RESPONSABILIDAD AMBIENTAL DE LAS EMPRESAS. UN COMPROMISO ÉTICO CON EL DESARROLLO               SOSTENIBLE.                ...
ABSTRACTAndrea Yolima Bernal Pedraza                               The corporative environmental responsibility must be un...
participar en el debate académico acerca de los elementos constitu-                                                       ...
vidualmente consideradas o como parte de un grupo de interés –Andrea Yolima Bernal Pedraza                               s...
El hecho reiterado de no considerar la responsabilidad ambiental                                                          ...
1.	 No hay un camino viable hacia delante que no tenga enAndrea Yolima Bernal Pedraza                                    c...
queriría ser constreñido pues las motivaciones éticas lograrían por                                                       ...
Actuar “conforme a derecho” garantiza a los individuos y a lasAndrea Yolima Bernal Pedraza                               o...
¿Cómo implementar la responsabilidad ambiental.                                                                           ...
El código de ética que establece la responsabilidad ambientalAndrea Yolima Bernal Pedraza                               co...
que representan transformaciones sustanciales en la cultura de la empre-                                                  ...
Los sistemas de acreditación y control de la calidad avalan la ido-Andrea Yolima Bernal Pedraza                           ...
procesamiento de ellos, resultan unas variables estimadas con sus                                                         ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

M31 art4

299 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Empresariales
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
299
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

M31 art4

  1. 1. RESPONSABILIDAD AMBIENTAL DE LAS EMPRESAS. UN COMPROMISO ÉTICO CON EL DESARROLLO SOSTENIBLE. Andrea Yolima Bernal Pedraza.1 Artículo recibido Junio 15 de 2009 y arbitrado Junio 30 de 2009RESUMENLa responsabilidad ambiental de una organización debe entender-se como un compromiso ético, asumido desde la dirección, y quepuede implementarse mediante diversos instrumentos, dependien-do del grado de compromiso de la organización con la preserva-ción de su entorno natural y los medios a su alcance para cumplirsus metas ambientales. Toda organización debe ser consciente delimpacto ambiental que genera, y de la necesidad de reducirlo drás-ticamente en el menor tiempo posible, para propiciar el desarrollosostenible.PALABRAS CLAVEResponsabilidad Ambiental, Responsabilidad Social Empresarial,Ética corporativa, sistemas de aseguramiento de la calidad.1 Abogada – Universidad Externado de Colombia, Magíster en Dirección y Gerencia de Empresas – Uni- versidad del Rosario. Actualmente labora como Abogada contratista de la Superintendencia Delegada para Acueducto, Alcantarillado y Aseo, de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, y Docente de la asignatura de Derecho Ambiental del programa de Logística y Producción de la Facultad de Administración de la Universidad del Rosario. Contacto: artenoble@hotmail.com
  2. 2. ABSTRACTAndrea Yolima Bernal Pedraza The corporative environmental responsibility must be understood like an ethical commitment, assumed from the direction, and that can be implemented by diverse instruments, following the degree of commitment with the preservation of its natural surroundings and the possibilities to reach its environmental goals. All organizations must be conscious of their environmental impact, and of the necessity to drastically reduce it in a short period, to achieve the sustainable de- velopment. KEY WORDS Environmental Responsibility, Social Responsibility, Corporative eth- ics, quality assurance systems. INTRODUCCIÓN Las definiciones sobre responsabilidad social de la empresa (RSE) aún son objeto de un acalorado debate académico. Las múltiples denominaciones bajo las cuales puede hallarse el mismo concepto (responsabilidad social corporativa, responsabilidad de la empresa en la sociedad, responsabilidad ambiental) 2 dan cuenta de que ha sido escaso el consenso en cuanto a los elementos constitutivos de un tema tan contemporáneo como amplio, dada la urgente nece- sidad de entablar