Alonso LujambioSecretario de Educación PúblicaJosé Fernando González SánchezSubsecretario de Educación BásicaJuan Martín M...
Pensar desde el otro lado. Los desafíos de una educación sin fronteras, fue elaborado dentro del Proyecto Educación Básica...
Pensar desde el otro lado                                                                                                 ...
Índice             Capítulo III. Los niños migrantes tienen derecho a la educación.             Los desafíos de una educac...
Pensar desde el otro lado                                                                                                 ...
Prólogo10
Pensar desde el otro lado                                                                                 Los desafíos de ...
Pensar desde el otro lado                                                                                  Los desafíos de...
Introducción                nuestras escuelas, a fin de generar condiciones para que su inclusión en las                au...
Pensar desde el otro lado                                                                                   Los desafíos d...
Capítulo I.La experiencia de lamigración y algunascaracterísticas delfenómeno
Pensar desde el otro lado                                                                                      Los desafío...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                                  El sueñ...
Pensar desde el otro lado                                                                               Los desafíos de un...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                                  Trabaja...
Pensar desde el otro lado                                                                                Los desafíos de u...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                        Fuente: Elaboraci...
Pensar desde el otro lado                                                                                         Los desa...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                                     Los ...
Pensar desde el otro lado                                                                          Los desafíos de una    ...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                        Siempre en movimi...
Pensar desde el otro lado                                                                                       Los desafí...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                                         ...
Pensar desde el otro lado                                                                                 Los desafíos de ...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                        El estudio de los...
Pensar desde el otro lado                                                                            Los desafíos de una  ...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                        La migración inte...
Pensar desde el otro lado                                                                                                 ...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                                         ...
Pensar desde el otro lado                                                                  Los desafíos de una            ...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                        De dónde vienen y...
Pensar desde el otro lado                                                                                                 ...
Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno                                   Desarr...
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Pensar 2009 24 marzo
Próxima SlideShare
Cargando en...5
×

Pensar 2009 24 marzo

2,425

Published on

0 comentarios
0 Me gusta
Estadísticas
Notas
  • Sea el primero en comentar

  • Be the first to like this

Sin descargas
reproducciones
reproducciones totales
2,425
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Me gusta
0
Insertados 0
No embeds

No notes for slide

Pensar 2009 24 marzo

  1. 1. Alonso LujambioSecretario de Educación PúblicaJosé Fernando González SánchezSubsecretario de Educación BásicaJuan Martín Martínez BecerraDirector General de Desarrollo dela Gestión e Innovación EducativaErnesto Adolfo Ponce RodríguezCoordinador General de InnovaciónLilia Dalila López SalmoránCoordinadora Nacional de Programas Educativospara Grupos en Situación de VulnerabilidadMaría Teresa Calderón LópezCoordinadora de Vinculación Académica
