PRENSA
ALTERNATIVACHILPANCINGO DE LOS BRAVO, GUERRERO, MÉXICO - DICIEMBRE 2014
AÑO: 1 NÚMERO: 1 - UNIDAD ACADÉMICA DE COMU...
2P R E N S A A L T E R N A T I V A
CONTINÚA... AYOTZINAPA, EL NUEVO PARTEAGUAS...
[...] es el del 10 de junio de 1971, cua...
3 P R E N S A A L T E R N A T I V A
AYOTZI SOMOS TODOS
Rosielda Salas
En punto de las 10 de la mañana, aquí, en Chilpancin...
FERGUSON: EL RACISMO Y EL CLASISMO
EN LA HISTORIA DE EEUU
Túpac Amaru Sánchez
“La razón por la que tengo la conciencia tra...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Prensa alternativa dic2014

365 visualizaciones

Publicado el

Periodico Prensa Alternativa de diciembre del 2014

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
365
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
165
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Prensa alternativa dic2014

  1. 1. PRENSA ALTERNATIVACHILPANCINGO DE LOS BRAVO, GUERRERO, MÉXICO - DICIEMBRE 2014 AÑO: 1 NÚMERO: 1 - UNIDAD ACADÉMICA DE COMUNICACIÓN Y MERCADOTECNIA ¡PORQUE VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS! ¡DESAPARECIDOS…PRESENTACIÓN! AYOTZINAPA, EL NUEVO PARTEAGUAS EN LA HISTORIA DE MÉXICO Cutberto Pastor Bazán Actualmente, el país se desenvuelve en la crisis económica, política y social más profunda de su historia desde la Revolución Mexicana. El modelo de gobierno impuesto por la clase en el poder ha llegado a límites insosteni- bles, las reformas de los últimos gobiernos neoliberales priorizando la explotación de recursos naturales, enriqueci- miento de gobernantes y beneficios a empresas y gobiernos extranjeros, entre otras factores, han venido perjudicando los intereses y el bienestar social de la población en su conjunto, recayendo el peso aún más en el campesinado pobre, desprovisto de recursos para tener una vida digna, así como en obreros y clase media en general. Los gobiernos mu- nicipales, estatales y federal han dejado de tener credibilidad, pues no implementan programas para abatir esta crisis estructural. El descontento de la población ante el actual gobierno federal encabezado por el Presidente Enrique Peña Nieto, se notado permanentemente ante las reformas que ha implementado, entre ellas, la energética, la educativa, la de tele- comunicaciones, la hacendaria, la financiera y su política de seguridad, que siguen sin resolver la profunda crisis del sistema capitalista nacional. Ante esta interminable protesta, “un sinnúmero de organizaciones políticas y sociales han venido alertando sobre la probabilidad de que el Estado mexicano utilizara el clima generado por el supuesto combate al narcotráfico, con la finalidad de reprimir al movimiento social. No es la primera vez que ocurre…” Efectivamente, el estado en cualquier lugar del planeta aprovecha toda oportunidad para reprimir los movimientos sociales de inconformidad porque pue- den generar un gran descontento, y México no pudo ser la excepción. Los acontecimientos del 26 y 27 de septiembre del año en curso en Iguala de la Independencia, donde un grupo de policías municipales y otras personas sin uniforme, reprimieron ferozmente a normalistas de Ayotzinapa con un saldo de tres estudiantes asesinados y otras tres personas más (el conductor del camión donde viajaban los integrantes del equipo de tercera división de Chilpancingo, un jugador menor de edad y una señora que viajaba en un taxi), además de varios estudiantes y personas heridas (uno con muerte cerebral) y del cuerpo técnico del equipo de futbol, una persona con pérdida de un ojo por impacto de bala, además de 43 alumnos normalistas desaparecidos. Este hecho ha trascendido las fronteras del país. Actualmente, sería difícil nombrar un estado de la República Mexi- cana donde los estudiantes, maestros, campesinos, obreros y otros sectores de la sociedad no se hayan manifestado contra esta barbarie y el gobierno mexicano. En América Latina son innumerables las manifestaciones de apoyo a los normalistas de Ayotzinapa e incontables las muestras de repudio al gobierno nacional en las afueras de las embajadas del país en el extranjero. También en Europa, Estados Unidos y Canadá, las muestras de inconformidad con estos acontecimientos han cubierto las portadas de los principales diarios de cada país, y son parte también de la agenda televisiva nacional e internacional. ¿Qué significado tiene este hecho condenable para la toma de conciencia en cuanto al terror que el Estado mexicano viene realizando desde hace varias décadas? Recordemos el 2 de octubre de 1968, cuando la Plaza de las Tres Culturas en la Ciudad de México se encontraba repleta de estudiantes de la UNAM y el IPN (que manifestaban su repudio al gobierno mexicano por la injerencia del ejército a recintos universitarios) donde fueron vilmente masacrados por las fuerzas militares y un grupo paramilitar al que se denominó Batallón Olimpia. No se sabe cuántos estudiantes fueron asesinados, pues no hay registro de ello. El gobierno dice que fueron entre 30 o 35 las personas que ahí fallecieron; otros comentan que fueron 230 o 250 ; la verdad nunca pudo llegar a determinarse. Otro hecho lamentable y condenable en que también se observa el terrorismo de estado, CONTINÚA PÁG: 2 LA ESPERA CONTINÚA: AYOTZINAPA EN PIE DE LUCHA Miriam Álvarez Vivir en la capital del Estado en estos momentos, es como vivir en el desierto con la esperanza de que una gota de agua caiga del cielo y reverdezca los arbus- tos. El tiempo ha retrocedido hacia la Independencia de México, la Revolución Mexicana, cuando se luchaba por los derechos humanos. Aquellos tiempos se han ido, y ahora sólo queda el nombre de aquellos héroes que nos dieron patria y