Cuéntame cómo es Canadá: el multiculturalismo canadiense desde laperspectiva de seis ficciones cortas.Paulina Gil VargasAl...
durante gran parte del siglo XX, Canadá, que en un principio se limitó a aceptarmigrantes de origen europeo, se vio en la ...
extremos, ni siquiera llegan a aprender alguno de los dos idiomas oficiales delpaís que los recibió7.       Con respecto a...
torno debate más amplio sobre la realidad de los grupos sociales a los querepresentan.       Los textos que seleccioné con...
anglófona y protestante. Es así como Laura López Morales destaca laformación de binomios (como católico-protestante, campo...
Canadá, privilegió hasta la década de 1960, la referencia a las dos grandesmetrópolis europeas (Londres y París) por encim...
De acuerdo con varios académicos, las políticas públicas y la ley delmulticulturalismo parecen un intento por rebajar a Qu...
cultura y una sociedad homogénea para distinguirse de sus contraparteseuropea y americana, en los últimos años le ha suced...
renunciaran a su estatus como “indígenas”25. Además, los integrantes de lascomunidades indígenas a menudo se enfrentan a l...
Largo, antiguo lugar sagrado en donde los indígenas de la región realizabandiversos ritos, ahora se encuentra contaminado ...
con esta presencia continuarán siendo parte importante de la realidadmulticultural de Canadá.3. Los inmigrantes que provie...
sus alumnos de origen israelí le comenta que el aprender inglés ha sido unaexperiencia muy difícil para él “creo que porqu...
El texto también reflexiona acerca de cómo la vida para los inmigrantescaribeños no es fácil en ese país, por ello se mant...
asumir las múltiples pertenencias que han forjado su identidad a lo largo de laHistoria, y que aún siguen configurándola; ...
BibliografíaATWOOD, Margaret. “On First Reading Gabrielle Roy”. Revista Mexicana de EstudiosCanadienses (nueva época). Núm...
KYMLICKA, Will. “The Current State of Multiculturalism in Canada”. Canadian Journalof Social Research. Vol. 2, núm. 1, 200...
Datos personalesNombre completo: Ana Paulina Gil VargasEdad: 27 añosDomicilio: Av. Lázaro Cárdenas 1010-202, colonia Porta...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Paulina Gil Vargas - Cuéntame cómo es Canadá: el multiculturalismo canadiense desde la perspectiva de seis ficciones cortas

1.005 visualizaciones

Publicado el

La realidad sociocultural de Canadá ha sido repetidamente descrita como un mosaico, pero éste no es un mosaico fijo y estático como el que podríamos encontrar en una ruina romana, sino uno flexible y fluido que cambia constantemente al ir absorbiendo nuevas culturas. Ayer, se trataba de un espacio inmenso y frío poblado por una heterogeneidad de comunidades indígenas, al que llegaron colonos franceses e ingleses, hoy es el “cómodo nido” que recibe a grupos de inmigrantes de todo el mundo y, mientras concluyo este trabajo, Canadá se sigue transformando dentro de un contexto multicultural que, si bien no carece de errores y obstáculos, ha ido aprendiendo de ellos y parece encaminarse con firmeza hacia el futuro.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.005
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Paulina Gil Vargas - Cuéntame cómo es Canadá: el multiculturalismo canadiense desde la perspectiva de seis ficciones cortas

  1. 1. Cuéntame cómo es Canadá: el multiculturalismo canadiense desde laperspectiva de seis ficciones cortas.Paulina Gil VargasAl abordar el tema de la cultura y diversidad en un país tan rico y complejocomo Canadá, no puede dejar de surgir un tercer concepto que ha sido ampliafuente de debate: aquel de la identidad. Durante años, los nacionalismosbuscaron identificar a las sociedades que conformaban un Estado con unaserie de características culturales preestablecidas, delimitadas y bien definidasque parecían no dejar espacio para el cambio o la inclusión de otros elementos.Sin embargo, en la realidad actual, nutrida de fenómenos como laglobalización, los medios de comunicación, los flujos migratorios y elintercambio cultural que existe entre las diversas naciones, resulta cada vezmás difícil sustentar los nacionalismos monolíticos de antaño. Canadá resulta el ejemplo perfecto de cómo, hoy en día, a comienzosdel siglo XXI, ya no es posible definir de una vez por todas a un país y lasociedad que lo conforma bajo los parámetros inamovibles de una solaidentidad cultural. Ya desde principios del siglo pasado, la cultura dejó dedefinirse solamente como la “herencia tradicional de valores, normas, símbolosy rituales particulares transmitidos sobre todo por el proceso de socialización”1para incluir la transformación que en ella provoca el “contacto con otrasculturas vecinas”2. La historia y el espacio que conforman a Canadá se han vistodeterminados precisamente por el desarrollo del contacto y los intercambiosentre diferentes “culturas vecinas”. En un principio, este país se formó a partirde dos culturas fundadoras de colonos provenientes de Francia e Inglaterra, loscuales se sumaron a la población indígena local, la cual precedió a estas dosmigraciones europeas, pero que desde entonces ha sido marginada. Noobstante, al tratarse de un territorio inmenso y siempre necesitado de fuerza detrabajo para laboral en el campo y la construcción de sus vías de comunicación1 Jean Lafontant, apud Laura López Morales, “Entre tradición y ruptura: la culturaquebequense”, p. 527.2 Fernando Ortiz, apud ibídem. 1
