Hice la lista de todas las mujeres que hay
Eliminé en primer término los travestis
Borré a las muy flacas,  a las rubias y a las pelirrojas
Después a las maniáticas de la limpieza, a las que fuman,  y a las que usan perfume  (a mi me gusta que la mujer huela a s...
Suprimí a las que hablan mucho
Quedaron muy pocas
Taché a las que dicen “o sea” y  “es como que”.  A las que cuando algo les gusta dicen: ”es un divino”.  A las que tienen ...
Quedaron dos…
Puse como condición  que ninguna fuera mi mamá
Quedó una…
Me acerqué a ella corriendo y le dije:  “Vos sos la mujer de mi vida”!!!!
Ella me había eliminado  hacía rato de su lista  cuando tachó aquellos estúpidos  que creen que existe la mujer ideal  y q...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La Mujer Ideal De Caloi

3.687 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Salud y medicina, Tecnología
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.687
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
131
Acciones
Compartido
0
Descargas
17
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La Mujer Ideal De Caloi

  1. 1. Hice la lista de todas las mujeres que hay
  2. 2. Eliminé en primer término los travestis
  3. 3. Borré a las muy flacas, a las rubias y a las pelirrojas
  4. 4. Después a las maniáticas de la limpieza, a las que fuman, y a las que usan perfume (a mi me gusta que la mujer huela a sí misma)
  5. 5. Suprimí a las que hablan mucho
  6. 6. Quedaron muy pocas
  7. 7. Taché a las que dicen “o sea” y “es como que”. A las que cuando algo les gusta dicen: ”es un divino”. A las que tienen tobillos muy gruesos, y a las que no aceptan que uno mire fútbol
  8. 8. Quedaron dos…
  9. 9. Puse como condición que ninguna fuera mi mamá
  10. 10. Quedó una…
  11. 11. Me acerqué a ella corriendo y le dije: “Vos sos la mujer de mi vida”!!!!
  12. 12. Ella me había eliminado hacía rato de su lista cuando tachó aquellos estúpidos que creen que existe la mujer ideal y que ésta, encima, lo está esperando con los brazos abiertos.

×