TRATADO SOBRE EL CHEQUE
HISTORIA, LEGISLACIÓN, DOCTRINA Y JURISPRUDENCIA
Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en m...
GUILLERMO VÁZQUEZ MÉNDEZ.
TRATADO SOBRE EL CHEQUE
Historia, legislación, doctrina y jurisprudencia
ASylvia Ubeda Bricke, patícipe en un
largo camino en esta Tierra, compañera
incompatible, autora intelectual de estas
obra...
PRÓLOGOPRÓLOGO
Son numerosas las razones que me han inducido a publicar una nueva edición de mi libro Tratado sobre el
che...
ley declarar la amnistía (art. 60 Nº 16 de la Constitución) . La facultad que esta disposición otorga al juez es
abiertame...
Capítulo ICapítulo I
EL CHEQUEEL CHEQUE
IDEA COMÚN DEL CHEQUE. ETIMOLOGÍA DE LA PALABRA CHEQUEIDEA COMÚN DEL CHEQUE. ETIMO...
claras y más simples en nuestra lengua”, decía un diputado francés en el parlamento, pero debe ser difícil hallar
palabras...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
Londres. En el siglo siguiente, los reyes de Inglaterra autorizaron los pag...
Capítulo IICapítulo II
HISTORIA EXTERNA DEL CHEQUE. LEGISLACIÓNHISTORIA EXTERNA DEL CHEQUE. LEGISLACIÓN
6. INFLUJO POSTERI...
595, de 24-III-1919, modificada por Ley Nº 12. 996, de 1961; Chile, leyes de 1922 y 1943, con las modificaciones que
verem...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
12. ACTUACIÓN DE LAS CÁMARAS DE COMERCIO
El Congreso Internacional de las C...
Capítulo IIICapítulo III
LEGISLACIÓN CHILENALEGISLACIÓN CHILENA
17. PRIMEROS PROYECTOS
En 1869, don Enrique Good hacía res...
señor Edwin Walter Kemmerer, facultándose al Presidente de la República para refundir en un texto único la ley y
sus refor...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
del acreedor y siempre que los antecedentes personales del reo y la natural...
GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ
La cuenta corriente bancaria es un contrato en virtud del cual un banco s...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
“Artículo 2º. El Banco acreditará a su comitente el dinero que éste o un te...
GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ
posteriormente la rectificación de los errores, omisiones, partidas dupli...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de ...
GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ
Artículo 9º. Las disposiciones de los artículos 611, 612, 613, 614, 615 y...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de ...
GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ
El nombre del librado;
El lugar y la fecha de la expedición;
La cantidad ...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
“Artículo 14. El cheque en que se hayan borrado conjuntamente las palabras ...
GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ
Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Banc...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
ARTÍCULO 18
Ley N° 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corr...
GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ
TEXTO ACTUAL
Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Confo...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
No servirá para eximirse de responsabilidad, la circunstancia de haberse gi...
GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ
la circunstancia de encontrarse una persona en alguna de las situaciones ...
TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE
Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancar...
GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ
El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, d...
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Guillermo V. - Tratado sobre el cheque
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Guillermo V. - Tratado sobre el cheque

491 visualizaciones

Publicado el

NO ESTOY AUTORIZADO PARA SU DISTRIBUCIÓN, POR FAVOR COMPRENSIÓN, SOLO USO PERSONAL Y ACADÉMICO. Todos los derechos reservados.

Publicado en: Derecho
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
491
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
18
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Guillermo V. - Tratado sobre el cheque

  1. 1. TRATADO SOBRE EL CHEQUE HISTORIA, LEGISLACIÓN, DOCTRINA Y JURISPRUDENCIA
  2. 2. Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, sin permiso previo del editor. © GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ © EDITORIAL JURÍDICA DE CHILE Av. Ricardo Lyon 946, Santiago www. editorialjuridica. cl info@editorialjuridica. cl Registro de propiedad intelectual Inscripción Nº 115. 373, año 2000 Santiago - Chile Se terminó de imprimir esta primera edición de 1. 000 ejemplares en el mes de junio de 2000 IMPRESORES: Salesianos S. A. IMPRESO EN CHILE/PRINTED IN CHILE ISBN 956-10-1309-6
  3. 3. GUILLERMO VÁZQUEZ MÉNDEZ. TRATADO SOBRE EL CHEQUE Historia, legislación, doctrina y jurisprudencia
  4. 4. ASylvia Ubeda Bricke, patícipe en un largo camino en esta Tierra, compañera incompatible, autora intelectual de estas obras. A mis hijos Luis Gullermo, profe- sor de Derecho Comercial, y Claudio Iván, profesor de estado, por sus valiosos aportes en mis libros y escritos; a ellos con amor. Al rector Rector de la Universidad de Talca , por su gran apoyo; a quien tanto le debe mi Ciudad, con el afecto de un amigo
  5. 5. PRÓLOGOPRÓLOGO Son numerosas las razones que me han inducido a publicar una nueva edición de mi libro Tratado sobre el cheque. En primer lugar, el interés demostrado por la Editorial Jurídica de Chile, donde ya, en 1958, publiqué la primera edición de esta obra. En segundo lugar, las reiteradas peticiones de numerosos abogados y otros profesionales, para quienes el texto ha sido de valiosa utilidad. Finalmente, han contribuido, sin duda, a esta decisión los múltiples problemas derivados del uso del cheque surgidos como consecuencia de la dictación de nuevas normas y de los giros que ha tenido la jurisprudencia emanada de nuestros tribunales desde la publicación de la última edición en 1993. En esta edición, como en todas las anteriores, he procurado que las dudas y problemas derivados de la interpretación y aplicación de las normas o de situaciones nuevas, encuentren soluciones, pretendiendo siempre hacerlo en términos claros y sencillos, sin rebuscamientos teóricos, convencido de que el usuario, estudiante o profesional busca soluciones prácticas, sin que ello signifique dejar de lado la técnica, el buen sentido y criterio jurídicos que debe primar en toda obra que se refiera a un tema tan sensible y generalmente controvertido. Existen leyes de aplicación práctica y permanente, que requieren especiales matices interpretativos, sutilezas a las que no somos ajenos los abogados, que buscamos y rebuscamos soluciones para la defensa judicial de nuestros clientes afectados por problemas económicos. Ejemplo clásico es la legislación sobre este documento, de apariencia tan sencilla como es el cheque. Desde la dictación de la Ley 3. 845 de 1922 y sus modificaciones, la Ley 7. 498 de 1943, y todas las leyes modificatorias dictadas hasta la actualidad, es posible observar las más diversas dificultades en su aplicación, debido a diversos factores; tal vez el más importante es la precaria técnica jurídica de los legisladores chilenos en esta materia. Además, estimamos que la modificación introducida por la ley del año 1943 obedeció a problemas eventuales – usando una expresión no muy académica–, fue una “legislación de parches”. No solo ha habido dificultades de parte del legislador, sino también de la doctrina, de quienes han escrito sobre la materia. Así, por ejemplo, se ha usado inadecuadamente la expresión “giro doloso del cheque” durante mucho tiempo. En el ámbito constitucional, esta obra analiza en forma especial los problemas relacionados con el otorgamiento de la libertad provisional, que, a pesar de ser una importante garantía de la libertad personal, ha sido objeto de una jurisprudencia extraordinariamente cambiante. Otras materias de particular importancia, como son la preparación de la vía ejecutiva en el caso de los cheques caducados y la fecha del giro del cheque, son analizadas con atención, buscando las mejores vías de solución a los problemas derivados de ellas. Por último, no hemos podido dejar de considerar que la actual velocidad de la circulación del dinero y de las relaciones comerciales nacionales e internacionales, han originado la creación de nuevos instrumentos para dar seguridad al cumplimiento de las obligaciones económicas. Las tarjetas de crédito interbancarias, de empresas comerciales y financieras, han sustituido en gran medida los antiguos instrumentos tradicionales de pago de obligaciones o de créditos. Asimismo, es difícil sustraerse al uso de Internet para las transacciones comerciales. Ante tales avances, la Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques debe adecuarse a los tiempos presentes, adquirir mayor dinamismo y propender tanto a la defensa del girador como del girado y de los tenedores del instrumento. Postulo por la dictación de una nueva ley actualizada a los tiempos presentes, más armónica, que corrija los errores de la actual y que establezca una normativa acorde con la Constitución Política de la República y de las leyes. Así, por ejemplo, y llamo la atención sobre ello dada la importancia jurídica, la inconstitucionalidad del inciso octavo del artículo 22 del D. F. L. 707 de 1982, que se refiere en el proceso criminal al sobreseimiento definitivo del condenado que pague el valor del cheque, los intereses corrientes y las costas judiciales. Si el delito está cometido y hay sentencia condenatoria ejecutoriada, se produce el desasimiento del tribunal, el juez ha perdido su competencia y correspondería o al Presidente de la República dictar un decreto de indulto (art. 32 Nº 16 de la Constitución) , o por 77
  6. 6. ley declarar la amnistía (art. 60 Nº 16 de la Constitución) . La facultad que esta disposición otorga al juez es abiertamente contraria a la Ley Fundamental como es también inconstitucional la parte final del artículo 44, comentado en esta obra. Termino este exordio con los agradecimientos profundos a la Editorial Jurídica de Chile, al Colegio de Abogados de Talca y a quienes con sus manifestaciones han contribuido a su éxito. GUILLERMO VASQUEZ MENDEZ Abril del año 2000, último del siglo XX. 88
