Objeto del Derecho:
Derechos Personales
Las Obligaciones.
René Ramos Pazos
LAS OBLIGACIONES.1
Generalidades.
Nuestro ordenamiento jurídico contempla dentro de los denominados derechos
subjetivos, a...
por tanto no tienen más limitación que la ley, el orden público o la moral (numerus
apertus).
Críticas a la concepción clá...
Derecho de prenda general de los acreedores. Tal denominación es inadecuada ya que el
derecho de prenda es un derecho real...
resultan obligadas recíprocamente, tendrán el carácter de acreedor y deudor, de sus
respectivos derechos y obligaciones. L...
Para que exista obligación, ¿Debe la prestación tener contenido patrimonial
(pecuniario)?
Se ha discutido respecto de la e...
c.- Delito (civil): Es el hecho voluntario que causa dalo, ejecutado con esa expresa
intención. (Con dolo, es decir, con e...
Clasificación de las obligaciones.
I.- Nuevas categorías de obligaciones:
1.- Obligaciones de medio y de resultado:
1, a.-...
II.- Clásicas categorías.
1.- Según su eficacia pueden ser: Civiles o naturales (Art. 1470 C.C.)
Las obligaciones naturale...
iii.- Situación del deudor que paga más allá de lo que debe por gozar de beneficio de
inventario (Art. 1247 C.C.) o del be...
Las primeras son aquellas que tienen un defecto en su origen y por ello son rescindibles o
susceptibles de ser declaradas ...
esta norma, pues el comprador no podría obtener la tradición de la cosa, porque el
conservador de bienes raíces respectivo...
1º Que cumpla con las exigencias generales de todo pago.
2º Que sea hecho voluntariamente por el deudor, es decir, de mane...
indeterminadamente un individuo de una clase o género determinado”, además agrega que
el género no perece. La importancia ...
obligaciones de dar, pero otros, que son de hacer. La importancia de determinar si las
obligaciones de entregar pertenecen...
de los primeros, señala que son aquellos en que es necesaria la tradición. Pero no en todo
contrato real es necesaria la t...
1.- Por un lado, sirve de instrumento de cambio, lo que significa que a través de él se
pueden adquirir bienes atendiendo ...
- La ley no ha prohibido ni tampoco autorizado en forma general, la reajustabilidad de las
obligaciones de dinero, por tan...
obligación pactadas en unidades de fomento, el interés corriente para operaciones no
reajustables, también se ha fallado q...
de ellas. En cuanto a la responsabilidad, se responde por todas, pero en cuanto al debito,
sólo se debe una.
En principio ...
Esta facultad debe ser otorgada al momento de contratar, pues si se acuerda al momento del
pago sería un a Dación en pago ...
3.- La interrupción de la prescripción que opera en favor de un acreedor, no favorece a los
demás; y recíprocamente, la in...
3.- Perfecta que es la que produce todos los efectos propios de la solidaridad, imperfecta la
que sólo genera algunos efec...
a.- Teoría Romana: Cada acreedor es mirado como propietario exclusivo de la totalidad
del crédito.
b.- Teoría francesa o d...
Relaciones externas:
- Cada acreedor puede demandar el total de la obligación, Art. 1511 Inc. 2º C.C.
- El deudor puede ha...
Se debe distinguir entre relaciones internas y externas.
Relaciones externas. Obligación de la deuda. Mira a la relaciones...
- Las excepciones personales son aquellas que solo las puede oponer el deudor o deudores
respecto de los cuales se reúnen ...
extingue la solidaridad, cuando se ha convenido lo contrario. Art. 1526 Nº 4 Inc.2º y 549
C.C.
2.- Renuncia de la solidari...
Indivisibilidad absoluta o necesaria: Existe cuando el objeto de la obligación, la
prestación, por su propia naturaleza, n...
- El cumplimiento de la obligación indivisible por cualquiera de los obligados, la extingue
respecto de otros, Art. 1531 C...
Nº 4 Pago total de una deuda impuesta a un heredero; e indivisibilidad estipulada por
el causante.
Cuando por testamento o...
Paralelo entre solidaridad e indivisibilidad. Ambas instituciones jurídicas son diversas, sin
perjuicio de las similitudes...
La regla general es que sean puras y simples, es decir, que produzcan todos sus efectos
normalmente desde su nacimiento a ...
Clasificaciones.
a.- Condición expresa o tácita: La expresa es aquella establecida en términos formales y
explícitos. La t...
e.- Condición determinada o indeterminada: Es determinada aquella en que el hecho que la
constituye debe ocurrir en una ép...
3.- Cumplida: Se encontrará cumplida si se verifica el hecho que la constituye, así, si es
positiva, desde que se verifica...
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)

16.232 visualizaciones

Publicado el

2 comentarios
16 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
16.232
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
17
Acciones
Compartido
0
Descargas
823
Comentarios
2
Recomendaciones
16
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Derecho Civil Obligaciones: René Ramos Pazos (Resumen)

  1. 1. Objeto del Derecho: Derechos Personales Las Obligaciones. René Ramos Pazos
  2. 2. LAS OBLIGACIONES.1 Generalidades. Nuestro ordenamiento jurídico contempla dentro de los denominados derechos subjetivos, a los reales y a los personales, a los cuales les da el nombre de cosas incorporales. Posteriormente los define en los Arts. 577 y 578 C.C. respectivamente. Los primeros, son aquellos que se tienen sobre una cosa sin respecto a determinada persona. Los segundos en cambio, son aquellos que pueden reclamarse de ciertas personas que por un hecho suyo o la sola disposición de la ley han contraído obligaciones correlativas. De estos últimos nacen las denominadas obligaciones. Es preciso mencionar que unos y otros representan 2 caras de la misma moneda, debido a que no puede existir una sin la otra, en definitiva el derecho personal o la obligación sólo depende desde el punto de vista que se mire la relación jurídica, del acreedor (Titular del crédito) o del deudor (Obligado a cumplir una determinada prestación). Clásica es la doctrina que distingue entre derechos reales y personales, de hecho nuestro código civil adopta de cierta manera dicha concepción, en el Art. 576 C.C. al decir que las cosas incorporales son derechos reales y personales. Es por ello que los autores han enumerado ciertas diferencias entre ambos: a.- En los derechos reales existe una relación de persona a cosa; en cambio, en los personales, la relación se da entre 2 sujetos determinados: Acreedor y deudor. b.- En cuanto al contenido, los derechos reales confieren un poder jurídico inmediato sobre la cosa; en cambio, en los personales, el titular (Acreedor) sólo puede obtener el beneficio correspondiente mediante un acto del obligado (Deudor). c.- En cuanto a la forma de adquirirlos, los reales requieren de la concurrencia de la dualidad título modo de adquirir. En cambio, para adquirir los personales basta el título. d.- Los derechos reales son absolutos “en cuanto al titular le corresponde una acción persecutoria y restitutoria, dirigida al reintegro de la cosa y ejercitable frente a terceros”. Los derechos personales en cambio, son derechos relativos ya que sólo se pueden exigir del deudor. e.- En cuanto a su ejercicio, los reales, por el hecho de recaer directamente sobre cosas permite una ilimitación que no puede darse respecto de las obligaciones, y además, mientras los derechos reales se consolidan o reafirman a través de su ejercicio; en los personales, el ejercicio mediante el cumplimiento lleva aparejada su extinción. f.- En cuanto a su contravención, los reales pueden ser violados por cualquier persona, en tanto los personales, sólo pueden ser contravenidos por el deudor. g.- Finalmente se dice que los derechos reales sólo los puede crear la ley (numerus clausus), quedándoles prohibido a las partes establecerlos en sus convenciones, en cambio, los personales, pueden ser creados por las partes en virtud de su autonomía de la voluntad, 1 Resumen en base al libro de René Ramos Pazos, De las Obligaciones.
  3. 3. por tanto no tienen más limitación que la ley, el orden público o la moral (numerus apertus). Críticas a la concepción clásica. Sin perjuicio de las diferencias enunciadas anteriormente, hay detractores de esta concepción. Algunos argumentan que no es cierto que en los derechos reales exista un sólo sujeto (su titular), pues una relación jurídica no es posible sin un sujeto pasivo, es por ello que este sujeto esta compuesto por toda la comunidad la cual debe procurar abstenerse de perturbar o impedir el ejercicio del derecho real respectivo. Es así como Marcel Planiol y Georges Ripert dicen que “el derecho real debe concebirse como una relación jurídica obligatoria, en la cual el sujeto activo es simple y está representado por el titular del derecho, mientras el sujeto pasivo es ilimitado en número y comprende todas las personas que están en relación con el sujeto activo”. Esta situación es más clara en los derechos reales limitados, ya que sus titulares deben ejercer su respectivo derecho sin perturbar el derecho de propiedad. Además se dice que tampoco es efectivo que en los derechos reales exista una relación de persona a cosa, ya que todos los derechos y deberes conciernen a las personas. Debe decirse que las cosas cumplen funciones distintas en los derechos reales y personales. En los primeros no pueden faltar, en cambio en los segundos sólo pueden faltar en ciertas obligaciones (las de hacer o no hacer). En cuanto que los derechos reales sean perpetuos y los personales temporales o transitorios, no constituye diferencia esencial, ya que sólo se podría aplicar respecto de la propiedad, con la salvedad de la propiedad fiduciaria. En otros casos como el usufructo, siempre está sujeto a un plazo (Art. 770 C.C.). Concepto de obligación. Tradicionalmente se define obligación como el vínculo jurídico entre dos personas determinadas (Deudor y acreedor), en virtud del cual el primero se encuentra en la necesidad jurídica de dar, hacer o no hacer algo en favor del segundo. A. Von Tuhr señala que obligación es la relación jurídica establecida entre 2 o más personas, por virtud de la cual una de ellas (deudor o debitor) se constituye en el deber de entregar a la otra (acreedor o acreditor) una prestación, agrega además que desde el punto de vista del acreedor la obligación implica un crédito o derecho personal, en cambio para el deudor una obligación propiamente tal o una deuda. Al decir que se trata de un vínculo jurídico queremos reflejar que nos encontramos ante una relación protegida o tutelada por el derecho objetivo, lo que diferencia sustancialmente a la obligación de otros deberes como los morales, religiosos, etc. De esta forma si el deudor no cumple puede ser compelido a hacerlo respondiendo, hoy en día con su patrimonio, realidad muy distinta a la del derecho romano. El Art. 2465 C.C. señala que toda obligación personal da al acreedor derecho de perseguir su ejecución sobre todos los bienes raíces o muebles, sean presentes o futuros, exceptuándose solamente los no embargables designados en el Art. 1618 C.C. de modo que al contraerse una obligación el deudor está respondiendo con todo su patrimonio si fuese necesario, lo que se llama
  4. 4. Derecho de prenda general de los acreedores. Tal denominación es inadecuada ya que el derecho de prenda es un derecho real, este nombre es sólo de valor metafórico. Se discute sobre el momento en que se produjo el cambio de responsabilidad personal a la patrimonial. Según Tito Livio, ello ocurrió en el año 326 A.C con la Ley Poetelia Papiria. De acuerdo a Varrón, este cambio es posterior, incorporado por el derecho pretorio en el siglo I A.C. Fueyo rompe el esquema tradicional diciendo que es parcialmente correcto, ya que tanto acreedor como deudor tienen a la vez derechos y obligaciones, por tanto no es del todo correcto subsumir al deudor en manos del acreedor y que este último puede tener obligaciones respecto del primero. Elementos constitutivos de la obligación. Se discute respecto de lo que en esencia constituye la obligación. Para algunos, no es más que el deber del deudor de realizar un determinado comportamiento frente al acreedor. Por ello y tal como decía Karl Olivecrona, toda obligación importa una restricción de la libertad del deudor, puesto que en ella enajena parte de su libertad, lo cual lo pone en la necesidad interior de cumplir, liberándose una vez cumplida la obligación. Pero si el deudor no cumple y según lo dicho anteriormente, el acreedor estará en posición de hacer efectivo su crédito en el patrimonio del deudor (Art. 2465 C.C.). Por otra parte el incumplimiento de la obligación genera un ilícito que crea una nueva obligación (la de indemnizar). Esta obligación es nueva, accesoria distinta de la precedente incumplida. Frente a esta concepción caracterizada por el deber que tiene el deudor, surge otra que concuerda en que lo esencial es la responsabilidad del deudor. De acuerdo a ella, la obligación es el hecho que el patrimonio del deudor quede afecto a su cumplimiento. Según esta tesis, el derecho de crédito recae sobre el patrimonio. El deudor al cumplir sólo precave una eventual ejecución forzada. La primera concepción se basa en el elemento ético, persona y conducta, en cambio, la segunda se funda en la idea de la responsabilidad económica- patrimonial. Estos puntos pueden servir para explicar por ejemplo la naturaleza jurídica de las obligaciones naturales. En ellas sólo existe una deuda (deber), pero no responsabilidad, ya que como dispone el Art. 1470 C.C. esta obligación no da derecho al acreedor para exigir coactivamente su cumplimiento. Ello es más razonable que entenderlas como obligaciones civiles imperfectas o desprovistas de acción. También podría aclarar la naturaleza de la fianza, ya que el fiador, no obstante no ser deudor asume la responsabilidad por una deuda ajena, en todo o en parte, como lo expresa el Art. 2335 C.C. Sujetos de la obligación: Acreedor y deudor. Los sujetos activo y pasivo de toda obligación son, respectivamente el acreedor y el deudor. El primero es el titular del derecho personal o crédito en virtud del cual puede exigir del deudor una determinada prestación. Mientras el deudor es quien debe dar, hacer o no hacer algo en favor del acreedor. Esto es la triple tipología conocida por los romanos como “dare, facere y prestaere”. En los actos bilaterales Art. 1439 C.C. en que ambas partes
  5. 5. resultan obligadas recíprocamente, tendrán el carácter de acreedor y deudor, de sus respectivos derechos y obligaciones. Los dos sujetos deben estar determinados o a lo menos determinables. Se discute si es indispensable para el nacimiento del derecho y de la correlativa obligación, la existencia anterior del sujeto. Según Hernández Gil, existen ciertas fases del desarrollo de una obligación en que haya un sujeto no plenamente determinado. Esto ocurre en las obligaciones propter rem. También podría ser el caso de la oferta del pago de una recompensa al que encontrare una especie extraviada, es discutible de acuerdo al momento en que nace la obligación desde la oferta o la aceptación. Tanto el acreedor como el deudor pueden ser una o varias personas como lo expresa el Art. 1438 C.C. Si bien la concepción clásica entiende que la obligación se da entre 2 sujetos determinados, acreedor y deudor, hay quienes piensan que esta relación se da entre patrimonios. Saleilles señala en su teoría realista que el derecho personal es un derecho real indeterminado en cuanto a su objeto, que se da entre el acreedor y los bienes que conforman el patrimonio del deudor. Del objeto de la obligación. El objeto de la obligación es, en concreto, la prestación a la que se obliga el deudor. Consiste en un determinado comportamiento positivo o negativo, que éste asume en favor del acreedor. Según lo dispuesto en el Art. 1438 C.C. es lo que el deudor debe dar, hacer o no hacer. Más precisamente el Art. 1460 C.C. que define Objeto (teoría general del acto jurídico), es armónico con la disposición anteriormente señalada. En definitiva el objeto es la cosa que debe darse o entregarse o el hecho que debe ejecutarse o no ejecutarse, lo primero atendiendo a las obligaciones de dar y lo segundo a las de hacer o no hacer. Características de la prestación. a.- Debe ser física y jurídicamente posible. b.- Debe ser lícita. c.- Debe ser determinada o a lo menos determinable. La primera de las características enunciadas, hace alusión al principio de que “a lo imposible nadie está obligado”. La imposibilidad puede ser absoluta o relativa, atendiendo si no se puede realizar bajo ningún respecto o si se puede bajo ciertos respectos. Además la imposibilidad puede ser física o jurídica. La segunda, se cumple al no estar prohibida por la ley, ni ser contraria a las buenas costumbres o al orden público. La tercera característica, se cumple al estar la prestación determinada en género o especie, o al menos que el acto o contrato fije las reglas o contenga los datos necesarios para determinarla. Art. 1461 C.C.
