Pascua       2011« Camino,   Verdad   y Vida»Acción Católica General              Alfonso XI, 4 5º                28014 Ma...
II Domingo de Pascua - A  1 de mayo                                       Hch 2, 42-47  “Los creyentes vivían todos uni...
- O quedarnos refugiados en nuestra interior, en                En esta iniciativa, Jesús da “la paz”, su paz, la que el ...
Señor”, como dicen ya los otros compañeros suyos,                            déjate tocar por él,o como dirá él mismo más ...
tra Iglesia en la actualidad para acompañar su predi-    Nuestro estilo de vida, ¿es capaz de cuestionar acación?         ...
III Domingo de Pascua - A  8 de mayo                                    Hch 2, 14. 22-33  “No era posible que la muerte...
   Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas sobre el texto, contexto y pretexto                    les...
mentos de duda de desilusión (decían «nosotros     Emaús, una comida común, de caminantes,                      esperábamo...
IV Domingo de Pascua - A  15 de mayo                                                          Hch 2, 14a. 36-41  “Dios ...
hace su trabajo bien hecho por la mañana, entrando                           suscita en el corazón de los jóvenes“por la p...
“con la puerta en las narices”; a veces vamos “de        en la Casa del Padre y así tener vida, y vida abundan-puerta en p...
V Domingo de Pascua - A  22 de mayo                                                        Hch 6, 1-7  “Escogieron a si...
 Este diálogo de Jesús con los discípulos está situa-            diversidad, una sola cosa, todo y ser diferentes, sindo ...
acciones, y las obras que haremos manifestarán que                  están bien trabajadas y bien encajadas. Y pensemosDios...
Tenemos que ser piedras vivas, bien fundamentadas     personalmente y como Comunidad Parroquial, comosobre la Piedra Angul...
VI Domingo de Pascua - A  29 de mayo                                                        Hch 8, 5-8. 14-17  “Les imp...
llamado a hacer y vivir la Alianza que Dios le ofrece          de la Revisión de Vida y descubrir la presencia de(Dt 7, 9)...
que crecen en el corazón                              nos hemos dejado transformar por el encuentro con           y tambié...
esperanza. Necesitamos formarnos, necesitamos            nuestra fe, a cuidar y alimentar nuestra fe, a vivircreernos de v...
VII Domingo de Pascua - A                                     Solemnidad de la Ascensión  5 de junio                     ...
Materiales de Pascua para jóvenes y adultos
Materiales de Pascua para jóvenes y adultos
Materiales de Pascua para jóvenes y adultos
Materiales de Pascua para jóvenes y adultos
Materiales de Pascua para jóvenes y adultos
Materiales de Pascua para jóvenes y adultos
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Materiales de Pascua para jóvenes y adultos

8.027 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
8.027
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
397
Acciones
Compartido
0
Descargas
139
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Materiales de Pascua para jóvenes y adultos

  1. 1. Pascua 2011« Camino, Verdad y Vida»Acción Católica General Alfonso XI, 4 5º 28014 Madridwww.accioncatolicageneral.esacg@accioncatolicageneral.es 1
  2. 2. II Domingo de Pascua - A  1 de mayo  Hch 2, 42-47  “Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común”  Sal 117  “Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia”  1P 1, 3-9  “Por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva”  Jn 20, 19-31  “A los ocho días, llegó Jesús” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulosen una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto en-tró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros». Y, diciendo esto,les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría alver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado,así también os envío yo». Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Reci-bid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan per-donados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuandovino Jesús. Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor». Pero élles contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto eldedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no locreo». A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás conellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:«Paz a vosotros». Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis ma-nos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyen-te». Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!». Jesús le dijo: «¿Porque mehas visto has creído? Bienaventurados los que crean sin haber visto».Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a lavista de los discípulos. Estos han sido escritos para que creáis que Jesús esel Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nom-bre. Jn 20, 19-31 Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escu-cho... veo. Repaso la vida de nuestra parroquia o movimiento para intentar descubrir que lo que el Resuci-tado da a los discípulos reunidos también nos lo ha dado a nosotros Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el Evangelio. Me fijocomo, pese a los cierres que pueda haber, Cristo Resucitado se hace hoy presente Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso. Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Para situar este evangelio  Juan concibe la obra de Jesús como la creación de una nueva humanidad y un mundo nuevo. Pero hay En el segundo domingo de pascua se lee siempre como dos tentaciones:este evangelio. De ahí su importancia y significativi-dad. - Mirar a tras y vivir del recuerdo, donde nos que- daríamos con el sepulcro vacío, no hay nada. 2
  3. 3. - O quedarnos refugiados en nuestra interior, en  En esta iniciativa, Jesús da “la paz”, su paz, la que el espiritualidades que se auto-realimentan sin salir, mundo no da, tal y como lo había anunciado. Una sin experimentar la necesidad de salir, ser testigo paz que es cumplimiento de la promesa de la cena: porque el resucitado lo encontraremos en lo co- “la paz os dejo...” (Jn 14, 27; cf Is 52, 7; 60, 57; 66, 12). Tenían tidiano, en la vida. ¿Nos suena esto a los militan- motivos para sentirse atenazados por el miedo (Jn 15, tes con cierto recorrido o cristianos que estamos 18-20: “si el mundo os odia”); pero no deben acobar- de vuelta? darse (Jn16, 33: “tener valor, yo he venido al mundo”). El miedo se evapora con el saludo de la paz pascual Nueva creación, el primer día de la semana... la (Jn 20, 20: “se llenaron de alegría”). Las dudas sobre elresurrección y la eucaristía están unidas. En la “cena resucitado se desvanecen con la identificación cor-del Señor” se nos muestra como el don gratuito del poral: “les enseñó las manos y el costado”.Señor Resucitado que nos sale al encuentro -Emaús-nos invita a su mesa, nos despierta el entendimiento,  Mostrar “las manos y el costado”, que son los luga-nos abre los ojos del corazón y nos invita a su comu- res con las marcas de la muerte en cruz, es una ma-nión. La eucaristía es una forma permanente de la nera de incidir en que el Resucitado es el mismo queaparición pascual. fue Crucificado. El domingo, el primer día de la semana, los cristia-  La expresión “como el Padre” o, en otros lugares,nos nos reunimos... “se encuentran y son encontra- “tal y como yo os lo he hecho” (Jn 13, 15) indica comodos”. Según los relatos, no es Jesús quien reúne a tiene que ser la vida del discípulo: dejarse modelarsus discípulos sino que la aparición del Señor se según Jesús, como Él se ha dejado modelar por elproduce estando ellos reunidos previamente. Por Padre.miedo o por fidelidad a las experiencias de comidacomunitarias tenidas con Jesús aquellos primeros  Aquello que define Jesús es la misión, el ser “en-discípulos se reunían. Se convierte así en signo de la viado”. También sus discípulos, y la Iglesia como tal,nueva presencia del resucitado. serán definidos por la misión que Él les da: “Tal y como tú me has enviado al mundo, yo también se losPara fijarnos en el Evangelio he enviado” (Jn 17, 18).  