí―. Blay cerró los ojos mientras la herida en su pecho estaba siendo abierta de nuevo. ―Qhuinn, vamos. Has estado con ella todo este último año. Te he visto, todo el mundo los ha visto juntos ― 88 ―Yo tomé su virginidad hace cuatro noches. Nadie había estado con ella antes de eso, incluyéndome a mí. ― Oh, había una imagen que necesitaba en su cabeza. ―Yo no estoy enamorado de ella. Ella no está enamorada de mí. No estamos durmiendo juntos. ― Blay no podía quedarse quieto por más tiempo, por lo que se paseaba alrededor de la nieve bajo sus botas embalaje. Y luego, de la nada, la voz de la Señora Iglesia de SNL le vino a la cabeza: Bueno, no es espeeeeeeeeeecial.
  89. 89. Lover At Last ―No estoy con nadie―, dijo Qhuinn. Blay volvió a reír con un borde de acero. ― ¿Como en una relación? Por supuesto que no. Pero no te voy a creer que te estás gastando tu tiempo sacando tapetes de ganchillo y ordenando alfabéticamente un estante de especias con la hembra―. ―No he tenido sexo en casi un año.― Eso lo detuvo en seco. Dios, ¿dónde diablos se fue todo el aire de esta parte del universo? 89 ―Mentira―, respondió Blay con una voz cascada. ―Tú estabas con Layla cuatro noches atrás. Como dijiste. ― En el silencio que siguió, la horrible verdad levantaba su fea cabeza de nuevo de su culo, el dolor haciendo imposible para él ocultar lo que había sido enterrado con tanta diligencia por los últimos días. ―Estabas realmente con ella―, dijo. ―Yo vi la araña de la biblioteca yendo y viniendo bajo tu cuarto.―
  90. 90. Lover At Last Ahora era el turno de Qhuinn de cerrar los ojos como si quisiera olvidar. ―Fue con un propósito.― ―Escucha...― Blay sacudió la cabeza. ―No estoy muy claro en qué me estás contando con todo esto. Quise decir lo que dije, yo no necesito ninguna explicación sobre lo que haces con tu vida. Tú y yo... crecimos juntos, y eso es todo. Sí, compartimos un montón de cosas en ese entonces, y estuvimos ahí uno para el otro cuando realmente importaba. Pero ninguno de los dos pueden encajar en la ropa que solía usar, y esta relación hay entre nosotros es lo mismo. No encaja en nuestra vida por más tiempo. Nosotros no... Encajamos más. Y escucha, yo no tenía la intención de obtener esta conversación en el camión, pero creo que necesitas estar claro en esto. ¿Tú y yo? Tenemos un pasado. Eso es todo. Eso es... todo lo que tendrás. ― Qhuinn desvió la mirada, con el rostro de nuevo en las sombras. Blay se obligó a seguir hablando. ―Sé que esta... cosa... con Layla es bueno para ti. O yo solo estoy conjeturando –pero cómo no iba a serlo, si está embarazada. ¿Para mí? Honestamente le deseo lo mejor a ambos también. Pero tu no me debes ninguna explicación, y lo que es más, yo no las quiero. He pasado de enamoramientos infantiles… y eso es lo que sentía por ti. En aquel entonces, era sólo un capricho, Qhuinn. Así que por favor cuidar de tu hembra, y no te preocupes porque me corte las venas porque has encontrado a alguien para amar. Como yo lo he hecho.― 90
  91. 91. Lover At Last ―Te lo dije. Yo no estoy enamorado de ella. ― Solo quedaba esperar, Blay pensó para sí mismo. Porque se acercaba. Esto era clásico en Qhuinn, aquí mismo. El varón era increíble en el campo. Y fiel al punto de la psicosis. Y listo. Y sexual hasta la locura. Y cientos de miles de otras cosas que Blay tuvo que reconocer que nadie más se le acercaba. Pero tenía un defecto grave, y que no era su color de ojos. No podía manejar las emociones. En absoluto. Qhuinn había corrido siempre de todo lo profundo, incluso si él no se movia. Podía sentarse justo en frente de ti y asentir con la cabeza y hablar, pero cuando las emociones más fuertes que él tenía, él se saldría fuera de su piel. Sólo tenias que verlo. ¿Y si tratabas de obligarlo a enfrentarlos? Bueno, eso no era posible. Nadie obligaba a Qhuinn a hacer nada. 91
  92. 92. Lover At Last Y sí, claro, había un montón de buenas razones para la manera que estaba. Su familia lo había tratado como una maldición. La Glymera mirando hacia abajo sobre él. Él no había tenido raíces en toda su vida. Pero sean cuales sean los factores de estrés, al final del día, el hombre quería correr de algo que era demasiado complicado, o cuando se requiera algo de él. Probablemente la única cosa que podría cambiar eso era un hijo. Así que sin importar lo que decía ahora, no había duda de que estaba enamorado de Layla, pero después de haber pasado por la necesidad de ella, y ahora a la espera de los resultados, estaba perdiendo la razón de la preocupación y alejándose de ella. 92 Y por lo tanto estaba de pie aquí a un lado de la carretera, parloteando acerca de cosas que no tenían un condenado sentido. ―Les deseo a ambos lo mejor―, dijo Blay, su corazón martilleando en su pecho. ―Honestamente lo hago. Realmente espero que esto funcione bien para los dos. ― En el tenso silencio, Blay se sacó del agujero en el que una vez más había caído, arañando su camino de regreso a la superficie, lejos de la agonía dolorosa, ardiente en el centro de su alma.