  6. 6. Para que exista obligación, ¿Debe la prestación tener contenido patrimonial (pecuniario)? Se ha discutido respecto de la exigencia de que la prestación tenga contenido patrimonial, Savigny quien pertenece a la escuela histórica así lo entienden, señalan que el derecho de las obligaciones es esencialmente patrimonial, por tanto esta siempre debe tener contenido patrimonial. Otros, como Ruggeiro, Von Ihering, parten de la distinción entre: La prestación en sí y el interés del acreedor. La primera debe siempre tener contenido patrimonial, no así en interés del acreedor, el que puede ser patrimonial, moral, humanitario, científico o artístico. Tal caso es el que se pacta como pago de la renta del arrendamiento, una prestación artística como la que el pintor o músico pueden realizar. De esto se concluye que basta que la prestación sea susceptible de avaluación pecuniaria. Fuentes de las obligaciones. Tradicionalmente se ha dicho que son 5 las fuentes de las obligaciones, a saber, los contratos, cuasicontratos, los delitos, cuasidelitos y la ley (Art. 1437 C.C.). Pero han surgido 2 teorías en contrario. Por un lado la dualista que considera como fuente de la obligación sólo al contrato y a la ley (Art. 578 y 2284 C.C.). Otros en cambio consideran a la ley como única fuente de la obligación, por el carácter envolvente que esta tiene. Fuentes de las obligaciones se define como “los hechos jurídicos que les dan origen, ya los creen, modifiquen o extingan”. Nos sirve para resolver el problema de si la reparación del enriquecimiento sin causa y la declaración unilateral de la voluntad, son fuentes de las obligaciones o no. La doctrina y la jurisprudencia han aceptado la concepción tradicional. a.- Contrato: Es una especie de acto o convención por la cual una parte se obliga para con otra a dar, hacer, o no hacer algo. Art. 1438 C.C. Cabe señalar que cada parte puede ser una o varias personas, pues “parte” se define como la persona o personas que tienen un mismo centro de interés. b.- Cuasicontrato: es un hecho voluntario, lícito y no convencional que genera obligaciones. Art. 2284 C.C. El código trata a 3: b.1- Agencia oficiosa (Art. 2286 C.C.) Es un cuasicontrato por el cual el que administra sin mandato los negocios de alguna persona, se obliga para con ésta, y la obliga en ciertos casos. b.2- Pago de lo no debido (Art. 2295 C.C.) Pago sin justificación jurídicamente razonable. b.3- Comunidad (Art. 2304 C.C.) Existe comunidad, cuando 2 o más personas tienen un derecho de idéntica naturaleza jurídica respecto de la totalidad de un mismo objeto. Algunos señalan que ante la no regulación del concubinato respecto de las asignaciones hereditarias, se puede alegar como cuasicontrato de comunidad concubinal.
  7. 7. c.- Delito (civil): Es el hecho voluntario que causa dalo, ejecutado con esa expresa intención. (Con dolo, es decir, con esa intención positiva de inferir injuria a la persona o propiedad de otro, Art. 44 Inc. Final C.C.). d.- Cuasidelito (civil): Es el hecho (Voluntario) que causa daño, cometido sin esa expresa intención, es decir, con culpa o descuido. Art. 2284 y 2314 C.C. e.- La ley: Es una declaración de la voluntad soberana, que manifestada en la forma prescrita por la constitución manda, prohíbe o permite. (Art. 1º C.C.) La doctrina nacional considera que existen otras fuentes de las obligaciones no contempladas en la clasificación tradicional antes expuesta, entre ellas se contemplan: 1.- Ela enriquecimiento sin causa. 2.- La protección de la apariencia. 3.- El respeto de la buena fe (Protección). 4.- La declaración unilateral de la voluntad. Respecto de la declaración unilateral de la voluntad, podemos citar el Art. 632 Inc. 2º C.C. el que contiene la promesa de recompensa al que denuncie el hallazgo de una especie al parecer perdida. Además de esta disposición el Art. 99 C. Comercio la acepta en cuanto obliga al oferente, cuando se compromete a no disponer del objeto sino pasado cierto tiempo o desechada la oferta. Basta en tales casos con la sola manifestación de la voluntad, para que alguien pueda exigir el cumplimiento. En el caso del enriquecimiento sin causa, se puede emplear en casos en que no existe un vínculo contractual, en la cual un sujeto sufre enriquecimiento y otro sufre empobrecimiento correlativo en sus patrimonios, no existiendo además ningún motivo justificado para haberse producido. Para René Ramos Pazos, aquí no hay más que la aplicación de una principio general con fuente en la ley, eso si cabe hacer presente que en un caso concreto, y pese a ser un principio general orientador o informador de nuestro ordenamiento jurídico, el juez puede interpretar según el Art. 24 C.C. es decir, de acuerdo al espíritu de la legislación o la equidad natural, y acceder a una petición fundada en enriquecimiento injustificado, cuestión reafirmada por el principio de inexcusabilidad, en virtud del cual el juez puede ejercer su autoridad aún a falta de ley que decida la contienda sometida a su decisión (Arts. 76 Inc. 2º C.P.R.), además en la sentencia según el Art. 170 nº 5 C.P.C debe enunciar de las leyes, o en su defecto principios de equidad que sirvieron de fundamento al fallo. Para Daniel Peñailillo Arévalo, si se estaría en presencia de una fuente de las obligaciones, sin perjuicio de esa afirmación, existen complicaciones de orden práctico, relativas por ejemplo a la prueba de las obligaciones Art. 1698 C.C. según el cual compete probar la existencia de las obligaciones o su extinción a quien alega estas o aquellas.
  8. 8. Clasificación de las obligaciones. I.- Nuevas categorías de obligaciones: 1.- Obligaciones de medio y de resultado: 1, a.- Medio: Aquellas donde el deudor se compromete únicamente a hacer todo lo posible y necesario, poniendo para ello la suficiente diligencia, para alcanzar un resultado determinado. El resultado no forma parte directa de la prestación, este no se garantiza. Ej. Obligaciones de un abogado, medico, pese a que en algunos casos las obligaciones de un abogado son de resultado, como en los asuntos judiciales no contenciosos (tramitación de una posesión efectiva) o bien en la redacción de un contrato, como el de sociedad o compañía. 1, b.- Resultado: Aquellas en que el deudor para cumplir debe alcanzar el resultado propuesto. Ej. Contratista que se obliga a construir una casa. Esta distinción es importante, para determinar cuando la obligación se va a entender cumplida o incumplida, la de resultado estará incumplida cuando el deudor no ha proporcionado al acreedor el resultado al que se comprometió, la de medio se incumple cuando el deudor no actúa con la diligencia debida. La C.A. de Santiago rechazó la distinción, ya que el CC. No la reconoce, puesto que el Art. 1547 presume la culpa contractual sin hacer diferencia. El Art. 1712 C.C. de Etiopía (1960) reconoce expresamente esta clasificación. 2.- Obligaciones reales, propter rem o ambulatorias: La persona del deudor queda determinada por su calidad de dueño, poseedor o titular de un derecho real, sobre una cosa, de manera que la obligación se traspasa junto con ella o con el derecho real en que incide, ser mero tenedor no es suficiente para imponer este tipo de obligaciones. Un ejemplo claro de ellas es el Art. 4º Inc. 4º de la Ley Nº 19.537 y Art. 214 Inc. 2º del Código de Aguas. Observaciones: 2,a.- obligaciones propter rem: se puede hacer efectiva no solo en la cosa que la motiva, sino en todo el patrimonio del deudor. 2,b.- El deudor puede librarse abandonando o renunciando la cosa, siempre que ello lo haga antes del incumplimiento. 2,c.- Su única fuente es la ley. 3.- Obligaciones causales y abstractas o formales: Toda obligación debe tener una causa real y licita, aunque no es necesario expresarla. Art. 1467 C.C. Son causales aquellas en la cual la causa tiene influencia en su eficacia. En cambio, es abstracta aquella para cuya eficacia se prescinde de la causa. Un ejemplo de ellas es el Art. 28 de la Ley Nº 18.092, referente a la letra de cambio.
