Viernes Santo AÑO A Jn 18, 1-19 Primera lectura Is 52, 13-53, 12   “Él fue traspasado      Segunda lectura Hb 4, 14-16; 5,...
iluminan las grandes diferencias entre Juan ylos otros evangelios.Juan no refiere la agonía de Getsemaní, nadadice de su a...
Ruego por pedir el don                                                     RECUERDO DE TU AMOR de comprender el Evange- li...
de dolores... ante el cual se ocultan los rostros;      sentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo dedespreciado y d...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Viernes santo

251 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
251
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Viernes santo

  1. 1. Viernes Santo AÑO A Jn 18, 1-19 Primera lectura Is 52, 13-53, 12 “Él fue traspasado Segunda lectura Hb 4, 14-16; 5, 7-9 “Aprendió a por nuestras rebeliones”. obedecer y se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación”. Salmo 30 “Padre, a tus manos encomiendo mi es- píritu”. Evangelio Jn 18, 1-19 “Pasión de nuestro Señor Je- sucristo”.D espués de decir esto, salió Jesús con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto, y entraron allí él y sus discípulos. Judas, el que lo iba a entregar, conocía también el si-tio, porque Jesús se reunía a menudo allí con sus discípulos. Judas entonces,tomando una cohorte y unos guardias de los sumos sacerdotes y de los fari-seos, entró allá con faroles, antorchas y armas. Jesús, sabiendo todo lo quevenía sobre él, se adelantó y les dijo: «¿A quién buscáis?». Le contestaron: «AJesús, el Nazareno». Les dijo Jesús: «Yo soy». Estaba también con ellos Judas,el que lo iba a entregar. Al decirles: «Yo soy», retrocedieron y cayeron a tie-rra. Les preguntó otra vez: «¿A quién buscáis?». Ellos dijeron: «A Jesús, elNazareno». Jesús contestó: «Os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mí, de-jad marchar a estos». Y así se cumplió lo que había dicho: «No he perdido aninguno de los que me diste». Entonces Simón Pedro, que llevaba una es-pada, la sacó e hirió al criado del sumo sacerdote, cortándole la oreja de-recha. Este criado se llamaba Maleo.Dijo entonces Jesús a Pedro: «Mete la espada en la vaina. El cáliz que me hadado mi Padre, ¿no lo voy a beber?».La cohorte, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ata-ron y lo llevaron primero a Anás, porque era suegro de Caifás, sumo sacer-dote aquel año; Caifás era el que había dado a los judíos este consejo: «Conviene que muera unsolo hombre por el pueblo». Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Este discípulo era co-nocido del sumo sacerdote y entró con Jesús en el palacio del sumo sacerdote, mientras Pedro sequedó fuera a la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la por-tera e hizo entrar a Pedro. La criada portera dijo entonces a Pedro: «¿No eres tú también de losdiscípulos de ese hombre?». El dijo: «No lo soy». Los criados y los guardias habían encendido unbrasero, porque hacía frío, y se calentaban. También Pedro estaba con ellos de pie, calentándose.El sumo sacerdote interrogó a Jesús acerca de sus discípulos y de su doctrina.Para situar este evangelio llantes y dolorosos están tras- bra de Jesús: “Ha llegado la pasados por hilos de exalta- hora en que va a ser glorifica-La iglesia de Jerusalén debió ción y glorificación; desde do el Hijo del Hombre” (Jn 16,de elaborar un relato de la esta convicción: “Jesús es Se- 23). Con esta aclaración sepasión de Jesús desde su de- ñor”. Y este señorío único setención en Getsemaní hasta muestra aquí en su pasión, esla muerte en cruz. Y ese rela- la “hora” de la exaltación yto fue, posiblemente la base glorificación. Sólo con estacomún para los cuatro evan- clave podemos entender ygelistas... aunque después contemplar los hechos y lascada uno los amplió según palabras que forman los cc.sus propias fuentes e inten- 18 y 19 del cuarto evangelio.cionalidades. A Jesús no se le ve abatido niLa historia de la pasión de Je- derrotado, sino victorioso ysús en el Evangelio de Juan triunfante. Muchos episodiosestá transida de gloria. Los parecen anticipos de su resu-acontecimientos más humi- rrección. Se cumple la pala-