La Iglesia reunida, la paz, la misión... todo arranca Los discípulos están reunidos en un mismo lugar. de la Pascua. Será el don del Espíritu quien lo active.Una manera de decir que son comunidad eclesial. El soplo de Jesús sobre los discípulos expresa que suTambién el “domingo” es expresión del mismo -las resurrección abre el paso a una creación nueva: “En-dos apariciones se producen en domingo-: es el día tonces el Señor-Dios modeló al hombre con barro deen qué nos reunimos como Iglesia para celebrar que la tierra. Le infundió el aliento de vida, y el hombre seel Resucitado esta en medio de nosotros. convirtió en un ser vivo” (Gn 2, 7). Jesús había rogado En el evangelista Juan encontramos, otras veces, el Padre que diera “un Defensor a los discípulos” (Jnque los seguidores de Jesús tenían “miedo de los 14, 16), es decir, quien pueda ser invocado para auxi-judíos”: en el relato del ciego de nacimiento (Jn 9, 22). liar, acompañar y ayudar, pero también para aconse-Miedo, cuando los discípulos ven a Jesús caminar jar y consolar, y para interceder. Es el Espíritu Santo.sobre el mar de Galilea; cuando se busca a Jesús, Con él llegan el recuerdo y el conocimiento (Jn 14, 26)nadie hablaba de él en público por miedo a los judí- que marcan el comienzo de la fe (Jn 7, 39).os; José de Arimatea es discípulo de Jesús aunque  El Espíritu es, en Juan, un maestro que ilumina. Y esoculto por miedo a los judíos. Los discípulos también quien da al creyendo su identidad propia de testigoandaban con miedo (trataban de disuadir a Jesús de de Jesús (Jn 15, 26-27). Podríamos decir que el Espírituno ir a Betania-Judea), aunque Tomás estaba resuelto es el verdadero autor del Evangelio, porque de éla correr el mismo riesgo (“vamos también nosotros y viene el recuerdo de aquello que Jesús hizo y dijo, ymuramos con él” -Jn 11, 8.16). Ahora Jesús ha muerto y la comprensión de este recuerdo.los suyos tienen miedo, algunos se ponen a salvo,huyeron a Galilea, otros se refugian en casa.  Las palabras de Jesús sobre el perdón nos recuer- dan las que recoge Mateo dirigidas a Pedro (Mt 16, 19) y Hace falta tener bien presente que en el evangelio a toda la comunidad (Mt 18, 18). Palabras en las quede Juan la expresión “los judíos” no tiene un sentido “atar y desatar” significa excluir o admitir en la co-étnico, no designa el pueblo de Israel como tal, sino munidad. El Resucitado deja este don precioso y tanque toma un sentido religioso y se refiere concreta- delicado en manos de la propia comunidad de losmente a los dirigentes religiosos del pueblo. En el discípulos, portadora para el mundo de la vida nue-momento que estamos viviendo, conviene ser delica- va. Una grande responsabilidad.dos con denominaciones como esta. También va biensaber que la comunidad a la que va destinado el evan-  Tomás, era del grupo de los doce, Jesús se sometegelio de Juan había vivido la dura experiencia que, a a lo exigido por Tomás. Su “Señor mío y Dios mío”partir del año 70 DC, el judaísmo fue dominado por ha quedado en la tradición cristiana como profesiónlos fariseos, que provocaron una ruptura total con los de fe emblemática; es el reconocimiento de Jesúscristianos: habían acordado expulsar de la sinagoga como Hijo de Dios. Y como colofón, la última biena-todo el mundo quien confesara que Jesús era el Mesí- venturanza: “dichosos los que crean sin haber visto”as (Jn 9, 22). Pese al “cierre”, el Resucitado toma la inicia- (Jn 20, 29). Así, en la figura de Tomás encontramos eltiva y se hace presente en medio de los discípulos. retrato de todo discípulo de Jesús que debe hacer su propio proceso antes de poder decir “he visto el 3
  4. 4. Señor”, como dicen ya los otros compañeros suyos, déjate tocar por él,o como dirá él mismo más adelante: “¡Señor mío y para que puedas luegoDios mío!”. Tomás, no se resiste a creer sino que tocar y poner vidahace preguntas, pide ayuda, necesita signos, como donde la vida tiene ahogo.aquel hombre que era ciego (Jn 9, 35-48). Jesús cuenta conmigo, amigo. La bienaventuranza dirigida por el Resucitado a loscreyentes que no hemos conocido Jesús histórico, da Traduciendo a M.Regal; Un caxato para o camiñosentido al evangelio y al hecho de evangelizar: “dartestigo a quienes no han visto a Jesús para que pue-dan abrirse a la fe”. Quienes reciben el evangelio -buena noticia- son “felices” porque la fe les permite VJA“ver” lo que antes nunca habían visto. Este es “el ver-juzgar” de la Revisión de Vida, que lleva al “Actuar”,es decir, a la Vida Nueva. La finalidad de la evangeli-zación es que quienes no conocen Jesús sean “feli-ces” conociéndolo, sean “felices” con la fe. Los sig-nos no son la fe, sino son para gloria de Dios e influ-yen en la génesis de la fe (Jn 2, 11: “creció la fe de susdiscípulos”; Jn 4, 63: “creyó el padre y su familia”; Jn9, 38: “el ciego cree”; Jn 11, 45: “muchos creyeron”).Juan elige siete milagros... pero los signos no gene-ran la fe siempre, ya que otros testigos de los mila-gros quieren hacer a Jesús rey o que es un pecador, yhasta deciden darle muerte Los vv. 30-31 expresan, precisamente, que la finali-dad del evangelio escrito es esta: “para que creáis enJesús y tengáis vida en Él”.¿Qué es entonces la fe? Arriesgándonos, podemosdecir que la fe es un acto abierto, plural... donde hayanuncio del mensaje, testimonio de otros creyentes,gracia de Dios y libre decisión personal. Lo que cuentano es ver, sino creer; de la fe nace la nueva vida. JESÚS CUENTA CONTIGO VER: En estos tiempos, la Iglesia como institución, y de rebote los que la formamos, ha perdido gran Jesús cuenta contigo, amigo; parte de su protagonismo social y de su prestigio. Las espera que tu seas instituciones religiosas no aparecen ya entre las que un testigo de su resurrección. ofrecen mayor confianza a los ciudadanos. Nadie puede ser testigo Los templos cada vez están más vacíos, decrece el de lo que no vio, número no sólo de los que se declaran católicos de lo que no palpó, practicantes, sino también de los que se declaran de lo que no sintió. simplemente católicos. La mayoría de la gente sólo acude a las parroquias Nadie puede ser testigo para “pedir un servicio”, una ceremonia puramente de Jesús resucitado, ornamental con motivo de nacimientos o bodas. Las si no ha sentido su paz invitaciones a colaborar en la parroquia, o a formar custodiando todos sus trabajos. parte de grupos de formación, o a asistir a cursillos, charlas... no encuentran respuesta. Nadie puede ser testigo de la vida nueva de Dios, Aunque hay muchos elementos de tipo externo que si no deja que la alegría contribuyen a que se produzca esta situación, es envuelva sus horas tristes-muertas. justo y necesario hacer una autocrítica, de modo constructivo, porque esto hace avanzar. Nadie puede ser testigo del mundo nuevo que nace, Es necesario descubrir dónde está fallando nuestro si no se llena del Espíritu, testimonio. si no se hace sanador y se hace solidaridad JUZGAR: La predicación de Jesús va acompaña- con los que se debaten la vida da de sus acciones; la predicación de los apóstoles, en la cruz de su orfandad. como hemos escuchado en la 1ª lectura, va acompa- ñada de signos y prodigios. ¿Qué signos ofrece nues- Jesús cuenta conmigo, amigo; 4
  5. 5. tra Iglesia en la actualidad para acompañar su predi- Nuestro estilo de vida, ¿es capaz de cuestionar acación? alguien, de “causar impresión”?Estamos celebrando la resurrección de Jesús, que da ¿Nuestra vida diaria sigue los valores del Evangelio, osentido a nuestra fe, a nuestra vida, a nuestra labor. en la práctica seguimos los valores de hoy?Para los primeros discípulos, el encuentro con JesúsResucitado, recibir el Espíritu Santo, comprender ¿Consideramos nuestra fe como parte integrante dedesde esta nueva luz todo lo que habían vivido, hizo nuestra vida, y procuramos cuidarla y alimentarla, ode ellos hombres y mujeres nuevos, transformó su sólo queremos “venir a misa” a cumplir el precepto,estilo de vida, como hemos escuchado en la 1ª lectu- sin complicarnos más?ra: «Eran constantes en escuchar la enseñanza de los ¿Nos interesamos por la Comunidad Parroquial,apóstoles, en la vida en común, en la fracción del pan ofrecemos nuestro tiempo y nuestro servicio en lay en las oraciones». misma, o nos desentendemos porque no queremosEste modo de vivir causaba impresión entre sus con- compromisos?temporáneos, «eran bien vistos de todo el pueblo, y En definitiva: ¿hay coherencia entre lo que decimosdía tras día el Señor iba agregando al grupo a los que que creemos y lo que luego hacemos? Es algo quese iban salvando». tenemos que pensar y meditar.Evidentemente, había también problemas entre ellos, La experiencia de Jesús Resucitado hizo nacer y cre-tenían dudas, pero los iban resolviendo unidos, co- cer la Iglesia a partir de gente sencilla y no instruida.mo comunidad creyente, a partir del encuentro con A nosotros, que somos “dichosos por creer sin haberJesús Resucitado. visto”, que contamos con más experiencia y medios, aún nos tendría que transformar más la fe en el Se-ACTUAR: La imagen que la sociedad tiene de la ñor Resucitado, que se hace presente en cada Euca-Iglesia es la de obispos, presbíteros y personas con- ristía. Aprendamos a reconocerlo aquí (como vere-sagradas. Nosotros sabemos que la Iglesia es mucho mos el domingo próximo), y dejémonos transformarmás, pero tenemos que preguntarnos si eso “más” lo como Tomás en el evangelio de hoy. Entonces nues-mostramos: tro estilo de vida causará impresión, y haremos creí- ble y visible el mensaje de Jesús. 5
