Iglesia Bautista “Visión de Reino”
                                                                                       ...
Iglesia Bautista “Visión de Reino”
                                                                                     Mi...
Iglesia Bautista “Visión de Reino”
                                                                                     Mi...
Iglesia Bautista “Visión de Reino”
                                                                                      M...
Iglesia Bautista “Visión de Reino”
                                                                                      M...
Iglesia Bautista “Visión de Reino”
                                                                                      M...
Iglesia Bautista “Visión de Reino”
                                                                                    Min...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Tema 4 - Libros Apócrifos y la Intervención de la Iglesia Católica Romana

8.954 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
4 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
8.954
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
9
Acciones
Compartido
0
Descargas
204
Comentarios
0
Recomendaciones
4
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tema 4 - Libros Apócrifos y la Intervención de la Iglesia Católica Romana

  1. 1. Iglesia Bautista “Visión de Reino” Ministerio VI.A, 3 Septiembre de 2008 “Libros Apócrifos y la intervención de la Iglesia Católica Romana” Por: Lehidy Valdés Ø ¿Qué son los libros apócrifos? Apócrifos significa “escondidos, oculto”, de la palabra griega apokruphos, Jerónimo, en el siglo cuarto, fue el primero en denominar “apócrifos” a este grupo de libros. Ø Literatura Apócrifa del Antiguo testamento. § ¿Por qué no son canónicos? Además que no reunían los requisitos para la canonicidad El Unger`s Dictionary (Moody Press, 1966) da razones por las cuales fueron excluidos: 1.- “Abundan en inexactitudes y anacronismo históricos y geográficos 2.- “Enseñan doctrinas falsas y fomentan prácticas que están en desacuerdo con las Escritura inspirada. 3.- “Recurren a tipos literarios y despliegan una artificialidad en las materias y en el estilo que no guarda relación con la Escritura inspirada”. 4.- Carecen de los elementos distintivos que le dan a la genuina Escritura su carácter divino, tal como el poder profético y poético y el sentimiento religioso”. El apóstol Pablo pregunta: quot;¿Qué ventaja tiene, pues, el judío?quot;, y responde: quot;Mucho, en todas maneras. Primero, ciertamente, que les ha sido confiada la palabra de Dios?quot; (Rom. 3: 1-2, RVR). En esos días, esa quot;palabraquot; divina estaba formada por quot;la ley de Moisés,... los profetas y... los salmosquot; (Luc. 24: 44), es decir, que el AT estaba ya formado exclusivamente por los libros que no admiten discusión. Este pasaje de Romanos es, por lo tanto, importantísimo para reconocer la autoridad y origen del canon hebreo del AT § Testimonio histórico de su exclusión - “Filón, filósofo judío de Alejandría (20aC-40dC.) citó abundantemente el Antiguo Testamento y aun reconoció la triple división, pero nunca cito a los apócrifos como inspirados. - Josefo (30-100dC.) historiador judío, excluye explícitamente a los apócrifos, dejando en 22 el número del los libros del AT. Tampoco los cita como Escritura. - Jesús y los escritores del NT. nunca citaron a los apócrifos, aún cuando hay centenares de citas y referencias a casi todos los libros canónicos del AT. - Los eruditos judíos de Jamnia (año 90 dC.) no los reconocieron. - Ningún canon o concilio de la iglesia cristiana durante los primeros 4 siglos reconoció los apócrifos como inspirados. - Muchos de los grandes Padres de la iglesia primitiva hablaron en contra de los apócrifos, por ejemplo, Orígenes, Cirilo de Jerusalén, Anastasio. - Jerónimo (340-420dC.) el gran erudito y traductor de la Vulgata, rechazó los apócrifos como parte del canon. Disputó