libertad, de la que en estos tiempos ya no queda nada ¿Qué está pasando en Guerrero? Ahora está en la mira de todo el mundo, está monitoreado las 24 ho- ras, no por gusto, sino por la incertidumbre de saber qué sucede con los jóvenes estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos desaparecidos el pasado 26 de septiembre en Iguala de la independencia. Se han cumplido dos largos meses de que los padres de familia aún no saben nada del paradero de sus hijos. La desesperación, la impaciencia, el deseo de encontrarlos con vida, aún está en sus corazones y vivirá en ellos has- ta que se revele la verdad, pese a que la verdad del Pro- curador General de Justicia Jesús Murillo Karam es “ya me cansé”, de que puede estar cansado más que de sí mismo al no saber y contar con la capacidad de resolver el problema. ¿Pero qué sucedería si fuera el hijo de un diputado, un senador el desaparecido? Tendría el mismo fin, buscarlo y encontrarlo? Se movería cielo, mar y tie- rra hasta encontrarlo. ¿Por qué no hacer lo mismo con el hijo del campesino? Este clasismo marcado es el que hace la diferencia. Un gobierno marcado de impunidad, corrupto, incapaz de resolver este grave problema, que entre sus manos lleva las matanzas de Tlatlaya y Ayotzinapa, son hechos que forman parte de la larga historia de la infamia y la traición en México. La esencia es siempre la misma: la crueldad, el odio. Y los actores son siempre los mismos: por un lado, la po- blación indígena, obrera, campesina y estudiantil; por el otro, los dueños del dinero y sus socios, los autodeno- minados salvadores de la patria. No hay vuelta de hoja, una y otra vez el mismo resultado, las mismas disculpas y los mismos discursos y por encima de todo, la misma impunidad. Se vive en este dominio del modelo capitalista, al que le conviene tener un pueblo ignorante, sumiso, incapaz de tener sus propias aspiraciones, al que no debe ni pue- de exigir libertad de expresión. El pueblo ha salido sin el temor de alzar la voz en lo más alto de la montaña para ser escuchados para enfrentarse con decisión al Es- tado, el que usa la fuerza no para defender, sino oprimir; un Estado que no se preocupa por construir sociedades igualitarias, sino para profundizar la marginación en las familias. Una vez más la desgracia ha caído al pueblo guerrerense, como plaga en los sembradíos, el sufrimiento nos sigue a todos lados, al igual que el gobierno corrupto sigue su rumbo sin detención alguna, pisoteado los derechos de su pueblo sin importancia. El pueblo cansado de la im- punidad y las autoridades esperan que pasen más he- chos crueles para despertar de esta comodidad que se han puesto y sólo queda decir hasta cuándo. Guerrero es una caja pintada en Olinalá; en ella hay es- peranza para encontrar una paloma con su cinta de listón; en ella hay luchadores sociales, hay sueños, anhelos de salir adelante, de tener una vida mejor sin nunca antes dejarse vencer y luchar contra todo que se ponga en fren- te y sólo el valiente fue capaz de abrir esta caja pinta- da en Olinalá al encontrarse con impunidad, injusticia, indignación, angustia y dolor, se puso a luchar por que la voz que exige justicia sea escuchada; la voz del cam- pesino, del obrero, del estudiante esperan hacer un gran eco que derrumbe la impunidad, la injusticia, la maldad. Fotografía: Crestomatía, Prensa Alternativa 2014
  2. 2. 2P R E N S A A L T E R N A T I V A CONTINÚA... AYOTZINAPA, EL NUEVO PARTEAGUAS... [...] es el del 10 de junio de 1971, cuando después de tres años, los estudiantes universitarios volvían a manifestar- se, ahora por la defensa de la autonomía de la Universi- dad de Nuevo León, y nuevamente fueron atacados por un grupo paramilitar ahora llamado los “Halcones”. El periódico Excélsior publicó el 11 de junio que los hechos dejaron 6 muertos y más de 100 heridos. El periódico “La Prensa” ponía en ocho columnas la declaración del máxi- mo Jefe de Gobierno, (que es señalado responsable del 2 de octubre del 68, junto a Gustavo Díaz Ordaz): “Fracaso de agitadores: No lograron romper el clima de cordiali- dad del país”. LEA (Luis Echeverría Alvarez, Presidente de la República de 1970 a 1976 y Secretario de Goberna- ción en el 68. ¿Qué nos parece esta declaración? Acaso ¿tiene alguna similitud con las vertidas hoy por las auto- ridades federales y estatales? Incluso los sectores aliados al gobierno llamaron a una manifestación para el día martes 15 de junio en apoyo al Presidente de la Nación, donde se dijo que era el “Presidente de la concordia”. ¿Tendrá algo de similitud con las convocatorias por la paz, pero sin retomar el caso Ayotzinapa y los 43 desapa- recidos? “El Heraldo de México”, entre otras cosas, decía que había 159 detenidos. El 2 de octubre del 68, es el parte aguas primigenio en la historia del país, pues fue el detonante para que el go- bierno federal tratara de ganar cierto consenso y realiza- ra una serie de medidas que terminaron con la reforma política de los años 70s, la cual tiene mucho que ver para que ahora los diferentes partidos políticos pueden “parti- cipar” en las llamadas elecciones democráticas. Por otra parte el sector estudiantil tiene la amarga experiencia de que los movimientos organizados son temidos por el es- tado y tiende a reprimirlos. El 68 tiene que ver con el sur- gimiento y la existencia de los grupos y organizaciones revolucionarias de los años 70, que implementan la lucha armada por un cambio de sistema. En el estado de Gue- rrero se tiene la respuesta del gobierno estatal y federal que trata de contener el descontento social por medio de la llamada “guerra sucia”, que dejó más de 600 desapare- cidos en la sierra y