Tema 1 t.s.f

340 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
340
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tema 1 t.s.f

  1. 1. Página  1  de  11    TRABAJO  SOCIAL  CON  FAMILIAS.    T.1-­‐  LA  FAMILIA  DESDE  UNA  PERSPECTIVA  HISTÓRICA  Y  SOCIOLÓGICA.    1-­‐  introducción:  la  familia  y  las  relaciones  de  parentesco.  El   estudio   de   la   familia   y   las   relaciones   de   parentesco   han   sido   un   tema   clásico   de   las   Ciencias   Sociales  abordado  por  distintas  disciplinas:  la  Sociología,  Antropología,  Demografía  o  la  Historia.  A  través  de  cada  una  de  ellas,  se  han  ido  creando  conceptos  para  explicar  los  diferentes  aspectos  de  la  familia.  Sin  embargo,  quizás  porque  la  familia  se  refiere  a  una  experiencia  que  se  encuentra  en  la  base  de  la  propia  visión  del  mundo  de  los  científicos  sociales,  su  estudio  ha  sido  difícil  de  abordar  críticamente.  La  familia  es  el  nombre  con  el  cual  se  ha  designado  a  una  organización  social  tan  antigua  como  la  propia  humanidad  y  que,  simultáneamente  con  la  evolución  histórica,  ha   experimentado   transformaciones   que   le   han   permitido   adaptarse   a   las   exigencias   de   cada   sociedad   y   cada  época.  Por  ello,  es  importante  realizar  un  breve  análisis  histórico  y  antropológico  del  parentesco  para  acercarse  al  concepto  actual  de  la  familia.  En  el  año  1724,  Lafitau  publicó  la  obra  titulada  Costumbres  de  los  salvajes  americanos  comparadas  con  las  costumbres  de  los  primeros  tiempos,  en  la  que  se  hacía  alusión  a  la  estructura  del  parentesco,  pero  no  es  hasta  mediados   del   siglo   XIX   cuando   se   empieza   a   desarrollar   desde   el   punto   de   vista   teórico   la   Antropología   del  Parentesco.  Su  estudio  se  sitúa  con  los  abogados  y  los  estudiosos  de  la  jurisprudencia  comparativa  en  el  siglo  XIX.  Páginas   llenas   de   conceptos   y   terminología   legales   que   están   relacionadas   con   la   herencia,   la   sucesión   o   el  matrimonio.  Las  distintas  cuestiones  surgidas  en  torno  a  estos  temas  llevaron  a  juristas  tan  destacados  como  Jacob  Bachofen,  Mc  Lennan  o  Henry  Maine,  a  interesarse  por  el  parentesco  en  sociedades  antiguas,  principalmente  la  romana  y  la  griega.  De  hecho,  las  obras  de  estos  autores  El  derecho  materno,  El  matrimonio  primitivo,  y  El  Derecho  antiguo,  respectivamente,  son  consideradas  como  el  inicio  de  la  Antropología  del  Parentesco.  Estos   autores   dieron   una   explicación   mediante   la   Teoría   de   la   evolución   social   dominante   en   aquel  momento.   Los   evolucionistas   buscaban   los   orígenes   de   la   sociedad.   Mantenían   que   existía   una   evolución  unidireccional   desde   las   sociedades   primitivas   hasta   las   actuales,   donde   todas   habían   pasado   por   varias   fases.  Además,  intentaban  buscar  leyes  universales  que  les  permitieran  realizar  un  análisis  comparativo.  Las  fuentes  que  utilizaban  los  evolucionistas  eran  indirectas  ya  que  algunos  de  sus  estudios  se  llevaron  a  cabo  desde  sus  despachos  lejos  de  los  que  era  el  objeto  de  investigación.  Argumentaban  o  basaban  la  veracidad  de  sus  conclusiones  en  la  coincidencia  de  los  mismos  datos  por  distintos  autores.  En  1861,  Bachofen  publicó  su  obra  Una  investigación  sobre  el  carácter  religioso  y  jurídico  del  matriarcado  en  el   mundo   antiguo,   donde   mantenía   que   la   organización   de   las   sociedades   primitivas   estaba   basada   en   el  matriarcado,  que  en  estas  sociedades  sólo  se  establecía  a  través  de  la  madre.  En  este  periodo,  estaban  expuestas  “a  la  lujuria  y  la  tiranía  sexual  de  los  hombres  en  estado  salvaje,  impidiendo  que  los  hombre  reconocieran  a  sus  hijos   porque   excluían   cualquier   certeza   de   paternidad”.   La   vida   social,   por   tanto,   comienza   con   un   periodo   de  promiscuidad   sexual   donde   el   autor   pensaba   que   la   existencia   del   matriarcado   se   daba   también   en   el   ámbito  político  por  lo  que  defendía  la  ginecocracia:  las  mujeres  tienen  el  poder  y  eran  las  que  organizaban  las  sociedades  en  función  de  sus  lazos  de  sangre.  Uno   de   los   autores   que   más   puso   en   duda   La   Teoría   del   matriarcado   de   Bachofen     fue   el   también  evolucionista  Mainne,  que  defendía  que  la  forma  original  de  la  familia  era  patrilineal  (la  pertenencia  de  la  persona  al   grupo   venía   dada   por   su   ascendencia   paternal)   y   patriarcal   (sistema   social   teórico   basado   en   la   autoridad  absoluta  del  padre  o  de  un  varón  mayor  sobre  el  grupo  familiar).  Mostró  un  gran  interés  por  las  instituciones  indo-­‐
  2. 2. Página  2  de  11    europeas,  principalmente  por  la  unidad  de  parentesco  en  la  India  que  estaba  formada  por  la  familia  de  padres  e  hijos  con  una  propiedad  en  común.  Para  este  autor  sólo  han  existido  dos  sociedades:  primitiva  y  moderna,  siendo  la  unidad  social  básica  en  la  primera  familia,  mientras  que  en  la  segunda  era  la  persona.  La  más  importante  contribución  de  Mainne,  según  Harris  (206),  es  “su  sugerencia  de  que  el  parentesco  ha  proporcionado  el  principio  básico  de  organización  de  la  sociedad  primitiva”.  Por   su   parte,   McLennan(1885)   mantenía   más   cosas   en   común   con   Bachofen;   defendía   que   las   formas  anteriores  de  organización  parental  se  podían  definir  mediante  la  observación  de  algunos  ritos  en  las  sociedades  primitivas,  como,  por  ejemplo,  el  rapto  de  la  novia  que  se  daba  en  la  antigua  Roma,  interpretado,  según  él,  como  una  supervivencia  de  una  fase  tribal  anterior.  Establecía  varias  etapas  en  la  evolución  de  la  humanidad:  1. Basada   en   la   promiscuidad:   no   hay   un   control   de   las   relaciones.   