Presentación del Lic. Edmond Mulet,                      Subsecretario General de las Naciones Unidas                Encar...
crearon esta institución. Adalberto Santizo Roman, Alfredo San José, Hugo CesarMorales y Morales, Álvaro Rolando Torres Mo...
Las sociedades, muchas veces, dan un paso atrás. Y es que las conquistas, los avances,las realizaciones de los pueblos, co...
en mis funciones como Sub-Secretario General de las Naciones Unidas a cargo de loscascos azules, de lo cual quisiera ahora...
En su momento más álgido, hace tres años, teníamos 21 misiones y ahoraadministramos 17, incluyendo la más reciente en Siri...
alto al fuego, y monitorear acuerdos de armisticio. Hoy nuestros mandatos son cada vezmás complejos y cubren diversos aspe...
algunos casos incluso, se han desarrollado programas para la creación de empleo y parala recuperación económica.La evoluci...
o La implementación de actividades relacionadas con el apoyo a procesos             políticos          o El restablecimien...
voluntarias de los Estados miembros tanto en materia de tropas y policía, como deequipos, los cuales no siempre están disp...
internos que viven aun en los campamentos tras el terremoto de enero 2010. Nuestroscascos azules ayudaron a garantizar el ...
o Segundo ¿podemos continuar enfrentando los desafíos actuales con las              herramientas que tenemos a nuestro alc...
presidenciales y legislativas y que ha asumido el control de su seguridad. Otra misiónexitosa fue la MINUGUA, aquí en Guat...
conflicto, el gobierno como la oposición armada, no hacen caso al llamado de cese elfuego hecho por el Consejo de Segurida...
comunidad internacional es, además de Siria, la situación en Mali y en todo el Sahel yaun no hay una respuesta coordinada ...
sumamente difíciles, y quienes a través de su labor y de su alto nivel de entrega ysacrificio, ponen en alto los principio...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Edmond mulet

356 visualizaciones

Publicado el

Conferencia “Desafíos de las operaciones de Paz”
Universidad Universidad Mariano Gálvez – Guatemala

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
356
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
32
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Edmond mulet

  1. 1. Presentación del Lic. Edmond Mulet, Subsecretario General de las Naciones Unidas Encargado de las Operaciones de Mantenimiento de Paz Conferencia “Desafíos de las operaciones de Paz” Universidad Universidad Mariano Gálvez – Guatemala 18 de julio de 2012Para mi es un honor muy grande estar el día de hoy, aquí, frente a ustedes, en estepodio, en esta casa de estudios que es mi Alma Mater.Al cruzar el umbral de esta Universidad, se me vinieron a la memoria, aunque yadistantes, recuerdos de una juventud rica en experiencias vividas, no en este modernocampus, sino en instalaciones mucho más modestas, con paredes de bajareque y techosde lamina de zinc, allá en la 7ª. Avenida y quinta calle de la zona 2, en el edificio de laantigua Escuela de Enfermeras del Hospital Americano, primera sede de la UniversidadMariano Gálvez.Vienen a la memoria los nombres de compañeros de clases, muchos de ellos exitososprofesionales que llegaron a ser magistrados o brillantes abogados, u otros quedesaparecieron físicamente unos años más tarde, durante los años aciagos y duros quesufrió nuestro país durante el conflicto interno. Pero, especialmente, tengo presenteslos nombres de unos ciudadanos preclaros, unos guatemaltecos de verdad que tuvieronuna visión, que se marcaron un objetivo y que con dedicación, sacrificio y compromiso, 1