en las dos costas, incluso cerca de 20 universitarios siguen haciendo falta a sus familiares. El 2 de octubre trató de ser silenciado por el estado mexicano, sólo dos medios dieron a conocer los hechos con cierta objetividad: el periódico Excélsior y la revista Siempre. Los periodistas extranjeros que había en Méxi- co por la cercanía de los juegos olímpicos, fueron quienes dieron la noticia a nivel internacional y varios de ellos fueron expulsados del país. Decenas de estudiantes per- manecieron por más de tres años en las cárceles del país. Sin embargo, el acontecimiento sembró la semilla de la organización de los futuros movimientos sociales, los cuales aún sigue reprimiendo el estado mexicano. Los acontecimientos en Iguala del 26 y 27 de septiem- bre sobre los estudiantes de Ayotzinapa significan la gran oportunidad que tiene la nación mexicana de variar el rumbo que el estado y el gobierno mexicano le ha dado al país. Es innegable la lucha que se está ejerciendo ya no sólo por la presentación con vida de los compañeros normalistas, sino por lograr mejores condiciones de vida para todos los sectores de la sociedad. Las grandes mar- chas, como la del 20 de noviembre en la Ciudad de Mé- xico, nos demuestran que los estudiantes y la población quieren otra forma de gobierno con mejores condiciones de vida para los mexicanos. No dejemos de apoyar las demandas de los normalistas y del pueblo mexicano, si- gamos sumándonos a la lucha por un México mejor. Ayotzinapa, cuna de luchadores sociales, se ha converti- do en la piedra en el zapato del gobierno estatal y federal. La tardía respuesta de éstos no se implementó con verda- deras acciones que convenzan a los padres de familia de los desaparecidos ni a los normalistas ni a la sociedad en general. Las acciones que promueve el gobernador susti- tuto, hasta el día miércoles 26 de noviembre no son sufi- cientes para darle una dirección diferente al problema de los 43 desaparecidos, ni las reformas que implementará el presidente Enrique Peña Nieto anunciadas el día 27 de noviembre son las necesarias, mucho menos si no han podido tener un acercamiento adecuado, honesto y sen- sible con los padres de familia y puedan ser convencidos de que las acciones propuestas son las mejores y adecua- das para llegar a una respuesta favorable. No lo es así, se trata de dar carpetazo al problema y “resolverlo” con una compensación económica, que los padres de familia no pueden aceptar, porque no puede venderse la vida de un hijo y los padres de familia siguen esperando a sus hijos con vida. Por esas y tantas cosas más, Ayotzinapa es el nuevo par- teaguas en la historia de México, porque nos da para más, para mejorar nuestras condiciones de vida. Se habla de que México es un estado fallido, de que los 6 asesinatos y los 43 desaparecidos el 26 y 27 de septiembre es un cri- men de lesa humanidad, un crimen de estado por la par- ticipación de la policía municipal de Iguala, la inacción de las otras corporaciones policiacas como la estatal y la federal y la omisión del ejército y las autoridades estatales y federales en su momento oportuno. La inconformidad sigue creciendo y sin duda seguirá au- mentando en otros estados del país, y en la ciudad de Mé- xico, se seguirán uniendo los estudiantes de las distintas universidades, trabajadores, obreros y campesinos que apoyan a los padres de familia de los normalistas asesina- dos y de los 43 desaparecidos. Es el momento de dar un nuevo impulso y lograr un cambio positivo para nuestro país y nuestro pueblo. EDITORIAL En este mes de diciembre del año 2014, sale a la luz pública “Prensa Alternativa” como parte del Proyecto del “Seminario de Medios Alternativos” implementado desde hace dos años en la Unidad Académica de Co- municación y Mercadotecnia, por un grupo de jóvenes entusiastas denominado “Colectivo Siglo XXI”, que primeramente puso en marcha la estación de Radio por internet “Alternativa Radio”, que trasmite de lunes a viernes de dos a cuatro de la tarde, con una propuesta de comunicación objetiva al servicio de la desideologiza- ción de la sociedad, para participar en el flujo de comuni- cación acorde con los principios de nuestra Universidad de brindar una educación crítica, científica y popular. “PrensaAlternativa” surge de la necesidad de contar con un espacio abierto donde los estudiantes de esta Unidad Académica comiencen a desarrollar sus habilidades y capacidades logradas en el transcurso de los semestres anteriores, con el compromiso de seguir trabajando bajo el contexto de la comunicación alternativa, en benefi- cio de las causas populares, ya que consideramos que de esta manera contribuimos mínimamente al verdade- ro conocimiento de los fenómenos que marcan nues- tra realidad, donde es indispensable dar una respues- ta veraz, crítica y objetiva del mundo que nos rodea. Tenemos a nuestra mano el “laboratorio”de nues- tra sociedad, que cada día nos presenta fenóme- nos que tenemos que interpretar para lograr una in- formación fidedigna al servicio de la comunidad, bajo el concepto de la comunicación alternativa. Los acontecimientos en Iguala el día 26 de septiembre por la noche y la madrugada del 27 donde perdieran la vida 6 personas: tres estudiantes de la Normal de Ayoztinapa, un adolescente jugador de futbol del equi- po Avispones de Chilpancingo, el chofer del autobús donde viajaban y una señora que iba en un taxi, dejan- do una veintena de heridos, más la desaparición de 43 normalistas, han marcado profundamente a la sociedad mexicana, ya que a más de dos meses de lo ocurrido, el Gobierno Mexicano no da una respuesta satisfactoria para su presentación y no es creíble la