a través del Mediterráneo con Agustín de Hipona acerca de este punto. Al principio rechazó aun traducir los libros apócrifos al latín, pero más tarde hizo una apresurada traducción de unos pocos de ellos. Después de su muerte, y literalmente “sobre su cadáver”, los libros apócrifos fueron incorporados a su Vulgata latina directamente de la antigua versión latina. - Muchos eruditos católicos romanos durante el periodo de la Reforma rechasaron los apócrifos. - Lutero y los reformadores también los rechazaron Agustín de Hipona, sin embargo, sí los aceptó, pero otorgándoles un grado menor de autoridad y designándolos con el nombre de Deuterocanónicos, es decir, con un grado de inspiración inferior a los otros libros designados con el nombre de Canónicos. Debido a la influencia de Agustín de Hipona, esos libros fueron aceptándose más y más, hasta que en el Concilio de Contrarreforma de Trento, en una fecha tan tardía como la del año 1546, fueron reconocidos con el mismo grado de inspiración que los Canónicos, ya que en ellos podía encontrar la Iglesia romana, base para algunas de sus doctrinas, como la de orar por los difuntos. PDF created with pdfFactory trial version www.pdffactory.com
  2. 2. Iglesia Bautista “Visión de Reino” Ministerio VI.A, 3 Septiembre de 2008 § Los libros apócrifos Los apócrifos, que son en extensión una cuarta parte del Antiguo Testamento, son 15 libros: Tercero de Esdras (el segundo sería Nehemías; este tercero se llama Primero de Esdras en el griego) Cuarto de Esdras (Tercero de Esdras en el griego) Tobías Judit El resto del libro de Ester El libro de la Sabiduría (Sabiduría de Salomón) Eclisiástico (Sabiduría de Jesús, hijo de Sirac) Baruc el profeta La carta de Jeremías El cántico de los tres jóvenes La historia de Susana (Daniel y Susana) Bel y el Dragón (o David, Bel y la Serpiente) La oración de Manases El Libro Primero de Macabeos El Libro Segundo de Macabeos La carta de Jeremías falta de la lista en los Treinta y Nueve Artículos, ya que se cuenta como el capítulo sexto de Baruc. Las Biblias católicas no contienen Tercero ni cuarto de Esdras ni la oración de Manases; las añadiduras a Ester se incluyen en Ester y la Carta de Jeremías en Baruc y el Cántico de los Tres Jóvenes, Susana, y Bel y el Dragón forman parte de Daniel. Los libros apócrifos, constituyen una colección muy variada de literatura judía del período entre alrededor de 300 a.C. y 100 d.C. La mayoría de los libros se escribieron en hebreo, pero en muchos casos ha desaparecido el original hebreo dado que los judíos mismos, con el tiempo, se negaron a reconocer estos escritos como inspirados. La mayoría de los libros han sobrevivido sólo por su utilización en la versión griega y otras versiones por parte de la iglesia Cristiana primitiva. Libros históricos - 3 Esdras se parece mucho a nuestro Esdras canónico, aunque comienza la historia con los sucesos de 2 Crónicas 35 (celebración de la Pascua de Josías) y concluye con el relato de la lectura de la ley por parte de Esdras (Nehemías 8). Su mayor añadidura al relato bíblico es el quot;debate de los tres jóvenesquot; (3 Esdras 3:4) que se propone explicar cómo Zorobabel obtuvo permiso del rey persa para reedificar el templo. - 1 Macabeos es un libro mucho más valioso, ya que es la fuente principal de la historia de la revolución Macabea contra los extranjeros y judíos que introducían la cultura griega. Aparte de su deseo obvio de alabar a la familia de los Macabeos, el autor no anda en busca de ningún fin taimado, y nos suministra una historia básicamente confiable, al mismo tiempo que gráfica, de los años entre 175 y 134 a.C. - 2 Macabeos abarca más o menos lo mismo que 1 Macabeos, pero es menos confiable. Fue escrito desde un punto de vista específicamente farisaico, y tiende a dar más peso al moralizar y a las observaciones doctrinales que a la precisión histórica. 