Autores másimportantes del Romanticismo     Nerea González           &       Olga Poza
Receta seguraEstudia poco o nada, y la carrera acaba de abogado en estudiante,         vete, imberbe, a Madrid, y, petulan...
Rima IYo sé un himno gigante y extrañoque anuncia en la noche del alma una aurora,y estas páginas son de ese himnocadencia...
EN LA FRONTERA -¿ Estamos ya en la frontera ? -El tiro de este relevo               Dios me llevó mis pesares es ya españo...
Cenicientas las aguas, los desnudos   árboles y los montes cenicientos;   parda la bruma que los vela y pardas   las nubes...
Autores más importantes del romanticismo
Autores más importantes del romanticismo
Autores más importantes del romanticismo
Autores más importantes del romanticismo
Autores más importantes del romanticismo
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Autores más importantes del romanticismo

1.687 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.687
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Autores más importantes del romanticismo

  1. 1. Autores másimportantes del Romanticismo Nerea González & Olga Poza
  2. 2. Receta seguraEstudia poco o nada, y la carrera acaba de abogado en estudiante,         vete, imberbe, a Madrid, y, petulante,   charla sin dique, estafa sin barrera.                         Escribe en un periódico cualquiera;     de opiniones extremas sé el Atlante     y ensaya tu elocuencia relevante         en el café o en junta patriotera.                            Primero concejal, y diputado             procura luego ser, que se consigue       tocando con destreza un buen registro;                         no tengas fe ninguna, y ponte al lado   que esperanza mejor de éxito abrigue,   y pronto te verás primer ministro.       
  3. 3. Rima IYo sé un himno gigante y extrañoque anuncia en la noche del alma una aurora,y estas páginas son de ese himnocadencias que el aire dilata en las sombras.Yo quisiera escribirle, del hombredomando el rebelde, mezquino idioma,con palabras que fuesen a un tiemposuspiros y risas, colores y notas.Pero en vano es luchar, que no hay cifracapaz de encerrarle; y apenas, ¡oh,hermosa!,si, teniendo en mis manos las tuyas,pudiera, al oído, cantártelo a solas.
  4. 4. EN LA FRONTERA -¿ Estamos ya en la frontera ? -El tiro de este relevo Dios me llevó mis pesares es ya español.-¡Pues afuera! a llorar a tierra extraña; -¿Qué va usté a hacer ? -La primera ya a través  de tierra y mares canción que a mi patria debo. mis lágrimas traigo a España ¡España !...¡te vuelvo a ver! convertidas en cantares. Dios tan lejos me hizo ir,   que temí nunca volver. España de mis amores, Si hoy no me mata el placer si aun mis cantares ansías, no debo nunca morir. no quiero que por mi llores: ¡Dame tu tierra a besar; para ti tornaré en flores y puesto en ella de hinojos, todas las lágrimas mías. déjame dejar de brotar las lágrimas de mis ojos ¡Dios de España, a quien jamás y a Dios un momento orar! olvidé por donde fui,   aquí es en donde tú estás: Deja que a pleno pulmón aquí es en donde te das aspire voraz tu ambiente, a ver y adorar de mí! aunque en tal aspiración dilatádose reviente ¡Dios, que sabes con qué fe de placer mi corazón diez años hora por hora ¡España del alma mia! la de mi vuelta esperé, Sin orar a Dios por ti no me abandones ahora No he pasado un solo día: que pongo en España el pie! ¿ quién sabe si todavía te acordarás tú de mí?
  5. 5. Cenicientas las aguas, los desnudos árboles y los montes cenicientos; parda la bruma que los vela y pardas las nubes que atraviesan por el cielo; triste, en la tierra, el color gris domina, ¡el color de los viejos! De cuando en cuando de la lluvia el sordo rumor suena, y el viento al pasar por el bosque Yo desde mi ventana, silba o finge lamentos que azotan los airados elementos, tan extraños, tan hondos y dolientes regocijada y pensativa escucho que parece que llaman por los muertos. el discorde concierto simpático a mi alma... Seguido del mastín, que helado tiembla, ¡Oh, mi amigo el invierno!, el labrador, envuelto mil y mil veces bien venido seas, en su capa de juncos, cruza el monte; mi sombrío y adusto compañero. el campo está desierto, ¿No eres acaso el precursor y tan sólo en los charcos que negrean dichoso del ancho prado entre el verdor intenso del tibio mayo y del abril risueño? posa el vuelo la blanca gaviota, mientras graznan los cuervos. ¡Ah, si el invierno triste de la vida, como tú de las flores y los céfiros, también precursor fuera de la hermosa y eterna primavera de mis sueños...!

×