forma del su- puesto homicidio de los 43 o de algunos de ellos, que el Procurador General de la República dio a conocer a los padres de familia y a los medios de comunicación. El Gobernador sustituto del Estado de Guerrero, tampo- co da una respuesta satisfactoria, y no se ocupa de ello en los veinte puntos de su gobierno que da a conocer el día 26 de noviembre en Acapulco. Las instituciones municipales, estatales y federales con los hechos de Iguala, han perdido lo poco que tenían de credibilidad. El sábado 6 del presente, se dio la información de que uno de los fragmentos de hueso, encontrados en el rio de Cocula, pertenecía a un estudiante normalista desapare- cido, Alexander Mora Venancio lo que indica que posi- blemente otros o acaso todos pudieran haber corrido la misma suerte. No es posible que superemos estas atro- cidades como pretende el Presidente de la República. Nos enfrentamos a la crisis política más fuer- te del país, equiparable a la crisis social, econó- mica y política que motivó la Revolución Mexi- cana de 1910-1917. Si las autoridades estatales y federales no atienden debidamente este problema que está generando cada día más descontento e indignación, el país puede entrar en una profunda desestabilización. DIRECTORIO DIRECTOR: Cutberto Pastor Bazán JEFE DE INFORMACIÓN: Ana Karen Mariano Castro DISEÑADOR: José de Jesús López García CORRECTOR DE ESTILO: Martín Cornelio Nava UNIDAD ACADÉMICA DE COMUNICACIÓN Y MERCADOTECNIA Av. Bachilleres esquina Osa Mayor, FraccionamientoVillas Caminos Sur. C.P. 39097. Chilpancingo, Guerrero. México. Correo electrónico: alternativa_radio@live.com IMPERIALISMO CULTURAL Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN Ana Karen Mariano Castro Sin duda alguna, la cultura es una de las joyas más pre- ciadas. Es uno de los elementos que diferencian a una nación de otra; en pocas palabras, es la identidad propia de cada país. Pero ¿qué pasa cuando unas culturas tratan de imponerse sobre otras? Primeramente, para lograr dar este paso, se tiene que contar con el apoyo de una de las armas más sutiles den- tro de nuestro mundo actual que son los medios de co- municación, esos mediadores entre la sociedad y el go- bierno que se supone están para mantener un equilibrio en el sistema político-social por el cual nos encontramos regidos. Lamentablemente, no es así, la gran mayoría de ellos (o al menos a los que la mayoría de las personas tiene acceso) ha abusado del gran poder que ejerce sobre las masas, dejando de lado su labor social y guiándose mayoritariamente por intereses propios. Son los medios los que hablan y deciden lo que las personas deben pen- sar y opinar, y qué mejor canal para hacerlo que a través del entretenimiento, una de las líneas donde más vulne- rable es el individuo social. Es a partir de ello que se abre una brecha inmensa para dar paso a lo que se conoce como Imperialismo Cultural, el cual tiene la finalidad de exportar los valores y la cul- tura de los países que se encuentran desarrollados hacia los países que se encuentran en un aparente “desarrollo”. La manera en que los productos culturales externos lo- gran penetrar los flujos informativos de otras naciones se encuentra tan meticulosamente cuidada, que muchas ve- ces no nos damos cuenta de ello, en gran medida debido a que estas proyecciones están presentes en nuestra vida cotidiana desde pequeños y durante nuestro desarrollo. Estados Unidos es una de las potencias que más ha im- puesto su cultura alrededor del mundo. México es uno de los países que al encontrarse en mayor cercanía con él, ha sido ampliamente modificado por los valores y las costumbres de éste. Para ejemplificar lo anterior, se pue- de hacer mención de algunas variantes culturales que en México ya se han adoptado como propias. El Halloween es una festividad que se ha popularizado tanto que se ha convertido en un buen blanco para la mercadotecnia, disfraces, maquillaje, decoración…de todo este tipo de cosas encontramos tapizada la ciudad y las más grandes empresas que tratan de crearnos una necesidad de consu- mir estos objetos para de cierta manera pertenecer a los parámetros establecidos por los medios y la sociedad. ¿Y en dónde quedan el Día de Muertos y las tradiciones pro- pias? Muchas veces la mayoría de las personas considera más atractiva la primera festividad que esta última. Otro de los sectores donde está presente el imperialis- mo cultural es el cine. En general, se mantiene una idea de que el cine hollywoodense es el mejor de todos. Los efectos y las costosas producciones parecen suficien- tes para captar completamente la atención de las masas. Quizá otro elemento que influye de manera importante es que en nuestro país no se cuenta con el apoyo para el desarrollo y crecimiento de la industria cinematográfica, trayendo por consiguiente que su producción no sea tan buena, y si alguna película dirigida por algún mexica- no logra sobresalir es porque ha contado con el finan- ciamiento de algún país extranjero, el cual compra los derechos. Es así como tanto de una como de otra manera se mantiene ese sometimiento ante Estados Unidos, un sometimiento que perdura y perdurará mientras no se lle- ven a cabo acciones para cambiar esta situación. ¿Cómo se ha llegado a este sometimiento? Fácil: el im- perialismo cultural se ha disfrazado de innovador y nece- sario para llevar un estilo de vida mejor. En parte puede ser cierto, ya que de alguna manera nos brinda la posibi- lidad de conocer otras culturas y maneras de pensar, cla- ro, a sus cómodos intereses. El problema comienza cuan- do se busca imponer lo que las grandes potencias quieren para de este modo obtener bienes lucrativos. Bienes que sólo se concentran en pocas personas, mientras que el resto continúa viviendo en la miseria, lo que representa un desequilibrio en la sociedad, en la economía, que nos conduce a vivir bajo el mundo de monopolios, principal- mente extranjeros. PRENSA ALTERNATIVA