  2. 2. durante gran parte del siglo XX, Canadá, que en un principio se limitó a aceptarmigrantes de origen europeo, se vio en la necesidad de admitir mano de obraproveniente de otras regiones del mundo, sobre todo del continente asiático3. Para comienzos de la década de 1970, resultaba evidente que laidentidad canadiense ya no podía definirse a partir de dos culturas fundadorasy la presencia de las comunidades indígenas; la sociedad canadiense ahora seasemejaba más a un “mosaico” de diferentes culturas. Para reconocerlegalmente esta nueva realidad sociocultural, en 1971, el gobierno de Canadáadoptó una política pública de multiculturalismo, la cual reconocía el pluralismosociocultural dentro del país4, y que en 1988 se convirtió en la Ley sobre elMulticulturalismo de Canadá (Canadian Multiculturalism Act). Entre otras cosas, la Ley sobre el Multiculturalismo de Canadá,comienza por ratificar el reconocimiento de la Constitución canadiense de losderechos de los pueblos aborígenes y del inglés y el francés como lenguasoficiales5, pero también reconoce y promueve al multiculturalismo como reflejode la diversidad cultural y racial de la sociedad canadiense y otorga a todos losintegrantes de esta sociedad la libertad de preservar y compartir su herenciacultural. Asimismo, asegura que todos los individuos provenientes de estasdiversas culturas tienen los mismos derechos y deben recibir igual trato ante laley6. En las más de dos décadas desde su surgimiento, la Ley sobre elMulticulturalismo ha tenido sus defensores y detractores. Existen aquellos quecreen que, al promover la preservación de la cultura (incluyendo dos de suselementos más importantes, que son la lengua y la religión) de los diferentesgrupos de inmigrantes por encima de la asimilación, el multiculturalismo enCanadá ha provocado la creación de guetos en los que los migrantes seencierran, negándose a salir de sus comunidades y, en algunos casos3 Vid. Rosa María Vanegas, “Un mosaico multiétnico: la política migratoria en Canadá”. Si bienCanadá también ha recibido corrientes migratorias desde África y América Latina, en losnoventa, los países con más inmigrantes a Canadá fueron China (con un 11% del total deinmigrantes que recibió este país), India (9%) y Filipinas (7 %), Liette Gilbert, “LegitimizingNeoliberalism rather than Equality: Canadian Multiculturalism in the Current Reality of NorthAmerica”, p. 18.4 Gilbert, op. cit., p. 13.5 Canadian Multiculturalism Act, “Preambule”.6 Ibid.,. “Section 3”. 2
  3. 3. extremos, ni siquiera llegan a aprender alguno de los dos idiomas oficiales delpaís que los recibió7. Con respecto a la formación de estas comunidades cerradaspertenecientes a migrantes que comparten un origen común, otros académicos,como Dib Kamal, Ian Donaldson y Brittany Turcotte, sostienen que, si bienéstas son una realidad, no cuenta con la marginación, pobreza y aislamientoque se observan, por ejemplo, en el gueto estadounidense o el banlieuefrancés8. Asimismo, Will Kymlicka asegura, a partir de estudios y sondeossocioeconómicos conducidos en Canadá en el periodo 2008-2010, que existeevidencia de que el proceso de integración de los inmigrantes y las minorías esmucho mejor en Canadá que en otros países, así como mayor la posibilidad delos inmigrantes de convertirse en ciudadanos9. Si bien algunas voces han expresado una preocupación por que Canadáse convierta en un país sin una identidad definida, en un Estado fragmentadopor una multiplicidad de naciones independientes, la mayoría de la poblaciónparece estar de acuerdo con que el multiculturalismo como ley y realidadsociocultural contribuye de manera positiva con la formación de la identidadcanadiense10. Tras este breve resumen de la historia y aceptación del multiculturalismoen Canadá, necesario para ubicarnos en un contexto en el que se puedacomprender la cultura y diversidad de dicho país, discutiré brevemente laproblemática de tres grupos sociales dentro de él, que si bien sonheterogéneos, poseen inquietudes en común frente al contexto delmulticulturalismo. Se trata del caso de Quebec, de las comunidades indígenasy de las comunidades de nuevos inmigrantes. Asimismo, para ilustrar estadiscusión, utilizaré seis cuentos y novelas cortas que abordan las temáticas en7 Nico Ricci, “The Writer and Canadian Multiculturalism”, p. 79.8 Cfr. Dib Kamal, et al., “Integration and Identity in Canada: The Importance of MulticulturalCommon Spaces”.9 Will Kymlicka, “The Current State of Multiculturalism in Canada”, p. 17 y 18.10 De acuerdo con encuestas realizadas por Environics, Focus Canada de 2002, 2003 y 2006,el 82% de los canadienses se sienten orgullosos de que Canadá posea una sociedadmulticultural; 81% está de acuerdo en que el multiculturalismo ha contribuido positivamente conla identidad canadiense, y 93% se opone a la prohibición de la inmigración de las llamadas“minorías visibles”. Kamal, et al., op. cit., nota 2. 3
