Universidad Iberoamericana A.C. 
Libro Ese Maldito Yo de Emil Cioran 
Texto académico: “Sentir antes que decir”. 
Alumno: ...
INTRODUCCIÓN 
Ese Maldito Yo es una obra del filósofo y escritor rumano Émile Cioran, la cual fue publicada originalmente ...
Cioran requiere de lectores que tomen sus libros como experiencias personales, pues es consciente de que sus aforismos no ...
armonía, tal y como lo es el silencio en la música, “no pedirle jamás al lenguaje que realice un esfuerzo desproporcionado...
circunstancia?, en este sentido, no creo que los actos deban tener consecuencias codificadas, es decir, que los procesos h...
BIBLIOGRAFÍA 
 Bazdesch, J. (2000). Cuadernos de reflexión universitaria. México: UIA 
 Cioran, M. (2006). Ese Maldito Y...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Texto académico sentir antes que decir

201 visualizaciones

Publicado el

Estimado Essaú, supiste aprovechar la crítica hacia los conceptos como parte exclusiva del conocimientEstimado o; también las experiencias constituyen parte de nuestro modo de conocer.

En el apartado que se refiere a la propuesta de integración, tenías la oportunidad de integrar una propuesta de adecuación que supere el carácter funcionalista de evaluación, quizá vinculando aquello del pensamiento divergente. En la crítica podemos identificar los escollos de lo que nos afecta, pero debemos aprovechar nuestra reflexión hacia una propuesta de acción, porque de esa manera desarrollamos la competencia de Discernimiento y Responsabilidad que buscamos en la Ibero.

En lo personal, siento que los maestros aprendemos más que los alumnos, por ser más numerosos nuestros maestros, que son los alumnos.

Felicidades por la nota obtenida y por lo significativo que te resultó el ensayo.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
201
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Texto académico sentir antes que decir