2ª Macabeos 15:37,38: quot;Y yo termino aquí mi narración. Si está bien escrita y ordenada, esto fue lo que me propuse. Si es mediocre y sin valor, sólo eso fue lo que pude hacerquot;. (2ª Macabeos 15: 37, 38). ¿Cómo podría esto ser Palabra de Dios?. quot;Ficción religiosaquot; - Tobías es un encantador relato de piedad doméstica. Era tan popular entre los primeros cristianos que fue traducido del hebreo al griego, latín, armenio, siríaco y etiópico. El relato nos dice cómo Tobit judío justo pero afligido, se cura de su ceguera y su hijo Tobías se salva de una muerte desagradable. Contiene muchos elementos folklóricos, y no es en modo alguno un libro histórico. - Judit contiene el relato de una heroína sumamente terrible, que utilizó su encanto para conducir al general asirio invasor Holofernes a la muerte por decapitación. Este relato tan horripilante, no sin momentos más agradbles, contiene algunos desatinos históricos notables, pero éstos no habrían impedido su propósito de fortalecer la decisión de los luchadores judíos por la libertad en época Macabea. PDF created with pdfFactory trial version www.pdffactory.com
  3. 3. Iglesia Bautista “Visión de Reino” Ministerio VI.A, 3 Septiembre de 2008 -Las añadiduras a Ester son expansiones populares el relato bíblico, en parte con el fin de introducir algo de religión en este libro aparentemente secular, que ni siquiera menciona el nombre de Dios. - Las adiciones a Daniel son en parte leyendas acerca de Daniel el sabio y temeroso de Dios (Susana, Bel y el Dragón), y en parte textos litúrgicos: El Cántico de los Tres Jóvenes contiene una oración histórica atribuida al compañero de Daniel, Azarías, y una doxología (el Benedicite del culto cristiano) atribuida a los tres en el horno ardiente. Sabiduría - La literatura sapiencial está representada en los apócrifos sobre todo por el Eclesiástico, compuesto por Josué (o Jesús) ben Sirá (Sirac) alrededor del 180 a.C., ofrece consejos en cuanto a la vida práctica y piadosa según el espíritu de los proverbios. El capítulo 44 contiene la parte memorable que comienza: quot;Hagamos ya el elogio de los hombres ilustres.quot; Libro favorito de los primeros griegos cristianos (Santiago 1:19, por ejemplo, probablemente alude a Eclesiástico 5:11) y conocido antes como la Sabiduría de Jesús ben Sirá, llegó a llamarse el quot;libro de la iglesiaquot; (Eclesiástico) - La Sabiduría de Salomón, compuesto en el siglo I a.C. más vinculado a la ética y retórica griegas, que cualquier otros libro sapiencial judío, rinde homenaje en su título al tradicional fundador de la literatura sapiencial sin pretender seriamente haber sido escrito por Salomón. - Baruc, atribuido igualmente en forma honor a un personaje destacado del Antiguo Testamento, contiene una oración de confesión un poema en alabanza de la sabiduría y cánticos de consuelo. Su apéndice, la Carta de Jeremías, es un ataque contra la idolatría en forma de carta a los cautivos (compara Jeremías 29); y la oración de Manases es una composición libre basado en 2 Crónicas 33:12,19. Literatura apocalíptica - En los apócrifos se incluye solo un ejemplo de esa cuarta categoría: IV Esdras, Escrito probablemente en el siglo I d.C.., IV Esdras comprende algunos capítulos cristianos que quot;predicenquot; el repudio de los judíos en beneficio de la iglesia, y un libro judío de visiones del futuro atribuido a Esdras. Ø La iglesia Católica Romana y los apócrifos. § La escritura es la Palabra de Dios Las Sagradas Escrituras merecen absoluta preeminencia. Dijo el apóstol Pablo en el libro de Gálatas: “Si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema” (Gálatas 1: 8, 9) La fe cristiana se ha de basar exclusivamente en la Biblia - “No añadiréis a la Palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Yahvéh vuestro Dios que yo os ordeno” (Deuteronomio 4:2). - “Cuidarás de hacer todo lo que Yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás” (Deuteronomio12:32). - “Toda Palabra de Dios es limpia; El es escudo a los que en Él esperan. No añadas a Sus Palabras para que no te reprenda y seas hallado mentiroso>> (Proverbios 30: 5, 6). Así mismo, en el último libro de la Biblia, el Apocalipsis, encontramos lo mismo, añadiendo una advertencia: “Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del último libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro” (Apocalipsis 22:19) Todo cristiano debe conocer la Biblia para conocer a Dios. “Porque escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4: 4) “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de Mí” (Juan 5:39). PDF created with pdfFactory trial version www.pdffactory.com