  3. 3. 3 P R E N S A A L T E R N A T I V A AYOTZI SOMOS TODOS Rosielda Salas En punto de las 10 de la mañana, aquí, en Chilpancingo, Guerrero, al Norte de la ciudad, ciudadanos que integra- rían el movimiento previsto para el 20 de noviembre empezaron a llegar a la glorieta conocida como “El caballito”. “Vestir de color negro”, fue la consigna, y aunque varios así lo hicieron, otros tantos no. Estamos de luto, es un luto nacional. Los 43 estudiantes desaparecidos el pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, deben de aparecer; algunos tienen la esperanza de que lo hagan vivos; otros simplemente quieren que aparezcan y que se castigue al o los responsables, porque si bien no se sabe nada de los estudiantes, debemos recordar que un deportista y otros estudiantes fallecieron esa noche. Se exige justicia, se exige un país en el que ya no exista corrupción, y aunque son muchos los que sienten el golpe del mal gobierno, los que se quejan de las consecuencias de un proyecto neoliberal, son pocos los que salen a la calle y se manifiestan. ¡Pinches huevones, no tienen nada que hacer!, así recrimina en la calle un chofer del servicio público preocupado por juntar la “cuenta” diaria que tiene que pagar al dueño de las placas. 20 de noviembre de 2014, 104 años después de que en diferentes puntos de la República se levantaran movimientos exigiendo la dimisión de Porfirio Díaz, quien luego de 30 años de un mal gobierno intenta reelegirse. Integrantes de diferentes sectores salen a la calle no a conmemorar el inicio de la Revolución Mexicana como año con año lo venía haciendo el desfile cívico, sino a mostrar a una sociedad cansada de un mal gobierno que no subsanó la Revolución y que reclama: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos! ¡Gaviota, astuta, esa casa fue por p…! La marcha entra a uno de los carriles de la autopista del sol con circulación de norte a sur. Sobre los puentes peatona- les se observan a diferentes miembros de la prensa que cubren la noticia. A éstos también los castiga el sol abrasador, y ni una nube se ve en el cielo. El embotellamiento vehicular sobre los carriles laterales ya es evidente. La marcha es pacífica y se escuchan las consignas en diferentes puntos del contingente. A la altura del Congreso, la marcha retorna, se extiende un ánimo de desaprobación, el clamor se hace general, algunos arrojan basura sobre la barrera que circula y protege las instalacio- nes del H. Congreso del Estado custodiado fuertemente por elementos de la policía estatal. ¡Perros del gobierno!, exclaman los manifestantes. Con palos golpean los barrotes de la cerca del Congreso, la marcha no se detiene y continúa su desplazamiento ante la mirada de servidores públicos, que bajo la sombra de los árboles situados en las áreas verdes frente a sus oficinas, murmuran y en voz baja hacen comentarios. Es la 1:20 de la tarde, la caravana se instala en uno de los accesos de dicho edificio, abren paso a una camioneta de sonido que miembros de la CETEG, Coordinadora Universitaria y ciudadanos utilizan para dirigirse a la multitud. “No nos quedaba de otra que conmemorar el inicio de la Revolución, hoy se reafirma un proyecto de muerte por parte del gobierno: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!” ¡Justicia, justicia! Todo esto exclamaban los presentes. En este punto es posible distinguir a integrantes de diferentes Unidades Académicas y Cuerpos Académicos de la Universidad Autónoma de Guerrero, Instituciones, y Sindicatos. El ímpetu juvenil es evidente, gritan consignas, rea- lizan pintas y regalan agua al sediento “¡Gobierno, por qué los asesinas si ellos son la salvación de América Latina!”. Transcurridos menos de 30 minutos se llega al acuerdo de que quien desee marche con rumbo al zócalo, pues la mar- cha se da por terminada. Los miembros de la CETEG retornarán al plantón que instalaron en el zócalo capitalino hace ya un mes. Los capitalinos se detienen a orilla de calle para observar a los manifestantes. Padres de familia sostienen la mano de sus hijos y miran fríos, quietos, mientras los pequeños agitan la mano que tienen libre y brincando gritan: ¡Ayotzi, Ayotzi! A las 2 de la tarde la muchedumbre llega al zócalo capitalino y se dispersa. Las calles vuelven a ser las mismas de siempre: gente va, gente viene, mientras una parte de la sociedad sigue espe- rando una respuesta que no ayudará a calmar el dolor de 43 madres que siguen esperando entender por qué sus hijos no han regresado a casa. ¿CUÁL ES TU VERDADERA OPINIÓN? Citlalli Morales Alguna vez te has preguntado: ¿Cómo generas tu opinión? ¿Realmente estás consciente de tus opiniones? ¿Qué te lleva a ello? La mayoría de la gente se deja manipular. ¿Manipular? Sí, manipular por la opinión de las masas o de su entorno. A esto se llama opinión pública, la cual se forma porque un gran número de personas hace propio lo que hacen algunas personas y algunos grupos, considerándolo verdadero y justo, y que individuos como nosotros adoptamos sólo para sentirnos identificados. Todo esto es por la falta de interés de esas personas de estar informadas, pues les falta cultura para poder entender la realidad de la vida; no son capaces de formarse un juicio crítico; no se creen capaces de entender su entorno y se unen a la mayoría sólo por querer figurar como individuos. Actualmente los medios de comunicación sobre la