UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA




         FORMACIÓN DE TUTORÍA VIRTUAL




                                               ...
Formación de Tutoría Virtual

                                                                            Autor:
         ...
Virtual Training Tutorial

                                                                             Autor:
           ...
Introducción



   En los últimos años, muchos países han sido testigos de grandes
transformaciones y reformas en sus sist...
claro que los medios por si solos, no mejoran el entorno educativo. Lo harán en
la medida en que se hayan seleccionado ade...
base de datos y ayudas gráficas. Otra función sería el modo interactivo,
logrando así que el computador actúe como un tuto...
excelente o novedosa plataforma tecnología académica para impartir cursos,
pero si el personal académico no cuenta con una...
FORMACIÓN DE TUTORÍA VIRTUAL



   Las transformaciones científicas, tecnológicas, políticas y sociales que vive
la humani...
universidad a distancia sea exitosa en ella debe existir un balance entre la
tecnología de punta y personal capacitado.

 ...
Se necesitan tutores virtuales que asuman el cambio debidamente, con
capacidad para emocionar, despertar e inspirar a los ...
que éstos ejecuten su nivel justo de potencialidad para su aprendizaje, mas allá
de la competencia corriente de habilidade...
virtual; facilitando en primer lugar, una empatía con el aprendiz que promueva
un ambiente de confianza y adaptación en cu...
mediador entre las múltiples comunicaciones generadas por la interacción entre
los alumnos y él.

   Experiencia didáctica...
Sobre el particular, (Ryan y otros, 2000, p.110) consideran que existen
cuatro tipos de roles básicos a desarrollar por el...
del conocimiento cooperativo y colaborativo, por lo que se requiere monitoreo y
moderación de los grupos de trabajo.

   E...
hayamos sido capaces de encontrar un consenso sobre sus principales
problemas y, lo que es más importante, sobre las soluc...
aprendizaje: no basta la constancia de haberlos enseñado; necesitamos la
seguridad de que estos se han adquirido.

   Cuan...
digitales, se ha transitado hacia una preocupación, en los últimos años, por el
“modelo” de Elearning y, en consecuencia, ...
consecuencias, probablemente por la emergencia de la llamada “sociedad de la
información” y las tecnologías de la informac...
contexto para generar un aprendizaje significativo. Y por último, adquirir unas
competencias personales: empatía, asertivi...
Conclusiones



   El impacto de las redes de comunicación sobre la formación y la educación
ha generado uno de los mayore...
En esta segunda generación, los gerentes o expertos curriculares han
hecho mucho énfasis en el modelo de eficiencia y cali...
deben existir reglas análogas para la correcta adquisición de los contenidos por
parte del alumno: él también debe poseer ...
Referencias Bibliográficas



Barberà, E. (2006). Los fundamentos teóricos de la tutoría presencial y en línea:
   una per...
learning. Revista Electrónica Teoría de la Educación. Educación y Cultura en
la Sociedad de la Información. Monográfico 20...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Formacion De Tutoria Virtual

4.632 visualizaciones

Publicado el

En la actualidad, es improcedente seguir ignorando la transformación que ha originado las tecnologías de punta. En esta sociedad de la información, es posible abrir nuevos horizontes hacía la búsqueda del mejoramiento de la calidad de vida. Es por ello, que la educación a distancia debe emprender acciones dirigidas a hacer uso de estas herramientas para lograr aprendizajes significativos.
La facilitación de los aprendizajes en línea en un sistema interactivo a distancia, conlleva una serie aspectos o componentes que deben estar presentes en el proceso formativo del educando. Se podría contar con una excelente o novedosa plataforma tecnología académica para impartir cursos, pero si el personal académico no cuenta con una preparación sólida en tutoría virtual, los avances o resultados en el proceso de enseñanza aprendizaje serían catastróficos en contraste con las exigencias de las nuevas realidades de la era tecnológica educacional.
En ese sentido, este trabajo dará a conocer algunos elementos o componentes para el diseño de un programa formativo que permita la adquisición de conocimientos y experiencias necesarias e imprescindibles para formar parte de un proceso de formación online, que conlleve, más concretamente, a egresar a un tutor virtual de avanzada. Es decir, se hará énfasis en el modelo de eficiencia y calidad, para lo cual se han implementado algunos programas de formación, denominados diplomados, con la finalidad de formar y actualizar al tutor virtual en aspectos básicos que estén relacionados con competencias pedagógicas, comunicacional, tecnológica y de gestión

Publicado en: Educación, Tecnología
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.632
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
176
Acciones
Compartido
0
Descargas
151
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Formacion De Tutoria Virtual

