1 
BIOGRAFIA RESUMIDA DE SALAH STETIÉ 
Salah Stetié, diplomático, poeta, traductor, ensayista, ex director de “L’Orient Li...
2 
Fue galardonado con el Gran Premio de la Francofonía, Premio de la Academia Francesa, 
Doctor Honoris Causa, Premio Sme...
3 
En Paris, ciudad de la Luz, entre 1950 y 1955, descubrió el mundo de las letras, teatros, 
museos frecuentes ("Estaban ...
4 
nuevo en el punto de partida", recuerda. Poemas, ensayos, aforismos, libros finos, biografías 
(Mahoma) se están produc...
5 
cuando el alba bebe su sangre 
en cueva nocturna. La oscuridad 
como camilla de ambulancia negra. 
Noche cual rebaño de...
6 
EXTRACTOS DE CONFERENCIAS 
“LA ORALIDAD LA ESENCIA DE LO ÁRABE” 
“El árabe es un hecho verbal; mejor aún, un acto. Ante...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

SALAH STETIE BIOGRAFIA ILUSTRADA

234 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
234
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

SALAH STETIE BIOGRAFIA ILUSTRADA

  1. 1. 1 BIOGRAFIA RESUMIDA DE SALAH STETIÉ Salah Stetié, diplomático, poeta, traductor, ensayista, ex director de “L’Orient Littéraire” un semanario cultural, que jugó un papel importante en la comunicación de los nuevos desarrollos en la escritura y el pensamiento del mundo árabe hacia el oeste, especialmente Francia. Nació en 1928 en una familia sunita en Beirut, Lebano, su feliz infancia, que transcurrió con un poeta padre, erudito en árabe y madre cultivada - un fenómeno raro en el momento - en la capital libanesa "feliz y gay "o en el pueblo de Barouk, y sus estudios en el Colegio Jesuita de San José después de pasar el Colegio protestante. Él es un poeta de renombre internacional, ensayista y crítico y ha estado escribiendo y publicando su poesía desde mediados de la década de 1960. Ha publicado 40 libros de poesía y ensayos. Durante muchos años ha ocupado cargos oficiales - como Delegado Permanente del Líbano ante la UNESCO en París, fue nombrado Secretario General del Ministerio Asuntos Exteriores libanés, embajador libanés a Marruecos, embajador en los Países Bajos.
  2. 2. 2 Fue galardonado con el Gran Premio de la Francofonía, Premio de la Academia Francesa, Doctor Honoris Causa, Premio Smederovo de Serbia, el premio de poesía más antigua de Europa, etc… Impresionado por su inteligencia, un sacerdote jesuita trató de convencerlo a convertirse al catolicismo. Pero su mentor Gabriel Bounoure, profesor en la Escuela Superior de las Artes, donde se matriculó, lo envió a enseñar Aleppo "para darle tiempo a pensar." Es en esta ciudad siria que Stétié escribió sus primeras letras y entiendí que su misión no era de convertir, sino la de defender un Islam ilustrado. De vuelta en Beirut, se entera de que ha recibido una beca para continuar sus estudios en París.
  3. 3. 3 En Paris, ciudad de la Luz, entre 1950 y 1955, descubrió el mundo de las letras, teatros, museos frecuentes ("Estaban tristes, museos de la post-guerra", suspiros -hay) y el salón literario Suzanne Tézenas; Aquí es donde conoció, entre otros, Paul Léautaud, Paul Eluard, Jules Supervielle Cioran, Pierre Jean Jouve, Pierre Emmanuel y Yves Bonnefoy. Incluso participó en la aventura de nuevas cartas, fundado por Maurice Nadeau, y es compatible con la "poesía" en esta revista "joven y vigoroso" - la oportunidad para él para descubrir los mejores poetas de su tiempo. Fue en París el pasado familiarizarse con la pintura y él conoció a artistas como el escultor César y pintor Ferdinand Desnos. Esta pasión por las artes visuales nunca dejará: muchos de sus libros fueron ilustrados por grandes artistas (Tàpies, Ubac, Kaliski, Alechinsky, Yann Voss, Kijno ...) y la venta en pública subasta de su colección privada, que hace no hace mucho tiempo, puesto de manifiesto la importancia de los dibujos y pinturas adquiridas por el poeta o el que ofrece sus "amigos creativos." De vuelta en Beirut, Salah Stétié se unió al equipo de El Medio, dirigido por Georges Naccache, "todos los nervios y sutilezas", con "su penetrante y dominante mirada detrás de unas gafas con lentes gruesos para el astigmatismo." Él decidió poner en marcha el antepasado del suplemento, llamado La Literaria y Cultural Oriente, la cual informará a sus lectores los escritores franceses de la época, varios poetas libaneses