Existe   un   sistema   en   el   que   el  parentesco  está  marcado  por  la  mujer.  2. Infanticidio  femenino:  consideraba  que  era  una  práctica  habitual,  que  daba  lugar  a  que  hubiera  un  menor  número  de  mujeres  para  los  hombres.  3. Poliandria:  rapto  de  mujeres.  La  escasez  de  mujeres  llevó  a  compartirlas.  Se  considera  la  primera  forma  de  organizar  las  relaciones  de  parentesco  entre  los  seres  humanos.  4. Patriarcado:  el  poder  estaría  en  manos  de  los  hombres.  5. Estado:  la  sociedad  se  organiza  según  el  territorio  y  no  el  parentesco.  El  desarrollo  del  Estado  había  supuesto  la  decadencia  de  la  tribu  y  de  otros  grupos  de  parentesco.  Sin   embargo,   la   Antropología   del   Parentesco   adquiere   una   mayor   consolidación   con   el   antropólogo  norteamericano  Morgan  (1877),  que  basó  sus  hipótesis  sobre  el  parentesco  en  datos  empíricos.  Fue  uno  de  los  pesadores   más   influyentes   del   siglo   XIX.   Sus   investigaciones   en   Antropología   se   centraron   el   el   indio  norteamericano,  en  concreto  en  las  tribus  iroqueses,  interesándose  por  su  sistema  de  denominación  de  parientes,  ya   que   difería   bastante   de   su   sociedad.   Lo   denominó   como   un   sistema   “clasificador”,   en   oposición   al   sistema  descriptivo  de  su  propia  cultura.  Pero  Morgan  no  sólo  se  interesó  por  la  terminología  del  parentesco,  sino  también  por  la  estructura  de  los  grupos  sociales.  En  1877  publicó  su  obra  más  conocida  la  sociedad  primitiva,  donde  recogía  su  esquema  sobre  la  evolución  de  la  familia  y  el  análisis  de  grupo  de  descendencia  unilineal  (consanguínea).  En  el  capítulo  Sociedad  antigua,  expone  que  la  experiencia  de  la  humanidad  ha  trascurrido  por  canales  casi  uniformes  y  recoge  su  idea  sobre  el  periodo  de  salvajismo  y  el  periodo  de  barbarie,  divididos  a  su  vez  cada  uno  de  ellos  en  tres  estados:  inferior,  medio  y  superior,  destacando  una  serie  de  características,  para  finalmente  llegar  a  la  civilización:  1. Salvajismo   inferior:   empieza   con   la   infancia   del   hombre   y   la   mujer.   Comían   frutas   y   nueces,   y  comenzaban  a  hacer  uso  de  la  palabra  articulada.  La  forma  de  organización  del  parentesco  es  lo  que  se  llama  matrimonio  de  grupo.  2. Salvajismo   medio:   utilización   del   fuego.   No   estaba   permitido   el   casamiento   entre   hermanos.   El  hombre   comienza   a   migrar   a   distintos   territorios   para   conseguir   comida   a   través   de   la   caza,  asentándose  en  nuevos  territorios.  3. Salvajismo  superior:  uso  del  arco  y  las  flechas.  Caza.  Se  crea  y  se  desarrolla  la  alfarería.  a. Barbarie   inferior:   en   el   hemisferio   oriental   (continente   europeo),   se   traduce   en   la  domesticación   de   animales;   mientras   que   en   el   occidental   (continente   americano),   se  caracteriza   por   el   cultivo   del   maíz   y   el   riego   de   las   plantas.   Se   desarrolla   la   alfarería.   Se  produce   una   transición   entre   el   matrimonio   de   grupo   y   la   monogamia.   La   organización  sociopolítica  se  basa  en  las  relaciones  personales  y  de  parentesco.  b. Barbarie   media:   fundición   del   hierro,   domesticación   de   animales,   cultivo   de   maíz   por  regadío,   edificios   de   adobe,   ladrillo   y   piedra.   El   parentesco   se   basa   en   el   matrimonio  monógamo  y  patriarcal,  y  la  organización  sociopolítica  en  el  territorio.  
  3. 3. Página  3  de  11    c. Barbarie  superior:  uso  de  utensilios  de  hierra.  La  fundición  de  minerales  se  usa  entre  otras  muchas  cosas,  para  la  fabricación  de  armas  e  instrumentos  de  metal.  Tras   estas   etapas   se   llegaría   a   la   Civilización:   Alfabeto   fonético   y   escritura.   La   familia   sería   monógama   y  patriarcal,  apareciendo  el  Estado  como  forma  de  organización  sociopolítica.  Cada  uno  de  estos  periodos  tiene  una  cultura  distinta  y  muestra  unos  modos  de  vida  diversos.  Según  estos  periodos  técnicos,  Morgan    describió  cinco  tipos  de  familias:  1. Familia  cosanguínea:  es  la  que  se  constituye  por  medio  del  matrimonio  entre  hermanos  y  hermanas  en  un  mismo  grupo.  Fue  la  más  antigua  y  universal.  El  término  hermano  define  a  los  grados  más  cercanos  como  a  los  mas  remotos.  Se  podría  señalar  que  este  tipo  de  relación  en  nuestra  sociedad  se  conoce   como   incestuosa.   Fue   probablemente   la   que   mayor   tiempo   duró   e   la   historia   de   la  humanidad.  2. Familia  punalúa:  se  fundó  sobre  el  matrimonio  de  varios  hermanos,  con  las  mujeres  de  otros,  en  grupo.  3. Familia  sindiásmica:  es  la  unión  de  un  hombre  y  una  mujer  bajo  la  forma  de  matrimonio,  pero  sin  cohabitación  exclusiva.  Este  tipo  de  familia  está  ubicada  en  el  periodo  de  la  barbarie  (dentro  de  la  relación  de  pareja,  cada  uno  podría  ser  infiel  al  otro).  4. Familia  patriarcal:  se  fundó  sobre  el  matrimonio  del  hombre  con  varias  mujeres.  Era  muy  común  entre  los  antiguos  hebreos  y  dentro  del  África  septentrional.  Se  funda  en  el  matrimonio  de  un  varón  con   varias   esposas,   pro   con   cohabitación   exclusiva.   Se   puede   decir   que   con   la   familia   patriarcal  comenzó  la  fidelidad  entre  hombres  y  mujeres.  5. Familia  monógama:  se  fundamenta  en  la  unión  de  un  hombre  y  una  mujer,  pero  con  cohabitación  exclusiva.  Es  la  más  generalizada  dentro  de  los  códigos  civiles  de  la  sociedad  contemporánea.  Engels  en  el  año  1884,  en  su  obra  El  origen  de  la  familia,  la  propiedad  privada  y  el  estado,  asoció  la  fase  de  familia  monogámica  con  la  modernidad  y  con  la  posibilidad  del  surgimiento  del  amor  real  en  la  pareja.  Fue  crítico  con  las  consecuencias  que  este  tipo  de  familia  había  generado,  especialmente  para  la  mujer,  porque  este  tipo  de  familia  establecía  sus  cimientos  en  la  esclavitud  doméstica.  