  4. 4. torno debate más amplio sobre la realidad de los grupos sociales a los querepresentan. Los textos que seleccioné constituyen tan solo una muestra de laliteratura que estos tres grupos han producido dentro del territorio canadiense.Para ello seleccioné estas seis obras a partir de dos antologías, que seencuentran entre los pocos ejemplos de literatura canadiense que han sidotraducidos al español y publicados en México, por lo que se trata de textospreseleccionados por los académicos (profesores, investigadores y traductores)que me preceden y que, de forma directa o indirecta, me han formado. Se tratade las antologías, ¿Un continente a la deriva? Antología de narradores deQuebec y ¿Dónde es aquí? 25 cuentos canadienses. Entre todas lasnarraciones que incluyen estas dos antologías, las seis seleccionadaspertenecen al periodo que va de 1970 a la fecha, por lo que se dan en elcontexto del Canadá multicultural y de la aplicación de las políticas públicas y laley del multiculturalismo. Ahora bien, ¿por qué decidí abordar la realidad del multiculturalismocanadiense desde un punto de vista literario y, por qué, para realizarlo, elegícuentos y relatos o novelas cortas? Ya grandes y célebres voces canadiensescomo la de Margaret Atwood y Linda Hutcheon han enfatizado la importanciade la narrativa para definir, explicar (al interior) y proyectar (hacia exterior) laidentidad canadiense. De manera similar, varios estudiosos han destacado eldominio de la narrativa corta, en especial del cuento11, dentro de la producciónliteraria de Canadá, en parte debido a su difusión en revistas y programasradiofónicos12. Además el “cuento, a partir de los años sesenta se volvió elgénero literario más variado del país”13.1. El caso de Quebec: ¿pueblo fundador o cultura dominada?Canadá, como Estado moderno, se formó en una primera etapa a partir de lascomunidades indígenas y dos culturas europeas que constituyeron dosnaciones distintas y, desde el inicio, han tratado de diferenciarse de acuerdocon sus orígenes divergentes, una como francófona y católica, otra como11 Cfr. Casie Hermansson, “Canadian in the End?”, y Mark Levene, “Fiction”.12 Vid. Claudia Lucotti, “Prólogo”, ¿Dónde es aquí? 25 cuentos canadienses.13 Ibid., p. 13. 4
  5. 5. anglófona y protestante. Es así como Laura López Morales destaca laformación de binomios (como católico-protestante, campo-ciudad, francés-inglés) dentro de la narrativa de Quebec precisamente para definir su identidady distanciarla de aquella de la otra cultura angloparlante de Canadá14. “Temporada de fresas” de Suzanne Jacob y “La feria” de RobertLalonde15, dos de los tres textos seleccionados para ilustrar el caso de Quebec,coinciden en retratar un mundo rural que corresponde a la infancia de susprotagonistas y al pasado de Quebec. Como veremos más adelante, ambosrelatos16 también hablan de un mundo impregnado por la influencia de lasimágenes de la religión católica. “Temporada de fresas” narra la historia de una niña inquieta y llena deenergía que llega tarde a la escuela por llevar las primeras fresas de latemporada a su madre enferma y agotada. En esta narración, existenreferencias al catolicismo característico de la cultura quebequense cuando, porejemplo, la niña entrega las fresas a su madre y le dice que se prepare pararecibir la comunión; ante esta expresión, la madre reacciona con un regaño,tras el cual la pequeña comenta que: “a ella no le gusta que uno se muestreirrespetuoso con las cosas sagradas como la comunión, que es parte de lareligión y que debe ser sagrada” (p. 46). En la siguiente escena, cuando la niña por fin llega a la escuela, el textode Jacob también se detiene para narrar una anécdota que ilustra lasubordinación de Quebec, pero no a la parte anglocanadiense, sino más bien ala cultura europea francesa. Una vez más en voz de la pequeña protagonistase comenta que: “aquí, la política de la Comisión Escolar es enseñarnos de quécolor es el río Sena en París, qué temperatura tiene y cuánto mide de ancho ytodo, y no hablar para nada del Harricana que atraviesa nuestra ciudad. […] Decualquier manera éste es un país colonizado, así que no puede uno ponerse aaprender los nombres de los árboles y de los arbustos.” (p. 52). El anterior essólo un ejemplo de cómo la educación, no sólo en Quebec, sino en todo14 Vid. Laura López Morales, “Entre confines lingüísticos, geográficos y simbólicos”.15 Ambos textos así como “Sí or No” de Monique Proulx pertenecen a la antología ¿Uncontinente a la deriva?, seleccionada y prologada por Gilles Pellerin y traducida por LauraLópez Morales y Margarita Montero.16 Por la extensión y la inclusión de diferentes acciones, escenarios y momentos dentro deestos dos textos pertenecen al género del relato o novela corta y no al del cuento. 5