sociedad es cada vez mayor, poniendo como base la supuesta realidad que se construye socialmente. La mayor parte de los sucesos o situaciones son representados y grabados en los subconscientes de las personas. Construyendo una agenda con los temas que se conciben aquí como estructuras del sentido que se concretan en diversos medios de comunicación; es decir, pueden darse diferentes tipos de discursos sobre un mismo tema. La opinión pública, entendida como una estructura de temas, es una forma de reducir la complejidad que caracteriza a la realidad social. La teoría de la agenda-setting se desglosa de la teoría de los efectos, en la cual se pensaba que los medios tenían como objetivo lograr una respuesta generalizada sobre la masa y la consecuencia que ésta recibía sin tener en cuenta el contexto y sus criterios; es decir, en esta teoría el público es un ente inerte que recibe mensajes y los asume sin análisis ni cuestionamientos. La agenda del público o lo que es lo mismo la opinión pública es la preferencia, real o estimulada por los medios de comunicación que brindan información de hechos sociales que le reporten interés o creen interés a una sociedad o de un individuo, cuando en realidad la opinión pública ha sido el concepto dominante. Y es que opinión pública implica muchas cosas a la vez, pero, al mismo tiempo, ninguna de ellas domina o explica el conjunto. Además, con el predominio de los medios de comunicación modernos, en una sociedad masificada el territorio de la opinión parece retomar un nuevo enfoque. Con los nuevos avances tecnológicos tenemos mayor acceso a la información de los medios, ya no es necesario tener que creer a los medios oficialistas, porque también existen medios con enfoque crítico que sólo esperan difundir información objetiva. Para que nosotros no tengamos nuestro pensamiento creado por los medios mediáticos, for- memos nuestro propio criterio, con base en la obtención de datos, y comparemos con otros medios para comprender cómo es difundido el tema y sus diferentes posturas a la información obtenida de todos los medios críticos y oficia- listas. Es claro ver que los medios oficialistas sólo son para encubrir al gobierno y dar paso a la esfera pública que se maneja en las agendas de cada uno de los medios de comunicación, ya sean de prensa escrita o audiovisual. Nos corresponde discernir si los medios impresos o electrónicos son oficialistas o de corte crítico, si es que su infor- mación es realmente objetiva o tendenciosa. La sociedad cada vez es más manipulada debido al poco interés en la búsqueda de información, al grado de no poder comprender mejor su valor y de no interpretar cada tema con nuestras propias opiniones generadas por la diversidad de datos investigados. También podemos comparar las opiniones de otras personas, crear una base bibliográfica y así comprender los hechos de la esfera pública. Fotografía: Radio Ñomndaa RADIOS COMUNITARIAS, ¿UN PELIGRO PARA EL ESTADO? José de Jesús López García Hoy día los medios de comunicación al servicio del ca- pital, proliferan en la gama de medios ofertados a la po- blación mundial, y por qué no hablar de una polución mediática en un país en vías de desarrollo como lo es México, y en específico el estado con el más alto índice de analfabetismo, desigualdad y pobreza a nivel conti- nental, Guerrero. Abordemos la realidad mediática que asola a la guerri- llera entidad suriana, como el caso de las emisoras co- munitarias, Ñomndaa de Suljaa’ (Xochistlahuaca) en el 100.1fm, Uan Milahuak Tlajtoli de Chilapa en el 94.1fm, La Voz de los Pueblos de Espino Blanco en el 91.1fm, Radio UNISUR de Cuajinicuilapa en el 104.3fm, La Voz de la Costa Chica de San Luis Acatlán en el 98.3fm, Ra- dio Despertar de mi Pueblo desde Chilixtlahuaca en el 98.3fm, Vaza Radio de Tlapa en el 93.1fm, Voces Nues- tras de Ayotzinapa en el 90.1fm, quienes han sido hos- tigadas desde su aparición, de manera abrupta y directa por parte del Estado y se han convertido en un adversario más de los intereses y fuerzas hegemónicas del capitalis- mo, como lo hemos visto hasta ahora, los medios de co- municación se han enaltecido desde las grandes cúpulas del poder y al servicio de su propio desarrollo, es decir, el conjunto de medios al servicio del sistema dominan- te, permea, perpetúa y merma el propio desarrollo de la clase baja, buscando esta otredad una oportunidad de conseguir progresar ante la inmiscuida gradación de los Mass Media comerciales al servicio y en pro del neolibe- ralismo; y ante esa gresca de desequilibrios en el sistema informativo internacional y en aras del más fuerte por explotar, subyugar, ridiculizar, antagonizar, minimizar, mistificar y hacerse servir del más débil sagazmente y a través de la alienación mediática, además de subjetivizar y determinar la comunicación de la alter-realidad, nacen las llamadas y cautamente conocidas Emisoras Alterna- tivas, que ante una diversidad de prácticas y enfoques teóricos distintos e incluso contrarios y anti sistémicos se han comprendido dentro de la noción de comunicación alternativa, desde su origen mismo. No obstante, los Medios Alternativos en América Latina y precisamente en México, han buscado como principal propósito fijarse como medios para el desarrollo de los propios pueblos que los han legitimado, en pos de ha- cerle frente al sistema imperioso y buscar sus propios medios no solo para comunicarse, sino para para hacerse escuchar y servir a sus propios intereses sociales, enten- diéndose que la comunicación ha sido la principal base y arma para que la humanidad subsista y progrese en esta sociedad occidentalizada. CATEDRAINTERNACIONAL C A R L O S M A R XTODOSLOSJUEVES,17:00HRS UNIDADACADÉMICADEFILOSOFÍAYLETRAS
