Los cobra 1

68 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
68
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Los cobra 1

  1. 1. -¿Papa, cuanto falta?- preguntó Izzie intentando hacerse oír entre el ruido del motor y el tintineo del móvil de su madre. -Izzie, cuando lleguemos llegaremos- dijo su padre. -Pero... -Izzie, no seas pesado-exclamo su madre. -Pero es que me aburro, no me gusta viajar en coche. -Haz como tu hermano y juega a la consola. -No tiene batería por culpa de alguien...-exclamó Iz mirando a Oli. -Pues cállate-cortó su madre. Mientras Iz se aburría, Reb leía uno de los muchos libros que llevaba encima, a los que había tenido que elegir entre todos los que llevaba en el camión de las mudanzas. Leía un libro de misterio y aventuras, sus favoritos. Un secuestro y una pandilla de amigos y su pájaro. No lograba entender por que ese libro le había gustado tanto a Oli, ya que era el único que se había leído fuera del colegio ya que no lo dejo hasta acabarlo Oli estaba en su mundo virtual jugando con su PSP, un mundo de carreras alucinantes. No prestaba atención a nada más. Mientras Oli seguía en su mundo, Iz se cansó de mirar por la ventanilla y decidió mirar la PSP de su hermano. De tanta carrera le empezó a doler la cabeza. Dolorido decidió dormir. Mientras dormía, Reb ya se había terminado el libro y soñaba despierta con que haría ella si se encontraba en la situación de los personajes del libro. Pero pasó de soñar despierta a soñar dormida. Reb e Iz dormían y Oli seguía embobado con su consola. Pasado un rato Reb cayó de una nube esponjosa de aventuras a un gran tazón de baches con una "pizca" de mal olor a gasolina. Eso la despertó y de ese busco movimiento tiro su gran montaña de libros que sobresaltó a Oli y despertó repentinamente a Izzie. Ya habían llegado al pueblo en el que tenían previsto establecerse. Al bajar del coche la madre y el padre de los hermanos se pusieron a sacar las cajas que llevaban en el maletero y en la baca mientras que Oli, Reb e Iz esperaban ansiosos al camión de las mudanzas para coger sus bicis y marcharse. Sabían que si no lo hacían pronto sus padres les mandarían que les ayudaran y no les apetecía nada. Querían salir a dar una vuelta por el pueblo, explorarlo, ya que sentían curiosidad. Según Internet, ese pueblo era famoso por sus múltiples pastelerías y panaderías, un oficio muy común allí. Sus padres eran pasteleros y se habían tenido que mudar de su barrio ya que una panadería nueva y muy grande les hacia la competencia y aunque ellos eran muy buenos reposteros tuvieron que cerrar por que no había clientes que compraran sus deliciosos pasteles. Tenían pensado empezar de cero, abrir una nueva pastelería en su nuevo pueblo y esperaban que hay funcionara ya que aunque había muchas pastelerías, el pueblo era grande y mucha gente compraban diariamente pasteles y pan. Ya habían comprado un local que estaba muy cerca de su nuevo hogar y que no tenía ninguna pastelería ni panadería en los alrededores. Estaban muy entusiasmados. Entonces llego en camión de las mudanzas. Los tres chicos se abalanzaron sobre el chico de las mudanzas, que llevaba la llave. Cuando abrió la parte trasera se encontraron con un monton de cajas que ponía frágil, crista, utensilios de cocina... Tuvieron que hacerse un hueco entre todas esas cajas para sacar las bicis. Tuvieron el tiempo justo para montarse e irse pedaleando, ya que su madre ya había empezado a mandarles ordenes: -Reb, tu lleva todos tus libros hacia la entrada. Ah, si antes ir a elegir habitación, luego Izzie llevas esas dos cajas al trastero y Oli tú esas cuatro más pequeñas de ahí. Ten cuidado son... -¡Adiós mama, nos vamos a dar una vuelta!-exclamo Oli.
  2. 2. -Vale pero no tardéis-contesto su madre preocupada por lo que les podía pasar si se perdían y quien, a parte de su marido, la iba a ayudar a desempaquetar todo lo que acababa de traer el camión. Mientras su madre pensaba los chicos ya habían bajado las diferentes cuestas que separaban a su casa del resto del pueblo. Estuvieron dando unas vueltas por el parque tan grande que había detrás de la plaza principal pero no vieron a ningún chico de su edad por que lo que más había era adultos y niños pequeños. Salieron del parque y bajaron a la calle Mayor, donde estaban las casas más ricas y las tiendas más importantes. Hadrón unas vueltas por allí y vieron que en solo esa calle había dos pastelerías y una panadería. Salieron de allí y se fueron hacia las afueras ya que habían leído que allí había un bosque y pretendían explorarlo. Cuándo llegaron Oli dijo: -Chicos, será mejor que volvamos. Es tarde y mama estará preocupada. Para ser nuestro primer día ya hemos visto bastante. -Esta bien.-contestaron Reb y Iz al unísono. Cuando se disponían a salir después de haber visto el bosque Iz exclamó: -¡Eh, mirar ahí hay unos chicos! -¡Y llevan un perro, que mono!-dijo Reb. -Son tres chicos y salen del bosque con un cachorro de Golden Retriever a estas horas, ¿de dónde vendrán?-preguntó Oli -Seguro que solo estaban dando una vuelta. Vamonos que llegamos tarde-advirtió Reb. -Esta bien, quiero elegir habitación.