  2. 2. iluminan las grandes diferencias entre Juan ylos otros evangelios.Juan no refiere la agonía de Getsemaní, nadadice de su angustia y su tristeza.Y recordemos el lenguaje tremendamente sim-bólico que Juan tiene... profundizar en el mis-mo será muy extenso... sin renunciar a ello...perdonad si soy prolifero y me extiendo, recor-dar que las notas son para situarme y mejorcomprender.Para fijarnos en el Evangelio Se enlaza el discurso de la cena (Jn 17“La oración de Jesús”) con la Pasión. Op-ción de Pedro.Un huerto, en Juan tiene un simbolismo de vida lencia, para no imitar, aun a costa de la vida, lay fecundidad, será un huerto lugar donde le cru- maldad del sistema opresor. Muestra así quecifiquen y lo sepulten, el huerto como lugar de Dios es puro amor y ajeno a toda violencia.reunión, conocido: así la muerte se va a situar(huerto) en el ámbito de vida, la comunidad de Insiste Juan en la complicidad de todos los po-Jesús se sitúa (huerto) en esfera de vida. deres, civiles y religiosos. En el momento deci- sivo, todos descubren su verdadero rostro: sonEn el prendimiento, se hace resaltar el número los enemigos del hombre y de la vida. Dios ode las fuerzas que intervienen en el prendi- Jesús no necesitan en este mundo defensoresmiento: peligro que representa Jesús para “el ni protectores. Usar la fuerza o utilizar la vio-mundo”, intensidad de la violencia de éste y lencia con ese pretexto significa atribuirles lamagnitud del odio. Acuden todos los compo- misma injusticia del sistema y destruir toda al-nentes de la oposición a Jesús. judas hace de ternativa. Lo único válido es repetir el gesto dejefe, es figura “del jefe del orden este”, repre- Jesús, entregar la vida por amor al hombre.senta a los círculos de poder. Faroles y antor-chas, caminan en la tiniebla; llevan armas, ins- Aquí los discípulos no huyen, y Jesús se ocupatrumentos de muerte. Se identifican tinieblas y de ponerlos a salvo: “Si me buscáis a mí, dejadmuerte. Quieren extinguir la luz/vida. marchar a éstos”.Jesús sale; los que llegan no entran en el huer- Pedro no está preparado para seguir ato, lugar de la vida. No se dirige a Judas, sino Jesús (18, 15-27): no hace caso del aviso de Je-al grupo entero. El Nazareno señala al descen- sús, otro es el predilecto de Jesús y modelo dediente de David. Soy yo, se identifica como Me- discípulo. El que experimentaba el amor de Je-sías. Echarse atrás, lenguaje simbólico para sús responde a ese amor aceptando el riesgosignificar derrota; caer a tierra, derrota total. de seguir a Jesús hasta el fin (entró con Jesús).La entrega de Jesús vence al mundo. No inten- Pedro no entra espontáneamente, se deja con-ta escapar. Pone a salvo a sus amigos, por ducir; no lleva el distintivo de discípulo, hayquienes va a dar la vida. que preguntarle si lo es. Pedro, al romper conPedro no entiende la alternativa de Jesús, que no Jesús se encuentra mezclado con sus enemigosconsiste en triunfar dando muerte, sino en entre- entre los siervos.garse para comunicar vida. El, por amor, esta Jesús no responde a las preguntas del sumo sa-dispuesto a dar su vida por Jesús, pero quiere cerdote -que quiere saber quienes le apoyan- yimpedir que Jesús le manifieste el suyo. Pedro no sobre su doctrina no tiene nada secreto que re-ha superado la tentación de hacerlo rey. velar. El sumo sacerdote le pide información yJesús detiene a Pedro. La aceptación de la él no le reconoce autoridad. Jesús no respondemuerte entra en el designio del Padre: presen- a la violencia (del siervo) con la violencia, letar, ante el odio y la violencia, la alternativa del pide que analice sus palabras sin prejuicios: loamor. El Padre no ha destinado a Jesús a la llama a la razón, a fijarse en la realidad de losmuerte; su misión era dar testimonio de su hechos (fundamento del juicio personal y de laamor a los hombres. Pero en el mundo de la ti- libertad). Vemos a Jesús con pleno dominio deniebla opresora la muerte violenta era inevita- sí, mientras Pedro -que no se ha movido- leble y ella va a manifestar hasta el máximo la niega (segunda, ahora pública), tiene miedo.maldad del mundo y el amor de Dios. Jesús no Contraste entre la actitud de Jesús y la de Pe-busca el dolor, pero lo acepta cuando es conse- dro; como trasfondo está el otro discípulo, elcuencia ineludible del testimonio del amor y la verdadero seguidor. Pedro, por miedo, reniegadenuncia de la opresión. No responde al odio de su condición de discípulo (dio su adhesión acon el odio ni combate la violencia con la vio- ideas, ideal de Mesías, más que a Jesús).