  1. 1. UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA FORMACIÓN DE TUTORÍA VIRTUAL Autor: Dr. Luis Miquilena Piña miquiluis@yahoo.es I Encuentro sobre formación de profesionales a distancia III Encuentro de tecnología instruccional y educación a distancia de la AVED 29 y 30 de Enero de 2009, Maracaibo - Venezuela
  2. 2. Formación de Tutoría Virtual Autor: Dr. Luis Miquilena Piña Resumen En la actualidad, es improcedente seguir ignorando la transformación que ha originado las tecnologías de punta. En esta sociedad de la información, es posible abrir nuevos horizontes hacía la búsqueda del mejoramiento de la calidad de vida. Es por ello, que la educación a distancia debe emprender acciones dirigidas a hacer uso de estas herramientas para lograr aprendizajes significativos. La facilitación de los aprendizajes en línea en un sistema interactivo a distancia, conlleva una serie aspectos o componentes que deben estar presentes en el proceso formativo del educando. Se podría contar con una excelente o novedosa plataforma tecnología académica para impartir cursos, pero si el personal académico no cuenta con una preparación sólida en tutoría virtual, los avances o resultados en el proceso de enseñanza aprendizaje serían catastróficos en contraste con las exigencias de las nuevas realidades de la era tecnológica educacional. En ese sentido, este trabajo dará a conocer algunos elementos o componentes para el diseño de un programa formativo que permita la adquisición de conocimientos y experiencias necesarias e imprescindibles para formar parte de un proceso de formación online, que conlleve, más concretamente, a egresar a un tutor virtual de avanzada. Es decir, se hará énfasis en el modelo de eficiencia y calidad, para lo cual se han implementado algunos programas de formación, denominados diplomados, con la finalidad de formar y actualizar al tutor virtual en aspectos básicos que estén relacionados con competencias pedagógicas, comunicacional, tecnológica y de gestión. Descriptores: formación online, tutoría virtual, educación a distancia. II
  3. 3. Virtual Training Tutorial Autor: Dr. Luis Miquilena Piña Abstract At present, it is improper to ignore the transformation that has created the technology. In this information society, it is possible to open new horizons to the quest for improved quality of life. For this reason, distance education should take action to make use of these tools to achieve meaningful learning. Facilitation of learning in an online interactive system remotely, has a number aspects or components that must be present in the training of learners. You could have an excellent or innovative technology platform to deliver academic courses, but if the academic staff does not have a solid preparation in virtual tutoring, progress or results in the teaching-learning process would be catastrophic in contrast to the requirements of new realities of the age of technology education. In that sense, this will release some elements or components for the design of a training program that will allow the acquisition of knowledge and experience necessary and essential to be part of an online training process, which involves, more specifically, to graduation an advanced virtual tutor. That is, will focus on the model of efficiency and quality, which have implemented some training programs, called graduates with the aim to train and upgrade the virtual tutor in basic aspects that are related to teaching skills, communication, technology and management. Descriptors: online training, virtual mentoring, distance learning. III
  4. 4. Introducción En los últimos años, muchos países han sido testigos de grandes transformaciones y reformas en sus sistemas educativos, incluyendo el surgimiento de nuevos tipos de instituciones con modalidad a distancia, cambios en los patrones de financiamiento y gobierno, el establecimiento de mecanismos para la evaluación y acreditación, reformas de currículum, e innovaciones tecnológicas. Actualmente las tecnologías de la información y la comunicación (TIC`s) están sufriendo un desarrollo vertiginoso, esto está afectando a prácticamente todos los campos de nuestra sociedad, y la educación no es una excepción. Esas tecnologías se presentan cada vez mas como una necesidad en el contexto de sociedad donde los rápidos cambios, el aumento de los conocimientos y las demandas de una educación de alto nivel constantemente actualizada se convierten en una exigencia permanente. La educación a distancia se ha establecido generalmente para atender a una población adulta que aprende y se manifiesta de una manera diferente al alumno de otros niveles e instituciones educativas. El que aprende en la enseñanza a distancia es generalmente una persona madura con una trayectoria vivencial que reúne un conjunto de experiencias, conocimientos, capacidades, hábitos, actitudes y conductas que propicia la participación en su propio proceso de formación, características éstas que reorganizan, valoran y filtran el mejoramiento de los futuros aprendizajes. En el terreno de la comunicación y sus herramientas más modernas, la educación a distancia ha encontrado su mejor soporte. Las nuevas tecnologías operan en un contexto informativo supeditado al papel que juegan las necesidades, los objetivos, contenidos y actividades del destinatario. Dejando 1
