INSTITUTO TECNOLÓGICO                                        DE CELAYA           INGENIERÍA BIOQUÍMICA        FUNDAMENTOS ...
ALMOST EASY                                          FUNDAMENTOS DE INVESTIGACION                               ALMOST EAS...
ALMOST EASY                                         FUNDAMENTOS DE INVESTIGACION Era momento de irse, su padre llamo a Sam...
ALMOST EASY                                              FUNDAMENTOS DE INVESTIGACIONComenzó a relampaguear, pero aún no l...
ALMOST EASY                                         FUNDAMENTOS DE INVESTIGACIONLas pesadillas la abordaban frecuentemente...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

T exto narrativo

582 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
582
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

T exto narrativo

  1. 1. INSTITUTO TECNOLÓGICO DE CELAYA INGENIERÍA BIOQUÍMICA FUNDAMENTOS DE INVESTIGACIÓN ALMOST EASY TEXTO NARRATIVO PRESENTA: CRUZ BADILLO DIOCELINACELAYA, GTO. NOVIEMBRE 2011
  2. 2. ALMOST EASY FUNDAMENTOS DE INVESTIGACION ALMOST EASYUn cachorro es dirigido hacia una pequeña niña. Linda, curiosa de tan solo unos 4años de edad, aún muy pequeña para saber lo que le viene en el futuro, sinpreocupaciones, sin problemas más serios que tan solo no perder sus juguetes ycuidar a su nuevo pequeño amigo. Abraza a su padre — ¡Gracias papá, tequiero!— grita la pequeña niña de pelo castaño, su padre se limita a cargarla ydarle un beso en la mejilla. —Te llamare Sophie— susurró la pequeña a sucachorro.Muchas alegrías habrá pasado con su pequeña mascota, corriendo por doquier,disfrutando a su mejor amiga en todos los momentos. Solía pasearla en el parqueen compañía de sus padres, estos precian muy conservadores y de buen parecer,claro con una niña tan encantadora como lo era ella no se podría pensar algoopuesto a ello. Sophie era una pequeña perra, no ocupaba mucho espacio encasa, era perfecta para la hija y el cuidado del hogar. No era muy escandalosa nisiquiera lo normal, más bien era pasiva y rara vez daba algún problema.Los años transcurrían con velocidad, Sophie crecía y crecía aunque su tamaño nolo demostrara. Ahora su dueña la que fuese una pequeña niña de 4 años ya teníaedad suficiente para secundaria. Pareciese que la cuidad no hubiera cambiadomucho, la mayoría de las locaciones seguían intactas en esencia. Solo laspersonas cambiaban. Samanta, cierto olvide mencionar el nombre de la niña, puesese era el nombre de esa hermosa niña de ojos grandes y claros. Piel lisa y suave.Ya a sus doce años quizá sabía mucho más que cualquier otro niño de su edad.Era mucho más inteligente y audaz de lo que aparentaba. Aunque estuviese apunto de ir a su primer día de secundaria pareciese no le importaba en lo absoluto,la tranquilidad asomaba por donde fuera que se le viere. Quizá lo único que lepreocupaba era llegar a casa y ver a su pequeña amiguita, si, su Sophie. Nuncase habría visto tanto amor por una mascota como el que Samanta sentía por suSophie.El primer día de escuela llegó, como le inculcaban sus padres, Samanta selevantó puntual en la mañana para desayunar y arreglar todo lo que debiera. Ibacon el cabello suelto, casi hasta los hombros, solo un pequeño listón rosaadornaba su cabellera. No hacía falta más. Por si misma deslumbraba. Desayunocomo de costumbre junto a sus padres, su padre la llevaría al colegio antes de ir asu trabajo, trabajo del cual él nunca hablaba. Su madre solo sabía lo que él hacíapero nunca se tocaba ese tema, parecían bastantes felices de esa forma, los treso quizá debí decir los cuatro, Sophie era parte importante en el lecho familiar paratodos.CBD 2
