La fascia es capaz de contraerse de la misma forma que el músculo liso y así influye en la mecánica músculo-esquelética Es...
R Schleip   Departamento de fisiología aplicada Universidad de Ulm, Alemania W. Klingler Departamento de fisiología aplica...
Con el análisis inmuno-histoquímico se demuestra la presencia de miofibroblastos en la fascia humana normal, en particular...
Con el H1 antagonista de la mepiramina no estaban claras las respuestas de contracción; Mientras que el óxido nítrico dona...
La fascia es generalmente considerada como un transmisor de fuerza pasiva en la dinámica del aparato locomotor. Sin embarg...
Roedores, porcinos y muestras de tejidos humanos de diferentes fascias fueron recogidas y utilizadas para los experimentos...
Además, expusimos las muestras frescas de la fascia a un registro mecanográfico de fuerza sometidas a un estiramiento isom...
Fig. 1:  Sección de inmunohistoquímica típica de la fascia lumbar humana. Las flechas indican ejemplos de haces de fibras ...
El examen histológico reveló que los miofibroblastos están presentes en la fascia normal. La fascia lumbar humana con su o...
Se ha demostrado que el aumento de la rigidez inicial, en respuesta a los repetidos estiramientos in vitro (como se inform...
La mepiramina demostró inducir en el tejido contracciones con una respuesta muy lenta y de curvas duraderas, con una durac...
 
La máxima fuerza de contracción in vivo fueron hipotéticamente calculados y aplicados a la zona lumbar humana. Las fuerzas...
Fig. 2:  Curva de respuesta típica de la fascia a la mepiramina. Un paquete de la fascia lumbar de una rata expuesto a 250...
Estos resultados sugieren que la fascia es un órgano contráctil, debido a la presencia de los miofibroblastos. Esta capaci...
<ul><li>Yahia LH, Pigeon P, DesRosiers EA: Viscoelastic properties of the human lumbodorsal fascia.  J Biomed Eng 15: 425-...
Este estudio ha sido apoyado por becas de la Sociedad Internacional de Biomecánica (EE.UU.), el Instituto Rolf de Integrac...
Espero que hayas disfrutado leyendo esta traducción al español David Carrascosa Fernández Fisioterapeuta nº 23-1449
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La fascia puede contraerse

4.927 visualizaciones

Publicado el

1 comentario
4 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Gracias por tu trabajo, ha sido de mucha utilidad para mi!
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.927
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
53
Acciones
Compartido
0
Descargas
128
Comentarios
1
Recomendaciones
4
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La fascia puede contraerse