  2. 2. crearon esta institución. Adalberto Santizo Roman, Alfredo San José, Hugo CesarMorales y Morales, Álvaro Rolando Torres Moss, Bernardo Cárdenas, los fundadoresde esta nuestra Universidad Mariano GálvezY si nuestra Universidad, que nació entre paredes de bajareque y bajo oxidados techosde lámina de zinc, esta hoy aquí, en este campus, en esta infraestructura solida ymoderna, se debe a esos visionarios. Esto no se creo así, de la noche a la mañana, sinoque lo que vemos aquí y ahora, tanto en lo físico como en la calidad de la substancia, esel producto de un esfuerzo honesto, de un empeño constante y permanente. Esto quevemos hoy, no es el resultado de la casualidad. Yo rindo homenaje a estos maestrosque escogieron como lema: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”, porqueellos sabían entonces, como hemos aprendido muchos, después, que solo la educaciónlibera al hombre.Nuestros fundadores, nuestros visionarios, a los que tuve el honor de conocerpersonalmente y que fueron mis maestros y mis modelos, escogieron el nombre deMariano Gálvez para esta Universidad. Buscaron en nuestra historia y encontraron almás ilustrado de nuestros gobernantes, a aquel que, de muchas maneras, hizo avanzarlos ideales de nuestra independencia y que continúo emancipando a nuestro pueblo.Mariano Gálvez reformo la administración publica, le dio prioridad a la instrucciónpublica y laica, elimino las fiestas religiosas como días de feriado, fomento las cienciasy las artes, fundo la Biblioteca Nacional y el Museo Nacional, promociono el estado deDerecho y los derechos de los ciudadanos, garantizo la libertad de prensa y la libertadde pensamiento, estableció el matrimonio civil, respeto el derecho de asociación,promulgo el código penal, inicio la reforma judicial, reorganizo los gobiernosmunicipales y el sistema tributario. Al escoger el nombre de Mariano Gálvez paranuestra Universidad, nuestros fundadores también quisieron recordarnos que todo eseesfuerzo de emancipación se perdió, se desvaneció, se elimino con la llegada al poderdel oscurantismo, lo que no fue recuperado sino treinta y tres años más tarde, en 1871. 2
  3. 3. Las sociedades, muchas veces, dan un paso atrás. Y es que las conquistas, los avances,las realizaciones de los pueblos, como de las instituciones –como esta casa de estudios-son frágiles y no se deben asumir como garantizados. Hay que estar vigilantes, hay queseguir esforzándose, hay que seguir construyendo. Y veo con satisfacción y alegría, queen la Mariano Gálvez, ese espíritu y esa pasión de los fundadores, sigue vigente.Cuando en enero de 1970, cuatro años después de su fundación, ingrese a la Facultad deDerecho, en su segunda o tercera promoción, pagaba una cuota de veintiún quetzales almes y cuando me gradué siete años después, estaba pagando sesenta quetzales al mes.Y esos veintiún quetzales y los incrementos anuales que llegaron a sesenta quetzales,les digo, representaban en aquella época un gran esfuerzo para los que teníamos quetrabajar para pagar nuestros estudios.Complete los seis años de carrera en 1975 e hice las practicas penales, civiles ylaborales obligatorias. Tenía previsto someterme a los exámenes privados a principiosde 1976, pero el terremoto del 3 de febrero altero todo, ya que las paredes de bajarequey los techos de lámina de zinc habían quedado averiados. No pude examinarme sinohasta el ano siguiente, lo que fue una experiencia realmente horrible. Sinceramenteespero que esos exámenes privados ya no sean como antes. Tengo que confesarles quehoy, aun después de 36 años, a veces tengo pesadillas sobre esos exámenes privados,todavía causándome ansiedad y miedo. Y en medio del sueno, tengo que convencerme ami mismo que eso es cosa del pasado, que no es necesario examinarme y sufrir otra vez,que ya me gradué, que ya tengo un titulo….Traje hoy conmigo una copia de mi tesis de graduación titulada “El Aporte de AmericaLatina al Derecho Internacional Publico”. Lejos estaba yo de saber en 1977 que lo queesta Universidad me dio, el aprecio a la diversidad y a la tolerancia, el rigor académico,el sentido de solidaridad, el temor de Dios, que todo eso me iba a servir años más tarde 3
  4. 4. en mis funciones como Sub-Secretario General de las Naciones Unidas a cargo de loscascos azules, de lo cual quisiera ahora compartir con ustedes los retos a los que nosenfrentamos.Hace sesenta años el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas envió los primeroscascos azules a la península del Sinaí. Desde ese momento, las Naciones Unidas hadesplegado alrededor de 67 operaciones de paz a través de los cinco continentes.Cincuenta de estas operaciones ya han culminado, la mayoría de ellas de maneraexitosa. Hoy, tenemos desplegados más de 120.000 hombres y mujeres, soldados,observadores, expertos, policías y personal civil