Horno Microondas.
Un horno microondas es un electrodoméstico usado en
la cocina para calentar alimentos. Funciona mediante...
Riesgos Del Horno Microondas.
• Una de las expresiones más impresionantes de la tecnología
moderna, enviada a nuestros hog...
• Cómo funcionan los hornos microondas? Las microondas son una forma
de energía electromagnética, como las ondas de luz o ...
• Dicho en otros términos, la radiación producida por el horno microondas
tiene solamente una frecuencia, mientras que la ...
• En los modelos comerciales, el horno tiene una potencia de entrada de
alrededor de 1000 vatios de corriente alterna. A m...
• Si todo esto tiene mal aspecto, bien podríamos preguntarnos por
qué el horno microondas llegó a ver la luz del día. ¿Qui...
El antes y el después.
POR
Santiago Correa C.
8 - C
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Horno microondas

2.272 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.272
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
32
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Horno microondas

  1. 1. Horno Microondas. Un horno microondas es un electrodoméstico usado en la cocina para calentar alimentos. Funciona mediante la generación de ondas electromagnéticas en la frecuencia de las microondas. El agua, grasas y otras sustancias presentes en los alimentos absorben la energía de las microondas en un proceso llamado calentamiento dieléctrico. Muchas moléculas (como las de agua) son dipolos eléctricos, lo que significa que tienen una carga positiva parcial en un extremo y una carga negativa parcial en el otro, y por tanto giran en su intento de alinearse con el campo eléctrico alterno de las microondas.
  2. 2. Riesgos Del Horno Microondas. • Una de las expresiones más impresionantes de la tecnología moderna, enviada a nuestros hogares, es el horno microondas. En un mundo en que el tiempo es dinero, así nos dicen, y es una obligación la gratificación inmediata de los deseos, el horno microondas es sencillamente una especie de regalo de Dios. Sin embargo, vale la pena recordar que es, de hecho, un regalo humano, que implora por la pregunta ¿qué hemos hecho para merecer un regalo tan celestial? • Dado que los hornos microondas son tan fáciles de usar y un dispositivo tan ahorrador de energía, comparado con los hornos convencionales, casi no hay hogar ni restaurante que no lo tenga. En general, la gente quiere creer que el horno microondas no tiene un efecto negativo sobre la comida o el consumidor de la comida. Enfrentémoslo, si los hornos microondas fueran realmente dañinos para nuestra salud ¿permitiría el gobierno que se vendan? Seguramente que no. •
  3. 3. • Cómo funcionan los hornos microondas? Las microondas son una forma de energía electromagnética, como las ondas de luz o de la radio. Las ondas son ondas muy cortas “micro” de energía electromagnética que viajan a la velocidad de 186.282 millas por segundo. Las microondas se usan para los teléfonos celulares, las señales satelitales, las comunicaciones militares y aeronáuticas (todas éstas son causas conocidas de enfermedad por radiación si usted vive por casualidad en un punto de resonancia de estas ondas). • Las microondas, según nos dicen en su defensa, son un fenómeno natural ya que pueden encontrarse en la naturaleza. ¡Entonces no pueden ser malas para nosotros! Y tienen razón: ocurren de manera natural. Las microondas se producen de manera natural en casi todas partes del mundo, desde la tierra hasta el sol. La diferencia, sin embargo, es ésta: las microondas del sol están basadas en los principios de pulsos de corriente continua (DC) que no crean calor por fricción; los hornos microondas usan corriente alterna (AC) creando calor por fricción. Un horno microondas produce una longitud de onda de energía en picos, donde toda la potencia va dentro de solamente una estrecha banda de frecuencia del espectro de energía. La energía solar opera en una frecuencia de energía amplia.
  4. 4. • Dicho en otros términos, la radiación producida por el horno microondas tiene solamente una frecuencia, mientras que la energía solar cubre todo un espectro. Las frecuencias de energía son importantes porque el patrón de resonancia armado por su interacción puede ser estrecho o amplio. Si el espectro es muy estrecho, se incrementa el poder de resonancia; si el espectro es más amplio, entonces el efecto de resonancia se expande y el intercambio de energía es parejo. • Todo horno microondas contiene un magnetrón, un tubo en donde los electrones son afectados por los campos magnéticos y eléctricos de modo tal que producen una micro radiación de longitud de onda de alrededor de 2450 Mega Hertz (MHz) o 245 Giga Hertz (GHz). La radiación de microondas interactúa con la frecuencia oscilante de las moléculas de los alimentos. Toda energía de ondas cambia la polaridad de positiva a negativa con cada ciclo de la onda. En las microondas, estos cambios de polaridad ocurren millones de veces por segundo. Todas las moléculas de cualquier tipo de tejido, incluyendo nuestro alimento, están construidas sobre campos electromagnéticos. Éstos son seriamente turbados cuando la polaridad de las moléculas cambia de positivo a negativo unas 2.450.000.000 de veces por segundo. Es esta fricción la que crea calor en la comida. ¡Así es cómo se puede calentar la materia en pocos segundos!
  5. 5. • En los modelos comerciales, el horno tiene una potencia de entrada de alrededor de 1000 vatios de corriente alterna. A medida que estas microondas generadas por el magnetrón bombardean la comida, hacen rotar las moléculas polares a la misma frecuencia muchas millones de veces por segundo. Esta agitación molecular crea fricción, que calienta la comida. La fricción rasga las moléculas de alrededor provocando un daño sustancial y por último deformándolas. El nombre científico para esta deformación es “isomerismo estructural”. • Quizás ya haya advertido que las comidas calentadas en el microondas están mucho más calientes en la parte de adentro que afuera. ¡Ahora sabe por qué! El punto central hacia donde se dirigen los tubos del magnetrón yace a pocos centímetros arriba de la placa giratoria y ese es el lugar donde se lleva a cabo la resonancia más poderosa. Ese es el lugar donde se crea el mayor calor dentro de los tejidos. • Deberá estar claro ya que el “calentar” a través de la radiación de un horno microondas cambia la sustancia de lo que se calienta. Quizás también resulte ya obvio que las personas que prepararan la comida en un horno microondas consumen estas sustancias “desconocidas”, o por lo menos una sustancia cuya frecuencia natural fue turbada. Estos no son más que productos tóxicos para el sistema.
  6. 6. • Si todo esto tiene mal aspecto, bien podríamos preguntarnos por qué el horno microondas llegó a ver la luz del día. ¿Quién inventó esto y por qué? El ejército alemán desarrolló originalmente los hornos de cocción microondas “radioemisoras”, para el uso en sus operaciones de apoyo móvil para la invasión de Rusia. Al poder usar equipamiento electrónico para la preparación de las comidas a escala masiva, eliminaban el problema logístico de los combustibles para cocinar, además de la conveniencia de producir productos comestibles en un tiempo muy reducido. • Después de la guerra, los aliados descubrieron las investigaciones médicas realizadas por los alemanes sobre los hornos microondas. Estos documentos, junto con algunos hornos microondas en funcionamiento, fueron transferidos al Departamento de Guerra de los EE.UU. y clasificados para “investigación científica ulterior”. Los rusos también habían recuperado algunos hornos microondas y llevaron a cabo investigaciones exhaustivas sobre los efectos biológicos. Como resultado de los mismos, su uso fue prohibido en la Unión Soviética. Los soviéticos emitieron una advertencia internacional sobre los peligros para la salud de los hornos microondas y de los dispositivos electrónicos de frecuencia similar, tanto biológicos como ambientales.
  7. 7. El antes y el después.
  8. 8. POR Santiago Correa C. 8 - C

×