  6. 6. III Domingo de Pascua - A  8 de mayo  Hch 2, 14. 22-33  “No era posible que la muerte lo retuviera bajo su dominio”  Sal 15  “Señor, me enseñarás el sendero de la vida”  1P 1, 17-21  “Os rescataron a precio de la sangre de Cristo, el Cordero sin defecto”  Lc 24, 13-35  “Lo reconocieron al partir el pan” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.Aquel mismo día, dos de ellos iban caminando a una aldea llamada Ema-ús, distante de Jerusalén unos sesenta estadios; iban conversando entreellos de todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían,Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojosno eran capaces de reconocerlo. El les dijo: «¿Qué conversación es esaque traéis mientras vais de camino?». Ellos se detuvieron con aire entris-tecido. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le respondió: «¿Eres tú elúnico forastero en Jerusalén que no sabes lo que ha pasado allí estos dí-as?». Él les dijo: «¿Qué?». Ellos le contestaron: «Lo de Jesús el Nazareno,que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo elpueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes paraque lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamosque él iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, ya estamos en el tercerdía desde que esto sucedió.Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado,pues habiendo ido muy de mañana al sepulcro, y no habiendo encontra-do su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una apariciónde ángeles, que dicen que está vivo. Algunos de los nuestros fueron tam-bién al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero aél no lo vieron». Entonces él les dijo: «¡Qué necios y torpes sois paracreer lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías pade-ciera esto y entrara así en su gloria?».Y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas lasEscrituras. Llegaron cerca de la aldea adonde iban y él simuló que iba a seguir caminando; pero ellos loapremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída». Y entró para quedar-se con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando.A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista. Y se dijeron el uno alotro: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?». Y,levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con suscompañeros, que estaban diciendo: «Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón». Y elloscontaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan Lc 24, 13-35 Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escu-cho... veo ¿Cuál es la experiencia que tengo de escuchar la Palabra de Dios y de celebrar la Eucaristía comoexperiencia de fe? ¿Me llevan a la acción, a la acogida del otro? ¿Me llevan más a la Iglesia? Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el Evangelio. ¿Descu-bro el acompañamiento de Cristo? En los hechos vividos esta Semana Santa, ¿cómo he descubierto elacompañamiento de Cristo? ¿Quiénes me han ayudado a reconocerlo? Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso 6
  7. 7.  Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas sobre el texto, contexto y pretexto les “ilumina” la mente; y la idea de un Mesías triun- fante (nacional y político) queda sustituida por la del Un relato de aparición de Cristo resucitado, esta Mesías sufriente, siervo de Yahvé anunciado porvez dos discípulos que caminan de Jerusalén a Emaús Isaías (Is 53, 3ss).(Emaús a 12 km de Jerusalén; y a igual que Nazaret,  Las referencias del texto a la celebración eclesial deBetania, Jerusalén, evoca un mensaje espiritual).Relato bonito literariamente, donde nos narra un la cena del Señor indican que la Eucaristía es lugarestudio psicológico de los protagonistas (pasan del privilegiado de encuentro con Cristo Resucitado. Esdesencanto mesiánico a una fe entusiasta en Jesús en la Eucaristía -cuando, reunidos en comunidad,resucitado (del que no podían esperar nada, está hemos tenido en frente los gestos de Jesús en lavivo). Pero también hay un hilo litúrgico que va en- último cena y se nos ha repartido su pan- dónde noshebrando todo los elementos esenciales de la cele- damos cuenta que Él nos acompaña en el camino debración eucarística: a) formación de la comunidad; b) la vida.liturgia de la palabra; c) y misión evangelizadora.  Esta escena, que el evangelista sitúa en el domingo El evangelista Lucas tiene interés en decir que en de la Resurrección -”aquel mismo día” se refiere alJesús se han cumplido las Escrituras. Esta escena es domingo- expresa el proceso que puede hacer ununa muestra de como los cristianos releemos las joven trabajador, que puede hacer toda persona yantiguas Escrituras. Ya las primeras comunidades, la que, de hecho, muchos lo hemos hecho o lo estamosde Lucas concretamente, pusieron en relación Jesu- haciendo: el proceso que me lleva a descubrir que elcristo y el Antiguo Testamento: dos realidades que se Resucitado esta presente en su/mi vida; a descubririluminan mutuamente, portadoras las dos de la reve- que, de hecho, ya era antes, cuando no lo reconocía-lación de Dios. Escuchar la Palabra de Dios es princi- mos. Es el proceso de la fe. Un proceso que se hace apal en la vida cristiana. La Escritura es la primera cla- través de alguien que acompaña en el camino, a travésve o vía que Jesús les ofrece para acceder a la fe en de la escucha de la Palabra que ilumina la vida com-su persona. partida, a través de los gestos-acciones-sacramentos, y a través del testigo compartido en la reunión de quie- Los gestos de Jesús son los mismos que había nes ya habían hecho esta experiencia.hecho durante la última cena con sus discípulos (Lc 22,  Este proceso descrito en la escena de Emaús es el19). El texto deja entrever que en la celebración euca-rística, que también es principal en la vida de los que hará la persona que no conoce Cristo y a la cualcristianos, Jesús resucitado se hace presente y puede alguien se le acerca en su camino, para hacer caminoser reconocido. juntos. Los militantes de un movimiento evangeliza- dor son gritados a acercarse a compañeras y compa-Notas para fijarnos en el Evangelio ñeros del propio ambiente (trabajo, estudio, barrio...) para ser estos acompañantes. Estos dos discípulos pertenecen al circulo descrito  Pero también es el proceso de quienes, habiéndoloen 24, 9.11 (no a los doce); a diferencia de lo que pasa ya conocido, necesitamos de re-descubrirlo conti-en otros relatos de apariciones, no reconocen a Jesús nuamente. Esto lo hacemos en la Revisión de Vida yenseguida. Esto es una indicación de que para el en la Eucaristía dominical: acompañados por otros,encuentro con el Resucitado, no es suficiente con la escuchando juntos la Palabra, actuando y celebrandoexperiencia sensible. “Los” ojos de la fe “abiertos”, el sacramento, reuniéndonos en Iglesia - con la Igle-que miran aquello que se ha experimentado, son del sia. De hecho, el evangelista presenta una síntesis detodo necesarios. su-nuestra fe en Jesús. La decepción: Los dos se dirigen a Emaús, cuando ya  La misión: la experiencia del encuentro con Jesúsha resucitado el Maestro. Ellos algo han oído, pero no los lanza de nuevo al camino. No importa la oscuri-se lo creen. Su situación anímica es de decepción, dad de la noche. Se ha desvanecido el pesimismo detristeza, abatimiento... habían puesto su esperanza en antes. Han releído “lo de Jesús” con las claves delJesús como liberador de Israel, peor la muerte en cruz Antiguo Testamento. Les urge contar a los demás lalos ha desconcertado. Huyen de la ciudad, quizás experiencia que han vivido. Tienen que volver a latemerosos de que les alcance la tragedia del Golgota... COMUNIDAD y decirles a todos que el Señor hay de repente se les agrega un viajero. Se cumple lo resucitado.dicho en Mt 18, 20: “Donde dos o tres están reunidosen mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos”. No caminan en silencio... trazan una historia de la EMAUSvida del Maestro con énfasis en la pasión y muerte.Terminado este informe, Jesús les explica las escritu- Emaús, Cruz sin luz.ras (la historia del pueblo elegido, los salmos, los Caminantes derrotados, amargados,profetas), ofreciéndoles así la clave de todo lo acae- por todas la flores aplastadas antes de nacer.cido en estos días: “era necesario que el Mesías pa-deciera esto para entrar en su gloria”. Esta explicación Emaús encuentro inesperado,exegética de la escritura les “enciende” el corazón y conversación, cuando todo muere, y la fe también. 7