  1. 1. Universidad Iberoamericana A.C. Libro Ese Maldito Yo de Emil Cioran Texto académico: “Sentir antes que decir”. Alumno: Essaú Joel Cerón Ramos. Materia: Persona y humanismo Profesor: José Alejandro Flores Rodríguez Fecha de entrega: 26 de noviembre de 2014
  2. 2. INTRODUCCIÓN Ese Maldito Yo es una obra del filósofo y escritor rumano Émile Cioran, la cual fue publicada originalmente en idioma francés en el año de 1986. El libro está constituido por una serie de reflexiones filosóficas que nos invitan a cuestionar conceptos como: la muerte, la religión, el tiempo, la divinidad y la edad. En el presente ensayo responderé a tres preguntas a partir del libro de Cioran. La primera pregunta es ¿Qué aforismo me resultó significativo para decir que “él necesita lectores que tomen sus libros como experiencias personales, que viven sus palabras con intensidad, pasión y las entienden”?; la segunda pregunta se vincula con el curso de persona y humanismo, y es ¿Cómo me caracterizaría luego de leer esta obra?; finalmente, vincularé el libro con la realidad social y cultural que vivo, a través de la pregunta ¿Qué valores se pueden integrar en los aspectos simbólico y ético de mi reflexión? Para responder las preguntas citadas, el ensayo se dividirá en tres partes: Cioran como autor, Cioran en nuestro curso de persona y humanismo, y Cioran en el análisis de nuestra realidad social y cultural. Mi postura en el ensayo es que la vida no es posible sedimentarla en una serie de pasos o peldaños, ni algo que pueda reducirse a una receta o a un proceso mecánico, más bien, es una experiencia a la que debemos ser sensibles. El decir que no existe un método o una receta para todo, implica cuestionar todos los conceptos que tenemos, implica buscar en nuestro interior. I) CIORAN COMO AUTOR El aforismo que me resultó significativo se encuentra en el capítulo de “Magia de Decepción” y es: “No deberíamos hablar más que de sensaciones y de visiones, nunca de ideas –pues ellas no emanan de nuestras entrañas ni son nunca verdaderamente nuestras” (Cioran, 2006, pp.69). Este aforismo es significativo porque nos remite a reflexionar que las ideas –imágenes que permanecen en la mente- son limitadas ante las numerosas experiencias que vivimos diariamente, es decir, muchas veces queremos utilizar las ideas para abstraer en una imagen todo aquello que experimentamos, sin tomar en cuenta que muchas veces las sensaciones no se pueden reducir a una idea. Por ejemplo, es lugar común la idea del “amor” en muchas novelas europeas, entre ellas, Fausto del novelista alemán Johann Wolfgang Goethe, en la cual, el autor relata que el doctor Fausto ama a Margarita, sin embargo, al momento de leer este fragmento, no puedo conceptualizar el amor de la misma forma que lo hizo Goethe, no le puedo dar una figura para que sea retenida en mi mente, no le puedo dar características materiales ni atribuirle una cualidad universal, el amor no se entiende, ni se puede reducir a una idea o palabra, más bien se siente. En este sentido, concuerdo con Alejandra Pizarnik: “las palabras no hacen el amor, hacen la ausencia, si digo agua, ¿beberé? Si digo pan ¿comeré? (…) ¿de dónde viene esa conspiración de invisibilidades? Ninguna palabra es visible”.
  3. 3. Cioran requiere de lectores que tomen sus libros como experiencias personales, pues es consciente de que sus aforismos no tienen como objetivo quedarse grabados en la memoria del lector, sino que deben evocar a las sensaciones, las cuales hemos obtenido a través de las experiencias. Por ejemplo, al momento en que se habla de Dios en el libro, existen muchas posibilidades de que los lectores interpreten de distinta forma a Dios, y a pesar de que no existe un consenso para definirlo, los lectores conciben a Dios de alguna manera, lo experimentan a través de su vida, de sus sensaciones. Las palabras de Cioran deben de ser vividas por el lector intensamente, pues sus aforismos contienen elementos que se vinculan inexorablemente con todo ser humano. Por ejemplo, la muerte es un hecho que nos acontece a todos, independientemente de lo que creamos, llegará, por eso es importante reflexionar acerca de ella, cuestionarla de una forma similar a como lo hacemos con la vida. Cuestionar hechos como la muerte nos hace conocer otra parte de nosotros, nos hace valorar la vida en cierto sentido, pues nos recuerda que somos finitos. De esta manera, a través de la reflexión nos damos cuenta muchas veces de la otra cara de la moneda. Cioran nos recuerda que es más valioso experimentar las sensaciones que idealizarlas, por ejemplo, en otro aforismo nos dice “Fueron Schopenhauer y Nietzsche quienes mejor hablaron en el siglo pasado del amor y de la música. Sin embargo, los