-dijo Oli En cuanto dijo eso los tres se dieron cuenta de que al irse, el primero que llegara a casa elegiría habitación. De repente los chicos se pusieron a pedalear a toda pastilla hacia su casa. Querían elegir y no dormir con ninguno de sus hermanos. Puede que hubiera otros caminos más cortos pero no los conocían y por esa razón Oli y Reb volvieron por el mismo camino por el que habían venido para no perderse pero lo que significaba que tenían que dar una gran vuelta yendo por la calle Mayor, el parque... Cuando bajaban Iz se había ido fijando en los demás caminos y decidió aventurarse por un camino que resulto ser el correcto. En vez de dar tanta vuelta Iz se desvió por una calle que llegaba a la calle Mayor y llego directamente a la casa sin tener que pasar ni por el parque ni tener que subir las cuestas. Cuando Iz ya había elegido cuarto y había subido sus cosas a su habitación Reb y Oli llegaron sudando. -Ha sido más listo y hábil que nosotros hermano.-susurro Rebecca -Si hermana y ahora a elegido cuarto lo que significa que... Reb ya se le había adelantado. Se había dado cuanta de que si Iz ya tenia habitación había una menos que elegir y ya estaba subiendo las escaleras. -Maldita sea.-maldijo Oli mientras subía de dos en dos las empinadas escaleras que llevaban a la planta de las habitaciones. Cuando termino de subir las escaleras se topo con Reb que estaba inmóvil en medio del pasillo. -¿Que te pasa? -Ee ss o l oo Ii z aa...- no le salían las palabras. Oli intrigado entro en la primera habitación que encontró. Allí había una cama de matrimonio, dos grandes armarios empotrados, una televisión, dos mesillas de noche y dos sillas y dos grandes maletas y cinco o seis cajas de mudanza. Lo que significaba que era la habitación de sus padres. Salio y abrió las siguiente puerta. Allí había una cama, una armario, una tele, unas estanterías y... las maletas de Iz. Era su habitación.
  3. 3. Abrió la siguiente y vio que era un poco mas grande que las otras y que tenia unas grandes estanterías en medio de la habitación separándola en dos menos por un hueco para pasar y un estante sin libros como una ventana por el que se ve el otro trozo de cuarto. A Oli le extraño mucho. A parte de eso a cada lado de la habitación había un armario, una tele, una silla y una cama. Oli creyó que la cama sobrante seria para los invitados o que simplemente sobraba. Salio y abrió la siguiente puerta. Se suponía que tenía que ser otra habitación pero también podía ser un baño ya que era raro que en esa planta no hubiera baño. Abrió la puerta. Como suponía, un baño. Sus esperanzas se limitaron a que hubiera otra habitación en la buhardilla. Lo deseaba, lo necesitaba. Subió corriendo por primera vez las ruidosas escaleras que llevaban a la buhardilla. Abrio la puerta y... No. Se lo temia. Alli solo habia estanterias y armarios para guradar libros y utensilios. Era como un trastero pero el cuatruple quitando la gran tele que estaban subiondo con la Play 4 y la Wii y por que dentro de nada iba a estar llena de juguetes, revistas, utensilios de cocina y demás. Pero si hay arriba no habia una habitacion... eso significaba que..¡Tenia que compartir cuarto con Reb! No. Esto era inadmisible. Llegar a una nueva casa son una nueva esperanza y que esa esperanza haya desaparecido en cinco minutos. Bajo apesadumbrado al sotano. Queria ver que iban a hacer sus padres alli. Desde el primer momento se pidieron el sotano por el tema de la pasteleria. Pero cuando bajo Oli acompañado con Izzie, que se lo habia encontrado por el camino, vieron que allí se estaba montando otra pasteleria. Entonces Oli no pudo más y estalló: -¡¡¡¿¿¿Mamaaaaaaaaa, por que estan poniendo tus cosas y las de papa en el sotano???!!! -Se suponia que la pasteleria la ibaias a montar en el local que habiais comprado.- exclamo Iz. -Si pero como vamos mun poco mal de dinero por la mudanza hemos pensado montar una barra aqui y que aqui recojan los clientes que quieran sus pedidos. Será mas rapido y eficaz y para vosotros tiene su parte buena. Nos ayudareis aqui unos ratos y asi os ganareis un dinerillo extra-dijo la madre de los chicos con una sonrrisa radiante. -Esta bien la idea-dijo Iz y mirando a Oli-asi nos ganaremos un dinerillo para cambiarlo por cosas como un cuarto. -¿Que?-pregunto su madre -¡Señora, ¿donde quiere que dejemos estas cajas?!-exclamó un hombre alto como un armario. -Da igual mama, ya te lo contaremos después-replico Oli-que estas muy ocupada con la mudanza. Entonces los dos hermanos subieron a la la planta principal para cotárselo a Reb. Ella seguia intentando comprender que había pasado allí. Había llegado la segunda y tenía que compartir habitación con Oli. Era una pesadilla. Tenía la espaeranza de que en esta nueva casa pudiera tener una hábitacion para ella sola, bueno para ella y para sus libros. Ellos ocupaban más que ella. Eran parte de su vida y si tenía que seguir compartiendo habitacion, uno de los dos iba a salir volando por la ventana. No había suficiente sitio. Y en eso estaba pensando cunado llegaron los chicos y le contaron la noticia. -¡Reb, Reb, ¿sabes lo que están montando en el sótano?!-exclamó Oli -Eh... -Una pastelería diminuta para los que no pueden ir hasta la otra o por que prefieren los pasteles de aqui ya que van a ser diferentes para que la gente tenga su preferido-contesto Iz a toda velocidad sin dejar que ella respondiera. -¿No fastidies?

×