Guía para profesores y tutores en
        entornos de aprendizaje virtual




                                            ...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual                                                 2


Índi...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual                                                 3



1. ...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual                                                 4

. Ori...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual                                                 5

    i...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual                                                 6

Carac...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual                                                 7


Cómo...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual                                                 8

     ...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual                                                 9

pedir...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual
10

6. Recursos de comunicación para la tutorización on-...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual
11
         correo a cada uno de sus alumnos al menos un...
Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual
12


La comunicación escrita es importante en la enseñan...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Guia Para Profesores

1.848 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación, Tecnología
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.848
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
10
Acciones
Compartido
0
Descargas
44
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Guia Para Profesores

  1. 1. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual Última actualización de octubre de 2004 Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada Secretariado de Tecnologías y Apoyo para la Docencia Vicerrectorado de Nuevas Tecnologías Universidad de Granada © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  2. 2. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 2 Índice 1. Enseñanza presencial, a distancia y on-line 2. Justificación de la Guía 3. Profesores y tutores en la enseñanza virtual 4. Las funciones del tutor y la actividad dentro del aula virtual 5. El estudiante en el entorno virtual. La participación en el aula 6. Recursos de comunicación para la tutorización on-line © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  3. 3. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 3 1. Enseñanza presencial, a distancia y on-line El uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en la enseñanza ha multiplicado las posibilidades de la oferta académica tradicional. Ahora, las universidades pueden satisfacer las demandas de estudiantes que se veían limitados por su ubicación geográfica o su disponibilidad temporal. De esta forma, las universidades pueden combinar la enseñanza presencial con la formación on-line, en la que se emplea Internet como medio para transmitir información y establecer comunicación síncrona y asíncrona entre los participantes de un curso virtual. En este sentido, cabe distinguir la enseñanza a distancia de la virtual puesto que, si bien ambas no quedan sujetas a limitaciones espacio- temporales, es la segunda la que facilita un sistema de comunicación interactivo y el empleo de recursos educativos multimedia. Uno de los elementos más importantes en la enseñanza virtual, junto a la calidad de los contenidos (Véase la “Guía para la generación de contenidos educativos en entornos virtuales. STAD-CEVUG, Universidad de Granada”), es la interacción que se produce entre los actores (profesores o tutores y estudiantes) del proceso educativo. En la presente Guía nos centraremos en la labor de los profesores y tutores en el entorno virtual, sus funciones y actividades, así como las herramientas con las que cuentan para desarrollar su labor. 2. Justificación de la Guía Con frecuencia, se afirma que el uso de las TIC en la docencia está introduciendo cambios en la formas en las que profesor y alumno se relacionan, así como en las funciones que debe desempeñar el docente en el entorno virtual. En efecto, el papel de los actores cambia, en consonancia con el nuevo modelo de aprendizaje y las posibilidades de comunicación remota. Consideramos, por tanto, esencial ofrecer a profesores y tutores algunas nociones acerca de las herramientas que tienen a su disposición, así como mostrar las novedades que incorporan las clases virtuales y las características de los alumnos en la formación on-line. 3. Profesores y tutores en la enseñanza virtual Los profesores en el entorno virtual dejan de ser instructores directos y pasan a ser facilitadores, ofreciendo al estudiante herramientas y pistas que le ayuden a desarrollar su propio proceso de aprendizaje, a la vez que atiende sus dudas y necesidades. El profesor o tutor puede a su vez ser el autor de los contenidos, aunque normalmente estas figuras quedan claramente diferenciadas. El tutor será la persona encargada de tener un contacto directo con el alumno, predisponiéndolo y asesorándolo en el seguimiento de la asignatura. Es la figura que ha de evitar la desmotivación y el abandono del estudiante en su proceso autoformativo. Las labores del tutor son básicamente cuatro: © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  4. 4. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 4 . Orientación, motivación y seguimiento; . Resolución de dudas (tutorías virtuales); . Evaluación continua; . Definición del plan docente, ésta última en cooperación con el coordinador- profesor responsable de la asignatura. El tutor debe conocer bien la asignatura en cuestión y debe dominar el entorno virtual de aprendizaje, lugar donde se encuentran tanto las materias de estudio, como los materiales y recursos de aprendizaje. Cada materia virtual dispone de una serie de recursos didácticos virtuales, tales como debates, foros de discusión, tutorías por correo electrónico, pizarras virtuales, seminarios virtuales, etc. que el tutor ha de emplear para interactuar con el alumno y motivarlo adecuadamente para lograr el éxito en el proceso de aprendizaje. Además, a la hora de organizar la tutoría telemática, hay que establecer una serie de parámetros tales como: - Ratio tutor/alumno: el número de alumnos de los que es responsable cada tutor. - Tiempo y tipo de respuesta del tutor: el tutor responderá a los alumnos en un plazo de 24 horas y el tipo de respuesta será personalizado, siempre que el contenido de la cuestión planteada y los posibles interesados en una misma respuesta no requieran que ésta se haga pública mediante el tablón de anuncios de la herramienta de tele-formación. 4. Las funciones del tutor y la actividad dentro del aula virtual Como hemos señalado con anterioridad, las tareas del tutor se pueden resumir en las siguientes: orientación, motivación y seguimiento; tareas de resolución de dudas (tutorías virtuales); de evaluación continua y de definición del plan docente, junto con el coordinador-profesor responsable de la asignatura. La mayoría de las funciones del profesor en el aula virtual coinciden con las asignadas en la formación presencial. Así, éste desempeña al menos los siguientes roles: • Director/orientador y posibilitador (facilitador) del aprendizaje El director es la persona que conoce los recursos de los que dispone el entorno y cómo aprovechar su potencial, y es el que facilita a sus estudiantes las directrices para poder disponer de los mismos y hacer un uso adecuado de ellos. • Organizador/dinamizador Los contenidos de un curso no son únicamente textuales, sino que también se ofrecen otros recursos como navegaciones temáticas guiadas, vídeos, foros, chats, etc. Algunas de estas actividades pueden hacerse de forma autónoma por parte del alumno a lo largo del curso, mientras que otras requieren del trabajo en equipo. El tutor es el encargado de establecer el calendario de entrega de las actividades y las citas virtuales conjuntas, así como el que, a la vista de las necesidades del grupo, convoca un encuentro en el foro o hace extensiva una consulta particular a través de correo electrónico al resto del grupo, por el © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  5. 5. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 5 interés que pueda suscitar. El trabajo colaborativo puede llegar a demandar del tutor una gran atención. Además, el tutor tiene que intervenir para promover la participación y aportación de cada uno de los integrantes en la tarea conjunta encomendada. • Fuente de recursos El diseño de los contenidos procurará satisfacer las necesidades de los estudiantes, si bien el tutor deberá completarlos a medida que surjan nuevas demandas. Esto requiere que el tutor conozca bibliografía complementaria y esté familiarizado con técnicas de búsqueda de información en Internet. • Investigador/ informante Mejorar los cursos y contenidos tras la primera edición será posible gracias a la labor del tutor. Él es la persona que puede observar los resultados graduales que obtienen los alumnos, el grado de satisfacción de éstos, la reacción ante las actividades conjuntas o las preguntas más frecuentes que formulan en torno al contenido o metodología del curso. El tutor puede convertirse en una fuente de información privilegiada acerca de la interacción que existe entre alumnos, contenidos y tutoría. • Moderador El entorno virtual es un escenario