  8. 8. mentos de duda de desilusión (decían «nosotros Emaús, una comida común, de caminantes, esperábamos...»), de incredulidad (ellos no creyeron una mesa redonda, y un pan. a las mujeres que decían que había resucitado), de Unas manos que lo parten, y lo reparten, ceguera espiritual (ellos no reconocieron al Señor en al estilo de Jesús, aquél que iba andando a su lado). dando la propia vida en el mismo pan. También nosotros podemos abandonar la comuni- Emaús, cruz con luz, resurrección, dad de discípulos, como ellos, para ir a la nuestra.corazones calientes, y pies ligeros, anuncio y alegría. Pero ellos, a pesar de su desilusión, tuvieron un deta- Emaús, Jesús, Jesús vivo. lle de amistad con aquél caminante que encontraron, le invitaron a quedarse con ellos, le escucharon con Traducción Un caxato para o camiño, de M.Regal, atención. Y sobre todo, ellos lo reconocieron en la fracción del pan, en el gesto de Jesús en su última cena. VJA Eso fue lo que les movió a volver a la comunidad de discípulos y celebrarlo y vivirlo juntos. ACTUAR: Nunca ha sido fácil ser cristiano cohe- rente, y menos hoy en día. Nos gustaría que Jesús actuase de otro modo, que fuese más evidente su presencia, para dar testimonio de él en el mundo de hoy. Para ir superando la desilusión y la duda, para que nuestra fe “diga algo” a nuestra vida, necesitamos aprender a descubrir a Jesús Resucitado a nuestro lado, “encontrarnos” con él. Y a él nos lo encontraremos en los gestos de amistad, de cariño, de servicio, de entrega. A Jesús lo encontraremos en la escucha y meditación de su Palabra, en la formación que nos ayuda a co- nocerle mejor para iluminar nuestra vida con la luz de la fe.VER: Estamos en el tercer domingo de Pascua.Hace quince días estuvimos celebrando la Resurrec- A Jesús lo encontraremos, desde luego, en la Eucaris-ción de Jesús. Pero nos podemos preguntar: “¿Y qué? tía, pero que no sea “venir a misa a cumplir el pre-¿Qué ha cambiado? Todo sigue igual”. cepto”, sino que sea una Eucaristía vivida, participa- da, sabiendo que vamos a estar con él.Nos damos cuenta de que realmente no acabamosde “notar” la resurrección de Jesús, que durante los Y a Jesús lo encontraremos en la Comunidad Parro-días de Semana Santa hemos oído hablar mucho de quial, junto con los otros discípulos. «Donde dos oJesús, de su resurrección, de vida nueva, de esperan- tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo», nos diceza... pero nuestra vida sigue igual. Jesús. La fe en Jesús Resucitado es una fe comunita- ria, necesita de la Comunidad, precisamente paraLa rutina, la “resignación”, la duda acerca de la Resu- apoyarnos y acompañarnos a la hora de hacer vidarrección, van haciendo mella en nosotros, y de un nuestra fe en la familia, estudios, trabajo, ocio...modo más o menos consciente vamos haciendo unaseparación entre fe y vida, entre lo que celebramos y San Pedro nos decía en la 2ª lectura que tomemos enlo que hacemos, porque no notamos que Jesús ha serio nuestro proceder como cristiano. No sigamosresucitado, porque parece que la fe no influye para con una fe individualista y de puro cumplimiento,nada en las cosas de nuestra vida, que en realidad aprovechemos la Comunidad Parroquial para apren-“no nos sirve de nada”. der a descubrir y celebrar a Jesús Resucitado en la Eucaristía, en el compromiso por evangelizar, en laSi esa separación se va agrandando, la celebración de formación, y que eso transforme realmente nuestronuestra fe va disminuyendo, hasta limitarse en a oca- estilo de vida, porque la sociedad en que vivimossiones puntuales, o hasta desaparecer por completo, necesita, más que teorías y discursos, ejemplos deporque la persona está desengañada. personas que vivan su vida cotidiana de forma cohe- rente con su fe.JUZGAR: Nos puede pasar, por tanto, como alos dos discípulos de Emaús. También tenemos mo- 8
  9. 9. IV Domingo de Pascua - A  15 de mayo  Hch 2, 14a. 36-41  “Dios lo ha constituido Señor y Mesías”  Sal 22  “El Señor es mi pastor, nada me falta”  1P 2, 20b-25  “Habéis vuelto al pastor de vuestras vidas”  Jn 10, 1-10  “Yo soy la puerta de las ovejas” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el aprisco delas ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido; pero elque entra por la puerta es pastor de las ovejas. A este le abre el guarda y lasovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y lassaca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas camina delante de ellas, y lasovejas lo siguen, porque conocen su voz: a un extraño no lo seguirán, sinoque huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños».Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué leshablaba. Por eso añadió Jesús: «En verdad, en verdad os digo: yo soy lapuerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones ybandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entrepor mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón noentra sino para robar y matar y hacer estragos; yo he venido para que ten-gan vida y la tengan abundante. Jn 10, 1-10 Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escu-cho... veo. El me llama por mi nombre... ¿En qué hechos me doy cuenta de que sigo a Jesús y no unas ideas?¿Cómo experimento que Jesús me da libertad y vida en abundancia? Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el Evangelio... Veootras personas llamadas por su nombre... ¿Qué experiencias ha hecho de ser llamado “por mi nombre”? ¿Yyo he reconocido a los demás como personas y los he tratado como tales? Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso. Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas para fijarnos en Jesús y el evangelio ¿Por qué este evangelio en Pascua? Es una imagen - La página de este domingo está situada en el con- Buen Pastor- que ha calado profundamente en latexto del enfrentamiento de Jesús con los fariseos comunidad cristiana. Imagen de Dios, donde Jesús(que más que guías religiosos del pueblo son ladro- empieza a autodefinirse como la puerta de las ovejas.nes y bandidos). Es parte de la discusión que tienen a El es la puerta que conduce a la vida y a la inmortali-propósito de la curación del ciego de nacimiento y dad, abriéndonos la puerta cerrada del paraíso per-de su expulsión de la sinagoga. dido y franqueándonos el acceso al Padre y a su pro- yecto-reino. La imagen del Buen Pastor que se aplica Jesús parahablar de él mismo (Jn 10, 11.14) está inspirada en el Notas para fijarnos en el Evangelioprofeta Ezequiel (Ez 34), donde Dios habla como elpastor que cuida de su pueblo (esquilmado por los  Jesús empieza describiendo dos prácticas encon-malos pastores) y pide cuentas a los dirigentes, pas- tradas: la de un ladrón de ovejas que “no entra por latores que sólo se han preocupados por ellos mismos. puerta” y la de un pastor -el propio del rebaño- que 9
  10. 10. hace su trabajo bien hecho por la mañana, entrando suscita en el corazón de los jóvenes“por la puerta”, gritando a cada una de las “suyas” el anhelo de ser en el mundo de hoy“por su nombre” y llevándolas a los pastos. Son dos testigo del poder de tu amor.formas de acercarse al pueblo: abiertamente y con Llénalos con tu Espíritu de fortaleza y de prudenciasinceridad; el disimulo o la ocultación delatan al para que adentrándose en lo profundoexplotador (cf Jn12, 6: Judas) y violento (Jn 18, 40: Barrabás). del misterio humanoA los ladrones y bandidos se opone el pastor, figura lleguen a descubrir su auténtico sermesiánica (Ez 34, 11-15) que Jesús se aplica. El pastor y su verdadera vocación.propone un mensaje de liberación -la voz- y saca alpueblo de la institución judía (éxodo, cf 2, 16), librándo- Salvador de los hombres y mujeres,lo de la muerte. enviado por el Padre para el amor misericordioso, concede a tu iglesia el regalo El “nombre” es la persona, reconocida como tal. Las de jóvenes dispuestos a remar mar a dentro,“suyas” quiere decir las que se han adherido a Jesús siendo entre sus hermanospor la fe. El ciego de nacimiento no es el ejemplo (Jn 9, manifestación de tu presencia que renueva y salva.38). Siguiendo a Jesús, que “anda delante de ellos”, loscreyentes tendrán vida. La fe no es seguir unas ideas, Virgen María, Madre del Redentor,ni unos valores, sino una persona concreta: Jesús, “la guía segura en el camino hacia Dios y el prójimo,Palabra” que “se ha hecho hombre y ha habitado entre que guardaste sus palabrasnosotros” (Jn 1, 14), el nos conoce (conocimiento y rela- en lo profundo de tu corazón,ción