-¡ Mamá! mi bicicleta no está, se la robaron.-¿Cuál bicicleta Beto? tú no tienes unabicicleta.-Claro que sí, mamá. Todos l...
Beto se asomó a la ventana, ¡no podía creer loque veía! Era verdad, frente a su casa sólohabía edificios.
¿Cómo era posible eso? ¿cómo podíadesaparecer un parque y una bicicleta sin dejarningún rastro? ¿Y por qué su mamá no seac...
-¿Quién es Bob? -preguntó Beto.-¡Cómo que quién es Bob! pues tu perro.En ese momento se escuchó un ladrido, comosi Bob se ...
-¡Soy alérgico a los perros! -dijo Beto.- Claro que no, Beto. Deja de jugar y saca aBob. Beto obedeció a su mamá, pero est...
Beto decidió aprovechar el sueño y jugar conese perro que en realidad sólo existía en sumente. Al llegar la noche se despi...
Beto se sintió un poquito triste, pero cadanoche regresaba a esa dimensión extraña, endonde tenía a Bob y no tenía su bici...
La bicicleta de beto
La bicicleta de beto
La bicicleta de beto
La bicicleta de beto
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La bicicleta de beto

7.302 visualizaciones

Publicado el

2 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
7.302
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5.202
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
2
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La bicicleta de beto

  1. 1. -¡ Mamá! mi bicicleta no está, se la robaron.-¿Cuál bicicleta Beto? tú no tienes unabicicleta.-Claro que sí, mamá. Todos los días voy alparque de enfrente a pasear con mi bici -dijoBeto un poco enojado, no le gustaba que sumamá le hiciera una broma, en un momentotan importante como ése.-No hay ningún parque Beto, asómate a laventana y verás que frente a la casa sólo hayedificios.
  2. 2. Beto se asomó a la ventana, ¡no podía creer loque veía! Era verdad, frente a su casa sólohabía edificios.
  3. 3. ¿Cómo era posible eso? ¿cómo podíadesaparecer un parque y una bicicleta sin dejarningún rastro? ¿Y por qué su mamá no seacordaba de nada?-Aquí pasa algo muy extraño -dijo Beto.-Sí, seguramente soñaste que tenías unabicicleta -dijo su mamá muy seria-. Mira, mejorsaca a pasear a Bob, que debe tener muchasganas de ir a caminar. Dale la vuelta a lacuadra y acuérdate de llevar una bolsita paraque recojas su popó.
  4. 4. -¿Quién es Bob? -preguntó Beto.-¡Cómo que quién es Bob! pues tu perro.En ese momento se escuchó un ladrido, comosi Bob se hubiera ofendido porque su dueñono lo recordaba.
  5. 5. -¡Soy alérgico a los perros! -dijo Beto.- Claro que no, Beto. Deja de jugar y saca aBob. Beto obedeció a su mamá, pero estabaconfundido. ¿De verdad había soñado lo de subicicleta roja?-Creo que estoy soñando que tengo un perro -dijo Beto en voz alta-, mañana voy a despertary tendré mi bicicleta roja. ¡Qué mal! me gustamucho tener un perro, pero en la vida real soyalérgico a los animales.
  6. 6. Beto decidió aprovechar el sueño y jugar conese perro que en realidad sólo existía en sumente. Al llegar la noche se despidió muy tristedel hermoso animal.-Hasta pronto, Bob, prometo regresar cadanoche en mis sueños.Al despertar Beto corrió para buscar subicicleta roja. ¡Ahí estaba! pero Bob habíadesaparecido.
  7. 7. Beto se sintió un poquito triste, pero cadanoche regresaba a esa dimensión extraña, endonde tenía a Bob y no tenía su bicicleta roja.

×