  6. 6. Canadá, privilegió hasta la década de 1960, la referencia a las dos grandesmetrópolis europeas (Londres y París) por encima de los referentes locales17. A su vez, en “La feria”, un niño recorre las atracciones que ofrece la feriaque pasa cada verano por su pueblo hasta encontrarse con Angélica, unamuchacha bella y solitaria. Este relato de Lalonde está repleto decomparaciones que utilizan un lenguaje religioso que remite, en particular, alcatolicismo. Por ejemplo, cuando su protagonista visita al león enjaulado de laferia, sus ojos le parecen “más hermosos y más desamparados que los delgran Jesús flagelado en la cruz” (p. 69); al escuchar a Angélica dice estar“armado de una paciencia de santo” (p. 75); la muchacha le “acarició la cabezacon una mano de ángel guardián” (p. 79) y miró al cielo “con los ojos de laprimera cristiana atacada por los leones (p. 77). Del pasado y la infancia, del Quebec rural y católico, pasamos a lacultura urbana quebequense a mediados de la década de 1990, con el cuento“Sí or no” de Monique Proulx. Se trata de la historia de Eliane y su amante NickRosenfeld, la cual se desarrolla paralelamente al Referéndum de 1995 quebuscaba determinar si los canadienses estaban o no de acuerdo con laindependencia de Quebec. Sin embargo, éstas llegan a ser más que historiasparalelas, cuando los personajes se convierten en el microcosmos de las dosnaciones que comparten el Estado canadiense. Eliane es Quebec, al quedescribe como “un pequeño país confuso engarzado en uno grande y blando”(p. 117); y Nick Rosenfeld es el Canadá anglo, por lo que su carácter es“grande y frío, como un paisaje polar” (p. 121) y su lengua es “lapidaria” y“abofetea” (p. 121). Dentro del cuento, la correspondencia entre los personajes y lasnaciones llega al extremo de que la búsqueda de una independencia por partede Quebec sea descrita en varias ocasiones como un “cambio de lecho”.Además, en el texto de Proulx, Eliane (y por lo tanto Quebec) son consideradoscomo “el otro”, el extraño, cuando su amante Nick-Canadá “pronuncia sunombre „Alien‟, como el monstruo del espacio, como el extranjero” (p. 120).17 Ver, por ejemplo, Margaret Atwood, “On First Reading Gabrielle Roy”, en donde la escritorarecuerda las lecturas que realizó en la escuela, a finales de los cincuenta, obras en su mayoríade autores extranjeros y del género masculino. 6
  7. 7. De acuerdo con varios académicos, las políticas públicas y la ley delmulticulturalismo parecen un intento por rebajar a Quebec de cultura fundadoraa uno más entre diversos grupos étnicos18 y de frenar sus aspiracionesindependentistas19. Además, esta ley no ha evitado que la cultura protestante yangloparlante siga siendo la dominante. En “Sí or no” esta problemática se vereflejada en los periódicos anglocanadienses, cuando Eliane vuela de Torontoa Montreal, después de un encuentro con Nick, lee que “está escrito, en esosperiódicos del avión publicados por el gran país, que el pequeño país no es unpaís. Está escrito que el pequeño país no tiene nada que lo distinga, nada quelo preserve, nada que pueda exigir” (p. 123). La opinión anglocanadiense eneste cuento arguye que Quebec no merece ser un país por derecho propio. El Referéndum de 1995, como otros que lo precedieron, acabóinclinándose por el “no”, Quebec no debe independizarse, sólo que esta vez fuepor un margen muy pequeño20 que las autoridades quebequenses imputaron alllamado “voto étnico”21. Con respecto a este punto, el texto de Proulx se refierea la presencia de otros dos grupos dentro de Quebec: los inmigrantes y lospueblos indígenas. Cuando Eliane y su esposo Philippe se sientan a ver en latelevisión el desarrollo del Referéndum, se sienten tristes y oprimidos alescuchar “los testimonios de gente venida de otra parte, instalada aquí desdetiempo, y que siempre niega la existencia del pequeño país que le sirve decómodo nido” (p. 124). También escuchan la opinión de “los jefes de lospueblos amerindios, envueltos dignamente en su propia trágica extinción, quevienen a oponerse a la sobrevivencia del pequeño país” (p. 125). Si bien estos textos ilustran características propias de la culturaquebequense y narran un episodio más en el que esta provincia no pudo pasarde ser una nación a un país independiente, así como las desventajas y ladominación a la que ha sido sujeta, primero por la cultura francesa que laoriginó y después por la mayoría anglocanadiense que la rodea, Quebecmismo se ha ido transformado en los últimos años. De luchar por ser una18 Gilbert, op. cit., p. 17.19 Vid. Kymlicka, op. cit.20 Los resultados del Referéndum de 1995 fueron de 49.4% para el sí y 50.6% para el no. JeanHamelin y Jean Provencher, Breve Historia de Quebec, p. 155.21 Ibidem. 7