El  hombre  tiene  el  poder  económico  y  esto  le  da  al  margen  de  la  ley,  el  poder  dentro  de  la  familia.  2-­‐  Nociones  básicas  del  parentesco.  Se  puede  decir  que  el  parentesco  es  el  vínculo  que  une  a  los  miembros  de  una  familia  entre  sí.  En  la  antigua  Roma   se   distinguió   el   parentesco   agnaticio   del   cognaticio.   El   primero   era   el   parentesco   civil,   que   tenía  consecuencias  jurídicas,  tanto  para  la  sucesión  como  para  el  otorgamiento  de  la  tutela.  Este  vínculo  parental  se  transmitía   por   vía   de   varones   que   descendían   de   ub   mismo   padre;   se   incluía   a   la   esposa   del   padre,   sus   hijos  varones,  las  hijas  mujeres  mientras  permanecieran  solteras,  las  nueras  casada  en  justas  nupcias,  los  nietos,  y  todos  los  descendientes  varones  y  mujeres  mientras  éstas  no  se  casaran,  pues  al  hacerlo,  ingresaban  a  la  familia  agnaticia  de  su  esposo.  La  cognación,  o  parentesco  de  sangre,  es  el  que  hoy  se  conoce  como  consanguíneo,  y  en  Roma  tuvo  efectos  jurídicos  en  la  época  del  emperador  Justiniano  (siglo  VI).  Existen  múltiple  y  diversas  definiciones  de  parentesco,  entre  las  que  se  podría  destacar  las  siguientes:  El  diccionario  del  Español  Actual  lo  definen  como:  • Relación  entre  personas  que  descienden  unas  de  otras  o  de  un  tronco  común,  que  están  ligadas  por  vínculos  matrimoniales.  • Vínculo   espiritual   que   contraen     el   ministro   y   los   padrinos   con   el   sujeto,   en   los   sacramentos   del  bautismo  y  de  la  confirmación  (parentesco  espiritual).  • Relación  entre  cosas  que  tienen  un  mismo  origen  o  son  muy  semejantes  entre  sí.  
  4. 4. Página  4  de  11    García  Breso  (2009)  define  el  parentesco  de  dos  formas:  en  su  modo  estricto  serían  personas  unidas  por  comunidad  de  sangre,  y  en  su  modo  amplio,  la  relación  o  unión  de  varias  personas  en  virtud  de  la  naturaleza  o  ley.  Teniendo  en  cuenta  estas  definiciones,  Aranzadi  (2003)  refleja  que  “la  palabra  parentesco  parece  tener  un  significado   primario   y   primordialmente   biológico-­‐legal   (relación   de   consanguinidad   o   de   matrimonio)   y   un  significado   derivado   del   carácter   más   abstracto   y   genérico   (relación   de   semejanza   o   resultante   de   un   origen  común):  El   estudio   de   parentesco   es   el   análisis   de   o   que   el   hombre   hace   y   de   porqué   lo   hace,   así   como   las  consecuencias  que  se  derivan  de  adoptar  una  alternativa  en  lugar  de  otra;  es  u  estudio  fundamental  de  las  Ciencias  Sociales,  ya  que  éstos  son  los  lazo  sociales  básicos.  Fox  afirma  “que  el  estudio  de  parentesco  es  lo  que  hace  al  hombre  a  través  de  hechos  básicos  de  la  vida  como  son:  el  apareamiento,  la  gestación,  la  paternidad,  asociación,  fraternidad,  o  sencillamente  las  relaciones  entre  “parientes”,  es  decir,  personas  emparentadas  por  consanguinidad  real,  putativa  o  ficticia.  Otros  autores  como  González  y  San  Román  definen  el  parentesco  como  “una  forma  de  organizar  relaciones  sociales  básicas  en  todas  las  culturas  conocidas,  históricas  y  actuales”.  Sin  embargo,  destacan  que  la  importancia  no  es  siempre  la  misma,  que  si  en  las  sociedades  primitivas  el  parentesco  es  la  base  de  la  estructura  social,  en  las  sociedades  civilizadas  se  ha  ido  substituyendo  por  las  instituciones.  Para  Harris  estudiar  el  parentesco  también  es  estudiar  las  ideologías  que  justifican  y  normalizan  la  estructura  corporativa  de  los  grupos  domésticos.  3-­‐  la  familia  desde  una  perspectiva  histórica  y  sociológica.  La  familia  no  es  la  misma  en  nuestros  días  de  lo  que  fue  en  siglos  pasados.  Su  forma  y  estructura  han  ido  cambiando  con  el  paso  del  tiempo,  así  como  los  tipos  de  organización  familiar  que  han  determinado  las  diferentes  etapas  que  caracterizan  la  evolución  familiar.  Si  los  grupos  familiares,  como  se  ha  visto  anteriormente,  empezaron  a  existir  en  tiempos  primitivos  de  la  cultura  humana,  posteriormente  fueron  desarrollándose  con  el  paso  de  los  siglos.  En  la  Edad  Media,  a  familia  conservaba  en  los  entornos  rurales  la  familia  extensa  (estructura  de  parentesco  que  vive  en  un  mismo  lugar  y  se  conforma  con  miembros  parentales  de  diferente  generación:  padre,  madre,  hijos,  abuelos..)y  en  los  urbanos,  prevalecía  la  familia  nuclear  (se  desarrolla  en  el  mundo  occidental  para  designas  el  grupo  de  parientes  conformado  por  progenitores:  padre,  madre  e  hijos).  Entre  los  siglos  XVI  y  XVII,  el  desarrollo  de  las  ciudades,  el  surgimiento  de  las  nuevas  formas  de  comercio,  y  nuevos  mercados,  motivó  el  surgimiento  de  la  familia  urbana-­‐nuclear,  que  encontraría  en  el  siglo  XVIII  con  la  revolución  industrial  su  máxima  consolidación  social.  La   evolución   histórica,   o   incluso,   la   diversidad   geográfica   y   cultural   origina   formas   familiares   distintas,  conformando  sus  propias  normas,  roles  o  creencias.  Si  nos  fijamos  en  las  diferentes  generaciones  o  en  las  diversas  culturas,  se  pueden  apreciar  los  cambios  experimentados.  Hasta  el  siglo  XIX,  la  familia  era  un  núcleo  humano  con  un  gran  potencial  económico  de  trabajo  donde  el  matrimonio  se  entendía  como  una  entidad  económica,  alejada  del  romanticismo  o  la  emulsión  de  sentimientos.  La  unidad  familiar  era  principalmente  una  unidad  de  trabajo.  El  escaso  control  de  la  natalidad  tenía  como  resultado  un  número  elevado  de  nacimientos,  pero  también  las  condiciones   higiénicas   y   sanitarias   de   la   época   propiciaban   una   elevada   tasa   de   mortalidad.   La   población   era  diezmada  por  las  enfermedades  y  epidemias,  con  lo  cual,  la  esperanza  de  vida  era  relativamente  baja.  Éste  era  uno  de  los  motivos  principales  por  los  que  las  parejas  se  unían  a  edades  tempranas.  La  industrialización  en  la  mitad  del  siglo  XIX  ,  dio  lugar  a  un  incipiente  florecimiento  de  la  clase  media  con  una  clara  diferenciación  de  roles,  apareciendo  el  hombre  como  la  persona  que  traía  el  sustento  a  la  familia  a  través  del   trabajo,   y   el   ideal   de   mujer   como   encargada   del   hogar.   Sin   embargo,   después   de   vivir   en   España   aislados  política,  económica  y  socialmente  durante  una  parte  importante  del  siglo  XX,  en  los  años  70,  con  la  llegada  de  la  
