Trabajo práctico de cct

119 visualizaciones

Publicado el

TRABAJO PRACTICO DE MICAELA, SILVINA Y GERMAN

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
119
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
48
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Trabajo práctico de cct

  1. 1. I.S.F.D. Santa María Profesorado en Ciencias Sagradas Comunicación, Cultura y Tics. Trabajo Práctico Cultura – Identidad – Diversidad cultural Olmos, Micaela Eliana Peluc, María Silvina Sirerol, Germán Edgardo 2015
  2. 2. 2) Definir al hombre implica una visión integral del mismo, es decir, que integre todos sus aspectos parciales. Utilizando la definición clásica de hombre decimos que el hombre es un animal racional. El hombre siempre es persona. La persona es un ser subsistente de naturaleza racional o espiritual, citando a Santo Tomás. Por su carácter de subsistente espiritual, cada persona es una, única e irrepetible. La persona humana no es solamente espiritual; si así lo fuera no sería un hombre. El ser subsistente de naturaleza espiritual se encuentra encarnado. Por lo tanto, la persona no siempre es humana (un hombre), pero el hombre siempre es persona. 3) El término cultura es polisémico, es decir, que existen 154 definiciones de la misma. Fazio menciona cuatro conceptos: 1. Cultura es el “cultivo”, la educación de la persona, sea en lo físico como sobre todo en lo espiritual. 2. Otro concepto se refiere al conjunto de conocimientos que una persona posee. Así, se dice de alguien que es muy culto o que tiene gran cultura. 3. Este concepto es el más utilizado ya que es el sentido objetivo del término. Se refiere a la configuración global de un grupo humano, articulada en valores, estilos de vida, costumbres, etc. 4. La palabra cultura, en un sentido general, indica todos los medios por los que el hombre perfecciona y despliega las diversas cualidades espirituales y corporales. La UNESCO, por su parte, define a la cultura teniendo en cuenta dos concepciones, una estética y otra antropológica. Desde un punto de vista estético, se entiende por cultura al conjunto de expresiones artísticas e intelectuales de los ámbitos llamados académicos o cultos. Cultura se aplica a un conjunto de saberes y expresiones delimitadas por ciertas características comunes y restringidas a algunos sectores de la sociedad capaces de producirlos (artes plásticas, filosofía, literatura, cine, etc.). Esta visión se encuentra ampliamente difundida e incluso es común que se utilice indistintamente junto a la definición antropológica de cultura. La concepción de cultura más amplia, desde una visión antropológica, se concibe como todo el complejo de rasgos distintivos espirituales, materiales, intelectuales y emocionales que caracterizan a una sociedad o grupo social. Esto incluiría, además de todas las expresiones creativas que la concepción estética de cultura también define, a las llamadas prácticas comunitarias (métodos tradicionales curativos,
  3. 3. administración tradicional de los recursos naturales, celebraciones y patrones de interacción social que contribuyen al bienestar e identidad de grupos e individuos) y los bienes muebles e inmuebles, tales como sitios, edificios, centros históricos de las ciudades, paisajes y obras de arte. La cultura es entonces todo el conjunto de expresiones particulares de un período o de un grupo humano que de alguna forma u otra se encargan de otorgarle un sentido a la existencia de cada persona que hace parte de un grupo. 4) Cuando Fazio habla del relativismo cultural absoluto, piensa en una posición extrema, que considera que no hay un patrón de medida para juzgar a las distintas concreciones culturales. En cambio, cuando hace alusión al relativismo cultural, dice que hay muchas maneras de enfrentarnos con los problemas de la existencia humana y la mayoría de esas formas son legítimas. 6) La función es que son instrumentos de importante e inconmensurable poder. La postura que el receptor debe adquirir es, según Juan Pablo II, con una consciencia formada donde se pueda hacer valer sus derechos y deberes en lo que a la comunicación social respecta. Debe hacer valer sus derechos ante los posibles atentados contra la dignidad humana por parte de los medios de comunicación. El derecho humano ha de hacerse valer con una buena formación de la consciencia para no perder la capacidad crítica ante los contenidos que muchas veces se imponen en el mundo de las comunicaciones. El Papa desea que se llegue a una auténtica “profesionalidad de la escucha”. 