  3. 3. Ruego por pedir el don RECUERDO DE TU AMOR de comprender el Evange- lio y poder conocer y esti- Padre, ¿dónde encontraremos tu amor? ¿Cómo podremos ver bajo las mar a Jesucristo y, así, costillas del mundo tu corazón y sabremos de su rápido palpitar? ¿Cómo, si nunca te hemos visto, y siendo de esta tierra habitas, sin em- poder seguirlo mejor. bargo, en otro planeta? Apunto algunos hechos Jesús nos lo dirá. Jesús nos recuerda tu amor, nos lo trae, nos lo entre- vividos esta semana que ga. Jesús nos dice cómo amas tú al hombre, cuánto nos amas, cuánto ha acabado. me amas... a mí. Ahí está, en la cruz, sangre caliente todavía, que ha caído sobre la tier- Leo el texto. Después ra y la empapa y la hace germinar. ¡Hijos de Abraham nacerán de esta contemplo y subrayo. tierra! Ahora apunto aquello Ahí está, colgado de lo alto de la infamia. ¿No podías haberle ahorrado el golpe? Lo dejaste indefenso. La furia del mal lo torturó con hierro y que descubro de JESÚS y quiso raer su nombre y descendencia de la faz de la tierra. de los otros personajes, la ¿No podías haberlo librado del tormento y la destrucción? Nada había BUENA NOTICIA que es- en él que no fuera de Ti. Era tu resplandor, el espejo luminoso de tu cucho... rostro. Estabas en él del todo. ¿Por qué lo dejaste, machacado, bajo los clavos del odio? Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las Amó al principio, en medio y al final. Amó a destajo. Amó en la dulzura de la paz y en el fragor del con- PERSONAS de mi entor- flicto. Amó a quemarropa. Y no lo pudieron soportar. no... desde el Evangelio. Allí estabas también Tú. En los clavos, en la sangre y en las Llamadas que me hace carnes desgarradas. Allí estaba tu amor, que rompió las fron- -nos hace- el Padre hoy a teras de Jesús hasta reventar. Estalló su cuerpo, y tu amor salpicó sobre cada uno de nosotros. Él, que era toda vida, través de este Evangelio y pasó por la destrucción total. Vencido, derrotado, esclavo compromiso. por nosotros. Pero luego vencedor para nosotros. Plegaria. Diálogo con Jesús, recordatorio de tu amor. Por él sabemos cómo amas al hombre, cuánto nos amas, cuánto me amas... a mí. Jesús dando gracias, pi- diendo... Patxi Loidi. Mar adentro la muerte” Ver Juzgar Actuar “Misterio deVERS i no es que nos toca de cerca, habitualmente no lo pensamos, pero to- dos los días nos encontramos con la muerte, y basta con escuchar oleer las noticias para darnos cuenta: un accidente de tráfico, o doméstico;una catástrofe natural; una enfermedad; un acto de delincuencia; una irres-ponsabilidad que acaba en tragedia... Nos encontramos con la muerte demúltiples maneras, y el por qué se presenta de unas formas u otras es unmisterio: Y como no queremos afrontar esta realidad, evitamos pensar enello... pero así no esquivamos la muerte, y el misterio es cada vez mayor, elmayor interrogante al que se enfrenta el ser humano.JUZGARL a cruda realidad de la muerte y sus consecuencias en las personas, los ros- tros del dolor y del sufrimiento, provocan rechazo, evitamos mirarles cara a cara, como hemos escucha-do en la 1ª lectura de hoy: «muchos se espantaron de él, porque desfigurado no parecía hombre, ni teníaaspecto humano... lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado por los hombres, como un hombre