  9. 9. II.- Clásicas categorías. 1.- Según su eficacia pueden ser: Civiles o naturales (Art. 1470 C.C.) Las obligaciones naturales son aquellas que no confieren derecho para exigir su cumplimiento, pero que cumplidas, autorizan para retener lo que se ha dado o pagado en razón de ellas, es decir, sólo dan excepción. Las civiles en cambio, son aquellas que dan derecho para exigir su cumplimiento, toda vez que confieren al acreedor acción para requerir el pago o cumplimiento. Las obligaciones naturales son suficiente justificación para el pago, desde su origen en el derecho romano, han evolucionado en cuanto a su fundamentación, hoy en día se encuentran en un punto intermedio entre los deberes morales o sociales y las obligaciones civiles. La disposición que enumera esta clase de obligaciones presenta ciertos inconvenientes, uno de ellos es determinar si dicha enumeración es taxativa o meramente ejemplificadora. Luis Claro Solar postula que el precepto citado es taxativo, por las siguientes razones: 1.- La expresión “Tales son” que utiliza el artículo denota la taxatividad, ya que significaría “estas son o a saber”. 2.- La opinión de Andrés Bello es clara en determinar cuales son las obligaciones naturales. 3.- El Art. 2296 C.C. hace referencia a las obligaciones naturales, como aquellas contenidas en el Art. 1470 C.C., demostrando que no hay otras que las ahí señaladas. Por su parte, Antonio Vodanovic, Fernando Fueyo y Hugo Tapia postulan que el Art. 1470 C.C. no es taxativo, sino “numerus apertus”, para ello se fundan: 1.- Por que el sentido de la expresión “tales son” es ejemplificativa. 2.- Además, si el código ha dado un concepto, cada situación que se adapte a él, nos permitiría hablar de que estamos en presencia de una obligación natural. En lo que estos autores no están de acuerdo es, en que otros casos además de los señalados por el precepto antes referido existiría una obligación natural, entre ellos se encuentran: i.- La multa en los esponsales (Promesa de matrimonio mutuamente aceptada). El Art. 99 C.C. señala que si se ha celebrado el contrato de esponsales y se ha estipulado multa para el caso en que uno de los esposos no cumpla, no podrá exigirse el pago, pero una vez pagado no podrá pedirse su devolución. Según el Art. 98 C.C. es un deber entregado al honor y conciencia de las partes, que no engendra obligación alguna ante la ley civil, por ello la mayoría de la doctrina adhiere a que no existen este caso obligación natural. Fernando Fueyo opina lo contrario. ii.- Lo que se ha dado o pagado por un objeto o causa ilícita a sabiendas (Art. 1468 C.C.). Constituye una de las excepciones al efecto propio de la nulidad judicialmente declarada (Art. 1687 C.C.). La mayoría de la doctrina concuerda en que más que de una obligación natural, se trata de una verdadera sanción para un acto ilícito, fundado en el antiguo principio romano “nemo auditur turpitudinem allegans”, es decir, nadie puede aprovecharse de su propio dolo torpeza o mala fe.
  10. 10. iii.- Situación del deudor que paga más allá de lo que debe por gozar de beneficio de inventario (Art. 1247 C.C.) o del beneficio de competencia (Art. 1625 C.C.). En ambos casos el deudor tiene limitada su responsabilidad. El primero de estos beneficios consiste en no hacer a los herederos responsables de las obligaciones hereditarias o testamentarias, sino hasta la concurrencia del valor total de los bienes que han heredado. El segundo por su parte es el que se concede a ciertos deudores para no ser obligados a pagar más allá de lo que buenamente puedan, dejándole lo indispensable para una modesta subsistencia, según su clase y circunstancias, y con cargo de devolución cuando mejoren de fortuna. Sin perjuicio del beneficio, si pagan más allá de él, no tienen derechos a obtener la devolución, pues la doctrina en general concuerda en que aquí no existe una obligación natural, sino una renuncia al respectivo beneficio por el Art. 12 C.C. iv.- Pago de intereses no estipulados (Art. 2208 C.C. y Art. 15 de la ley 18.010, sobre Operaciones de crédito de dinero). En este caso tampoco hay obligación natural, pues el Art. 12 de la misma ley señala que la gratuidad no se presuma, por lo que si no se ha convenido interés y estos se pagan, se está pagando una obligación civil. Pues el préstamo (a contrario sensu de lo anterior) se presume oneroso y el acreedor, si el deudor no los pagare, podría demandarlos, con fuente en la ley. v.- Pago de una deuda de juego o apuesta en que predomina la inteligencia. En caso que se gane una apuesta de un juego en que predomine la destreza intelectual, no da derecho al ganador de exigir el cumplimiento, pero da excepción, por lo cual una vez pagado se puede retener. La mayoría de la doctrina concuerda con que estamos en presencia de una obligación natural. Cabe puntualizar respecto de los contratos onerosos aleatorios, es decir, aquellos en los que existe contingencia incierta de ganancia o pérdida (Art. 1441 y 2258 y ss C.C.): v.1- Juegos y apuestas de azar, en ellos hay según los Arts. 2259 y 1466 C.C. objeto ilícito, salvo que una ley los autorice, pues en tal caso existe una derogación tácita que los valida. v.2- Juegos y apuestas en que predomina la destreza física, en estos casos se generan obligaciones civiles, pues otorgan acción para perseguir el cumplimiento compulsivo (Art. 2263 C.C.). v.3- Juegos y apuestas en que predomina la inteligencia, aquí existe una verdadera obligación natural (Art. 2260 C.C.), pues no da acción pero si excepción. Estudio de los casos contemplados por el Art. 1470 C.C. Estos pueden ser agrupados en: 1.- Obligaciones nulas o rescindibles (nº 1 y 3). 2.- Obligaciones naturales que provienen de civiles degeneradas o desvirtuadas (nº 2 y 4).
  11. 11. Las primeras son aquellas que tienen un defecto en su origen y por ello son rescindibles o susceptibles de ser declaradas nulas. En cambio las segundas, son aquellas que han sido civiles, pero hoy se encuentran en la imposibilidad de poder obtener el cumplimiento compulsivo, esto por exclusiva responsabilidad del acreedor, por su inactividad y falta de diligencia. 1.- Obligaciones nulas o rescindibles (nº 1 y 3). 1.1- Art. 1470 nº 1 C.C. “Las contraídas por personas que teniendo suficiente juicio y discernimiento, son, sin embargo incapaces de obligarse según las leyes, como los menores adultos”. Respecto de la redacción de este precepto surge la disyuntiva de si quedan sólo comprendidos los menores adultos o además de ellos otros incapaces relativos. La ley 18.802, señala que son relativamente incapaces, los menores adultos y los disipadores que se hallen bajo interdicción de administrar lo suyo, con ello se saca de esta categoría a la mujer casada en sociedad conyugal. Se ha discutido si se ha de comprender a los interdictos, según unos creen que no se les aplicaría esta norma porque si se los ha declarado bajo interdicción es justamente por no tener suficiente juicio y discernimiento. Claro Solar opina lo contrario, pues para él, el disipador no es un enajenado mental, sino que un individuo que administra sus bienes en forma imprudente. Por ello tienen suficiente juicio y se les aplicaría este precepto. Si respecto de esta causal existe otra forma por la cual lograr la nulidad, por ejemplo invocando vicio del consentimiento, aquí se trata de una obligación civil nula y no de una obligación natural. Se discute desde cuando se considera que es obligación natural: a.- Desde que se declara la nulidad, pues antes es una obligación válida y produce todos sus efectos (Art. 1684 y 1687 C.C.). b.- Otros sin embargo dicen que la obligación natural existe desde que el acto se celebró por los incapaces relativos. Art. 1684 y 1687 C.C., pues el acto que se pretende anular, goza de presunción de ser válido y ajustado a la ley, mientras la sentencia que declara la nulidad no haya sido dictada (Art. 1470 Nº 1 y 2375 Nº 1 C.C.). La discusión importa porque de aceptarse la primera todo deudor que pague antes de que se dicte sentencia, paga una obligación civil, por el Art. 1684 C.C., sin perjuicio de los vicios que lo hicieron anulable o rescindible hayan desaparecido. 1.2- Art. 1470 Nº C.C. “Las que proceden de actos a que faltan las solemnidades que la ley exige para que produzcan efectos civiles; como la de pagar un legado, impuesto por un testamento que no se ha otorgado en la forma debida”. Surge como primer inconveniente respecto de la utilización de la voz actos, pues tradicionalmente se usa para referirse a los actos jurídicos unilaterales. Además los ejemplos dados por la norma corresponde a actos unilaterales y según el mensaje del código civil, los ejemplos “ponen a la vista el verdadero sentido y espíritu de una ley en sus aplicaciones”. A esto debe agregarse una razón histórica y una de justicia. Pues sería injusto que en un contrato de compraventa de un bien raíz reducido a escritura privada se aplicara
  12. 12. esta norma, pues el comprador no podría obtener la tradición de la cosa, porque el conservador de bienes raíces respectivo no procedería a efectuar la inscripción en el registro de propiedad, fundado en el Art. 13 R.C.B.R. y tampoco podría requerir la restitución del precio por tratarse de una obligación natural. El segundo problema es determinar desde cuando existe una obligación natural, se asimila a la situación del Nº 1 de este mismo artículo (nº 1 “Las contraídas”, nº 3 “Las que proceden”). No cabe aplicar el Art. 2375 CC, pues en la nulidad absoluta no cabe la ratificación. 2.- Obligaciones naturales que provienen de civiles degeneradas o desvirtuadas (nº 2 y 4). 2.1- Art. 1470 nº 2 C.C. “Las obligaciones civiles extinguidas por la prescripción”. El Art. 1567 nº 10 C.C. trata a la prescripción como un modo de extinguir las obligaciones, lo cual es equivocado ya que no se extingue, sino que degenera en una obligación natural, lo que se extingue por la prescripción es la acción. Surge como problema determinar desde cuando ha de considerarse una obligación natural, existen 2 posibilidades: 2.1. a- Desde que transcurre el tiempo para alegar la prescripción. Quienes sostienen esta posibilidad, se fundan en el Art. 2514 C.C., según el cual basta el mero transcurso de un lapso determinado de tiempo sin que se hayan hecho valer las acciones correspondientes. 2.1. b- Desde que esta es declarada por sentencia judicial. Para quienes adhieren a esta, señalan que antes que se declare existe una obligación civil, aunque haya transcurrido el plazo de prescripción, además de seguirse la otra tesis se confunden 2 instituciones: La renuncia de la prescripción y el cumplimiento de una obligación natural. Hugo Tapia dice que el deudor que paga una obligación sin oponer la excepción perentoria que le otorga la ley (Art. 310 C.P.C.), no está pagando una obligación natural, sino renunciando a la prescripción. Nuestra jurisprudencia se ha inclinado por la primera tesis. 2.2- Art. 1470 nº 4 C.C. “Las que no han sido reconocidas en juicio por falta de prueba”. Para que nos encontremos en esta situación deben concurrir los siguientes requisitos: 1º Que haya habido un pleito demandándose el pago de la obligación. 2º Que el deudor haya ganado el pleito, es decir, no se le haya condenado al pago. 3Que la absolución se deba a que el acreedor no pudo probar la existencia de la obligación. Si el pleito se perdió por otra razón, no hay obligación natural y el acreedor no podrá volver a demandar la misma obligación por existir autoridad de cosa juzgada (Art. 175 C.P.C.). Efectos de las obligaciones naturales. a.- El principal efecto se desprende del propio concepto de ellas (Art. 1470 Inc. 3º C.C.), según el cual dan excepción para retener lo que se ha dado o pagado en virtud de ellas. Pero requiere de la concurrencia de los siguientes requisitos:
  13. 13. 1º Que cumpla con las exigencias generales de todo pago. 2º Que sea hecho voluntariamente por el deudor, es decir, de manera espontánea, sin coacción. 3º Que quién paga tenga la libre administración de sus bienes (Disposición). b.- Pueden ser novadas, ello en virtud del Art. 1630 C.C., según el cual para que valga la novación, es necesario que tanto la obligación primitiva como la nueva, sean al menos válida naturalmente. c.- Pueden ser caucionadas por terceros (Art. 1472 C.C.). La razón de que sólo se admita que puedan ser caucionadas por terceros es que al ser natural la obligación principal, el acreedor no tiene acción para demandar su cumplimiento, tampoco podría demandar el cumplimiento de la caución, por el principio de que lo accesorio sigue la suerte de lo principal. d.- No producen excepción de cosa juzgada. Pues el Art. 1471 C.C. dice “La sentencia que rechaza la acción contra el naturalmente obligado no extingue la obligación natural”. e.- Tampoco pueden compensarse, pues no son actualmente exigibles (Art. 1656 Nº 3 C.C.). 2.- Según la forma del objeto: Obligaciones positivas y negativas. Es obligación positiva aquella en la cual el deudor se obliga a ejecutar una determinada conducta, es decir, a provocar un cambio en el mundo exterior (Dar o hacer). Por el contrario, es negativa aquella en que el deudor se ha obligado a abstenerse de ejecutar una conducta que de no mediar la obligación habría podido realizar (Hacer o no hacer). La distinción importa a raíz del incumplimiento, pues le siguen los efectos del Art. 1555 (No hacer), y para determinar desde cuando se deben indemnizar los perjuicios, pues respecto de las positivas, desde que el deudor se ha constituido en mora; y en el caso de las negativas, desde el momento de la contravención (Art. 1557 C.C.). 3.- Según la determinación del objeto: Obligaciones de especie o cuerpo cierto y obligaciones de género. Las obligaciones de dar o entregar pueden ser de especie o cuerpo cierto y de género. Las primeras son aquellas en que el objeto debido está perfectamente determinado en especie y en género. Las segundas, según el Art. 1508 C.C. son aquellas en que “se debe