  2. 2. Pensar desde el otro lado. Los desafíos de una educación sin fronteras, fue elaborado dentro del Proyecto Educación Básica Sin Fronterasde la Dirección General de Desarrollo de la Gestión e Innovación Educativa, dependiente de la Subsecretaría de Educación Básica, dela Secretaría de Educación Pública. Esta obra fue realizada por encargo a la Oficina Regional México de la Organización de EstadosIberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura.Agradecemos la colaboración del personal del Programa Binacional de Educación Migrante (PROBEM) en los estados de Baja Californiay Michoacán; la valiosa colaboración Juan Ramón Nieto y Martha Arreola de la Dirección General de Acreditación, Incorporación yRevalidación (DGAIR), en la revisión de la información para incorporarse a la escuela en México; a los niños, maestros y padres de familiaque compartieron su experiencia con nosotros; al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Programa Alas y Raíces alos Niños, por facilitar las imágenes de los murales realizados por los alumnos del taller Manos a la brocha; a la Secretaría de Culturadel estado de Michoacán por permitir utilizar en esta obra los dibujos de los niños que aparecen en el libro Sueños —editado con elapoyo de la Fundación Acces de San Diego, California—; y al Colegio de la Frontera Norte por apoyar con sus fotografías. Muy especial-mente, queremos agradecer a Heriberto Rodríguez, quien nos dio la oportunidad de hacer uso de sus imágenes de mexicanos que vivendel otro lado.CoordinaciónMaría Esther Padilla MedinaColaboradores de la Oficina Regional México de laOrganización de Estados Iberoamericanospara la Educación, la Ciencia y la CulturaAutora: Lucía Elena Rodríguez Mc KeonColaboradores: Eva Cecilia Morales Chávez Ana Corina Fernández Alatorre Xavier Rodríguez LedesmaCuidado de la ediciónHéctor Monges MoránJorge Humberto Miranda VázquezFotografíaHeriberto RodríguezAlfonso Caraveo (archivo Colegio de la Frontera Norte)Jesús Ordoñez Abrín (archivo DGDGIE)Servicios editorialesHumberto Vega MendozaDiseño: Jorge Isaac Guerrero ReyesCorrección de estilo y pruebas finales: Tonatiuh Arroyo CerezoActualización y corrección 2009Sociedad para el Desarrollo Educativo Prospectiva S.A. de C.V.Corrección de pruebas: Aldonza GonzálezPrimera edición: 2008Primera edición corregida: 2009ISBN: En trámiteDR © Secretaría de Educación Pública, 2008Argentina 28, Colonia Centro Histórico,CP 06020; México, DFImpreso en MéxicoDistribución Gratuita (prohibida su venta)
  3. 3. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronterasÍndicePrólogo ................................................................................................ 11Introducción ......................................................................................... 13Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas característicasdel fenómeno ........................................................................................ 17 Ser migrante ................................................................................. 19 Trabajar allá para vivir acá .............................................................. 22 Siempre en movimiento. La migración como fenómeno .................... 28 La migración internacional de México en la actualidad ..................... 34 Características de la migración ....................................................... 43 La vida allá, en el otro lado ............................................................. 44 Tiempos difíciles ........................................................................... 50 Los que regresan ........................................................................... 52Capítulo II. Cruzar la frontera. La experiencia cultural y educativade los niños en Estados Unidos .............................................................. 55 La migración de los niños: un fenómeno complejo en proceso de cambio ..................................................................................... 57 Nada es igual: la llegada de los niños a un mundo raro ...................... 61 Nunca sabes lo que va a pasar allá: los primeros días en la escuela ....... 63 Cuando se cuenta con el otro: factores que ayudan en la integración escolar ......................................................................... 64 El esfuerzo por descifrar un código desconocido .............................. 68 El orgullo de aprender inglés .......................................................... 70 Demostrar que sí puedo: los avatares de los niños por romper con el lenguaje de la discriminación ...................................................... 72 La necesidad de volverse invisible: las redadas y la población infantil ... 75 7