personal con cada uno). La voz de los dirigentes - protege con tu maternal intercesiónlos extraños- anuncia explotación y violencia. a las familias y a las comunidades cristianas, Después Jesús habla de él mismo como “puerta de para que ayuden a los adolescentes y a los jóveneslas ovejas”. Una “puerta” para acceder a Dios, a la a responder generosamente a la llamada del Señor.salvación. Una “puerta” por la que se puede “entrar y Amén.salir libremente”: el discípulo es una persona libre, Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2005disfruta de la libertad. Su adhesión a Jesucristo no lesaca libertad sino que le da. Solo asumiendo su acti-tud -la de Jesús- se puede acercar uno legítimamenteal pueblo. Hasta ahora, sus líderes han usado siem-pre el dominio y la violencia para explotarlo. El pue- VJAblo esta sometido por miedo. La otra puerta, “otro lugar”, la que no permite ac-ceder a Dios, es el templo de Jerusalén, es el entornoen el que están discutiendo Jesús y los fariseos (Jn 7,10.14.28; 8, 2-3.20; 8, 59). El templo había sido una buenareferencia, pero los dirigentes -”ladrones y bandole-ros”- la han malogrado buscando sus propios inter-eses (Jn 2, 13-17). A la última de esta dura crítica deJesús, hay que sumar las no menos duras de los pro-fetas, críticas que Israel ya conocía: Hijo de hombre,profetiza contra los pastores (Ez 34, 2ss); “Ay” de lospastores que maltratan y dispersan las ovejas de mirebaño (Jr 23, 1-2). Jeremías, por cierto, en el capítulocitado anuncia el Mesías y su acción salvadora (Jr 23,3ss). Tras repetir la denuncia -violencia y dureza de losdirigentes que explotan al pueblo sin medir los es-tragos que causan y sin respeto alguno a la vida-Jesús se presenta como quien da la vida y la da enabundancia. Resuenan aquí otras páginas del evange-lio de Juan (Jn 1, 4; 5, 21; 11, 25; 14, 6). Esto nos hace caer enla cuenta que esta es una de las afirmaciones centra- VER: Todos sabemos lo que es una puerta: segúnles del Evangelio. Y que la fe en Jesús (Jn 9, 38), es de- el diccionario, es una abertura de forma regular quecir, la adhesión a la persona de Jesús por seguirlo, se hace en una pared, valla... desde el suelo hastaconduce a participar de esta vida (Jn 20, 31; 3, 15) una altura conveniente para entrar y salir por ella. Las puertas pueden ser de muchas formas y de mu- chos materiales. Y además, utilizamos la palabra JESÚS, HIJO DE DIOS “puerta” para expresar otras cosas: podemos estar “a En quien habita la plenitud de la divinidad, las puertas” de un acontecimiento; hay reuniones “a que llamas a todos los bautizados puerta cerrada”; otras veces parece que “se nos cie- a “remar mar adentro”, rran todas las puertas”, pero también podemos sentir recorriendo el camino de la santidad, que “nos han abierto una puerta”; también “coge- mos la puerta” y nos largamos, o damos a alguien 10
  11. 11. “con la puerta en las narices”; a veces vamos “de en la Casa del Padre y así tener vida, y vida abundan-puerta en puerta” sin encontrar ayuda, pero también te.hay quien sale “por la puerta grande”.En nuestra vida necesitamos y utilizamos las puertas. ACTUAR: Utilizando esta imagen de la puerta,Y en una casa hay muchas puertas, pero hay una podemos decir que Jesús nos descubre que el Reino“especial” que es LA puerta, la de entrada, la que nos de Dios está “a las puertas” de nuestra vida; queintroduce en el edificio; luego, una vez dentro, en- cuando sólo encontramos puertas cerradas, él per-contramos más puertas que nos conducen a las dis- manece abierto, por si queremos entrar; que Dios, atintas estancias, pero lo primero que debemos hacer pesar de nuestras infidelidades y pecados, no nos daes entrar por LA puerta. Y para abrir LA puerta, nece- con la puerta en las narices, sino que en Jesús nossitamos tener LA llave. abre la puerta de la esperanza; que ya no tenemos que ir “de puerta en puerta” buscando el sentido de nuestra vida, a riesgo de caer en manos de ladrones yJUZGAR: Nuestra vida de fe también tiene y bandidos, sino que con él entramos en la vida denecesita puertas, pero igual que en una casa, para Dios “por la puerta grande”.poder vivir nuestra fe primero tenemos que entrarpor LA PUERTA. Y hoy Jesús nos ha dicho que él es Pero decíamos que toda puerta necesita una llave. Yesa puerta, como complemento a la imagen del Buen la llave que necesitamos para entrar por la puertaPastor que leemos otros años este domingo. que es Jesús es “conocer su voz”. Necesitamos escu- char a Jesús para conocer su voz, para no dejarnosJesús ha repetido hoy en varias ocasiones: «Yo soy la engañar por otras voces y equivocarnos de puerta.puerta». Jesús es LA puerta primera, la que nos per-mite acceder a Dios, la que posibilita que lleguemos La voz de Jesús la escuchamos en la formación, en laa la vida de Dios. Sólo entrando por él podemos oración, en la Eucaristía. Y la voz de Jesús la escu-conocer cómo es Dios, y podremos acceder a las chamos en la Comunidad Parroquial, porque aquí esdistintas estancias de su Reino. el lugar donde Jesús nos llama con amor a todos y cada uno: nos llama a todos, como comunidad queJesús nos previene que hay quien nos ofrece otras somos, como pequeño rebaño, pero a la vez cono-puertas, aparentemente más accesibles, más cómo- ciéndonos a cada uno por nuestro nombre, para que,das... pero no nos van a llevar a Dios, sino a nuestra reconociendo su voz, alimentados con el pasto queperdición. es su Cuerpo y su Sangre, entremos por LA puertaPor eso nos pide que no escuchemos esas otras vo- que es él mismo y así lleguemos hasta el Padre yces, sino que escuchemos la suya, para entrar por él podamos tener vida, y la tengamos abundante. 11
  12. 12. V Domingo de Pascua - A  22 de mayo  Hch 6, 1-7  “Escogieron a siete hombres llenos de espíritu”  Sal 32  “Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti”  1P 2, 4-9  “Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real”  Jn 14, 1-12  “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.«No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí. En lacasa de mi Padre hay muchas moradas; si no, os lo habría dicho, porqueme voy a prepararos un lugar. Cuando vaya y os prepare un lugar, volveréy os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros. Yadonde yo voy, ya sabéis el camino». Tomás le dice: «Señor, no sabemosadonde vas, ¿cómo podemos saber el camino?». Jesús le responde: «Yosoy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si meconocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis ylo habéis visto». Felipe le dice: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta».Jesús le replica: «Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces,Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Mués-tranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Loque yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permaneceen mí, él mismo hace las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padreen mí. Si no, creed a las obras.En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, también él hará las obrasque yo hago, y aun mayores, porque yo me voy al Padre». Jn 14, 1-12 Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escu-cho... veo. ¿Qué dificultades encuentro para “creer”, para ponerme confiadamente a seguir a Jesús con laesperanza puesta en que él nos lleva a la vida plena? Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el Evangelio... ¿Quéexperiencias he hecho de estar siguiendo el camino de Jesús? Y ¿qué testimonios he recibido de otras per-sonas que le siguen, que hacen sus obras? Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso. Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas sobre el texto, contexto y pretexto es vuestro Padre, a mi Dios, que es vuestro Dios” (Jn 20, 17). El mismo origen de la fe en Dios-Pare lo encon- La experiencia del resucitado fue fundamental para tramos en Rm 8, 15-17: “Porque vosotros no habéishablar y entender la iglesia. La Iglesia -comunidad- es recibido un espíritu de esclavos que os haga volver ael nuevo templo de Dios donde hay muchas mansio- caer en el temor, sino el Espíritu que nos ha hechones y diversos ministerios y cuya piedra angular hijos y nos hace gritar: ¡Abba! ¡Padre!. Así el Espíritusiempre es Cristo. mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos tam- La experiencia de la resurrección que Juan quiere bién somos herederos de Dios y herederos con Cris-transmitir, la expresa cuando pone en boca de Jesús to, puesto que, sufriendo con él, seremos tambiénestas palabras: Jesús dice a Maria Magdalena: “Deja glorificados con él”.me ir, que todavía no he subido al Padre. Ve a encon-trarte con mis hermanos y diles: Subo a mi Padre, que 12
