SANDRA DÍAZ PÉREZ        1ºB EDUCACIÓN INFANTIL       FACULTAD DE EDUCACIÓN   UNIVERSIDAD CASTILLA-LA MANCHAPROCESO EDUCAT...
2                              INDICEDefinir la conducta-problema                    3Ficha de registro                   ...
3Juan es una niño de 3 años que cuando llega al colegio llora, grita ypatalea sistemáticamente por una excesiva "ansiedad ...
4Si la conducta de un niño va acompañada de un premio, recompensa o reforzador, el niño larepetirá con más frecuencia en e...
5        ese modo le prestemos atención, pero si nos mantenemos firmes haciendo extinción        aprenderá esa conducta.  ...
6    2. Si pretendemos cambiar la conducta por los antecedentes, encontramos:    -   Cambiar el escenario: consiste en mod...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Modificar conducta

1.980 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.980
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
41
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Modificar conducta

  1. 1. SANDRA DÍAZ PÉREZ 1ºB EDUCACIÓN INFANTIL FACULTAD DE EDUCACIÓN UNIVERSIDAD CASTILLA-LA MANCHAPROCESO EDUCATIVO EN LA ETAPA INFANTIL DANIEL RODRIGUEZ ARENAS
  2. 2. 2 INDICEDefinir la conducta-problema 3Ficha de registro 3Consecuencias posteriores y soluciones 4 o Retirar la atención o Prestar atención a las buenas conductas o Retirar otras recompensas o Tiempo fuera o CastigoConsecuencias anteriores y soluciones 6 o Cambiar el escenario o Empezar poco a poco o Enseñar nuevas habilidades o Dar ejemplo o ContratosConclusión 6Webgrafía 6
  3. 3. 3Juan es una niño de 3 años que cuando llega al colegio llora, grita ypatalea sistemáticamente por una excesiva "ansiedad por separación" desus padres.¿QUÉ PODEMOS HACER PARA MODIFICAR SU CONDUCTA?En primer lugar, debemos definir correctamente la conducta-problema.En muchas ocasiones definimos las conductas de un modo subjetivo: “ansiedad porseparación”. Esta definición no nos permite comprender con claridad lo que se quiere decir. Elobjetivo es comprender qué es realmente lo que ha ocurrido: “Llega al colegio, llora, grita ypatalea”.Al explicar objetivamente la conducta comprenderemos mejor a nuestros alumnos y seremosmás justos.Para poder describir con claridad y exactitud las conductas es necesario observarlas. Estasobservaciones las podemos hacer a lo largo del día, en momentos concretos del día, ensituaciones específicas o en otras condiciones que fijemos de antemano. En este caso, cuandoJuan vaya al colegio.El siguiente paso será apuntar esas observaciones en una ficha de registro con el fin de que nose no se deformen con el tiempo. En nuestros registros podemos anotar: - ¿Qué hace, dice o siente Juan? Se anota cuantas veces (a lo largo del día, a la semana, al mes) repite esa conducta, cuánto tiempo le dura esa conducta, y la intensidad del comportamiento. - ¿Dónde ocurren esas conductas? - ¿Cuándo ocurre? - ¿Qué ocurre después?En este caso podríamos decir:¿Qué hace? Llora, grita y patalea.¿Dónde ocurre? En el colegio¿Cuándo ocurre? Cuando llega al colegio¿Qué ocurre después? Nos falta este dato.Al realizar la ficha de registro nos daremos cuenta de que el comportamiento de Juan seproduce por un motivo concreto. Ante la conducta trataremos de responder siempre a unapregunta clave: ¿Qué ocurre después, cómo respondemos, qué hacemos nosotros a continuación?