  4. 4. Iglesia Bautista “Visión de Reino” Ministerio VI.A, 3 Septiembre de 2008 § Contraste con Roma Roma dice ser quien tiene la autoridad de interpreta la Biblia El dogma católico romano establece que la Iglesia de Roma tiene la autoridad final, (dogma del año 1076), ya que según ella, es la que interpreta la Biblia y la tradición, así como hace las formulaciones conciliares y papales. El papa Juan Pablo II, en su bula <<Veritatis Splendor>>, habla de la verdad enseñada por Cristo y mediada por la Iglesia romana. Sin esa mediación, el católico- romano, sólo por leer la Biblia, no puede entender la verdad de Dios, asegura. Contradice a: - al mismo Señor Jesús cuando dijo a los judíos que se oponían a Él:<<Escudriñad las Escrituras...ellas son las que dan testimonio de Mí>> (Juan 5:39). - O el comportamiento elogiado de aquellos Bereanos: <<Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así >> (Hechos 17:11). - Niega también el propósito de las Escrituras en sí, <<Toda la Escritura es inspirada por Dios, útil para enseñar, para reargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra>> (2ª Timoteo 3:16, 17). El mismo apóstol Pablo exhortaba a Timoteo a conocer las Sagradas Escrituras por sí mismo, y le animaba a hacerlo: <<Persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús>> (2ª Timoteo 3: 14, 15). Cuando Pablo le decía aquello a Timoteo, Roma no existía ni en la imaginación. No había Iglesia Romana para interpretar las Escrituras a Timoteo. Pero aún hay mucho más con todo esto. Cuando el Señor dio la Ley por medio de Moisés, ¿a quién la dio? ¿a los sacerdotes y levitas solamente? ¿al Sanedrín de turno?. Dios dio la Ley, los profetas, los Salmos, los Evangelios, las Epístolas, y todo el contenido de la Biblia a Su pueblo y para Su pueblo, para que Su pueblo lo pusiera todo por obra!!!! Sin embargo, según la doctrina católica, nada es <<dogma de fe>> mientras no es declarado autoritativamente como tal por el Magisterio de la Iglesia romana. El cardenal Ratzinger, guardián de la ortodoxia romana, ejemplifica esa fe ciega que el fiel a Roma debe profesar. El hablaba de un profesor de teología católico - romano que admitía que la Asunción de María, declarado dogma en una fecha tan recientísima como la de 1950 por el papa Pío XII, no estaba apoyado en modo alguno por las Sagradas Escrituras. Aún y así, el cardenal declaraba que había decidido creerlo porque <<la Iglesia (Roma) es más sabia que yo>>. Desgraciadamente, implícito con todo ello, estaba reconociendo que la Iglesia de Roma es más sabia que la Biblia, y por ello, ¡capaz de contradecirla!. El papa goza de infabilidad El romano pontífice, hablando ex cátedra, y por lo tanto, con infabilidad (dogmáticamente sólo desde 1870), tiene la asombrosa osadía de interpretar para todos sus fieles la Palabra de Dios. ¡La labor del Espíritu Santo, realizada por un mortal!. La declaración emanada del Concilio Vaticano I, dice así: <<El Romano Pontífice...goza de...infabilidad en razón de su oficio cuando, como supremo pastor y doctor de todos los fieles...proclama de una forma definitiva la doctrina de fe y costumbres. Por esto se afirma, con razón, que sus definiciones son irreformables por sí mismas y no por el consentimiento de la Iglesia, por haber sido proclamadas bajo la asistencia del Espíritu Santo, prometida a él en la persona de San Pedro...