  13. 13.  Este diálogo de Jesús con los discípulos está situa- diversidad, una sola cosa, todo y ser diferentes, sindo en el contexto de la última cena. Justo antes, en el anular la diferencia: nuestra humanidad.capítulo 13, el evangelista nos ha narrado la escena  Hemos llegado al núcleo de nuestra contempla-en la que Jesús lava los pies de ellos y les ofrece deseguirlo en su estilo de vivir y de actuar con aquella ción de Jesús: “Quien me ha visto a mí ha visto elfrase: os he dado ejemplo porque, tal y como yo os Padre”. Creemos que Jesús está en el Padre y el Pa-lo he hecho, lo hagáis también vosotros (Jn 13, 15). dre en Él. La fe -en Jesús resucitado- es clave paraSeguirlo, pues, pasa por el abajamiento, por el servi- poderlo captar, atisbar o entrever. Jesús sacia nuestracio, por dar la vida del todo, si hace falta, a sabiendas búsqueda de Dios, nuestra sed de Dios. Si buscamosde que la muerte no es un final definitivo. a Dios, miramos a Jesús. La búsqueda de Dios es la búsqueda de todo creyente: “tiene sed de Dios, delPara fijarnos en el Evangelio Dios vivo: ¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios?” (Sal 42, 3). Ahora sabemos que ver Jesús es ver Dios En el cap. 13, tras la entrada en Jerusalén, los discí- frente a frente.pulos están aplanados. Los acontecimientos que les  Los discípulos -aquí Tomás y Felipe- tienen dudas,ha ocurrido no es para menos (traición de Judas, las no acaban de entender lo que Jesús les propone paranegaciones de Pedro, el odio de los jefes judíos...). vivir: ¿cómo podrán seguirlo, vivir con Él, cuando Él noJesús, experto en mirar a los que sufren, lee en el sea del mismo modo que es ahora? ¿Cómo sabrán querostro de los suyos sus angustias paralizantes. Para andan tras el Padre? Nos representan a nosotros. Y ainfundirles sosiego, les dirige estas palabras: “No toda comunidad que, como la de Juan, reflexionaperdáis la calma”. Y, Jesús, nos invita a hacer-servir- sobre el seguimiento de Cristo cuando ha conocidoestimar como él (Jn 13, 15.34-35) su Pascua. O que da vueltas a si seguir o no un camino¿Cómo liberarse del miedo y remediar tan profunda que pasa por el compromiso, por el servicio... por laangustia? Tras la última cena, después de haber lava- cruz. Todo buen discípulo duda y pregunta al Maes-do los pies a los discípulos, Jesús anuncia que se va a tro. ¡Dejémonos llevar por las respuestas de Jesús!la casa del Padre. Juan, empieza y acaba con una  Jesús, delante de las dudas de quienes buscamosinvitación de Jesús a creer. Superar al angustia- Dios, afirma que lo podemos encontrar en Él. Él y elmiedo, con fe (Sal 26, 14: “espera en el Señor”); el que cree Padre son uno (Jn 10, 30): “quién me ha visto a mí haen Dios pone sus pies en roca firme. visto el Padre”. Jesús es el Hijo que se queda por Seguir Jesús, incluso estar dispuesto a dar la vida; siempre jamás a la casa “del Padre” -expresión no depero ¿dónde se va/vuelve? Si ahora los discípulos no un espacio físico, sino una relación personal íntima-.pueden seguir Jesús, tienen que continuar soste- Dios no le tenemos que buscar fuera de este mundo.niéndose en su persona, tal y como el creyente se Lo encontramos en el hombre Jesús de Nazaret (Jn 19,sostiene y espera en Dios. Es una invitación a andar: 5), quien aparece sometido a la injusticia, quien ha“Envíame la luz y la verdad; que ellas me guíen, que asumido esta condición de los hombres y las mujeresme lleven a la montaña santa, al lugar dónde resides” haciendo la gran opción del amor sin medida y se ha(Sal 43, 3). hecho carne (Jn 1, 14). Jesús vuelve a la casa del Padre para prepararnos  La tarea de conocerlo es de nunca acabar: “haceun lugar. Jesús nos hace un lugar junto al Padre. Aho- tanto... ¿y no me conoces Felipe?”. Ante esta tareara se nos invita a fijarnos en el camino que trae. El incansable, lo que denominamos Estudio del Evange-camino es una opción: “Seguir el camino que ha lio, hecho de manera habitual, es un medio ideal.señalado el Señor, vuestro Dios: así seréis felices y Ver, mirar, escuchar, contemplar, seguir... amar atendréis una larga vida en el país que ahora posee- Jesús en sus palabras, en sus gestos, en sus actitudes,réis” (Dt 5, 33). “Hoy te propongo escoger entre la vida en su atención a las personas, en su paso por losy la muerte, entre la felicidad y la desgracia” (Dt 30, 15- márgenes, en su dulzura y en su clamor a favor de lso19). Jesús nos propone que optamos por Él. Si cree- pobres, en su comunión con el Padre....mos que Él es la Verdad y la Vida, ciertamente que  Esta fe en Jesús, el verdadero “camino” que lleva a laencontraremos en Él el camino que trae de cabeza al vida en Dios ahora-aquí y después, da capacidad paraPadre, el camino de vida y felicidad verdaderas. Jesús “hacer las obras que Él hace... e incluso mayores”. Losse nos presenta como el Camino lleva al Padre. discípulos son aquellos que dudan y tiene dificultadesHemos visto en el Sal 43, 3 que la luz y la verdad nos para entender y para vivir con coherencia -nosotros,atraerán al lugar dónde Dios reside. “Jesús es la luz” como Tomás y Felipe- es también quien pone fe en(Jn 6, 12; 9, 5) “y la verdad” (Jn 8, 32; 18, 37-38) que atrae. Jesús, quien se pone en manos del Padre. Y, de esta Jesús se nos presenta tan Dios como el Padre. A manera, vive la misma vida de Jesús, aquel que tam-veces, los cristianos hemos pensado, sospechado bién fue débil, pequeño, condenado... servidor deque Jesús y el Padre son dos, o que Jesús sólo es el todos. O, dicho de otra manera, acepta que el Resuci-intermediario entre el Padre y nosotros. Pues ¡no! tado viva en él y lo traiga, pasando por el servicio hastaJesús es Dios hecho hombre, su humanidad es el darlo todo, a vivir plenamente con el Padre.camino al Padre, a la vida de Dios. Sólo podemos ser  Las obras de Jesús (Jn 14, 11) tienen el valor de signo;como Dios si nos unimos a Jesús, Dios hecho hom- es decir, el que Jesús ha hecho y dado, su amor, reve-bre, porque nosotros nos unimos al Padre, aconte- lan su identidad de Dios hecho hombre. Si creemosciendo una comunión; es decir, una unidad en la en la persona de Jesús, lo que ha dicho y hecho será fundamental para nuestros pensamientos y nuestras 13
  14. 14. acciones, y las obras que haremos manifestarán que están bien trabajadas y bien encajadas. Y pensemosDios es a nuestro lado. De ahí nuestra acción militan- cómo muchas veces decimos que “las construccio-te; de la importancia de tener un equipo de acción, nes modernas no son como las de antes”.de ahí el presentar horizontes nuevos y de transfor-mación... En tiempos de Jesús, la mayoría de las casas eran de adobe. Las construcciones públicas y de gente pu- diente eran más sólidas, eran de piedra sillar. Y en EL CAMINO esas casas se podía ver piedras angulares, es decir, piedras esquineras que, formando un ángulo recto, Aunque esté lleno de baches y piedras sostenían el peso de dos paredes. Para cumplir esta y tenga infinidad de curvas, función, se tallaban las piedras de mayor calidad, y aunque vaya por colinas y valles por eso eran las más valiosas. y sean frecuentes las pendientes, aunque sea estrecho y sin césped, JUZGAR: El domingo pasado Jesús se presenta- unas veces polvoriento, otras lleno de barrizales, ba como el Pastor y la Puerta. Hoy en la 2ª lectura voy por él Pedro le llama «Piedra angular», esa piedra sobre la siguiendo tus huellas, soñando utopías, que se va construyendo el edificio de la Iglesia, for- buscando sombras, anhelando metas, mado por las piedras vivas que son cada uno de los disfrutando la experiencia. cristianos, sea cual sea su función en el mismo. Y Tú, que vas por delante, Jesús es quien sostiene este “nuevo templo” que es te me revelas y ofreces cada día la Iglesia, sólo si tenemos a Cristo por centro pode- como camino, verdad y vida. mos llamarnos y ser de verdad cristianos. Jesús Resu- citado es quien da consistencia y solidez a la estruc- Fl. Ulibarri, Al viento del Espíritu tura de las distintas comunidades cristianas, a nues- tra Comunidad Parroquial. En él debe apoyarse todo lo demás, todo lo externo. Y para que entendamos mejor la necesidad de apo- VJA yarnos sobre la Piedra angular que es Cristo, él mis- mo se nos ha presentado con otros tres nombres: «Camino», para que no andemos perdidos, sino que encontremos el sentido de la vida. «Verdad», porque en medio de tantas opiniones, él es la Verdad que ilumina el camino. «Vida», porque él mismo nos co- munica su propia vida. ACTUAR: Dios ha querido formar su Iglesia con piedras vivas. Cada uno de los bautizados somos una de esas piedras vivas. No podemos, no debemos eludir nuestra función en