una relación respetuosa y cooperativa entre las organizaciones y el medio que las rodea. Para efectos de este ar- tículo, la RSE, debe entenderse como un compromiso esencial de las organizaciones, con la preservación y desarrollo de su entorno social y natural, superando la creencia generalizada de que la RSE es apenas una labor filantrópica para mejorar la imagen corporativa. Así, a continuación se esbozaran algunos elementos de juicio para 2 Comparto el enfoque de la responsabilidad de la empresa en la sociedad (RES) como compromiso de toda la organización a largo plazo, asumiendo sus responsabilidades interna (empleados, clientes, proveedores y accionistas) y externamente (stakeholders y comunidad), sobre el entorno ambiental y social. (PALADINO, 2004)92 Management, issn 0122-6681, Vol. xviii, n.° 31, enero-junio 2009, p. 91-103
  3. 3. participar en el debate académico acerca de los elementos constitu- Responsabilidad ambiental de las empresas. Un compromiso ético con el desarrollo sostenible.tivos de la RSE.Como definición inicial, vale citar la siguiente: La responsabilidad social empresarial involucra varias áreas de ges- tión del ente económico. De acuerdo con la CEPAL, la empresa que aspire a ser socialmente responsable, deberá tener en cuenta las si- guientes dimensiones: ética, valores y principios de los negocios; de- rechos humanos, trabajo y empleo; gobernabilidad corporativa; im- pacto sobre el medio ambiente; relación con proveedores; filantropía en inversión social; transparencia y rendición de cuentas (TRUJILLO, 2006)Continuando con el debate académico, debe anotarse que no hasido pacifica la discusión acerca de los elementos constitutivos dela responsabilidad social empresarial, por lo cual, esta definición esmeramente ilustrativa.3 Al concretar las dimensiones de la RSE, serealiza un valioso aporte al proponer expresamente un catalogo deacciones para orientar a la organización que desee ser socialmenteresponsable. Guédez (2008) realiza un interesante compendio de laspremisas que deben orientar las acciones de responsabilidad socialempresarial. (GUEDEZ, 2008. p. 101 y 102) a. Las acciones de responsabilidad social empresarial se desa- rrollan adicionalmente a las pautadas por la ley. b. Se trata se decisiones voluntarias que se apoyan en conviccio- nes y se nutren de compromisos que trascienden al negocio, aunque sin traicionarlo. c. Obedecen a una línea de continuidad que no se agota en ac- ciones puntuales ni en programas coyunturales. d. Responden a una cobertura que implica la realidad interna y el contexto de la empresa.La responsabilidad social empresarial se desarrolla en la relaciónentre la empresa y su entorno, social y ambiental. La reducción delentorno a las relaciones entre la organización y las personas, indi-3 Un compendio de múltiples definiciones de RSE, puede consultarse en GUEDEZ, 2008 p 98 a 101. Universidad de San Buenaventura, Bogotá, D. C. 93
  4. 4. vidualmente consideradas o como parte de un grupo de interés –Andrea Yolima Bernal Pedraza stakeholders -4 afirma un carácter antropocéntico de la concepción de la responsabilidad corporativa, y resta importancia a la relación entre la empresa y el medio ambiente natural, como conjunto de ele- mentos que no pueden expresar su interés o afectación. Así, se presenta un enfoque de responsabilidad empresarial, que pretende escindir la responsabilidad social de la responsabilidad ambiental, pues al incluir ambas categorías en un mismo ámbito de comprensión, la responsabilidad ambiental cede terreno frente a los escenarios de discusión entre los stakeholders, y se deja de lado el debate y el consenso sobre temas que no obedecen a una presión social inmediata, sino a la conciencia interiorizada y permanente del compromiso ético de las organizaciones con el desarrollo sostenible y la protección de los elementos de la naturaleza que no cuentan con voz propia. El asunto de la protección ambiental surge de la preocupación co- mún por coexistir con la naturaleza sin depredarla. En este orden de ideas, la responsabilidad ambiental es un compromiso ético de todas las organizaciones. En la relación con el medio ambiente, más que en cualquier otra sistema, podemos hablar de un concepto di- ferente al de actores, o de grupos de interés, ya que en la posición de productores/consumidores de recursos naturales renovables y no renovables que todos ostentamos, afectamos a los ecosistema y somos afectados por él, en la medida en que hacemos parte del entorno natural, y no somos sólo el centro, como ha sido concebido tradicionalmente en la perspectiva antropocéntrica de la RSE. Ahora bien, cada uno de los stakeholders que rodea a una organización tie- ne su propia concepción normativa, social y cultural sobre el medio ambiente, posiciones que pueden entrar en choque al contraponer los intereses entre ellos. 