  4. 4. Índice Capítulo III. Los niños migrantes tienen derecho a la educación. Los desafíos de una educación sin fronteras .......................................... 81 El retorno de los niños a México .................................................... 83 Volver a batallar. El regreso de los niños a la escuela en México .......... 86 Silenciar el inglés: El problema que sufren algunos niños migrantes ............................................................................ 89 El desenlace del proceso ................................................................. 91 La condición de los niños migrantes y la necesidad de construir un lugar para ellos dentro de la escuela mexicana .............................. 92 El Proyecto Educación Básica sin Fronteras. Atención educativa intercultural a estudiantes de educación básica inmigrantes y emigrantes: una alternativa para garantizar el derecho a la educación de los niños migrantes ....................................................................... 94 Capítulo IV. La pedagogía intercultural. Herramienta para enfrentar la diversidad y el cambio en una educación sin fronteras .......................... 99 Reconocer la diversidad de los niños migrantes y no migrantes. Un desafío de la escuela mexicana ................................................. 101 Acerca de mi posición frente al cambio ......................................... 105 Aprender para la convivencia intercultural ..................................... 109 Capítulo V. Aprender a conocer desde la óptica intercultural en un mundo cambiante ...................................................................... 119 Nuevos modos de aprender a conocer el mundo ......................... 121 La revaloración del contenido educativo y su enseñanza desde la relatividad y el cambio ........................................................... 123 El diálogo intercultural: estrategia básica para construir el lenguaje del encuentro ............................................................................. 126 Capítulo VI. La diversidad como ventaja pedagógica. Un principio básico de la pedagogía intercultural ...................................................... 129 El aula: espacio singular y diverso ................................................. 131 De la homogeneidad a la heterogeneidad en la enseñanza y la importancia de la individualización en el aprendizaje ................ 133 El trabajo cooperativo, estrategia para aprender de y con los otros .... 137 La creación de un clima para la aceptación de la diferencia en la convivencia cotidiana ........................................................... 1408
  5. 5. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronterasCapítulo VII. Hacia nuevas maneras de pensar la formación en valores,en tiempos de cambio .......................................................................... 147 El malestar docente frente a la crisis de valores ............................... 149 Los propósitos y estrategias de la formación en valores, en un mundo cambiante .............................................................. 152 De la inculcación a la deliberación y la comprensión crítica, como estrategias básicas en la formación de valores ................................. 154Capítulo VIII. El corolario de la pedagogía intercultural.Aprender a mirar desde la afectividad .................................................. 161 El papel de los afectos y la reflexión para aprender a ser ................... 163 Educar para encontrar la estrella del sur ......................................... 164 Aprender a comprenderse desde la afectividad ................................ 169Capítulo IX. La llegada a la escuela en México. La atencióna la población migrante para garantizar su acceso a la escuela ................. 179 El apoyo del PROBEM para el acceso a las escuelas ....................... 181 Normas que se aplican a los estudiantes que vienen de Estados Unidos ...................................................................... 183Referencias consultadas ...................................................................... 191Anexo A: Cuadro de informantes ......................................................... 202Anexo B: Listado de imágenes ............................................................. 204 9
  6. 6. Prólogo10
