3757609-552474YARESI  HERRERA LOREDO MATRICULA 1269143TAREA 5.1.1020000YARESI  HERRERA LOREDO MATRICULA 1269143TAREA 5.1.1...
Yaresi Herrera
Yaresi Herrera
Yaresi Herrera
Yaresi Herrera
Yaresi Herrera
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Yaresi Herrera

360 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
360
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Yaresi Herrera

  1. 1. 3757609-552474YARESI HERRERA LOREDO MATRICULA 1269143TAREA 5.1.1020000YARESI HERRERA LOREDO MATRICULA 1269143TAREA 5.1.1<br />ENSAYO <br />SEMIOTICA DE LOS MENSAJES TELEVISIVOS <br />Los mensajes de los noticieros televisivos.<br />Un informativo televisivo es un eje de programación de las cadenas de televisión, basado en la actualidad informativa. Se articula en diferentes tipos de programas, que, en líneas generales, se corresponden con los géneros tradicionales del periodismo escrito, tales como la noticia, el reportaje o la entrevista. A continuación se destacan algunos de ellos:<br />Telediario o informativo diario (en España), noticiario o noticiero (en América Latina). Según el Diccionario de la Real Academia Española, se trata de la información de los acontecimientos más sobresalientes del día, transmitida por televisión. Los noticiarios suelen ser de periodicidad diaria y se emiten en varias ediciones, algunas de las cuales son coincidentes con los momentos de mayor consumo televisivo del día (en la sobremesa o mediodía y en el prime time). Abordan la actualidad preferentemente a través de noticias. Serían equivalentes a los diarios de la prensa escrita.<br />Magazine informativo. Es un tipo de programa, de emisión generalmente semanal, en el que se combinan géneros periodísticos distintos a la noticia. Suelen incluir entrevistas, reportajes y/o debates, con los que abordan uno o varios temas informativos desde una perspectiva analítica, diferente a la mera exposición de los hechos que se realiza en una noticia. Se corresponderían con las revistas o semanarios del periodismo escrito.<br />Estelares. Son programas de plató, en los que un grupo de invitados, moderados por uno o varios conductores, debate sobre uno o varios asuntos informativos, con el objetivo de ofrecer el mayor número de perspectivas posibles. Es frecuente que incorporen diferentes piezas videográficas (un reportaje, un documental, una encuesta...), con las que ilustran el tema planteado.<br />Programas de entrevista.<br />Programas de reportaje.<br />El proceso de construcción social depende enteramente de la práctica productiva del periodismo, “la noticia es lo que los periodista creen que interesa a los lectores por tanto la noticia es lo que interesa a los periodistas”. La noticia se presenta para el autor como una realidad compleja, diversa, cambiante y poliédrica. Señala la existencia del acontecimiento como una información, un elemento que irrumpe en el sistema social, es aquello que permite comprender la naturaleza de la estructura y el funcionamiento del sistema. <br />Según Martínez Albertos, la noticia corresponde a un hecho verdadero, inédito o actual, de interés general, que se comunica a un público que puede considerarse masivo, una vez que ha sido recogido interpretado y valorado por los sujetos promotores autorizados para la difusión, pero el autor le hace la crítica señalando que la noticia no es un hecho, sino la narración de un hecho, en segundo lugar la veracidad de la noticia es cuestionable ya que existen noticias falsas y no por ello dejan de ser noticias, y en un tercer punto el concepto de noticias no lleva inserto el concepto de verdad. Moles por otro lado sitúa a la noticia como una narración de un suceso, de una parcela de la vida individual o colectiva, de algo verdadero o fingido, probado o no. Por todo esto no es fácil definir el concepto de noticia, ya que solo una definición de ella la llevaría a la equivocación, y tampoco existe un concepto universal de noticia, ya que esta es producto de una sociedad concreta. <br />El autor nos simplifica diciendo que la definición se puede albergar en dos grandes grupos: el primero nos señala que la concepción de noticia es como un espejo de la realidad, conocida como la concepción tradicional, donde esta ya es algo realizado; y el segundo donde la noticia concebida como una construcción de la realidad. <br />Por ende la noticia es producto resultado de la organización compleja y coordina factores que condicionan recíprocamente.