especializado, que sirven en las 17misiones operadas por el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz. Elpresupuesto de este ano para estas operaciones es de aproximadamente 7.500 millonesde dólares.A pesar de su aparente alto costo, estas misiones continúan siendo el mecanismo másconveniente, en relación a su costo-efectividad, para abordar algunos de los complejosconflictos actuales que se dan alrededor del mundo. Pero también hay que tenerpresente que las operaciones de mantenimiento de la paz no son, necesariamente, elmejor o el único instrumento para resolver algunas situaciones. Cada conflicto tienecaracterísticas propias y cada misión tendrá sus particularidades y por ende un mandatoespecifico.El Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz es el más grande, con elmayor presupuesto y con el mayor número de personal de todos los departamentos,agencias, programas y fondos con los que cuenta la ONU. Y de ahí que se hadesarrollado un gran interés por conocer su funcionamiento, no sólo por parte de lasociedad civil, de universidades y centros académicos, pero también por parte de losparlamentos nacionales, ya que ese gran presupuesto proviene, al fin y al cabo, delbolsillo de los contribuyentes de los países miembros de la ONU. 4
  5. 5. En su momento más álgido, hace tres años, teníamos 21 misiones y ahoraadministramos 17, incluyendo la más reciente en Siria. Aunque la naturaleza de unamisión de paz debiera ser de corta duración, para enfrentar una crisis puntual, algunasde las misiones son bastante antiguas, por ejemplo las que hacen el seguimiento al ceseel fuego en Cachemira, entre India y Pakistán –UNMOGIP-, o nuestra misión enJerusalén –UNTSO- que supervisa el armisticio entre Israel y Egipto. En el MedioOriente, además, esta instalada la nueva misión en Siria –UNSMIS-, tenemos UNIFIL,en el sur del Líbano, que vigila la “línea azul” entre Líbano e Israel y UNDOF, en losAltos de Golán, entre Siria e Israel. Las misiones UNFICYP en Chipre, establecidapara separar en la “línea verde” las fuerzas turcas de las griego chipriotas, y MINURSOen el Sahara Occidental, que vigila a las fuerzas marroquíes y del Frente Polisario, sonmisiones que están esperando que los procesos de negociación diplomática y políticaavancen. En Sudan tenemos dos misiones: UNAMID en Darfur y UNISFA en la regiónde Abyei, entre Sudan y Sudan del Sur. En Sudan del Sur tenemos otra misión-UNMISS- desde hace un ano, que se creo el mismo día de la independencia de esepaís. En el resto de África hay desplegadas misiones en la Republica Democrática delCongo –MONUSCO-, en Liberia –UNMIL- y en Costa de Marfil -ONUCI-. En Europaesta la misión en Kosovo –UNMIK- y en América esta la MINUSTAH, en Haití. EnAsia, funcionan las misiones en Afganistán –UNAMA- y en Timor Oriental –UNMIT-.Como responsable de estas misiones, me toca realizar viajes a muchas de ellas. Enadición a todo esto, la ONU apoya en planificación, logística, administración, estrategiay políticamente a la misión de la Unión Africana en Somalia –AMISOM- que realmentees una fuerza de combate que esta enfrentando a las fuerzas islamistas en ese estadofallido.En su etapa inicial, las operaciones de mantenimiento de paz tenían como objetivoprincipal, el prestar apoyo en la implementación de acuerdos de cese de hostilidades, 5
  6. 6. alto al fuego, y monitorear acuerdos de armisticio. Hoy nuestros mandatos son cada vezmás complejos y cubren diversos aspectos en la resolución de conflictos.Las operaciones de mantenimiento de paz de la ONU han tenido que adaptarse a losdistintos cambios en la esfera internacional y a la evolución de los conflictos, tanto decarácter interestatal como internos. Esta adaptación fue necesaria para responder demanera más eficaz a las necesidades, cada vez más complejas y multifacéticas, queemergen de situaciones de conflicto e inestabilidad.A diferencia de las operaciones que se crearon antes de los años 90 – que eranprincipalmente una presencia imparcial de efectivos uniformados en la región donde sedesarrollaba un conflicto y procuraban que las partes implicadas arreglaran de maneranegociada sus controversias, alcanzando algún tipo de acuerdo para el cese de lashostilidades,– a