dos no frecuentaron más que los burdeles y en cuestión de música, el primero adoraba a Rossini y el segundo a Bizet” (Cioran, 2006, pp.100). De esta manera, pueden existir ríos de tinta acerca de muchas ideas y preceptos, sin embargo, las sensaciones serán finalmente de las que podremos hablar con certeza, pues las hemos experimentado. En mi experiencia, yo tenía una vaga idea del enamoramiento, creía que podía reducirse a un proceso mecánico, casi una receta, que ocurre cuando dos cuerpos se atraen física y mentalmente; había leído Las penas del joven Wherther, Cyrano de Bergerac, Romeo y Julieta, Tristian e Isolda, las cuales me dieron una idea de lo que sería enamorarme y desenamorarme. Sin embargo, lo que tenía como idea del enamoramiento se consumió el día en que lo sentí por primera vez, me di cuenta de que no podía describirlo con palabras, sigue siendo inexplicable para mí, sin duda “no el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar de las cosas internamente” (Loyola, 2010 , pp.1). Cioran nos invita a ser sensibles, a dudar de los preceptos, a evitarnos la práctica de enjuiciar lo que es bueno y malo, a leerlo para buscar adentro de nosotros antes que afuera. II) CIORAN EN NUESTRO CURSO DE PERSONA Y HUMANISMO Después de leer Ese Maldito Yo, una sensación de curiosidad por mi mismo se ha incrementado, me doy cuenta de que no sólo es válido cuestionar lo que pienso de mí, sino que es menester. Me doy cuenta que los adjetivos no necesariamente encajan con todo lo que he sentido o visto. Las palabras tal vez nos puedan acercar si las utilizamos de una forma adecuada, por ejemplo, la poesía en muchas ocasiones puede representar una salvación a este dilema de expresar lo que sentimos (Paz, 1967, pp.3). Sin embargo, pienso que la poesía es también un acto de fidelidad con nosotros, es decir, si hay algo que no podemos decir porque no existe palabra, no debemos decirlo, los vacios son parte de la uno
  4. 4. armonía, tal y como lo es el silencio en la música, “no pedirle jamás al lenguaje que realice un esfuerzo desproporcionado a su capacidad natural, no forzarlo, en cualquier caso, a dar lo máximo que posee. Evitemos exigir demasiado a las palabras, por miedo de que, extraviadas, no puedan ya cargar con el peso de un sentido” (Cioran, 2006, pp.117). A pesar de que autores positivistas puedan apelar que el conocimiento de todo- inclusive del ser humano- tiende a una sistematización completa, tanto científica como lógica (Comte,2007, pp.20), podría plantear una pregunta que no podrían responder, ¿Quién soy?, sin duda, buscarían una forma de conceptualizarme, de hacer una mezcla de adjetivos, podrían medirme y pesarme, podrían recetar que significa el ser en un diccionario, mas no podrían decirme quien soy, no puedo ser sujeto de una sistematización científica y lógica, pues hacerlo de esa manera, sería un remplazo de mi persona por el de una máquina. Cioran nos invita a ser sensibles a nuestro entorno, a vivirlo antes que intentar opinar de él. En este sentido, la postura del autor tiene una gran tendencia de la cultura oriental, es decir, busca ser una persona receptiva más que activa, una persona que viva y deje vivir. Pienso que muchas veces los seres humanos nos creamos la necesidad de querer explicar todo, entenderlo al instante, categorizarlo. En algún momento pensé que la inteligencia y la razón era lo único válido, “quise entonces excluir de mi alma los sentimientos, siniestras llaves de puertas no deseadas, ápices de debilidad. Ellos nunca me explicarían el mundo. Me refugie en la inteligencia, ese frio tumor: con ella fabriqué un universo contingente, con leyes precisas (…) el azar estaba prohibido y el amor, proscrito. Perdí de vista que, aun reinando la inteligencia, siempre permanece sola, absolutamente sola” (Volpi, 1991, pp.52). Podría decir, que la obra de Cioran me caracteriza como una persona que sólo tiene una certeza absoluta, la certeza de que dudo de todo, y dudando de todo es un buen comienzo en el camino de conocerme. A partir de la lectura de la obra, no es factible para mi fiarme de las sensaciones de otros, pues podría caer en el vicio de querer vivir de las sensaciones ajenas, ¿Cómo un ciego puede guiar a otro ciego? (Lucas 6:39) III) CIORAN EN EL ANÁLISIS DE LA REALIDAD SOCIAL Y CULTURAL Un valor ético que puedo integrar a mi reflexión es el de la libertad, pues si bien, la libertad es la potencia que tiene un individuo de escoger entre dos o más opciones. Somos libres al momento en que podemos decidir. Sin embargo, no olvidemos que la decisión sólo puede existir al momento en que admitimos que no hay una sola opción. Por ejemplo, suponiendo que yo quisiera explicar un fenómeno de política internacional