DIOS
Y SU PERSONA
Dios no tiene limitación de
ninguna naturaleza y su
perfección alcanza todos
los ángulos de nuestra
mira...
1. TODO LO CREA
La doctrina de la creación,
tal como la presentan las
Escrituras, muestra que Dios
es el origen de todo. E...
Los cielos cuentan la gloria de Dios,
Y el firmamento anuncia la obra de sus manos
(Sal 19.1).
Tú solo eres Jehová; tú hic...
2. TODO LO ARMONIZALa creación, a pesar del
pecado, muestra la armonía
del Creador, porque el objetivo
supremo es manifest...
3. TODO LO SOSTIENE
No sólo todas las cosas
subsisten por su mano, sino
que lo hacen siguiendo las
leyes establecidas (Sal...
Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la
palabra de Dios los cielos, y también la tier...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Dios y su persona

186 visualizaciones

Publicado el

que bendicon

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
186
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Dios y su persona

  1. 1. DIOS Y SU PERSONA Dios no tiene limitación de ninguna naturaleza y su perfección alcanza todos los ángulos de nuestra mirada (Salmo 145:3; Mateo 5:48) es “la” verdad, no hay en él sombra de variación (Santiago 1:17), en consecuencia, su revelación es verdadera, confiable y segura (Hechos 6:15; Deuteronomio 32:4; 1 Juan 5:20, 21). Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; Y su grandeza es inescrutable. (Sal 145.3). Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. (Mt 5.48). Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. (Stg 1.17). Entonces todos los que estaban sentados en el concilio, al fijar los ojos en él, vieron su rostro como el rostro de un ángel. (Hch 6.15 El es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud; Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es justo y recto.(Dt 32.4). Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna. (1 Jn 5.20).
  2. 2. 1. TODO LO CREA La doctrina de la creación, tal como la presentan las Escrituras, muestra que Dios es el origen de todo. Esta capacidad la encontramos en cualquier lugar de las Escrituras, comenzando por Génesis 1. Tiene todo poder para hacer (Amós 4:13), la sabiduría para diseñar (Jeremías 10:12–16) y hacerlo como le place. Tiene poder para demostrar el valor de lo creado como fuente de revelación (Salmo 19:1; Nehemías 9:6). 1En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía (Gn 1.1–2). Porque he aquí, el que forma los montes, y crea el viento, y anuncia al hombre su pensamiento; el que hace de las tinieblas mañana, y pasa sobre las alturas de la tierra; Jehová Dios de los ejércitos es su nombre. (Am 4.13). El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría; 13a su voz se produce muchedumbre de aguas en el cielo, y hace subir las nubes de lo postrero de la tierra; hace los relámpagos con la lluvia, y saca el viento de sus depósitos. (Jr 10.12–13). Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios. (Sal 90.2)
  3. 3. Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos (Sal 19.1). Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran. (Neh 9.6).
  4. 4. 2. TODO LO ARMONIZALa creación, a pesar del pecado, muestra la armonía del Creador, porque el objetivo supremo es manifestar su gloria (Isaías 60:21). Los claros cielos con luna y sol (Salmo 8:3) siguen siendo testigos de la armonía de millones de leyes orbitales a las que no tenemos acceso, sino por vía de la admiración ( Salmo 104:19, 24; Isaías 13:10). También son creación suya los monstruos marinos y los pequeños animales, los árboles, las plantas y las flores (Génesis 1:11, 21), que en silencio glorifican al Creador. Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme. (Is 60.21). Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, (Sal 8.3). Hizo la luna para los tiempos; El sol conoce su ocaso. 20 Pones las tinieblas, y es la noche; En ella corretean todas las bestias de la selva. 21 Los leoncillos rugen tras la presa, Y para buscar de Dios su comida. 22 Sale el sol, se recogen, Y se echan en sus cuevas. 23 Sale el hombre a su labor, Y a su labranza hasta la tarde. 24 ¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; La tierra está llena de tus beneficios. (Sal 104.19–24).
  5. 5. 3. TODO LO SOSTIENE No sólo todas las cosas subsisten por su mano, sino que lo hacen siguiendo las leyes establecidas (Salmo 139:7–10; Job 38:10–11) que domina de manera transcendente (Hechos 1:10) mientras quiera (2 Pedro 3:5– 7), porque según la Escritura, la creación que ahora gime, será intervenida por él (2 Pedro 3:10–12). Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. (Col 1.16). ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? 8 Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. 9 Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, 10 Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra. (Sal 139.7–10). Y establecí sobre él mi decreto, Le puse puertas y cerrojo, 11 Y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, Y ahí parará el orgullo de tus olas? (Job 38.10–11). Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, (Hch 1.10–11).
  6. 6. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, 6por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; 7pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. (2 P 3.5–8). Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 11Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, 12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! (2 P 3.10–12).

×