>>. ¡San Pedro se equivocó muchas veces, pero el papa que dice recibir la unción de San Pedro no se equivoca nunca cuando habla ex cátedra porque <<goza de infabilidad en razón de su oficio>> Aquí tenemos un problema de base. Si Roma tiene la autoridad final sobre todo, eso significa que de hecho está por encima de la misma Palabra de Dios, la cual, con pretendida infabilidad, se atreve sólo ella a interpretar. Esto es grave, porque estar por encima de la Palabra de Dios es, de hecho, estar por encima del mismo Dios, ¿quién se atrevería a hacer esto?...La misma Palabra de Dios nos enseña que sólo el Espíritu Santo puede darnos la interpretación de la Biblia. Quien interpreta la Palabra de Dios es el mismo que la inspiró, el Espíritu Santo, el cual da luz al que busca la verdad, de verdad. Roma, con esa actitud, se enseñorea de algo que no es suyo, ni de nadie, aquí en la tierra. La Biblia no es patrimonio exclusivo de ninguna iglesia, es patrimonio de Dios. PDF created with pdfFactory trial version www.pdffactory.com
  5. 5. Iglesia Bautista “Visión de Reino” Ministerio VI.A, 3 Septiembre de 2008 § Tradición versus revelación Cualquier declaración religiosa, sea dogmática o no, del tipo que sea, por muy enraizada que esté en la sociedad; fruto o consecuencia de alguna antigua tradición y aceptada, pero que contradiga la Palabra y el Espíritu de la Biblia, no será acepta ante Dios, y por lo tanto, debe ser rechazada por todos los verdaderos creyentes. Cualquier intento de modificar lo declarado en la Biblia a causa de la llamada “tradición” por Roma; declaraciones ex cátedra de los diversos romanos pontífices: Los dogmas; concilios ecuménicos, etc. que añadan, quiten o minimicen lo revelado en la Palabra de Dios, no viene de Dios, por lo tanto, no tienen ninguna validez ante Él. Corresponde, pues, que nos refiramos brevemente a un documento del Concilio Vaticano II, promulgado el 18 de noviembre de 1965. Se trata de la quot;Constitución Dogmática sobre la Divina Revelaciónquot;. En esta quot;Constituciónquot; se define que quot;Tradición y Escritura están estrechamente unidas y compenetradasquot; (Concilio Vaticano II. Constituciones. Declaraciones [Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1966], p. 166); se puntualiza que quot;el oficio de interpretar auténticamente la Palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado únicamente al Magisterio de la Iglesiaquot; (Id., p. 167); se indica que las traducciones de la Biblia deben estar acompañadas de quot;comentarios [notas] que realmente expliquenquot;, para que los fieles puedan quot;manejar con seguridad y provecho la Escritura y penetrarse de su espírituquot; (Id., p. 179). Además, se dispone quot;la elaboración de traducciones anotadas para uso de los no cristianosquot;, y se insta a quot;Pastores o los cristianos de cualquier estadoquot; para que quot;procuren difundirlas discretamentequot; (Id., 180). Oficialmente la Iglesia de Roma mantuvo siempre su enseñanza tradicional de que la Biblia es la palabra de Dios, y que está inspirada enteramente por Dios. Por otro lado, no obstante, añade que: <<...la Iglesia (de Roma) no deriva solamente de la Sagrada Escritura su certeza acerca de todas las verdades reveladas. Por eso se han de recibir y venerar ambas con un mismo espíritu de piedad>> (Vaticano II, Constitución Dogmática sobre la Divina Revelación, sección 9). Se está refiriendo, además de a la Biblia, a la tradición. El problema, entonces, es cuando la tradición contradice la Biblia. ¿A qué hace caso entonces Roma, a la Biblia o a la tradición? En cuanto a Roma, la tradición sale ganando muchas veces por encima de la verdad revelada por Dios en Su Palabra. Ya el apóstol San Pablo nos aconseja y advierte: “Mirad que ninguno se engañe por filosofías y vanas sutilezas según la tradición de los hombres...y no según Cristo” (Colosenses 2: 8). La tradición es un parche humano que intenta hacer la obra de Dios, acomodándola a la voluntad y deseos de ciertos hombres que se erigen como representantes