  7. 7. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronterasPrólogoLa Subsecretaría de Educación Básica (SEB), a través de la DirecciónGeneral de Desarrollo de la Gestión e Innovación Educativa, se ha dadoa la tarea de impulsar una mayor equidad en la distribución de las oportu-nidades de educación, así como a apoyar la calidad del sistema educativo,mediante la ampliación de la cobertura y la innovación en la atencióna la población inmigrante y emigrante en México; de manera particu-lar, a los niños y niñas nacionales y extranjeros —en edad de educaciónbásica— que se internan en el país, para residir temporal o definitivamenteen las ciudades fronterizas —tanto en el norte como en el sur—, y en losmunicipios o zonas de mayor índice de vulnerabilidad social. Para ello,en la Coordinación Nacional de Programas Educativos para grupos enSituación de Vulnerabilidad (PEGSV) se crea, en enero de 2008, el ProyectoEducación Básica sin Fronteras. Atención educativa intercultural a estudiantesde educación básica inmigrantes y emigrantes. La llegada de alumnos procedentes de otros países o culturas suponepensar a las escuelas como espacios de convivencia y diálogo que favorezcanlos aprendizajes de la población infantil migrante, en este sentido la forma-ción de docentes es una premisa fundamental del proyecto, pues a través desu intervención se espera integrar en la vida escolar a toda la comunidadeducativa en un proyecto común que responda a las demandas de un alum-nado heterogéneo. Es así que el presente volumen constituye una herramienta, a través dela cual maestros y maestras que atienden a niños y niñas migrantes, pue-dan desarrollar una mayor sensibilización en torno a la problemática queenfrentan y sean capaces de influir en la creación de condiciones para quesu inclusión en las aulas se realice en condiciones de mayor equidad, reco-nociendo su derecho a la educación. 11
  8. 8. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronterasIntroducción La interculturalidad requiere apertura al otro, dado que solos no podemos decidir cuáles son las pregun- tas fundamentales. —Panikkar, 2006La migración hacia Estados Unidos es una práctica que, si bien ha estadopresente desde hace largo tiempo en amplios sectores de la poblaciónmexicana, en los últimos años se ha incrementado, debido a la falta de opor-tunidades para el desarrollo humano en nuestro país. Hombres y mujeresdepositan en la migración la esperanza de construir un mejor futuro paraellos y sus familias, aun cuando ello implique la decisión de abandonar sulugar de origen y de ser condenados a sufrir el estigma de ser extranjeros,en una tierra que les niega los derechos que otorga a quienes sí considerasus ciudadanos. Su partida no se encuentra motivada por un deseo de dejar de ser mexi-canos ni tampoco es una tentativa de deserción u abandono del pedazo demundo que los vio nacer y del que abrevan los rasgos de una idiosincrasiay de enfrentar la vida que llevan consigo. Por el contrario, con su partidaabrigan la esperanza. A ellos y ellas los motiva el deseo de cumplir la aspira-ción de mejorar, de acceder a una nueva oportunidad para construir su vida,la de los suyos y sus comunidades. En su maleta llevan la decisión tomada de esforzarse para trabajar másallá de todo límite, pero también van las fiestas y su comida, la lengua con laque pudieron expresar sus primeras palabras, su modo solidario de vivir conlos demás, la forma de festejar la llegada de un nuevo integrante de la fami-lia a esta vida y hasta el modo de llorar a sus muertos. Con todo eso lleganallá, reconfigurando la geografía económica y cultural de Estados Unidos,pero también la suya propia, al negarse a abandonar ciertos rasgos que losidentifican como mexicanos, aunque esa identidad sufrirá, ineludiblemente,fuertes procesos de reformulación, a partir de los múltiples intercambiosculturales que vivirán en su tránsito migratorio. La población migrante nos habla de nuestras diversidades, del movi-miento de nuestra identidad como mexicanos que, como tal, es cambiantey diversa en su interior, pero que, sin embargo, aún no hemos sabido reco-nocer ni aquilatar. Este libro tiene como propósito contribuir a que los y las docentes pue-dan acercarse y conocer más sobre la realidad de vida de los migrantesy, en especial, de los niños y niñas que pertenecen a ese grupo de connacio-nales, quienes día a día regresan —de manera muchas veces invisible— a 13
