Lección 4 para el 24 de julio de 2010 JUSTIFICADOS POR LA FE
“ Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mu...
La ley es la Toráh (especialmente, el Pentateuco y, por extensión, todo el Antiguo Testamento) Revela al hombre el pecado ...
“ Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justi...
La ley nos enseña que todos somos pecadores y estamos destituidos de la gloria de Dios. Además, en el Antiguo Testamento D...
Solo los justos, los que obedecen perfectamente la ley, pueden ser aceptados por la justicia de Dios Ninguno de nosotros s...
“ Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” Romanos, 3: 24 Somos just...
“ A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasad...
El propiciatorio (la tapa del arca) se interponía entre la manifestación de Dios entre los querubines y la ley. Así, Jesús...
“ Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley” Romanos, 3: 28 Las obras no tienen nada q...
La ley de tráfico dice que, cuando un semáforo está en rojo, los vehículos deben parar. Te has saltado un semáforo en rojo...
“ La justicia es la obediencia a la ley. La ley demanda justicia y, ante la ley, el pecador debe ser justo. Pero es incapa...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Justificacion por la fe

2.003 visualizaciones

Publicado el

Resumen de la lección #04 del folleto de Escuela Sabática. Julio - Septiembre 2010.

Publicado en: Meditación
2 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.003
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
67
Comentarios
2
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Justificacion por la fe

  1. 1. Lección 4 para el 24 de julio de 2010 JUSTIFICADOS POR LA FE
  2. 2. “ Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado” Romanos, 3: 19-20
  3. 3. La ley es la Toráh (especialmente, el Pentateuco y, por extensión, todo el Antiguo Testamento) Revela al hombre el pecado y su culpa ante Dios No puede, de ninguna forma, eliminar la culpa ni hacernos justos a la vista de Dios Señala el camino para obtener el perdón (por ejemplo: el sistema de ritos del santuario) Muestra el carácter de Dios ¿QUÉ ES LA LEY? ¿PARA QUÉ SIRVE LA LEY?
  4. 4. “ Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos, 3: 21-23
  5. 5. La ley nos enseña que todos somos pecadores y estamos destituidos de la gloria de Dios. Además, en el Antiguo Testamento Dios ya había manifestado la forma en que Él nos iba a salvar. No obstante, hasta que no vino Jesús no pudimos comprender plenamente esta salvación. Aunque todos somos pecadores, todos podemos ser salvos por medio de la fe en Jesús.
  6. 6. Solo los justos, los que obedecen perfectamente la ley, pueden ser aceptados por la justicia de Dios Ninguno de nosotros somos justos, ni podemos llegar a serlo Jesús vivió una vida justa. Esta vida justa es aceptada por Dios. Cuando el pecador acepta por fe el sacrificio de Jesús, Dios acepta la vida justa de Jesús en lugar de la del pecador, y éste es declarado justo. DIOS PECADOR El pecador se presenta ante Dios con su propia “justicia” RECHAZADO : El pecador no cumple la justicia exigida por Dios (obediencia a la ley) JESÚS El pecador acepta por fe a Jesús Jesús se presenta ante Dios con su justicia ACEPTADO : La justicia de Jesús es aceptada en lugar de la del pecador
  7. 7. “ Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” Romanos, 3: 24 Somos justificados cuando somos declarados justos por Dios. El medio que Dios ha dispuesto para declararnos justos es la redención a través de la muerte de Jesús. Esta declaración de justicia no tiene nada que ver con algo que nosotros podamos hacer; no la merecemos. Nos es dada sólo por gracia, como un favor por parte de Dios.
  8. 8. “ A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe” Romanos, 3: 25-27
  9. 9. El propiciatorio (la tapa del arca) se interponía entre la manifestación de Dios entre los querubines y la ley. Así, Jesús se interpone entre el pecador y Dios para que se cumpla la justicia divina y el pecador sea aceptado por su fe en Jesús. Dios es justo y ésta es la única solución para cumplir la justicia divina que demanda la ley y, además, aceptar al pecador. PROPICIACIÓN
  10. 10. “ Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley” Romanos, 3: 28 Las obras no tienen nada que ver con la justificación, porque nada podemos hacer para ser justificados. La justificación se recibe sólo por la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo. ¿La justificación por la fe nos exime de guardar la ley? De ninguna manera, porque el que ha sido perdonado ¿cómo seguirá pecando (porque el pecado es transgresión de la ley)?
  11. 11. La ley de tráfico dice que, cuando un semáforo está en rojo, los vehículos deben parar. Te has saltado un semáforo en rojo y golpeas a otro coche. Además de pagar los desperfectos, recibirás una multa por transgredir la ley de tráfico. Escribes una carta al Director de Tráfico aceptando tu error y pidiendo que se te perdone la multa. Pasado el tiempo, no recibes la multa. Te enteras de que alguien ha destruido tu multa, como si nunca hubieras transgredido la ley. EJEMPLO PRÁCTICO De esta forma, la Ley de Dios nos indica lo que debemos y no debemos hacer para nuestro propio beneficio y el de los demás. Cuando la transgredimos, sufrimos las consecuencias. Cuando nos aferramos a Jesús por fe y le pedimos perdón, nuestros pecados son eliminados por su gracia, de tal forma que ante Dios estamos como si nunca hubiésemos pecado. Este perdón no nos exime para saltarnos los semáforos en rojo de aquí en adelante, sino que tenemos que seguir respetando la ley, tanto la de tráfico como la divina.
  12. 12. “ La justicia es la obediencia a la ley. La ley demanda justicia y, ante la ley, el pecador debe ser justo. Pero es incapaz de serlo. La única forma en que puede obtener la justicia es mediante la fe. Por fe puede presentar a Dios los méritos de Cristo, y el Señor coloca la obediencia de su Hijo en la cuenta del pecador. La justicia de Cristo es aceptada en lugar del fracaso del hombre, y Dios recibe, perdona y justifica al alma creyente y arrepentida, la trata como si fuera justa, y la ama como ama a su Hijo” E.G.W. (Mensajes selectos, tomo 1, p. 430)

×