  8. 8. cultura y una sociedad homogénea para distinguirse de sus contraparteseuropea y americana, en los últimos años le ha sucedido lo mismo que al restode Canadá, cada vez cuenta con más inmigrantes provenientes de todas partesdel mundo, con minorías étnicas que también buscan hacer escuchar su voz,en parte mediante su propia producción literaria, haciendo de Quebec unespacio cada vez más heterogéneo22.2. La deuda con las comunidades indígenasOtro grupo fundador que, a pesar del multiculturalismo, no ha visto susdemandas cumplidas, es el de las comunidades indígenas de Canadá, en símismo un grupo heterogéneo formado por los amerindios, los métis y los inuit.En palabras de Claude Denis: “para mucha gente que sabe que Canadá es unade las naciones más ricas y democráticas del mundo, es una sorpresaenterarse de las condiciones de opresión y pobreza extrema en las que vivenlos „indígenas‟ canadienses”23. La situación de las comunidades indígenas en algunas provincias deCanadá es tan grave que han llegado a considerarse dentro del Cuarto Mundo,término que acuñaron sus líderes en los años setentas para referirse al “lugardonde los primeros pobladores de un territorio – sus comunidades indígenas –eran marginados y empobrecidos por la opresión colonial que a su vezenriquecía a la mayoría de los nuevos pobladores”24. Si bien los pueblos autóctonos de Canadá han corrido con una mejorsuerte que la mayoría de los pueblos indígenas del resto de América, suidentidad y supervivencia siempre se han visto amenazadas. Por ejemplo,desde las décadas de 1960 y 1970 el gobierno canadiense contempló otorgar alos miembros de estas comunidades todos los derechos y privilegios de losciudadanos canadienses, incluyendo el derecho al voto, siempre y cuando22 Vid. López Morales, “Entre confines lingüísticos, geográficos y simbólicos”.23 “El autogobierno como derecho inherente de las comunidades indígenas en Canadá”, p. 409.Denis continúa enumerando las desventajas que sufren estas comunidades: “las comunidadesindígenas en Canadá sufren de una tasa de desempleo casi seis veces superior a la del gruesode la población canadiense, y sus tasas de suicidio y mortalidad infantil representan el dobledel promedio nacional, al igual que el porcentaje de gente indígena que no termina laeducación básica. Además, la esperanza de vida de esta gente es nueve años inferior al restode la población”, ibidem.24 Ibid., p. 410. 8
  9. 9. renunciaran a su estatus como “indígenas”25. Además, los integrantes de lascomunidades indígenas a menudo se enfrentan a la difícil elección de quedarseen sus comunidades, en donde pueden preservar la identidad de sus naciones,pero donde se enfrentan al desempleo y la pobreza, o trasladarse a algúncentro urbano en donde existan mayores oportunidades económicas peroabandonando su forma tradicional de vida26. La historia de las comunidades indígenas canadienses y su trato con elEstado canadiense es una de muchas negociaciones y pocos acuerdos, una depromesas rotas. En ocasiones, el gobierno federal se ha mostrado másaccesible con estos grupos autóctonos, y los gobiernos de las provincias másrenuentes a cumplir con sus demandas. Estas comunidades buscan legalizar laposesión de las tierras a las que tienen derecho por haberlas ocupado cientosde años antes de la llegada de los colonos ingleses y franceses; asimismo,demandan el derecho a autogobernarse y poder ejercer sus propias leyes y aque se respeten sus usos y costumbres. Sin embargo, al tratarse muchasveces de comunidades pequeñas y aisladas, requieren del apoyo del Estadocanadiense para poder contar con la infraestructura y servicios necesarios paratener una vida digna27. Para ilustrar el sometimiento y paulatina extinción de las comunidadesindígenas, de las Primeras Naciones de Canadá, utilizaré el cuento “El ríoHombre Largo” de Melissa Hardy28. En este texto Liza Enciende-el-CieloTalahawa se encuentra a la orilla del río esperando ser bautizada para podercasarse con Walter Barkman, un hombre blanco y el más rico de Ocunaluftee.Liza, una hermosa india cheroquee, debe someterse a la voluntad de su futuroesposo para escapar de la pobreza. En este cuento de Hardy aparecen algunos de los problemas a los quese enfrentan los pueblos indígenas de Canadá. Por ejemplo, el río Hombre25 Cfr. Denis, op. cit. Esta alternativa de convertir a los integrantes de las comunidadesindígenas en ciudadanos canadienses siempre y cuando desapareciera el estatus de“indígena” fue especialmente popular durante el primer mandato del célebre primer ministroPierre Elliott Trudeau. Ibid., p. 414.26 Vid. Alain Cairns, First Nations and the Canadian State, p. 88.27 Cfr., ibid.28 Este cuento, traducido al español por Claudia Lucotti, forma parte de la antología ¿Dónde esaquí?. 9