  1. 1. La fascia es capaz de contraerse de la misma forma que el músculo liso y así influye en la mecánica músculo-esquelética Estudio obtenido de: http://www.anatomytrains.com/ Traducido y editado por: David Carrascosa Fernández Fisioterapeuta nº 23-1449
  2. 2. R Schleip   Departamento de fisiología aplicada Universidad de Ulm, Alemania W. Klingler Departamento de fisiología aplicada Departamento de Anestesiología Universidad de Ulm, Alemania F. Lehmann-Horn Departamento de Anestesiología Universidad de Ulm, Alemania AUTORES
  3. 3. Con el análisis inmuno-histoquímico se demuestra la presencia de miofibroblastos en la fascia humana normal, en particular en la fascia lata, fascia plantar, y la fascia lumbar. Se encontró más elevada la densidad de la fascia en la fascia lumbar y esto parece estar relacionado a la actividad física. Para las pruebas in vitro hemos suspendido las tiras contráctiles de fascia lumbar de ratas en un baño de órganos y hemos medido la capacidad de respuesta a posibles contracciones agonistas. RESUMEN
  4. 4. Con el H1 antagonista de la mepiramina no estaban claras las respuestas de contracción; Mientras que el óxido nítrico donante de la nitroglicerina (GTN) induce la relajación. Las fuerzas de contracción medidas son lo suficientemente fuertes como para afectar a la mecánica músculo-esquelética al asumir una contractilidad similar in vivo.
  5. 5. La fascia es generalmente considerada como un transmisor de fuerza pasiva en la dinámica del aparato locomotor. Sin embargo, la literatura menciona las indicaciones de una actividad contráctil de las fascias debido a la presencia de células contráctiles intrafasciales (Referencias 1, 2, 3). Este estudio muestra por primera vez evidencias claras de que la fascia humana es capaz de contraerse activamente y de ese modo puede influir en el comportamiento biomecánico. INTRODUCCIÓN
  6. 6. Roedores, porcinos y muestras de tejidos humanos de diferentes fascias fueron recogidas y utilizadas para los experimentos de acuerdo con la directrices del Comité de Ética de la Universidad de Ulm, Alemania. En la fascia de las 32 muestras humanas (edades 17-91 años, 25 varones, 7 mujeres) se analizó la presencia de miofibroblastos, por inmunotinción de la alfa-actina del músculo liso, que fueron digital cuantificados. Las muestras de la fascia lumbar de ratas y ratones fueron utilizados para la comparación. MATERIAL
  7. 7. Además, expusimos las muestras frescas de la fascia a un registro mecanográfico de fuerza sometidas a un estiramiento isométrico in vivo. Estos se realizaron en un baño de inmersión y en un baño de superfusión específicamente modificado. Los tejidos fueron desafiados mecánica, eléctrica y farmacológicamente, y los cambios en la tensión de los tejidos fueron registrados electrónicamente. La fascia de los tejidos inviables fueron investigadas para dilucidar la contribución celular. MATERIAL
  8. 8. Fig. 1: Sección de inmunohistoquímica típica de la fascia lumbar humana. Las flechas indican ejemplos de haces de fibras de tensión que contienen músculo liso alfa-actina (un diferencial de marcador de miofibroblastos), que se tiñen de rojo oscuro. Longitud de la imagen 225 micras.
  9. 9. El examen histológico reveló que los miofibroblastos están presentes en la fascia normal. La fascia lumbar humana con su orientación de fibras parecida a una celosía presenta una mayor densidad de miofibroblastos (Fig. 1), en comparación con las fascias que se examinaron en otros seres humanos y ratas. En general hay una gran variación en la densidad de miofibroblastos entre personas diferentes. Los datos indican una correlación positiva entre la densidad de los miofibroblastos y la actividad física. RESULTADOS
  10. 10. Se ha demostrado que el aumento de la rigidez inicial, en respuesta a los repetidos estiramientos in vitro (como se informa en la literatura) se debió a los cambios en la hidratación de la matriz. No se ha detectado ninguna respuesta con estimulación eléctrica. Sin embargo, las contracciones del músculo liso se podrían inducir farmacológicamente. Dosis altas de la sustancia antihistamínica mepiramina hace más seguro el mantenimiento de los efectos (n = 29, p <0,05), mientras que la histamina y la oxitocina inducen respuestas de contracciones cortas solamente en las fascias seleccionadas; y además el NO donante provocó respuestas de relajación breve en varias muestras. No pudo obtenerse la respuesta con epinefrina, la acetilcolina, y la adenosina.
