TEXTOS Y DOCUMENTOS
DON PABLODE OLAVIDE Y SUS <<COPLASDEL CALVARIO>
Si grato y permanente es el recuerdo de don Pablo Jos6...
342 ANTONIO CASTILLA
montar a caballo, no vestir seda ni lana fina, no usar nada de oro o plata, ni lilevar
perlas, diaman...
OLAVIDE Y SUS <COPLAS DEL CALVARIO>) 343
que invadia calles y plazas tras las solemnes procesiones y que despu's se desper...
344 ANTONIO CASTILLA
VI
Ved que al Cirineo
hacen que sostenga
la Cruz que le abruma,
no porqiue se duelan,
sino es porque ...
OLAVIDE Y SUS fCOPLAS DEL CALVARIO> 345
Y en ella no s6lo
su cuerpoatormentan,
sino que inhumanos
le mofan y befan.
XVIII
...
346 ANTONIO CASTILLA
COPLASDEL CALVARIO
Letrade Pdblode Olavide
Miisicade autoran6nimo
Armonizacidnde la SRTA.EUFEMIARAMiR...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

19541000 UNIVERSIDAD COLUMBIA R. HISPÁNICA MODERMA Olavide y sus coplas del calvario

671 visualizaciones

Publicado el

Publicación de la Universidad de Columbia (R. Hispánica Moderna), recopilada y compartida por D. Andrés Padilla, sobre las Coplas del Calvario, o de Olavide.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
671
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
13
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