Suyos, evitando y aun negando la mismísima Palabra de Dios muchas veces. Roma no definió dogmáticamente su declarada autoridad sobre la tradición hasta una fecha tan tardía como la de 1546 por el Concilio de Trento, como respuesta a la Reforma. El dogma de la tradición contradice lo establecido por Dios en Su Palabra Roma ha invalidado la Palabra de Dios, elevando como Palabra de Dios sus propios preceptos derivados de una presunta tradición de los llamados <<padres post-apostólicos>>, como los fariseos tenían la suya propia de la <<tradición de los ancianos>>, que tanto les reprochó Jesús. Roma, al igual que aquellos fariseos, dice que la Biblia es la Palabra de Dios, no obstante, al igual que aquellos fariseos, tiene su propia escritura fuera de la Biblia, la tradición y sus dogmas, que es más importante que la propia Biblia. Como les dijo Jesús a los fariseos, también lo dice a Roma: <<estáis invalidando la Palabra de Dios con vuestra tradición>> (Marcos 7: 13). § La Biblia se prohibió al pueblo Pero Roma, aún fue más lejos que aquellos fariseos. Roma llegó a prohibir la Biblia a todos, bajo penas que iban desde la excomunión y la cárcel, hasta la muerte. La institución romana prohibió al pueblo la Biblia a partir del año 1229, bajo el pontificado de Gregorio IX (1227-1241), con la excusa de que el pueblo no podría entenderla convenientemente ¿Por qué decidió Roma apartar de sus fieles la Biblia? Porque en ella se ve el desatino de la institución romana. La Biblia expone a la luz, la fraudulencia de toda la enseñanza que nada tiene que ver con la Palabra de Dios; y Roma lo sabe. Roma sabe que si el fiel lee con atención la Biblia, encontrará que una gran parte de los dogmas infalibles de Roma son una pura invención de los papas a lo largo de muchos siglos, ya que, en el mejor de los casos, no tienen ningún apoyo escritural. PDF created with pdfFactory trial version www.pdffactory.com
  6. 6. Iglesia Bautista “Visión de Reino” Ministerio VI.A, 3 Septiembre de 2008 § Diferencias en la Biblia Católica Romana y nuestra Biblia. 1.- La traducción latina de la Vulgata fue aceptada como texto infalible de la Biblia en vez del original hebreo y griego, en el año 1559, por el Concilio de Trento. Sin embargo, está comprobado que algunas traducciones dentro de la Vulgata son inexactas e incluso erróneas. En Antioquía, Siria, en el tiempo neotestamentario, los cristianos se ocupaban de proteger las Escrituras, haciendo copias perfectas de los manuscritos originales. Al mismo tiempo, en Alejandría, Egipto, los copistas alteraban las Escritura según les convenía. De esa versión alejandrina proviene la Vulgata latina. Hay que decir que el Canon Hebreo es muy anterior al Canon Alejandrino. Sabemos que Jesús y los apóstoles usaron el Canon Hebreo, es decir, los libros que hoy poseen las Biblias versión evangélica. En tiempos de Jesús, la Septuaginta, que es la versión en griego estaba muy difundida, y Jesús y los apóstoles citan esa versión cuando apelan al Antiguo Testamento 2.- La segunda diferencia consiste en que las Biblias llamadas evangélicas contienen simplemente el texto bíblico, mientras que las Biblias católico - romanas contienen, además del texto bíblico, notas aclaratorias al pie de la página, explicando, según la doctrina católico - romana, aquellos pasajes que pudieran ser confusos o que abiertamente contradijesen la enseñanza oficial católico - romana. Por ejemplo, en Exodo 20:4,5, se dice en el texto bíblico: <<No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el Cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas ni las honrarás, porque Yo soy Yahwéh tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen>>. Como que el texto apunta a la práctica católico romana de hacer y venerar las imágenes de María y de los santos, al llegar a ese pasaje, algunas versiones católicas ponen una nota aclarando que esa prohibición estaba bien para Israel, que fácilmente podía caer en la idolatría de los pueblos vecinos