Lección 11 para el 12 de marzo de 2011
“ ¿De quién son los lamentos? ¿De quién los pesares?  ¿De quién son los pleitos? ¿De quién las quejas?  ¿De quién son las ...
“ El consumo de bebidas alcohólicas tiene el efecto de debilitar el cuerpo, confundir la mente y degradar las facultades m...
“ El efecto del té y del café, como se ha mostrado hasta ahora, tiene la misma tendencia que el del vino y la sidra, el li...
“ En cuanto al té, al café, al tabaco y a las bebidas alcohólicas, la única conducta exenta de peligro consiste en  no toc...
ADICCIÓN AL SEXO La Biblia nos enseña que toda relación sexual fuera del matrimonio es ilícita, un camino hacia la adicció...
“ Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que co...
Nuestra actitud debe ser la de José: Tomar la firme decisión de no pecar contra Dios, y huir de la tentación. “ No hay otr...
“ Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos”  (Efesios 5:3) ...
“ Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que e...
“ Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; no me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario; no sea que me sacie...
“ Satanás ha inventado muchas formas de dilapidar los medios que Dios ha dado. Los juegos de naipes, las apuestas, los jue...
¿Qué podemos hacer para vencer la ludopatía? <ul><li>Admitir que tenemos un problema serio. </li></ul><ul><li>Dejarlo de i...
El deseo intenso de llegar a ser más hermoso/a, o de sentirse aceptado por los que te rodean tiene el riesgo de ser adicti...
¿Qué podemos hacer para vencer la obsesión por el aspecto físico? “ Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentoso...
“ El Señor desea que comprendáis la posición que ocupáis como hijos e hijas del Altísimo, hijos del Rey Celestial. El quie...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

2011 01-11 powerpointsef

493 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Noticias y política
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
493
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