  5. 5. claro que los medios por si solos, no mejoran el entorno educativo. Lo harán en la medida en que se hayan seleccionado adecuadamente y tomando en cuenta sus posibilidades. La llegada de la tecnología digital y con ella la informatización y el mundo de los ordenadores personales, así como la aportación de las telecomunicaciones para el tratamiento de la información ha variado substancialmente los procesos de comunicación. De la unión de las telecomunicaciones con la informática emerge la telemática y con ella la diversidad de procesos interactivos a distancia: videotexto, acceso a bancos de datos o de imagen, mensajería, correo electrónico, etc. Las nuevas tecnologías como la informática, la telemática y la mediática, han contribuido a mejorar el proceso de aprendizaje desde una perspectiva global, donde se toma en cuenta elementos importantes como la calidad, la pertinencia y la internacionalización; logrando así, abrir nuevos caminos y nuevas perspectivas en la comunicación para que el hombre pueda intercambiar datos con su sociedad y su entorno. Estos cambios drásticos en la vida cultural del individuo, obliga a rediseñar los modelos educativos tradicionales que aún siguen vigentes en algunos países latinoamericanos. En la actualidad, es improcedente seguir ignorando la transformación que ha originado las tecnologías de punta. En esta sociedad de la información, es posible abrir nuevos horizontes hacía la búsqueda del mejoramiento de la calidad de vida. Es por ello, que la educación a distancia debe emprender acciones dirigidas a hacer uso de estas herramientas para lograr aprendizajes significativos. Ahora bien, el uso de estos medios en el proceso de aprendizaje debe ir acompañado de un efectivo diseño de instrucción, elaborado especialmente para un grupo determinado. Asimismo, es importante indicar que estos medios pueden tener varias funciones académicas; una de ella, es el uso como herramienta para poder manejar procesadores de palabras, hojas de cálculos, 2
  6. 6. base de datos y ayudas gráficas. Otra función sería el modo interactivo, logrando así que el computador actúe como un tutor dotado de habilidades y recursos. Por último, se tiene el modo comunicacional para apoyar la interacción y la cooperación de grupos (Chacón, 1997). Indudablemente, que la aplicación de estos medios en los sistemas de estudios a distancia podrían superar en gran parte los problemas que ha afectado las altas tasas de deserción, la relación horizontal profesor alumno, obsolescencia de los recursos para el aprendizaje y la baja calidad en la formación académica de los docentes y estudiantes. Se estaría en presencia de un cambio de paradigma, que persigue mejoras sustanciales para alcanzar resultados óptimos en el proceso de aprendizaje. No obstante, ante la aparición de nuevas tecnologías, surge la inquietud de la resistencia al cambio. Aún están presentes los temores por enfrentarse a nuevas experiencias, al considerar que estos medios pueden sustituir al conocimiento humano. Asimismo, la falta de conciencia de los entes involucrados en las políticas educativas, no han entendido la importancia que reviste el uso de estos medios como facilitación y administración de los aprendizajes. Por consiguiente, toda esta situación ha retardado la aplicación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en los programas educativos. Esta problemática es evidenciada en el sistema educativo venezolano, lo cual ha impedido una base sólida tanto en la formación del docente como la del estudiante. En primer lugar, se observa que el profesional de la docencia carece de los conocimientos fundamentales para ejercer plenamente una facilitación o tutoría virtual acorde a las exigencias que impone la sociedad del conocimiento. La facilitación de los aprendizajes en línea en un sistema interactivo a distancia, conlleva una serie aspectos o componentes que deben estar presentes en el proceso formativo del educando. Se podría contar con una 3
  7. 7. excelente o novedosa plataforma tecnología académica para impartir cursos, pero si el personal académico no cuenta con una preparación sólida en tutoría virtual, los avances o resultados en el proceso de enseñanza aprendizaje serían catastróficos en contraste con las exigencias de las nuevas realidades de la era tecnológica educacional. En ese sentido, este trabajo gira en torno a aquellos aspectos que el tutor virtual debe tener en cuenta si forma parte de un proceso de formación a través de la red. Es decir, asuntos que estén directamente relacionados con la planificación de una tutoría online, qué tipo de funciones y competencias debe dominar, el uso de herramientas sincrónicas y asincrónicas, o el desarrollo de diferentes estrategias, serán algunas de los temas abordados. De igual forma, se darán a conocer algunos elementos o componentes para el diseño de un programa formativo que permita la adquisición de conocimientos y experiencias necesarias e imprescindibles para formar parte de un proceso de formación online, que conlleve, más concretamente, a egresar a un tutor virtual de avanzada. 4