  4. 4. 4Si la conducta de un niño va acompañada de un premio, recompensa o reforzador, el niño larepetirá con más frecuencia en el futuro y estará aprendiendo mejor.Una opción sería aportar un reforzador positivo, ya sea social, material o una actividad que leresulte agradable para aprender una buena conducta, o que extinga la conducta deseada.También puede ocurrir que el causante de esa consecuencia surja antes de la conducta, en esecaso tendríamos que preguntarnos: ¿Qué ha pasado antes de que el niño manifieste su conducta, qué circunstancias y qué personas están presentes cuando él actúa?A menudo los niños manifiestan ciertas conductas sólo en determinadas situaciones ycircunstancias, en presencia de determinadas personas, y ante unos estímulos concretos.Si una circunstancia, persona o estímulo están presentes para el niño cuando una conductasuya va seguida de una consecuencia agradable, la conducta ocurrirá con mayor probabilidaden presencia de esas circunstancias. En el caso de Juan, si las rabietas van seguidas de unreforzador positivo en el colegio con la profesora, es probable que la conducta se repitasiempre en ese ambiente, y no cuando el niño se separa porque se queda en casa de unfamiliar.Las instrucciones que en silencio, cuchicheando o en voz alta se dice a sí mismo un niñoinmediatamente antes o mientras ejecuta una acción son estímulos antecedentes de auto-control que pueden influir poderosamente en su desempeño.Todo el aprendizaje del niño, habilidades y conductas de las que dispone son antecedentesque influyen en su conducta actual, junto con los antecedentes inmediatos.Una de las circunstancias antecedentes que más influyen en los niños es el comportamiento deotra persona que realiza esa acción. En el caso de Juan, quizá haya visto a algún otro niñorealizar el mismo comportamiento y lo imite.La enseñanza por modelos unida al reforzamiento positivo dado al niño por imitar lo que lemostramos, es una estrategia eficaz cuando queremos que un niño aprenda una conductanueva.Para intervenir de manera eficaz en el problema presentado, debemos adoptar una actitudserena, pensar en las alternativas de cambio y recorrer los pasos previos. El dramatismo,irritación y nerviosismo lo único que hacen es agravar el problema e impedirnos pensar en susolución. 1. Si pretendemos cambiar la conducta por las consecuencias, podemos: - Retirar la atención: consiste en ignorar al niño cuando presenta una conducta inadecuada. Cuando le quitamos la atención comprueba que al realizar esa conducta no consigue su objetivo. Este procedimiento requiere mucha paciencia y autocontrol por parte del adulto. Al comienzo, el niño aumentará su conducta intentando que de
  5. 5. 5 ese modo le prestemos atención, pero si nos mantenemos firmes haciendo extinción aprenderá esa conducta. - Prestar atención a conductas positivas y contrarias a las no deseadas: es conveniente reforzar las buenas conductas antes que las malas. Consiste en estar atentos para observar qué conductas son buenas para poder reforzarlas, sin añadir reproches o comentarios sobre la conducta inadecuada. - Retirar otras recompensas: suprimir ciertos acontecimientos agradables (ver la televisión, tener la puerta abierta a la hora de acostarse,…) si manifiesta conductas inadecuadas. - Tiempo fuera: sacar al niño de la situación donde muestra la conducta inadecuada y trasladarle a un lugar donde no exista la posibilidad de reforzar ese comportamiento. Es necesario establecer unas reglas: el traslado debe hacerse inmediatamente después de la conducta y debe tener un periodo de reflexión de tres minutos por años que tenga el niño. - El castigo: existen ciertos castigos que en ninguna circunstancia debe darse puesto que puede ocasionar daños físicos y morales al niño, se distanciará de la persona que le ha castigado, puede actuar como un reforzador positivo al darle atención al niño, puede llegar a acostumbrarse repitiendo de nuevo la conducta, no sirve para reconstruir un repertorio de conductas adecuadas. En cambio, hay ciertos castigos que pueden surgir efecto siempre y cuando el niño tenga un repertorio de conductas positivas, si sabe comportarse bien de la manera que la situación lo requiere. Si no es así, no se debe castigar puesto que no enseña la conducta adecuada, sólo se enseña a no hacer la conducta negativa. En tal caso debemos enseñarle a cómo comportarse de manera adecuada en vez de castigarle. Si posee la conducta adecuada, y hemos probado con firmeza las otras soluciones, el castigo debe ser inmediato, justo, sin carga emocional, manteniendo la calma, y no castigando a la persona sino al comportamiento. Es muy eficaz si aplicamos la consecuencia negativa más natural al hecho que lo provoca: arreglar la situación.En el caso de Juan, empezaríamos con una retirada de atención por parte de los padres yprofesionales. Es probable que Juan patalee y llore al comprobar que sus padres se vuelvencuando van a dejarle en el colegio, o que los profesores le prestan más atención y cariño.Si esto no surge efecto, la siguiente solución sería prestar atención a las conductas agradablesque haga restándole importancia al hecho de llorar cuando entra al colegio. Si esto tampocosirve, procederemos a emplear el “tiempo fuera”, intentando mostrarle que esa no es la mejorconducta si pretende participar y que le prestemos atención. Si a pesar de ello, la conductasigue apareciendo, procederemos a retirar otras recompensas, y en último lugar el castigo.