  5. 5. Página  5  de  11    democracia,  se  produjo  una  eclosión  de  derechos  y  libertades,  que  desencadenó  en  formas  de  convivencia  más  plurales,  democráticas  e  igualitarias.  En   la   actualidad,   como   e   el   pasado,   tampoco   existe   un   modelo   único   de   familia.   Para   Valdés   (2007),   el  concepto  está  ligado  a  los  procesos  de  transformación  de  los  patrones  socioculturales.  La  familia  participa  tanto  de  la  diversidad  de  las  formas  culturales  como  de  la  relativa  homogenización  de  los  comportamientos  que  la  cultura  genera.  En  la  mayor  parte  de  las  sociedades  actuales  las  personas  tienen  una  mayor  participación  en  la  elección  de  su   forma   de   vida   y   de   convivencia;   de   igual   manera,   las   relaciones   personales   que   configuran   la   familia   han  cambiado  porque  se  exige  de  ellas  un  mayor  compromiso  sentimental  y  emocional.  La  evolución  y  diversidad  de  las  estructuras  familiares  permite  afirmar  que  la  existencia  de  la  familia  es  un  hecho  universal,    pero  que  adopta  diversas  formas  en  las  distintas  sociedades  y  épocas  históricas.  Autores   como   Llobera   (1991)   han   intentado   encontrar   algunos   puntos   en   común   entre   las   diversas  estructuras  familiares  a  lo  largo  de  los  últimos  siglos,  entre  las  que  se  podrían  destacar  las  siguientes:  1. Reglas  que  prohíben  las  relaciones  sexuales  y  el  matrimonio  entre  parientes  próximos.  2. Cooperación  basada  en  la  división  del  trabajo  entre  los  sexos.  3. Existencia   de   una   relación   reconocida   y   duradera   entre   hombres   y   mujeres,   considerados   por   la  sociedad  como  personas  con  derechos.  4. Una  estructura  de  autoridad  donde  los  hombres  disfrutan  por  lo  general  de  un  estatus  más  elevado  y  de  mayor  poder  que  las  mujeres.  Aunque  existan  puntos  en  común  a  lo  largo  de  la  historia,  no  quiere  decir  que  se  puedan  considerar  estos  elementos  como  inmutables  tanto  en  el  presente,  como  en  el  futuro,  porque  las  condiciones  sociales  y  económicas  se  han  transformado,  pero  además,  la  estructura  clasista  que  permitía  a  los  hombres  tener  un  estatus  superior  a  las   mujeres   también   ha   cambiado   drásticamente   en   los   últimos   años,   generando   una   igualdad   jurídica,   pero  quedando  todavía  mucho  por  hacer  para  cambiar  la  mentalidad  de  una  parte  importante  de  la  población  española.  4-­‐  la  familia  actual.  Aunque  existen  multitud  de  definiciones  sobre  la  familia,  casi  todas  coinciden  en  los  aspectos  sociales  que  cumplen  sus  funciones.  Para  Giddens  (1991),  la  familia  se  puede  definir  como  un  grupo  de  personas  directamente  ligadas  por  nexos  de  parentesco,  cuyos  miembros  adultos  asumen  la  responsabilidad,  el  cuidado  y  la  educación  de  los  hijos.  Los  lazos  de  parentesco  se  establecen  a  través  del  matrimonio  (unión  de  dos  personas)  y  a  través  de  los  linajes  genealógicos  que  unen  a  los  consanguíneos  (madre,  padre,  descendientes,  abuelos…).  Gouh  (1977)  define  la  familia  como  “la  pareja  u  otro  grupo  de  parientes  adultos  que  cooperan  en  la  vida  económica,   en   la   crianza   y   educación   de   los   hijos,   donde   la   mayor   parte   de   los   cuales   comparten   una   morada  común”.  Alberdi  (2004)  la  define  como  la  institución  que  conecta  a  los  individuos  y  a  la  sociedad  desde  el  comienzo  de   la   vida   y   que   cumple   con   una   función   esencial   para   ambos:   a   la   sociedad   le   ofrece   un   apoyo   fundamental  socializando  a  cada  ser  individual  y  a  cada  uno  de  éstos,  les  abre  el  camino  hacia  aquélla  con  el  proceso  básico  de  socialización,   por   lo   tanto,   la   familia   es   una   “institución   social”.   Una   estructura   cultural   de   normas   y   valores  organizados  por  la  sociedad  para  regular  la  acción  colectiva  en  toro  a  ciertas  necesidades  básicas,  como  podrían  ser  la  procreación,  el  sexo,  la  aceptación  t  seguridad  afectiva  entre  personas,  la  educación  de  los  recién  nacidos  e,  incluso,  la  producción  y  el  consumo  de  bienes  económicos.  Según   estas   definiciones,   la   familia   es   el   lugar   donde   se   construye   la   identidad   individual   y   social   de   las  personas.  De  ahí  su  importancia  para  la  organización  social  y  para  la  psicología  de  las  personas.  La  socialización  como  configuración  inicial  se  hace  en  familia.  Las  relaciones  entre  los  sexos  como  las  relaciones  entre  las  diferentes  