la edificación del Reino de Dios, porque cada cristiano que no vive su fe de modo comprometido es una piedra viva menos en el edificio, y cuando en un edificio faltan muchas pie- dras, se viene abajo. Dios ha querido contar con nosotros para edificar su Iglesia, para ir haciendo realidad su Reinado. Y él mismo viene a nosotros como arquitecto, como «Camino, Verdad y Vida», para que sepamos quéVER: Hace unos años, nos sorprendía a todos el pasos hemos de ir dando, cómo hemos de avanzarincendio del edificio Windsor, en Madrid. La magni- en la construcción. De ahí la necesidad de que nues-tud de las llamas hacía temer que se derrumbase, tra fe sea activa, escuchando, orando y poniendo enpero al final se mantuvo en pie gracias a su estructu- práctica lo que Jesús nos dice.ra interna de hormigón. Según decían los arquitec- Así es como tendremos la certeza de que lo quetos, otros edificios más altos, más espectaculares, no hagamos o dejemos de hacer tendrá a Jesús comotienen esa estructura interna de hormigón y por eso base, como «Piedra angular». Apoyados en el, nuestrason más vulnerables ante una catástrofe. En el caso Iglesia, nuestra Comunidad Parroquial, tendrá esadel Windsor, aunque los elementos externos fueron estructura firme que la sostenga, independientemen-pasto de las llamas, la estructura aguantó. te de las circunstancias históricas, independiente-Pensemos en otros edificios y monumentos de la mente de las personas que la compongan y la presi-antigüedad (puentes, acueductos...) que han llegado dan en un momento determinado.hasta nosotros bien conservados y que siguen dando Dios mismo cuenta con nosotros para edificar suservicio porque las piedras que forman su estructura Iglesia, y a través de ella hacer realidad su Reinado. 14
  15. 15. Tenemos que ser piedras vivas, bien fundamentadas personalmente y como Comunidad Parroquial, comosobre la Piedra Angular que es Jesús. Acojámoslo en Iglesia, para continuar evangelizando y que más per-nuestro interior, como nuestro «Camino, Verdad y sonas encuentren el «Camino, Verdad y Vida» queVida», y que él sea la estructura que nos sostiene, están buscando. 15
  16. 16. VI Domingo de Pascua - A  29 de mayo  Hch 8, 5-8. 14-17  “Les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo”  Sal 65  “Aclamad al Señor, tierra entera”  1P 3, 15-18  “Como era hombre, lo mataron; pero, como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida”  Jn 14, 15-21  “Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.«Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre queos dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la ver-dad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; voso-tros, en cambio, lo conocéis, porque mora con vosotros y está en voso-tros. No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros. Dentro de poco el mun-do no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo vivien-do. Entonces sabréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo envosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; y elque me ama será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me mani-festaré a él». Jn 14, 15-21 Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escu-cho... ¿Cuento con el Espíritu para que me ayude a descubrir a Dios en la vida...? ¿Qué hago para acogerlo,para escucharlo personal y comunitariamente? Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el evangelio... ¿veo?Personas que son testigos de la fidelidad del amor que Dios nos tiene... ¿qué experiencias he hecho deamar a Jesús, de “guardar” su Palabra? Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso. Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas sobre el texto, contexto y pretexto “otro”, del mismo modo que no ha podido acoger Jesús (Jn 1, 10-11). Seguimos leyendo la despedida de Jesús tras la  Es en cuanto que “mundo” significa esto que Juanúltima cena. Es un dialogo con los discípulos en uncontexto de presión social. Creer y amar es indivisi- remarca -en otros lugares- que ni Jesús es del mundoble en Juan. El mandamiento de Jesús es el del amor. ni los discípulos tampoco (Jn 17, 14.16). Pero (Jn 8, 23)Se destaca en este texto la necesidad de guardar los igualmente Juan dice bien fuerte que Dios estima elmandatos y la promesa del Espíritu de la verdad. mundo y le envía su Hijo (Jn 3, 16), y también que los creyentes serán enviados al mundo (Jn 17, 18). La palabra “mundo”, sobre todo en los capítulos13-17 de Juan, expresa la realidad de oposición radi- Para fijarnos en el Evangeliocal a Jesús (Jn 14, 17.19.27; 15, 18.19; 16, 8.20; 17, 9.14.16.25). Poresto “el mundo no puede acoger” el Espíritu, el  “Si me amáis...” y guardar “sus mandatos” son una sola cosa para el pueblo. El pueblo es gritado- 16
  17. 17. llamado a hacer y vivir la Alianza que Dios le ofrece de la Revisión de Vida y descubrir la presencia de(Dt 7, 9). En este amor se destaca siempre la iniciativa Dios.de Dios, y también su permanencia, su fidelidad (1Co  Podríamos decir que el Espíritu es el verdadero1, 9). Por lo tanto, “guardar los mandatos” no es unacondición sin la cual Dios no ama a su pueblo, sino la autor del Evangelio: es por Él que podamos recordarmanera concreta que el pueblo tiene de amar a Dios. lo que Jesús hizo y dijo, y comprender el significadoJesús, amó a los suyos hasta el extremo y, en prueba para cada comunidad y para cada persona (actualiza-de su gran amor, dio la vida por los amigos. Es lógico ción). De ahí, viene la expresión “el Espíritu de laque nos pida correspondencia de calidad, y que ésta verdad”.se cifre en hacer su voluntad y guardar sus manda-  La separación de Jesús, por su muerte cercana, lamientos. vivirán los discípulos como una amputación de su La expresión “mis mandatos” equivale a mi “pala- propio ser. ¿Cómo mitigar el desgarro de esa ausen-bra”. Cuando Jesús lo dice se refiere a la revelación cia? Con la garantía de una nueva presencia: “os vol-de su persona, de su misión. Guardar esta palabra es veré a visitar y os llenaréis de alegría”. La pascua con-creer en Él. Ya en el Antiguo Testamento la Ley es, suela y supera la orfandad de los discípulos. En Jn 14,antes de que nada -hasta que los preceptos y las 21-23, será la presencia del Padre, del Hijo y del Espíri-prescripciones legales lo estropearon-, la revelación tu, que plantarán su tienda en el corazón de los cre-de Dios que conduce a la vida (Salmo 119). La novedad yentes: “vendremos a él y viviremos en él” (Jn 14, 23).con respecto del AT es que el amor del discípulo  “Aquel día” es una expresión conocida en la tradi-recae sobre Jesús. La adhesión a su Palabra de vida es ción bíblica (Mc 13, 32). Aquí se refiere a la vida de losel que lleva al cumplimiento de la Alianza. Guardar discípulos tras la resurrección de Jesús: por la acciónsus mandatos, pues, no es someterse a unos precep- del Espíritu, continuarán unidos a Jesús como Él lotos legales; es el amor a la persona de Jesús, la Pala- está con el Padre. La presencia ininterrumpida debra que se ha hecho hombre (Jn 1, 14). La fe es esto. Jesús por medio del Espíritu-Paráclito sustituye a la Jesús promete otro “Defensor”. En este evangelio, representación tradicional-apocalíptica de la vuelta-el Espíritu Santo tiene una importancia excepcional parusía de Cristo al fin de los tiempos. El retorno del(aquí tenemos el primer anuncio del Paráclito). Sólo Hijo, del enviado, al Padre y su vuelta-venida a losen él es llamado “paráclito” con el significado amplí- suyos en el Espíritu-Paráclito significa la superación desimo de “ayudante, asistente, sustentador, protector, las fronteras históricas. El siempre se halla presente.abogado, procurador” y, sobre todo, con el de “ani-  La partida de Jesús significa su ocultamiento, tantomador e iluminador” en el proceso interno de la fe. para los discípulos como para el mundo (Jn 14, 22-24). PeroEl término “paráclito” sólo aparece fuera del evange- dicho ocultamiento tiene un sentido muy distinto paralio de Juan (Jn 2, 1), donde es aplicado al Resucitado los unos y para el otro. El mundo no volverá a verle. Elque, en el cielo, cumple una misión de intercesión. evangelista excluye una venida ostentosa del Hijo delEn sentido estricto el Paráclito actúa en la tierra, en la hombre sobre las nubes del cielo, que sea visible paracomunidad cristiana. En este pasaje tiene una fun- todos (Mc 13, 24ssy par.; 1 Tes4, 16-17). El mundo no volverá ación mucho concreta: que “se quede con vosotros verle, porque Jesús está hablando ahora de la visión depor siempre jamás”. la fe. y esta visión únicamente es perceptible por los creyentes. Ellos le verán, es decir, participarán en la Habla Jesús de “otro