El 13 ¿número infausto?

169 visualizaciones

Publicado el

Los mitos y las leyendas aluden a los hechos históricos solo indirectamente, como en los sueños: detrás de su expresión manifiesta suele haber un contenido latente.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
169
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El 13 ¿número infausto?

  1. 1. EL 13 ¿NUMERO INFAUSTO?César de la Cerda.Cuando la mente se mueve solo en el ámbito estrictamente racional, deja depercibir aspectos más sutiles de la realidad que solo la intuición descubre. “Dosexcesos” dice Pascal, “excluir a la razón y no admitir más que a la razón”. Ytambién: “El último paso de la razón es reconocer que existe una infinidad decosas que le son inaccesibles” (Pascal, Pensamientos). Los mitos y las leyendasaluden a los hechos históricos solo indirectamente, como en los sueños: detrás desu expresión manifiesta suele haber un contenido latente. Por ejemplo, el mito delhéroe, presente en diferentes culturas separadas por la geografía y el tiempo perorepitiendo la misma estructura (un símbolo de la potencia del espíritu, del triunfodel hombre sobre sí mismo) como se desprende del ya clásico análisis sobre estemito del investigador Joseph Campbell (El Héroe de las Mil Caras, Psicoanálisisdel Mito). Así también en la historia atribuida al rey Shiram sobre el origen deljuego del ajedrez, en donde su inventor pide al rey como premio solo un grano detrigo por la primera casilla, dos por la segunda, cuatro por la tercera, ocho por lacuarta, y así sucesivamente hasta completar las 64 casillas del tablero (una cifrade quintillones). No es la veracidad de esta historia lo que es importante ysignificativo, sino la clave que transmite sobre su organización binaria y sucorrespondiente simbolismo (basado en el arquetipo de la progresión geométricadel 2). Algo similar ocurre con las llamadas “supersticiones” vistas solo comoirracionales al examen superficial. Hay a menudo en ellas un significado oculto,una motivación inconsciente que ayuda a explicar su persistencia y su carácterfrecuentemente compulsivo. Un ejemplo ilustrativo es el número 13 consideradopor muchos como un número “infausto”. Esta apreciación oculta, al parecer, untemor inconsciente a la experiencia de la muerte física, como vamos a ver.La explicación más convincente podemos obtenerla analizando el número 13en la perspectiva de la Aritmética Simbólica. Debemos insistir aquí, sin embargo,que las operaciones simbólicas de la aritmética no pretenden probar nada, ya quesu finalidad no es demostrar, sino más bien mostrar e inducir una respuestaintuitiva. No se apela a la razón sino a la intuición. Como en la experienciaestética, se requiere más de la sensibilidad intuitiva que del ejercicio intelectual. Elnúmero 13 tiene reducción simple al cuarto término de la serie natural de 9 dígitos:1+3 = 4. El 13 viene a ser una réplica, en una octava superior (compuesta pornúmeros de dos términos o “binomios”), de este número 4, el cual representa laprimera síntesis de los números (o número 3) y la restitución de la unidad: 3 + 1 =4. No se parte ahora de la primera unidad (1+2+3+4 = 10), sino de la unidadtotalidad representada por el 10. (10+11+12+13 = 64, y 64, por reducción de sus
  2. 2. valores, es nuevamente 10. Es así que el 13, como antes el 4 (primer cicloternario), es también un símbolo de conclusión y reinstalación cíclicas. El 13,además, se relaciona también con el número 7, que representa la síntesis delsegundo ciclo ternario (6) y de nuevo la reinstalación de la unidad: 6+1 = 7. Estarelación entre ambos números se comprueba asimismo al multiplicar cada uno porsí mismo: 7x7 = 49, y por reducción 4+9 = 13; 13x13 = 169, y nuevamente porreducción 1+6+9 = 16, 1+6 = 7. También si se suman todos los números del 1 al13, el resultado que se obtiene es el número 91, el cual contiene al 7 trece veces(7x13 = 91), y si se suman por separado los pares e impares de esta serie, seobtendrán múltiplos del 7 (1+3+5… +13 = 49, y 2+4+6… +12 = 42). Como se ve, larelación del 13 con el 4 y con el 7 lo vincula estrechamente con el ciclo dialécticoque identifica en el desarrollo un punto de término y otro inmediato de renovación.Es significativo reconocer