4 Según puede consultarse en Wikipedia, el término fue utilizado por primera vez por R. E. Freeman en su obra: “Strategic Management: A Stakeholder Approach”, (Pitman, 1984) para referirse a quienes pueden afectar o son afectados por las actividades de una empresa. Tomado textualmente de http:// es.wikipedia.org/wiki/Stakeholder94 Management, issn 0122-6681, Vol. xviii, n.° 31, enero-junio 2009, p. 91-103
  5. 5. El hecho reiterado de no considerar la responsabilidad ambiental Responsabilidad ambiental de las empresas. Un compromiso ético con el desarrollo sostenible.como parte de la estrategia de una organización implica que: • Las consideraciones ambientales no formarán parte de las es- trategias, resultados y actividades del proyecto, con el conse- cuente deterioro progresivo de los ecosistemas de abasteci- miento. • No resulta aceptable considerar a los recursos naturales como un insumo gratuito, inagotable o de fácil desecho, desde el punto de vista científico y económico atenta contra el desarro- llo sostenible y el equilibrio de los ecosistemas. • No considerar la producción, retención, administración o be- neficio primario de los recursos naturales que se explotarán o a aprovechan, pone en riesgo la viabilidad del proyecto, toda vez que al producirse un fallo en la provisión de estos recursos, el proyecto productivo puede colapsar y la inversión realizada, puede resultar improductiva o ineficiente.La crisis ambiental desatada en las dos últimas centurias ha des-pertado una conciencia global que para muchos, constituye una re-volución. Revolución que surge de un constructo social en el quela demanda y la oferta no son los únicos factores relevantes, y queplantea un cambio de paradigma, en el que la dominación de la na-turaleza como meta última de la civilización occidental debe cederante la urgente necesidad de reducir nuestra huella de carbono. Laimagen catastrófica sobre los efectos del calentamiento global, pare-ce llevarnos a una premisa común, para toda la humanidad: Estamosobligados a modificar nuestros hábitos de consumo y de producciónsi deseamos que la especie humana pueda continuar habitando elplaneta. Y así, el creciente interés acerca de la responsabilidad am-biental de las organizaciones ha generado movimientos sociales endefensa del ambiente.Senge (2008, p. 31) resalta la importancia de esta Revolución, yplantea tres premisas para abordar el compromiso con la protecciónambiental. Universidad de San Buenaventura, Bogotá, D. C. 95
  6. 6. 1. No hay un camino viable hacia delante que no tenga enAndrea Yolima Bernal Pedraza cuenta las necesidades de las futuras generaciones. La sostenibilidad debe ser un valor absoluto para todas las orga- nizaciones que deseen perdurar. 2. Las instituciones importan. El mundo actual está lleno de redes. Las instituciones públicas que tienen funciones asig- nadas sobre la protección ambiental, como entes dotados de autoridad, están llamadas a convocar a las fuerzas sociales para fomentar la preservación del medio ambiente exigiendo una actitud más preventiva que correctiva y velando por la oportuna y eficiente asignación de los recursos públicos. La instituciones privadas, agremiaciones y organismos no gu- bernamentales adquieren creciente importancia en la canali- zación y visibilidad de los esfuerzos individuales por el medio ambiente 3. Todo cambio real está asentado en nuevas formas de pen- sar y percibir. La disminución en el impacto ambiental puede lograrse a través de nuevas tecnologías de producción más limpia y de aprovechamiento de residuos, pero el mayor im- pacto se logrará con un cambio cultural, dentro y fuera de la organización. Responsabilidad ambiental: ¿ley o ética? Al tomar conciencia de la importancia de la preservación ambiental, la siguiente pregunta es ¿Cómo se adquiere el compromiso de ser ambientalmente