  7. 7. Capítulo ICapítulo I EL CHEQUEEL CHEQUE IDEA COMÚN DEL CHEQUE. ETIMOLOGÍA DE LA PALABRA CHEQUEIDEA COMÚN DEL CHEQUE. ETIMOLOGÍA DE LA PALABRA CHEQUE 1. IDEA COMÚN DE CHEQUE El cheque es un título o documento de carácter económico, tan común en el mundo de los negocios que todo el que haya intervenido en ellos, ya sea en carácter de profesional de la industria y del comercio, ya sea simplemente para atender las necesidades ocasionales de la vida, tendrá una idea de lo que es un cheque y sabrá distinguirlo prácticamente de otros documentos de carácter también económico. Cuando se habla de cheque se piensa, ante todo, que se trata de un papel escrito, consistente en un formulario impreso, con lugares en blanco, los que se llenan al entregarlo a alguien en lugar de dinero. Se piensa, por lo mismo, en los datos que llenan el formulario; el principal de ellos es la consignación de una suma de dinero, con la firma del que lo entrega. Se piensa en la presentación del documento a un banco o institución equivalente, y por último, en la obtención de la cantidad determinada en él, previa firma transversal en la cara anterior, en señal de cancelación. Cuando se tiene alguna intervención mayor en los negocios, o cuando se piensa un poco más, ocurre la comparación entre el cheque y la letra de cambio, otro documento de carácter económico y de amplio uso en el comercio. Entonces aparece la condición característica del cheque: el contrato de cuenta corriente que debe haber celebrado el girador del cheque con una institución bancaria previamente. Es decir, quien gire un cheque debe tener dinero o crédito en una institución bancaria o, por lo menos, ser titular de una cuenta corriente. En el hecho, es indispensable tener cuenta corriente en un banco o una institución similar, ya que el no tener fondos o no tener crédito no significa que no se pueda girar un cheque, en cuyo caso si no se “cubre” la suma signada en el documento antes de ser cobrado al banco librado, el cheque será protestado, con las consecuencias que más adelante veremos. De la descripción de los datos corrientes, tan fácilmente conocidos, deduciremos una definición provisoria, correspondiente a la idea común de cheque. El cheque vendría a ser según ella: “Un documento escrito correspondiente a determinada suma de dinero que, a la presentación del documento, se retirará de un depósito previo que, en una institución bancaria o equivalente, tiene el que emite el documento”. Si esta definición es exacta y completa, si enfoca el concepto de cheque por su lado más esencial o no y si conviene o no conviene sustituirla por otra más técnica y perfecta, irá quedando de manifiesto a medida que avance nuestro estudio, hasta llegar al punto en que, considerada su múltiple naturaleza, la definición se desprenda como un fruto maduro. 2. ETIMOLOGÍA DEL CHEQUE La palabra “cheque” es de origen y uso moderno. La han adoptado diferentes idiomas: es de uso corriente en inglés (chek) , en alemán (Scheck) , en francés (chèque) y en castellano (cheque) . Al menos la palabra “cheque”, para determinar inequívocamente otros nombres compuestos usados para salvar la pureza del propio idioma cuando se trata de los países que han sido ajenos al origen de dicha palabra, es y ha sido ampliamente aceptada. El legislador español prefería hablar de “mandato de pago”, llamado cheque; en Italia, el nombre tanto usual como legal es “assegno bancario”; en Francia, no hubo tantos escrúpulos para dar carta de ciudadanía a la palabra cheque; incluso ha habido quienes han creído hallar la etimología del término en la voz francesa “échec”; sin embargo, también se ha levantado alguna voz de reprobación contra una palabra considerada como extraña al francés: “poco me agrada este uso de ir a buscar a Inglaterra denominaciones que hallaríamos más 99
  8. 8. claras y más simples en nuestra lengua”, decía un diputado francés en el parlamento, pero debe ser difícil hallar palabras más simples que la simplísima palabra “cheque”. La opinión más aceptada y mejor fundada hace derivar la palabra “cheque” de la voz inglesa “check”; en inglés, se dio este nombre al documento que es objeto de nuestro estudio y que para los ingleses es una variedad de la letra de cambio. La indicada expresión está indudablemente relacionada con el verbo “to check” que significa marcar, registrar, facturar; el significado del sustantivo armonizaría muy bien con esta significación del verbo, tratándose de un documento que sirve de comprobante del pago efectuado por el girado (banco) , pero el verbo inglés tiene todavía otra acepción más específica: dejar guardado, dejar algo por lo cual se recibe contraseña; el sustantivo cheque podría, así, encerrar la idea de contraseña para recibir una cantidad de dinero depositado antes por el que da el documento. En su forma francesa (chèque) o castellana “cheque”, el vocablo parecería más bien relacionado con el término inglés, “exchequer”, del que algunos lo hacen derivar: en el moderno inglés significa erario público, tesorería, tribunal de hacienda. En otro tiempo significó el tablero de las mesas en que hacían sus cuentas los tesoreros reales; esto arrojaría la idea de un documento originario entre operaciones de contabilidad o relacionado con un tesorero o fondo monetario. La referida palabra inglesa, en opinión de algunos, puede proceder de la antigua voz francesa “échiquier”, tablero cubierto sobre el que hacían las cuentas; posteriormente tablero de damas o cada pieza del mismo; o bien formar escaques, o cuadros, diversificar. HISTORIA DEL CHEQUEHISTORIA DEL CHEQUE 3. ANTECEDENTES HISTÓRICOS, ORÍGENES E HIPÓTESIS Lo que se denomina con el actual nombre de cheque, es claramente anterior a esta denominación. El cheque tiene antecedentes comunes principalmente con la letra de cambio; no se puede señalar con precisión el origen ni del uno ni de la otra. Ambos han evolucionado y sólo ahora tenemos una distinción precisa; incluso en algunas legislaciones actuales, partiendo de la inglesa, el cheque no es más que una variedad de la letra de cambio. Tanto al tratar del cheque como al hablar de la letra de cambio surgen diversas opiniones influidas, frecuentemente, por sentimientos nacionales. La verdad es que ha habido varios hechos diversamente interpretados, hechos distintos por su origen y distantes por el lugar y tiempo que han podido crear, y efectivamente han creado, prácticas y costumbres que más tarde se han fundido, desembocando a manera de afluentes en una institución común. Cheque, letras de cambio, billetes de banco, tienen su historia entrelazada; derivan de documentos o títulos que no coinciden perfectamente con ninguno de ellos, pero en parte con todos, y han sido el germen de su evolución. Por eso, no es cosa extraña a la historia del cheque aquello que en general se refiera a la letra de cambio y al billete de banco. Tampoco se pueden desechar como cosas inútiles las hipótesis cuando tienen algún fundamento; pero no se las puede confundir con los hechos concretos y comprobados por documentos auténticos. 4. HECHOS Y OPINIONES Los hechos y opiniones referentes al origen de las letras y cheques, pueden resumirse de este modo: a) Los judíos expulsados de Francia en diferentes épocas (ya en el reinado de Dagoberto I, 640, que siguió con los judíos expulsados en España, la misma política persecutoria que los reyes visigodos; y más tarde bajo Felipe Augusto, 1182, y Felipe el Largo, 1316) , refugiados en Lombardía, usaron de ciertas cartas abreviadas para conseguir la entrega de su dinero y otros bienes que habían dejado confiados a sus amigos; en estas cartas ven algunos (Montesquieu, Savary, etc. ) , los primeros ejemplos de letras de cambio. Savary: Le Parfait Négociant, 1763, págs. 119 y 120. b) Idéntico es el caso de los florentinos expulsados de su país por razones políticas (güelfos contra gibelinos) y establecidos en Amsterdam. Por un procedimiento igual al indicado, daban cartas en estilo conciso a los viajeros y peregrinos para recuperar su dinero; existe la misma razón que en el caso anterior para considerar esas cartas como las primeras letras de cambio y éste ha sido el sentir de Juan B. Say, Baldasegroni y otros autores, principalmente italianos. c) Se habló de letras de cambio por primera vez en 1199, –en opiniones de Segovia– cuando Juan Sin Tierra, hermano de Ricardo Corazón de León y su sucesor en el trono de Inglaterra, acudió a los pueblos amigos en demanda de dinero para proseguir la lucha contra la aristocracia: se usó de letras procedentes de Italia y pagaderas en 1010
  9. 9. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE Londres. En el siglo siguiente, los reyes de Inglaterra autorizaron los pagos que se hacían con dinero de la Corona, por medio de ciertas órdenes llamadas “librate”. d) En los mismos siglos XII y XIII, se usaron las letras de cambio en las famosas ferias o mercados concurridísimos de ciertas ciudades de Francia y otras naciones; éste habría sido el origen de las letras, según creen autores como Pigeonneau, Bravard-Veyrieres, etc. ; Colmeiro aduce las letras de cambio usadas en las ferias de Medina del Campo en el siglo XV, en tiempo de los reyes de Castilla, Juan II y Enrique IV (Colmeiro: Historia de la Economía Política en España, t. II, pág. 297) . Se conoce una letra con la cláusula “al portador”: “Tibi vel tuo misso danti mihi hanc cartam” (a ti o a tu enviado, al presentarme esta carta) ; en cuanto a la época de esta letra, opina Manghieri que es del año 1207. Creemos interesante conocer su texto íntegro, en curioso latín medieval: “Simon Rubens banchierus fatetur habuisse lib. 34 danariorum Januae e danarios 32 pro quibus Wmus. , banquierus, ejus frater, debet dare ei in Palermo marcas boni argenti, illi qui ei dabit hanc cartam”: Simón Rubens, banquero, certifica haber recibido 34 libras de dinero de Génova y 32 dineros por los cuales Guillermo, banquero, su hermano, debe dar en Palermo 8 marcos de buena plata al que presente esta carta. Entre otras letras que se mencionan, hay una extendida en Mallorca contra Barcelona, del año 1292 (Segovia) y otra fechada en París, del año 1297 (Valery) . Véase el tenor de una letra de fines del siglo XVI: “En Amberes, 1596, mil quinientos ducados, no habiendo por lo demás, pagarán vuestras mercedes por esta tercera de cambio, en pagos de la próxima feria de junio, a Simón y Cosme Ruíz, mil quinientos ducados de a trescientos setenta y cinco maravedíes, cada uno, en reales de contado fuera de banco, o en él, al cinco el millar, y prolongándose los dichos pagos, los pagarán vuestras mercedes en fin de julio sin los cinco el millar, por el valor recibido de Martín Pérez de Barrón, y pónganlos vuestras mercedes a nuestra cuenta. Cristo con todos. Francisco Pedro de Malienda a Francisco Pedro de Malienda. 3a Feria de Junio”. Balsa- Belluci: Técnica Jurídica del Cheque. 5. EL CHEQUE EN SU ACTUAL FIGURA Otro paso más en la historia de los títulos económicos se perfila ya en la actual figura del cheque. Los bancos fueron sustituyendo, desde el siglo XVIII, a los otros depositarios e intermediarios en los pagos. Frente al privilegiado Banco de Inglaterra, surgen en Londres los bancos constituidos en sociedades anónimas: “Joint Stock Bank”; éstos, en vez de dar billetes a sus clientes, inscribieron los respectivos créditos (depósitos) en la cuenta de sus clientes y les entregaron “libretos con formularios” que los mismos clientes debían llenar, según su voluntad y dentro de la capacidad de su depósito o crédito otorgado; es ya la forma propia del cheque moderno. Los primeros cheques impresos de esta forma son los Child y Cía. , Londres, 1792. El uso del cheque se desarrolló en Inglaterra a fines del siglo XVIII. Finalmente, otras instituciones que dieron auge al cheque fueron las cámaras de compensación: Clearing House. Su origen no es inglés, pero en Inglaterra adquirieron importancia. Fueron éstas lugar de reunión de los banqueros para pagarse las diferencias en el intercambio de los títulos de crédito. Los saldos y transferencias se pagaban de unos banqueros a otros por medio de cheques de transferencia, transfer-tickets, contra el Banco de Inglaterra. Esta facilidad de compensación de los banqueros entre sí, facilitó la práctica de que el público hiciera del cheque un instrumento corriente de pago. Cada uno tiene su dinero en el banco; éste, si son contra otros bancos, no los cobra, ya que también es girador de cheques presentados a los otros bancos; en la cámara de compensación se pagan las diferencias, ya que no siempre será igual la suma de cheques que un banco tiene a su favor con la de cheques que tenga en su contra. Con lo dicho, se comprende que los autores generalmente convengan en que Inglaterra, si no es la patria originaria del cheque, contribuyó más que otros pueblos a su evolución, a su práctica y a su difusión, además de que el término cheque y su ordenación, en lo esencial son de filiación inglesa (Heinsheimer Derecho mercantil, Nº 95) . El cheque como título bancario transmisible y que sirve de instrumento de pago es antiguo y no tiene patria indiscutible, pero es inglés de origen en su forma definitiva actual de título consistente en su formulario, entregado por un banco al que tiene cuenta corriente bancaria, para que éste determine su valor y destinatario en cada caso particular y dentro de la capacidad de su cuenta. 1111