  14. 14. indeterminadamente un individuo de una clase o género determinado”, además agrega que el género no perece. La importancia de esta clasificación se puede resumir en las siguientes: a.- Para el cumplimiento de las primeras, sólo se verifica entregando el individuo debido, en las obligaciones de género se cumple entregando un individuo de género, y si no hay determinación basta que sea de una calidad a lo menos mediana (Art. 1569 Inc. 2º y 1509 C.C.). b.- Si la obligación es de dar o entregar una especie, el deudor debe además cuidarla hasta la entrega (Art. 1548 C.C.). Respecto de las de género no, pues estas no perecen (Art. 1510 C.C.). c.- El acreedor no puede exigir un individuo determinado en género. d.- Respecto de las obligaciones de especie o cuerpo cierto, con la pérdida de la cosa debida se extingue la obligación (Art. 1567 nº 7 C.C.), pero sólo si esta fue fortuita, pues si fue culpable, la obligación subsiste pero varia de objeto, pudiendo el acreedor demandar el precio de la cosa e indemnización de perjuicios (Art. 1672 Inc. 1º C.C.). e.- Finalmente teniendo en cuenta la teoría de los riesgos, en que el género no perece, sólo podría aplicarse en las obligaciones de especie o cuerpo cierto (Art. 1550 C.C.). Pues esta teoría consiste básicamente en resolver que ocurre con la prestación de una parte, cuando la de la otra se extinguió por caso fortuito. 4.- Según el contenido de la prestación: Obligaciones de dar, hacer o no hacer. Esta clasificación tiene como criterio, el objeto de la prestación. La obligaciones de dar, son aquellas en que el deudor se obliga a transferir el dominio o constituir un derecho real en favor del acreedor. Art. 1548 C.C., en ellas el deudor, en definitiva, debe dar o entregar una cosa. Las obligaciones de hacer son aquellas en que el deudor se obliga a ejecutar un hecho, es decir, a realizar una conducta en favor del acreedor. En cambio las de no hacer, consisten en que el deudor se obliga a abstenerse de ejecutar un hecho que de no mediar obligación podría ejecutar sin más. Esta clasificación se sustenta en los Arts. 1438 y 1460 C.C., según los cuales fluye que el objeto de la obligación consiste en dar, hacer o no hacer algo. El código en el Art. 1548 C.C. alude a otro tipo de obligación, las de entregar, asimilándolas a las de dar, ya que dispone “La obligación de dar contiene la de entregar”, pues en la de entregar el deudor se obliga a poner materialmente en manos del acreedor una cosa determinada. Se parece a la posesión natural o mera tenencia (Art. 714 C.C.). Un ejemplo de obligación de dar sin entregar es la tradición ficta del Art. 684 nº 5 C.C. Un caso en que existe una obligación de entregar sin dar, es en el contrato de arrendamiento, pues el arrendador tiene la obligación de entregar la cosa arrendada al arrendatario, sin transferir su dominio, ni constituir un derecho real en su favor. Se dice que la obligación de dar consiste en la de entregar una cosa (Art. 1548 C.C.), a partir de dicha disposición surge la discusión, pues algunos sostienen que son
  15. 15. obligaciones de dar, pero otros, que son de hacer. La importancia de determinar si las obligaciones de entregar pertenecen a las de dar o de hacer son las siguientes: a.- Se aplica un distinto procedimiento ejecutivo para lograr el cumplimiento compulsivo, según se trate de una obligación de dar (regla general), hacer o no hacer. b.- Para determinar si la acción es mueble o inmueble (Art. 580 C.C.). Con el objeto de fijar el tribunal competente, ya que si es mueble lo será aquel ubicado en el domicilio del demandado (Art. 134 C.O.T.), en cambio si es inmueble corresponderá el conocimiento al tribunal del lugar en que se ubica dicho bien raíz. c.- Para determinar si es o no procedente la pérdida de la cosa debida, que es un modo de extinguir las obligaciones de dar (Art. 1567 nº 7 y 1670 CC y Art. 464 nº 15 C.P.C.), o su equivalente en las obligaciones de hacer, la imposibilidad absoluta de la ejecución del hecho (Art. 534 C.P.C.). d.- También importa para determinar las acciones que se pueden ejercer frente al incumplimiento. Pues si se trata de una obligación de dar, la doctrina en Chile ha establecido que se debe ejercer la acción de cumplimiento o resolución, y de madera accesoria la acción indemnizatoria (Art. 1489 C.C.). En cambio tratándose de las obligaciones de hacer, se puede demandar directamente la indemnización de los perjuicios (Art. 1553 Nº 3 C.C.). Respecto de la naturaleza jurídica de las obligaciones de entregar, la doctrina ha convenido que son obligaciones de hacer y debieren aplicarse a su respecto las reglas de esa clase de obligaciones. Lo anterior puesto que el deudor se obliga a realizar un determinado hecho que consiste en poner la cosa a disposición del acreedor. Pero en Chile se le aplican las reglas de las obligaciones de dar, esto por las siguientes razones: a.- Según el Art. 1548 C.C. “la obligación de dar contiene la de entregar”. b.- Así fluye de los Arts. 1438 y 1460 C.C., pues al no referirse e ellas, sólo cabe entenderlas comprendidas en las de dar, ya que no guardan relación alguna con las obligaciones de hacer y no hacer. c.- Así resulta de los Arts. 580 y 581 C.C., debido a que los derechos y acciones son muebles o inmuebles según lo sea la cosa sobre la que se ejerce o que se debe. Por ejemplo, si el arrendador demandara a su arrendatario la restitución del inmueble, su acción es de ese carácter, pero si la obligación de entregar fuere una de hacer, la acción será siempre mueble (Art. 581 C.C.). d.- Atendiendo a la historia fidedigna del establecimiento de la ley, específicamente del código de procedimiento civil, quedó constancia en actas que, para obtener el cumplimiento forzado de una obligación de entregar, se aplicarían las reglas de las obligaciones de dar. Cabe hacer presente que el código ha incurrido en ciertas imprecisiones, confundiendo ambos tipos de obligaciones, Así el Art. 1796 C.C. se refiere a “dar una cosa”, y en el Art. 1824 C.C. que habla de entrega o tradición. Por lo anterior se puede recordar la imprecisión del Art. 1443 C.C. referente a la clasificación de los actos o contratos según su perfeccionamiento, a saber, reales, consensuales o solemnes. Respecto
  16. 16. de los primeros, señala que son aquellos en que es necesaria la tradición. Pero no en todo contrato real es necesaria la tradición, por Ej.: es necesaria en el mutuo (Art. 2197 C.C.), pero en el comodato se requiere sólo de la entrega. Pero se ha planteado otra alternativa, en la que hay que distinguir. Pues en general, una obligación de entregar se concreta o se cumple con una de dar y que en esos casos, en que la obligación de entregar va envuelta en la de dar procede aplicar ese estatuto jurídico. En los demás casos se aplican las obligaciones de hacer. Las obligaciones de hacer se caracterizan porque requieren la ejecución de un hecho por parte del deudor, que debe provocar un cambio en el mundo exterior. El código las regula estableciendo reglas especiales en el Art. 1553 C.C., especialmente para la constitución en mora, pues el obligado podrá ser compelido a realizar el mismo el hecho cuando, es una obligación intuito persona; cuando es indiferente el individuo que la realice, podrá ser realizada por un tercero y la más importante referente a la indemnización de perjuicios. Esto en relación al efecto contemplado por el Art. 1557 C.C. Las obligaciones de no hacer, como se dijo antes, se diferencian de las anteriores, pues en estas el deudor se obliga a abstenerse de la ejecución de un hecho, que de otro modo no tendría inconveniente de ejecutar. Esta clase de obligaciones cobra mayor importancia a propósito de la indemnización de perjuicios, en que se distingue si se puede o no deshacer lo hecho. El Art. 404 Código de Comercio establece una serie de estas obligaciones para los socios de una sociedad colectiva. Parte de la doctrina piensa que es posible diferenciar 2 clases de obligaciones de no hacer, unas en las que el deudor se obliga a abstenerse de realizar una determinada conducta, es decir, una “prohibición de hacer algo”, y otras en las que el deudor debe dejar ejecutar una conducta, es decir, debe tolerar que el acreedor ejecute una determinada actuación. Por esto se concuerda que las obligaciones de hacer consisten en una alteración o un cambio del mundo exterior, y las de no hacer, consisten en el mantenimiento inalterable de una situación. 5.- Obligaciones de dinero y obligaciones de valor. Las primeras son aquellas en que el objeto debido es una suma de dinero, debiéndose restituir, una cantidad determinada. Por su parte las obligaciones de valor, o restitutorias, lo adeudado no es una suma de dinero, sino una prestación diferente que se expresa en una determinada suma de dinero, debido a que este es una común medida de valores. Características. a.- Son obligaciones de dar. b.- Son obligaciones de género (Art. 1508 C.C.). c.- Son obligaciones muebles, porque recaen sobre un objeto mueble (Art. 580 C.C.). d.- Son divisibles, pues tienen por objeto una cosa susceptible de división (Art. 1524 C.C.). El dinero cumple fundamentalmente 2 funciones económicas:
  17. 17. 1.- Por un lado, sirve de instrumento de cambio, lo que significa que a través de él se pueden adquirir bienes atendiendo a las necesidades que desea satisfacer el sujeto. Aquí no cuenta por lo que es, sino al poder adquisitivo que confiere. 2.- Por otro, sirve como medida común de valores. En este sentido, es la medida que se usa para apreciar el valor de los demás bienes, es similar, a la utilidad que tiene el metro como medida de distancias o los grados Kelvin, Celsius o Fahrenheit para medir la temperatura, etc. Además sirve de medio de pago, pues es el único con poder liberatorio. Dinero: Aquella cosa mueble, fungible y divisible metal o papel, que el comercio utiliza como medida de cambio e instrumento de pago y que constituye el medio de determinar el valor de los bienes muebles. Sus características son: 1.- Constituye un bien género. 2.- Mueble. 3.- Fungible. 4.- Consumible. 5.- Divisible. 6.- Únicamente se cuenta. - El dinero actúa de varias formas en las obligaciones, como precio, como renta o fruto civil. - Los efectos de la mora en las obligaciones de dinero se encuentra en el Art. 1559 C.C. - Existen diferencia entre la deudas de dinero y las de valor, en las primeras el deudor esta obligado a entregar o restituir una suma de dinero, en las segundas lo que se debe algo que no es dinero pero para su pago se evalúa en dinero, por ser este una común medida de valores. - Cuando lo que se debe es un valor, para proceder a su pago será previo proceder a transformar esta obligación en una de dinero, lo que se hará mediante la correspondiente liquidación de la deuda. - En teoría hay dos formas de cumplir las obligaciones de dinero: 1.- Entregando la suma de dinero debida (criterio nominalista). 2.-Pagando una suma de dinero que represente un determinado valor (criterio valorista o realista). - En Chile se siguió el criterio nominalista como lo prueba el antiguo Art. 2199 del CC. La jurisprudencia siempre estuvo por esta tesis. - En nuestro derecho son fuentes de obligaciones las formas taxativas enumeradas en los Art. 1437 y siguientes del C.C. en ninguna de las cuales esta la depreciación monetaria. Obligaciones de dinero; obligaciones de crédito de dinero: Dentro de las obligaciones de dinero existe un tipo que en Chile se encuentra especialmente regulado en la Ley Nº 18010, que son las llamadas obligaciones de crédito de dinero, que provienen de una operación de crédito de dinero. Definición: Son operaciones de crédito de dinero aquellas por las cuales una de las partes entrega o se obliga a entregar una cantidad de dinero y la otra a pagarla en un momento distinto de aquel en que se celebro la convención.