  10. 10. Largo, antiguo lugar sagrado en donde los indígenas de la región realizabandiversos ritos, ahora se encuentra contaminado por las aguas negras de variosmoteles. Además, el primer esposo de Liza, Ronnie Talahawa, murió a causade su alcoholismo después de haber “perfeccionado al máximo sus técnicas deautodestrucción” (p. 353). El futuro de Liza no parece promisorio junto a Barkman, ya que el tenerque bautizarse la enfurece pues “su rechazo al cristianismo siempre había sidoun motivo de orgullo para ella. La única de toda su familia que había seguidolos pasos de Joe Enciende-el-Cielo [su padre] en su odio por la religión delhombre blanco” (p. 355). Sin embargo, al estar frente al río no puede dejar derecordar otros momentos en los que éste formó parte de su vida, cuando ellaparticipó en los ritos tradicionales de su pueblo, para quien ir al río o “ir al agua”posee un significado diferente: Liza recordaba que la primera vez que realmente había ido al agua era de niña, como de ocho años. Ahora bien, ir al agua es diferente que bajar al río. No es algo fortuito, los cheroquee lo han hecho desde tiempo inmemorial. Ir al agua es un rito, como el bautismo en cuanto a que implica una inmersión total, pero diferente a éste porque resulta apropiado para muchas ocasiones: la luna nueva, por ejemplo, o cuando brota el maíz. […] Ir al agua no depende de un cambio de perspectiva, sino sólo del reconocimiento de lo que es; el abuelo Fuego y el Sol que los brujos pusieron en los firmamentos porque antes había estado tan oscuro que no se podía ver, y el agua, siempre el agua. Éstas son las cosas que son.Resulta notable cómo, en las últimas oraciones del fragmento anterior, lanarración nos sitúa en un tiempo legendario y en el leguaje del mito. A pesar de tener que cumplir con la exigencia de un hombre blanco,olvidarse de su orgullo y convertirse oficialmente en cristiana, Liza no haolvidado todos los ritos y mitos que han formado su carácter y que siguenformando parte de ella. Estas tradiciones permanecen en la protagonista de “Elrío Hombre Largo”, como permanecen los pueblos indígenas de Canadá. Enpalabras de la Asamblea Canadiense de las Primeras Naciones (CanadianAssembly of First Nations) ante la conmemoración de los 500 años desde elllamado “Descubrimiento de América” en 1992: “las Primeras Naciones hansobrevivido y continuarán estando aquí durante los próximos 500 años”. 29 Y29 Barry Gough, “Goodbye Columbus? Canada‟s Chains of History”, p. 10. 10
  11. 11. con esta presencia continuarán siendo parte importante de la realidadmulticultural de Canadá.3. Los inmigrantes que provienen de todas partesEl tercer grupo que en ocasiones se encuentra en una condición de desventajadentro del contexto del multiculturalismo es aquel de los inmigrantes que, apartir de la segunda mitad del siglo XX, han llegado a Canadá provenientes detodos los puntos cardinales del planeta, desde lugares tan diversos como Chile,México, Etiopía, China, India, Vietnam y Rusia30. Esta diversidad esespecialmente visible en las zonas metropolitanas de Canadá, las cuales llegana albergar a más de 200 diferentes de los conocidos como “grupos étnicos”31.Precisamente esta multiculturalidad metropolitana es la que aparece en “Unaclase de nuevos canadienses” de Clark Blaise32. En este cuento, Norman Dyer,estadounidense que desde hace meses reside en Montreal, en donde se ganala vida impartiendo clases de literatura y de inglés a francocanadienses ynuevos migrantes. Dyer resulta un tanto pedante al considerarse superior a sus alumnospor su dominio del idioma inglés, como “un dios dos tardes por semana” (p.264) al que éstos necesitan con urgencia. Lo interesante de este cuento es ladiversidad de nuevos canadienses a los que el protagonista da clase. En susalón desfilan, además de francocanadienses como un tal Gilles Carrier y un talClaude Veilleux, una “chica armenia de anteojitos fascinantes” (p. 264), un“apuesto señor Miguel Mayor, recién llegado de Madrid” (p. 265) y un “señorVassilopoulos” (265). Las conversaciones condescendientes que Dyer sostiene con algunosde los estudiantes revelan hasta qué punto pueden llagar a aislarse lascomunidades migrantes en una gran ciudad canadiense. Por ejemplo, uno de30 Vid. Honoré France y María del Carmen Rodríguez, “Canada in Social Transition”.31 Vid. Kamal, op. cit.32 Este cuento, traducido al español por Flora Botton-Burla, también forma parte de la antología¿Dónde es aquí?. 11
  12. 12. sus alumnos de origen israelí le comenta que el aprender inglés ha sido unaexperiencia muy difícil para él “creo que porque no estoy hablando mucho deinglés en mi trabajo” (p. 266), pero tampoco habla francés en este lugar sino“todo el tiempo hebreo, a veces alemán, a veces algo de polaco” (p. 266); elestudiante israelí incluso considera que, un país en donde no se puedepracticar el idioma oficial del mismo, no es un país. Los estudiantes inmigrantes de Dyer llegaron a Montreal en busca denuevas oportunidades de trabajo y un mejor nivel de vida, por lo que éste nocomprende es por qué generalmente dejan la ciudad en busca de empleos enotros lugares como Toronto y Estados Unidos. Para el profesor estadounidense“Montreal era la mejor