responsable? La ética es expresión de lo legal y lo moral. La ética, como reflexión filosófica de la moral se identifica con la búsqueda de la virtud, y como saber aplicado, orienta la acción humana hacia la consecu- ción de lo bueno.5 En este sentido, el comportamiento ético no re- 5 Retomando los postulados de KANT, el imperativo categórico señala además, cual es DEBER: “Obra de tal forma que la máxima de tu voluntad pueda valer en todo momento, simultáneamente, como principio de una legislación general”, y “Obra de tal forma que consideres a la humanidad tanto en tu persona, como en la de los demás en todo tiempo, simultáneamente un fin, jamás solo un medio” Estos principios se asumen como absolutos y vinculantes, válidos a priori, incondicionalmente, para todos los hombres. Sin embargo, ya que la ética se manifiesta en el comportamiento humano, no puede fundarse en princi- pios tan inmutables y objetivos, pues toda decisión esta influenciada por las circunstancias del entorno en que se inscribe, así como por las motivaciones subjetivas que quien decide.96 Management, issn 0122-6681, Vol. xviii, n.° 31, enero-junio 2009, p. 91-103
  7. 7. queriría ser constreñido pues las motivaciones éticas lograrían por Responsabilidad ambiental de las empresas. Un compromiso ético con el desarrollo sostenible.si mismas la exaltación de la humanidad. Así, la Ley y la ética sonindistinguibles y complementarias como propuesta para detener laerosión de la confianza social y la destrucción del entorno naturalque amenaza la supervivencia de las organizaciones. La responsabilidad empresarial es la operacionalización de la ética en una organización. Implica la armonización de los intereses de la orga- nización con sus grupos de interés. Como presupuesto ético, desbor- da las demandas normativas, pues la organización, en ejercicio de su poder de decisión e intervención, debe prepararse para propiciar la mejora de su entorno. (BERNAL, 2009, p. 61)El escenario competitivo y desigual en el que subsisten las empre-sas colombianas pone en tela de juicio su comportamiento ético.Las discusiones en torno a la ética y su aplicación están a la ordendel día en todos los aspectos de la vida nacional, en la cual la ho-nestidad y el correcto proceder parecen hacerse más escasos cadadía. Muchas organizaciones consideran que la RSE consiste en elcumplimiento estricto de las obligaciones legales que correspondena su objeto social.Desde una perspectiva normativa, el cumplimiento de la ley resul-taría suficiente. La ley se aplica sobre la persona, natural o jurídica,como sujeto de derecho en condiciones de igualdad. La ley, supo-ne en sí misma la inclusión del propósito moral, como orientadordel actuar público. La legalidad, (entendida como la observanciade la ley) es entonces, en consecuencia, una manera de actuarbien. La norma jurídica es avalada y publicada por el Estado, ypor ende, el derecho entendido como ETICA SOCIAL COERCITI-VA encuentra su definitiva expresión en la facultad sancionatoriadel estado, cuando administra justicia e imparte castigo a quienesno se allanan al cumplimiento del pacto social consagrado en elordenamiento jurídico. Es la sanción, previo juicio ante el estado,la que pretende alcanzar la reparación del daño causado, la ejem-plarización del comportamiento inadecuado y la rehabilitación delciudadano incumplido. Universidad de San Buenaventura, Bogotá, D. C. 97
  8. 8. Actuar “conforme a derecho” garantiza a los individuos y a lasAndrea Yolima Bernal Pedraza organizaciones que la potestad sancionatoria del estado no será ejercida sobre ellos. Si bien esto es necesario para la superviven- cia de la organización, no es suficiente para garantizar su per- durabilidad. La Ley obedece al “mínimo ético” que no alcanza a satisfacer las demandas de la conciencia individual y la vida de relación en sociedad. De tal manera, desde una perspectiva ética, el cumplimiento de la ley no es suficiente para garantizar la pro- tección ambiental. En una sociedad en la que el peso moral de las acciones es casi irrelevante, y el reproche social ha perdido su fuerza coercitiva, se opta por aplicar el peso de la ley, acudiendo a la facultad sancionatoria legítima del estado. Quien contamina paga, es el principio de acción del Estado, y la reparación, su respuesta. Sin embargo, en cuanto a la protección ambiental, estas