como Khalil Hawi, o Adonis Fouad Gabriel Naffah, y muchos artistas locales y extranjeros. Junto a su amigo Georges Schéhadé, Stétié también da la bienvenida a muchos visitantes tan ilustres poeta Nazim Hikmet turco o italiano Ungaretti. Nombrado en 1961 consejero cultural de Líbano en Europa Occidental, pronto abandonó la dirección del suplemento de volver a París. SIRVIENDO LA POESÍA En 1992, después de haber hecho valer sus derechos a la jubilación, Salah Stétié se trasladó a Francia en Tremblay-sur-Marly. Esta es una nueva página se enciende. Finalmente, puede darse por escrito. "Después de un largo descanso en mi trabajo como escritor, tuve que empezar de
  4. 4. 4 nuevo en el punto de partida", recuerda. Poemas, ensayos, aforismos, libros finos, biografías (Mahoma) se están produciendo a un ritmo vertiginoso, publicado por Gallimard, Fata Morgana, Albin Michel, José Corti y Robert Laffont, además de la Imprenta Nacional. Salah Stétié ha leído, escrito, viajado y observado mucho. En un libro titulado “La extravagancia” (ed. Robert Laffont ), el recorre su prolífica producción literaria y nos presenta a una variedad de personas conocidas y desconocidas que han dado forma a su pensamiento y marcado su carrera. POEMA CANCIÓN DEL MES DE AGOSTO Tamuz en el horizonte muere,
  5. 5. 5 cuando el alba bebe su sangre en cueva nocturna. La oscuridad como camilla de ambulancia negra. Noche cual rebaño de mujeres: kohl y prendas negras. La noche como dosel. La noche como día en punto muerto. He buscado de los niños la negra nodriza: ya llega la noche, Morjâne, enciende la luz, ¿qué pasa? Tengo hambre. ¿Y ahora qué? ¿No es el viento? ¿Con qué martillea la radio? En Londres, es música jazz, ay, Morjâne, vamos a por ella, estoy contenta, el jazz es para la sangre cadencia. De Poèmes de Djaykoûr (1983) Versión de Ana Correro
  6. 6. 6 EXTRACTOS DE CONFERENCIAS “LA ORALIDAD LA ESENCIA DE LO ÁRABE” “El árabe es un hecho verbal; mejor aún, un acto. Antes de que en los muros de la Kaaba, entonces templo de las tres divinidades de La Meca, se bordaran con letras de oro las siete -¿o diez?- grandes odas de la Araba preislámica, las celebres Muallagat (literalmente “suspendidas”, por la forma en que se encontraban en las paredes del recinto sagrado) fueron durante mucho tiempo un importante acontecimiento oral, cumbre del discurso poético gracias al cual se redefinía, de tribu en tribu, la identidad cultural revitalizada por la palabra del poeta y pronta así a desafiar no sin orgullo, a las demás identidades tribales reagrupadas a su vez en torno a su propio discurso. Hecho verbal mayor, la casida, poema de soberbia inspiración y a la vez de tema rigurosamente establecido de antemano (cada portavoz –y el bardo tribal es en cierto modo el admirable portavoz de su comunidad- debe elevar el grado máximo de excelencia tal o cual motivo impuesto por un profundo juego retórico) es quizás el estandarte del grupo y el rostro impresionante de su desafío existencial. La casida es un acto de la memoria para poblaciones memorativas o conmemorativas. Cada año, en la Araba yahilyte (es decir “pagana” e “ignorante”) anterior al advenimiento del Islam, de los cuatro puntos cardinales de la península y de más allá de los horizontes sin sombra venía la gente a encontrarse durante algunos meses en Suk-Ukaz, el mercado o, si se prefiere, la feria de Ukaz –en el sentido original en que feria se confunde con fiesta-, para intercambiar en la plaza pública, por intermedio de los poetas y frente a un público apasionado, fascinado, tumultuoso o extasiado, los versos fuertemente impregnados de delirio y de sabiduría, de deseo y de serenidad, de triunfo y de invectivas, de desesperanza y del verdor de la esperanza, y de esa atracción, como de enamorado, por una yegua o una camella, o también de la insumisión desconsolada a la mujer o muchacha que fue presencia total antes de convertirse casi en una totalidad de la nada. Y todo ello es gloria de la palabra dicha, ópera fabulosa del verbo, desplegándose en el escenario espléndido y prácticamente sin decorados del desierto: arena y viento, horno solar, teatro para protagonistas desmesurados de ausente figura. Y así la palabra del hombre es la única figura, el verbo que le permite hacer frente a los elementos

×