  10. 10. Capítulo IICapítulo II HISTORIA EXTERNA DEL CHEQUE. LEGISLACIÓNHISTORIA EXTERNA DEL CHEQUE. LEGISLACIÓN 6. INFLUJO POSTERIOR DE LAS LEYES EN LA EVOLUCIÓN DEL CHEQUE Los cheques no deben su origen a la ley: fueron introducidos por el uso, derivado de su conveniencia o relativa necesidad. Pero al fin debió intervenir la ley, como en todas las instituciones de alguna importancia social. Es la “ubicuidad del Derecho”, ya que éste en todas partes se encuentra, todo lo invade, todo lo rige, todo lo absorbe. Generalmente el Derecho hace su aparición después del hecho: consagra y regula lo que han creado la necesidad, la conveniencia, los hechos repetidos, las costumbres pasan a las leyes. Las leyes sobre el cheque moderno fueron bastante posteriores a éste. El Código Holandés y una Ordenanza anterior, de la que este Código tomó algunas disposiciones, contiene algunas normas relativas a un título semejante al cheque; pero no se trata del cheque propiamente dicho. El movimiento general de los países para legislar sobre el cheque pertenece a la segunda mitad del siglo XIX, principalmente a los últimos decenios, y continúa y se perfecciona en el presente siglo. Esta legislación es de dos tipos, en relación con la legislación total de cada país. a) Legislación por leyes no codificadas, especialmente destinadas a regular lo concerniente al cheque, sea una ley única, general y orgánica, que regule todo lo referente al cheque, sean leyes múltiples, que regulen separadamente diversos puntos relativos al cheque o a alguna clase particular de cheques; b) Legislación codificada, incorporada a algunos de los códigos de la legislación nacional, sea el Código Civil (libro de las obligaciones) , sea el Código Comercial, en el título o capítulo que trata de las instituciones bancarias o de los instrumentos cambiarios. 7. SISTEMAS DE LEYES ESPECIALES El modo más antiguo es el de leyes especiales o sobre el cheque en su conjunto o sobre algún aspecto o punto determinado: a) Inglaterra tiene la iniciativa, pero con dos leyes de carácter particular: las de 1856 y 1858; la primera ley inglesa de carácter general orgánico sobre cheques es la de 1876, modificada por The Bill of Exchange Act (Ley o Acta de Billete de Cambio) 1882, a su vez enmendada por la ley de 1906. b) Francia es la primera nación que promulga una ley orgánica sobre cheque: la ley de 1865 (14 de junio) , en la que por lo general se adoptan las prácticas inglesas; es completada por varias leyes de carácter particular, en diferentes años, y subrogada por el decreto ley de 1935 (30 de octubre) , que tuvo por objeto introducir en Francia la Ley Uniforme de Ginebra; le han seguido varias modificaciones, como la del cheque certificado, de 28 de febrero de 1941; la de pago por cheque, de 31 de diciembre de 1948; de depósito de títulos en cuenta corriente y de publicidad de protesto, ambas de 1950. Lista completa en Ripert, Traité Elémentaire. Lois et Décrets, 1951, págs. 117 y siguientes. c) En otros países de Europa, son leyes no codificadas: las leyes de Bélgica (1873, 1919) ; la ley común de Dinamarca y Noruega (1898) y con poca variante Suecia (1899) ; la de Austria (1906) ; la de Alemania (Scheckgesetz, 1908) ; la de Grecia (1918) ; la de Finlandia (1920) y la de Rusia(reglamento de 6 de noviembre de 1929) . d) De los países de América, hay leyes especiales sobre el cheque en: Estados Unidos, The negotiable instruments law, brevísima ley que consta de 6 artículos, propia del Estado de Nueva York, (19 de marzo de 1897) , pero aceptada por casi todos los Estados de la Unión; Panamá, la ley panameña sobre el cheque es una mala copia de la ley norteamericana; Brasil, ley de 1912; Bolivia, ley de 1913; Colombia, leyes de 1916 y 1923; Uruguay, Ley Nº 6. 1313
  11. 11. 595, de 24-III-1919, modificada por Ley Nº 12. 996, de 1961; Chile, leyes de 1922 y 1943, con las modificaciones que veremos más adelante, que derivaron en el Decreto con Fuerza de Ley 707, de 1982. 1 8. SISTEMA DE CODIFICACIÓN El modo más apropiado para la legislación moderna es la inclusión de las disposiciones legales referentes al cheque, a la letra de cambio, etc. , en la codificación nacional, quedando tales disposiciones como artículos del Código, sea del Civil o del Comercial, siendo preferible este último. Esta forma de legislación sobre el cheque ha sido adoptada por unos pocos países, añadiendo alguna ley particular complementaria de las disposiciones del Código: Italia, Código de Comercio de 1882 y Real Decreto de 21 de diciembre de 1933 (además de los decretos de 1923: cheques circulares; y 1928: cheques postales) ; Suiza, Código Federal de las Obligaciones (vigente desde 1883) ; España, Código de Comercio de 1885; Portugal, Código de Comercio de 1889 y ley de 1927; Rumania, Código de 1897; Bulgaria, Código de 1898. Fuera de Europa siguieron este sistema Japón, Código de 1899, y Argentina, Código de Comercio de 1899 y ley especial de 1912. 9. ENSAYOS DE UNIFICACIÓN MUNDIAL Las relaciones de comercio, que sobrepasan las barreras nacionales, exigían cierta uniformidad en las leyes, así de la letra de cambio como del cheque; la letra de cambio ha precedido al cheque en este camino. Por conseguir la unificación de las leyes sobre cheques en los puntos más importantes, se gastaron mucha tinta y muchas energías en el seno de diferentes entidades y reuniones internacionales. Fue un proceso largo y laborioso que viene a demostrar que si hubo dificultades, se sintió también la necesidad de llegar a la unificación. Los puntos culminantes de este proceso son: “El Congreso de Bruselas de 1888; las Conferencias de La Haya; la actuación de las Cámaras de Comercio; los esfuerzos de los países americanos; la obra de la Liga de las Naciones, Conferencias de Ginebra y Texto Uniforme, que ha sido la meta. 10. CONGRESO DE BRUSELAS (1888) Es la primera reunión internacional en que se habló del cheque, que “fue objeto de una viva e interesante discusión de parte de los delegados de Inglaterra, Francia y Bélgica”. En relación con el cheque, el Congreso aprobó una proyecto dividido en dos reglas. 11. CONFERENCIAS DIPLOMÁTICAS DE LA HAYA A. Primera Conferencia de La Haya (1910) . Reunida para la unificación de la legislación sobre letras y billetes a la orden, con delegados de 35 Estados, emitió el siguiente voto: “La conferencia siguiente debería encargarse, al mismo tiempo, de deliberar sobre la unificación del derecho relativo al cheque. Sería de desear que el Gobierno de los Países Bajos, para facilitar esta deliberaciones, tuviera a bien emplear el procedimiento tan felizmente seguido para la preparación de la conferencia actual.” En cumplimiento de este voto, el gobierno holandés envió a los gobiernos representados en la conferencia de 1910, el siguiente cuestionario: “Cuales son las reglas de derecho internacional privado aplicables: a) a la capacidad de los signatarios de un cheque; b) a las condiciones esenciales requeridas para la validez de un cheque como tal; c) a la forma de las obligaciones contraídas por los signatarios de un cheque; d) a las formalidades que se deben cumplir para conservar los derechos resultantes de un cheque; e) a las sanciones de las disposiciones fiscales.” B. Segunda Conferencia de La Haya (15 de junio al 23 de julio de 1912) . Tomaron parte delegados de 37 Estados (12 países americanos, entre ellos Chile) ; las resoluciones de esta conferencia referentes al cheque constan de 34 artículos, aplicándose muchos otros reglamentos uniformes sobre la letra de cambio y billetes a la orden (como las del aval, endoso, etc. ) . Estas resoluciones han servido de modelo para los proyectos posteriores de unificación. 1 Siempre que en esta obra decimos Ley de Cheques o Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, nos estamos refiriendo al D. F. L. 707, de 1982. (N. del A. ) 1414
  12. 12. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE 12. ACTUACIÓN DE LAS CÁMARAS DE COMERCIO El Congreso Internacional de las Cámaras de Comercio, celebrado en Boston (septiembre de 1912) , nombró una comisión especial para que estudiara el sistema como base de unificación; esta comisión tuvo dos sesiones; una en Londres (mayo de 1913) y otra en Bruselas (marzo de 1914) ; resultado: presentó un informe al Congreso Internacional de Cámaras de Comercio (París, 1914) La labor, interrumpida por la guerra de 1914, prosiguió después de ésta: Congreso Internacional de Cámaras de Comercio, Roma 1923; Unión de Cámaras Francesas de Comercio, 1924, que propuso la creación de un cheque internacional; Congreso Internacional de Bruselas, 1925. 13. ESFUERZOS DE LOS PAÍSES AMERICANOS Estos países trabajaron paralelamente por la unificación de las leyes americanas: a) Conclusiones presentadas por la delegación uruguaya ante la Comisión Internacional Americana (20 de mayo de 1916) ; b) Proyecto de Ley Uniforme estudiado por la Alta Comisión Internacional, Buenos Aires, 1916, y nuevo informe sobre la unificación en América dado por el Consejo Central Ejecutivo, 1918; c) Estudio del tema por una Junta Americana de Jurisconsultos reunidos en Río de Janeiro, 1927, por encargo de la V Conferencia Panamericana de Santiago; d) Proyecto elaborado por una Subcomisión nombrada por la VI Conferencia Panamericana de La Habana, inspirado en otro presentado a la Segunda Conferencia de La Haya; e) Reconsideración de estos estudios y proyectos por la VII Conferencia Panamericana. 14. LABOR DE LA LIGA DE LAS NACIONES La labor definitiva correspondió a la Liga de las Naciones: a) En 1923, el Comité Ejecutivo de la Liga hizo revivir el Proyecto de reglamento; b) Por fin en 1931 se llegó a algo concreto en la Conferencia de Ginebra, que en 1930 había llegado a un acuerdo respecto de la letra de cambio. 15. CONVENCIONES DE GINEBRA Y TEXTO UNIFORME La Conferencia de Ginebra (11 de marzo de 1931) celebró tres convenciones respecto de cheque: a) Primera Convención: elabora un Texto Uniforme de Ley sobre el Cheque que contiene las disposiciones que se consideran necesarias en relación al cheque y determina los puntos en que los Estados signatarios o adherentes podrán separarse de él sobre algunos puntos no contiene disposición alguna, dejando a cada Estado la manera de resolverlo; b) Segunda Convención: tiene por objeto los “conflictos de las leyes”; c) Tercera Convención: trata sobre el timbre o sello. El texto es bilingüe: está en francés (Loi uniforme concernat le chèque) , y en inglés (Uniform law on checks) . Los países cuyos representantes firmaron la Ley Uniforme –aunque condicionalmente, debiendo en definitiva decidir los respectivos Soberanos o Parlamentos– fueron los siguientes: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Dantzig, Ecuador, España, Finlandia, Francia, Grecia, Mónaco, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumania, Suecia, Suiza, Checoslovaquia, Turquía y Yugoslavia. 16. ACOMODACIÓN AL TEXTO UNIFORME En consecuencia, varios países modificaron su legislación sobre el cheque. En 1932, Suiza y Países Escandinavos; en 1933, Italia (Real Decreto) , Grecia y Países Bajos; en 1934, Alemania y Rumania; en 1936, Polonia y Portugal. * 1515