  93. 93. Lover At Last ―Ahora, ¿podemos entrar en el camión y terminar nuestro trabajo?―, Dijo de manera uniforme. Las manos de Qhuinn se levantaron brevemente a su cara. Luego agachó la cabeza, metió los nudillos sangrando en los bolsillos de su mono, y echó a andar por la superficie. ―Sí. Vamos a hacer eso. ― 93
  94. 94. Lover At Last Capitulo 6 Traducido por Manuel Manello BlackDaggerr ―Ohh mi dios, voy a correrme… ¡¡¡Voy a correrme !!!― Más allá del sur, en el centro de Caldwell, dentro del estacionamiento detrás del Iron Mask, Trez Latimer estaba feliz de escuchar la noticia de última hora –y no sorprendido. Pero nadie más en tricountry necesitaba la noticia. Al tiempo que se trabajaba a sí mismo dentro y fuera de la muy deseosa participante debajo de su cuerpo, la silencio besándola con fuerza, su lengua entrando a esa boca caliente, cortando ese innecesario comentario. 94
  95. 95. Lover At Last El auto en el que estaban, pequeño y oliendo al perfume de la mujer: dulce, picante y barato… Mierda, la próxima vez tenía que elegir a una voluntaria con un SUV o, mejor aún, un Mercedes S550 con espacio adecuado en la parte de atrás. Claramente, este producto Nissan no había sido construido para albergar a ciento veintitrés kilos follando hasta dejar sin sentido a una -medio desnudaasistente dental. O era una asistente legal? No podía recordar. Y tenía asuntos más importantes de que preocuparse. Abruptamente se movió rompiendo el beso, entre más se acercaba a su liberación, más se extendían sus colmillos desde la mandíbula superior – y no quería cortarla por error. El sabor de la sangre fresca podía llevarlo directo a una liberación distinta, una liberación más peligrosa y no estaba seguro de que alimentarse de ella fuera una buena idea – Un punto en eso-. Era una mala idea. Y no porque ella fuera una humada, alguien los observaba. Levantando la cabeza, miró por la ventana del asiento trasero. Como una sombra, sus ojos eran tres o cuatro veces más perspicaces que los de un vampiro normal, el fácilmente podía penetrar en la oscuridad. 95
  96. 96. Lover At Last Si, alguien estaba definitivamente comiendo palomitas y mirándolos desde la izquierda cerca de la entrada del personal. Hora de terminar con esto. Inmediatamente tomó el control, alcanzando entre sus cuerpos, encontrando el sexo de la chica y burlándola mientras seguía penetrándola, haciendo que se corriera muy fuerte, dejando caer la cabeza hacia atrás golpeándose contra la puerta. Ningún orgasmo para él. 96 Lo que sea, alguien merodeando alrededor había llevado su juego-y-diversión rápidamente a un territorio distinto lo que significaba que tenía que cortar la mierda. Incluso sin haberse corrido. Tenía un gran número de enemigos gracias a sus diversas asociaciones. Y luego estaban esas…complicaciones…que eran solo suyas. ―Oh mi jodido dios― A juzgar por esa enérgica exhalación, toda esa presión y los espasmos que se apoderaron de la gruesa polla de Trez, la asistente dental –la asistente legal-
  97. 97. Lover At Last técnica veterinaria, estaba teniendo un momento demoledor. Él, sin embargo, se había retirado mentalmente ya de esas tonterías y bien podría estar acechando fuera del auto, disparando al observador-. Era una mujer. Si, quienquiera que fuese era definitivamente de sexo femenino – Trez frunció el ceño en cuanto se dio cuenta de quién era. Mierda. Pero entonces, al menos no era un lesser. Un symphath. Algún traficante de drogas del que tuviera que hacerse cargo. Un rival proxeneta con opiniones. Un vampiro fuera de lugar. iAm, su hermano. Pero nah, solo una inofensiva mujer, y demasiado malo era ya que no fuera a volver a su trozo de felicidad. Su humor estaba arruinado, La asistente dental/asistente legal/técnico veterinario/estilista, jadeaba como si hubiera tratado de poner a un bombero a sostener un piano. ―Eso…fue asombroso…eso…fue…― Trez salió de ella y metió su polla detrás de su bragueta. Las probabilidades de que tuviera un caso de bolas de neón en una media hora eran muy altas, pero tenía un problema con el que tratar. 97