partir del fin de la Guerra Fría, las tareas mandatadas por el Consejo deSeguridad y desarrolladas por el Departamento de Operaciones de Paz dejaron de ser decarácter exclusivamente militar.En la actualidad tenemos una mejor comprensión de los vínculos que existen entreseguridad, paz y desarrollo. Hay un reconocimiento general de que la resolución de unconflicto requiere de más tiempo y apoyo en el proceso de estabilización de unadeterminada situación de seguridad.En muchos casos, durante la implementación de nuestros mandatos, hemos reconocidoque para que esta paz sea auto-sostenible y reducir el riesgo de una posible recaída enun ciclo de conflictos, tenemos que hacer más y abarcar un amplio abanico deactividades. Por lo tanto es importante participar en la creación de capacidades delEstado, promover el fortalecimiento del estado de derecho, implementar junto algobierno programas de desarme, fomentar el respeto de los derechos humanos, y en 6
  7. 7. algunos casos incluso, se han desarrollado programas para la creación de empleo y parala recuperación económica.La evolución de las operaciones de paz busca aprovechar la presencia de los cascosazules en el terreno, para que, simultáneamente, se construyan o fortalezcan otrasinstituciones estatales no necesariamente vinculadas al tema de seguridad. Así, elConsejo de Seguridad creó el concepto de “misiones integradas” a efecto de que laONU pueda trabajar y contribuir de manera coordinada a través de sus agencias,programas y fondos. Un número importante de nuestras misiones trabajan hoy bajo esteconcepto, como por ejemplo nuestras misiones en Haití, Republica Democrática delCongo, Sudan del Sur, Liberia, Costa de Marfil, Timor Oriental, por nombrar algunas,contribuyendo no sólo en materia de seguridad y estabilidad sino también fortaleciendoel desarrollo institucional, económico y social.El despliegue de operaciones de paz en estos contextos conlleva el surgimiento denuevos desafíos tanto en el plano operativo como político. En primer lugar, además deltamaño y número de operaciones, el alcance del mandato de nuestras misiones haexperimentado una drástica ampliación. Como resultado, en la actualidad contamos conmandatos más complejos que en el pasado, incluyendo el desarrollo de actividadesrelacionadas al fortalecimiento de las instituciones, el restablecimiento del estado dederecho, la capacitación de las fuerzas policiales, la organización de elecciones, laimplementación de programas de desarme, desmovilización y reintegración (DDR),entre otras. En este sentido, en la actualidad, las operaciones de mantenimiento de pazimplementan distintos tipos de tareas que abarcan, entre otras: o El denominado “mantenimiento robusto de la paz”, el cual supone el uso de la fuerza en defensa del mandato de la misión o en defensa de los civiles en situación de peligro 7
  8. 8. o La implementación de actividades relacionadas con el apoyo a procesos políticos o El restablecimiento del orden público y de la administración del estado o La extensión de la autoridad del estadoEn segundo lugar, los contextos políticos en los cuales se desenvuelven las misioneshoy en día se han vuelto también más complejos. Las fuerzas de Naciones Unidas seencuentran, de manera más frecuente cada día, desplegadas en contextos en los cualesexiste muy poca “paz que mantener”, como lo hemos visto en Darfur, Sudan o, másrecientemente, en Siria. En el mismo sentido son múltiples las dificultades que surgen;por ejemplo, la aparición de nuevas amenazas, como en el caso de la piratería frente alas costas de Somalia y de África Occidental.Hay que recordar que una misión de mantenimiento de la paz debe contar siempre, conel consentimiento o aprobación del Estado o gobierno en donde se va a operar. Mejoraún si, aunque se trate de un conflicto interno, tanto el gobierno como los movimientosanti-gubernamentales estén de acuerdo con nuestra presencia. Este es el caso en Darfur,la provincia al oeste de Sudán, en donde el gobierno y los movimientos rebeldes handicho que somos bienvenidos, aunque entre ellos continúa un estado de beligerancia.No es el caso en la Republica Democrática del Congo, en donde el mandato delConsejo de Seguridad es de apoyar y trabajar con el gobierno, en contra de una grandiversidad de grupos rebeldes que operan, especialmente, en el este del país. Estas dosúltimas semanas hemos tenido que utilizar nuestros helicópteros de ataque paraenfrentar a un nuevo grupo rebelde y para proteger a pueblos y ciudades.Asimismo, muchas veces nos encontramos sin los recursos y capacidades quenecesitamos para implementar nuestros mandatos y responder de manera eficaz a losacontecimientos en el terreno. Como ustedes saben, dependemos de contribuciones 8