  4. 4. FERGUSON: EL RACISMO Y EL CLASISMO EN LA HISTORIA DE EEUU Túpac Amaru Sánchez “La razón por la que tengo la conciencia tranquila es porque sé que hice bien mi trabajo”, ha dicho el agente Darren Wilson, liberado sin cargos por un jurado nor- teamericano tras el asesinato del joven afroamericano Michael Brown, de 18 años, quien murió después de que el agente lo asesinara de 6 balazos el 9 de agosto de este año, cuando estaba desarmado y en pleno día en una calle de Ferguson, Missouri, EU. El hecho despertó una serie de protestas pacíficas y violentas en ese país y el mundo ante lo que se ha considerado como una injusta decisión. Una vez más el “sistema de justicia” norteamericano quedó desnudado en su verdadera esencia. No sólo por la forma injusta en que fue asesinado el joven Brown, sino porque son recurrentes en ese país las matanzas a mansalva, la criminalización y el encarcelamiento de hombres y mujeres negros(as). El caso antes relatado no es un hecho aislado, sino una expresión cruda de la trá- gica historia del pueblo negro en Estados Unidos, con- venientemente ocultada, tergiversada y reducida a “his- toria antigua” por la clase dominante norteamericana. “Todo mundo sabe que los negros no ‘vinieron a este país en busca de una vida mejor´. Fueron raptados de sus tierras nativas en África, encadenados y apiñados en barcos; tratados como objetos y no como seres huma- nos, como mercancías para comprar y vender y enrique- cerse. Docenas de millones de africanos murieron en la travesía, así de horrible era el viaje. Los que sobrevivie- ron fueron vendidos a los dueños de plantaciones como herramientas. Los esclavistas acostumbraban llamar a los esclavos ‘herramientas que hablan’. Desde enton- ces, la opresión del pueblo negro ha sido una constante y un elemento funcional al desarrollo de este sistema, pues su fuerza de trabajo ha sido convertida en plusvalía, sus derechos básicos pisoteados y su vida entera atada al yugo del capital. No es casual, de acuerdo con datos del Partido Comunista de EU (PCR), que en el aspecto laboral “…siguen arrimados en los peldaños inferiores… es decir, si pueden consiguen trabajo; que el pueblo ne- gro tenga los niveles más altos de segregación residen- cial racial en el mundo, canalizados a zonas descuida- das; que las escuelas estén más segregadas que en 1964 y que reciban menos recursos…Más y más se parecen a prisiones con detectores de metales y policías unifor- mados patrullan los corredores deteniendo y cacheando a los alumnos en camino a clase”. Además…” la pobla- ción negra en las prisiones es de 900,000 personas, que representa un aumento de ocho veces respecto a 1954”. Hoy, muchas personas opinan que Estados Unidos ha pasado a ser una “sociedad post-racial”, gracias a las leyes que se han aprobado para abolir la segregación y la esclavitud y que la situación que viven los negros es culpa de ellos mismos; otros más sugieren que una mejor educación o nombrar gobernantes negros va a re- solver esta situación. Consideramos que el problema no es una cuestión de educación de calidad, ni de religio- nes, ni de magos, ni de “buenas leyes” o gobernantes. El problema, en esencia, es el sistema, orientado a man- tener en la subordinación a pueblos enteros; sean estos negros, indígenas, criollos, mestizos, amarillos u otros. Estudiar y transformar la realidad en que vivimos, no perdiendo de vista el papel que juegan la explotación, la propiedad privada de los medios de producción, las leyes, la cultura, las instituciones, los gobiernos, el Es- tado y la educación como generadores de plusvalía es la tarea urgente que tenemos como seres humanos. Han existido millones de Michael Brown, humillados y asesinados a lo largo de la historia de Estados Unidos, y en todo este drama humanitario el agente Wilson es el último eslabón de un sistema que basa su accionar en la supre- macía racial y económica de la burguesía como clase, en la esclavitud, la subyugación de las mujeres, de las mino- rías étnicas y la estigmatización de la diversidad sexual. La historia del pueblo negro en Estados Unidos es la misma historia de opresión que han vivido los pue- blos originarios en América Latina durante los más de quinientos años de conquista y colonización; la misma vivida por el pueblo hindú durante la coloni- zación británica, o la vivida por Senegal, Guinea y Costa de Marfil durante la invasión colonial francesa. Hoy como ayer, ante las inhumanas condiciones de vida a las que el sistema capitalista somete a los diver- sos pueblos de la tierra, la tesis 11 de Marx sobre Feu- erbach renueva su vigencia y nos exige, no sólo “inter- pretar la realidad, sino fundamentalmente transformarla. ES MÁS FÁCIL CORRER QUE CORREGIR Alexis Martínez El pasado 25 de noviembre, Cuauhtémoc Cárdenas So- lórzano renunció al Partido de la Revolución Democrá- tica (PRD), después de haber militado en él 25 años, con una decisión irrevocable. La renuncia “hace rui- do” no porque lo haya hecho a través de una carta pú- blica dirigida al Consejo Nacional, sino porque lo hace en un tiempo donde el país se ve envuelto en una cri- sis, cuando el PRD ha sufrido fracturas considerables, por lo que causa asombro que deserte a su partido una persona que luchó durante tantos años para que la iz- quierda mexicana en nuestro país no fuera un adorno. Tras los hechos ocurridos el 26 y 27 de septiembre de este año 2014, el PRD ha perdido credibilidad y con- fianza y ha dejado al descubierto los nexos que tiene con el narco, los narcopolíticos que gobiernan en diferentes entidades y los crímenes de estado que en la