19541000 UNIVERSIDAD COLUMBIA R. HISPÁNICA MODERMA Olavide y sus coplas del calvario

  1. 1. TEXTOS Y DOCUMENTOS DON PABLODE OLAVIDE Y SUS <<COPLASDEL CALVARIO> Si grato y permanente es el recuerdo de don Pablo Jos6 Antonio de Olavide en las poblaciones de SierraMorena, en Andalucia, por 61creadas y colonizadas en magna e insuperable obra que dificilmente pueda coronarse en la vida de un hombre, no 1o es menos en Linares, tan pr6ximo a aquellas que hubo de sacrificar parte de su ter- LA CAROLINA, JAtN. LA "CASA DE OLAVIDE". mino para verlas convertidas en rea- lidad. Y son bien distintas, por cierto, las razones que perpetuian, al cabo de los afios, el fervoroso ho- menaje. La Carolina y demis pobla- ciones que con ella fueron surgiendo, como por arte de tumaturgia, en la bravia y enmarafiada sierra, nido de landoleros hasta entonces, debenle su paternidad y prosperidad. En cambio, Linares s61odebe a Olavide, en su aspecto de colonizador, la des- membraci6n, cn beneficio de aqu&- las, de st antigua extensi6n sup2r- ficial. Examinada a la distancia la laLor desarrollada con tal motivo por den Pablo de Olavide, no p1.de menos (dca1Smnbrarnos,a que pone de rc- !!eve sus dotes excepcionales de hi- bil y sagaz diplomatico poseedor de las miWsfinas y delicadas prendas personales al servicio de una inteli- gencia sefiera. No era ciertamente, la mis ade- cuada para granjearse simpatias la misi6n que por primera vez lo tra- jera a esta ciudad, pues s6lo ofrecia perjuicios sin compensaci6n alguna. Y es verdaderamente admirable comprobar que no s61osupo suavizar asperezas con los que mas abiertamente oponianse a sus deseos sino quc los troc6 en aliados ganaindoseel mayor efecto y consideraci6n de sus antagonistas por el tacto exquisito con que supo llevarla a cabo. Y las amistades que cosechara en tan para- d6jicas circunstancias fueron tan firmes y sinceras que le acompafiaron durante toda su vida, celebrando sus grandes 6xitos de hombre nacido para concebir y ejecutar las mis poderosas y audaces empresas, y sintiendo como cosa propia sus contrariedades, especialmente cuando delatado al Tribunal del Santo Oficio, 6ste, en autillo del 24 de noviembre de 1778, le condenaba a <<ochoafios de reclusi6n en un Convento, a destierro perpetuo de Madrid y Sitios Reales, Sevilla, C6rdoba, Lima y poblaciones recien fundadas en Sierra Morena; confiscaci6n de bienes, p'rdida de empleos, no
  2. 2. 342 ANTONIO CASTILLA montar a caballo, no vestir seda ni lana fina, no usar nada de oro o plata, ni lilevar perlas, diamantes, ni otras piedras preciosas...>> Con nuestros propios ojos hemos podido comprobar la estimaci6n en que Olavide tenia a sus amigos de Linares, y la lealtad con que 6stos le correspondieron, en un manojo de cartas escritas de su pufio y letra, que aventara el vendabal desencadenado por los hombres no hace muchos afios en nuestra patria, demostrativas de sus mas intimos sentimientos, incluso en el aspecto que ha originado mis confusi6n entre sus biogrifos y panegiristas. En estas cartas fechadas durante su exilio, en las dos epocas de Paris y tambin en Ginebra, la obsesi6n por sabr la marcha de las Colonias es constante, y en ellas se expresa con la mayor libertad y muestra su alma con tal valentia que nos hace suponer como cosa scgur, que sus destinatarios las --....... ................... : -------------:::::::n:::, :"............... .. .. rim"z-Aft ...........~ ~ b :::::: OR:::::z:x: ---- :::: WiUL'~~~i:::lj;~ :3 -.---b--/ :::::... :...... ...............................:::::::::: ::::j,:-;::~..........~j::::::::: ....... .... ...: Er-....................... -...... ........ .::-_:::_11'1:::::::-::::::-1::1:::-::--_::::-:::::::::::::::::::::: :: gL8 ~ ~ ::::'::~-~b~;c-~:i::::j:... ......... i-... ... ... .. ......... ::.. ...... .. ... . ...... ..-.