  9. 9. voluntarias de los Estados miembros tanto en materia de tropas y policía, como deequipos, los cuales no siempre están disponibles en las medidas o calidades necesarias.Otro aspecto significativo que quisiera mencionar hoy, es la importancia del estado dederecho. Los conflictos socavan el estado de derecho, incluso reducen o inhabilitan lacapacidad de las instituciones de proporcionar seguridad y justicia. Las comisarías, lostribunales y las cárceles quedan con frecuencia en malas condiciones o parcialmentedestruidos tras un conflicto. También suelen desaparecer los registros y herramientaslegales dejando a la población vulnerable y desprotegida ante los abusos y surgen,además, prácticas corruptas en quienes detentan el poder.En países que salen de situaciones de conflicto, apoyar el fortalecimiento del estado dederecho resulta crucial para lograr restablecer de manera durable la paz y la seguridad.En el contexto de los mandatos de las operaciones de paz, hay que destacar tres áreasrelacionadas con el estado de derecho: la policía, el poder judicial y el sistemacorreccional. En el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz tenemoscomo objetivo mejorar la situación de estas instituciones mediante el despliegue deoficiales policiales, funcionarios del ámbito judicial y con experiencia en sistemaspenitenciarios. Cuando las misiones de mantenimiento de paz logran estabilizar lasituación de seguridad, se pasa a la elaboración de planes a corto y mediano plazo parareconstruir y recomponer el sistema de justicia penal. Actualmente nuestrosmecanismos nos permiten desplegar rápidamente especialistas en asuntos judiciales ypenitenciarios, para empezar nuevas misiones de mantenimiento de la paz y/o reforzaroperaciones ya existentesHemos tenido éxitos entrenando a cientos de cadetes de policía en la RepúblicaDemocrática del Congo. Así en Haití, en la capacitación de la Policía Nacional, la cualestá mejor preparada para proveer seguridad a los cientos de miles de desplazados 9
  10. 10. internos que viven aun en los campamentos tras el terremoto de enero 2010. Nuestroscascos azules ayudaron a garantizar el referéndum que dio la independencia a la nuevaRepublica de Sudan del Sur, las elecciones seguras en Costa de Marfil y en Haití, ysiguen formando a la policía sudanesa para prevenir y responder a los casos deviolencia de género.Otro ejemplo destacado, es el trabajo de los funcionarios de asuntos judiciales denuestra misión en Haití y su contribución para extender el sistema de asistencia legal ypromover el acceso a la justicia. También puedo citarles el trabajo que se hace paracapacitar a funcionarios de la justicia civil y militar en la República Democrática delCongo; la reapertura de los tribunales en Darfur, y el apoyo a crear tribunales móvilespara registrar a los votantes en Costa de Marfil.En el complejo contexto actual, donde surgen casos como el de Siria, se ha comenzadoa dar un renovado debate sobre el mantenimiento de la paz, sus méritos y limitaciones,y de qué manera podemos mejorar y ser más efectivos. Si bien nuestras misiones sonfundamentalmente diferentes las unas de las otras, podemos decir que este debate giraen torno a tres series de preguntas principales que reflejan los desafíos comunes deestas operaciones: o Primero, el mantenimiento de la paz que conocemos ¿ha alcanzado su límite? ¿Qué podemos hacer para conseguir los recursos y los medios que necesitamos y disponer de ellos en el lugar y momento adecuados? En la actualidad, de manera frecuente, existe una brecha entre los mandatos complejos e intricados que emanan del Consejo de Seguridad y la falta de recursos y decisión de los miembros de aportar tropas y equipos a esas misiones. 10