ciudad del continente, con tal de que la conocieran tanbien como él. Con que sólo se salieran de sus pequeños guetos” (p. 268). Si bien para algunos nuevos residentes, las ciudades canadiensespueden representar la mejor opción en cuanto a oportunidades económicas o el“cómodo nido” del que hablaba el cuento de Monique Proulx, otros tienen lasensación de no ser completamente bienvenidos, de no terminar de encajar enel país que los recibe. Lo anterior se ve reflejado en “Boda en Toronto” deAustin Clarke33, en donde la celebración de una boda interracial, entre Henryde origen caribeño y Agatha de origen judío, en un pequeño departamento deinmigrantes provenientes de Barbados es interrumpida por la policía que harecibido quejas de los vecinos. Al conocer más acerca de la historia que rodea a esta celebración, nosenteramos de que los padres de Agatha y sus amigos de la universidaddesaprueban este matrimonio y no acudieron a su boda, de cómo “elespectáculo en la iglesia había sido deplorable cuando se percataron de quenadie estaba sentado al lado de la novia, como testigo” (p. 105). Sin embargo,los familiares y amigos barbadenses del novio tratan de compensar estaausencia haciendo sentir a la novia bienvenida a su comunidad: “¡Ya es unachica del Caribe! Nosotros adoptamos a Agatha ahora que su propia gente ysus padres la han abandonado. Dios mío, somos un pueblo que no rechaza anadie por prejuicios de color” (p. 106).33 Este cuento, traducido al español por Nair Anaya Ferreira, también forma parte de laantología ¿Dónde es aquí?. 12
  13. 13. El texto también reflexiona acerca de cómo la vida para los inmigrantescaribeños no es fácil en ese país, por ello se mantienen unidos y se ayudan eluno al otro. Asimismo, durante la narración, se intercala la letra de una canciónpopular en el Caribe, un calipso de Mighty Sparrow, llamado “Gente de barrio”al ritmo del cual se bailó durante toda la fiesta. La letra de esta canción hablaacerca de la violencia que se vive en los barrios bajos caribeños y cuenta conun estribillo que, sugerentemente, repite una y otra vez “me tratan como unsalvaje… me tratan como un salvaje” (p. 111). De acuerdo con Ramabai Espinet, nacido en Trinidad y profesor deinglés en la Universidad de York, el tema predominante de la literaturainmigrante de Canadá es el de no encajar, el que la vida es una lucha, unpaseo solitario por la nieve34. Sin embargo, cientos de miles de nuevosmigrantes llegan cada año a este país norteamericano en busca deoportunidades, considerándolo como la mejor alternativa para comenzar unanueva vida. En palabras de Nino Ricci, la mayoría de los inmigrantes que llegana vivir a Canadá por lo general son felices en ese lugar, ya que hanconsiderado otras alternativas y éstas resultan peores y, sin importar losproblemas de identidad nacional que el multiculturalismo parece implicar, elpaís, en su conjunto, funciona35. Estos grupos de inmigrantes transformantodos los días el panorama sociocultural del lugar que los recibe y provocanque Canadá sea un país cada vez más multicultural.El escritor libanés Amin Maalouf escribe en su obra Identidades asesinas quela identidad de un ser humano debería ser percibida como el “producto detodos los elementos que la han configurado36” y no a partir del predominio deuno de esos elementos, ya sea éste la religión, el idioma o el lugar denacimiento. Además, argumenta que “la identidad no se da de una vez portodas, sino que se va construyendo y transformando a lo largo de toda nuestraexistencia”37. Maalouf extiende estas ideas de los individuos a los grupossociales a los que pertenecen al indicar que “también las sociedades deberían34 Vid. Krauss Clifford, “For Canada‟s Top Novelists, Being Born Abroad Helps”.35 Ricci, op cit., p. 82.36 Amin Maalouf, Identidades asesinas, p. 10.37 Ibid., p. 31. 13
  14. 14. asumir las múltiples pertenencias que han forjado su identidad a lo largo de laHistoria, y que aún siguen configurándola; deberían hacer un esfuerzo paramostrar, a través de símbolos visibles, que asumen su diversidad”38 Después de considerar los argumentos a favor y en contra delmulticulturalismo en Canadá y de reflexionar acerca de algunos problemas alos que se enfrentan los diferentes grupos que comparten el espacio queabarca este país, quisiera decir que este vasto Estado norteamericano,constituido por varias naciones, representa una nueva oportunidad para dejaratrás los nacionalismos que promueven una identidad basada en la exaltaciónde una sola cultura, religión o raza y permitir que los diversos individuos queconforman su sociedad conserven, practiquen y promuevan sus diferentesculturas. La realidad sociocultural de Canadá ha sido repetidamente descritacomo un mosaico, pero éste no es un mosaico fijo y estático como el quepodríamos encontrar en una ruina romana, sino uno flexible y fluido que cambiaconstantemente al ir absorbiendo nuevas culturas. Ayer, se trataba de unespacio inmenso y frío poblado por una heterogeneidad de comunidadesindígenas, al que llegaron colonos franceses e ingleses, hoy es el “cómodonido” que recibe a grupos de inmigrantes de todo el mundo y, mientrasconcluyo este trabajo, Canadá se sigue transformando dentro de un contextomulticultural que, si bien no carece de errores y obstáculos, ha ido aprendiendode ellos y parece encaminarse con firmeza hacia el futuro.38 Maalouf, op. cit., p. 170. 14