mayoría de los casos quedan impunes. Quizá Cárdenas Solórzano no podía seguir ocultando esta situación, pero tampoco po- día manifestarlo a la luz pública así como así, de golpe y sin precaución, porque decir la verdad en estos días de modo masivo es un peligro más que en otros tiempos. El ingeniero no deja en claro los motivos de su renuncia. ¿Será que tiene miedo de externar las verdaderas razo- nes? ¿O será que se avergüenza de un partido del que fue fundador y el cual ahora es madriguera de criminales? Un caso muy parecido al de Cuauhtémoc Cárdenas fue el de Joseph Aloisius Ratzinger, quien asumió el cargo de Papa de la Iglesia Católica, bajo el nombre de Benedicto XVI, en abril de 2005, pero renunció en febrero de 2013. Ratzinger se había destacado por ser la parte intelec- tual de Juan Pablo II, por ser un hombre de gran in- telecto que escribió la mayoría de los discursos de su antecesor; y tal vez lo que no le ayudaba a simpa- tizar tanto como Juan Pablo II, era su cara de nazi. En el periodo del papado de Ratzinger, el Vaticano se vio envuelto en la polémica luego de que Wikileaks filtrara documentos en donde se denuncia al Vatica- no por pederastia, corrupción clerical y abusos sexua- les. Más que por problemas de salud, quizá Ratzinger no soportó la presión de no poder decir lo que en rea- lidad ocurría en el Vaticano y de tener que actuar bajo circunstancias muy delicadas. La verdadera causa de su renuncia tampoco se sabe y probablemente nunca se sepa, lo mismo que la del ingeniero Cárdenas Solórzano. No es tarea de una sola persona revertir los daños que afectan no sólo al PRD, sino a todos los partidos po- líticos en México, porque mientras algunos deciden abandonar la nave cuando ésta se hunde, hay quie- nes deciden seguir luchando para mejorar su país. Hagamos nuestra parte. VIOLENCIA A TRAVÉS DE LA TELEVISIÓN Jesús Anzúrez Terrero A lo largo de nuestra vida, estamos expuestos a una gran cultura de violencia. La televisión nos muestra que hay gente que muere y de igual manera hay gente que mata. Nos muestra la violencia como un espectáculo que den- tro de la “espiral de violencia” queda mucho de qué ha- blar. Para esto, debo mencionar que las investigaciones en diferentes países de Latinoamérica, han demostrado que podemos encontrar la violencia en sus diferentes formas; además de verlas en la televisión, las podemos reconocer al momento que suceden a nuestro alrededor. La violencia de la calle, delincuencial, la intolerancia de las personas, falta de respeto a la escuela, política y a la familia, son una serie de violencias cotidianas que se nos maneja la televisión. Luis Pedro España (1993), nos menciona algunas evi- dencias, como el amarrar o vincular las estructuras que producen violencia al acontecer diario de las personas por la vía de la socialización. Lo cotidiano no sólo es un espejo de violencia estructural, sino que ha sido capaz de potenciar aun más la violencia que proviene de las estructuras. Vivimos frente a una violencia de vida que promueven los medios de comunicación; por decir algo, en la tele- visión, un niño ha visto ocho mil asesinatos y 100 mil actos de violencia, como dice Jesús María Aguirre : “En Venezuela, 42 por ciento de los niños comienzan a ver televisión entre el primer y el tercer año de vida y sus dosis llegan a cuatro horas al día. Tomando en cuenta la violencia de un programa estándar de una semana, tene- mos jóvenes de 18 años, habituado a ver cuatro horas de televisión diarias, que ahora llegan a 11 mil”. La televisión es un medio tan penetrante, tan omnipre- sente, es difícil el pensar que no actué sobre noso- tros, viendo una enfermedad de cerebros dañados por la desnutrición intelectual, afectada por la promiscuidad, la carencia de cultura y educación, en la televisión que bien podría verse como un culto inmortal como el “be- cerro de oro”, manipulado por un mensaje consumista traumatizado por la inversión de valores materiales que la televisión nos regala a través de la violencia gratuita que ya no puede ocultarse, además de ser muy difícil de dominar. No es novedad ni mucho menos es una extrañeza que no haya neutralidad de la violencia en la televisión, asegurar que influencia o no las violencias de nuestro entorno, como una norma de vida. Retomando lo que dice Es- paña (1993), con relación a la violencia y los medios de comunicación existe una relación causal que acusa al medio como generadora de violencia en la sociedad y otra en donde hay una relación de inocencia, donde la te- levisión solo es un espejo de la realidad que actúa como la sociedad. En el mismo discurso, vemos un arma de dos filos, don- de este medio es sólo un síntoma de la violencia, que a la vez generan violencia, donde el público funciona como una esponja o como un recipiente vacío que ab- sorbe los contenidos de la televisión para ayudar a crear un estereotipo de pensamientos y conductas. Donde no es novedoso que la televisión sea culpable de quebrantar la moral y las buenas costumbres. Si bien la televisión tiene el poder de cambiar la conduc- ta tanto individual como colectiva, es posible que pueda tener el mismo efecto pero en sentido positivo. Suena muy esperanzador. Para alcanzar un nivel de eficacia, es necesario mejorar esta sociedad, donde bastaría con tener una televisión aleccionadora que producirá una so- ciedad sana. Lamentablemente, la televisión sólo refleja los males de un pueblo enfermo, y por desgracia, el re- medio no es tan simple. ESCUCHANOS DIARIAMENTE, EMITIENDO DESDE AYOTZINAPA PARA TODO EL VALLE DE TIXTLA DE GUERRERO, GUERRERO. “VOCES NUESTRAS, VOZ DE TODOS” Fotografía: Crestomatía, Prensa Alternativa 2014

×