7) La visión de hombre que deben transmitir los medios de comunicación social es resumida por el Papa Juan Pablo II en las siguientes palabras: “Profesionales de la comunicación social:  No deis una imagen del hombre mutilada, tergiversada o cerrada a los auténticos valores humanos.  Conceded espacio a los trascendente que hace al hombre más hombre.  No ridiculicéis los valores religiosos, no los ignoréis, no los interpretéis según esquemas ideológicos.
  4. 4.  Esté inspirada siempre vuestra información en criterios de verdad y justicia, y sentid el deber de rectificar y reparar cuando caigáis en algún error.  No corrompáis a la sociedad y menos aún a los jóvenes, con la representación regodeada e insistente del mal, la violencia o la depravación moral, pues así hay manipulaciones ideológicas y siembra de divisiones.  Sabed todos los operadores de los mass – media que vuestros mensajes llegan a la masa, lo que es por el número de sus componentes; pero cada uno de ellos es hombre, persona concreta e irrepetible, a quien se ha de reconocer y respetar como tal. En una palabra, empeñaos en promover una cultura verdaderamente a medida del hombre, conscientes de que actuando así facilitaréis el encuentro con la fe, de la que nadie debe tener miedo”. 8) Los rasgos son:  Los intercambios que se producen virtualmente llevan paulatinamente a que los sujetos involucrados vayan ajustando, conscientes o no, sus propios esquemas cognitivos a la interacción dentro del mundo virtual.  El espacio virtual permite y motiva reagrupaciones de individuos donde la homogeneidad espacial no cuenta, tampoco requiere continuidad de tiempo con lo cual se alteran categorías básicas de los sujetos como linealidad – continuidad del tiempo y homogeneidad del espacio que a su vez son categorías básicas de la cultura.  Otro cambio cultural es la relación entre los usuarios y la tecnología, dado que ahora los primeros tienden a aprender usando, el proceso mismo de uso tecnológico se distingue de una relación convencional de transmisión de certezas y conocimientos,  El uso de tecnologías de información con algunas ideologías finiseculares. Este “aprender usando” no solo alude a la relación con las nuevas tics, sino también por la autonomía para acceder a información y conocimiento por este mismo expediente.  Ya no se transmite el conocimiento desde un centro, sino que se atrapan desde cualquier lado y se envían hacia cualquier parte en esta fiebre circulatoria de la red, casi como respondiendo a un ideal anárquico, donde todo es de todos y para todos.  Las comunidades virtuales constituyen el nuevo espacio comunicativo global, que responde a una lógica reticular de diversificación coordinada. El ciberespacio rompe con la unidad de interlocución.
  5. 5.  Sin duda una hipóstasis comunicacional en el intercambio virtual. El ejemplo más papable es el chateo entre adolescentes, donde la conversación no responde a una lógica funcional sino que reside precisamente en su gratitud.  Hay una reconceptualización de nomadismo y sedentarismo en las comunidades virtuales. En ellas, los participantes pueden divertirse entre transeúntes y residentes.  Las culturas virtuales operan de manera análoga al modelo de empresa red: se impone lo multifacético, el mosaico, la convergente, lo virtual como fuerza material. 9) A modo de conclusión podemos decir que la cultura es un proceso de construcción constante que no se fija de una vez y para siempre por lo tanto la identidad que se constituye al interior de ella cambia al tiempo que la estructura de sentido también cambia y se transforma. La diversidad cultural, por su parte, es la pluralidad de culturas que coexisten en el mundo. Implica por un lado la perseverancia y promoción de las culturas existentes. Y, por otro lado, el respeto hacia otras culturas. La diversidad cultural permite a la persona situarse ante semejante pluralidad y reconocerse en su autenticidad e identidad cultural.

×