Viaje a la india

294 visualizaciones

Publicado el

Viaje a la india

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
294
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Viaje a la india

  1. 1. Viaje a la India.A las 7 AM arribamos nuestro avión para ir a la India, el vuelo fue bueno, sinconsiderar que éste salió con 1 hora de retraso, ya que una señora que estaba en elbaño se le fue la cartera al retrete y las azafatas tardaron mucho, así que nopodíamos despegar.Al llegar al aeropuerto de Francia para de ahí tomar el vuelo directo a la India mepercaté que había un muchacho observándome, era alto, fornido y a larga distancia seveía que tenía unos ojos café claro, por alguna razón se me hacía conocido.Fue al atardecer cuando llegamos a la India a una pequeña ciudad llamada Orchha,simplemente era maravilloso, el estilo de vida era diferente, la ropa, su gente, todoera como si fuera un sueño. Creo que mi amiga Jimena y mi hermano John sequedaron asombrados. Como pudimos nos instalamos en el hotel que ya teníamosplaneado, después de un breve descanso, salimos a conocer, aquí todo es muybarato, así que para terminar el día fuimos a palacio del Emperador Jehangir, deplano no se cuanto tiempo nos la pasamos ahí.Cuando regresamos al hotel me di cuenta que las cosas aquí no tenían nada que vercon México, empezando por los baños pero bueno de una u otra manera me tengoque acostumbrar.Hoy nos trasladamos a Nueva Delhi la capital de la India. Lo primero que hicimos fueinstalarnos en un hotel llamado Kamal, el cual se encuentra a unos pasos del Taj-Mahal, pero como siempre mi hermano por apresurado se metió todo el dinero quellevábamos en su bolsillo, después de visitar el Taj Mahal nos moríamos de hambre,así que decidimos comer en los famosos puestos ambulantes, algo extraño de losindios es que toda su alimentación es a base de arroz y curry además les encanta elpicante; algo que no puede faltar en sus comidas.Al terminar de comer caminamos por unas calles, las cuales se fueron haciendo másangostas, ya no había tantos turistas y los puestos ambulantes lucían extraños, a estome refiero que tenían especies de amuletos raros pero muy llamativos, pero hubouno en especial que nos llamó la atención, era negro, con unos cristales de distintos
  2. 2. colores en la entrada, decía unas palabras en hindú que no entendíamos, porcuriosidad nos fuimos acercando más y más de repente una carpa de varios coloresse levantó desplegando de ésta un panel que tenía un gran espejo adornado de focosde varios colores, al ver esto nos asustamos tanto que comenzamos a correr pero unhombre vestido de blanco y con una máscara del mismo color el cual no parecíaproveniente de la India, (ya que tenía un color de piel blanca y su cabello era caféamarrado por una cola de caballo) nos detuvo, éste extendió sus brazos impidiendo elpaso, luego comenzó a hablarnos en inglés, creo que nos confundió con unos gringos,ya que todos tenemos tez blanca, sus primeras palabras fueron: ¿Creen en lossueños? , sin saber a que se refería contestamos que sí, entonces nos pidió quepasáramos a la carpa de la cual habíamos huido, temerosos accedimos, si por fuerala carpa era extraña, por dentro era aún más, todo estaba lleno de espejos, luces,colores, flores y de unos aromas extravagantes, entre Jimena, John y yo nosmirábamos mutuamente, no sabíamos en lo que nos habíamos metido.Al momento en que este hombre extraño se acercó a mí, sentí una sensación deseguridad, así que lo mire fijamente a los ojos, se parecían a los del muchacho quehabía visto en el aeropuerto, este a su vez me miró fijamente y volvió a hacerme lapregunta: ¿Crees en los sueños? en ese momento no conteste, así que comenzó ahablarme a cerca de estos, según él son lo más valioso que tenemos, ya que nosmuestran verdaderamente quienes somos, nuestros deseos y que ocultamos, es máshabló a cerca de ponerles un precio a los sueños.Poco a poco comencé a creer que estaba loco, aunque el notó eso, así que me dijo:no me crees, pues quiero que veas a través de este espejo, fue como si mehipnotizara, aunque antes de que cayera en el sueño más profundo de mi vida, mepreguntó el precio que le pondría a mis sueños, así que le conteste que ninguno ésefue el peor error que cometí en mi vida el haberle dicho que estos no me importaban,su reacción fue sólo una sonrisa, mire el espejo y caí en el sueño más profundo.Esta es la primera vez que escribo en mi diario, posteriormente lo ocurrido en la India,es una lástima lo que pasó. Después de estar con ese hombre enmascarado, fuecomo si le hubiera vendido mi alma al diablo, caí inconsciente, John y Jimena dealguna manera me llevaron al hotel, aún no sabemos que pasó, el dinero que traía mihermano fue robado justamente cuando estábamos en la carpa, nuestro deseo de ir aconocer la India, Singapur, Luxemburgo y Panamá sólo se convirtió en un infierno
  3. 3. para mí. Desde ése día no he tenido sueños, fue como si robaran un pedazo de mí,como deseo volver a construir mi propio mundo, donde las fantasías no tenían límite,pero el único recuerdo que tengo de éstos fue su mirada y su sonrisa de placer, quetonta fui, me robaron lo más valioso que una persona puede tener, pero fui más tontaal no valorarlos, ¿cómo lo hizo?, aún no lo sé pero lo que sí sé es que con ello se fueuna parte de mi vida.¡Ja!, y yo que siempre creía que en mis sueños encontraría la solución.

×