  15. 15. BibliografíaATWOOD, Margaret. “On First Reading Gabrielle Roy”. Revista Mexicana de EstudiosCanadienses (nueva época). Núm. 10, diciembre 2005. pp. 13-19.CAIRNS, Alan C. First Nations and the Canadian State: in Search of Coexistence.Kingston, Ont.: Queen‟s University- Institute of Intergovernmental Relations, 2005.Canadian Multiculturalism Act. Minister of Justice: 2011. Consultado el 16 de agosto de2011, en: http://laws-lois.justice.gc.ca.CLIFFORD, Krauss. “For Canada´s Top Novelists, Being Born Abroad Helps”. TheNew York Times, 5 de noviembre de 2002.DENIS, Claude. “El autogobierno como derecho inherente de las comunidadesindígenas en Canadá: el Acuerdo Nisga‟a en Columbia Británica”. Canadá. Un Estadoposmoderno. Teresa Gutiérrez-Haces (coordinadora). México: Plaza y Valdés, 2000.pp. 409-425.DIB, Kamal, et. al. “Integration and Identity in Canada: The Importance of MulticulturalCommon Spaces”. Canadian Ethnic Studies. Vol. 40, núm. 1, 2008. pp. 161-187.FRANCE, Honoré y María del Carmen Rodríguez. “Canada in Social Transition:Inmigration, Worldview, and Multiculturalism”. Revista Mexicana de EstudiosCanadienses. Núm 4, otoño 2002.GILBERT, Liette. “Legitimizing Neoliberalism rather than Equality: CanadianMulticulturalism in the Current Reality of North America”. Norteamérica. Año 2, núm. 1,enero-junio 2007. pp. 11-35.GOUGH, Barry. “Goodbye Columbus? Canada‟s Chains of History”. History Today.Marzo 1993, vol. 43. pp. 8-11.HAMELIN, Jean y Jean Provencher. Breve historia de Quebec. Trad. Glenn Gallardo.México: Fondo de Cultura Económica, 2003.HERMANSSON, Casie. “Canadian in the End?”. University of Toronto Quaterly,vol. 68,núm. 4, otoño 1999. pp 807- 822.INZUNZA, Mayra. “Literaturas minoritarias en Canadá I: menipeos-canadienses”..Revista Mexicana de Estudios Canadienses. Núm. 2, primavera 2002. 15
  16. 16. KYMLICKA, Will. “The Current State of Multiculturalism in Canada”. Canadian Journalof Social Research. Vol. 2, núm. 1, 2009. pp. 15-34.LEVENE, Mark. “Fiction”. University of Toronto Quarterly. Vol. 77, núm. 1, invierno2008. pp. 1-13.LÓPEZ MORALES, Laura. “Entre confines lingüísticos, geográficos y simbólicos”.Revista Mexicana de Estudios Canadienses. Núm. 4, otoño 2002. . “Entre tradición y ruptura: la cultura quebequense”. Canadá. Un Estadoposmoderno. Teresa Gutiérrez-Haces (coordinadora). México: Plaza y Valdés, 2000.pp. 527-535.LUCOTTI, Claudia (coordinadora). ¿Dónde es aquí? 25 cuentos canadienses. México:Fondo de Cultura Económica, 2002.MAALOUF, Amin. Identidades asesinas. Trad. Fernando Villaverde. Madrid: AlianzaEditorial, 1999.MARTÍNEZ-ZALCE, Graciela. “Contemporary Canadian Identity and Culture. Interviewwith Imre Szeman.” Norteamérica. Año 5, número 1, enero-junio 2010. pp. 289-296.PELLERIN, Gilles (selección). ¿Un continente a la deriva? Antología de narradores deQuebec. México: Fondo de Cultura Económica, 2003.RAMÍREZ-OROZCO, Mario. “De la multiculturalidad a la identidad sutil. Una propuestapara la transformación identitaria”. Revista CIDOB d’Afers Internacionals. Núm. 93-94.pp. 261-277.RICCI, Nino. “The Writer and Canadian Multiculturalism. A Talk for the NationalUniversity of Mexico in Mexico City”. Revista Mexicana de Estudios Canadienses(nueva época). Núm. 10, diciembre 2005. pp. 75-84.VANEGAS, Rosa María. “Un mosaico multiétnico: la política migratoria en Canadá.”Canadá. Un Estado posmoderno. Teresa Gutiérrez-Haces (coordinadora). México:Plaza y Valdés, 2000. pp. 311-326.VIRCHEZ, Jorge y Ronald Brisbois. “A Historical and Situational Summary of Relationsbetween Canada and the First Nations: the Case of the Community of Kashechewan inNorthern Ontario”. Revista Mexicana de Estudios Canadienses. Núm. 14, otoño-invierno 2007. pp. 87-100. 16
  17. 17. Datos personalesNombre completo: Ana Paulina Gil VargasEdad: 27 añosDomicilio: Av. Lázaro Cárdenas 1010-202, colonia Portales, delegación Benito Juárez,C.P. 03300. México, D.F.Pertenencia académica: Profesor Asociado de la Universidad Autónoma Metropolitana,Unidad Cuajimalpa.Estudios cursados:1. Posgrado: Maestría en Letras (Letras Modernas). En la Universidad NacionalAutónoma de México, con la tesis: La transformación del Diario de abordo y la figurade Cristóbal Colón en The Accidental Indies de Robert Finley.2. Licenciatura: Licenciatura en Lengua y Literaturas Modernas Inglesas; especialidaden traducción. En la Universidad Nacional Autónoma de México, con la tesina:“Narración nocturna, la influencia intertextual de Las mil y una noches en Midnight’sChildren de Salman Rushdie”.Mail: apaulinagil@gmail.com 17

×