  3. 3. ALMOST EASY FUNDAMENTOS DE INVESTIGACION Era momento de irse, su padre llamo a Samanta para subir al auto, un pequeñocamaro verde. Algo lujoso eso sí, aun así eran una familia bastante humilde ymodesta. Samanta se despidió de su madre y de Sophie, quizá su madre sentiríaalgo de celos por la manera tan diferente en la cual lo hacía. Y fue el momento departir.El auto se detuvo en un semáforo, el padre de Samanta le recordaba lo que tantasveces había escuchado —Pórtate bien, la secundaria puede ser difícil al iniciopero harás muchos amigos— Samanta a veces no entendía por que su padre lerepetía tanto eso, si bien Samanta no era muy social si tenía algunos amigos ycuando se lo proponía no le costaba demasiado hacerlos. El semáforo marco enverde y el auto siguió su curso. Al llegar, el lugar parecía poco amigable, muchomás frio y silencioso de lo que debería ser una secundaria pensó Samanta. Peroera el mejor colegio de la cuidad, su padre siempre quiso que tuviera la mejorpreparación para el mundo. Quizá esa no fuera la manera correcta en la cual ellala tuviera.Samanta entró con decisión a su salón de clases. Había muchos como ella ahí,había de todo como en cualquier salón. No tuvo interés ese día de hablarle aalgún otro niño de su clase. Se limitó a seguir el día como cualquier otro, leparecía bastante patético tener que acudir el primer día de clases cuando enrealidad no hay mucho que hacer. Al salir de la escuela su padre la esperaba listorecargado de espaldas sobre su camaro. Ella parecía bastante aburrida ycansada, ni siquiera abrazo a su padre o hizo algún otro gesto de cariño. Encuanto subió al carro quedo dormida. Al llegar a casa como en automáticodespertó y corrió al interior de su casa solo para ver a Sophie, su peluda amiga.Sophie ya la esperaba con muchas ansias, movía la cola de un lado a otro sinparar y ladraba de excitación, eran los únicos momentos en los que haciaescándalo.Samanta la tomó con sus brazos. — ¡Hola Sophie!— Dijo a la pequeña can. Latomo y salió a dar un paseo con su amiga por la manzana. Así eran los días seSamanta en esas épocas, muy aburrida para su escuela, hizo algunos amigos,pero nadie era como Sophie; ella era especial, muy especial.Una mañana nublada asomaba en la ventana de Samanta. Le gustaba la lluvia,correr a través de ella, el aire fresco. Aunque aún no comenzaba a llover esperabaque así fuese en cualquier instante. Pero el momento no llegaba, ni en la escuelani cuando volvía a su hogar. Como de costumbre tomo a Sophie, le coloco sucorrea y salió a pasear a los alrededores. Mientras caminaba observaba el cielo,seguía nublado pero ahora mucho más oscuro, pero no llovía.CBD 3
  4. 4. ALMOST EASY FUNDAMENTOS DE INVESTIGACIONComenzó a relampaguear, pero aún no llovía. Esto decepcionaba mucho aSamanta, a Sophie la espantaba la cantidad de ruido producido por tal fenómeno.Samanta la cargó en sus brazos en todo el camino de vuelta.Samanta estaba a escazas dos cuadras de su hogar hasta que por fin comenzó allover. Se sintió mejor al ver la lluvia caer, las gotas tocar su rostro, su lindo rostro.Llevaba aun el uniforme escolar y recordó que su madre se enojaría bastante sillegase empapada con él, así que apresuró el paso. Caminaba y caminaba, y lalluvia comenzaba a desatarse con más ira. Hay ocasiones que lo que uno quiereempeora hasta convertirse en algo insoportable pensó Samanta.Llegó corriendo a su casa abriendo la puerta lo más rápido que pudo. —Hemosllegado Sophie, ¡Mama, papa ya legue!