a través del realismo porque es la única teoría que conozco, no sería libre, pues sólo tengo una opción, en cambio, si reconozco que no existe una receta y que es válido cuestionar todo, podría entonces empezar a conocer otros enfoques para explicar el fenómeno: liberal, marxista, constructivista, feminismo, etc. En el momento en que tengo más de una opción puedo escoger, puedo ser libre. Muchas veces podemos pensar que hay un sólo camino para todo, sin embargo, es dudando cuando buscamos más allá de lo convencional, más allá del límite al que creíamos estar sujetos. Otro valor ético que puedo integrar a mi reflexión es el de la justicia, pues pienso que la idea de Platón en La Republica –dar a cada quien lo que le corresponde- no se aplica plenamente, pues ¿Quién determina que le corresponde a cada quien en cada qué mí
  5. 5. circunstancia?, en este sentido, no creo que los actos deban tener consecuencias codificadas, es decir, que los procesos hechos a las personas que cometan un delito no se hagan como una receta, más bien, opto por que los casos sean canalizados de forma individual, que sean atendidos ad hoc a las situaciones. Pues no sería justo castigar a un hombre que ha robado por necesidad de la misma forma que a un hombre que robó por ambición. De esta manera pienso que la justicia no es una receta, es decir que la justicia no es la misma en todos lados y en todos los contextos, “la justicia del derecho, la justicia como derecho no es justicia, las leyes no son justas en tanto son leyes. No se obedecen porque son justas sino porque tienen autoridad” (Derrida, 2008, pp.29). En este sentido, creo que la reflexión que nos invita a hacer Cioran insiste en dudar de las convenciones, de advertirnos que las llamadas leyes difícilmente podrán ser aplicables en todo espacio y tiempo, y que muchas veces puede ser peligroso hacer una receta para todo. Por ejemplo, actualmente en México no hay justicia acerca del uso de armas para aquellos que quieren utilizarlas para defenderse del creciente problema de narcotráfico, de esta manera, las llamadas policías comunitarias no tienen el beneplácito del gobierno para hacer uso de su fuerza para defenderse, pues el gobierno apela que la ley es dura, pero es la ley. Es momento tal vez de recordarles a los juristas que es muy peligroso generalizar, invitándolos siempre a ver de una forma particular cada caso, y determinar con base en ello, lo que es justo y lo que no lo es, y no solo seguir ciegamente lo que está escrito en una ley. La justicia sin duda debe de ser material de reflexión interminable, pues recordemos lo complejo que significa establecer la naturaleza de la convivencia humana y cuáles son las exigencias e ideales que plantea (Bazdresch, 2000, pp.21). En mi contexto particular en la universidad, podría decir que no es justo la forma en cómo se evalúa en muchas de mis materias, me parece que no es justo que personas tan distintas seamos calificados de la misma manera. Por ejemplo, yo comparto clase con muchas personas al día, sin embargo, me doy cuenta que mis compañeros tienen fortalezas y debilidades dependiendo de la materia, sin embargo, los profesores asignan una calificación en función de rubricas que parecen infalibles y sagradas, en lugar de evaluar otros elementos como el aprendizaje significativo, el esfuerzo, y la aplicación de lo visto en clase a la vida cotidiana, es decir, cuando la teoría del aula pasa a la praxis, sin duda, muchos profesores parecen hombres de recetas, hombres que se esconden en la autoridad de la academia, hombres que han dejado de cuestionarse. CONCLUSIÓN En conclusión podemos decir que las sensaciones que tenemos como humanos son condiciones sine qua non no podríamos decir que hemos vivido, pues si bien, las palabras y las ideas son importantes, las sensaciones son las que nos darán una visión más integral de la vida. No debemos olvidar que es menester cuestionarnos con rigor constantemente, pues no hacerlo, nos pondríamos en riesgo de ser parte de una receta, de un camino establecido por alguien más, de convertirnos en maquinas y dejar de ser humanos, de olvidar que somos libres. Sin duda, siempre es mejor sentir antes que decir. analizados
  6. 6. BIBLIOGRAFÍA  Bazdesch, J. (2000). Cuadernos de reflexión universitaria. México: UIA  Cioran, M. (2006). Ese Maldito Yo. México: Tusquets.  Comte, A. (2007). Discurso sobre el espíritu positivo. España: Alianza.  Derrida, J. (2008). Fuerza de ley: el fundamento místico de la autoridad. Madrid: Tecnos.  Loyola, I. (2010). Ejercicios Espirituales. España: Edapor.  Paz, O. (1967). El Arco y la Lira. México: El Fondo de la Cultura Económica.  Volpi, E. (1991). Tres Cartas imaginarias de Jorge Cuesta. México: UNAM

×