  13. 13. Capítulo IIICapítulo III LEGISLACIÓN CHILENALEGISLACIÓN CHILENA 17. PRIMEROS PROYECTOS En 1869, don Enrique Good hacía resaltar en la Cámara de Diputados la necesidad de legislar sobre el cheque. El Código de Comercio ignoró totalmente la existencia de este título. La primera ley que lo tiene en cuenta es la ley de impuestos de papel sellado, timbre y estampillas, promulgada el 2 de octubre de 1909 y que impone el timbre de 5 centavos para los cheques de más de $ 20 (Art. 3º, Nº 4) . La indicación señalaba un hecho real que venía sucediendo y expresa: “Junto con el establecimiento de los bancos se introdujo entre nosotros una especie de libranza, a que se dio el nombre extranjero de cheque. Más tarde, la ley de papel sellado al enumerar el cheque entre los documentos exentos de impuestos, legalizó su existencia jurídica, pero sin reglamento ni definirlo. Por consiguiente, sin señalar de manera clara y precisa sus diferencias con la letra de cambio y con la libranza común” (Boletín de la Cámara de Diputados, según sesión XIC de 27 de julio de 1869, citado por Mario Verdugo Marinkovic) . Los primeros proyectos o contraproyectos presentados en una u otra Cámara del Congreso Nacional no llegaron a la etapa final, aun habiendo sido bien informados y hasta aprobados “en general”. Más de 30 años transcurrieron entre el primer proyecto presentado y la promulgación de la primera ley sobre el cheque. Los indicados proyectos son: a) El proyecto de don Valentín Letelier, que lo presentó a la Cámara de Diputados en 1890. b) El proyecto que propuso al Senado don Ramón Santelices, en 1892. c) El contraproyecto de don Manuel Salas Lavaqui, presentado con el de don Valentín Letelier a la Cámara de Diputados en 1904. 18. PROYECTO DEFINITIVO Y PRIMERA LEY DE CUENTAS CORRIENTES BANCARIAS Y CHEQUES El proyecto que salvó toda la trayectoria hasta convertirse en Ley de la República fue el proyecto enviado al Congreso Nacional por el Ejecutivo, con el nombre de “Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques”, el 15 de enero de 1913; sus autores o redactores fueron don Maximiliano Ibáñez y don Augusto Casanueva. Este proyecto tuvo en las Cámaras un largo proceso de discusión, modificación, espera y aprobación (1913-1918-1922) , pero al fin se transformó en la Ley Nº 3. 845 sobre “Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques”, ley que entró en vigencia el 8 de febrero de 1922. El Mensaje del Ejecutivo –Boletín del Senado, sesión LVIII de 16 de enero de 1913– deja constancia que “se ha hecho un detenido examen de las diversas soluciones que en Inglaterra, Francia, España, Argentina y otros países se han dado a esta importante rama de las transacciones civiles y comerciales, y se han preparado después de haber estudiado los diversos proyectos sobre la misma materia, que en diversas épocas, desde 1869, han sido presentadas al Congreso y penden aún de su consideración”. “Como se sabe –dice más adelante– el cheque es un medio para movilizar representativamente los capitales y sirve de agente poderoso para activar la circulación del dinero y facilitar los negocios y el comercio.” 19. REFORMAS POSTERIORES Hubo reformas desde el mismo año 1922. a) La Ley Nº 3. 877 (9 de agosto de 1922) modifica el artículo 14 de la anterior, sobre transferencia de los cheques personales (Diario Oficial Nº 13. 354) ; b) La Ley Nº 3. 909 (9 de enero de 1923) modifica varios artículos e incisos; c) El Decreto Ley 611 (11 de octubre de 1925) reemplazó varios artículos y agregó varios incisos a la Ley de Cheques, “visto el Proyecto de Reforma que ha presentado la misión de consejeros financieros, presidida por el 1717
  14. 14. señor Edwin Walter Kemmerer, facultándose al Presidente de la República para refundir en un texto único la ley y sus reformas” (Diario Oficial Nº 14. 298) ; d) El Decreto Supremo 394 (23 de marzo de 1926) refundió la legislación precedente en un texto único y definitivo, e cumplimiento de la facultad del decreto anterior. 20. LEY Nº 7. 498. LEY DE CUENTAS CORRIENTES BANCARIAS Y CHEQUES El 17 de agosto de 1943 se hizo una amplia reforma por medio de la Ley Nº 7. 498, que consta de dos artículos: Art. 1º, texto de las reformas; Art. 2º, autorización al Presidente de la República para hacer la fusión definitiva del nuevo texto con el texto anterior, vigente en las partes no reformadas (Diario Oficial de 30 de agosto de 1943) . El 3 de noviembre de 1943, por medio del Decreto 3. 777, se cumplió la disposición de la Ley anterior Nº 7. 498, art. 2º, llevándose a cabo la fusión del texto de 1926 con el de 1943 y resultando de tal fusión la ley definitiva promulgada por el indicado Decreto 3. 777. Se le dejó el número de la Ley de reformas Nº 7. 498 y se conservó el nombre de la ley primitiva; Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. 20. 1. Ley Nº 7. 836, de 7 de septiembre de 1944, que agregó un inciso 6º al artículo 22 y estatuyó que el Juez competente para conocer de los delitos que se penan en esta ley es el correspondiente al domicilio que el librador tenga registrado en el banco. 20. 2. Ley Nº 7. 869, de 21 de noviembre de 1944, texto refundido en la Ley Nº 5. 989 y sus modificaciones, sobre constitución de la Sociedad Constructora de Establecimientos Educacionales, que dispone en su art. 20: “Los bancos comerciales trasladarán a la oficina del Banco Central de Chile, en Santiago, las sumas de dinero por sus respectivos dueños, después de transcurridos diez años desde que éstos dejaran de efectuar giros o depósitos” . “Cumplida la mitad de dicho plazo los bancos formarán índices alfabéticos con los nombres de los dueños de los dineros y los tendrán a disposición del público, con indicación de la última dirección conocida de aquéllos y las cantidades, procedencia y demás características. Una vez al año publicarán esos índices en la forma que determina la Superintendencia de Bancos y además en el Diario Oficial, dentro de los quince primeros días del mes de enero de cada año. El traslado de los fondos al Banco Central de Chile se efectuará, a más tardar, en el curso del mes de marzo del año siguiente a aquel en que se hubiera cumplido el plazo de diez años y una vez efectuado prescribirán todos los derechos que sobre ellos hubieran podido ejercitarse.” “Los fondos provenientes de cada banco comercial se destinarán por el Banco Central de Chile a la suscripción de acciones de la Sociedad Constructora de Establecimientos Educacionales, a nombre y en beneficio del cuerpo de bomberos de la localidad respectiva. No se aplicará esta disposición en los casos en que haya retención, prenda o embargo sobre los dineros a que ella se refiere.” 20. 3. Ley Nº 9. 686, de 3 de octubre de 1950, que agregó un inciso al artículo 23 de la ley, indicando que los plazos de vigencia del cheque se aumentarán con los días hábiles durante los cuales el banco librado hubiese suspendido, por cualquier motivo, sus operaciones y pagos; 20. 4. Ley Nº 13. 305, de 4 de abril de 1959, que: a) Agregó un inciso al artículo 8º, en orden a que los bancos podrán abonar intereses por depósitos en cuenta corriente, de acuerdo a normas que dicte el Banco Central previo informe de la Superintendencia de Bancos; b) Modificó el artículo 23, cambiando los plazos de 30 y 60 días del inciso 1º por 60 y 90 días, respectivamente, y c) Creó la cuenta corriente y cheques en moneda extranjera, en el párrafo III, artículos 46 a 51. 20. 5. La Ley Nº 14. 572, de 20 de mayo de 1961, estableció en el art. 4º: “declárase que el requisito exigido por el artículo 13 de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques que consiste en expresar la cantidad girada en letras, puede cumplirse mediante el uso de números fraccionarios siempre que se trate de submúltiplos de la unidad monetaria”. 20. 6. Ley Nº 14. 601, de 16 de agosto de 1961, que: a) Agregó un inciso al artículo 22 de la Ley Nº 7. 498, expresando: “Se sobreseerá definitivamente o se dictará sentencia absolutoria, en su caso, respecto de los procesados que hubieren pagado los cheques adeudados y las costas, cuando pueda presumirse fundadamente que giraron dichos documentos sin el ánimo de lucrar en perjuicio 1818
  15. 15. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE del acreedor y siempre que los antecedentes personales del reo y la naturaleza, circunstancia y móviles del delito, permitan presumir que no volverán a delinquir”. b) Creó una disposición en que se ordenó que las instituciones no podrán aceptar como garantía de operaciones de crédito la fianza o solidaridad de personas que desempeñen cargos de representación popular, salvo en el caso de operaciones de comunidades o sociedades en que tengan participación. 20. 7. Ley Nº 15. 632, de 13 de agosto de 1964, que: a) Agregó un nuevo inciso al artículo 659 del Código de Comercio, aplicable a los cheques; hecho en favor de un abogado habilitado para el ejercicio de la profesión, el endoso con la cláusula “valor de cobro” u otra equivalente, producirá también el efecto de mandato judicial con facultad de percibir; b) Dispuso que los plazos de días del artículo 22 de la ley se entenderán días hábiles. 20. 8. Ley Nº 16. 840, de 24 de mayo de 1968, que en su artículo 219 grava los protestos de cheques por falta de fondos o cuentas cerradas con un impuesto de 1% del monto del cheque, con un mínimo de Eº 5. 20. 9. Ley Nº 16. 952, de 1º de octubre de 1968, que modificó el artículo 34 en orden a que la acción ejecutiva contra los obligados al pago del cheque protestado y la acción penal, prescribirán en un año contado desde la fecha del protesto establecido en el artículo 33. 20. 10. Ley Nº 17. 271, de 2 de enero de 1970, que establece en el artículo 142: “Declárase que no constituye enmendadura o alteración que afecte la validez del cheque para todos los efectos legales y en especial del artículo 16, inciso 2º de la Ley sobre Cuentas Corrientes y Cheques, la sola circunstancia de sustituirse en cualquier forma la cifra 6 que contienen impresa los formularios de cheque dentro del espacio destinado a colocar el año por la cifra 7”. 20. 11. Ley Nº 17. 318, de 1º de agosto de 1970, que agregó cuatro incisos al artículo 13 de la ley. 20. 12. Ley Nº 17. 422, de 2 de abril de 1971, que ordenó intercalar un inciso segundo al artículo 10 que termina con los cheques a plazo, siendo pagaderos al día de la presentación aunque tengan fecha posterior. Sustituyó el inciso final del artículo 22 por cuatro nuevos incisos. Sustituyó el artículo 45, sobre libertad provisional, pago de fianza. 20. 13. Decreto Ley 1. 078, de 25 de junio de 1975, que reemplazó el artículo 8º y derogó la frase final del artículo 39. 20. 14. Decreto Ley 2. 622, de 25 de abril de 1979, que modificó en el artículo correspondiente al pago del cheque los intereses corrientes, tanto en la gestión de notificación del acta de protesto como en el pago del cheque en el proceso criminal. Sustituyó el artículo 45, que había sido fijado por la Ley Nº 17. 422 sobre libertad bajo fianza. 20. 15. Ley Nº 18. 092, de fecha 14 de febrero de 1982, que modificó la legislación sobre letra de cambio. 20. 16. Texto definitivo de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. 20. 17. Decreto con Fuerza de Ley 707, de 27 de julio de 1982, que fijó el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. Quedó sin efecto el Nº 7. 499 de la ley. Modificación: 20. 18. Ley Nº 18. 818, que modificó el inciso 2º del artículo 33. 21. TEXTO COMPLETO DE LAS LEYES SOBRE CHEQUES EN CHILE, POR ARTÍCULO ARTÍCULO 1º Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 1º. La cuenta corriente bancaria es un contrato en virtud del cual un banco se obliga a cumplir las órdenes de pago de otra persona, hasta concurrencia de las cantidades de dinero que hubiere depositado en ella o del crédito que se haya estipulado.” Ley Nº 7. 498, de 17 de agosto de 1943. Diario Oficial 19. 646, de 30 de agosto de 1943. “Artículo 1º. Queda reemplazado por el siguiente: 1919