  18. 18. - La ley no ha prohibido ni tampoco autorizado en forma general, la reajustabilidad de las obligaciones de dinero, por tanto las partes pueden acordar cláusulas de reajustabilidad, adoptando al efecto las que juzguen adecuadas. - En cuanto a la forma de reajustabilidad la Ley Nº 18.010 otorga amplias facultades. - El deudor de una operación de crédito de dinero puede anticipar su pago, ello constituye una excepción a la regla general consignada para el mutuo en el Art. 2204 C.C., que solo lo permite cuando no se ha convenido intereses. - Los pagos anticipados inferiores al 25% del saldo de la obligación, requerirá siempre del consentimiento del acreedor. - La facultad de prepagar es irrenunciable. Saldos de precios de compraventa: El contrato de compraventa no es una operación de crédito de dinero, de donde se sigue que los saldos de precios no provienen de una operación de crédito de dinero, por ello no se le debería aplicar la Ley Nº 18.010, sin embargo por excepción se aplican los Art. 2º, 8º y 10º. - En los juicios de cobro de dinero reajustable, el pago se hace de moneda corriente, liquidándose el crédito a esa fecha, por el valor que tenga el capital reajustado, según el índice pactado o la unidad de fomento. - Las obligaciones expresadas en moneda extranjera serán solucionadas por su equivalente en moneda Chilena según el tipo cambio vendedor del día de pago. Intereses: Constituyen la renta que produce un capital. - Constituyen un fruto civil y como tales se devengan día a día, Art. 647 C.C. - Pueden estipularse en dinero o en cosas fungibles, Art. 2205 C.C. - Pueden encontrarse pendientes mientras se deban, y percibidos una vez que se cobran, Art. 647 C.C. - En el caso de que sin estipularse fueren pagados, no pueden repetirse ni imputarse al capital, Art. 2209 C.C. Clases de intereses: 1. Estipulados por las partes o establecidos por la ley: Ej. Art. 12 ley Nº 18.010, Art. 1559 CC. 2. Legales, corrientes y convencionales: a.- Legales: Como la misma ley Nº 18.010 dispuso en su Art. 19 que debe aplicar el interés corrientes en todos los casos en que las leyes u otras disposiciones se refieran al interés legal o bancario, por tanto se concluye que en la actualidad el interés legal ha pasado a ser el interés corrientes. b.- Corrientes: Se acostumbraba a definirlo como aquel que se cobra habitualmente en una plaza determinada, sin embargo se usa la definición del Art. 6 de la misma ley, “es el interés promedio cobrado por los bancos y las sociedades financieras establecidas en Chile en las operaciones que realicen en el país”. Se ha fallado que es improcedente otorgar a una
  19. 19. obligación pactadas en unidades de fomento, el interés corriente para operaciones no reajustables, también se ha fallado que si se condena en intereses corrientes, ellos devengaran desde que el fallo quede ejecutoriado. c.- Convencionales: Es el que las partes contratantes acuerdan, tanto para las obligaciones de crédito de dinero, como de dinero el máximo interés permitido estipular asciende al interés corriente mas un 50 %, para los efectos del cálculo se atiende al interés corriente al momento que se celebro el contrato. Si se pacta un interés mayor al permitido la sanción según el Art. 2206 C.C. se rebajan por el juez al interés corriente al tiempo de la convención. En el caso del interés pactado por la mora, se estima que queda sujeto a los mismos límites que el interés convencional por el uso. Anatocismo: Es la capitalización de interés, el Art. 2210 C.C. lo prohibía terminantemente para el contrato de mutuo, el Código de comercio lo acepta para la cuenta corriente mercantil, sin embargo la ley Nº 18.010 derogo el Art. 2210 C.C. por lo que se infiere que hoy no se encuentra prohibido. 6 Según el número de cosas que integran la prestación: Obligaciones de objeto singular y de objeto plural o múltiple. Dentro de las primeras podemos distinguir las de especie o cuerpo cierto y las de género, en ellas lo debido es una sola cosa, un hecho o una abstención. Debemos incluir en esta categoría, a las obligaciones en que lo debido es una universalidad jurídica o de hecho. En estas obligaciones el acreedor podrá exigir la única cosa debida (Art. 1569 C.C.) y el deudor cumplirá pagándola en su integridad (Art. 1591 C.C.). En las obligaciones de dar una especie o cuerpo cierto, y la cosa se pierde hay que distinguir, si la perdida fue fortuita o culpable, pues en el primer caso opera el modo de extinguir las obligaciones “perdida de la cosa debida”, (Art. 1567 nº 7 y 1670 C.C.). En el segundo caso, el deudor queda obligado a pagar el precio más indemnización de perjuicios (Art. 1672 C.C.). Si la obligación incide en un contrato bilateral, y además la pérdida de la cosa fue fortuita, entra a opera la teoría de los riesgos. Las segundas, son en cambio aquellas en que se deben varias cosas, se distinguen: a.- Obligaciones de simple objeto múltiple: Son aquellas en que el sujeto pasivo de la obligación debe varias cosas, es decir, son varias las cosas debidas y se libera de la obligación pagándolas todas (Art. 1591 C.C.). Se establece en conformidad al pago. Se caracterizan porque en su redacción está presente la conjunción copulativa “y”, la cual determina las cosas debidas, por ejemplo: El deudor se compromete a pagar por el presente contrato, una casa, una moto y un automóvil. b.- Obligaciones alternativas o disyuntivas: (Art. 1499 a 1504 C.C.) En esta clase de obligaciones, el deudor debe varias cosas, de manera tal que la ejecución o cumplimiento de una de ellas, lo exonera de tener que ejecutar las otras (Art. 1499 C.C.). La afirmación de la doctrina en general, es que hay varias cosas debidas, pero se cumple pagando con una
  20. 20. de ellas. En cuanto a la responsabilidad, se responde por todas, pero en cuanto al debito, sólo se debe una. En principio la elección corresponde al deudor (Art. 1500 C.C.), y en tal caso el acreedor no puede exigir el cumplimiento con ninguna de ellas en particular. El deudor puede destruir cualquiera de las otras cosas, de tal manera que si algunas de las cosas perecen, sea porque se destruyen o porque no podían ser objeto de la obligación, subsiste la obligación para el deudor. Si la elección fuere del acreedor, el determina con que y con cual de las cosas alternativamente debidas le van a cumplir. Además, si la cosa debida es de especie o cuerpo cierto, el deudor tiene la obligación de cuidado, ya que el acreedor puede exigir cualquiera de ellas. Esto importa por el Art. 1502 Inc. 2º C.C. en que se dispone, que si se destruye alguna de las cosas que alternativamente se deban, el acreedor podrá a su arbitrio pedir, el precio de la cosa destruida más indemnización de perjuicios o cualquiera de las cosas restantes. Características. a.- Hay varias cosas debidas, pero se cumple pagando totalmente con un sola, elegida por quien tiene la alternativa. Todas las cosas se deben “in obligationem”, pero una sola in solutionem. b.- La acción es mueble o inmueble según el Art. 580 C.C. c.- El acreedor sólo puede demandar la cosa en la alternativa que se le deban, salvo que la elección sea suya (Art. 1501 C.C.). d.- Si los acreedores o los deudores son varios, deben actuar todos ellos de consuno (Art. 1526 Nº C.C.). El código fija reglas para la pérdida de la cosa que se debe alternativamente. Se debe distinguir si fue total o parcial. Dentro de la primera, hay que determinar si fue fortuita, pues en tal caso desaparece la obligación (Art. 1567 Nº C.C.), esto nos lleva a la teoría de los riesgos (Art. 1550 C.C.). Si se destruyen todas las cosas debidas alternativamente por culpa del deudor el Art. 1504 C.C. dispone en relación al Art. 1672, que el deudor debe el precio de una de las cosas debidas alternativamente, más indemnización de perjuicios. Para determinar el precio y que cosa se debe, hay que estarse a quién le corresponde la elección. Si la pérdida fue parcial, y esta se debiere a caso fortuito, la obligación subsiste en las otras cosas que no fueron objeto de pérdida. Si queda una sola cosa, a ella queda obligado el deudor (Art. 1503 C.C.). Si la pérdida se debe a culpa del deudor, hay que distinguir a quién le corresponde la elección. Si la tiene el deudor, la pérdida es irrelevante. En cambio, cuando corresponde al acreedor, a este le asiste el derecho de elegir una de las cosas que quedan, o bien el precio de la cosa pérdida más indemnización de perjuicios. Si la cosa se deteriora se aplica el Art. 1590 C.C. c.- Obligaciones facultativas: (Art. 1505 a 1507 C.C.) El Art. 1505 las define como “las que tienen por objeto una cosa determinada, pero concediéndose al deudor la facultad de pagar con esta cosa o con otra que se designa”. El objeto debido es uno sólo. El Art. 1506 C.C. dispone “El acreedor no tiene derecho para pedir otra cosa, que aquella a que el deudor se obligó directamente”. El único que tiene la posibilidad de elegir es el deudor.
  21. 21. Esta facultad debe ser otorgada al momento de contratar, pues si se acuerda al momento del pago sería un a Dación en pago y si se acuerda después de celebrado el contrato y antes del pago, existe una novación por cambio de objeto. Además se agrega una regla conocida del caso fortuito, esto es, si la cosa perece sin culpa del deudor y que no haya ocurrido durante la mora de éste, se extingue la obligación. Si se destruye culpablemente, el Art. 1672 C.C. obliga al deudor al precio de la cosa y a indemnizar perjuicios, es decir, varia el objeto de la obligación. La pérdida de la cosa facultativamente debida, carece de relevancia, pues el deudor, sólo pierde la facultad de pagar con una cosa diferente a la debida. El Art. 1507 C.C. señala que “en caso de duda sobre si la obligación es alternativa o facultativa, se tendrá por alternativa”. 7.- Según el número de sujetos: Obligaciones con unidad y con pluralidad de sujetos. Las primeras son aquellas en que el acreedor y el deudor son una persona (Por cada parte). Las segundas son aquellas en que hay varios acreedores (activa), varios deudores (pasiva) o hay pluralidad de acreedores y de deudores (mixtas). Esta clasificación fluye de los Arts. 1438, 1511 y 1526 C.C. Estas obligaciones con pluralidad de sujeto, pueden ser originarias (cuando la obligación surge con pluralidad de sujetos) o derivativa (cuando la obligación nace con unidad de sujetos, pero durante su vida se transforma en obligación plural). Puede tener origen en la voluntad de quienes concurren a su formación o la sola disposición de la ley. Se distingue entre: a.- Obligaciones simplemente conjuntas o mancomunadas: (Art. 1511 Inc. 1º C.C.) Son aquellas en las que existe pluralidad de sujetos activos y pasivos, teniendo por objeto una cosa divisible. Cada acreedor puede exigir sólo su parte o cuota a cada deudor, y por ende, cada deudor sólo puede ser obligado a pagar su parte o cuota en la deuda. Estas constituyen la regla general, respecto de las obligaciones con pluralidad de sujetos. Pluralidad de prestaciones y pluralidad de vínculos. Existen obligaciones entre sujetos singulares, esto debido a que tienen por objeto una cosa divisible (Art. 1511 y 2307 Inc. 2º C.C.), que expresa que la regla general es que están obligados en partes iguales (Art. 2367 C.C.). Existe un excepción importante (Art. 1354 C.C.), referente al pago de las deudas hereditarias y testamentarias, señalando que dichas deudas se repartirán a prorrata de sus cuotas. Efectos de este tipo de obligaciones. 1.- Cada acreedor puede cobrar a cada deudor su parte o cuota en la obligación. 2.- Como hay pluralidad de prestaciones y de vínculos, la extinción de la obligación respecto de un deudor, no extingue la obligación respecto de los otros, el Art. 1526 Inc. 1º C.C. dispone que la cuota de un deudor insolvente no grava a los demás. Igualmente respecto de las deudas hereditarias Art. 1355 C.C., salvo lo dispuesto en el Art. 1287 C.C.