  9. 9. Introducción nuestras escuelas, a fin de generar condiciones para que su inclusión en las aulas se realice en condiciones de mayor equidad, reconociendo su derecho a la educación. Sus contenidos pudieron elaborarse, gracias a que fue posible contar con las voces de niños y maestros migrantes y no migrantes, quienes nos ayuda- ron a conocer una realidad sobre la que poco se sabe, pero que plantea una serie de desafíos imposibles de eludir, hoy día, para la escuela mexicana.1 Lo que se pretende es que este material, dividido en dos partes —el diagnóstico y la propuesta—, más allá de brindar información significativa para conocer el fenómeno migratorio y algunas estrategias que se podrían seguir para atender educativamente a este sector de la población, pueda convertirse en una ventana, a través de la cual sea posible Pensar desde el otro lado, con el fin de vislumbrar una realidad que, hasta ahora, hemos tendido a ignorar, pero que requiere el desarrollo de una gran sensibilidad para reconocerla. Sólo cuando realmente se escucha es posible pensar desde el otro lado y se logra la eventual comprensión del otro. La primera parte del libro, con- formada por tres capítulos, se encuentra construida fundamentalmente a partir de las voces de los propios migrantes, lo que nos permite acercarnos a ellos para comprender sus anhelos, sueños y dificultades. En el primer capítulo se aborda la experiencia de ser migrante y las repercusiones perso- nales y comunitarias que dicho proceso trae consigo en ambos lados de la frontera, apoyado en testimonios y con el aporte de datos relevantes, para comprender el fenómeno en términos más generales. Por otra parte, en el segundo y tercer capítulos, se recogen las vivencias escolares de los niños migrantes cuando transitan entre un sistema educa- tivo y otro, haciendo un especial énfasis en sus aprendizajes obtenidos y en las dificultades que enfrentan cuando no son reconocidos en su diferencia. Es a partir de estos elementos de diagnóstico que se perfilan las finalidades del proyecto Educación Básica sin Fronteras, como una alternativa para favo- recer una educación con equidad para niños y niñas migrantes. En la segunda parte del libro se comparten ideas y estrategias, a partir de las cuales sea posible abrir la escuela a la diversidad de los estudiantes migrantes, partiendo de la consideración de que esta diversidad consti- tuye una más dentro de muchas otras que requieren ser reconocidas, con la intención de asegurar el anhelo de lograr una escuela inclusiva para todos los niños, que garantice su derecho a la educación. Alrededor de la pedago- gía intercultural como eje articulador de la estrategia de atención educativa, 1 Se realizaron visitas de trabajo de campo intensivas de tipo exploratorio a Michoacán y Baja California, con el propósito de entrevistar a maestros y alumnos migrantes. La información recabada se completó con los datos obtenidos en otra investigación realizada por Rodríguez, L (2008), y con la revisión exhaustiva de las investigaciones existentes en torno a la problemática. A fin de guardar el anonimato de los informantes, los nombres de los entrevistados fueron modificados. El cuadro con esa información se presenta en el Anexo A, al final del texto.14
  10. 10. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronterasen el cuarto capítulo se recuperan algunas de las inquietudes que tienen losmaestros, en torno a las dificultades para la atención de los niños migran-tes y, en general, con la población infantil y juvenil, y se abordan algunosde los supuestos, objetivos y líneas de acción de la pedagogía intercultu-ral como herramienta de intervención educativa al interior de los procesosformativos. Desde la perspectiva del marco esbozado por la pedagogía intercul-tural, en los capítulos subsiguientes se abordan, de manera específica, lasdimensiones que de manera articulada pueden contribuir a favorecer untipo de intervención educativa con estas características, a saber: la cognitiva,la social, la ética y la afectiva. Así, en cada uno de los siguientes apartadosse ofrecen elementos para que los docentes puedan reflexionar en torno a laimportancia de cada una de estas dimensiones, además de sugerir algunasestrategias y recursos que pueden ser de utilidad en el trabajo cotidiano. Finalmente, con la intención de apoyar a los docentes y directivos de lasescuelas, en el último capítulo se brinda información acerca de las normasy procedimientos que deben observarse para apoyar la inscripción y ubica-ción de los niños migrantes dentro de las escuelas, atendiendo su derechoa la educación. Estamos convencidos de que sólo cuando nos atrevemos a dudar denuestras certezas es posible abrir la ventana que nos permitirá compren-der, valorar y respetar la existencia de otros modos de ser y de vivir, que—aunque diferentes a los nuestros— requieren