  11. 11. La mepiramina demostró inducir en el tejido contracciones con una respuesta muy lenta y de curvas duraderas, con una duración hasta 2 h (Fig. 2). Ya que el examen histológico había revelado un aumento la densidad de miofibroblastos en la fascia intramuscular del endo y perimisio (4), la mepiramina fue, además, aplicada a las piezas del tejido muscular incluyendo sus fascias, que mostraron una respuesta con una curva contráctil similar a la de la fascia pura, al parecer, no debido a la contracción miogénica.
  12. 13. La máxima fuerza de contracción in vivo fueron hipotéticamente calculados y aplicados a la zona lumbar humana. Las fuerzas resultantes son lo suficientemente fuertes como para alterar el comportamiento normal músculo-esquelético, tales como la mecánica de estabilización de las articulaciones o de la regulación g-motor. La máxima en las fuerzas de contracción vivo hipotéticamente se calculará y se aplica a la zona lumbar humana. Las fuerzas resultantes son fuertes lo suficiente como para alterar el comportamiento normal de músculo-esqueléticos, tales como mecánica estabilización de las articulaciones o G-regulación del motor.
  13. 14. Fig. 2: Curva de respuesta típica de la fascia a la mepiramina. Un paquete de la fascia lumbar de una rata expuesto a 250 x 10-3M mepiramina en un baño de superfusión de órganos. Para permitir la saturación óptima del tejido con la sustancia, la constante de Krebs-Ringer (KR), el riego es interrumpido 2 minutos antes de la adición de sustancias (MEP) y se reinicia 2 minutos después. El breve aumento de la fuerza inicial es debido a la ganancia de peso temporal del tejido debido a la solución de mepiramina, que luego desaparece rápidamente. Tenga en cuenta la duración lenta y sostenida de la reacción, una característica típica de la respuesta del tejido de la fascia a la mepiramina.
  14. 15. Estos resultados sugieren que la fascia es un órgano contráctil, debido a la presencia de los miofibroblastos. Esta capacidad se expresa por una parte, en las contracturas crónicas del tejido, que incluyen la remodelación de tejidos, y por otro lado las contracciones celulares del músculo liso con un marco de tiempo de minutos a horas, que pueden ser suficientemente fuertes como para influir en la estabilidad de la espalda y en otros aspectos de la biomecánica humana. Esto ofrece un futuro de implicaciones para la comprensión y el manejo clínico de las patologías que van junto con un aumento o disminución de la rigidez miofascial (tales como el dolor de espalda, la cefalea tensional, la inestabilidad espinal o la fibromialgia). También ofrece nuevas perspectivas para los tratamientos dirigidos a la fascia, como por ejemplo la osteopatía, el método Rolfing de liberación miofascial, o la acupuntura. La investigación adicional sobre la contractilidad fascial está indica y es prometedora. CONCLUSIONES
  15. 16. <ul><li>Yahia LH, Pigeon P, DesRosiers EA: Viscoelastic properties of the human lumbodorsal fascia. J Biomed Eng 15: 425-429 (1993) </li></ul><ul><li>(2) Staubesand J, Li Y: Zum Feinbau der Fascia cruris mit besonderer Berücksichtigung epi- und intrafaszialer Nerven. Manuelle Medizin 34: 196-200 (1996) </li></ul><ul><li>(3) Schleip R, Klingler W, Lehmann-Horn F: Active fascial contractility: fascia may be able to contract in a smooth muscle-like manner and thereby influence musculoskeletal dynamics. Med Hypotheses 65: 273-277 (2005) </li></ul><ul><li>(4) Schleip R, Naylor IL, Ursu D, Melzer W, Zorn A, Wilke HJ, Lehmann-Horn F, Klingler W: Passive muscle stiffness may be influenced by active contractility of intramuscular connective tissue. Med Hypotheses 66: 66-71 (2006) </li></ul><ul><li>Cita: Schleip R, Lehmann-Horn F, Klingler W (2006): Fascia is able to contract in a smooth muscle-like manner and thereby influence musculoskeletal mechanics. In: Liepsch D: Proceedings of the 5th World Congress of Biomechanics, Munich, Germany 2006, ISBN 88-7587-270-8, pp. 51-54 </li></ul>REFERENCIAS
  16. 17. Este estudio ha sido apoyado por becas de la Sociedad Internacional de Biomecánica (EE.UU.), el Instituto Rolf de Integración Estructural (EE.UU.), y la Asociación Europea de Rolfing e.V. (Alemania).
  17. 18. Espero que hayas disfrutado leyendo esta traducción al español David Carrascosa Fernández Fisioterapeuta nº 23-1449

×