Defensor”. “Otro” porque Él visión del Resucitado (1 Cor 9, 1). Esto, a su vez, significa lamismo es quien ha estado hasta ahora con ellos, a su unión o comunión de los creyentes con el Hijo y con ellado (Jn 14, 9). Padre: una venida (habitar), un encuentro mutuos, queEl primer defensor ha sido Jesús: ha defendido a los implica y exige la conducta adecuada de los discípulos,suyos, cuando los acusan por no ayunar (Mc 2, 18-20), o que se ajustan a lo que ellos han mandado, cumpliendopor comer espigas en sábado (Mc 2, 23-27), o porque su voluntad. Es la forma concreta de manifestar el amortoman los alimentos sin lavarse las manos (Mc 7, 1-8); al Padre y al Hijo.los defiende si se ven al borde del naufragio amena-zados por las tormentas del lago (Mc 4, 37-41); ha de-fendido a la mujer pecadora, blanco de sospecha NO NOS DEJES HUERFANOSpara un fariseo que le ha invitado a comer (Lc 7, 36-50),y a María, que en Betania ungió su cuerpo con nardo Yo quiero amarte, Señor,precioso, al ver que su gesto de generosidad fue pero amarte de verdad;tachado de derroche por algunos (Mc 14, 3-9); defiende que muchos con falsedada los niños que gritan “¡Hosanna!” el día de su en- te prometen su amortrada en Jerusalén (Mt 21, 15-16). -promesa que queda en flor- y luego van por la vidaTras Jesús el “otro” que estará con los creyentes es el abriendo hondas heridas,Espíritu Santo. El Espíritu, enviado por el Padre, es el negándoles el amor a la gente,gran don de Jesús en su Pascua (Jn 19, 30; 20, 22). Así, los pisoteando siempre los derechosdiscípulos no deben olvidar lo que oyeron a Jesús ni que dan al débil salida-horizonte.lo que recibieron de él. Más bien, deben volver cons-tantemente sobre ello, profundizando, desentrañan- Danos un buen defensor,do, actualizando la misma revelación. El paráclito Espíritu de verdad,debe ser para ellos lo que había sido Jesús: “su ayu- que acabe con las falsedadesdador”, maestro y pedagogo. De ahí la importancia 17
  18. 18. que crecen en el corazón nos hemos dejado transformar por el encuentro con y también a nuestro alrededor. el Resucitado... o si seguimos igual. Aumenta nuestro saber: que todos podamos ver Para llevar a cabo esta reflexión, pensemos qué signi- las cosas con la inocencia fica “amar de verdad” a una persona. El amor se y con la inteligencia muestra, principalmente, con la presencia, con la que da el justo aprender. atención, compartiendo proyectos, aficiones, viven- cias... el amor se muestra haciendo lo que al otro le No nos olvides, agrada o le va a hacer feliz, aunque implique esfuer- huérfanos de pan y amistad, zo o renuncia... Dice un refrán que “Obras son amo- huérfanos de aliento, en añoranza; res, y no buenas razones”. ven enseguida, ven amigo, Difícilmente puedo decir que amo a alguien si mi que en esta tierra de tristeza amor sólo es de palabra, de labios hacia fuera, pero solo rumiamos esperanzas sin hechos; difícilmente puedo decir que amo a al- sin lugar para danzar; guien si voy a la mía sin contar con él para nada; difí- danos la cierta experiencia cilmente puedo decir que amo a alguien si no quiero de tu onda presencia pasar tiempo con él y mi relación se limita a dos o que a los más apagados levanta. tres encuentros esporádicos a lo largo del año. Viviremos en tu vida, Desde ahí he de pensar: ¿Cómo amo a Jesús Resuci- seremos gente despierta, tado? para la lucha de la vida atenta; le ganaremos la partida JUZGAR: El Evangelio comenzaba con estas a quien nos la da perdida; palabras de Jesús: «Si me amáis, guardaréis mis man- las cosa en nuestras manos damientos». tendrán hechura de hermano; se llenarán de colores Nos dice que le ama de verdad no cualquiera que todos los nuestros ocasos, diga amarle y que le diga mucho «Señor, Señor», sino y los ya muertos vivirán el que cumple sus mandamientos. Traducción libre de M.Regal, Un caxato para o camiño Y los mandamientos no son sólo las normas y dispo- siciones que son necesarias para la organización y funcionamiento de la Iglesia. El mandamiento que subyace a todo eso es que vivamos como él, que nos VJA comprometamos como él a hacer realidad el Reinado de Dios. Y ese trabajo, hecho a su modo, procurando tener sus actitudes, cumplirá todos los mandamien- tos. No sirve de nada decir que somos seguidores de Jesús, o que amamos profundamente a Jesús, sin no queremos hacer su voluntad y seguir su ejemplo, viviendo una fe descomprometida, sin aportar nada a la construcción del Reino, porque todo lo que nos ha dicho Jesús, todo lo que hemos estado celebrando desde que empezó la Cuaresma, es para ser practi- cado y vivido en nuestra vida. La fe no es sólo cuestión de ritos y de moral: la fe es amar a Jesús y entender la vida como él. ACTUAR: La pasividad de muchos cristianos ha convertido la fe en algo insulso, espiritualoide, des- encarnado de la realidad, para niños y gente de poca cultura. Pero desde Jesús, ser creyente es luchar por trans-VER: Estamos entrando en la recta final de la Pas- formar el mundo según el plan querido por Dios, ycua. La semana que viene celebraremos la fiesta de la eso lo haremos, como Jesús, cumpliendo sus man-Ascensión, y a la siguiente, Pentecostés, que pone fin damientos. Y si no, es que no le amamos.a este tiempo tan especial, este tiempo en que cele- ¿Cómo empezar a vivir como Jesús espera de los quebramos el gran amor de Dios hacia nosotros, que le decimos que le amamos?llevó a morir y resucitar. Nos lo contestaba san Pedro en la 2ª lectura: «EstadPor eso, es “justo y necesario” pararnos y reflexionar siempre prontos para dar razón de vuestra esperan-qué ha supuesto para nosotros este tiempo, cómo za». Ante un mundo tan contrario a creer de verdad, tenemos que saber justificar nuestra fe y nuestra 18
  19. 19. esperanza. Necesitamos formarnos, necesitamos nuestra fe, a cuidar y alimentar nuestra fe, a vivircreernos de verdad lo que celebramos y después nuestra fe, porque entonces estaremos mostrandoque se nos note llevándolo a la práctica, al estilo de con hechos cuánto amamos a Jesús, estaremos dan-Jesús, para ser testigos creíbles. do razones fundamentadas de nuestra esperanza, y tendremos la certeza de que él sigue viviendo, cami-“Obras son amores”. Jesús nos amó hasta el extremo, nando y trabajando a nuestro lado, haciendo realidady nos dejó la prueba de su amor en la Eucaristía. De- poco a poco el Reinado de Dios.jémonos de medias tintas, de espiritualidades bara-tas, de beaterías, y empecemos a tomar en serio 19
  20. 20. VII Domingo de Pascua - A Solemnidad de la Ascensión  5 de junio  Hch 1, 1-11  “Lo vieron levantarse”  Salmo 46  “Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas”  Ef 1, 17-23  “Lo sentó a su derecha, en el cielo”  Mt 28, 16-20  “Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.Los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indi-cado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos dudaron. Acercándose aellos, Jesús les dijo:«Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haceddiscípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre ydel Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os hemandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el finalde los tiempos». Mc 28, 16-20 Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escu-cho... ¿Quiénes son, para mí, las personas a quien Jesús me envía para hacerlas sus discípulos? ¿Cómo lohago? ¿Cómo lo haré? Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el Evangelio. En mi“Galilea” ¿qué experiencia he tenido de encuentro con Jesús Resucitado? ¿En qué he descubierto que esAquel que tiene “Autoridad” sobre mí, a quien “adoro”? Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso. Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas sobre el texto, contexto y pretexto al Padre para sentarse a su derecha (Ef 1, 17-23). Es parte de nuestro Credo. Se interrumpe la lectura de Juan, los discursos de  Vamos a leer los últimos cinco versículos del evan-despedida... antes la fiesta de la Ascensión se cele-braba en Jueves y este domingo era el 7º de pascua y gelio de Mateo: sobrios, densos. El relato se refiere ase leía a Juan 17, 1-11. Cuando se cambia prevalece la un encuentro de los discípulos con Jesús. El que seafiesta de la Ascensión con sus propias lecturas. en Galilea y en el monte expresa la identidad entre el Resucitado y el Jesús histórico. La Ascensión forma parte del misterio pascual de  En Galilea, Jesús había concretado la mayor parteCristo. Culminada su misión, Jesús se elevó al cieloante la mirada de sus apóstoles (Hch 1, 1-11) y se volvió de su ministerio (Mt 4, 12-17). Y cuando, Resucita, se aparece a las mujeres que lo buscan, el mensaje que 20

×