  16. 16. GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ La cuenta corriente bancaria es un contrato en virtud del cual un banco se obliga a cumplir las órdenes de pago de otra persona, hasta concurrencia de las cantidades de dinero que hubiese depositado en ella o del crédito que se haya estipulado. El banco deberá mantener en estricta reserva, respecto de terceros, el movimiento de la cuenta corriente y sus saldos, y sólo podrá proporcionar estas informaciones al librador o a quien ésta haya facultado expresamente. No obstante, los Tribunales de Justicia podrán ordenar la exhibición de determinadas partidas de la cuenta corriente en causas civiles y criminales seguidas con el librador.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 1º. La cuenta corriente bancaria es un contrato en virtud del cual un Banco se obliga a cumplir las órdenes de pago de otra persona, hasta concurrencia de las cantidades de dinero que hubiere depositado en ella o del crédito que se haya estipulado. El Banco deberá mantener en estricta reserva, respecto de terceros, el movimiento de la cuenta corriente y sus saldos, y sólo podrá proporcionar estas informaciones al librador o a quien éste haya facultado expresamente. No obstante, los Tribunales de Justicia podrán ordenar la exhibición de determinadas partidas de la cuenta corriente en causas civiles y criminales seguidas con el librador.” Ley Nº 16. 840, de 24 de mayo de 1968. “Artículo 219. Introdúcense las siguientes modificaciones a la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques: Artículo 1º. Agréganse los siguientes incisos: Los protestos de cheques por falta de fondos o cuenta cerrada estarán afectos a un impuesto de un 1% del monto del cheque, con un mínimo de Eº 5. Este impuesto será pagado por el Banco librado, mediante órdenes mensuales de ingreso en Tesorería, debiendo en todo caso dejarse constancia en cada acta de protesto del monto del impuesto respectivo. El Banco librado estará facultado para cobrar el valor del impuesto al girador del cheque o para cargarlo a su cuenta. La Superintendencia de Bancos y el Servicio de Impuestos Internos dictarán las normas que sean necesarias para la aplicación y control de este impuesto. Sustitúyese en el inciso primero el guarismo 1% por ‘2%’.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 1º. La cuenta corriente bancaria es un contrato en virtud del cual un banco se obliga a cumplir las órdenes de pago de otra persona hasta concurrencia de las cantidades de dinero que hubiere depositado en ella o del crédito que se haya estipulado. El Banco deberá mantener en estricta reserva, respecto de terceros, el movimiento de la cuenta corriente y sus saldos y sólo podrá proporcionar estas informaciones al librador o a quien éste haya facultado expresamente. No obstante, los Tribunales de Justicia podrán ordenar la exhibición de determinadas partidas de la cuenta corriente en causas civiles y criminales seguidas con el librador.” ARTÍCULO 2º Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 2º. El Banco acreditará a su comitente el dinero que éste o un tercero entreguen con tal objeto.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 2º. El Banco acreditará a su comitente el dinero que éste o un tercero entreguen con tal objeto.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley:, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. 2020
  17. 17. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE “Artículo 2º. El Banco acreditará a su comitente el dinero que éste o un tercero entreguen con tal objeto.” ARTÍCULO 3º Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 3º. El Banco podrá permitir que su comitente gire en exceso del monto del crédito estipulado o de su haber en efectivo. En tal caso, los primeros abonos que enseguida se hagan a la cuenta se aplicarán de preferencia a extinguir el sobregiro.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 3º. El Banco podrá permitir que su comitente gire en exceso del monto del crédito estipulado o de su haber en efectivo. En tal caso, los primeros abonos que enseguida se hagan a la cuenta se aplicarán de preferencia a extinguir el sobregiro.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 3º. El Banco podrá permitir que su comitente gire en exceso del monto del crédito estipulado o de su haber en efectivo. En tal caso, los primeros abonos que enseguida se hagan a la cuenta se aplicarán de preferencia a extinguir el sobregiro.” ARTÍCULO 4º Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 4º. El comitente deberá verificar el reconocimiento de los saldos semestrales que resulten de los libros del Banco y se tendrán por aceptados si no fueren observados dentro de los noventa días siguientes al aviso o comunicación del Banco que éste dará por carta certificada, sin perjuicio del derecho del comitente para solicitar posteriormente la rectificación de los errores, omisiones, partidas duplicadas u otros vicios de que la cuenta pueda adolecer. El mismo procedimiento se observará cuando por cualquier motivo se ponga término a la cuenta.” Decreto Ley 611, de octubre de 1925. Ordena reemplazar el artículo 4º por el siguiente: “Artículo 4º. El cliente deberá efectuar el reconocimiento de los saldos de cuentas que el Banco le presente y dichos saldos se tendrán por aceptados, si no fueren objetados dentro de los treinta días siguientes a la fecha en que el correo certifique la carta que contenga dichos saldos, sin perjuicio del derecho del cliente para solicitar posteriormente la rectificación de los errores, omisiones, partidas duplicadas u otros vicios de que dichos saldos adolecieren.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 4º. El cliente deberá efectuar el reconocimiento de los saldos de cuentas que el Banco le presente y dichos saldos se tendrán por aceptados si no fueren objetados dentro de los treinta días siguientes a la fecha en que el correo certifique la carta que contenga dichos saldos, sin perjuicio del derecho del cliente para solicitar posteriormente la rectificación de los errores, omisiones, partidas duplicadas u otros vicios de que dichos saldos adolecieren.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 4º. El cliente deberá efectuar el reconocimiento de los saldos de cuenta que el Banco le presente y dichos saldos se tendrán por aceptados si no fueren objetados dentro de los treinta días siguientes a la fecha en que el correo certifique la carta que contenga dichos saldos, sin perjuicio del derecho del cliente para solicitar 2121
  18. 18. GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ posteriormente la rectificación de los errores, omisiones, partidas duplicadas u otros vicios de que dichos plazos adolecieren.” ARTÍCULO 5º Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 5º. En caso de no estar conforme el comitente con el saldo que fija la cuenta del Banco y de no haber sido atendidas por éste sus observaciones, tendrá el plazo de noventa días, contado desde que el Banco las hubiere rechazado, para presentar una demanda ante el tribunal que corresponda, formulando los reparos que tenga que hacer. La no presentación de la demanda dentro del plazo establecido en el inciso anterior, significará la aceptación definitiva del saldo.” Decreto Ley Nº 611, de 16 de octubre de 1925. Ordena reemplazar el artículo 5º por el siguiente: “Artículo 5º. El derecho de hacer determinar judicialmente los saldos semestrales prescribe en dos años, contados desde la fecha del respectivo balance.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 5º. El derecho de hacer determinar judicialmente los saldos semestrales prescribe en dos años, contados desde la fecha de respectivo balance.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 5º. El derecho de hacer determinar judicialmente los saldos semestrales prescribe en dos años, contados desde la fecha del respectivo balance.” ARTÍCULO 6º Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 6º. El 30 de junio y el 31 de diciembre de cada año, el Banco podrá cerrar las cuentas corrientes de crédito que arrojen saldo a su favor y que no hayan tenido movimiento durante los dos últimos semestres.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 6º. El 30 de junio y el 31 de diciembre de cada año, el Banco podrá cerrar las cuentas corrientes de crédito que arrojen saldo a su favor y que no hayan tenido movimiento durante los dos últimos semestres.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 6º. El 30 de junio y el 31 de diciembre de cada año, el Banco podrá cerrar las cuentas corrientes de crédito que arrojen saldo a su favor y que no hayan tenido movimiento durante los dos últimos semestres.” ARTÍCULO 7º Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 7º. El saldo de una cuenta corriente liquidada en los casos ordinarios o cerrada con arreglo al artículo anterior, no estará sujeto a la capitalización de intereses.” Ley Nº 3. 909, de 8 de enero de 1923. “Artículo 1º. Sustitúyese el artículo 7º de la Ley Nº 3. 845 por el siguiente: Sea que la cuenta corriente concluya en la forma ordinaria, o en la que previene el artículo anterior, no podrán capitalizarse los intereses del saldo definitivo.” 2222
  19. 19. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 7º. Sea que la cuenta corriente concluya en la forma ordinaria, o en la que previene el artículo anterior, no podrán capitalizarse los intereses del saldo definitivo.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 7º. Sea que la cuenta corriente concluya en la forma ordinaria, o en la que previene el artículo anterior, no podrán capitalizarse los intereses del saldo definitivo.” ARTÍCULO 8º Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 8º. Los bancos deberán fijar de una manera general para sus comitentes la comisión y el tipo de interés que han de cobrar o pagar sobre los saldos en cuenta corriente. Para fijar a un comitente determinado una comisión o tipo de interés diferente del que el Banco haya establecido en general para el público, se necesitará convenio especial entre las partes. La comisión e interés en conjunto no podrán exceder en ningún caso de la limitación establecida por el artículo 2206 del Código Civil.” Ley Nº 7. 498, de 17 de agosto de 1943. Diario Oficial 19. 646 de 30 de agosto de 1943. “Artículo 8º. Queda reemplazado por el siguiente: Los Bancos no podrán cobrar comisión por las cuentas corrientes de depósito.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 8º. Los Bancos no podrán cobrar comisión por las cuentas corrientes de depósito.” Ley Nº 13. 305, de 4 de abril de 1959. “Artículo 8º. Agrégase el siguiente inciso nuevo: Los Bancos podrán abonar intereses por depósitos en cuenta corriente, de acuerdo a normas que dicte el Banco Central, previo informe de la Superintendencia de Bancos”. Decreto Ley 1. 078, de 25 de junio de 1975. “Artículo 59. Modifícase la Ley Nº 3. 777 sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques.” “Artículo 8º. Reemplázase por el siguiente: Los Bancos podrán cobrar comisión y abonar intereses en las cuentas corrientes, de acuerdo a las normas que dicte el Banco Central”. TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 8º. Los Bancos podrán cobrar comisión y abonar intereses en las cuentas corrientes, de acuerdo a las normas que dicte el Banco Central.” ARTÍCULO 9º Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 9º. Las disposiciones de los artículos 611, 612, 613, 614, 615 y 617 del Código de Comercio se aplicarán también a la cuenta corriente bancaria en cuanto no sean contrarias a la presente ley.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. 2323