privilegiado para el desarrollo de modelos de aprendizaje colaborativos. En éstos, la figura del moderador es muy importante a la hora de conducir las actividades grupales y favorecer la participación de los alumnos. Esta función abarca actividades como las siguientes: - introducir el tema en una actividad abierta o de debate, - encauzar el hilo de la discusión, para centrarlo o retomarlo, - sacar conclusiones al final de un tema trabajado conjuntamente o en puesta en común, - invitar a participar a expertos que aporten un punto de vista diferente al de los estudiantes, etc. • Guía Aunque los autores de contenidos son quienes elaboran la guía de estudio o itinerario recomendado para asimilar la materia, el tutor facilitará la interacción entre el alumno y el contenido, y orientará a éste para la consecución de los objetivos de aprendizaje. Por lo tanto, el tutor tendrá que trabajar con los estudiantes y reflexionar con ellos sobre cómo resolver de manera óptima sus necesidades de conocimiento con el material didáctico del que disponen. • Evaluador Junto a los sistemas de evaluación automáticos previstos por el sistema, el tutor tendrá que evaluar de forma continua los resultados de las tareas propuestas y los intercambios comunicativos entre los participantes. © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  6. 6. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 6 Características del tutor El perfil del tutor en la enseñanza virtual reúne las siguientes características: Conoce los contenidos objeto de aprendizaje, tanto el material multimedia e hipermedia de la asignatura, como los recursos de apoyo para satisfacer las demandas de los estudiantes. Es conveniente que posea conocimientos actualizados sobre fuentes alternativas de información sobre la materia o contenido del curso virtual. Está familiarizado con las posibilidades del entorno on-line. Esto incluye, de un lado, habilidades para la búsqueda y evaluación de información en medios en la que ésta es cuantiosa (Internet) y, de otro, conocimiento de los instrumentos de comunicación posibles a través de la red. Conoce las teorías sobre la enseñanza-aprendizaje en los sistemas abiertos y a distancia y es consciente de la relación que se establece entre el tutor y sus alumnos mediante canales de comunicación como el del correo electrónico, donde la atención es individualizada. Esto requerirá un nivel de dedicación y esfuerzo mayor que el de una clase presencial, donde el profesor ofrece una dedicación grupal, aunque presencial. 5. El estudiante en el entorno virtual. La participación en el aula No todas las personas que se inscriben en un curso virtual tienen los mismos conocimientos y habilidades informáticas. De hecho, un buen curso debiera ser aquél en el que las exigencias tecnológicas quedan totalmente supeditadas a las propias del contenido y la metodología de la formación. En este sentido, un curso virtual no presenta grandes dificultades, ya que los conocimientos informáticos y de navegación que se le suponen al alumno son de un nivel básico (usuario) y el tutor recibe previamente formación para el manejo de las herramientas propias en la plataforma (software) de tele-formación. Tras los momentos iniciales de contacto con el entorno virtual, el mayor o menor grado de participación del alumno no va a depender tanto de los aspectos tecnológicos como de los metodológicos, supuesto el interés inicial del estudiante por la materia objeto del curso virtual. A partir de este momento, la labor del tutor es de máxima importancia y su actitud debe estar presidida por el entusiasmo, la constancia y la atención a sus alumnos y a las múltiples interacciones que se producen en un entorno en el que se privilegian los canales de comunicación. Para que sea más fácil la tarea de tutoría, conviene conocer fórmulas para dinamizar grupos en entornos de aprendizaje virtual y estimular la participación de los alumnos. © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  7. 7. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 7 Cómo dinamizar a los alumnos de un curso virtual Sin ánimo de ofrecer una lista cerrada de consejos para el tutor, sí nos atrevemos a hacer al menos las siguientes sugerencias que, a buen seguro, le ayudarán a desempeñar su compleja actividad en el aula virtual: o Hay que provocar el interés del grupo desde el comienzo del curso y mantenerlo en cada una de las sesiones formativas. Sin interés, obviamente, la participación es casi imposible. Para mantener el interés del alumno en la materia, es oportuno dar un sentido al trabajo diario, relacionándolo con el que se hizo el día anterior y con el venidero. Es necesario que el alumno sepa por qué y para qué está trabajando para evitar la desmotivación y canalizar el interés a