  6. 6. Página  6  de  11    generaciones,   son   dos   procesos   básicos   del   conocimiento   y   desarrollo   del   yo   individual   que   se   producen  fundamental  en  el  interior  de  la  familia.  La  familia  siempre  ha  sido  el  centro  de  las  transformaciones  sociales.  En  España  el  cambio  más  significativo  que  se  ha  producido  a  lo  largo  de  su  historia  ha  sido  a  partir  de  la  aprobación  de  la  CE  en  1978,  donde  el  sistema  familiar  ha  sido  uno  de  los  implicados  en  el  proceso.  El  posterior  desarrollo  constitucional  ha  significado  el  paso  de  un  modelo  tradicional  de  familia,  al  reconocimiento  jurídico  de  una  amplia  diversidad  de  familias.  El  giro  radical  que  se  ha  producido  en  España  según  Reher  (1996),  se  inició  durante  los  años  sesenta  que  es  cuando  el  sistema  familiar  español  comenzó  a  cambiar,  en  principio  con  lentitud,  y  posteriormente  con  la  llegada  de   la   democracia   de   forma   acelerada.   Sus   transformaciones   se   han   realizado   con   mayor   rapidez   que   en   otros  países   europeos,   donde   la   secuencia   del   cambio   comenzó   anteriormente   y   su   ritmo   fue   más   lento   pero   más  dilatado.  Cabe,   por   último,   plantear   si   los   cambios   han   sido   sólo   legales   o   también   reales   es   decir   con   incidencia  efectiva   en   los   comportamientos   de   la   sociedad   española.   No   siempre   estos   dos   aspectos   vienen   unidos.   Para  Alberdi   (2004)   existen   muchos   datos   que   avalan   que   el   reconocimiento   del   pluralismo   ha   suprimido   las  marginación  e,  incluso,  la  persecución  contra  comportamientos  antes  no  admitidos.  Igualmente,  ha  favorecido  la  modernización   de   las   estructuras   internas   de   las   relaciones   de   pareja   e   intergeneracionales.   Sin   embargo,   la  continuidad  cultural  de  los  rasgos  básicos  del  sistema  familiar  parece  poco  alterada.  Los  estudios  sobre  la  juventud  son,  tal  vez,  su  mejor  prueba  al  evidenciar  que  las  orientaciones  familiares  de  los  jóvenes  se  mantienen  arraigadas.  Otro  aspecto  que  conviene  tener  en  cuenta  es  que  todos  estos  cambios,  además  de  la  rapidez  con  que  se  han   producido,   se   han   realizado   en   un   contexto   distinto   al   tradicional;   la   incorporación   masiva   de   la   mujer   al  trabajo  extradoméstico,  el  incremento  de  la  tasa  de  participación  de  la  mujer  en  el  ámbito  laboral,  con  un  mayor  nivel  de  estudios  y  formación  han  facilitado  que  exista  una  mayor  igualdad  entre  hombres  y  mujeres.  En  el  pasado,  la   mujer   accedía   a   puestos   de   trabajo   con   baja   retribución   y   con   la   finalidad   de   obtener   ingresos.   Hoy,   por   el  contrario,  el  trabajo  constituye  un  componente  esencial  de  su  propia  identidad.  La   creciente   incorporación   de   la   mujer   al   ámbito   laboral   tiene   profundos   efectos   en   el   sistema   familiar,  porque   favorece   el   equilibrio   de   poderes   y   la   división   de   tareas   dentro   del   hogar.   La   formación   y   el   trabajo  extradoméstico   remunerado   facilitan   la   independencia   y   la   libertad   de   la   mujer   para   elegir   libremente   la  finalización  de  una  relación  de  pareja  por  vía  de  separación  o  divorcio.  El  escenario  de  la  relación  familiar  se  altera  por  completo  con  el  acceso  de  la  mujer  al  trabajo,  pues  se  trata  de  uno  de  los  cambios  más  radicales  que  afectan  a  los  protagonistas  de  la  vida  familiar  y  a  la  totalidad  de  su  vida  cotidiana.  Otro   elemento   del   nuevo   contexto   lo   constituye   el   movimiento   feminista,   oponiéndose   a   las   estructuras  patriarcales  de  la  familia  y,  con  sus  críticas,  promoviendo  cabios  tanto  en  la  legislación  como  en  las  costumbres  sociales.   Estos   movimientos   y   cambios   están   impulsando   el   equilibrio   general   de   distribución   de   tareas   y  atribuciones  en  las  parejas  y  familias  y,  por  consiguiente,  sus  efectos  parecen  conducir  al  fortalecimiento  real  de  la  pareja  y  de  la  familia,  según  Alberdi.  Aunque  las  funciones  de  la  familia  se  han  desarrollado  substancialmente  a  lo  largo  del  tiempo,  desde  hace  siglos,  de  forma  esporádica  aparece  un  discurso  pesimista  que  augura  el  declive  de  la  familia.  Platón  ya  sostuvo  que  el  sistema  familiar  en  Grecia  era  demasiado  débil  para  ser  responsable  de  la  educación  de  los  hijos  y  Augusto  Comte  auguró  que  la  desorganización  social  y  la  anarquía  creada  por  la  Revolución  Francesa  destruirían  a  la  familia  como  institución  social.  Muchas   de   estas   afirmaciones   acerca   de   la   desaparición   de   las   funciones   de   la   familia   siguen   en   la  actualidad,  y  obedecen  en  estos  momentos  al  impacto  que  en  algunos  observadores  conservadores  producen  los  
  7. 7. Página  7  de  11    fenómenos   de   aparición   de   nuevas   formas   de   convivencia   que   dan   lugar   a   la   creación   de   nuevos   sistemas  familiares.  Sin  embargo,  para  Valdés  (2007)  existe  otro  discurso  con  una  visión  positiva  de  la  familia;  los  cambios  que  se  pueden   observar   en   las   familias   son   signos   de   adaptación   y   desarrollo   que   continuarán   ocurriendo,   y   son  manifestaciones   de   una   cualidad   saludable   del   sistema   social   que   muestra   su   flexibilidad   para   adaptarse   a   las  exigencias  de  cada  época.  El  discurso  a  favor  de  los  cambios  en  la  familia  como  institución  dinámica,  le  reconoce  una  fuerza  importante  en  la  medida  que  sigue  siendo  un  refugio  y  un  lugar  privilegiado  de  afectividad.  El  calor  de  las  relaciones  sociales  se  concentra   en   el   hogar   conyugal.   Incluso   las   familias   actúale   han   ganado   importancia   por   la   mayor   necesidad  psicológica  que  se  tiene  de  ella,  es  decir  la  familia  ha  perdido  consistencia  institucional,  pero  ha  ganado  intensidad  psicológica,  emocional  y  democrática.  5-­‐  tendencias  modernizadoras  en  las  familias  españolas.  Con  la  aprobación  de  la  CE,  las  familias  han  sido  testigos  del  inicio  de  un  importante  proceso;  el  desarrollo  de  un  sistema  de  protección  social  público  basado  en  cuatro  pilares  básicos:  salud,  educación,  pensiones  y  servicios  sociales,  así  como  una  transformación  en  estos  años  de  los  valores  y  las  normas  que  tradicionalmente  regulaban  las  relaciones  entre  los  diversos  integrantes  de  la  sociedad,  trayendo  consigo  nuevas  tendencias  modernizadoras  entre  las  que  se  podrían  destacar  las  siguientes:  • A  través  del  control  de  la  natalidad,  se  ha  reducido  el  nº  de  hijos  en  la  familia.  • Las  mejoras  sociales  y  sanitarias  han  elevado  la  esperanza  de  vida.  • Los  movimientos  reivindicaciones  de  las  mujeres  han  logrado  la  igualdad  jurídica  con  los  hombres.  • El   avance   tecnológico   ha   suscitado   importantes   debates   morales   y   ha   ofrecido   nuevas   alternativas   de  reproducción.  • La  inseminación  artificial  ha  posibilitado  que  a  través  de  estas  técnicas  las  familias  puedan  tener  hijos.  • La  globalización  ha  permitido  la  movilidad  geográfica  de  las  familias  y  la  multiculturalidad  ha  llegado  a  casi  todos  los  rincones  del  mundo.  • Las  familias  han  dejado  de  ser  extensas,  para  convertirse  en  nucleares.  • Aumento  de  familias  unipersonales.  • Los   cónyuges   pasan   más   tiempo   juntos   y   los   lazos   emocionales   complementan   y   se   solapan   con   los  estrictamente  económicos.  • Se   modifican   reglas   y   roles   formándose   nuevos   entornos   de   convivencia   donde   se   produce   una   mayor  liberación  sexual,  pero  también  un  crecimiento  constante  de  separaciones,  divorcios  y  rupturas.  5.1-­‐  el  cambio  de  la  familia  a  través  de  los  procesos  demográficos.  Los   procesos   demográficos   están   ligados   al   cambio   social   de   familia   y   nos   permiten   obtener   información  sobre  las  características  sociales  de  la  población,  como  de  su  desarrollo  a  través  del  tiempo:  • Tasa  bruta  de  natalidad:  la  natalidad  ha  experimenta  un  descenso  evidente  en  la  mayor  parte  de  los  países  de  la  UE.  En  España,  en  el  año  1973,  nacían  18,73  niños  por  cada  mil  habitantes,  y  los  datos  del  año  2009  indican  que  se  producen  actualmente  10,75  nacimientos.  Nuestro  país  también    tiene  uno  de  los  indicadores  de  fecundidad  más  bajos  del  mundo:  en  el  año1975  suponía  el  2,8  y  en  el  año  2010  supone  el  1,73.  • El   nº   de   matrimonios   ha   descendido   desde   el   año   1970   en   casi   todos   los   países   de   Europa.   En  España,  en  1975  el  nº  de  matrimonios  por  cada  1000  habitantes  era  de  8,  en  el  año  2007,  es  de  aprox.  4  con  previsiones  de  seguir  bajando  en  la  próxima  década.  
  8. 8. Página  8  de  11    • La   edad   de   los   1º   matrimonios   ha   sufrido   modificaciones   en   las   últimas   dos   décadas:   si   la   edad  media  del  primer  matrimonio  se  situaba  en  el  año  1981  en  28  años  para  los  varones,  y  24  para  las  mujeres,  en  el  año  2009,  esta  edad  se  sitúa  en  34  años  para  los  varones  y  31  para  las  mujeres.  • Ha  aumentado  las  tasas  de  divorcio  en  todos  los  países  de  Europa  desde  el  año  1970  al  2006.  Por  término  medio  en  la  OCDE  los  matrimonios  duran  aproximadamente  12  años.  En  España,  la  edad  media  de  las  mujeres  en  el  momento  de  la  ruptura  es  de  41,9  años  y  en  los  hombres  44,4  años.  La  entrada  en  vigor  de  la  Ley  15/2005  de  8  de  julio  disparó  las  cifras  de  divorcios  en  España  a  partir  de  ese  año.  • La  incorporación  de  la  mujer  al  mercado  de  trabajo  ha  cambiado  sustancialmente  en  los  últimos  diez  años.  La  tasa  de  ocupación  para  las  mujeres  se  ha  incrementado  de  un  34,71%  en  el  año  2001,  hasta  llegar  a  un  41,38%  en  el  2010.  Estos  datos  están  originando  la  asunción  de  nuevos  roles  y  funciones  familiares.  • Hogares  unipersonales.  Ha  aumentado  e  nº  de  personas  solteras  que  viven  solas.  Entre  el  año  1991  y  2010  el  nº  de  solteros  jóvenes  entre  25  y  34  se  ha  triplicado,  las  mujeres  mayores  de  65  años  que  viven   solas   han   aumentado   en   un   51,7%   y   las   rupturas   matrimoniales   o   la   libre   decisión   de   vivir  solas/os,    han  aumentado  los  hogares  monoparentales.  • Familias  cada  vez  más  longevas.  El  resultado  es  debido  a  una  notable  mejora  en  la  esperanza  de  vida;  si  en  el  año  1970  era  para  los  varones  de  69,57  años  y  para  las  mujeres  de  75,06,  en  el  año  2008  para  los   varones   era   de   78,2   años   y   para   las   mujeres   de   84,3   años   de   edad.   En   el   2030,   se   prevé   un  aumento  de  esta  cifra,  que  podría  situarse  en  80,6  y  86,5  años  respectivamente.  Y  en  el  2050,  las  previsiones  son  que  el  30%  de  la  población  tenga  más  de  65  años  y  el  11%,  sean  mayores  de  80.  • Aumento   de   la   inmigración.   Si   en   el   año   1990   la   población   inmigrante   suponía   el   2,5%   de   la  población  total  registrada,  en  el  año  2011,  representa  el  14,1%  de  la  población  total  (6,7  millones  de  personas   nacidas   fuera   de   las   fronteras,   de   las   cuales,   un   millón   han   adquirido   la   nacionalidad  española).  5.2-­‐  familias  plurales.  En  estos  años  de  democracia  se  ha  producido  un  cambio  social  que  ha  afectado  a  la  esfera  personal  de  los  hombres  y  mujeres,  que  se  relaciona  con  sus  actitudes,  con  sus  hábitos,  y  con  su  modo  de  entender  la  convivencia  y  la  igualdad.  En  este  sentido,  la  afectividad  no  condicionada  por  una  opción  sexual,  la  asunción  de  nuevos  roles  en  la  pareja,  o  en  el  deseo  de  configurar  una  relación  personal  sin  imposiciones  de  carácter  legal,  han  contribuido  decisivamente   a   quebrar   el   monopolio   conceptual   que   tradicionalmente   identificaba   la   familia   con   la   unión  matrimonial  de  un  hombre  y  una  mujer,  generando  en  los  últimos  años  la  aparición  de  nuevos  modelos  familiares  más  libres  que  los  que  habían  existido  en  épocas  pasadas.  Aunque   pueda   parecer   anacrónico,   durante   muchos   años   hablar   de   familia   era   sinónimo   de   hablar   de  matrimonio  canónico,  ya  que  la  mayor  parte  de  las  familias  se  desarrollaba  a  partir  de  este  tipo  de  figura  jurídico-­‐religiosa.  