  8. 8. FORMACIÓN DE TUTORÍA VIRTUAL Las transformaciones científicas, tecnológicas, políticas y sociales que vive la humanidad requieren de organizaciones educativas emprendedoras y comprometidas con las nuevas tendencias gerenciales para enfrentar la realidad. Ante esta situación, las gerencias deben ser modernizadas, con las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC`s), debido a la gran importancia que reviste la telemática e informática que crece sin límites de ningún tipo. Desde épocas remotas, el hombre se las ha ingeniado para mantenerse informado a través de distintos medios y estos les brinda la posibilidad de estar en permanente contacto con los hechos que suceden en su lugar de residencia y en el mundo, permitiéndole estar actualizado e integrado al resto del país (Morales, 2006). Estas tendencias y los cambios dinámicos hacen que las organizaciones educativas, sus directivos y personal académico se debatan en la urgente necesidad de orientarse hacia estos nuevos rumbos, hechos que tienen relevancia no sólo en el ámbito mundial sino también en el plano nacional, regional y local. Por ende, la comunicación e información tienen mucha importancia en el conocimiento para mejorar el funcionamiento de los sistemas educativos interactivos a distancia, pues es una herramienta que ha venido a facilitar la vida y de la cual mucho dependen y hasta se puede sentirse desconectado del mundo cuando no se tiene acceso a ella. Es decir, la tecnología es un medio que facilita a los profesionales de la docencia universitaria mejorar la productividad y eficiencia dentro de la organización, por lo tanto, para que una 5
  9. 9. universidad a distancia sea exitosa en ella debe existir un balance entre la tecnología de punta y personal capacitado. La aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación en educación, implementada por algunos países, debe ser modelo para que los gerentes o planificadores de políticas puedan adoptar este paradigma a las exigencias del país, tomando en cuenta los contextos históricos y culturales de cada región. Por consiguiente, la entrada de las TIC`s trajo algunas implicaciones para la educación superior en la modalidad a distancia; de los cuales, uno de ellos es el reconocimiento de los cambios radicales en las necesidades de capacitación. Ante esta situación, se requieren sistemas educativos a distancia totalmente actualizados en tecnologías de la información y comunicación que le permitan mejorar la productividad y efectividad. Al respecto, González (2003) manifiesta que el docente o tutor debe estar preparado para desarrollar a cabalidad su función, puesto que, actualmente solo cumplen pocas funciones, por que algunos no se encuentran capacitados en un aspecto del conocimiento como lo es la tecnología o avances que ocurren en ella, aspecto que no está inmerso dentro del currículo de formación profesional, de allí este desfase entre la tutoría y tecnología. Por lo tanto, Venezuela por ser un país en vía de desarrollo no escapa a esta realidad, donde se vislumbra un sistema universitario con poca innovación tecnológicas que se hace cada día más evidente, donde la función docente está dando signo de estancamiento en cuanto a la implementación de nuevas estrategias de aprendizajes con apoyo de las TIC`s (López, 2001). Es decir, en una sociedad tan cambiante donde emergen nuevos paradigmas educativos se requieren tutores virtuales profesionalmente, y que estén evolucionando constantemente con las exigencias de la actualidad. 6
  10. 10. Se necesitan tutores virtuales que asuman el cambio debidamente, con capacidad para emocionar, despertar e inspirar a los miembros de la organización la necesidad de poner un esfuerzo en común para el logro de los objetivos establecidos. Es por eso; que La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (2000) en su Art. 110, enfatiza en la necesidad de incorporar al sistema educativo el conocimiento, aplicación y manejo de las innovaciones o nuevas tecnologías para tener acceso al desarrollo general de información. Esto conlleva, capacitar al personal académico y darle las herramientas necesarias para que cumplan a cabalidad con su función en la tutoría virtual. Pero, que se entiende por tutoría. Sobre este término, algunos autores como García Aretio (2001) hacen referencia a la figura de quien ejerce protección, la tutela, de otra persona menor o necesitada. En educación a distancia, la característica fundamental es la de fomentar el desarrollo del estudio independiente, es un orientador del aprendizaje del alumno aislado, solitario y carente de la presencia del docente habitual. Es aquí donde la figura del tutor cobra su mayor significado por cuanto que se hace cargo de su asistencia y ayuda personal, a la vez que es la representación o nexo con la institución. La formación a distancia, a menudo los esfuerzos aislados y solitarios del alumno resultan insuficientes, por lo que se hacen necesarios los apoyos dados por los tutores a ese aprendizaje individual. En ese sentido, Pagano (2008) afirma que la tutoría se entiende como un proceso de ayuda en el aprendizaje contextualizado en el sistema educativo al cual se apoya. Por consiguiente, es necesario que este profesional deba poseer suficientes conocimientos de las materias que tutela y dominio de las técnicas apropiadas que ofrece la educación virtual. En resumen, esta autora define el rol del tutor como el apoyo temporal que brinda a los alumnos para permitir, en un espacio real o virtual, 7