2011 01-11 powerpointsef

  1. 1. Lección 11 para el 12 de marzo de 2011
  2. 2. “ ¿De quién son los lamentos? ¿De quién los pesares? ¿De quién son los pleitos? ¿De quién las quejas? ¿De quién son las heridas gratuitas? ¿De quién los ojos morados? ¡Del que no suelta la botella de vino ni deja de probar licores! No te fijes en lo rojo que es el vino, ni en cómo brilla en la copa, ni en la suavidad con que se desliza; porque acaba mordiendo como serpiente y envenenando como víbora. Tus ojos verán alucinaciones, y tu mente imaginará estupideces. Te parecerá estar durmiendo en alta mar, acostado sobre el mástil mayor. Y dirás: &quot;Me han herido, pero no me duele. Me han golpeado, pero no lo siento. ¿Cuándo despertaré de este sueño para ir a buscar otro trago?&quot;” Proverbios 23:29-35; NVI
  3. 3. “ El consumo de bebidas alcohólicas tiene el efecto de debilitar el cuerpo, confundir la mente y degradar las facultades morales. Impide a los hombres comprender la santidad de las cosas sagradas y el rigor de los mandamientos de Dios. Todos los que ocupaban puestos de responsabilidad sagrada debían ser hombres estrictamente temperantes, para que tuviesen lucidez para diferenciar entre lo bueno y lo malo, firmeza de principios y sabiduría para administrar justicia y manifestar misericordia. La misma obligación descansa sobre cada discípulo de Cristo” CONSECUENCIAS ESPIRITUALES DEL CONSUMO DE ALCOHOL Elena G. de White, Conflicto y valor , 5 de abril
  4. 4. “ El efecto del té y del café, como se ha mostrado hasta ahora, tiene la misma tendencia que el del vino y la sidra, el licor y el tabaco. El café comporta una complacencia dañina. Si momentáneamente excita la mente a una acción inusitada, el efecto posterior es agotamiento, postración, parálisis de las facultades mentales, morales y físicas. La mente se enerva, y a menos que por un esfuerzo determinado se venza el hábito, la actividad del cerebro se disminuye en forma permanente. Todos estos productos irritantes de los nervios están agotando las fuerzas vitales, y la inestabilidad causada por los nervios destrozados, la impaciencia, la debilidad mental, llegan a ser un elemento de combate, que antagoniza con el progreso espiritual. ¿No debieran, pues, los que defienden la temperancia y la reforma, estar alerta para contrarrestar los males de estas bebidas perjudiciales? En algunos casos es tan difícil quebrantar el hábito de beber té y café, como para el alcohólico terminar con el uso del alcohol. El dinero gastado en té y café está más que malgastado. Estos sólo perjudican al que los usa, y esto en forma continua. Los que emplean té, café, opio y alcohol pueden a veces vivir hasta una edad avanzada, pero este hecho no es ningún argumento en favor del uso de estos estimulantes. Lo que estas personas debían haber realizado, pero dejaron de lograrlo, debido a su hábito intemperante, sólo lo revelará el gran día de Dios” Elena G.de White, Consejos sobre el régimen alimenticio , pp. 506-507
  5. 5. “ En cuanto al té, al café, al tabaco y a las bebidas alcohólicas, la única conducta exenta de peligro consiste en no tocarlos, ni probarlos, ni tener nada que ver con ellos … Los que intenten romper con estos estimulantes los echarán de menos por algún tiempo, y sufrirán por falta de ellos; pero si perseveran, llegarán a vencer su ardiente deseo, y dejarán de echarlos de menos. La naturaleza necesita algún tiempo para reponerse del abuso a que se la ha sometido; pero désele una oportunidad, y volverá a rehacerse y a desempeñar su tarea noblemente y con toda perfección” Elena G.de White, Consejos sobre el régimen alimenticio , p. 516 ¿Qué podemos hacer para vencer estos hábitos?
  6. 6. ADICCIÓN AL SEXO La Biblia nos enseña que toda relación sexual fuera del matrimonio es ilícita, un camino hacia la adicción: fornicación, adulterio, prostitución, homosexualidad, … La adicción al sexo incluye también otras formas de perversión: masturbación, pornografía, cibersexo, … “ Aléjate de la adúltera; no te acerques a la puerta de su casa” (Proverbios 5: 8 NVI) (ver también Proverbios 5:3-14) “ ¿No saben ustedes que los que cometen injusticias no tendrán parte en el reino de Dios? No se dejen engañar, pues en el reino de Dios no tendrán parte los que se entregan a la prostitución, ni los idólatras, ni los que cometen adulterio, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los que roban, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los ladrones” (1ª de Corintios, 6: 9 DHH) Dios creó el sexo como algo bueno para nosotros. Pero todo abuso de él, incluso dentro del matrimonio, es pecado.
  7. 7. “ Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo. ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios” (1 Corintios 6:18-20; NVI Al cometer inmoralidad sexual, no solo pecamos transgrediendo el séptimo mandamiento y acarreando dolorosas consecuencias contra nuestros prójimos y contra nosotros mismos, sino que deshonramos a Dios.