— gritó la pequeña pero nadie contestó.Corrió a la segunda planta por las escaleras en busca de alguien o algo. Cuandoabrió el cuarto de sus padres los vio acostados, parecían dormidos. Algo noestaba bien. Los llamó y no contestaron. Se acercó a ellos y levantó la cobija.Yacían ahí con un hueco en la frente, la sangre aun brotaba por chorros. Samantaquedó en shock, sus ojos se llenaban de terror y lágrimas. Comenzó a gritardejándose caer en sus rodillas. Sophie se acercó cautelosamente a su lado,pareciese como si sintiera totalmente lo que ella. Samanta siguió llorando,llamando a sus padres sin respuesta. Volteó a ver el rostro de su padre, le toco sumejilla con su mano y mientras lo hacía sentía que algo presionaba su brazo,cuando miró era el brazo de su padre, ensangrentado. Recorría su mirada a travésde la mano que la sujetaba, después el brazo hasta ver un rostro totalmentedesfigurado y sonriente. — ¡Ven con papa mi pequeña niña! — dijo el cuerpodesfigurado que yacía en la cama. Samanta gritó de terror mientras por la boca desu padre brotaban chorros de sangre. La apretaba más fuerte con su brazo, ellaintentaba librarse sin éxito. La acercaba hacia el cada vez más y más. Ella gritaba,lloraba, no había manera alguna de expresar el terror que sentía al ver tal ser ycuando estuvo frente a frente vio como de su boca salían pestes, el solo sonreía.Esbozó un gemido, abrió su boca y se lanzó a morder a Samanta. Oscuridad es loque siguió.Un rayo de luz asomaba en la habitación, todo parecía borroso pero comenzaba aaclararse. Otra vez la misma pesadilla pensó Samanta con una gran agitación ensu pecho. —Es la quinta vez esta semana— Se dijo a si misma mientras selevantaba y caminaba hacia su baño. Dieciséis años tendría ese rostro hermosoque asomaba en el espejo. Seguía de cierta manera igual que hace 4 años, claro,mucho más desarrollada por la adolescencia. Solo ahora que sus ojos no parecíantener ningún ápice de alegría. Nunca pudo superar la trágica muerte de suspadres, habían sido asesinados a sangre fría en su propia cama.CBD 4
  5. 5. ALMOST EASY FUNDAMENTOS DE INVESTIGACIONLas pesadillas la abordaban frecuentemente. Recordaba con mucha tristeza aSophie, nunca la volvió a ver después de ese día. La encontraron en shock tiradaen la recamara de sus padres y la trasladaron a un hospital. Nadie reporto algúnperro en la casa, ni nunca más se volvió a ver a Sophie por los alrededores.Los antidepresivos no eran suficientes para Samanta, estaba demasiadaacostumbrados a ellos, no parecían hacerle efecto ya. Los doctores insistían enque su situación mejoraría pero ella no lo creía así. —Esta noche lo haré— Sedijo.Las personas no la comprendían en lo absoluto —Estarás bien, todo mejorara,serás feliz— Basura creía ella. Nadie comprendía jamás la tristeza que abundabadentro de ella. Por años soporto tener que vivir en otra casa, con otras personas,escuchando siempre lo mismo de sus doctores, de sus psiquiatras.Cada noche que tenía esa pesadilla sentía como el corazón se le salía, laslágrimas ya no brotaban. Todo era gris u obscuro. Lo tenía todo y lo perdió todo.Maldecía a diario a los asesinos de sus padres, nunca los atraparon, nunca suposiquiera el motivo de tal altercado. Solo le quedaba una opción. Era una muerta enmundo de vivos. Quizá debería hacer lo que su padre le decía en cada pesadillaque tenía. — Sería más fácil, más fácil— se repetía dentro de sí misma.Sus tíos eran bastantes descuidados, nada que ver con sus padres. Tomó elrevolver oculto de su tío y se dirigió a su habitación. Se recostó en su cama, tomóel revolver con su mano derecha y la coloco dentro de su garganta y cuandoestuvo a punto de disparar por instante y tan solo por un instante se conmovió alver la imagen de sus padres parados en su habitación, Sophie entro corriendocomo si aún fuera la misma de hace 4 años. Se les veía felices tan felices. Laslágrimas brotaron de sus ojos. —Hubiera sido más fácil contigo Sophie, muchomás fácil. — Vio como sus padres se acomodaban a su alrededor, Sophie de unbrinco subió a su pecho. La conmoción era enorme. — Te amamos hija— dijo supadre a la vez que su madre asentía con la cabeza. Una última vez miro a supequeña mascota, su amiga. — ¿La vida es injusta, no? Hasta ahora. — Unsonido ensordecedor se escuchó, mientras a su cuerpo se le iba la vida, una vi dallena de dolor.CBD 5

×