  20. 20. GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ Artículo 9º. Las disposiciones de los artículos 611, 612, 613, 614, 615 y 617 del Código de Comercio se aplicarán también a la cuenta corriente bancaria en cuanto no sean contrarias a la presente ley.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 9º. Las disposiciones de los artículos 611, 612, 613, 614, 615 y 617 del Código de Comercio se aplicarán también a la cuenta corriente bancaria en cuanto no sean contrarias a la presente ley.” ARTÍCULO 10 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 10. El cheque es una orden escrita y girada contra una persona para que ésta pague a su presentación el todo o parte de los fondos que el librador tiene disponibles en cuenta corriente con el librado. El cheque puede ser a la orden, al portador o nominativo.” Ley Nº 7. 498, de 17 de agosto de 1943, Diario Oficial 19. 646, de 30 de agosto de 1943. “Artículo 10. Queda reemplazado por el siguiente: El cheque es una orden escrita y girada contra un Banco para que éste pague, a su presentación, el todo o parte de los fondos que el librador pueda disponer en cuenta corriente. El cheque puede ser a la orden, al portador o nominativo.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716 de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 10. El cheque es una orden escrita y girada contra un Banco para que éste pague, a su presentación, el todo o parte de los fondos que el librador pueda disponer en cuenta corriente. El cheque puede ser a la orden, al portador o nominativo.” Ley Nº 17. 422, de 2 de abril de 1971. “Artículo único. Modifícase la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. Artículo 10. Intercálase, como inciso 2º el siguiente: El cheque es siempre pagadero a la vista. Cualquiera mención contraria se tendrá por no escrita. El cheque presentado al cobro antes del día indicado como fecha de emisión, es pagadero el día de la presentación.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 10. El cheque es una orden escrita y girada contra un Banco para que éste pague, a su presentación, el todo o parte de los fondos que el librador pueda disponer en cuenta corriente. El cheque es siempre pagadero a la vista. Cualquiera mención contraria se tendrá por no escrita. El cheque presentado al cobro antes del día indicado como fecha de emisión, es pagadero el día de la presentación. El cheque puede ser a la orden, al portador o nominativo.” ARTÍCULO 11 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 11. El cheque puede ser girado en pago de obligaciones o en comisión de cobranza. El cheque puede ser girado en la misma plaza en que haya de ser pagado o en otra diferente. El cheque dado en pago, se sujetará a las reglas generales de la letra de cambio, salvo lo dispuesto en la presente ley. El cheque girado en comisión de cobranza deberá llevar las palabras ‘para mí’ agregadas por el librador en el cuerpo del mismo, y se sujetará a las reglas generales del mandato y en especial de la diputación para recibir.” 2424
  21. 21. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943, Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 11. El cheque puede ser girado en pago de obligaciones o en comisión de cobranza. El cheque puede ser girado en la misma plaza en que haya de ser pagado o en otra diferente. El cheque dado en pago se sujetará a las reglas generales de la letra de cambio, salvo lo dispuesto en la presente ley. El cheque girado en comisión de cobranza deberá llevar las palabras ‘para mí’ agregadas por el librador en el cuerpo del mismo, y se sujetará a las reglas generales del mandato y en especial de la diputación para recibir.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 11. El cheque puede ser girado en pago de obligaciones o en comisión de cobranza. El cheque pude ser girado en la misma plaza en que haya de ser pagado o en otra diferente. El cheque dado en pago se sujetará a las reglas generales de la letra de cambio, salvo lo dispuesto en la presente ley. El cheque girado en comisión de cobranza deberá llevar las palabras ‘para mí’, agregadas por el librador en el cuerpo del mismo, y se sujetará a las reglas generales del mandato y en especial de la diputación para recibir.” ARTÍCULO 12 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 12. Se presume que el tenedor de un cheque girado en simple comisión de cobranza, ha entregado la cantidad cobrada al librador si éste no dedujera su acción dentro de los quince días al pago del cheque.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 12. Se presume que el tenedor de un cheque girado en simple comisión de cobranza, ha entregado la cantidad cobrada al librador si éste no dedujere su acción dentro de los quince días siguientes al pago del cheque.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 12. Se presume que el tenedor de un cheque girado en simple comisión de cobranza, ha entregado la cantidad cobrada al librador si éste no dedujere su acción dentro de los quince días siguientes al pago del cheque.” ARTÍCULO 13 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 13. El cheque debe expresar: El nombre del librado; El lugar y la fecha de expedición; La cantidad girada, en letras y números; La firma del librador. Si se omitieren las palabras ‘para mí’, se entenderá girado en pago de obligaciones o estipulaciones equivalentes. Cualesquiera otras circunstancias o cláusulas que se agregaren al cheque, se tendrán por no escritas.” Ley Nº 3. 909, del 8 de enero de 1923. Artículo 2º. El primer inciso del artículo 13, se modifica como sigue: “Ya se gire a la orden, al portador o como nominativo, el cheque deberá expresar, además, etc.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 13. Ya se gire a la orden, al portador o como nominativo, el cheque deberá expresar además: 2525
  22. 22. GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ El nombre del librado; El lugar y la fecha de la expedición; La cantidad girada en letras y números; La firma del librador. Si se omitieren las palabras ‘para mí’, se entenderá girado en pago de obligaciones o estipulaciones equivalentes. Cualesquiera otras circunstancias o cláusulas que se agregaren al cheque, se tendrán por no escritas.” Ley Nº 14. 572, de 20 de mayo de 1961. “Artículo 4º. Declárase que el requisito exigido por el artículo 13 de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, consistente en expresar la cantidad girada en letras, puede cumplirse mediante el uso de números fraccionarios, siempre que se trate de submúltiplos de la unidad monetaria.” Ley Nº 17. 318, de 1º de agosto de 1970. “Artículo 29. Agréganse los siguientes incisos finales al artículo 13 de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques: Si se tachare cualquier mención impresa que contenga el cheque, que no sean las cláusulas ‘a la orden’ o ‘al portador’, dicha tacha no producirá efecto alguno. Si el cheque no indica lugar de giro, se le presume extendido en la plaza en que funciona la oficina sobre la cual fue girado. Los bancos podrán autorizar a determinadas personas para estampar en sus cheques, mediante procedimientos mecánicos, la cantidad girada y la firma. Lo harán siempre que los procedimientos que se utilicen ofrezcan seguridad y que se justifique su necesidad por el elevado número de cheques que deba emitir el comitente, a juicio de la Superintendencia de Bancos. En tal caso bastará con que la cantidad se exprese en letras o números. Para los efectos civiles y penales, la firma estampada mecánicamente se entenderá manuscrita por la persona cuya rúbrica ha sido reproducida.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 13. Ya se gire a la orden, al portador o como nominativo, el cheque deberá expresar, además: El nombre del librado; El lugar y la fecha de la expedición; La cantidad girada, en letras y números. El requisito consistente en expresar la cantidad girada en letras, puede cumplirse mediante el uso de números fraccionarios, siempre que se trate de submúltiplos de la unidad monetaria; La firma del librador. Si se omitieren las palabras ‘para mí’, se entenderá girado en pago de obligaciones o estipulaciones equivalentes. Cualesquiera otras circunstancias o cláusulas que se agregaren al cheque, se tendrán por no escritas. Si se tachare cualquiera mención impresa que contenga el cheque, que no sean las cláusulas ‘a la orden’ o ‘al portador’ dicha tacha no producirá efecto alguno. Si el cheque no indica lugar de giro, se le presume extendido en la plaza en que funciona la oficina sobre la cual fue girado. Los Bancos podrán autorizar a determinadas personas para estampar en sus cheques, mediante procedimientos mecánicos, la cantidad girada y la firma. Lo harán siempre que los procedimientos que utilicen ofrezcan seguridad y que se justifique su necesidad por el elevado número de cheques que deba emitir el comitente, a juicio de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras. En tal caso bastará con que la cantidad se exprese en letras o números. Para los efectos civiles y penales, la firma estampada mecánicamente se entenderá manuscrita por la persona cuya rúbrica ha sido reproducida.” ARTÍCULO 14 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. 2626
  23. 23. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE “Artículo 14. El cheque en que se hayan borrado conjuntamente las palabras ‘a la orden’ y ‘al portador’, deja de ser transferible y sólo podrá pagarse a la persona a cuyo nombre fue girado.” Ley Nº 3. 877, de 9 de agosto de 1922. “Artículo Unico. Agrégase al artículo 14 de la Ley Nº 3. 845: No obstante, podrá ser endosado a un Banco en comisión de cobranza y únicamente por la persona a cuyo nombre fue girado.” Ley Nº 7. 498, de 17 de agosto de 1943. Diario Oficial 19. 646, de 30 de agosto de 1943. “Artículo 14. Queda reemplazado por el siguiente: El cheque nominativo sólo podrá ser endosado a un Banco en comisión de cobranza.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 14. El cheque nominativo sólo podrá ser endosado a un Banco en comisión de cobranza.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 14. El cheque nominativo sólo podrá ser endosado a un Banco en comisión de cobranza.” ARTÍCULO 15 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 15. El cheque será girado en formularios numerados que suministrará el librado en talonarios de serie especial para cada librador; a menos que éste gire a su favor en la misma oficina del librado.” Ley Nº 7. 498, de 17 de agosto de 1943. Diario Oficial 19. 646, de 30 de agosto de 1943. “Artículo 15. Queda reemplazado por el siguiente: El cheque será girado en formularios numerados que suministrará gratuitamente el librado, en talonarios de que éste gire a su favor en la misma oficina del librado. Los Bancos y la Caja Nacional de Ahorros no podrán cobrar comisión por los cheques de cualquiera procedencia que sus clientes depositen en sus cuentas corrientes respectivas. Pero podrán cobrar los gastos que le demande el cobro de los cheques de otras plazas y de otras instituciones.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 15. El cheque será girado en formularios numerados que suministrará gratuitamente el librado, en talonarios de serie especial para cada librador; a menos que éste gire a su favor en la misma oficina del librado. Los Bancos y la Caja Nacional de Ahorros no podrán cobrar comisión por los cheques de cualquiera procedencia que sus clientes depositen en sus cuentas corrientes respectivas. Pero podrán cobrar los gastos que les demande el cobro de los cheques de otras plazas y de otras instituciones.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 15. El cheque será girado en formularios numerados que suministrará gratuitamente el librado, en talonarios de serie especial para cada librador, a menos que éste gire a su favor en la misma oficina del librado. Los Bancos no podrán cobrar comisión por los cheques de cualquiera procedencia que sus clientes depositen en sus cuentas corrientes respectivas. Pero podrán cobrar los gastos que les demande el cobro de los cheques de otras instituciones.” ARTÍCULO 16 2727