nuestra atención y aperturaurgentes. Es por ello que el material se ha diseñado de manera autoforma-tiva, para que puedas leerlo y trabajar con él detenidamente (ojalá lejos dela vorágine cotidiana que nos quita tantas veces la calma). Estas páginasbuscan convertirse en un espacio para la autorreflexión, que pueda conducira cada maestro y maestra hacia un mayor conocimiento de sí mismos, de suquehacer como docentes y como personas. El lector se encontrará con que este material está plagado de preguntasa las que únicamente cada uno podrá dar respuesta, a partir de la reflexiónsobre su propia experiencia. En la medida en que esas interrogantes puedandesencadenar un proceso que les permita reconocerse e identificarse máscon lo que quieren ser, abriendo la mirada hacia los demás, este esfuerzohabrá cumplido con creces el propósito que lo animó en su procesode construcción. 15
  11. 11. Capítulo I.La experiencia de lamigración y algunascaracterísticas delfenómeno
  12. 12. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronterasSer migranteEntendemos que, desde el punto de vista geográ-fico, el que emigra deja su lugar de origen, y el queinmigra llega a un país para establecerse en él, como Migrante es el participio presente del verbosi fuera una acción que tiene fin y solamente tuviera migrar y, en cuanto tal, considera la acciónun lado. Desde el punto de vista del país de aco- misma de migrar; la acción presente y nogida, el emigrante es un inmigrante; y desde el punto acabada de moverse de un territorio a otro.de vista del país de salida, es un emigrante y punto.Se va para nunca más volver. Y colorín colorado… ¿allí El mismo verbo migrar, no se concibe comoacaba la historia? tal, sino solamente en sus acepciones de inmigrar y emigrar. ¿Límites de un idioma? Migrar, proviene del latín migräre (movimiento), que Quizá, o tan sólo límites de un lenguajesignifica cambiar de sitio, moverse de un lugar a otro, que aún no es capaz o no quiere ser capazabarcando emigración e inmigración. La migraciónse refiere a la movilización espacial de seres humanos de explicar —y reconocer— un fenómenoentre una unidad geográfica (localidad, estado, país) real: el del migrante (Dean, 2008).y otra. No es un fenómeno estático y aislado, sino unproceso dinámico e interactivo. Migrante es quien deja su lugar de origen para ir en busca de algo quele hace falta, a tal grado que está dispuesto a todo: a enfrentarse con lodesconocido, riesgos, trabajo arduo, soledad, rechazos… Todo, con tal delograr sus sueños. Aventurarse a cruzar la frontera La emigración mexicana a Estados Unidos es el éxodo pací- fico más importante, por extraordinariamente copioso, de la historia de la humanidad, y entrelaza, de manera irremediable e indisoluble, la trayectoria de esos dos países […] simbóli- camente, un norte rico y próspero requiere la mano de obra barata y abundante que un sur pobre y sobrepoblado le ofrece […] Para México, en concreto, las remesas de los inmigrantes son ya su segunda fuente de divisas, un verdadero paliativo contra la miseria extrema y una válvula de escape contra los bajos sueldos y la falta de oportunidades. Para Estados Unidos, los hispanos son savia joven, dispuesta a trabajar de sol a sol, que garantiza su pujanza económica. Todo esto, sin mencionar el nacimiento de una tercera cultura transfron- teriza, que amalgama lo mejor y lo peor de ambos universos (Letras Libres, marzo de 2007). 19
  13. 13. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno El sueño americano y los sueños mexicanos El escritor Pedro Ángel Palou, A veces, pensamos que los que se van abandonan a su gente, traicionan a su se refiere a esos migrantes pueblo y a su país, pero se van porque tienen sueños aquí, porque quieren como los héroes modernos de México y dice: “El mismo que dejen de ser sueños y se conviertan en realidad. mexicano que aquí no lucha, Resulta que entre los mexicanos hay algunos, los menos, cuyo sueño es que vive de las dádivas del Estado (en Estados Unidos) emigrar a Estados Unidos y quedarse a vivir allá, olvidando su historia, sus cambia por completo. Tú le raíces y su lengua, para asimilarse a la cultura estadounidense y acceder a un preguntas a cualquier persona modo de vida que no encuentran acá. Sin dudar que esa pueda ser la moti- allá y mexicano es sinónimo vación que guía la decisión de algunos de ellos, la mayoría de los mexicanos de hard-worker, es alguien que deciden migrar para llevar a cabo un sueño, el sueño mexicano y de todos: trabaja mucho, que resiste, que lucha, aunque ese mismo vivir en un mundo en el que