  11. 11. o Segundo ¿podemos continuar enfrentando los desafíos actuales con las herramientas que tenemos a nuestro alcance? o ¿necesitamos pensar en nuevos enfoques y/o modelos? Nuestros mandatos en la actualidad son bien amplios e incluyen temas relacionados con el desarrollo, la construcción de la paz, el estado de derecho, la reforma del sector de seguridad, elecciones, etc. ¿de qué manera podemos trabajar mejor con nuestros socios para crear sinergias y asegurarnos que estamos utilizando nuestros recursos de la manera más adecuada? o Finalmente, en el marco de la respuesta política de la comunidad internacional a situaciones de crisis complejas ¿en qué lugar encaja el mantenimiento de la paz? ¿En algunos lugares, hay siquiera una paz que mantener?Como consecuencia, es de vital importancia que continuemos buscando las respuestas alas interrogantes antes expuestas de manera tal que las operaciones de mantenimientode paz sean capaces de cumplir efectivamente los mandatos cada vez más complejos eintegrales que les otorga el Consejo de Seguridad, contribuyendo efectivamente a laconsolidación de la paz y seguridad internacionales. Esto será posible solamente siexiste una acción concertada de los distintos órganos de las Naciones Unidas y susEstados miembros.Anteriormente dije que la ONU ha desplegado 67 operaciones en los cinco continentesy que gran parte de estas operaciones fueron cerradas, la mayoría de manera exitosa. Enlos últimos años clausuramos actividades en Sierra Leona y en Burundi, ya quehabíamos alcanzado las metas que nos fijo el Consejo de Seguridad. Dentro de un mesestaré acompañando al Secretario General Ban Ki-Moon en una visita a TimorOriental, ya que el 31 de diciembre de este ano estaremos concluyendo nuestra misiónen ese país, que ha logrado una estabilidad interna, que ha realizado elecciones 11
  12. 12. presidenciales y legislativas y que ha asumido el control de su seguridad. Otra misiónexitosa fue la MINUGUA, aquí en Guatemala, que al no más firmarse los Acuerdos dePaz de 1996, que dio fin a una conflicto interno que duró 36 años, le dio seguimiento ala implementación de esos Acuerdos. Facilitó la ONU el retorno de los miles y miles derefugiados que México había acogido generosamente, especialmente en Chiapas;monitoreó el proceso de reconciliación nacional; facilitó el desarme y desmovilización;realizó el desminado; ayudó a reubicar a los desplazados internos. Al avanzar ennuestro proceso interno, el Consejo de Seguridad decidió que esa presencia ya no eranecesaria, y cerró las puertas de la misión. Lo mismo sucedió en El Salvador, con lamisión ONUSAL de acompañamiento a los acuerdos de paz en ese país.Hay otros lugares en los que el Consejo de Seguridad ha debido clausurar nuestrasoperaciones, ya que ya no se contaba con el consentimiento del país huésped. Teníamosuna misión de monitoreo de cese el fuego en la frontera entre Eritrea y Etiopia, perohace tres años Eritrea dijo que ya no éramos los bienvenidos y tuvimos que partir. Lomismo sucedió en el Chad, en donde el gobierno considero que ya no era necesario queayudáramos a proporcionar seguridad en los campamentos de refugiados que venían deDarfur, ya que el gobierno chadiano lo podía hacer por sus propios medios. Pero hahabido fracasos, también, como en Bosnia y en Ruanda, en donde la ONU fueinefectiva en detener masacres y genocidios.El éxito o fracaso de nuestras misiones de paz depende, en gran medida, en la voluntado no de nuestras contrapartes en el terreno. En algunos países, el gobierno desea poneren marcha los mandatos del Consejo de Seguridad y trabajan con nosotros para alcanzarobjetivos comunes. En otros países, por ejemplo en Darfur, en Sudan, en donde elgobierno pone cortapisas a nuestro trabajo, no otorga visas para funcionarios de laONU, impone restricciones a los movimientos de nuestras patrullas o de tropas, retrasanen las aduanas el envió de equipo. O como en Siria, en donde ambas partes del 12