soluciones suelen ser tardías e inoperantes, pues entran en vigor cuando el daño ya ha sido causado y es frecuentemente irreparable. La protección ambiental reclama una actuación ex ante, surgida de la intima convicción de la organización de sus principios de no contaminar, La ley, como imperativo impersonal, no responde a las cir- cunstancias particulares que rodean a cada persona, a cada organización. La construcción de la cadena de valor de una or- ganización es lo que la hace irrepetible, y las acciones de res- ponsabilidad ambiental deben ceñirse a esa cadena de valor. A través de la ética se interpreta cual es el bien que la organi- zación en conjunto pretende alcanzar, y si dentro de su filoso- fía fundante se halla la protección del entorno natural, ésta se preocupará por entregar procesos y productos que minimicen su impacto ambiental. 6 6 La ecología industrial es una disciplina en pleno desarrollo, que a través de modelos como el Análisis de Ciclo de Vida del Producto – ACV - desarrolla mecanismos para reducir la huella de carbono de los productos industriales, con manuales de proceso y procedimientos ajustados a las necesidades de cada industria y de cada producto, tan particulares que serían imposibles de establecer por la vía normativa como obligación de carácter general. (GOLEMAN, 2008)98 Management, issn 0122-6681, Vol. xviii, n.° 31, enero-junio 2009, p. 91-103
  9. 9. ¿Cómo implementar la responsabilidad ambiental. Responsabilidad ambiental de las empresas. Un compromiso ético con el desarrollo sostenible.Misión, Código o Sistema?La misión organizacional que reconoce el valor de la responsa-bilidad ambiental.La planeación estratégica de una organización se estructura confor-me a la misión, visión, valores y objetivos de la organización. Este“credo fundacional” de las empresas, usualmente obra como refe-rente para sus acciones en el mediano y largo plazo y da fé de suscompromisos éticos en materia social y ambiental.El establecimiento de unos principios de acción en la misión de laempresa es valioso para no pasar por alto el horizonte de influenciapara el que fue pensada la organización, desde la perspectiva de susdirectivos. Pero no debe olvidarse que la protección ambiental es uncompromiso que debe traducirse en hechos tangibles y no sólo enbuenas intenciones.Lo que se plantea, es que la responsabilidad ambiental debe ha-cer parte de las decisiones de la organización, tanto en la dirección,como en la coordinación y en la operación. Debe hacer parte de lasestrategias, metas y tareas diarias, y debe ser objeto de medición yde cálculo de indicadores.Conforme a lo expuesto, la responsabilidad empresarial en materiaambiental comporta un esfuerzo coordinado desde la dirección, quese expresa en la gestión ambiental responsable. La sinergia entrela naturaleza y grupos humanos, debe ser canalizada a través deintervenciones planeadas en todos los ámbitos de la organización.Los proyectos ambientales, no implican solo aprovechamiento de re-cursos y construcción de infraestructura. Estas son sólo solucionesparciales que (GUHL, 1998) deben acompañarse de un manejo inte-grado del ecosistema circundante en relación con la oferta ambientaly local y la disposición de vertimientos, emisiones y residuos sólidosy de educación ambiental y concientización a la comunidad, paraalcanzar la eficiencia y la eficacia deseada (p 116). Universidad de San Buenaventura, Bogotá, D. C. 99
  10. 10. El código de ética que establece la responsabilidad ambientalAndrea Yolima Bernal Pedraza como pauta de conducta. La palabra “código” nos hace suponer la existencia de un ordena- miento, de una jerarquía normativa en la que se encuentre inscrito. En aras de preservar el carácter de la ética como generadora de valor, los códigos de ética, de buen gobierno y toda acción tendiente a condicionar el proceder de las personas vinculadas a las organiza- ciones, deberían fundarse en los valores y principios que encarnan lo bueno y lo deseable de la sociedad. La inadecuada prescripción y codificación de las normas éticas des- virtúa los efectos que se persiguen con la recopilación de las mismas. Cuando las organizaciones construyen sus normas éticas según la preceptiva jurídica desnaturalizan la esencia de los principios éticos, que dejan de entenderse como un postulado de valor, como referente a seguir en