<br />Eco nos habla de un mundo posible, donde hay estados de cosas provistos por el lector, pero para explicar este en el discurso periodístico, se instala al periodista como lector privilegiado de acontecimientos desde los cuales construye mundos posibles que luego transmitirá. Este mundo posible lo manifiesta en forma de noticia. La construcción de esta, se basa en tres mundos posibles: el primero de ellos es el mundo real, donde se percibe una construcción cultural, es la fuente de acontecimientos que el periodista utilizará para confeccionar la noticia, en otras palabras es el mundo de los acontecimientos. <br />El segundo, es el mundo de referencia donde se encuadra el acontecimiento del mundo real, es imprescindible para la comprensión de un acontecimiento y nos permite ver la importancia social del acontecimiento. Y el último, es el mundo posible el que construya el periodista teniendo en cuenta el mundo real y el de referencia. En otras palabras el mundo real son hechos, datos, circunstancias que son reconocidos en el periodista, nos llevan a un mundo de referencia, es donde el periodista determinará el acontecimiento. Por último, en el real se produce la verificación del mundo posible narrado, lo que permitirá confirmar, corregir, invalidar la elección del mundo de referencia. <br />La estructura del noticiero televisivo.<br />Las noticias se emiten en bloques temáticos. De esta forma se asegura el equilibrio en el interés, ya que cada bloque comienza con la noticia más importante del día en ese ámbito. Además la agrupación de noticias del mismo núcleo temático evita que el espectador se despiste.<br />El bloque noticioso de un telediario coincide con el concepto de "sección" acuñado en la prensa escrita. De hecho, el telediario toma como modelo la estructura de los periódicos. La portada o primera página equivale a los titulares o sumario del informativo televisivo. Cada bloque se identifica con características especiales en la pantalla. Estas características aparecen en forma de faldones, termómetros, sobreimpresión de infografías, y otros procedimientos. De esta forma aparecen las ráfagas de separación con un fondo sonoro neutro.<br />Signos visuales en las imágenes televisivas.<br />La imagen es un signo, por lo que, una vez creada, se puede repetir infinitamente. Sin embargo, no ha sido así durante la historia de la humanidad, en oposición a lo que ha pasado desde tiempos inmemoriales en el caso del signo competidor, la palabra. Desde la prehistoria hasta hace poco ha predominado la imagen única, aunque ya durante el renacimiento se empezaron a inventar procedimientos que permitirían su reproducción, de la xilografía hasta la actual impresora láser. Gracias a la computadora, la imagen por fin puede realizar otra característica del signo prototípico, puede constar de elementos repetibles y acabados, como la lengua, aunque en la forma particular de las imágenes.<br />Cuando la imagen pasa de la simple reproducción mecánica a la producción digital, como en el caso de la imagen virtual, tiende, por otro lado, a perder su calidad de signo, o así lo parecería. Quizás ya la imagen televisiva podría estar a punto de confundirse con la realidad misma.<br />La imagen es primero superficie. Y como superficie se vuelve signo. Nuestra tarea es estudiar en qué sentido es signo antes de reproducirse sin límites y antes de presentarse como el resultado de combinaciones infinitas de elementos mínimos. Pero también es necesario entender de qué propiedades del signo surge la posibilidad de la reproducción y, más tarde, la producción a partir de elementos mínimos — y por qué, al mismo tiempo, su calidad de signo parece hoy precaria.<br />Narrativa e ideología de la televisión.<br />Alguna de esas características pueden ser examinadas en base a la investigación empírica. Otros, por los procedimientos prácticos y de rutina seguidos por el personal, referentes a objetivos y expectativas, que pueden aclararse por medio de un enfoque interpretativo más contextual, por ejemplo, de análisis de procesos seguidos en un programa televisivo especial: además del contexto institucional en que se produce el programa, incluyendo los diferentes procesos de toma de decisiones y la asignación de recursos , tendríamos que analizar en detalle el proceso de la escritura de guiones, selección de actores, filmación, edición y programación. Habría que analizar los procedimientos que se siguen en la estructura articulada.<br /> <br />Entre los rasgos estructurales que podemos resaltar, en el análisis de la televisión, encontramos: la sintaxis, el estilo, el tono, el idioma, la yuxtaposición de las palabra y la imagen; los ángulos, colores y secuencias del imaginario utilizado; la estructura de la narración o argumentación; el grado en que la estructura argumentativa de la narración permiten la derivación a tramas secundarias, las digresiones o el desacuerdo; el uso de recursos tales como el flash back y la sobre posición de voces, la manera en que la tensión se combina con rasgos tales como el humor, la sexualidad, la violencia; las interconexiones entre programas particulares que forman parte de un todo, con una secuencia finita o abierta. <br />Estos y otros rasgos estructurales y configurativos de los mensajes televisivos, pueden analizarse mediante gran número de posibilidades técnicas, que van, desde las diferentes formas de análisis de contenido, hasta los varios tipos de semiótica, narrativa y análisis del discurso. <br />Sin embargo, es indispensable señalar, que los rasgos de la