  4. 4. de dolores... ante el cual se ocultan los rostros; sentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo dedespreciado y desestimado». la muerte, y fue escuchado por su actitud reveren- te. Aceptando la cruz, llevado a la consumación, sePero apartar la mirada no soluciona nada: el mis- ha convertido para todos los que le obedecen enterio de la muerte va a seguir estando ahí, con su autor de salvación eterna». Mirar la cruz, sola, nosinterrogante perpetuo. Por eso hoy, Viernes San- provoca miedo y rechazo; mirar la cruz con Cristo,to, ante ese interrogante no apartamos la mirada, mirar a Cristo en la cruz, no elimina el dolor, perosino que la ponemos en Jesús, que libremente poniendo la mirada en Cristo crucificado pode-acepta pasar por el trance de la muerte y asume la mos mantener «firmes la fe que profesamos», por-cruz, como hemos escuchado en el relato de la que sabemos que por Él y con Él la muerte no ten-Pasión: «Tomaron a Jesús y él, cargando con la drá la última palabra.cruz, salió al sitio llamado “De la Calavera” (queen hebreo se dice Gólgota)». En Jesús vemos cum-plida la profecía del Siervo: «Él soportó nuestrossufrimientos y aguantó nuestros dolores... traspa- ACTUARsado por nuestras rebeliones... el Señor cargó so- Lbre él todos nuestros crímenes... voluntariamentese humillaba y no abría la boca... murió con los a muerte forma parte de la existencia humana,malvados, aunque no había cometido crímenes ni aunque no queramos reconocerlo y aunquehubo engaño en su boca». pretendamos apartar la mirada cuando se cruza en nuestro camino. Hoy miramos a Jesús crucifi-Pero si seguimos poniendo la mirada en Jesús cru- cado, porque sólo poniendo en Él nuestra miradacificado veremos que, si se cumple en Él esta par- sabremos y podremos afrontar el misterio de late de la profecía de Isaías, también se cumplirá la muerte. Por eso dentro de unos momentos adora-siguiente: «Cuando entregue su vida como expia- remos la cruz: no como una exaltación del dolor,ción, verá su descendencia... mi siervo justificará a sino como un gesto de fe. Como decía san Pablo,muchos... Por eso le daré una parte entre los gran- «acerquémonos, por tanto, confiadamente al tro-des... porque expuso su vida a la muerte y fue con- no de gracia a fin de alcanzar misericordia y hallartado entre los pecadores, él tomó el pecado de gracia para ser socorridos en el tiempo oportuno».muchos e intercedió por los pecadores». Su Pa- La muerte seguirá siendo un misterio, pero miran-sión y su muerte en la cruz no han sido inútiles, do a Jesús crucificado aprenderemos a afrontarlano son actos sin sentido, estériles. y aceptarla manteniendo la fe y la esperanza en que tras el misterio de la muerte nos encontrare-Por eso, cuando nos encontramos con el misterio mos con el misterio de la Vida, como mañana ce-de la muerte, podemos poner en Él nuestra mira- lebraremos en la Vigilia Pascual.da, porque como hemos escuchado en la 2ª lectu-ra: «no tenemos un Sumo Sacerdote que no pue-da compadecerse de nuestras flaquezas, sino pro-bado en todo, igual que nosotros, excepto en elpecado». Jesús ha pasado por la prueba de lamuerte, como nosotros tenemos que pasar. Cuan- Acción Católica Generaldo nos encontremos con el misterio de la muerte Alfonso XI, 4 5ºen cualquiera de sus formas, con la crudeza de la 28014 - Madridmuerte, debemos recordar que «Cristo, en los www.accioncatolicageneral.esdías de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, pre-

×