Bécquer
Nohemí Pazmiño 4ºDiver
Biografía
Gustavo Adolfo Bécquer nació el 17 de febrero en
1836 en Sevilla. Fue un poeta y narrador español
perteneciente ...
Rimas
Los suspiros son aire y van al
aire
Las lágrimas son agua y van al
mar.
Dime, mujer: cuando el amor se
olvida,
¿Sabe...
Leyendas
  Una tarde de verano, y en un jardín de Toledo, me refirió 
esta singular historia una muchacha muy buena y muy ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Bécquer

198 visualizaciones

Publicado el

Bécquer

Publicado en: Arte y fotografía
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
198
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
41
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Bécquer

  1. 1. Bécquer Nohemí Pazmiño 4ºDiver
  2. 2. Biografía Gustavo Adolfo Bécquer nació el 17 de febrero en 1836 en Sevilla. Fue un poeta y narrador español perteneciente al movimiento del Romanticismo por ser un romántico tardío ha sido asociado Igualmente con el movimiento posromántico. Aunque en vida ya Alcanzó cierta fama, solo después de su muerte. En 1846 se murió el padre de Bécquer y se ingresó a su hijo en un internado para huérfanos de familias noches sin recursos económico. Bécquer dejo sus estudios de pintura y se trasladó a Madrid. Allí en 1855, dedicó un poema a una gran figura de la ilustración española. El año despues terminó la primera entrega de su historia de los templos de España y Garcia Luna escribió la zarzuela la venta encantada (esta última obra la firmó Bécquer con el Seudónimo Adolfo Garcia ) A los 21 años se enfermo de Tuberculosis; no recobraría nunca por completo la Salud.
  3. 3. Rimas Los suspiros son aire y van al aire Las lágrimas son agua y van al mar. Dime, mujer: cuando el amor se olvida, ¿Sabes tú adónde va? Rima XXXVIII G.A. Bécquer: Rimas. Cátedra. Rima- Las Rimas son una colección de 76 poesías, publicadas con el título inicial de Libro de los gorriones. ¿Qué es poesía dices mentiras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas ? Poesía.... eres tú! Rima XXI G.A BÉCQUER: Rimas. Cátedra
  4. 4. Leyendas   Una tarde de verano, y en un jardín de Toledo, me refirió  esta singular historia una muchacha muy buena y muy  bonita.       Mientras me explicaba el misterio de su forma especial,  besaba las hojas y los pistilos que iba arrancando uno a uno  de la flor que da a su nombre esta leyenda.       Si yo la pudiera referir con el suave encanto y la tierna  sencillez que tenía en su boca, os conmovería como a mí  me conmovió la historia de la infeliz Sara.       Ya que esto no es posible, ahí va lo que de esa tradición  se me acuerda en este instante.   En una de las callejas más oscuras y tortuosas de la ciudad  imperial, empotrada y casi escondida entre la alta torre  morisca de una antigua parroquia muzárabe y los sombríos  y blasonados muros de una casa solariega, tenía hace  muchos años su habitación raquítica, tenebrosa y miserable  como su dueño, un judío llamado Daniel Leví.      Era este judío rencoroso y vengativo como todos los de  su raza, pero más que ninguno engañador e hipócrita.       Dueño, según los rumores del vulgo, de una inmensa  fortuna, veíasele, no obstante, todo el día acurrucado en el  sombrío portal de su vivienda, componiendo y aderezando  cadenillas de metal, cintos viejos o guarniciones rotas, con  las que traía un gran tráfico entre los truhanes del Zocodover  las revendedoras del Postigo y los escuderos pobres.      Aborrecedor implacable de los cristianos y de cuanto a  ellos pudiera pertenecer, jamás pasó junto a un caballero  principal o un canónigo de la primada sin quitarse una y  hasta diez veces el mugriento bonetillo que cubría su cabeza  calva y amarillenta, ni acogió en su tenducho a uno de sus  habituales parroquianos sin agobiarle a fuerza de humildes  salutaciones acompañadas de aduladoras sonrisas.La  sonrisa de Daniel había llegado a hacerse proverbial en toda  Toledo, y su mansedumbre a prueba de las jugarretas más  pesadas y las burlas y rechiflas de sus vecinos, no conocía  límites. 

×