  24. 24. GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y Cheques. “Artículo 16. En caso de falsificación de un cheque el librado es responsable: 1º Si la firma del librador es visiblemente disconforme con la dejada en poder del librado para cotejo; 2º Si el cheque tiene raspaduras, enmendaduras u otras alteraciones notorias; y 3º Si el cheque no es de la serie entregada al librador. Si la falsificación se limitare al endoso, el librador no será responsable sino en el caso de haber pagado a persona desconocida, sin tomar la precaución establecida por el artículo 715 del Código de Comercio.” Ley Nº 3. 909, de 8 de enero de 1923. “Artículo 3º. Sustitúyese por ‘librado’ la palabra ‘librador’ que se expresa en el inciso final del artículo 16.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 16. En caso de falsificación de un cheque el librado es responsable: 1º Si la firma del librador es visiblemente disconforme con la dejada en poder del librado para cotejo; 2º Si el cheque tiene raspaduras, enmendaduras u otras alteraciones notorias; y 3º Si el cheque no es de la serie entregada al librador. Si la falsificación se limitare al endoso, el librado no será responsable sino en caso de haber pagado a persona desconocida, sin tomar la precaución establecida por el artículo 715 del Código de Comercio.” Ley Nº 17. 271, de 2 de enero de 1970. “Artículo 142. Declárase que no constituye enmendadura o alteración que afecte la validez del cheque para todos los efectos legales y en especial del artículo 16, inciso 2º de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, la sola circunstancia de sustituirse en cualquier forma la cifra 6 que contienen impresa los formularios de cheques dentro del espacio destinado a colocar el año por la cifra 7.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 16. En caso de falsificación de un cheque el librado es responsable: 1° Si la firma del librado es visiblemente disconforme con la dejada en poder del librado para cotejo; 2° Si el cheque tiene raspaduras, enmendaduras u otras alteraciones notorias, y 3º Si el cheque no es de la serie entregada al librador. Si la falsificación se limitare al endoso, el librado no será responsable sino en el caso de haber pagado a persona desconocida, sin haber verificado su identidad.” ARTÍCULO 17 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 17. El librador es responsable si su firma es falsificada en cheque de su propia serie y no es visiblemente disconforme.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 17. El librador es responsable si su firma es falsificada en cheque de su propia serie y no es visiblemente disconforme.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 17. El librador es responsable si su firma es falsificada en cheque de su propia serie y no es visiblemente disconforme.” 2828
  25. 25. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE ARTÍCULO 18 Ley N° 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 18. En general, la pérdida del dinero pagado en razón de un cheque falsificado, corresponderá al librador o al librado, según sea la culpa o descuido que le sean imputables, sin perjuicio de la acción contra el autor del delito.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 18. En general, la pérdida del dinero pagado en razón de un cheque falsificado corresponderá al librador o al librado, según sea la culpa o descuido que le sean imputables, sin perjuicio de la acción contra el autor del delito.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 18. En general, la pérdida del dinero pagado en razón de un cheque falsificado, corresponderá al librador o al librado, según sea la culpa o descuido que les sean imputables, sin perjuicio de la acción contra el autor del delito.” ARTÍCULO 19 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 19. La conformidad entre las anotaciones de los cuadernos de cheques, las partidas de cargo en la cuenta que el librado lleva al librador y los cheques mismos, constituyen plena prueba respecto a la efectividad de dichas partidas de cargo.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 19. La conformidad entre las anotaciones de los cuadernos de cheques, las partidas de cargo en la cuenta que el librado lleva al librador y los cheques mismos, constituyen plena prueba respecto a la efectividad de dichas partidas de cargo.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 19. La conformidad entre las anotaciones de los cuadernos de cheques, las partidas de cargo en la cuenta que el librado lleva al librador y los cheques mismos, constituyen plena prueba respecto a la efectividad de dichas partidas de cargo.” ARTÍCULO 20 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 20. El cotejo de las anotaciones de los cuadernos de cheques producirá plena prueba para justificar si los cheques son o no de la serie entregada al librador. Si se alegare extravío de los cuadernos o si no fueren oportunamente presentados, bastará el cotejo con los recibos firmados por el librador al tiempo de entregársele los cuadernos talonarios.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 20. El cotejo de las anotaciones de los cuadernos de cheques producirá plena prueba para justificar si los cheques son o no de la serie entregada al librador. Si se alegare extravío de los cuadernos o si no fueren oportunamente presentados, bastará el cotejo con los recibos firmados por el librador al tiempo de entregársele los cuadernos talonarios.” 2929
  26. 26. GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 20. El cotejo de las anotaciones de los cuadernos de cheques producirá plena prueba para justificar si los cheques son o no de la serie entregada al librador. Si se alegare extravío de los cuadernos o si no fueren oportunamente presentados, bastará el cotejo con los recibos firmados por el librador al tiempo de entregársele los cuadernos talonarios.” ARTÍCULO 21 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 21. El librador deberá conservar los cuadernos de los cheques girados hasta seis meses después de la aprobación periódica de la respectiva cuenta.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 21. El librador deberá conservar los cuadernos de los cheques girados hasta seis meses después de la aprobación periódica de la respectiva cuenta.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 21. El librador deberá conservar los cuadernos de los cheques girados hasta seis meses después de la aprobación periódica de la respectiva cuenta.” ARTÍCULO 22 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 22. El librador deberá tener de antemano fondos disponibles suficientes en poder del librado. El que girare sin este requisito, será responsable de los perjuicios irrogados al tenedor, y, en caso de dolo, será castigado como reo de estafa. El dolo se presume cuando el librador retirare voluntariamente los fondos disponibles después de girado el cheque; cuando gire a sabiendas sobre cuenta cerrada, y cuando, puesto en su conocimiento el protesto del cheque por falta de fondos, no los consignare dentro del tercer día, con el objeto de efectuar el pago. El dolo puede purgarse efectuando el pago del cheque y costas dentro del tercer día desde el requerimiento judicial.” Decreto Ley 1. 611, de 16 de octubre de 1925. Ordenó agregar a continuación del inciso 2º del artículo 22, el siguiente: “El dolo se presume, además, cuando el librador revoca el cheque sin que, a juicio del Tribunal, existan las causales a que se refiere el artículo 26.” Ley Nº 7. 498, de 17 de agosto de 1943. Diario Oficial 19. 646, de 30 de agosto de 1943. “Artículo 22. Queda remplazado por el siguiente: El librador deberá tener de antemano fondos disponibles suficientes en cuenta corriente en poder del Banco librado. El librador que girare sin este requisito o retirare los fondos disponibles después de expedido el cheque, o girare sobre cuenta cerrada o no existente, o revocare el cheque por causales distintas de las señaladas en el artículo 26 y que no consignare fondos suficientes para atender el pago del cheque y de las costas judiciales, dentro del plazo de tres días, contados desde la fecha en que se notifique el protesto, será sancionado con las penas de presidio indicadas en el artículo 467 del Código Penal, debiendo aplicarse las del número 3) , aun cuando se trate de cantidades inferiores a las ahí indicadas. En todo caso será responsable de los perjuicios irrogados al tenedor. 3030
  27. 27. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE No servirá para eximirse de responsabilidad, la circunstancia de haberse girado el cheque sin fecha o a una fecha posterior a la de su expedición. Los fondos deberán consignarse a la orden del Tribunal que intervino en las diligencias de notificación del protesto, el cual deberá entregarlos al tenedor sin más trámite.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 22. El librador deberá tener de antemano fondos disponibles suficientes en cuenta corriente en poder del Banco librado. El librador que girare sin este requisito o retirare los fondos disponibles después de expedido el cheque, o girare sobre cuenta cerrada o no existente, o revocare el cheque por causales distintas de las señaladas en el artículo 26, y que no consignare fondos suficientes para atender el pago del cheque y de las costas judiciales, dentro del plazo de tres días contados desde la fecha en que se le notifique el protesto, será sancionado con las penas de presidio indicadas en el artículo 467 del Código Penal, debiendo aplicarse las del Nº 3) , aun cuando se trate de cantidades inferiores a las ahí indicadas. En todo caso será responsable de los perjuicio irrogados al tenedor. No servirá para eximirse de responsabilidad, la circunstancia de haberse girado el cheque sin fecha o a una fecha posterior a la de su expedición. Los fondos deberán consignarse a la orden del Tribunal que intervino en las diligencias de notificación del protesto, el cual deberá entregarlos al tenedor sin más trámite.” Ley Nº 7. 836, de 28 de agosto de 1944. Agregó el siguiente inciso al artículo 22: “Será Juez competente para conocer de los delitos que se penan en la presente ley, el del domicilio que el librador del cheque tenga registrado en el Banco.” Ley Nº 14. 601, de 16 de agosto de 1961. “Artículo 1º. Agrégase al artículo 22 de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, el siguiente inciso final: Se sobreseerá definitivamente o se dictará sentencia absolutoria, en su caso, respecto de los procesados que hubieren pagado los cheques adeudados y las costas, cuando pueda presumirse fundadamente que giraron dichos documentos sin el ánimo de lucrar en perjuicio del acreedor y siempre que los antecedentes personales del reo y la naturaleza, circunstancia y móviles del delito, permitan presumir que no volverá a delinquir.” “Artículo 2°. Las instituciones bancarias no podrán aceptar como garantía de operaciones de crédito la fianza o solidaridad de personas que desempeñan cargos de representación popular, salvo en el caso de operaciones de comunidades o sociedades en que tengan participación.” Ley N° 15. 632, de 13 de agosto de 1964. “Artículo 28. Intercálase como inciso 3º del artículo 22 de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, el siguiente: El plazo a que se refiere el inciso anterior se suspenderá durante los días feriados”. Ley Nº 17. 422, de 2 de abril de 1971. “Artículo Unico. Modifícase la Ley Nº 3. 777 sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques: b) Sustitúyese el inciso final del artículo 22, por los siguientes: En cualquier momento en que el procesado o condenado pague el cheque y las costas judiciales, el Juez sobreseerá definitivamente, a menos que de los antecedentes del proceso aparezca en forma clara que el reo ha girado el o los cheques con ánimo de defraudar. El trámite de la consulta, en los casos que proceda, no obstará a la libertad del reo, la que deberá ser decretada de inmediato y sin fianza. La consulta será conocida en cuenta y no se requerirá dictamen del Fiscal. En los procesos a que se refiere este artículo, el Juez regulará prudencialmente las costas, sin atenerse a los montos mínimos que resulten de la aplicación de la legislación vigente. La Superintendencia de Bancos adoptará medidas de carácter general conducentes a impedir que quienes fueren sobreseídos en conformidad al inciso 8° o condenados por infracción a este artículo, puedan abrir cuenta corriente bancaria durante los plazos que, según los casos, determine. El Tribunal respectivo comunicará a la Superintendencia 3131