-... ....... LINARES, JAtN. IMAGEN DE JESOS NAZARENO EN CUYA PROCESI6N SE CANTAN LAS "COPLAS DE OLAVIDE". recibirian por mediaci6n de las empresas extranjeras que explotaban las minas de Linares y que constituian una colonia tan numerosa como liberal. Cuando, en virtud de indulto, regres6 a Espafia, una de sus primeras visitas la hizo a Linares donde se le acogi6 con tal regocijo que el resto de sus dias lo reparti6 entre esta ciudad y Baeza donde, junto a su prima dofia Tomasa de Arellano, Marquesa de San Miguel de la Vega, habit6 el sefiorial Palacio que tan linajuda familia poseia en la ilamada Puerta Chica. Tal vez, aparte las simpatias siempre crecientes de que era objeto, la raz6n oculta de su aficion a Linares residiera en el deseo de seguir de cerca la pista de cuanto aconteciera en las poblaciones que tan felizmente fundara y en cuyo logro habia puesto sus mis caros afanes, cosa bien fLcil de observar ya que en el inter- cambio de obreros y empleados entre las minas de esta ciudad y las de La Carolina, especie de capitalidad de las Colonias, contaba con un lucido y nutrido cuerpo de espionaje. Sea por una u otra causa, lo cierto es que sus visitas cada vez se hacian mais frecuentes y que las personas mis principales de Linares, como don Luis de Piedrola, don Martin Alonso de Zambrana, don Jose Calder6n y Entrena, Alcalde Corregidor y Capitin a Guerra, don Jose Maria Yanguas, y otros, disputibanse el honor de alojarlo en sus casas respectivas y le prodigaban los mis solicitos cuidados y atenciones. Durante la celebraci6n de las fiestas de Semana Santa, la presencia de Olavide en Linares era cosa obligada y asistia muv complacido al regocijo de ia multitud
  3. 3. OLAVIDE Y SUS <COPLAS DEL CALVARIO>) 343 que invadia calles y plazas tras las solemnes procesiones y que despu's se desperdi- gaba por la vieja ciudad alta para entonar sus cinticos con tanto de paganos como de fervorosos, al son de largas y peculiares trompetas y retumbantes tambores. A esta afici6n de Olavide por tan populares y entrafiables fiestas se debe una faceta suya que consideramos completamente desconocida fuera del aimbito local y consiste en la aportaci6n a las mismas de un popular romance que, tal vez en su deseo de corresponder a las merecidas deferencias que por todos, grandcs y chicos, se le dispensaba, compuso con el titulo de <<Coplasdel Calvario>>,que reproducimos a continuaci6n, y que bautizado por el pueblo con el nombre de <<Coplasde Olavide> se canta desde entonces, al amanecer del Viernes Santo, en la Iglesia se venera la imagen de JesuIs Nazareno, y cuya melopea le acompafia por todas las calles que constituyen el recorrido de la interesantisima procesion. Como pieza poitica su valor es bien precario, pero ha tenido la virtud de transmi- tirse hasta nuestros dias, de padres a hijos, cual sagrado dcp6siro, adquiriendo un indu- dable valor folkl6rico y localista y poniendo una nota propia en el solemne desfile procesional que no han logrado abatir ni el transcurso de los afios ni la rivalidad de las clisicas <saetas>>sevillanas. Tan agradecido qued6 el sencillo pueblo de Linares a la poetica ofrenda que cuando, en 26 de febrero de 1803, los restos mortales de Olavide eran conducidos con toda pompa hasta la Iglesia Parroquial de San Pablo, en Baeza, donde recibieran sepultura, figuraban en el fuinebre cortejo numcrosos linarenses y entre estos, unos cuantos cofrades de Jesuis Nazareno que, vistiendo las moradas tunicas tradicio- nales y tocados con alto cucuruchos del mismo color, le acompafiaron en su recorrido entonando las <<Coplasdel Calvario>>de que fuera autor el pr6cer que desde las owillas del Rimac, donde naciera, vino a colonizar en lo mais abrupto y Aspero de Andalucia, en compensaci6n de tantos andaluces que intervinieran en la colonizaci6n de su fabulosa tierra nativa. ANTONIO CASTILLA <COPLAS DEL CALVARIO:>> (Compuestas por don Pablo de Olavide) I Venid al Calvario venid, almas tiernas, venid y verdis divinas finezas. Verdis al Dios-Hombre que hizo cielo y tierra sujeto a la muerte por las culpas nuestras. II Mirad su persona de heridas cubierta a fuerza de azotes y de espinas recias. Ved como la sangre la vista le ciega y si faz hermosa deja horrible y fea. III Mirad como viene con la cruz a cuestas y tan fatigado que respira apenas. Ved de los judios la feroz caterva que a fin de que Ilegue le arrastran por fuerza. IV Mirad camo cae por estar sin fuerza y porque aquel pueblo feroz le atropella. Ved que la caida sus llagas aumenta y que los tiranos los golpes renuevan. V Ved como Jesuis a su Madre encuentra y cudnto esta vista redobla sus penas. iQud encuentro tan triste para almas tan tiernas! el Hijo. y la Madre se turban y aterran.