  11. 11. que éstos ejecuten su nivel justo de potencialidad para su aprendizaje, mas allá de la competencia corriente de habilidades que posean y con las cuales ingresan a la situación de enseñanza. En este nuevo paradigma de tutoría, es más importante aprender a aprender, aprender a transformar información a nuevos conocimientos, y aprender a transferir nuevos conocimientos a aplicaciones, que memorizar información específica. Se le otorga primacía a la búsqueda de información, análisis, la habilidad de razonar y de resolver problemas. Además, aptitudes como aprender a trabajar en equipo, propiciar la creatividad, ser hábil y poder adaptarse a los cambios tecnológicos que exige la sociedad del conocimiento. El profesional de la docencia debe estar consciente, que con la puesta en práctica de las TIC`s en la formación universitaria, se estará contribuyendo a fomentar el autoaprendizaje, se podría llegar a más audiencia, los estudiantes estudiarían a su propio ritmo, habría más retención de los contenidos, se ampliarían las perspectivas de los alumnos y se aumentaría la productividad por parte de los profesores. Dejando en entendido, que la educación a distancia es la base fundamental para el estudio independiente, y que las TIC`s sirven de apoyo a esta modalidad educativa. Dentro de esta perspectiva, el tutor virtual debe comenzar de inmediato a transitar con pasos firmes en el nuevo mundo tecnocomunicacional. Y es que, el uso de las TIC´s en la educación a distancia puede lograr despertar el interés en los estudiantes por la investigación científica y posibilitar el mejoramiento de las habilidades creativas, la imaginación, habilidades comunicativas y colaborativas, pudiendo acceder a mayor cantidad de información y proporcionando los medios para un mejor desarrollo integral de los individuos. En un sistema interactivo a distancia, el profesional de la docencia debe poseer como principal característica ser emprendedor en su función de tutoría 8
  12. 12. virtual; facilitando en primer lugar, una empatía con el aprendiz que promueva un ambiente de confianza y adaptación en cuanto a la modalidad a distancia, orientándolo en su metodología. Por ello, el tutor debe conocer los fundamentos de la formación a distancia, las funciones que debe cumplir y las estrategias a emplear en la mediación pedagógica, comunicacional y tecnológica. Todo este conocimiento básico que debe tener el tutor de la educación a distancia, conlleva al constante monitoreo de los progresos de sus alumnos en varios sentidos, al mismo tiempo que, favorecer que éstos los realicen por sí mismos, y también del momento que el aprendizaje se ejecuta en el espacio que media en lo que la persona ya sabe y puede hacer y, lo que selecciona y procesa activamente (con guías didácticas y luego por sí misma) como información significativa para construir un nuevo significado y desarrollar nuevas competencias. Es significativo señalar, que en un sistema interactivo a distancia el tutor virtual debería poseer ciertos atributos que lo diferencie del profesor de una modalidad presencial. En ese sentido, el facilitador on-line se caracteriza, de acuerdo a Pagano (2008), en los siguientes aspectos: Empático: para lograr “sintonizar” con sus alumnos a pesar de la disociación del tiempo y el espacio, característica de los procesos de educación a distancia y de la multiplicidad de estilos personales de los alumnos. Proactivo: para lograr “sortear” los obstáculos y resistencias que se presenten, tanto de tipo tecnológico como humano. Buen anfitrión: pues debe ser quien introduzca y mantenga motivados a los alumnos en esta modalidad. Maestría comunicativa: ya que debe manejar todas las posibilidades y alternativas de comunicación en los distintos soportes, siendo lo más claro posible a fin de no distorsionar la esencia de los mensajes. Debe a su vez ser 9
  13. 13. mediador entre las múltiples comunicaciones generadas por la interacción entre los alumnos y él. Experiencia didáctica: que le permita seleccionar los contenidos y diseñar las actividades más pertinentes para el logro de los objetivos propuestos ajustándose al perfil del grupo de alumnos. Ahora bien, García Aretio (2001) en su transitar por la educación a distancia, determina cuáles son las capacidades que debe poseer un tutor: a) ofrecer las posibilidades del medio ambiente social y de las instituciones sociales como objeto de aprendizaje; b) asesorar al alumno en la organización de su currículo (objetivos, contenidos, recursos y actividades); c) dominar determinadas técnicas y habilidades para tratar de forma específica los contenidos (escritos, videos, audios, informáticos), integrados dentro de las técnicas del diseño curricular; d) ser capaz de organizar otras vías de aprendizaje (lecturas, actividades, etc); e) enseñar al alumno a adquirir técnicas para el diseño instruccional (como método de aprendizaje y de organizar a través de una estructura); f) saber utilizar los medios de comunicación social como instrumentos para alcanzar unos fines, aprovechando todas las posibilidades; g) elaborar diferentes técnicas y procedimientos de evaluación; h) facilitar la posibilidad de que el alumno autoevalúe se propio proceso de autoaprendizaje y; i) facilitar al estudiante diferentes técnicas de recuperación y corrección para el logro de los aprendizajes. La virtualización de la enseñanza en la educación a distancia trae nuevos escenarios formativos acompañado de nuevos roles docentes a asumir, tanto por parte del profesor como por el equipo docente que se sumerja en un proceso formativo online, los cuales podrán considerarse variables determinantes que garanticen la calidad y la eficacia del proceso formativo que se lleve a cabo a través de la red. 10