  6. 6. 6 2. Si pretendemos cambiar la conducta por los antecedentes, encontramos: - Cambiar el escenario: consiste en modificar pequeños cambios en los hechos anteriores para intentar cambiar su conducta. Cambiarle el asiento, despertarle unos minutos antes, hablar con él en casa, etc. Para saber qué cambios hacer puede ser útil analizar cuáles y cómo son las situaciones en las que el problema no aparece. - Empezar por lo más fácil e ir poco a poco: por ejemplo si un niño tiene miedo a la oscuridad quizás tengamos que reforzarle cuando sea capaz de estar tranquilamente en una habitación sin luz durante el día antes de pretender que deje de asustarse en una habitación a oscuras y por la noche. - Enseñarle nuevas habilidades: en lugar de hacer reproches, le damos la oportunidad de aprender habilidades nuevas (vestirse solo, nuevos juegos, normas de cortesía, autoinstrucciones…) y le damos sugerencias de cómo comportarse en una circunstancia determinada. - Dar ejemplo: ser un buen modelo para el niño mediante nuestro propio comportamiento. - Contratos: realizar acuerdos mediante el diálogo. Hablamos con el niño de los inconvenientes que acarrea su problema de conducta, escuchamos sus razones y le decimos que nos gustaría que cambiara. A la vez mostramos también nosotros disposición a cambiar, acordamos qué cambios debe realizar él y qué cambios debemos realizar nosotros.Si intentamos modificar su conducta mediante estas soluciones, empezaríamos por cambiar elescenario. Quizá Juan quiera estar un poco más con sus padres antes de entrar al colegio, asíque deberían levantarse 10 minutos antes para probarlo. También podríamos ir restandoimportancia al asunto de patalear, es decir, dejar de prestarle atención poco a poco.Podríamos enseñarle lo que se debe hacer cuando se llega al colegio, es probable que no loconozca. Por último, podríamos tratar un acuerdo entre Juan y sus padres o los profesores. Sideja de comportarse así con el tiempo se le podría dar una recompensa.En conclusión. En primer lugar deberíamos conocer al niño, apuntar los antecedentes yconsecuentes de su conducta, el lugar donde se produce, el tiempo que dura, etc. En segundolugar determinar la solución más acertada, modificando esta solución siempre y cuando nofuncione. Empezando por cambiar el escenario, de lo fácil a lo difícil, retirada de atención, darejemplo, enseñar buenas conductas, contratos, prestar atención a conductas agradables,tiempo fuera, retirar otras recompensas y en último lugar el castigo. Se debe ser paciente,tener autocontrol, confianza y ser justo. Si se aplica todo esto, la conducta de Juan cambiará. WEBGRAFÍA http://trinidadbonet.com/index.php?option=com_content&view=article&id=24&Itemid=16

×