en el ciclo anual de las estaciones el renacimiento dela naturaleza después de transcurridos 12 meses, es decir, en el treceavo mes. Enmúsica, la serie continua de semitonos que componen la escala cromática(secuencia de intervalos más pequeña de nuestro sistema musical), se restableceen el treceavo semitono. El 13 era el completamiento del tiempo para los aztecas(semana de 13 días, siglo de 52 años (13x4) y soles 1° y 4°, los más perfectos, de676 años, es decir, 13 siglos (13x52 = 676). Tal vez la asociación más significativase descubre en el juego del Tarot (origen de la baraja), cuya treceava lámina delas 22 que forman sus principales símbolos –los llamados arcanos mayores– es“La Muerte”. Este arcano es un símbolo del término y la consumación, pero almismo tiempo, de la transformación y del renacimiento. Representa el saltocualitativo que disuelve lo viejo para dar nacimiento a lo nuevo. En la experienciahumana, el enfrentamiento con la muerte iguala a todos los hombres, pero congrandes diferencias, como diferentes son las actitudes con que se enfrenta la vida.En el siglo XX, el compositor vienés Arnold Schöenberg (1874–1951) llevó nuestrosistema musical de 7 notas (escala diatónica que tuvo su origen en la antiguaGrecia) a un límite final, al proponer el uso absoluto y uniforme de las 12 notas dela octava (representadas en el teclado por las 7 teclas blancas y las 5 negras).Estructurado sobre bases atonales, este sistema al que Schöenberg denominódodecafónico, o sistema serial, consistía en combinar sin repetición las 12 notaspermitiendo un incremento de las posibilidades melódicas de casi 500 millones. Enesencia, un sistema que a muchos compositores pareció demasiado racionalista,al fijar límites estrechos en la sucesión de los sonidos sin repetición, siempre 12.Con esto se pretendía poner punto final a un sistema musical de extensatrayectoria en la música de la civilización occidental. También en el siglo XX,coincidiendo con el mismo período en que Schöenberg decretaba un “acta dedefunción” del sistema tonal, el compositor e investigador mexicano Julián Carrillo(1875–1965) proponía su versión revolucionaria del sonido 13, consistente entrascender el límite de los 12 sonidos dividiendo la octava en partes
  3. 3. progresivamente más pequeñas (micro tonos), o sea en treceavos, cuartos,octavos y dieciseisavos de tono. Al cierre final marcado por Schöenberg, Carrilloabría el universo micro tonal como una perspectiva revolucionaria de la música delporvenir. (Schöenberg estableció las bases de su atonalismo en 1908; Carrilloescribió su primera composición micro tonal –un cuarteto– en 1895). En estaperspectiva, el 13 viene a simbolizar para la música occidental el completamientoy término de un vasto período de evolución, a la vez que una perspectivarevolucionaria de cambio y renovación (¿siglo XXI?). Es interesante mencionarque Arnold Schöenberg, quien había nacido un 13 de Septiembre (1874),mantuviera durante toda su existencia un temor supersticioso por el número 13.Temía fallecer en un día 13 (nótese la asociación del 13 con su nacimiento y lamuerte) de tal manera que cuando llegó a los 76 años (7+6 = 13), el 13 de cadames se sumergía en una honda depresión. Este condicionamiento mental debiópropiciar el desenlace, pues el compositor falleció poco antes de la medianochedel 13 de Julio (7° mes) de 1951.Contraponer la vida a la muerte, como frecuentemente se hace, es un error depercepción: el contrario de la muerte es el nacimiento (o renacimiento), no la vida.Como la luz, una energía sin contrario, en donde la oscuridad es solo unacondición de ausencia de luz. En el temor a la muerte no es lo desconocido lo queen realidad se teme, sino más bien la pérdida de lo conocido, su inevitableseparación (posesiones, identificaciones, poderes, renombre, etc.) La angustiaque se experimenta da la medida de este apego. De aquí lo “infausto” asociadocon el número 13. La existencia es un perpetuo devenir, en donde la vida ytambién la muerte, fluyen constantemente: para que el instante que sigue nazca,el instante presente tiene necesariamente que morir. En esto se encuentra, quizás,el verdadero y más profundo significado de la libertad humana.www.psicoastrologia.net

×