  22. 22. 3.- La interrupción de la prescripción que opera en favor de un acreedor, no favorece a los demás; y recíprocamente, la interrupción que afecta a un deudor, no perjudica a los otros (Art. 2519 C.C.). 4.- La nulidad judicialmente declarada en contra de uno de los obligados o de uno de los acreedores, no afecta a los otros, pues la nulidad tiene efecto relativo a las partes (Art. 3º Inc. 2º y 1690 C.C.). 5.- La mora de uno de los deudores, no coloca en mora al resto de los deudores. El simple retardo en el cumplimiento de la obligación, no genera la obligación de indemnizar los perjuicios, sino respecto del deudor que retardo el cumplimiento (Art. 1526 Nº 3 y 1540 C.C.). 6.- En las excepciones o defensas que puede oponer un deudor se comprenden tanto las reales como las personales. 7.- La prórroga de la jurisdicción que opere en favor de uno de los deudores no afecta a los demás. 8.- Se ha resuelto que siendo el contrato bilateral, el contratante cumplidor podrá, pedir sólo y sin necesidad de acuerdo, la resolución del contrato o el cumplimiento, esto debido a la pluralidad de vínculos. La opinión contraria ha estimado que la obligación en este caso se transforma en una alternativa, pues se puede elegir que acción intentar. Según Alessandri cuando existen varios acreedores, estos si deben ponerse de acuerdo la acción que pretenden ejercer. b.- Obligaciones solidarias o in sólidum: Son aquellas en que debiéndose un objeto divisible y habiendo pluralidad de acreedores o de deudores, o pluralidad de ambos, cada acreedor puede exigir la totalidad de la obligación a cualquiera de los codeudores y cada deudor esta obligado a la totalidad de la deuda, de modo que cumplida así la obligación ella se extingue. La solidaridad es excepcional y no se presume, “la solidaridad debe ser expresamente declarada en todos los casos que no la establezca la ley”. Art. 1511 Inc. 2º y 3º C.C. Del hecho que sea excepcional surgen varias consecuencias: 1.- Para que haya solidaridad tiene que haber una fuente de solidaridad: convención, testamento o ley. 2.- La solidaridad es de derecho estricto y de interpretación restringida. 3.- La solidaridad no se presume. 4.- Quien alegue la solidaridad debe probarla. Clases de solidaridad: 1.- Activa, pasiva o mixta, según haya pluralidad de acreedores, de deudores o de ambos. La más importante es la pasiva, ya que constituye una garantía muy eficaz, superior a la fianza por que no hay beneficio de excusión, la solidaridad activa en cambio tiene poca utilidad practica, puede servir para facilitar el cobro de documentos bancarios. 2.- Según su fuente puede ser legal o voluntaria. Ej. Art. 2317 C.C. La voluntaria a su vez, puede provenir de la partes o del causante
  23. 23. 3.- Perfecta que es la que produce todos los efectos propios de la solidaridad, imperfecta la que sólo genera algunos efectos, esta clasificación en chile no tiene cabida. Se inspira en la teoría de la equivalencia de las condiciones. Elementos de la solidaridad: 1.- Pluralidad de acreedores o deudores. 2.- La cosa debida debe ser divisible. 3.- La cosa debida debe ser la misma, si lo debido por los diferentes deudores fueran cosas diferentes habrá pluralidad de obligaciones, tantas cuantos objetos hubiere. 4.- Fuente de la solidaridad este requisito lo exige el Art. 1511 Inc. 2º C.C. la fuente puede ser la convención, el testamento o la ley. Las sentencias judiciales no crean obligaciones. En un principio la solidaridad debe establecer en un solo instrumento, sin embargo la doctrina estima que no habría impedimento para que pudieran pactarse con posterioridad siempre que en el segundo instrumento se haga referencia expresa al primero. Si bien la cosa debida es la misma cada uno de ellos puede deberla de diferentes maneras, ya que pueden existir vínculos diferentes Art. 1512 C.C. De este principio se derivan importantes consecuencias: 1.- Algunos de los vínculos pueden estar sujetos a modalidad. 2.- La causa de la obligación puede ser diversas. 3.- Los plazos de prescripción pueden ser diversos, según la naturaleza del vínculo. 4.- Puede ser valida la obligación respecto de uno y nula respecto de otros. 5.- Respecto de uno de los deudores puede existir titulo ejecutivo, no respecto de los otros. 6.- El acreedor que tiene un crédito que goza de privilegios respecto de un deudor no puede invocarlo respecto a los bienes de un acreedor solidario. 1.- Solidaridad activa: Además de existir varios acreedores de una obligación con objeto divisible, cualquiera de ellos puede exigir un pago total, de manera que cumplida en esa forma, se extingue la obligación. Elementos: 1.- Pluralidad de acreedores. 2.- Cualquier acreedor puede demandar la totalidad de la obligación. 3.- Exigida la obligación por un acreedor se extingue respecto de todos, esto ocurre cualquiera sea el modo de extinguir la obligación. Naturaleza jurídica de la solidaridad:
  24. 24. a.- Teoría Romana: Cada acreedor es mirado como propietario exclusivo de la totalidad del crédito. b.- Teoría francesa o del mandato tácito y reciproco: Según ella cada acreedor es dueño solo de su cuota en el crédito, y respecto de las otras actúa como mandatarios de los demás acreedores, el mandato es tácito por que no lo establecen las partes y reciproco porque cada acreedor tiene un mandato de cada uno de los demás. Es relevante que postura se adopta, ya que de acoger la primera cada acreedor no solo puede cobra la deuda, sino también perdonarla, situación que no puede darse si se sigue la tesis del mandato tácito para condonar la deuda. c.- Teoría adoptada en Chile: No existe duda que en materia de solidaridad activa se sigue la teoría Romana por: - La condición de la deuda de uno de los codeudores, extingue la deuda respectiva de los otros de la misma forma que el pago lo haría. Art.1513 Inc. 2º C.C. - Por dos notas puestas de Andrés Bello. Existen autores como Somarriva dice que lo anterior es cierto, pero solo rige para la solidaridad activa, no en la pasiva, respecto de la cual se ha seguido la teoría Francesa. Por tanto se concluye que el legislador sigue en materia de solidaridad activa la teoría romana, y en materia de solidaridad pasiva el mandato tácito y reciproco, sin perjuicio de lo anterior surgen dudas del Art. 1521 C.C. Alessandri, en cambio cree que en ambas solidaridades se sigue la teoría del mandato tácito y reciproco. Tiene relevancia ya que si en la solidaridad pasiva se sigue la teoría Francesa si se demanda a un deudor y el acreedor pierde el juicio no podría demandar a otro, pues habría identidad legal de personas, además tendría utilidad en el caso de la prórroga de la competencia. No existe solidaridad activa legal, pero según algunos un sólo caso se daría en el Art. 290 del Código de Comercio, sin embargo se sostiene por la mayoría que es un caso de solidaridad pasiva, por lo que se concluye que la única fuente de la solidaridad activa seria el testamento o el acuerdo entre las partes. Inconvenientes: Que el acreedor cobre y que luego caiga en insolvencia, con lo que sus coacreedores no tendrían forma de recuperar su parte. Ventajas: Facilitar el cobro de un crédito, y facilitar al deudor el pago, ya que puede elegir a quién pagar. Efectos de la solidaridad activa. Debe distinguirse entre las relaciones externas e internas, las primeras son las existentes entre los acreedores y el deudor, y la segunda son las que se producen entre los coacreedores entre si.
  25. 25. Relaciones externas: - Cada acreedor puede demandar el total de la obligación, Art. 1511 Inc. 2º C.C. - El deudor puede hacer el pago al acreedor que elija, a menos que estuviera demandado, ya que en tal caso debe pagar al demandante, Art. 1513 Inc. 1º C.C. Pagando de esta forma se extingue la obligación respecto de todos los acreedores. - Los otros modos de extinción de la obligación que operen entre el acreedor y el deudor extingue la obligación respecto de todos, a menos que ya el deudor estuviere demandado por uno de ellos. - La ininterrupción de la prescripción natural o civil que aprovecha aun acreedor solidario, beneficia a los otros. Art. 2519 C.C. - La constitución en mora que hace un acreedor constituye en mora al deudor respecto de todos los acreedores. - Las medidas precautorias a favor de un acreedor favorece a los otros. Relaciones internas: Extinguida la obligación surgen las relaciones internas de los coacreedores. - El acreedor que cobro el total deberá rembolsar a los demás su respectiva cuota, a menos que haya algunos no interesados, caso en que nada le corresponderá. - Cada uno de los acreedores no podrá reclamar al que recibió el pago sino la porción que le corresponda, a prorrata de su cuota. 2.- Solidaridad pasiva: Es aquella que cayendo sobre una cosa divisible y en que hay varios deudores, el acreedor pueda demandar la totalidad de su crédito a cualquiera de los deudores, extinguiendo la obligación respecto de todos. Características. - Es una garantía para el acreedor ya que puede dirigir su acción en contra del deudor que le parezca mas solvente. Como garantía es mejor que la fianza ya que no existe el beneficio de excusión ni de división. En la practica es común ver que una persona se obliga como fiador y codeudor, esta formula es importante para quien se obliga de esta forma, pues con ello esta demostrando que se trata de un codeudor solidario que no tiene interés en la obligación, lo que le va a beneficiar al momento de resolver las relaciones internas. La relación entre el fiador y el codeudor solidario con el acreedor deben regirse por las reglas de la solidaridad, considerándose por tanto al primero como un deudor directo. Se habla de fiador solidario para referirse al caso en que habiendo varios fiadores estos se han obligado solidariamente entre si, lo que quiere decir que cada uno de ellos responden por el total de la deuda, pero como fiador, esto es subsidiariamente con el beneficio de excusión y de división. - Tiene mucha aplicación en el derecho mercantil. - Presenta todos los caracteres que sean presentado para la solidaridad. - Se acepta que respecto de esta solidaridad se sigue la teoría francesa. Efectos de la solidaridad pasiva.
  26. 26. Se debe distinguir entre relaciones internas y externas. Relaciones externas. Obligación de la deuda. Mira a la relaciones entre el acreedor y los deudores. - El acreedor puede dirigirse a todos los deudores conjuntamente, o en contra de cualquiera de ellos por el total de la deuda sin que este le pueda oponer el beneficio de división. De esto se desprenden dos cosas importantes: si el juicio se sigue contra un deudor no se puede embargar los bienes de otro. El hacho de demandar a un codeudor no significa que no se pueda demandar a otro en juicio aparte, esto ya que el Art. 1515 C.C. señala que la demanda intentada en contra de uno no extingue la acción solidaria en contra de los otros. - Si el deudor demandado paga el total de la obligación o la extingue por cualquier modo, tal extinción opera respecto de todos los codeudores solidarios. - Si el acreedor demanda a un deudor y no obtiene el pago total, podrá dirigirse en contra de cualquiera de los otros, por el saldo. - El titulo ejecutivo respecto del deudor principal, lo es también en contra del fiador y el codeudor solidario. - La sentencia dictada en contra de un codeudor produce cosa juzgada respecto de los otros, puesto que, hay identidad legal de personas, la cosa juzgada es una excepción real que mira a la naturaleza de la obligación y tal obligación compete a todos los codeudores. - En virtud del principio de pluralidad de vínculos, puede la prescripción comenzar a correr en momentos distintos, y la prescripción se contara, respecto de cada deudor desde que su obligación se haga exigible. - Producida la mora respecto de un deudor, también queda constituidos en mora los otros. - La perdida de la especie debida por culpa de uno de los codeudores genera responsabilidad para todos, respecto del pago del precio, pero no respecto de la indemnización de perjuicios que solo deberá pagar el culpable. Si son más los culpables, el código nada dice, según Somarriva cada deudor responderá de los perjuicios solo por su cuota. Stitchkin tiene una opinión distinta, que funda por las siguientes razones: 1.- Frente a diferentes interpretaciones posibles se debe buscar la más útil y en este caso, siendo todos los deudores culpables, o estando en mora todos ellos, es más útil que la acción sea también solidaria. 2.- Por lo dispuesto en el Art. 1526 Nº 3 C.C. - La prorroga de la jurisdicción respecto de uno de los deudores afecta a todos. - Si el acreedor cede a su crédito a un tercero, no es necesario que notifique la cesión a todos o que todos tengan que aceptarla. Basta que se notifique a cualquiera de los deudores. Excepciones que puede oponer el deudor demandado. - De acuerdo al Art. 1514 C.C, demandado un deudor no tiene el beneficio de división. - La regla general es que el demando pueda oponer todas las excepciones que resulten de la naturaleza de la obligación y además las personales suyas. Art. 1520 Inc. 1º C.C. - Las excepciones que miran a la naturaleza de la obligación se denominan excepciones reales, generalmente están referidas a los vicios de que adolece la fuente de obligación solidaria y que generan nulidad absoluta.