la orientación de las decisiones y por ende en la formula- ción de estrategias flexibles y adaptables. Así, algunas organizaciones redactan sus códigos de ética en los términos de un “código de con- ducta” como disposiciones disciplinarias que a partir de una conducta asignan un premio o castigo. El mecanismo utilizado es presentar la guía ética como extensión del reglamento de trabajo. Como resultado, el código ético resulta en detrimento de las acciones responsables y creativas sustentadas en el criterio moral de los individuos. Una codificación de obligaciones ambientales de la empresa, ciertamen- te no resulta muy útil como estrategia para hacerla ambientalmente res- ponsable, pero si logra la suma de esfuerzos individuales de sus colabo- radores para reducir el impacto ambiental. Veamos una empresa que por norma obligue a sus dependientes a usar papel reciclable, a consumir menos agua en el lavabo o que disminuya el tiempo de trabajo en horas nocturnas, de hecho está disminuyendo de manera ostensible su huella de carbono, pero esto, por sí solo, no puede leerse como responsabili- dad ambiental. La empresa ambientalmente responsable no establece acciones aisladas por vía normativa sólo para los problemas presentes, sino que se prepara para los futuros modos de producción, usando me- canismos, como el teletrabajo, la teleconferencia o los medios virtuales,100 Management, issn 0122-6681, Vol. xviii, n.° 31, enero-junio 2009, p. 91-103
  11. 11. que representan transformaciones sustanciales en la cultura de la empre- Responsabilidad ambiental de las empresas. Un compromiso ético con el desarrollo sostenible.sa y por ende, en la reducción de la contaminación generada.El sistema de aseguramiento de la calidad como instrumento deimplementación de la responsabilidad empresarial.Dentro del Sistema Nacional Ambiental (SINA) y el Plan Nacional deDesarrollo 2007, se dispuso lo siguiente: El proceso de desarrollo de Colombia deberá sustentarse en una arti- culación adecuada de las dimensiones económica, social y ambiental, que permita sentar las bases para avanzar hacia el desarrollo sostenible. Esto exige la integración de consideraciones ambientales en los pro- cesos de planificación del desarrollo, de manera que se promuevan modalidades sostenibles de producción y consumo, se prevenga la degradación ambiental y sus costos y se aseguren oportunidades de desarrollo a las generaciones futuras7.Un sistema de gestión de la calidad proporciona el marco de referen-cia para la mejora continua con objeto de incrementar la probabilidadde aumentar la satisfacción del cliente y de otras partes interesadas, ycrea confianza para la organización y para sus clientes sobre su capa-cidad para entregar productos idóneos. Ahora bien, si la gestión de lacalidad se desarrolla a través de un sistema de gestión, este debe sercompatible y convergente con el Sistema Nacional de Calidad, y debeconducir a la acreditación institucional como incentivo para el mejora-miento continuo, bajo la premisa del desarrollo sostenible.De hecho, el Artículo 5° del Decreto 1011 de 2006. Establece que El Sistema Nacional de Calidad (Sistema Nacional de Normalización, Certificación y Metrología) es un instrumento que contribuye a mejo- rar la competitividad de las empresas colombianas, ofrecer al con- sumidor garantías e información sobre los productos que adquiere, proteger la vida, la salud y el medio ambiente, y promover el mayor desarrollo de la ciencia y la tecnología.7 LEY 1151 DE 2007(julio 24) “Por la cual se expide el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010” Diario Oficial No. 46.700 de 25 de julio de 2007 Congreso de la República “Por la cual se expide el Plan Na- cional de Desarrollo 2006-2010” Universidad de San Buenaventura, Bogotá, D. C. 101