estructura interna de los programas, tienen ciertos límites. En primer término, es un análisis de producto que extrae esta estructura del proceso de producción y difusión. Y da a considerar las condiciones sociales e institucionales, en que se producen y transmiten los mensajes en los medios. <br />El análisis de los rasgos estructurales internos, de los mensajes, de lo que se produce para los medios, es también limitado si no considera y tiene bien en cuenta, la recepción y apropiación por parte de terceros, de estos mensajes que se transmiten. <br />Es decir, no se toma en cuenta el sentido que estos mensajes tienen para los individuos que lo ven, escuchan y leen. Tampoco se interiorizan de las maneras en que estos individuos interpretan, aceptan o rechazan, o incorporan los mensajes, a sus modos de vida. Este aspecto es sumamente importante y se debe tener como prioridad en el contexto del mensaje y del destino final. Su salida por la pantalla. <br />La recepción y apropiación de los mensajes a través de los medios es el tercer aspecto de la comunicación masiva, que requiere también ser sujeto de análisis. <br />Se han realizado, y se sigue haciendo, un gran número y variedad de investigaciones sobre la recepción de los mensajes masivos y sobre la dimensión y naturaleza de la respuesta de la audiencia. Los investigadores han pretendido estudiar, por ejemplo, los efectos a corto y largo alcance de esos mensajes y de qué manera la audiencia los utiliza como formas de gratificación que se derivan de ellos. <br />Pero estos enfoques, por muy interesantes que sean, no ponen la atención suficiente en la manera en que los individuos y los grupos interpretan activamente los mensajes de los medios y los integran a diversos aspectos de sus vidas. <br />Las distintas fases de la hermenéutica profunda pueden contribuir a la exploración de lo que podemos describir como los modos de recepción de los mensajes de los medios. <br />En el estudio de la televisión podemos examinar, a través de un análisis socio-histórico, las circunstancias específicas y las condiciones socialmente diferenciadas de las que los individuos reciben mensajes televisivos. <br />Por circunstancias específicas se determinan los enfoques tales como ¿En qué contextos? ¿En compañía de quién? ¿Con qué grado de atención, consistencia y comentario los individuos ven los programas, o las series de programas de diferentes tipos? Las condiciones socialmente diferenciales: ¿cómo varía la recepción de los mensajes de acuerdo a consideraciones tales como: clase, sexo, edad, ascendiente étnico y país receptor? <br />Estos interrogantes pueden despejarse mediante una investigación cuidadosamente diseñada que utilice entrevistas estructuradas para explorar cómo los individuos y grupos de individuos entienden ciertos programas particulares. <br />Las entrevistas suelen proporcionar planillas de llenado a través de interpretaciones de los receptores, que a su vez pueden analizarse de diferentes maneras y con métodos de análisis formal o discursivo y con diferentes enfoques. Los rasgos de uno de los textos, pueden compararse y conjuntamente, se pueden aseverar juicios en relación a la construcción del mensaje. <br />El análisis discursivo de los textos, no elimina la necesidad de interpretar los textos de los mensajes de los medios, en forma creativa por parte del emisor o del receptor. Al utilizar el enfoque formal de los rasgos estructurales, y el análisis socio-histórico de las condiciones de producción/difusión y recepción/apropiación, el proceso de interpretación busca explicar lo dicho y lo no dicho, lo que es afirmado o explicado, representado y obscurecido de los mensajes de los medios y en los textos de los receptores. <br />Busca explicar los posibles significados de los mensajes de los medios y busca también mostrar cómo los receptores los entienden y los incorporan a sus vidas. Como toda interpretación, este proceso necesariamente se enmarca en las actividades cotidianas de los sujetos que conforman el mundo social e interviene potencialmente, en ellas. <br />Tomando como fundamento este enfoque general, para el estudio de la comunicación masiva, podemos retomar las implicaciones del análisis de la ideología. Los intentos anteriores para analizar el carácter ideológico de los medios masivos, han tendido a concentrarse en la producción y construcción del mensaje. Por lo tanto, los primeros teóricos y autores críticos influenciados por esta orientación tendían a incluir los medios en el análisis general de la industria cultural, argumentando que los imperativos de la producción capitalista, con tendencia a ocupar el lugar de la estandarización y repetición de los productos, no dejando espacio alguno para la reflexión crítica. (Horkheimer y Adorno: 1972) Estos teóricos tienden a dar por sentado que los productos de las industrias culturales entorpecen las mentes de las masas, las frustran, las cautivan y las incorporan al sistema para de ese modo, reproducirlo. <br />

×