  27. 27. - Las excepciones personales son aquellas que solo las puede oponer el deudor o deudores respecto de los cuales se reúnen las causas o circunstancias en que se fundan. Ej. Nulidad relativa, condiciones suspensivas pendientes. - Se habla también de excepciones mixtas por reunir características tanto de las reales como de las personales, entre ellas se puede nombrar la compensación. Una vez iniciado el juicio en contra de uno de los codeudores solidarios, si puede intervenir otro en este juicio, ya que si se acepta que la sentencia que se dicte en ese juicio va a producir cosa juzgada respecto de todos, se desprende que todos tienen interés legitimo en el resultado del juicio, por lo que seria un tercero coadyuvante. Relaciones internas. Contribución a la deuda. Solo se generan si el deudor extinguió la obligación por pago o por un modo equivalente al pago, vale decir, que implique un sacrificio económico. Para el estudio de estas relaciones se debe distinguir entre: a.- Si todos los codeudores tienen intereses en la obligación: Si todos los deudores tienen interés en la obligación, el deudor que paga se subroga en el crédito, con todos sus privilegios y seguridades, y puede dirigirse en contra de los otros codeudores, pero solo por su cuota. Esto quiere decir que no se subroga la solidaridad. Art. 1522 Inc.1º C.C. El deudor que paga a demás de la acción subrogatoria, una acción personal de reembolso, que emana del mandato tácito y reciproco. b.- Si alguno de ellos tiene interés en la obligación, se distingue si paga quien tiene interés o quien no lo tiene: Si solo alguno de los codeudores tiene un interés en la obligación, los efectos serán distintos según si pago un interesado, o un no interesado: b.1- Si pago un codeudor interesado, se subroga en la acción del acreedor a quien pago y puede dirigirse en contra de cada uno de los demás codeudores interesados por su correspondiente cuota. No se puede dirigir en contra de los no interesados, ya que estos solo tienen la calidad de fiadores. Art. 1522 Inc.2º C.C. b.2- Si pago un codeudor no interesado, el Art. 1522 C.C. lo considera como fiador y consecuencia de ello es que se subroga en la acción el acreedor, pudiendo demandar intereses y gastos. Extinción de la solidaridad pasiva. - Se puede extinguir conjuntamente con la obligación solidaria. Esto se produce cuando se cumple extinguiendo la obligación, por uno de los modos propios para ello. - Se puede extinguir solo la solidaridad. Esto ocurre en los casos de la muerte del deudor solidario y de renuncia de la solidaridad. 1.- Muerte del deudor solidario: Cuando muere el codeudor solidario los herederos suceden en la obligación, pero no en la solidaridad, sin embargo la muerte del causante no
  28. 28. extingue la solidaridad, cuando se ha convenido lo contrario. Art. 1526 Nº 4 Inc.2º y 549 C.C. 2.- Renuncia de la solidaridad: El acreedor puede renunciar a la solidaridad, pues esta establecida en su solo beneficio. La renuncia de la solidaridad consiste en el acto en cuya virtud al acreedor prescinde de su derecho a cobrar el total de su obligación sea respecto de todos los deudores (renuncia absoluta), sea respecto de alguno de ellos (renuncia relativa). Se renuncia en forma expresa cuando se hace en términos formales y explícitos. Se renuncia tácitamente a favor de uno de ellos, cuando le ha exigido o reconocido el pago de su parte o cuota de la deuda, expresándolo así en la demanda o en la carta de pago. Efectos de la renuncia: 1.- Si la renuncia es parcial, el deudor liberado de la solidaridad solo esta obligado a pagar su cuota o parte en la deuda. 2.- Si la renuncia es total la obligación queda convertida en una obligación en simplemente conjunta o mancomunada. Obligaciones divisibles e indivisibles. La obligación es indivisible si el objeto de la prestación debe cumplirse por el todo y no por partes, sea por la naturaleza misma del objeto, sea por el modo que han tenido las partes para considerarlo. La indivisibilidad de una obligación puede darse en obligaciones con sujetos únicos o plurales, por que no mira a los sujetos sino al objeto de la prestación. La indivisibilidad solo cobra importancia en las obligaciones con pluralidad de partes, pues en ellas de aplicarse la regla general, cada acreedor tiene derecho a exigir su cuota y cada deudor cumple pagando la suya, pero esta regla se revierte si el objeto es indivisible. El Art. 1524 C.C. hace la distinción entre obligaciones divisibles e indivisibles. 1.- Divisibilidad física o material: Una cosa es físicamente divisible cuando, sin destruirse, puede fraccionarse en parte homogénea entre si y con respecto al todo primitivo, no sufriendo menoscabo considerable el valor del conjunto de aquellas en relación con el valor de este. 2.- Divisibilidad intelectual o de cuota: Un a cuota es intelectualmente divisible cuando puede fraccionarse en partes ideales, abstractas, aunque no se pueda hacer materialmente. Todas las cosas y derechos admiten este tipo de división, salvo que la ley lo prohíba. Fuente de indivisibilidad: Puede prevenir de que la cosa debida, por su propia naturaleza, no puede dividirse (individualidad natural) o de que las partes acordaron que no se podía cumplir por partes (indivisibilidad convencional o de pago). a.- indivisibilidad natural: Esta puede ser absoluta o necesaria o relativa.
  29. 29. Indivisibilidad absoluta o necesaria: Existe cuando el objeto de la obligación, la prestación, por su propia naturaleza, no se puede cumplir por partes. Ej. Servidumbre de transito. Indivisibilidad relativa: Se habla de ella cuando esta proviene del fin que las partes se propusieron al momento de contratar la obligación. b.- Indivisibilidad convencional o de pago: En este caso la indivisibilidad no proviene del objeto de la prestación, sino del acuerdo expreso de los contratantes en orden a que no pueda cumplirse por partes. - Las obligaciones de dar son en general divisibles, así los comuneros pueden por Ej. Vender su cuota o hipotecar su cuota. Por excepción algunos derechos son indivisibles por expresa disposición legal, Ej. Servidumbre. - La obligación de entregar será divisible, si la cosa que se debe entregar admite división física y será indivisible si se debe entregar una especie o cuerpo cierto. - La obligación de no hace, puede ser divisible o indivisible según lo sea la cosa que no debe hacerse. Efectos de la indivisibilidad: El problema surge cuando son varios los objetos. Efecto de la Indivisibilidad activa. - Cada acreedor puede exigir el total, Art. 1527 C.C. - El pago efectuado por el deudor a cualquier acreedor extingue la obligación respecto de todos. - Ninguno de los coacreedores puede sin el consentimiento de los demás remitir la deuda o recibir el precio de la cosa debida y si lo hiciere sus coacreedores podrán toda vía demandar la cosa misma abonada al deudor la parte o cuota que el acreedor que haya remitido la deuda o recibido el precio de la deuda. Art. 1532 C.C. - La interrupción de la prescripción opera por uno de los acreedores aprovecha a los demás. Respecto de suspensión de la prescripción, es un beneficio personal que sólo debe aprovechar al acreedor en cuyo favor la ley lo establece. - El acreedor que recibe el pago de la obligación indivisible, debe dar a los otros la parte que les corresponde, y si nada se dice sobre cual es la parte de cada uno, se presume que todos tienen la misma cuota. Efectos de la indivisibilidad pasiva. a.- Relaciones externas: Obligación de la deuda, relaciones entre el acreedor y los codeudores. - Cada uno de los deudores es obligado a cumplirla en el todo, aunque no se haya convenido solidaridad. Art. 1527 C.C. - La prescripción interrumpida respecto de uno de los deudores lo es igualmente respecto de los otros, Art. 1529.
  30. 30. - El cumplimiento de la obligación indivisible por cualquiera de los obligados, la extingue respecto de otros, Art. 1531 C.C. - Demandado uno de los deudores puede pedir un plazo para entenderse con los demás codeudores, a fin de cumplir entre todos. b.- Relaciones internas: Contribución a la deuda, relaciones de los deudores entre si. - El que pago tiene derecho a que los demás le paguen la indemnización correspondiente. Indivisibilidad del pago: Negando la posibilidad de cumplimiento parcial se estima resguardado el interés del acreedor. La indivisibilidad del pago solo aparece en el momento del pago, es por esto su nombre. Art. 1526 C.C. - Todos estos casos corresponden a indivisibilidades de pago pasivas. - Los casos de este articulo, son taxativos, no ejemplos, por ser excepcionales. Nº 1.- Acción hipotecaria o prendaría. - La hipoteca o prenda grava toda la cosa, por lo que si esta se divide la hipoteca o prenda queda gravando a cada una de las partes. Art. 2408 C.C. - En cuanto al crédito garantizado, pues mientras no se satisfaga el crédito, no puede pedirse el alzamiento de la parte de la hipoteca o devolución de parte de la prenda. - Cuando existe una obligación caucionada con prenda o hipoteca, el acreedor tiene dos acciones: 1.- Una personal para hacer efectivo su crédito en el patrimonio del deudor. 2.- Una acción real, la hipoteca o prenda destinada hacer efectivo el crédito en la cosa dada en prenda o hipoteca, quien quiera sea su dueño. - La indivisibilidad esta referida únicamente a la acción prendaría o hipotecaria, no a la personal que es divisible, salvo que las partes hayan a cordado lo contrario. - La acción hipotecaria o de prendaría contra aquel de los codeudores que posea, en todo o parte, la cosa hipotecada o empeñada, Art. 1526 Nº 1 C.C. - Se demanda a quien esta poseyendo la cosa, por el total de la deuda y no por la parte o cuota que en la obligación corresponda al deudor. Nº 2 Deuda de una especie o cuerpo cierto. Si la deuda es de una especie o cuerpo cierto, aquel de los codeudores que lo posee es obligado a entregarlo. Al hablar de entrega, se refiere a la entrega material, no a la tradición. Nº 3 Indemnización de perjuicios por incumplimiento de un codeudor. Aquel de los codeudores por cuyo hecho culpa se ha hecho imposible el cumplimiento de la obligación es exclusiva y solidariamente responsable de todo perjuicio al acreedor. Esta norma es redundante con el Art. 1533 Inc. 2º C.C. En esta norma la voz “solidariamente responsable”, hace alusión a que responde el solo por la totalidad de los perjuicios.
  31. 31. Nº 4 Pago total de una deuda impuesta a un heredero; e indivisibilidad estipulada por el causante. Cuando por testamento o por convención entre los herederos, o por partición de la herencia, se ha impuesto a uno de los herederos la obligación de pagar el total de la deuda, el acreedor podrá dirigirse contra el heredero por el total o contra cada uno de ellos por la parte que le corresponda a prorrata de sus cuotas. a.- Pago de una deuda impuesta a un heredero. Las deudas del causante se reparten a prorrata de sus cuotas (Art. 1354 C.C.). El acreedor puede dirigirse contra cualquiera de ellos por el total (persona que señaló el causante o acordaron los herederos o se estableció en el acto de partición), o bien, contra cada uno de ellos según lo antes expresado. b.- La indivisibilidad estipulada con el causante. Si se hubiese pactado con el causante que el pago no puede hacerse por partes, ni aún por los herederos del deudor, podrá ser obligado a entenderse con sus coherederos para pagar el total de la deuda, o pagar el mismo sin perjuicio de las acciones que le correspondan. En virtud del Art. 1344 C.C. debe entenderse que ninguno de los herederos pasa a ser dueño del crédito, ni de su cuota mientras no se haga la partición. Esto por el efecto declarativo de la partición. Existe una contradicción entre el Art. en cuestión y el recién citado, puesto que el primero señala que el heredero podrá cobrar su cuota en el crédito al momento de la delación de la herencia. Según Alessandri no es posible que el heredero pueda cobrar el crédito antes de efectuada la partición, para ello se funda en que la partición tiene un efecto declarativo (Art. 1344 C.C.). Así se desprende de algunos fallos. En cambio Luis Claro Solar, Gonzalo Barriga y Manuel Somarriva, sostienen que los herederos pueden cobrar su crédito desde la delación, es decir, el llamado que hace la ley al heredero para que acepte o repudie la asignación. Pues la división en los créditos se hace de pleno derecho (Ipso iure). Solucionan la discordia diciendo que el Art. 1526 C.C. se aplica a las relaciones: heredero-deudor, en cambio el Art. 1344 C.C. a las relaciones entre los coherederos. Nº 5 Pago de una cosa indeterminada. Si se debe un terreno o cualquiera otra cosa indeterminada, cuya división ocasionare grave perjuicio al acreedor, cada uno de los codeudores podrá ser obligado a entenderse con los otros para el pago integro de la cosa, o a pagarla el mismo, sin perjuicio de las acciones que le correspondan. Se refleja la idea de que no hay solidaridad de pago activa. Por ello los herederos no podrán exigir el pago de la cosa entera, sino intentando conjuntamente su acción. La C.S. ha dicho que los nº 2 y nº 5 del Art. 1526 C.C. se refieren a cosas corporales y no a las incorporales. Nº 6 Obligaciones alternativas. Cuando la obligación es alternativa, si la elección es de los acreedores, deben hacerla de consuno, y si es de los deudores, deberán hacerla también de consuno. Se presenta un problema en relación al Art. 1489 C.C. que da la acción al contratante diligente para pedir el cumplimiento o la resolución, en ambos casos con indemnización de perjuicios. Algunos dicen que esta es una obligación alternativa, y los acreedores deben ponerse de acuerdo en pedir el cumplimiento o la resolución.