  14. 14. Sobre el particular, (Ryan y otros, 2000, p.110) consideran que existen cuatro tipos de roles básicos a desarrollar por el profesorado: el rol pedagógico en tanto que se constituye como el eje fundamental en “la creación del conocimiento especializado, centra la discusión sobre los puntos críticos, contesta preguntas, responde a las diferentes contribuciones de los estudiantes y las sintetiza”; el social como la base para la creación de un buen ambiente de colaboración; y el técnico y de dirección para establecer normas de funcionamiento y orientar sobre aspectos técnicos de los recursos disponibles. Figura 1: Roles básicos del profesorado (Ryan y otros, 2000). Indudablemente, no es tarea fácil la función de la tutoría virtual, más aún cuando estamos en una era tecnocomunicacional que ha cambiado las estrategias de y para el aprendizaje en la educación a distancia. Es así, como Pagano (2008) tratando de definir la función del docente en esta modalidad, ha considerado que en relación al rol del tutor virtual se plantean nuevas competencias y habilidades: una de las características esenciales es estar preparado para generar un diálogo efectivo con los participantes y entre los participantes, de modo que se favorezca el aprendizaje activo, la construcción 11
  15. 15. del conocimiento cooperativo y colaborativo, por lo que se requiere monitoreo y moderación de los grupos de trabajo. Esta forma de organización de la formación virtual es lo que permite entender que caracteriza a los nuevos (o quizás ya no tan nuevos) escenarios formativos, lo primero es señalar que el e-learning como modalidad de enseñanza-aprendizaje a través de la red, se configura como un espacio que facilita la interacción tanto entre profesores-alumnos, como entre alumnos- alumnos y alumnos-materiales-profesores (Cabero y Gisbert, 2005), y cuyos elementos más significativos se muestran a continuación: Figura 2: Interacción e-learning (Cabero y Gisbert, 2005). A pesar de contar con una estructura bien fundamentada para justificar la educación a distancia y el impacto que le ha generado las TIC`s en los últimos años, se ha observado que la formación en red o E-learning ha ido ganando adeptos y detractores por igual desde sus primeros escarceos hasta la actualidad, sin que unos y otros (nosotros nos encontramos entre los primeros) 12
  16. 16. hayamos sido capaces de encontrar un consenso sobre sus principales problemas y, lo que es más importante, sobre las soluciones para paliar las indudables dificultades que todavía acompañan todavía a este nuevo paradigma formativo. Hay muchos aspectos que dificultan la plena marcha de la formación online, pero se podría simplificar reduciéndolos a cuatro tipos de factores: diseño defectuoso del entorno y/o las iniciativas formativas, problemas de infraestructura o logística y cultura tecnológica, conflicto de expectativas entre lo que el usuario demanda y las instituciones ofrecen y, por último, la ausencia o incorrecta presencia de factor humano en la formación online. Los tres primeros problemas, por ser importantes, encuentran una solución más inmediata e incluso más sencilla en términos económicos que el último, relacionado con el factor humano. Es erróneo creer que la formación en red consiste en la sustitución de las personas por máquinas, y quizá se haya llegado a creer que esta hipotética sustitución reportaría mejores resultados en términos de aprendizaje. Sin embargo, la realidad es otra, el aprendizaje es el fruto de la interacción entre seres humanos y con un entorno, que lo mismo puede ser la naturaleza, un libro o un objeto de aprendizaje estandarizado para una plataforma de E-learning, y que sin la interacción humana se dificulta enormemente o se imposibilita este proceso. No puede ocultarse un cierto escepticismo o incluso cierta sensación de decepción, cuando analizamos el nivel de satisfacción de los usuarios y los resultados obtenidos en iniciativas formativas de formación online, si nos circunscribimos exclusivamente a los objetivos de aprendizaje realmente alcanzados (Seoane y García, 2007). Porque, lo importante de cualquier intervención formativa, sea del tipo que sea, electrónica, a distancia o presencial, no es otra cosa sino lograr determinados objetivos en términos de 13
  17. 17. aprendizaje: no basta la constancia de haberlos enseñado; necesitamos la seguridad de que estos se han adquirido. Cuando se analizan las causas de este escepticismo (o fracaso) siempre se centra exclusivamente en los factores tecnológicos: los entornos de aprendizaje no son los adecuados, los contenidos digitales no están bien estructurados, etc. En consecuencia, se destinan enormes recursos materiales y humanos para perfeccionar estos elementos con la esperanza de mejorar la experiencia de aprendizaje, sin percatarse de que la solución al problema debe buscarse mirando en otra dirección. Lógicamente, la evolución de estos factores de mediación tecnológica contribuirá a mejorar el contexto, como se mejoraría la experiencia de aprendizaje si se renueva las pizarras, la iluminación o el equipamiento de un aula en un contexto tradicional. Sin embargo, eso no es lo fundamental para lograr una formación de calidad. Y todos recordamos, echando la vista atrás en nuestra experiencia formativa, que nada o muy poco hemos aprendido de los elementos técnicos o logísticos de nuestras escuelas, pero sí mucho con nuestros buenos maestros y nuestros compañeros. Así pues, la tecnología debe mejorarse, pero no podemos caer en la trampa de culpar únicamente a la herramienta por no ser capaces de alcanzar los objetivos deseados. La mediación tecnológica en el E-learning es precisamente eso, un medio, y en todo caso es un error de estrategia formativa el no haber contado con los recursos adecuados, o no haber sido capaces de adaptarnos a los medios disponibles. La herramienta es –o debemos procurar que sea– lo más neutra posible. Si estudia la breve historia del E-learning se puede hablar de dos momentos; es decir, dos generaciones. La primera, estuvo marcada casi exclusivamente por el desarrollo de entornos tecnológicos y contenidos 14