haya igualdad de oportunidades, en el que el mexicano, aquí, no lo haga” esfuerzo y la determinación sean suficientes para lograr una vida mejor. (González, 2008). Mi historia creo que es parecida a la de muchos otros que intentamos tener un mejor futuro, sobre todo para nuestra familia pero, en mí, principalmente es el miedo a que mis hijos crezcan como yo. A mi capacidad, me he esforzado mucho para que eso no suceda […] Sólo Dios y yo sabe- mos de todas las experiencias que pasé para llegar aquí: el dolor, el miedo y las incertidumbres que padecí para lograrlo. Espero que mi historia se refleje, aunque sea mínima- mente, en la de todos aquellos —o al menos algunos— que, como yo, nos vimos en la necesidad de emigrar a este país (Armendáriz, 2008). La mayoría de los mexicanos que se van tienen sus sueños acá, en su tierra. Se van porque quieren dar a su gente una vida mejor, porque quieren que su familia coma bien, que sus hijos vayan a la escuela; desean tener una casa propia, un negocio propio, un camioncito para trabajar, juntar para casarse, pagar la fiesta de los 15 años de la hija, solventar una deuda, la operación de un ser querido, hacerse cargo de la educación de sus niños para que tengan un futuro distinto. Quienes se van con ese anhelo en el corazón, siempre soñarán con regre- sar, pues se han ido por amor a los que dejan, aunque en el camino la vida les juegue rudo, transformando una decisión transitoria en algo definitivo, que marcará no sólo su vida, sino la de sus seres queridos. Algunos migrantes acaban olvidándose de lo que dejaron atrás, otros van y vienen entre un país y otro, mientras pueden hacerlo y, muchos de ellos, tomarán la decisión difícil de trasladar a su familia a Estados Unidos, para vivir una vida juntos del otro lado. Todos se reúnen: los hijos naci- dos en México crecerán allá y algunos otros en Estados Unidos. Esos niños son los que eventualmente regresan a nuestro país con sus familias; unos, después de haber dejado México por unos meses o tal vez años,20
  14. 14. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronterasy otros para conocer una patria de la que sólo saben lo que les han trans-mitido sus padres. Esos niños son quienes llegan a nuestras escuelas y paraellos hicimos este libro, para que su llegada sea positiva. Por otra parte, también hay quienes tienen sus negocios en México, enla frontera, viven de aquel lado pero trabajan de éste y siguen hablandoespañol y conservando sus vínculos con su país de origen. Muchos de ellosse van huyendo de la violencia y el narcotráfico, buscando un lugar másseguro para sus descendientes. Algunos más, van a aprender inglés, estudiaro trabajar en un proyecto. Y también hay quienes quieren ir a la aventuray conocer gente diferente o hasta huir de una situación familiar violenta.Los motivos son infinitos. Definir por qué se van y por qué se quedan los migrantes, es una tareacompleja, pues la historia de cada uno depende de factores muy diversos. Lamigración no es sólo producto de la pobreza o falta de empleos o de ofertade trabajo, también es motivada y apoyada por las amplias redes socialesque se crean entre quienes se van y quienes se quedan o simplemente portradición. La migración puede ser simultáneamente una necesidad y unaaventura. Ricardo Contreras Soto (2007), divide los motivos para migrarde esta manera: Motivos para migrar Económicos Responden a la necesidad de ganar más dinero, encontrar trabajo, pagar deudas, buscar mejores empleos, por la crisis de México. Familiares Cuando acompañan o tienen la responsabilidad de irse con un miembro de la familia; cuando buscan a un miembro de la familia; cuando adquieren una nueva relación familiar que implica un nuevo rol, por problemas familiares. Personales Superación personal, motivos que competen sólo a su persona, para buscar “mejores ambientes”. Placer Conocer, salir de lo mismo, romper con el fastidio, curiosidad o distracción.Fuente: Contreras Soto, R (2007). 21