que adoraban a muchos dioses, pero que tal prohibición no tiene razón de ser hoy en día, porque los católicos saben que sólo hay un Dios, y por lo mismo, las imágenes no son adoradas. Roma se equivoca, por cierto. Sí tiene razón de ser hoy en día. Primero, porque la Palabra de Dios, nunca cambia, y segundo porque, aunque las imágenes no fueran adoradas por los católicos, cosa que estaría por ver en muchos casos, sí son veneradas y honradas contradiciendo abiertamente el mandato bíblico. De esto hablaremos más en el siguiente capítulo. § ¿Por qué la iglesia católica Romana defiende tanto los libros apócrifos? Los libros Apócrifos fundamentan la posición católica sobre el Purgatorio y la oración por las almas que allí se encuentren. Estado transitorio de purificación necesaria para aquellos que, habiendo muerto en gracia de Dios y teniendo segura su salvación, necesitan mayor purificación para llegar a la santidad necesaria para entrar en el cielo. Esta purificación es totalmente distinta al castigo del infierno. El purgatorio es doctrina de fe formulada en los Concilios de Florencia (cf. DS 1304) y de Trento (cf. DS 1820; 1580). Los que mueren en gracia y amistad de Dios pero no perfectamente purificados, sufren después de su muerte una purificación, para obtener la completa hermosura de su alma (Catecismo 1030).Os ha querido que nos ayudemos unos a otros en el camino al cielo. Las almas en el purgatorio pueden ser asistidas con nuestras oraciones. Fundamento Bíblico La doctrina de la Iglesia sobre el Purgatorio encuentra fundamento en la Biblia, cuando esta se sabe interpretar correctamente: El texto del 2 Macabeos 12, 43-46 da por supuesto que existe una purificación después de la muerte. (Judas Macabeo) efectuó entre sus soldados una colecta... a fin de que allí se ofreciera un sacrificio por el pecado... Pues... creían firmemente en una valiosa recompensa para los que mueren en gracia de Dios... Ofreció este sacrificio por los muertos; para que fuesen perdonados de su pecado. quot;Unos fueron torturados, rehusando la liberación por conseguir una resurrección mejorquot; PDF created with pdfFactory trial version www.pdffactory.com
  7. 7. Iglesia Bautista “Visión de Reino” Ministerio VI.A, 3 Septiembre de 2008 Ø Conclusión El apóstol San Pablo dijo una vez: “Examinadlo todo; retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5: 21). Este consejo bíblico destruye todo prejuicio, temor e ignorancia. Dios quiere que tengamos seguridad en lo que creemos. No es ningún pecado ni traición escudriñar y poner a prueba lo que siempre hemos tenido por verdad, porque así se nos haya legado. Sólo hay una auténtica verdad, y Dios ya la ha manifestado. Esta verdad es Su Hijo Jesús, y este libro que tienes en tus manos está para ayudarte a ver a Jesús, quitando todo velo que no deja ver bien, todo prejuicio que atemoriza y bloquea, todo miedo a lo desconocido. Te puedo asegurar que es en la Biblia donde encontrarás la mejor de las ayudas, sin lugar a dudas. Jesucristo dijo: <<Si me amáis, guardar mis mandamientos>> (Juan 14: 15). Entonces se trata de poner por obra todo lo que la Palabra de Dios dice; por todo ello, es imprescindible conocerla. El ejemplo para nosotros lo tenemos en el mismo Jesús, en su dependencia total del Padre, y en el conocimiento que El tenía de la Escritura. Así quiere Dios que nosotros vivamos, en dependencia total de El y de Su Palabra. quot;La Iglesia no puede dar a un libro otra autoridad que la que el libro intrínsecamente tiene, y no puede convertir en inspirado al libro cuya naturaleza no está penetrada por la inspiraciónquot; Lutero Ø Bibliografía Pag. Web consultadas http://www.corazones.org/diccionario/purgatorio.htm http://www.kerigma.com/Fuente/fuente_doctrina.html Libros y artículos consultados - “Evaluación de los Libros Deuterocanónicos” de Dr. Víctor E. Ampuero Matta - “Evidencia que exige un veredicto” de Josh McDowell PDF created with pdfFactory trial version www.pdffactory.com

×