  12. 12. Los sistemas de acreditación y control de la calidad avalan la ido-Andrea Yolima Bernal Pedraza neidad y/o pertinencia de un proceso, en un marco de mejoramien- to continuo8. La acreditación implica una valoración subjetiva de los procesos y procedimientos al interior de una organización, por com- paración con unos estándares previstos en guías y manuales preesta- blecidos que permiten respaldar el producto de tales procesos como garantizado en cuanto a su calidad. En Colombia, (BERNAL, 2009) la reglamentación de los sistemas de gestión de la calidad se encuentra a cargo del Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación. La aplicación de normas ICONTEC, permite obtener la acreditación de los procesos y productos elaborados por una organización. (p. 63) Así puede decirse que las organizaciones que han obtenido o se encuentran en procesos de acreditación bajo las normas de acredi- tación (p. ej. ISO 9000, GP 1000, ISO 14000 u OSHAS 18000) ya han recorrido parte del esfuerzo necesario para la estandarización de sus procesos y la optimización de su gestión ambiental, con fundamento en las referencias normativas obligatorias y voluntarias. Ha resultado provechosa la creación de guías de gestión de la ca- lidad, como conjunto de instituciones, normas, requisitos, mecanis- mos y procesos, deliberados y sistemáticos, desarrollados de ma- nera específica para un sector económico, con indicadores para su verificación. Por otra parte, los modelos de gestión, son la concep- tualización administrativa y de ingeniería, que una determinada orga- nización diseña, para garantizar la sostenibilidad de las soluciones elegidas, esto es que operen de manera correcta y eficiente. Dentro del proceso de generación del modelo y su aplicación, supuesta- mente se han considerado todos los elementos del sistema, y del 8 El mejoramiento continuo es un postulado de los sistemas de gestión de la calidad, que se orienta a la mejora de los procesos y productos, en busca de la satisfacción de los grupos de interés relacionados con la organización. Busca identificar fallas reales o potenciales que generen acciones correctivas o preventivas, es decir, identificar problemas y formular soluciones, a partir de la concepción del proce- so/producto como resultado de la interacción de diversas variables dentro de un sistema, variables que se establecen sobre procesos susceptibles de ser intervenidos. En suma, los procesos de mejo- ramiento continuo son esfuerzos inacabados y en permanente desarrollo con el fin de modificar el es- tado actual del sistema, por uno futuro de mejor calidad, conservando las fortalezas. (BERNAL, 2009 p 34) La definición es elaboración de la autora, con sustento en la Resolución Orgánica No. 5872 del 11 de junio de 2007, de la CGR, “Por la cual se reglamenta la metodología de los Planes de Mejoramiento que presentan los sujetos de control a la Contraloría General de la República”.102 Management, issn 0122-6681, Vol. xviii, n.° 31, enero-junio 2009, p. 91-103
  13. 13. procesamiento de ellos, resultan unas variables estimadas con sus Responsabilidad ambiental de las empresas. Un compromiso ético con el desarrollo sostenible.respectivos indicadores.Por otra parte, se debe reconocer que la acreditación en normasICONTEC, o bajo un modelo de gestión de la calidad, es un compro-miso con la excelencia, que requiere continuidad, conocimientos yrecursos cuantiosos que muchas organizaciones no pretenden asu-mir en el corto plazo.Ello no es óbice para que todas las empresas asuman su responsa-bilidad ambiental de manera inmediata, implementando las medidasque se hallen a su alcance para disminuir su impacto ambiental. Lacrisis ambiental no da espera ni admite excepciones. Todos estamosobligados a proteger los ecosistemas locales, para que esto redun-de en la preservación del medioambiente global.BIBLIOGRAFÍABernal, A, (2008) Elementos para la formulación de planes de mejo- ramiento de la calidad de agua para consumo humano. Tesis de Grado. Facultad de Administración, Universidad del Rosa- rio. Disponible en http://hdl.handle.net/10336/1102Guedez, V, (2008) Ser confiable. Responsabilidad social y reputación empresarial. Editorial Planeta, Caracas.Guhl, E y otros, (1998) Guía para la gestión ambiental, regional y local. El qué, el quién y el cómo de la gestión ambiental. Departamen- to Nacional de Planeación, Fonade y Quinaxi. Primera edición.Paladino, M, (2004) La responsabilidad de la empresa en la sociedad. Construyendo la sociedad desde la tarea directiva. Editorial Ariel, Buenos Aires.Senge, P y otros. (2009) La revolución necesaria. Editorial Norma, Bogotá.Trujillo, M.A. trujillo, M. Y guzmán, A (2006) Responsabilidad Social empresarial y Global Reporting initiative (GRI). En Revista Uni- versidad & Empresa, N° 11. Facultad de Administración Univer- sidad del Rosario. Bogotá. Universidad de San Buenaventura, Bogotá, D. C. 103

×