  8. 8. Nuestra actitud debe ser la de José: Tomar la firme decisión de no pecar contra Dios, y huir de la tentación. “ No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?... Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió” (Génesis 39:9, 12) ¿Qué podemos hacer para vencer estas adicciones?
  9. 9. “ Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos” (Efesios 5:3) “ Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (Lucas, 12: 15)
  10. 10. “ Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría” (Colosenses 3:5) La historia del joven rico (Marcos 10:17-27) nos enseña cómo el amor al dinero nos aleja de Jesús. Pablo nos dice que la avaricia es una forma de idolatría y, como tal, nos separa de Dios. “ porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Timoteo 6:10)
  11. 11. “ Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; no me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario; no sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, y blasfeme el nombre de mi Dios” (Proverbios 30:8-9) ¿Qué podemos hacer para vencer el amor al dinero? El problema no está en el dinero, sino en AMAR al dinero. La solución es, por tanto, amar más a Dios, y pedirle que nos dé el dinero que Él sabe que necesitamos. Solamente Dios puede hacer que cambien nuestras inclinaciones. “ Inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la avaricia” (Salmo 119:36) “ Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” (Hebreos 13:5)
  12. 12. “ Satanás ha inventado muchas formas de dilapidar los medios que Dios ha dado. Los juegos de naipes, las apuestas, los juegos de azar, las carreras de caballos y las representaciones teatrales son invenciones suyas, y él ha inducido a los hombres a promover estas diversiones con tanto celo como si estuvieran ganándose la preciosa dádiva de la vida eterna. Los hombres gastan sumas inmensas en estos placeres prohibidos, y como resultado su capacidad, que ha sido comprada con la sangre del Hijo de Dios, es degradada y corrompida. Las facultades físicas, morales y mentales que se han recibido de Dios y que pertenecen a Cristo, son utilizadas celosamente al servicio de Satanás y para alejar a los seres humanos de la justicia y la santidad” Elena G. de White, Consejos sobre mayordomía cristiana , pp. 140-141
  13. 13. ¿Qué podemos hacer para vencer la ludopatía? <ul><li>Admitir que tenemos un problema serio. </li></ul><ul><li>Dejarlo de inmediato. </li></ul><ul><li>Buscar refugio en un grupo de ayuda. </li></ul><ul><li>Mantenernos lejos de cualquier estímulo que nos atraiga al juego. </li></ul><ul><li>Fortalecer la autoestima. </li></ul><ul><li>Lo principal y más importante: tener una comunión constante con Dios y aferrarse a sus promesas de sanidad en la lucha contra cualquier tentación. </li></ul>“ No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Corintios 10:13)
  14. 14. El deseo intenso de llegar a ser más hermoso/a, o de sentirse aceptado por los que te rodean tiene el riesgo de ser adictivo. ¿Hasta qué extremo llega nuestra obsesión con: el vestido, la alimentación, la cosmética, el ejercicio, el cuidado de nuestra apariencia corporal, …? Debemos mantener nuestro cuerpo en buen estado, limpio y con buena apariencia; pero es erróneo convertir esto en una obsesión (un ídolo) “ Cuando dedicáis un tiempo precioso para acicalar vuestro atavío, recordad que el Rey de gloria vestía una túnica simple e inconsútil. Vosotros que os fatigáis adornando vuestras personas, recordad por favor que Jesús con frecuencia estaba cansado por el incesante y arduo trabajo y la abnegación y el sacrificio propio para bendecir a los dolientes y necesitados… Debido a nosotros, él derramó sus oraciones ante su Padre con fuertes lamentos y lágrimas. Justamente para salvarnos del orgullo y el amor a la vanidad y de los placeres en que ahora incurrimos, que nos alejan del amor de Jesús, se derramaron esas lágrimas y el rostro de nuestro Salvador fue marcado por el dolor y la angustia más que el de cualquiera de los hijos de los hombres” Elena G. de White, Testimonios , t. 3, pp. 418-419
  15. 15. ¿Qué podemos hacer para vencer la obsesión por el aspecto físico? “ Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1 Pedro 3:3-4) Adornarnos con las cualidades cristianas que da el Espíritu Santo. “ Vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne” (Romanos 13:14) “ Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia” (Colosenses 3:12)
  16. 16. “ El Señor desea que comprendáis la posición que ocupáis como hijos e hijas del Altísimo, hijos del Rey Celestial. El quiere que viváis en estrecha relación con él... Decidíos de parte del Señor. Si queréis estar bajo la bandera ensangrentada del Príncipe Emanuel, realizando fielmente su servicio, necesitáis no ceder nunca a la tentación, porque hay Uno a vuestro lado que puede manteneros sin caer” Elena G. de White, A fin de conocerl e, 13 de julio

×