  18. 18. digitales, se ha transitado hacia una preocupación, en los últimos años, por el “modelo” de Elearning y, en consecuencia, a una preocupación por el desarrollo de estrategias de implantación e interoperabilidad de entornos de formación online con un modelo institucional para la universidad, la administración o la empresa. La segunda generación se ubica más por un modelo de eficiencia y de calidad. Se le da mayor énfasis a la importancia del factor humano en la formación online, el cual desempeña un papel crucial, no sólo desde el punto de vista de la planificación y el diseño estratégico, sino especialmente como elemento presente en todos los estadios del itinerario formativo. La redefinición y centralidad de los roles docentes en el E-learning es la característica fundamental de esta fase generacional, en la que actualmente se encuentran muchas instituciones e iniciativas formativas preocupadas realmente por la calidad (Seoane y García, 2007). Se puede considerar, entonces, que la piedra angular que permite explicar el por qué de la decepción que ha suscitado el E-learning hasta ahora está en el factor humano. Esto se debe, en gran parte, a la gran falacia de que la mediación tecnológica ha consistido en la creencia según la cual el papel mediador del profesor en el aprendizaje sería sustituido por la tecnología, cuando en realidad ésta ha de ponerse al servicio del docente, que es quien habrá de seguir desempeñando el principal papel mediador en el aprendizaje. Al respecto, Seoane y García (2007) siguen considerando que ese error, tan generalizado como grave, es la consecuencia de la transmutación de un paradigma formativo por otro de carácter “informativo”. En otras palabras, cabe decir que en el fondo de esta cuestión subyace una enorme confusión entre información y formación. Esta situación no es en absoluto nueva y se ha puesto sobre la mesa al analizar los problemas de otros paradigmas formativos “clásicos”, pero en la formación online se ha llevado hasta sus últimas 15
  19. 19. consecuencias, probablemente por la emergencia de la llamada “sociedad de la información” y las tecnologías de la información y la comunicación, cuya denominación es absolutamente acertada, pero que en su aplicación a la formación parecen haberse dotado subliminalmente de pretensiones formativas. En efecto, un libro, un periódico, Internet o un material audiovisual pueden proporcionarnos información, pero nunca formación. La formación es una actividad específicamente humana que consiste, entre otras cosas, en la interiorización y asunción de determinada información con un propósito significativo. Así pues, como se puede ver, la formación presupone la información, pero es más que eso. Por eso un material didáctico no puede “formar”. Eso sólo puede hacerlo el sujeto, quien se forma al interiorizar, al hacerse consciente del valor del contenido, al construir un universo significativo en su interior o, lo que es más frecuente, que el sujeto se forme gracias a la mediación de otros seres humanos que, bien de manera individual (con un maestro), bien de manera colectiva (en un grupo de alumnos o en el propio contexto social), contribuyen a que la información se convierta en experiencia formativa en la mente del individuo. Todo lo antes expuesto, conlleva a considerar que los tutores virtuales necesitan poseer conocimientos, competencias y habilidades para dar respuesta a las necesidades y a las diferentes tareas que se le irán presentando progresivamente a lo largo de su rol como profesor-tutor. Es por ello, que estos profesionales de la docencia deben asegurar su formación a través de un programa online que contenga curricularmente un componente de iniciación, formación y especialización, que le permita una preparación pedagógica que incluyan la planificación, diseño y evaluación; una preparación técnica e instrumental adaptadas al entorno informático, una preparación de gestión ya que es el enlace entre la institución formadora y los usuarios y; una preparación investigadora que aseguren la adaptación de la materia a cada 16
  20. 20. contexto para generar un aprendizaje significativo. Y por último, adquirir unas competencias personales: empatía, asertividad, madurez, seguridad en las respuestas, calidez y porque no, entusiasmo y soporte emocional, deben ser características personales que pueden contrarrestar el “frío” de la enseñanza virtual. 17