A  partir  del  año  1978,  el  Estado  se  configura  como  laico  y  aconfesional,  y  ello,  se  traduce  jurídicamente  en  que  el  matrimonio  civil  deja  de  ser  subsidiario  y  se  establece  un  sistema  matrimonial  de  libre  elección.  La  CE,  en  su  artículo  16,  consagra  la  libertad  ideológica,  religiosa  y  de  culto  y,  en  su  artículo  32,  establece  que  “el  hombre  y  la  mujer  tienen  derecho  a  contraer  matrimonio  en  plena  igualdad  jurídica”.  La  proclamación  del  principio  de  igualdad  en  el  art.  14  de  la  Constitución  afecta  a  la  institución  matrimonial  y  familiar,  cambiando  la  situación,  que  al  menos  jurídicamente  hasta  ese  momento  correspondía  a  la  mujer  y  a  los  hijos.  La  propia  Constitución  reconoce  la  posibilidad  de  disolución  del  vínculo  matrimonial,  y  con  ello  se  produce  una   adaptación   de   la   legislación,   que   pretende   ante   esa   disolución,   proteger   a   las   personas   más   débiles   de   la  familia.   Esa   obligación   de   protección   de   los   hijos   se   extiende   a   todos   los   poderes   públicos   en   el   art.   39   de   la  Constitución.  También  cambia  la  relación  de  los  progenitores  con  los  hijos,  ya  que  la  patria  potestad  no  se  ejerce  desde   la   autoridad   del   padre,   que   a   su   vez   era   reconocido   como   cabeza   de   familia,   sino   desde   la   igualdad   de  
  9. 9. Página  9  de  11    derechos  y  obligaciones  de  ambos  progenitores  sobre  los  hijos.  Por  lo  tanto,  existe  un  derecho-­‐obligación  para  que,  de  común  acuerdo,  los  progenitores  velen  por  el  cuidado,  alimentación,  sostenimiento  y  formación  de  los  hijos.  La  constitución,  sin  embargo,  no  contempla  sólo  a  la  familia  tradicional  y  nuclear,  sino  que  con  ese  concepto  se  refiere  a  todas  aquellas  formas  de  convivencia  que  ya  no  son  sólo  matrimoniales,  y  que  afectan  a  un  grupo  humano  que  decide  mantener  una  relación  estable.  A  este  tipo  heterogéneo  de  uniones  y  de  convivencia  extiende  su  protección  la  Carta  Magna,  en  la  que  se  reconoce  la  igualdad  de  todos  sus  miembros  y  el  respeto  a  su  dignidad.  Así,  las  nuevas  técnicas  de  reproducción    y  los  avances  tecnológicos  están  deparando  novedosas  formas  de  filiación  que  distan  mucho  de  las  uniones  familiares  tradicionales.  La  transición  del  modelo  tradicional  al  actual  ha  propiciado  que  la  familia  se  especialice  en  dos  funciones  esenciales:  la  socialización  de  los  hijos  y  la  estabilidad  psíquica  y  afectiva  de  los  adultos,  además  de  convertirse  en  sí   misma   en   la   nueva   unidad   de   consumo.   Del   mismo   modo,   la   familia   “`patriarcal”   ha   dado   paso   a   la   familia  “simétrica”,   aunque   no   se   pueda   aún   decir   que   exista   una   completa   democratización   de   la   familia.   En   las  sociedades   postindustriales   el   patriarcado   se   ha   ido   deslegitimando   por   medio   de   reformas   jurídicas   formales,  aunque  todavía  existen  familias  de  índole  patriarcal.  La  familia  ha  ido  evolucionando  con  la  propia  sociedad,  y  esa  es  una  de  las  características  fundamentales  de  nuestro  tiempo,  su  capacidad  de  adaptación  a  las  nueva  situaciones,  nuevas  relaciones  y  a  su  dinamismo  ante  los  cambios  sociales.  No  obstante,  ese  procero  no  ha  sido  fácil.  La  familia  también  sigue  evocando  el  concepto  de  hogar  como  lugar  de  convivencia  de  los  miembros  de  un  mismo  núcleo  familiar,  sin  embargo,  la  diversidad  de  tipos  de  relaciones  implican  en  algunos  casos  varios  hogares  en  sentido  físico,  sin  bien  como  unidad  de  consumo  y  estructura  de  convivencia  se  puede  seguir  manteniendo  que  el  hogar  es  la  unidad  básica  de  solidaridad  cotidiana.  5.3-­‐  nuevos  entornos  de  convivencia.  Durante  las  últimas  décadas  se  ha  experimentado  un  cambio  vertiginoso  en  el  concepto  tradicional  de  la  familia,  porque  actualmente  las  personas  gozan  de  una  mayor  libertad  a  la  hora  de  elegir  los  miembros  que  la  constituyen,   pero   también   tiene   mayor   flexibilidad   para   delimitar   los   roles   y   funcione   de   cada   uno   de   ellos,   e  incluso,  una  mayor  libertad  para  decidir  la  finalización  de  la  unión.  Estos  procesos  han  originado  la  formación  de  nuevos  entornos  de  convivencia.  • Familias  monoparentales.  La  familia  nuclear  está  compuesta  por  un  solo  progenitor  y  uno  o  varios  hijos  hasta  los  18  años  de  edad  en  convivencia  con  su  padre  o  con  su  madre.  Este  entorno  familiar  está  experimentando  un  aumento  motivado  por  el  crecimiento  de  las  rupturas  conyugales  y  por  la  libre  decisión  de  las  mujeres  de  tener  hijos,  pero  prefieren  vivir  solas.  • Familias  adoptivas.  Se  entiende  por  adopción  o  filiación  adoptiva  al  acto  jurídico  mediante  el  cual  se  crea  un  vínculo  de  parentesco  entre  dos  personas,  de  forma  que  se  establece  entre  ellas  elaciones  análogas   o   muy   similares   a   las   que   resultan   jurídicamente   de   la   paternidad.   Generalmente   las  parejas   adoptantes   lo   hacen   porque   no   pueden   tener   hijos   o   porque   existe   interés   solidario   de  adoptar   niños   que,   generalmente,   viven   en   entornos   geográficos   pobres   fuera   de   España.   En  adopciones   nacionales   se   ha   producido   una   disminución,   en   cambio,   en   las   internacionales,   el  aumento  ha  sido  más  significativo.  • Familias   homoparentales.   Se   entiende   por   homoparentalidad   cuando   los   miembros   de   la   familia  están  compuestos  por  personas  del  mismo  sexo  y  se  convierten  en  progenitores  de  uno  o  más  niños  desde  que  entró  en  vigor  el  4  de  julio  de  2005  la  Ley  que  permite  el  matrimonio  entre  personas  del  mismo  sexo,  en  España  se  han  registrado  3.340  bodas.  