  32. 32. Paralelo entre solidaridad e indivisibilidad. Ambas instituciones jurídicas son diversas, sin perjuicio de las similitudes que pueden presentar. Semejanzas. 1.- Ambos casos constituyen excepción al principio de la divisibilidad de las deudas cuando hay pluralidad de sujetos. 2.- En ambos casos el acreedor puede exigir el total, y cada deudor está obligado a cumplir íntegramente con la obligación. 3.- En ambos casos, el pago hecho por un deudor extingue la obligación respecto de todos. Diferencias. 1.- La indivisibilidad se explica por tener por objeto una cosa indivisible, es decir, la naturaleza del objeto debido, es no ser divisible, ni física, ni intelectualmente. En tanto, en la solidaridad la cosa debe ser divisible. 2.- La solidaridad puede renunciarse, la indivisibilidad no. 3.- En las obligaciones solidarias, el acreedor puede exigir al pago total a cualquier deudor, que está obligado a la totalidad de la deuda, en cambio en la indivisibles, el deudor puede pedir un plazo para entenderse con sus codeudores (Art. 1526 Nº Inc. 2º C.C.). 4.- La solidaridad no se transmite a los herederos (Art. 1523 C.C.); la indivisibilidad si es transmisible (Art. 1528 C.C.). - Además el ser solidaria una obligación no le da el carácter de indivisible, pues el Art. 1525 C.C. así lo dispone. 8.- Según su forma de existir: Obligaciones principales y accesorias. Se infiere esta clasificación del Art. 1442 C.C. que clasifica a los contratos en principales y accesorios. Son de la primera clase aquellas que pueden subsistir por sí solas, sin necesidad de otras. En cambio las accesorias son aquellas que tienen por objeto asegurar el cumplimiento de una obligación principal de manera que no puede subsistir sin ella. Ej.: de la primera es la obligación del comprador de pagar el precio, de la segunda, la prenda, fianza, hipoteca, cláusula penal. Importancia de la distinción. Cobra relevancia debido al principio de que lo accesorio sigue la suerte de lo principal. Si se extingue la obligación principal, se extingue la accesoria vía consecuencial. También importa para la prescripción, pues la obligación accesoria prescribe junto con la obligación principal. Art. 2516 C.C. consagra este principio. Además el profesor Daniel Peñailillo, añade en esta clasificación, unas que no son ni principales, ni accesorias, son las denominadas dependientes, que sin perjuicio de no poder existir por si mismas, no tienen por objeto garantizar el cumplimiento de otra obligación, tal es el caso de las capitulaciones matrimoniales, Art. 1715 C.C. 9.- Según sus efectos: Obligaciones puras y simples y sujetas a modalidad.
  33. 33. La regla general es que sean puras y simples, es decir, que produzcan todos sus efectos normalmente desde su nacimiento a su extinción. Sin embargo, por voluntad de las partes, por testamento o por ley, se pueden alterar esos efectos normales, ya sea en su nacimiento, ejercicio, o extinción. Los efectos normales de los contratos: a.- El derecho y la correlativa obligación nacen conjuntamente con el acto que los crea. b.- Se puede ejercer derechos de inmediato. c.- La obligación va a existir en el tiempo hasta su extinción normal. d.- El deudor debe cumplir su obligación. La condición, el plazo y el modo son las principales modalidades, pero no las únicas. Esto porque cualquier alteración a los efectos normales constituye modalidad, así la solidaridad, lo facultativo o alternativo de un obligación, la representación e incluso la cláusula penal. Características. a.- Son elementos accidentales del acto jurídico, pues no le pertenecen a la esencia, ni a la naturaleza, le pertenecen por ser incorporadas por medio de cláusulas o declaraciones especiales (Art. 1444 C.C.). Sin perjuicio el Art. 1489 C.C Condición resolutoria tácita la ley la subentiende, constituyendo un elemento de la naturaleza, e incluso de la esencia, Art. 1554 Nº 3 C.C, en el Contrato de promesa y el Art. 738 C.C, en la Propiedad fiduciaria. b.- Son excepcionales. Pues la regla general es que sean puros y simples. c.- Requieren de fuente que las cree. Puede ser la ley, el testamento o la voluntad de las partes, el juez queda excluido para este efecto, salvo que la ley lo autorice (Art. 904 C.C.). d.- La regla general es en el ámbito patrimonial que cualquier acto jurídico pueda ser objeto de modalidades. Excepciones, Art. 768 C.C. Usufructo, Art. 1723 C.C. Pacto modificación de régimen, Art. 1192 C.C. Legítima rigoroso. En derecho de familia no tienen aplicación. 9,1.- Obligaciones condicionales. Según el Art. 1473 es el acontecimiento futuro que puede suceder o no. Doctrinariamente se define como “el hecho futuro e incierto de cual depende el nacimiento o extinción de un derecho y su correlativa obligación”. Son dos los elementos que la constituyen: a.- Hecho futuro: Esto quiere decir que el hecho ha de verificarse con posterioridad a la celebración del acto o contrato. b.- Hecho incierto: Es decir debe existir la incerteza de su ocurrencia, pues es este el elemento que la distingue del plazo, pues este último es un hecho cierto que siempre ha de ocurrir. Requieren que exista una incertidumbre objetiva.
  34. 34. Clasificaciones. a.- Condición expresa o tácita: La expresa es aquella establecida en términos formales y explícitos. La tácita es aquella que según la ley va envuelta en todo contrato bilateral (Art. 1489 C.C). b.- Condición suspensiva o resolutoria: esta clasificación es formulada por el Art. 1479 C.C. La primera es aquel hecho futuro e incierto del cual depende el nacimiento de un derecho y su correlativa obligación. En cambio la resolutoria es aquel hecho futuro e incierto del cual depende la extinción de un derecho y su correlativa obligación. Lo importante de esta clasificación es, que respecto de la condición suspensiva el derecho no nace, sólo el vínculo contractual que la contiene, en cambio, respecto de la resolutoria el derecho existe, pero está expuesto a extinguirse. c.- Condición positiva y negativa: Es positiva la que consiste en que acontezca una cosa, en cambio es negativa la que consiste en que no acontezca una cosa. Esta clasificación es formulada por el Art. 1474 C.C. Además es importante, debido al momento en que ha de tenerse por fallida, pues para estos efectos el Art. 1482 C.C. dispone que la condición positiva se tendrá por fallida, cuando ha llegado a ser cierto que el acontecimiento no sucederá o que ha expirado el tiempo en que ha debido verificarse, por su parte en ese supuesto la condición negativa se tendrá por cumplida. También importa porque la condición positiva debe ser física y moralmente posible. Es físicamente imposible, la contraria a las leyes de la naturaleza, y moralmente imposible aquella contraria a la ley, al orden público y a las buenas costumbres. Será mirada como imposible las ininteligibles. Arts. 1475 y 1476 C.C., añadiendo este último que si una obligación negativa es físicamente imposible, se tendrá por pura y simple, y si es moralmente imposible, vicia la disposición. d.- Condiciones posibles e imposibles; lícitas e ilícitas: Esta clasificación es formulada por los Arts 1475, 1476 y 1480 C.C. Me estaré a lo dicho anteriormente, limitándome a tratar lo efectos de una y otra. 1.- Condición positiva imposible o ilícita, se debe distinguir según se trate de una condición suspensiva o resolutoria. 1.a.- Condición suspensiva: La condición se tendrá por fallida, lo que significa que el derecho no llegará a nacer. 1.b.- Condición resolutoria: La condición se tendrá por no escrita, lo que significa que el derecho nace puro y simple. 2.- Condición negativa físicamente imposible: en este caso no es necesario distinguir, aquí la obligación nace pura y simple. 3.- Condición negativa de un hecho ilícito: La condición vicia la disposición, pues no se podrá exigir el pago, pues no es mirado con buenos ojos que se cobre por la abstención de un hecho ilícito.
  35. 35. e.- Condición determinada o indeterminada: Es determinada aquella en que el hecho que la constituye debe ocurrir en una época prefijada. Por el contrario, es indeterminada, aquella en que no se fija una época para su verificación. Estas condiciones son las que causan problemas, puesto que es preciso determinar en que momento se tendrán por fallidas. Se discutió al respecto, ya que según el mensaje, el plazo en que debían tenerse por fallidas era de 30 años, luego se redujo a 15 años, que correspondía al plazo de prescripción extraordinaria. Pero con la dictación de la Ley Nº 16.952 que redujo nuevamente los plazos de prescripción, se quebró la coherencia del sistema. Esto pues El Art. 739 C.C. (relativo a la propiedad fiduciaria), estableció el plazo de 5 años, siendo que debió reducirse a 10 años, computados de acuerdo al plazo máximo de prescripción. Ahora debemos dar aplicación restringida al Art. 739 C.C., siendo la regla general el plazo de 10 años. Según Abeliuk y la jurisprudencia. f.- Condiciones potestativas, causales y mixtas: Son potestativas aquellas que dependen de la voluntad del acreedor o del deudor, son causales, las que dependen de la voluntad de un tercero o un acaso, y mixtas, las que dependen en parte de la voluntad del deudor o del acreedor y en parte de la voluntad de un tercero o un acaso. Art. 1477 C.C. Se distingue dentro de las potestativas entre: 1.- Simplemente potestativas, 2.- Meramente potestativas. Las primeras dependen de un hecho voluntario, causado del acreedor o del deudor. Las segundas en cambio, dependen del mero arbitrio de las partes. Esta última subclasificación se desprende del Art. 1478 C.C. Se dice que son nulas las obligaciones meramente potestativas de la voluntad del deudor, pues no denotan seriedad. Además deben ser suspensivas, pues si son resolutorias, no habría problema. Esto se fundamenta en que: 1.Ya ha nacido el derecho, lo que afecta la condición es su extinción. 2.- El código las acepta expresamente en donaciones revocables (Art. 1136 C.C.) y Pacto de retroventa (Art. 1881 C.C.). Abeliuk argumenta en contrario diciendo: 1.- El código no distingue (Art. 1478 C.C.). 2.- La ubicación demuestra que es aplicable a ambas (suspensiva y resolutoria), puesto que se ubica antes de hacer la distinción. 3.- Por que el fundamento de la nulidad en ambas obligaciones es el mismo. 4.- Porque los casos de los Arts. 1136 y 1881 C.C., en definitiva depende de la voluntad del acreedor. Reglas comunes a todas las condiciones. A.- Estados en que pueden encontrarse: 1.- Pendiente: Mientras aún no ocurre el hecho que la constituye, pero todavía puede suceder. Se debe distinguir los efectos de la suspensiva o la resolutoria. 2.- Fallida: Este elemento se debe al carácter incierto de la condición. El cual la distingue del plazo. Se encuentra fallida según el Art. 1482 C.C. distinguiendo si es positiva o negativa, es decir, en el primer caso si ha llegado a ser cierto que el hecho que la constituye no sucederá, o si expiró el tiempo en que debía verificarse. Pero si es negativa, desde el momento en que se verifica el hecho positivo.
  36. 36. 3.- Cumplida: Se encontrará cumplida si se verifica el hecho que la constituye, así, si es positiva, desde que se verifica el hecho positivo, respecto de la negativa, deberá atenderse si era determinada o indeterminada. B.- Forma en que deben cumplirse: Se encarga de ello los Arts. 1483 y 1484 C.C. Muchos autores plantean una cierta incoherencia entra ambas disposiciones, lo cual no compartimos. Puesto que el primero de los preceptos citados, dispone que las condiciones deban ser cumplidas como las partes la han entendido. Similar a la norma de interpretación de contratos Art. 1560 C.C. según el cual conocida claramente la intención de las partes, deberá estarse a ella más que a lo literal de las palabras. El otro precepto en cambio, dispone que deban ser cumplidas literalmente, en la forma que fueron convenidas. No pueden cumplirse por equivalencia, salvo excepciones (Arts. 250 Nº 2 y 1093 C.C.). Cumplimiento ficto de la condición: Esta institución se encuentra consagrada en el Art. 1481 Inc. 2º C.C. según el cual se tendrá por cumplida la condición, si el deudor condicional (quien debe bajo condición), se vale de medios ilícitos para que el hecho futuro e incierto no se cumpla. El ejemplo dado por el proyecto inédito de 1853, ilustraba su aplicación. Se discute si procede en las condiciones simplemente potestativas de la voluntad del deudor, pues allí el deudor es dueño de la condición. Según Efraín Vio Vásquez, no cabe aplicar esta institución, de acuerdo al profesor Daniel Peñailillo, si tendría cabida. Cita 2 fallos. Este último dice que hacer ciertas precisiones: 1.- Tiene aplicación general o no: Es decir, si se aplica sólo a las asignaciones condicionales, según el tenor de la norma, o bien es aplicable también a las obligaciones condicionales. La mayoría de la doctrina sostiene que tienen una aplicación general. Se fundan en a.- Historia de la disposición. b.- Sino están reguladas es sólo por un vacío legal, que debe ser integrado. Peñailillo crítica es postulado por: a.- El tenor literal de la norma. b.- Es una sanción, y meramente excepcional, de interpretación restringida. c.- No cabe aplicar el Art. 1498 C.C. 2.- Fundamento de la institución: 2.1.- Sanción al nemo auditur turpitudinem allegans: Si se sigue esta teoría, basta el desplegar los medios de mala fe, para que opere. 2.2.- Una forma particular de indemnizar perjuicios: En cambio, si en definitiva, el perjuicio no se debe al actuar del deudor condicional, no habría que indemnizar pues, falta relación de causalidad. 3.- ¿Qué se entiende por medios ilícitos? En general, se entiende que debe ser un hecho que constituya un fraude civil, no sólo sancionando los medios, sino el fin perseguido al emplear dichos medios. 4.- Se requiere dolo o simplemente basta actuar negligentemente: Se cree que sí, pues lo que se exige es frustrar la pretensión maliciosa del deudor que actúa con el propósito de impedir el cumplimiento de la condición.

×