  21. 21. Conclusiones El impacto de las redes de comunicación sobre la formación y la educación ha generado uno de los mayores cambios que haya tenido lugar en las instituciones educativas en las últimas décadas, inclusive con mayor peso y responsabilidad en los sistemas interactivos de educación a distancia. Incluso, podrá llegar a compárasele con la repercusión que tuvo la imprenta para la generalización del conocimiento, la necesidad de la alfabetización por la transformación de una cultura oral a una escrita, y las modificaciones existentes en las funciones y roles a desempeñar en los procesos de instrucción por los agentes participantes en él. En contrapartida, y como podemos observar hoy en día, desde cierta posición histórica, las transformaciones que se apuntaban en la educación por la implantación de los medios audiovisuales y los equipos informáticos de las primeras generación, no han tenido el impacto en el sistema educativo a distancia que desde ciertos sectores inicialmente se nos hacía creer. Tal situación, dio entrada a la segunda generación avanzada, donde el factor humano (directivo-tutor-alumno) cumple una función predominantemente activa para lograr los objetivos de aprendizajes. Pero el problema fundamental al que con frecuencia se enfrentan las iniciativas de E-learning consiste en la ausencia total de un método adecuado para su desarrollo. Al hablar de la “segunda generación” del E-learning hacíamos referencia a un planteamiento estratégico del modelo de formación que requiere la entidad que lo implementa. Esta estrategia determina el “qué” y el “para qué”, pero sólo el desarrollo de una adecuada metodología permitirá desarrollar “cómo” se lograrán los objetivos prefijados. 18
  22. 22. En esta segunda generación, los gerentes o expertos curriculares han hecho mucho énfasis en el modelo de eficiencia y calidad, para lo cual se han implementado algunos programas de formación, denominados diplomados, con la finalidad de formar y actualizar al tutor virtual en aspectos básicos que estén relacionados con competencias pedagógicas, comunicacional, tecnológica y de gestión. Ahora bien, una vez abordadas las posibilidades y exigencias que para la formación reclaman estos nuevos contextos, es importante realizar una serie de matizaciones generales. En primer lugar, que no se debe caer en el error de creer que las redes van a reemplazar diferentes formas de comunicación humana, por el contrario, más bien van a ampliar e incrementar sus posibilidades, y el número de caminos y opciones por los cuales podemos tener relaciones con los demás. Asimismo, la tecnología por si solo nunca reemplazará a la educación a distancia, más bien es considerada como medio de apoyo a esta modalidad educativa. Tampoco, y como ha sido una constante en la historia de la educación, que cada vez que aparecía un nuevo medio, pensábamos que iba a resolver los problemas de formación existentes en ese momento en el sistema educativo, formal o informal, y que él sustituiría al profesor como transmisor de información. En resumen, tenemos contextos, tenemos modelos de interacción y por supuesto tecnología, pero carecemos de métodos para el desarrollo de iniciativas formativas de calidad. Un método no es otra cosa que una guía o unas indicaciones sobre el camino que ha de seguir alguien para lograr unos objetivos determinados. En este caso, el método ha de entenderse en un triple sentido: en primer lugar, como el conjunto de indicaciones y estrategias que se ofrecen al docente para lograr los objetivos del aprendizaje. En segundo lugar, 19
  23. 23. deben existir reglas análogas para la correcta adquisición de los contenidos por parte del alumno: él también debe poseer su método. Por último, puesto que el E-Leaning favorece la construcción social del conocimiento, y el aprendizaje social es con diferencia el más significativo de todos cuantos existen, es necesario dotarse de un método para regular la interacción social con un propósito formativo, máxime cuando nos encontramos en un contexto “no natural” como el de los entornos virtuales de aprendizaje. 20
  24. 24. Referencias Bibliográficas Barberà, E. (2006). Los fundamentos teóricos de la tutoría presencial y en línea: una perspectiva socio-constructivista. In J. A. Jerónimo Montes & E. Aguilar Rodríguez (Eds.), Educación en red y tutoría en línea (pp. 161-180). México: UNAM FES-Z. Cabero, J. y Gisbert, M. (2005). La formación en Internet. Guía para el diseño de materiales formativos. Sevilla, MAD. Chacón, F. (1997). Contribución Pedagógica de las Tecnologías de Computación. URBE, Maracaibo. Constitución Nacional de la Republica Bolivariana de Venezuela (2000). Proyecto de Ley. Caracas. García Aretio, L (2001). La educación a distancia. De la teoría a la práctica.” Barcelona: Ariel. González, M. (2003). Promotores de Cambios Pedagógicos desde un centro de investigación y formación con Tecnología de avanzada en Luz. (PCP. CIFTALUZ). XIX Encuentro Nacional y IV Internacional de Educadores y Educadoras. Ciudad Bolívar, Venezuela López, J. (2001). Nuevos Medios de Comunicación para Intervenir en la Sociedad Mundializada. Disponible en: http.//www.salaprensa.org. Año III. Vol.2 [Consulta: 2005 marzo 11] Morales J (2006). La Nuevas Tecnologías de la Educación. Disponible en: http://www.monografias.com. [Consulta: 2005 marzo 11] Pagano, C. (2008). Los tutores en la EaD. Un aporte teórico. Revista RUSC: Una publicación de la Cátedra de la Unesco de e-learning de la UOC. Vol 4 nº2 [02-01-2008] http://www.uoc.edu/rusc/4/2/dt/esp/pagano.html Ryan, S., Scott, B., Freeman, H. & Patel, D. (2000). The virtual university: the Internet and resoursce-based learning, London: Kogan Page Seoane, A. y García, F. (2007). Los orígenes del tutor: fundamentos filosóficos y epistemológicos de la monitorización para su aplicación a contextos de e- 21
  25. 25. learning. Revista Electrónica Teoría de la Educación. Educación y Cultura en la Sociedad de la Información. Monográfico 2007. Vol. Extraordinario. http://www.usal.es/teoriaeducacion 22

×