  10. 10. Página  10  de  11    • Familias   reconstituidas.   Es   una   pareja   en   la   que   existe   algún   hijo   no   común,   procedente   de   una  relación   anterior.   El   porcentaje   de   familias   reconstituidas   entre   parejas   de   hecho   (no   casadas)   es  diez  veces  superior.  Se  espera  que  este  tipo  de  familias  crezca  en  el  futuro  debido  al  aumento  de  las  rupturas  conyugales.  • Nuevos   avances   tecnológicos   de   reproducción.   Los   nuevos   avances   tecnológicos   han   permitido  desarrollar  las  técnicas  de  reproducción  asistida  que  permiten  a  estas  familias  la  posibilidad  de  ser  padres.  Todas  estas  técnicas  de  reproducción  darán  lugar  a  nuevas  familias  que  tendrán  una  serie  de  connotaciones  y  de  características  diferentes  a  las  familias  tradicionales  que  no  plantean  problemas  de  fertilidad.  Las  familias  que  recurren  a  las  TRA  tienen  mayores  probabilidades  de  tener  embarazos  múltiples,  que  se  traducen  en  la  formación  de  familias  numerosas.  • Convivencia  no    parental.  Las  personas  externas  a  la  familia  nuclear  son  las  que  ocupan  la  función  central.  Estas  figuras  externas  a  la  familia  pueden  ser  los  abuelos  que  han  pasado  de  vivir  en  una  familia  extensa,  donde  eran  atendidos,  respetados  y  considerados  como  una  fuente  de  sabiduría  a  la  hora  de  tomar  decisiones,  a  convertirse  en  necesarios  punto  de  apoyo  para  sus  hijos,  especialmente  en  el  cuidado  de  los  nietos  en  horario  laboral.  Cuando  mueren  los  padres  o  cuando  el  progenitor/es  de   una   familia   ha   quedado   incapacitado   por   abandono,   drogas   o   enfermedad,   nos   nietos   suelen  quedar  bajo  la  custodia  o  el  cuidado  de  los  abuelos.  • Rupturas  conyugales  conviviendo  en  el  mismo  domicilio.  Los  elevados  precios  de  las  viviendas  han  motivado  compras  desbordantes  para  las  economías  familiares  durante  el  periodo  de  convivencia  de  la   pareja.   Cuando   deciden   separarse,   las   dificultades   para   poder   vender   los   inmuebles,   obligan   a  muchas   parejas   a   tener   que   convivir   en   el   mismo   domicilio   durante   un   tiempo   determinado,  teniendo  solo  y  exclusivamente  como  vínculo  de  unión  la  vivienda  y  la  hipoteca.  6-­‐  formas  de  parentesco  en  la  construcción  de  la  familia.  El  parentesco  es  el  vínculo  que  une  a  una  persona  con  su  familia  y  es  determinante  en  muchos  aspectos  de  la  vida:  desde  que  se  nace  hasta  que  se  muere,  es  el  vínculo  a  la  hora  de  transmitir,  de  liquidar  bienes,  de  heredar,  de  cobrar  prestaciones  sociales  o  beneficios  fiscales.  El  parentesco  de  una  persona  con  respecto  a  otra  se  determina  por  el  número  de  generaciones  que  las  separan,  cada  generación  es  un  grado  y  la  generación  de  grados  forma  lo  que  se  conoce  como  línea  sucesoria.  El  parentesco  se  puede  producir  de  tres  formas  diferentes:  a) Parentesco  natural.  Por  consanguinidad,  entendida  como  la  elación  de  sangre  que  existe  entre  dos  personas:   los   parientes   consanguíneos   son   los   que   comparten   sangre   por   tener   al   menos   un  ascendiente  común.  La  proximidad  en  el  parentesco  por  consanguinidad  se  determina  por  el  nº  de  generaciones  que  separan  a  los  dos  parientes,  y  se  mide  en  grados,  correspondiendo  cada  grado  a  la  separación   entre   una   persona   y   sus   padres   o   hijos   (ej:   bisabuelos,   abuelos,   padres,   hijos,   nietos,  bisnietos).  b) Parentescos   por   afinidad.   Es   el   vínculo   que   se   establece   entre   un   cónyuge   y   los   parientes  consanguíneos   del   otro   (por   ej:   suegros,   yernos,   nueras).   Por   lo   general,   los   parientes   de   cada  cónyuge  no  adquieren  parentesco  legal  con  los  parientes  del  otro  (ej:  legalmente  los  consuegros  y  los  concuñados  no  son  parientes  aunque  se  traten  como  familia).  c) Parentesco  por  adopción.  Es  la  relación  que  se  establece  entre  el  adoptado  y  el  adoptante,  así  como  entre  el  adoptado  y  la  familia  del  adoptante.  El  parentesco  entre  un  miembro  adoptado  de  la  familia  se   considera   exactamente   igual   que   el   de   un   miembro   de   origen   consanguíneo,   computándose   a  línea  de  parentesco  de  la  misma  forma  que  en  el  caso  de  la  consanguinidad.  6.1-­‐  grados  de  parentesco.  
  11. 11. Página  11  de  11    El  parentesco  se  mide  por  grados  que  se  usan,  entre  otras  cosas,  para  determinar  herederos  y  herencias.  La  sucesión   de   grados   forma   la   “línea   de   sucesión”.   Por   eso,   los   testamentos   y   otros   documentos   como   las  Declaraciones  de  Herederos  son  documentos  importantes  en  la  Genealogía.  La  línea  de  sucesión  puede  ser  recta  o  directa,  formada  por  personas  que  ascienden  o  descienden  unas  de  otras  (abuelos,  padres,  hijos,  nietos),  o  colateral,  formada  por  personas  que  proceden  de  un  mismo  tronco  común  (hermanos,  tíos,  sobrinos).  La  línea  puede  ser  también  descendiente,  liga  a  una  persona  con  aquellas  que  descienden  de  él  (abuelos,  padres,  hijos,  nietos)  o  ascendente,  liga  a  una  persona  con  aquellos  de  los  que  desciende  (nietos,  padres,  abuelos).  El  cómputo  de  los  grados  de  parentesco  se  realiza  de  forma  distinta  según  la  línea  de  sucesión:  En   la   línea   recta   o   directa:   los   grados   se   cuentan   subiendo   hasta   el   ascendiente   o   descendiente   común  dependiendo  de  si  la  línea  es  ascendente  o  descendente.  Así  ,  en  línea  ascendente,  el  hijo  dista  un  grado  del  padre,  dos  del  abuelos  y  tres  del  bisabuelo;  en  la  línea  descendente,  el  abuelo  dista  un  grado  del  padre,  dos  del  nieto  y  tres  del  biznieto.  

×