  28. 28. GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ la circunstancia de encontrarse una persona en alguna de las situaciones recién aludidas, dentro de tercero día de ejecutoriada la resolución correspondiente. Asimismo la Superintendencia dictará normas de carácter general destinadas a sancionar con multa a aquellos Bancos respecto de los cuales pueda presumirse que, por el número de cheques que protesten en cada semestre, no dan cumplimiento cabal a las instrucciones sobre apertura de cuentas corrientes bancarias”. “Artículo Transitorio 1º. Los procesados o condenados como responsables del delito a que se refiere el artículo 22 de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, con anterioridad al 1º de marzo de 1971, podrán obtener el sobreseimiento definitivo con el solo pago del cheque y las costas judiciales, sin que rija a su respecto la limitación que para conceder ese beneficio establece la letra b) del artículo único de esta ley.” Decreto Ley N 2. 622, de 25 de abril de 1979. “Artículo Unico. Modifícase la Ley Nº 3. 777 sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. Artículo 22. Intercálanse en el inciso 2º, entre las expresiones ‘del cheque’ y ‘de las costas judiciales’, las palabras ‘de los intereses corrientes’, procedidas de una coma (,) ; Intercálanse en el inciso 8º, entre las expresiones ‘el cheque’ y ‘de las costas judiciales’, las palabras ‘los intereses corrientes’, precedidas de una coma(,) .” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 22. El librador deberá tener de antemano fondos o créditos disponibles suficientes en cuenta corriente en poder del Banco librado. El librador que girare sin este requisito o retirare los fondos disponibles después de expedido el cheque, o girare sobre cuenta cerrada o no existente, o revocare el cheque por causales distintas de las señaladas en el artículo 26, y que no consignare fondos suficientes para atender al pago del cheque, de los intereses corrientes y de las costas judiciales, dentro del plazo de tres días contados desde la fecha en que se le notifique el protesto, será sancionado con las penas de presidio indicadas en el artículo 467 del Código Penal, debiendo aplicarse las del Nº 3) , aun cuando se trate de cantidades inferiores a las ahí indicadas. El plazo a que se refiere el inciso anterior se suspenderá durante los días feriados. En todo caso será responsable de los perjuicios irrogados al tenedor. No servirá para eximirse de responsabilidad, la circunstancia de haberse girado el cheque sin fecha o una fecha posterior a la de su expedición. Los fondos deberán consignarse a la orden del Tribunal que intervino en las diligencias de notificación del protesto, el cual deberá entregarlos al tenedor sin más trámite. Será Juez competente para conocer de los delitos que se penan en la presente ley, el del domicilio que el librador del cheque tenga registrado en el Banco. En cualquier momento en que el procesado o condenado pague el cheque, los intereses corrientes y las costas judiciales, el Juez sobreseerá definitivamente, a menos que en los antecedentes del proceso aparezca en forma clara que el reo ha girado el o los cheques con ánimo de defraudar. El trámite de la consulta, en los casos en que proceda, no obstará a la libertad del reo, la que deberá ser decretada de inmediato y sin fianza. La consulta será conocida en cuenta y no se requerirá dictamen del Fiscal. En los procesos a que se refiere este artículo, el Juez regulará prudencialmente las costas, sin atenerse a los montos mínimos que resulten de la aplicación de la legislación vigente. La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras adoptará medidas de carácter general conducentes a impedir que quienes fueren sobreseídos en conformidad al inciso 8º o condenados por infracción a este artículo, puedan abrir cuenta corriente bancaria durante los plazos que, según los casos, determine. El Tribunal respectivo comunicará a la Superintendencia la circunstancia de encontrarse una persona en alguna de las situaciones recién aludidas, dentro de tercero día de ejecutoriada la resolución correspondiente. Asimismo, la Superintendencia dictará normas de carácter general destinadas a sancionar con multa a aquellos Bancos respecto de los cuales pueda presumirse que, por el número de cheques que protesten en cada semestre, no dan cumplimiento cabal a las instrucciones sobre apertura de cuentas corrientes bancarias.” ARTÍCULO 23 3232
  29. 29. TRATADO SOBRE EL CHEQUETRATADO SOBRE EL CHEQUE Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 23. El portador de un cheque deberá presentarlo al cobro dentro del plazo de treinta días, contados desde su fecha, si el librado estuviera en la misma plaza de su emisión y, dentro de sesenta días, si estuviere en otra. Este plazo se aumentará tres meses para los cheques girados desde el extranjero. El portador de un cheque que no reclama su pago dentro de los plazos señalados, perderá su acción contra los endosantes. En el mismo caso el portador perderá su acción contra el librador si el pago se hace imposible por hecho o culpa del librado posteriores al vencimiento de dichos plazos.” Ley Nº 17. 498, de 17 de agosto de 1943. Diario Oficial 19. 646, de 30 de agosto de 1943. “Artículo 23. Queda reemplazado por el siguiente: El portador de un cheque deberá presentarlo al cobro dentro del plazo de treinta días, contados desde su fecha si el librado estuviere en la misma plaza de su emisión y dentro de sesenta días, si estuviere en otra. Este plazo será de tres meses para los cheques girados desde el extranjero. El portador de un cheque que no reclame su pago dentro de los plazos señalados, perderá su acción contra los endosantes. En el mismo caso el portador perderá su acción contra el librador si el pago se hace imposible por hecho o culpa del librado, posteriormente al vencimiento de dichos plazos.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 23. El portador de un cheque deberá presentarlo al cobro dentro del plazo de treinta días, contados desde su fecha, si el librado estuviera en la misma plaza de su emisión y, dentro de sesenta días, si estuviere en otra. Este plazo será de tres meses para los cheques girados desde el extranjero. El portador de un cheque que no reclame su pago dentro de los plazos señalados, perderá su acción contra los endosantes. En el mismo caso el portador perderá su acción contra el librador si el pago se hace imposible por hecho o culpa del librado, posterior al vencimiento de dichos plazos.” Ley Nº 9. 686, de 3 de octubre de 1950. “Artículo 2º. Agrégase al artículo 23 de la Ley Nº 7. 498, de 17 de agosto de 1943, el siguiente inciso: Estos plazos se aumentarán con los días hábiles durante los cuales el Banco librado hubiere suspendido, por cualquier motivo, sus operaciones y pagos.” Ley Nº 13. 305, de 4 de abril de 1959. “Artículo 23. Reemplázanse en el inciso 1º, las palabras ‘treinta días’ y ‘sesenta días‘, por ‘sesenta días’ y ‘noventa días’, respectivamente”. TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 23. El portador de un cheque deberá presentarlo al cobro dentro del plazo de sesenta días, contados desde su fecha, si el librado estuviere en la misma plaza de su emisión y, dentro de noventa días, si estuviere en otra. Este plazo será de tres meses para los cheques girados desde el extranjero. El portador de un cheque que no reclame su pago dentro de los plazos señalados, perderá su acción contra los endosantes. En el mismo caso el portador perderá su acción contra el librador si el pago se hace imposible por hecho o culpa del librado, posteriores al vencimiento de dichos plazos. Estos plazos se aumentarán con los días hábiles durante los cuales el Banco librado hubiere suspendido, por cualquier motivo, sus operaciones y pagos.” ARTÍCULO 24 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 24. El librado no está obligado a pagar los cheques que se le presenten fuera de los plazos señalados en el artículo anterior. Con todo, podrá pagarlos en el consentimiento escrito del librador.” 3333
  30. 30. GUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZGUILLERMO VÁSQUEZ MÉNDEZ El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 24. El librado no está obligado a pagar los cheques que se le presenten fuera de los plazos señalados en el artículo anterior. Con todo, podrá pagarlos en el consentimiento escrito del librador.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 24. El librado no está obligado a pagar los cheques que se le presenten fuera de los plazos señalados en el artículo anterior. Con todo, podrá pagarlos en el consentimiento escrito del librador.” ARTÍCULO 25 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 25. El cheque aceptado por el librado no podrá ser devuelto al interesado.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 25. El cheque aceptado por el librado no podrá ser devuelto al interesado.” TEXTO ACTUAL Decreto con Fuerza de Ley 707, de 21 de julio de 1982. Conforme a la facultad conferida por la Ley Nº 18. 127, de 1982, se fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques. “Artículo 25. El cheque aceptado por el librado no podrá ser devuelto al interesado.” ARTÍCULO 26 Ley Nº 3. 845, de 1922. Reglamenta los Contratos de Cuenta Corriente Bancaria y los Cheques. “Artículo 26. Si el librador avisare por escrito al librado que no efectúe el pago de un cheque, éste se abstendrá de hacerlo; pero, si el aviso se diere después de estar pagado, el librado quedará exento de toda responsabilidad.” Decreto Ley 611, de 16 de octubre de 1925. Ordenó agregar al artículo 26 el siguiente inciso: “La orden de no pagar el cheque puede ser dada por el librador, solamente en los siguientes casos: 1º Cuando la firma del librador hubiere sido falsificada; 2º Cuando el cheque hubiere sido alterado con respecto a la suma o a la persona del beneficiario, con posterioridad a la emisión. 3º Cuando el cheque hubiere sido perdido, hurtado o robado, se observará en tales casos lo dispuesto en el artículo 29.” El texto refundido de esta ley se fijó por Decreto 3. 777, de Hacienda, de 3 de noviembre de 1943. Diario Oficial 19. 716, de 24 de noviembre de 1943. “Artículo 26. Si el librador avisare por escrito al librado que no efectúe el pago de un cheque, éste se abstendrá de hacerlo; pero si el aviso se diere después de estar pagado, el librado quedará exento de toda responsabilidad. La orden de no pagar el cheque puede ser dada por el librador solamente en los siguientes casos: 1º Cuando la firma del librador hubiere sido falsificada; 2º Cuando el cheque hubiere sido alterado con respecto a la suma o a la persona del beneficiario, con posterioridad a la emisión; 3º Cuando el cheque hubiere sido perdido, hurtado o robado. Se observará en tales casos lo dispuesto en el artículo 29.” TEXTO ACTUAL 3434

×