  98. 98. Lover At Last ―Eres increíble, eres el más increíble…― Trez dejó que el bombardeo de palabras tontas pasara por él. ―Tú también nena― La besó para hacerle parecer que le importaba –y lo hacía, en cierta forma. Estas mujeres humanas que el usaba le importaban en el sentido de que eran seres vivientes, merecedores de respeto y amabilidad en simple virtud de que tenían un corazón latiendo. Por el corto tiempo que lo dejaban usar sus cuerpos, y algunas veces sus venas, y el apreciaba esos regalos, que eran dados siempre a voluntad, y algunas más de una vez. 98 El último era el problema, que ahora estaba de pie allí. Subiéndose la cremallera, Trez maniobró cuidadosamente su gran cuerpo en torno a ella de forma que no aplastara a su compañera por diez minutos y darse a sí mismo una craneotomía con el techo del auto. De cualquier forma, ese bebé no parecía querer moverse. Solo estaba ahí como un almohadón arrojado contra los asientos, sus piernas seguían abiertas, su sexo aún preparado, sus pechos permanecían fuera y cerca de desafiar a la gravedad como dos melones pegados a su caja torácica. Debían de estar debajo del músculo, pensó.
  99. 99. Lover At Last ―Vamos a vestirte―, sugirió tirando de las copas del sostén de encaje para abrocharlas. ―Estuviste fantástico…― Era como jalea -Bien, excepto por las tetas falsas duras-como-rocas – toda maleable y agradable, pero absolutamente inútil mientras él la ponía presentable, la sentaba, y acomodaba sus extremidades. ―Esto fue divertido nena― Murmuró, y lo decía en serio. ―¿Puedo verte otra vez?― ―Quizá― Le sonrió tenso de modo que sus colmillos no se mostraran. ―Estoy cerca― Ella ronroneo como un gato a eso, y procedió a recitar su número, el cual él no se molestó en memorizar. La triste verdad acerca de las mujeres como ella era que eran un centavo de una docena: En una ciudad de varios millones, tenía que haber un par de cientos miles mujeres de veintitantos con culos apretados y piernas sueltas que estaba 99
  100. 100. Lover At Last buscando un buen rato. De hecho, eran todas variaciones de la misma persona, lo cual era por lo que tenía que tener nuevas. Con tanto en común, una puerta giratoria de nuevas opciones era necesaria para mantener su interés. Minuto y medio después, Trez estaba fuera del auto sin molestarse en borrar sus recuerdos. Como una sombra, tenía muchos trucos mentales que podía poner en práctica, pero había dejado de preocuparse hace años. No valía el esfuerzo –además ocasionalmente le gustaba repetir-. Compró su reloj. 100 Maldita sea, estaba cerca de ir tarde con iAm –aunque claramente tenía que lidiar con el problema en la puerta trasera antes de cerrar el negocio. A medida que se acercó y detuvo frente a la mujer, ella levantó la barbilla poniendo una mano en su cadera. Esta particular versión de cosa lista-y-dispuesta tenía extensiones de cabello rubio y le gustaban los pantalones calientes tan opuestos a faldas –así que lucía ridícula en el frío, con su parka rosada y esponjosa, desnudas piernas en la brisa. con el culo y sus

×