través de la participación. o Debemos reconocer los conocimientos previos del alumno en la materia y, a partir de éstos, sustentar el desarrollo de la sesión formativa que competa. Si apoyamos nuestras explicaciones en esos conocimientos o en esas experiencias, aunque sean nociones muy básicas del tema o incluso confusas, nos estamos asegurando el interés de los alumnos en la cuestión a través de la identificación personal con la misma. o Cuando nos enfrentemos a una explicación en una sesión síncrona (a través del chat, por ejemplo), debemos buscar la interacción con el alumnado para comprobar si éste sigue dicha explicación. Normalmente, cuando el tutor formula una pregunta al grupo en general, suele encontrarse con un enorme silencio como respuesta. Por eso es más útil terminar la explicación formulando algunas preguntas relacionadas con lo que acabamos de exponer dirigidas a alumnos concretos. De esta forma, es más probable que otros alumnos discrepen con las soluciones de sus compañeros y se decidan a realizar preguntas a su vez, iniciando así un debate sobre la materia. Otras fórmulas que suelen dar buen resultado son: - Pedir a un alumno que resuma la información que acaba de facilitar el formador o alguno de sus compañeros, lo que nos permite evaluar si los alumnos comprenden sin dificultad la materia. - Proponer al grupo, tras la exposición de la materia, realizar una actividad en la que tenga que aplicar la información que acaba de recibir. En la translación de los conocimientos teóricos a la práctica surgirán dudas que estimularán la participación de los estudiantes. Como vemos, las actividades grupales son una de las mejores formas para lograr el interés de los alumnos, potenciar su participación y evitar la sensación de aislamiento propia de la enseñanza a distancia. Actividades participativas Las actividades incluidas en el contenido educativo se pueden distinguir, según el público al que se dirijan, de la manera que sigue: Individuales. En parejas. En grupo. Comunitarias o de puesta en común. Teniendo en cuenta el momento de realización de las mismas, éstas podrán ser: © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  8. 8. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 8 Síncronas o en tiempo real. Asíncronas o, lo que es lo mismo, en diferido. El tiempo de dedicación que exigen unas y otras a los estudiantes y al tutor es muy diferente. En la interacción grupal hay que tener muy en cuenta el tiempo de organización que éstas conllevan. Dentro de este tiempo, hay que contabilizar desde el establecimiento de un calendario consensuado, hasta la misma puesta en común y la evaluación de los resultados. Entre las actividades participativas, hay que destacar las de carácter grupal que, aún requiriendo mayor tiempo de preparación por parte del tutor, son las que mejor logran despertar el interés del alumno y su motivación. Tareas de grupo: algunas sugerencias Las actividades colectivas en un entorno virtual requerirán del tutor una planificación previa, así como el conocimiento de las posibles respuestas por parte de los alumnos y cierta habilidad para reaccionar correctamente ante las mismas. Algunas sugerencias en este terreno podrían ser las siguientes: - Cuando se organice una actividad conjunta en el aula virtual, es importante que todos los participantes sepan en qué consiste, cuáles son los objetivos que deben alcanzar con ella y cuáles las reglas del juego. - Al iniciarla, deberán estar convencidos de la utilidad e importancia que esa actividad tiene para lograr los objetivos de aprendizaje fijados en el curso. Esto evitará el desinterés o apatía hacia la misma. - Las actividades se plantearán de tal forma que los alumnos puedan obtener la sensación de éxito sin esperar a llegar al final, de tal forma que no cunda el desánimo por falta de estímulos positivos. Cómo responder a las aportaciones de los alumnos La respuesta adecuada del tutor a las aportaciones que hagan los alumnos es crucial a la hora de determinar el interés que el alumno percibe acerca de cómo se están evaluando y atendiendo sus necesidades de aprendizaje. La respuesta puede suponer tanto un estímulo o aliciente como un elemento desmotivador. Algunas sugerencias para ofrecer respuestas asertivas y estimulantes son: - Prestar atención a la aportación del participante, elegir dentro de la misma aquellos argumentos o ideas que mejor encajen con el tema objeto de aprendizaje y valorar la aportación según la evolución del estudiante y no por comparación con el ritmo o nivel general del grupo. - Evaluar el momento en el que se encuentra el grupo: las reacciones del tutor en el comienzo del curso son muy importantes, pues van a servir para detectar qué alumnos necesitarán apoyo especial a lo largo del curso y para que el grupo en general perciba que la atención es completa e individualizada. - Si la aportación de un alumno no es correcta, lo orientaremos de forma precisa para que pueda corregir su aportación; si ésta fuese confusa, antes de valorarla le © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  9. 9. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 9 pediremos una explicación complementaria. Cuando la aportación del estudiante sea valiosa para el grupo, le pediremos que nos explique a todos el camino que ha seguido hasta llegar a esa conclusión. - Siempre tendremos una actitud asertiva para estimular a un alumno que se esfuerza a seguir adelante, aunque no siempre consigue acertar. De igual modo, sabremos combinar el refuerzo a cada uno de los participantes con el estímulo al grupo en general. - Cuando el tutor reformula la aportación de un alumno respetando el contenido esencial de la misma, está mostrando el interés y la valía que dicha aportación ha tenido. Así mismo, en ocasiones la aportación puede ser interesante para todos y se puede discutir en grupo, lo cual reforzará positivamente al autor de la misma siempre que nos aseguremos de que el grupo va a reaccionar de forma objetiva. © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  10. 10. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 10 6. Recursos de comunicación para la tutorización on-line Como hemos visto hasta ahora, las herramientas de comunicación son imprescindibles para el desarrollo de las funciones del tutor y para favorecer la interacción del mismo con los alumnos y la de éstos entre sí. Dominar los diferentes recursos de comunicación de los que dispone la plataforma WebCT es fundamental para el tutor si éste busca desarrollar con soltura y autonomía la gestión, organización y coordinación de las actividades del curso virtual. Las herramientas de comunicación pueden ser diferenciadas según coincidan o no en el tiempo los interlocutores. o Síncronas: la interacción de los actores está sujeta a la coincidencia temporal. Este es el caso del chat y la pizarra interactiva. o Asíncronas: no requieren coincidencia entre los actores del proceso educativo. De este tipo son las herramientas del foro de debate, el correo electrónico y calendario. Foro En este medio de comunicación asíncrono, tanto el profesor como los alumnos pueden editar mensajes para que los vean la totalidad de participantes en el curso. Todos los mensajes quedan almacenados y dispuestos en el orden cronológico en el que se produjeron las intervenciones. Cómo utilizarlo. Es conveniente emplear el foro al menos cada dos días. En él se pueden publicar, entre otros, avisos sobre cuestiones académicas relacionadas con el curso; orientaciones acerca del estudio; las preguntas más frecuentes que los alumnos realizan al tutor de forma individual; temas de debate de interés para el curso y temas relacionados con los diferentes grupos de trabajo que se pongan en marcha. Los avisos sobre fechas de entrega de actividades o similares es preferible que se hagan a través de la herramienta Calendario. El tutor deberá velar por que el tono y estilo de los mensajes publicados sea el adecuado y, especialmente al principio del curso, por mantener activo el foro, pese a la timidez inicial de los alumnos. Correo electrónico privado Al igual que el medio tradicional, este correo posibilita la comunicación privada entre los participantes del curso. Desde el Foro, la opción “privado” permite responder al mensaje directamente al correo electrónico de quien lo publicó, sin que el resto de participantes en el curso tengan acceso a esa respuesta. El correo de WebCT es interno a la plataforma, pero puede ser configurado para que envíe un mensaje de aviso a nuestra cuenta de correo de Internet cada vez que se produzca una nueva entrada. Cómo utilizarlo. Es el canal idóneo para hacer llegar al alumno información académica de índole personal u orientaciones específicas en relación con su ritmo de aprendizaje. El tutor procurará responder a los mensajes que le envíe el alumno en un plazo medio de 24 horas. Independientemente de esto, el tutor enviará un © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  11. 11. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 11 correo a cada uno de sus alumnos al menos una vez cada quince días para mostrarle el seguimiento de su estudio y respaldo. Si los alumnos saturan los correos con preguntas sobre los contenidos del curso, el tutor los animará a hacer públicas y comunes sus dudas a través de herramientas como las del foro, para que ellos mismos puedan responderse entre sí, fomentando de esta manera el sentimiento de integración en la comunidad virtual. Calendario Se trata de un calendario mensual en el que el tutor -y los alumnos si éste lo cree conveniente- puede insertar todo tipo de avisos, como fechas de pruebas o actividades comunes en el chat o la pizarra. Funciona como una agenda personal para el alumno. Cómo utilizarlo. Todos aquellos eventos que se conozcan con antelación se insertarán en el calendario, especialmente aquellos que ayuden al alumno a organizarse la distribución de tareas en el tiempo. Chat Se trata de un recurso de comunicación en tiempo real que requiere de la participación de los interlocutores en el mismo momento. En WebCT existen cuatro habitaciones de charla de propósito general cuyas conversaciones quedan registradas para que el profesor pueda consultarlas tantas veces como quiera. Cómo utilizarlo. Para que su uso sea óptimo, es recomendable que el profesor elabore un guión de los contenidos que pretende abordar a lo largo de la conversación, procurando así mismo que el grupo de alumnos no sea excesivo (la media adecuada es de diez personas). La cita (día y hora) para el chat será anunciada con suficiente antelación y procurará adaptarse a las necesidades de los participantes. Pizarra interactiva Es una herramienta de comunicación síncrona que nos permite incluir y modificar texto, imágenes o dibujos en tiempo real Cómo utilizarlo. Los profesores, tutores y alumnos pueden utilizar la pizarra en los foros de debate en línea y en las tutorías personalizadas. Esta herramienta resulta especialmente útil para dibujar y visualizar diagramas en tiempo real. Cómo editar mensajes © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia
  12. 12. Guía para profesores y tutores en entornos de aprendizaje virtual 12 La comunicación escrita es importante en la enseñanza presencial y fundamental en la educación virtual. Las herramientas de comunicación síncrona y asíncrona del chat y foro y correo electrónicos, respectivamente, requieren que los interlocutores intercambien sus mensajes a través de textos. Creemos conveniente recordar algunas pautas para editar mensajes con el fin de que éstos cumplan de la mejor forma posible la función comunicativa que persiguen: - Si se ha iniciado un debate en el foro, no desvíe el tema mediante su mensaje (en inglés esta acción se denomina off-topic) intentando llevar el intercambio de opiniones a un terreno distinto. Si lo cree conveniente, ayude a encauzar la discusión sin que ello suponga un alejamiento de la misma. - Al enviar su primer mensaje al foro o a la lista de correo de los alumnos, dirija un saludo a los integrantes del grupo y preséntese de forma sencilla y honesta, para que los alumnos adquieran desde el primer momento confianza en su tutor. - Asuma sus errores. Si ha habido algún tipo de malentendido o falta por su parte, es importante asumirla. El orgullo por escrito es más elocuente que el orgullo transmitido verbalmente. - Actúe como mediador para evitar enfrentamientos entre los alumnos que intercambian mensajes en un foro o chat. Las reglas que deben respetar todos los participantes son las siguientes: 1. Ser cortés y no emplear expresiones coloquiales que pueden ser mal interpretadas. 2. Respetar las propias normas que se hayan marcado para el chat o foro específicos. 3. Tratar a todos los participantes con respeto. - Envíe al foro mensajes concretos. Esto ayudará a tratar en profundidad y sin dispersión el tema objeto de debate. - Utilice correctamente la línea Asunto. No haga de la línea Asunto (Subject) del E-mail la mitad del texto del mensaje. No emplee palabras alarmistas del tipo "Ayuda!" o "SOS". Resuma en dos o tres palabras el tema del mensaje para que ofrezca una idea justa sobre el contenido del mismo. - Para dinamizar un debate en el foro, es conveniente enviar mensajes que incluyan aportaciones propias sobre el tema. No se debe preguntar al grupo cosas como: ¿por qué nadie habla de tal tema? Si deseamos encauzar el debate en torno a una cuestión, es importante que se aporte una opinión lo suficientemente flexible como para que ésta no condicione a los participantes y estimulante para que los anime a intervenir. - Si desea transmitir emociones, puede hacerlo también empleando los iconos conocidos como “emoticones” [:-)]. Sirven además para evitar malas interpretaciones de comentarios sarcásticos o irónicos que no buscaban la burla, si no un toque de humor en el mensaje. - No escriba textos en mayúsculas, pues equivale a gritar o elevar la voz en la conversación. Además, los mensajes escritos completamente en mayúsculas son más incómodos de leer. - No presione al grupo. Si considera que sus indicaciones no están siendo correctamente seguidas, explique cortésmente cómo desea que transcurran las intervenciones y razone su malestar. © Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. Secretariado de Tecnologías para Apoyo a la Docencia

×