  13. 13. conflicto, el gobierno como la oposición armada, no hacen caso al llamado de cese elfuego hecho por el Consejo de Seguridad.Cada vez más, como dije antes, el Consejo de Seguridad crea mandatos para unaoperación de mantenimiento de la paz en donde no hay paz que mantener, como en eleste de la Republica Democrática del Congo, en Darfur y, últimamente en Siria. Hoy endía hay menos conflictos entre estados y más crisis intra-estatales. Por ejemplo enHaití, muchas personas se preguntan que hace una misión de mantenimiento de la pazen ese país. No hay guerra interna, no hay grupos rebeldes, no hay guerrilla, no hayconflicto étnico, ni político o ideológico, ni religioso, ni por recursos naturales, ya queen Haití, a diferencia del Congo, por ejemplo, no hay oro, ni diamantes, ni minerales. Adiferencia del conflicto entre Sudan y Sudan del Sur, en Haití no hay petróleo. Sinembargo, tenemos una importante fuerza de la ONU ahí presente. Y es que el Consejode Seguridad no tiene otro instrumento para hacer frente a una situación de Estadofallido, en donde los cascos azules son como la columna vertebral del país, tratando deestabilizarlo, mientras otros actores se dedican al desarrollo y la creación deinstituciones.Cada vez más, el Consejo de Seguridad se interesa y preocupa ya no solo por losconflictos que pueden representar un peligro para la paz y la seguridad mundial, sinopor conflictos internos, habiéndose desarrollado nuevos conceptos como la“Responsabilidad de Proteger” y la “Protección de Civiles”. Cada vez hay más estadosfallidos. Estados fallidos son los que, en el pasado, tuvieron instituciones funcionales,tuvieron infraestructuras, escuelas y hospitales, tuvieron sistemas de justicia yadministrativos, fuerzas de seguridad, un gobierno funcional y que, por diversasrazones, pierden todo eso y entran en una espiral de ingobernabilidad. Los estadosfallidos son como que si esta Universidad perdiera todo lo que ha alcanzado eninstitucionalidad e infraestructura y regresaron a las paredes de bajareque y los techosoxidados de láminas de zinc. Vemos que el reto más importante actualmente para la 13
  14. 14. comunidad internacional es, además de Siria, la situación en Mali y en todo el Sahel yaun no hay una respuesta coordinada para enfrentarla. La situación que hasta ahoraveíamos en Somalia, ahora se ha trasladado al norte de África, en la anti-cámara deEuropa misma.Y unas cuantas palabras sobre la participación latinoamericana en las misiones de paz,la cual ha sido ejemplar. La mayor concentración de tropas latinoamericanas laencontramos en nuestra misión en Haití, en donde casi el 70% proviene de la región.Brasil, Uruguay, Argentina y Chile son los mayores contribuyentes, con presenciasimportantes también de Bolivia, Perú, Paraguay, Ecuador, Guatemala, Colombia y ElSalvador. Guatemala cuenta hoy con 306 efectivos desplegados principalmente en Haitíy la Republica Democrática del Congo (de los 306 solamente 16 son mujeres). Onceoficiales guatemaltecos sirven como observadores militares y oficiales especializados lamisión de Sudan del Sur (UNMISS) y la misión en el Líbano (UNIFIL). Quierotambién rendir homenaje a los ocho guatemaltecos miembros de las fuerzas especialesde nuestra misión en el Congo que murieron en una emboscada en manos de rebeldesen el ano 2006.Quisiera concluir aquí, agradeciendo de nuevo a las autoridades de nuestra prestigiosaUniversidad y a ustedes, los futuros profesionales de nuestro país, por habermepermitido exponer sobre el funcionamiento y los desafíos de las operaciones de paz yde lo que tratamos de hacer desde el Departamento de Operaciones de Mantenimientode la Paz para apoyar a nuestras misiones desplegadas en el terreno. Les deseo muchoséxitos a ustedes los estudiantes y les pido que pongan pasión y entrega en sus estudios.Tienen el ejemplo en nuestros fundadores que con pasión y sacrificio crearon esto, quehoy disfrutamos. Les toca a ustedes seguir avanzando y renovando.Por mi parte puedo decirles que ha sido un privilegio y un honor trabajar en la ONU allado de hombres y mujeres que realizan un esfuerzo extraordinario, en condiciones 14
  15. 15. sumamente difíciles, y quienes a través de su labor y de su alto nivel de entrega ysacrificio, ponen en alto los principios más elevados de la solidaridad humana einternacional. Pero ese honor no hubiera sido posible, si no hubiera sido por laUniversidad Mariano Gálvez.Muchas gracias. 15

×