  4. 4. 344 ANTONIO CASTILLA VI Ved que al Cirineo hacen que sostenga la Cruz que le abruma, no porqiue se duelan, sino es porque temen que antes de que piteda Ilegar al Calvario desfallezca y muera. VII Ved su rostro herido su barba deshecha que vierte sangre por ojos y orejas. Sin que en tantos males dolores y afrentas se escape a sus labios la da'sleve queja. VIII Ved que una piadosa mujer se le acerca y con sus tocados el rostro le asea. Y el Manso Cordero como recompensa en el blanco lienzo su Efigie le deja. IX Ved como otra vez cae con violencia y c6mo le arrastran tirando la cuerda. Ved c6mo su Sangre va dejando huellas por las muchas llagas que Ileva ya abiertas. X Ved a esas mujeres que piadosas llegan y viendo a Jeszis en tan duras penas se compadecian old su respuesta: no llordis mis males si las culpas vuestras. XI Mirad que otra vez cae de flaqueza hasta dar su rostro en las duras piedras. Ved que a fuertes golpes y puiiadas recias levantan al Fuerte que al Orbe sustenta. XII Mirad cudntas veces cae de flaqueza y que las caidas sus llagas refrescan. Ved a los sayones que estando por tierra a golpes y palos a alzarse le fuerzan. XIII Mirad finalmente que al Calvario llega y que en el instante desnudo le dejan. Desnudo el Dios-Hombre que vistid la tierra! Para su alma pura joh, Dios, qud vergiienza! XIV Empieza el suplicio y 1Plcomo uina oveja por sus mismos pasos en la Cruz se acuesta. Los pies le taladran sus imanospenetran y a fuerza de golpes lo clavan en ella. XV Pero jay que estos golpes en el aire suenan y Ilegan a un alnwa que inuere de pena. La Madre los oye, pues estaba cerca, y rompen si pecho, su alma titubea. XVI La sangre que salta con mucha violencia alcanza y salpica a esta Madre tierna. iAy! triste Maria es tu sangre mesma pues otra no tiene tu hijo en sus venas. XVII A Jesus levantan para que alli muera y dure tres horas la horrible tragedia.
  5. 5. OLAVIDE Y SUS fCOPLAS DEL CALVARIO> 345 Y en ella no s6lo su cuerpoatormentan, sino que inhumanos le mofan y befan. XVIII <Puesque es Rey, decian, de la Cruz descienda.>> <<Side Dios es hijo, que a vengarlevenga.>> Mas JesZus,no s6lo dulce lo tolera, sino que a su Padre por ellos le ruega. XIX tSedtengo>, les dice con la lengua seca y hiel y vinagre cruelesle presentan. Un ladr6n le pide perd6na su diestra y le ofrece parte de su gloriaeterna. XX A su madre amada a Juanencomienda, y Juan desdeentonces no se aparta de Ella. Se la da por madre el hijo la acepta, ya su nombrea todos esta madredeja. XXI iOh! qud patrimonio tan rico nos deias para los cristianos ;qui grandiosaherencia! Los miritos todos de Jesu'snos quedan v a suimisma Madre hace madre nuestra. XXUT Despuesa su Padre con ardorse eleva y de su abandono humilde se queja. Pero resignado, a su orden suprema en sus santasmanos tiernose encomienda. XXIII Al fin Jesusmuere y porquese yea que su muertees libre dice con voz recia: <Consumn6setodo> palabrapostrera, y su Almnadivina exhala con ella. XXIV Se connmuevetoda la Naturaleza los sepulc-rosse abren y la tierratiembla. Hasta el Sol se ecli y no hay rmdsque tinieblas, y las gentes dicen: <<Hijode Dios era.> XXV Oh, Madreamorosa cudnfa fild tu hina viendo dar a fit Tijo muerte tan acerba. Todossvudolores todas sus afrentac crecen en It ,hcho y en tu alma s( aumentan. XXVI Tos 1vNicodlemus a Jes't'sdescuecInav ia la tierra Madre tristes se lo Ilevan; Mariaen sus brazos lo tomia v estrocha. 70 arFJa, In a!iraza, lo limpia. lo besa. XXVII Al fin e lo ouitan cuteIlearlo es fuerza al scfmvirronuevo en donde lo entierran. iAy, Madreaftligida, qud sola te auedas! Pero ya en el templo biciste la ofrenda. XXVIII Pues flora Maria, lloremoscon ella y hagdmosletodos compalia tierna; Masved que a esaMadre sdlo la consuela que amen a su hijo y que no le ofendan.
  6. 6. 346 ANTONIO CASTILLA COPLASDEL CALVARIO Letrade Pdblode Olavide Miisicade autoran6nimo Armonizacidnde la SRTA.EUFEMIARAMiREZ Ve- - nid al Cal - va --- rio. - Ve id-ni- al- mas .tier - nas Ve- nid y ve-re- is di - vi nas fi - ne - - zas Ve - reis al Dios Hom-.bre que hi - zo Cie-lo y Tie - - - rra su- je - to a la muer- te por - - - s cul-pas nues - - - tras.

×