  15. 15. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno Trabajar allá para vivir acá A fin de cumplir el sueño mexicano, muchos de quienes se han ido trabajan sin descanso, viven con austeridad y disciplina, ahorrando todo lo que pue- den para regresar a su pueblo y sostener con eso a su familia, aunque sea por una temporada o, cuando eso no es posible, para enviar las remesas a casa, para los suyos, para cumplir su sueño. “Benavides es un hombre Víctor Ayala trabaja los siete días de la semana, de las siete de la mañana a honesto y dedicado […] Gente las cinco de la tarde. A veces le toca overtime, y trabaja hasta las diez u once como él es la que hace que de la noche. El pago del horario normal es de veinte dólares la hora, pero si este país funcione […] Las hay que laborar horas extra, pagan treinta. empresas aquí necesitan esa mano de obra […] Lo único Debido al ritmo de trabajo, Ayala tiene una vida muy disciplinada: “No he que ellos quieren es alimentar tomado una sola copa desde marzo”, explica. “Tengo que trabajar sin des- a sus familias con dignidad. canso. Si tomo, sé que no voy a llegar al trabajo al día siguiente”. Son gente buena y muy trabajadora.” Tiene un teléfono celular y utiliza una tarjeta económica que le permite llamar a su familia todos los días… —James Sirmon, agricultor de Alabama (Krauze, 2007). Lo importante para Ayala es que podía cumplir uno de sus sueños —aun- que la experiencia es agridulce, porque lo tenía que efectuar al otro lado—. El verano pasado, su hijo se recibió como Contador Público. El orgullo de Ayala es evidente en su voz, aunque también la tristeza, cuando habla de la decepción que sintió por no poder asistir a la ceremonia en que el muchacho se tituló. Sus ojos siguen brillando cuando habla de su hija de 18 años, quien acaba de entrar en la Escuela de Medicina de la Universidad de Irapuato. (Lida, 2007) Las remesas José Luis Piñeyro, quien No obstante, hay una compensación para tantas privaciones y sacrificios: obtuvo el Premio Nacional ver que el dinero que mandan desde allá sirve para que su gente tenga una de Periodismo por el artículo vida mejor —algo que no podrían haber hecho si se hubieran quedado—, y “Héroes a la fuerza”, dice: con lo que mandan ayudan a sus hijos, hermanos, padres, a la comunidad “Los migrantes son héroes en y hasta a la iglesia. un sentido doble: tanto porque arriesgan la vida y a veces la Aparte de sus motivos específicos, todos tienen algo en común: la bús- pierden… como porque los queda de mejores condiciones de vida. Así que una parte significativa de envíos de remesas que hacen a nuestro país contribuyen a la población que decide dejar su lugar de origen, anhela no sólo la sobre- paliar las condiciones de vivencia digna para sus familias, sino también que aquellas no tengan pobreza de numerosos núcleos que batallar y puedan mantenerse viviendo en su comunidad gracias a las de la población.” remesas que ellos podrán enviar como fruto de su trabajo. Además de que El Universal, 21 de agosto esos envíos son una fuente fundamental de mantenimiento de los miem- de 2004. bros de la familia que permanecen en el lugar de origen, en las últimas décadas se han convertido en una corriente de divisas fundamental para la economía nacional.22
  16. 16. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronteras Según datos del Banco Mundial, en 2005, el porcentaje de la poblaciónmexicana que había emigrado fuera del país era 10.7%; es decir, más de11 millones y medio de compatriotas. En 2006, enviaron remesas por 24mil 732 millones de dólares a sus lugares de origen, cantidad equivalentea 2.9% del PIB. A continuación, se muestra una tabla donde se refleja elcomportamiento del flujo de las remesas, en el periodo comprendido entre2000 y 2006. Flujo de remesas hacia nuestro país de 2000 a 2006 (millones de dólares) Año 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 Flujos de 7,525 10,146 11,029 14,911 18,143 21,917 24,732 remesas al interiorFuente:Banco Mundial,en http://siteresources.worldbank.org/INTPROSPECTS/Resources/334934-1199807908806/4549025-1214334216239/Mexico.pdfDe acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano, México 2006-2007; México, primer lugar mundialMigración y desarrollo humano del Programa de Naciones Unidas para el en remesas de migrantesDesarrollo (PNUD, 2007): “Los ingresos por remesas enviadas por migran- Ciudad de México, México,tes desde el extranjero han crecido sustancialmente en México durante nov. 17, 2004.- La comisio-los últimos años. Las entidades con mayor crecimiento, entre 2000 y nada del Instituto Nacional de Migración (INM), Magdalena2006, son Yucatán, Chiapas, Sonora, Querétaro y Tabasco […] Los esta- Carral, informó este miércolesdos que más reciben ingresos por remesas, como proporción de su PIB, que México alcanzará este añoson Michoacán y Zacatecas, seguidos por entidades que no tienen tradición el primer lugar mundial enmigratoria histórica, como Oaxaca y Guerrero. Destaca que en Michoacán envíos de dinero por parte de trabajadores migrantesla proporción de remesas es de alrededor de 15%, con respecto al Producto a sus familias.Interno Bruto estatal.” —Iván González, La gran mayoría de los recursos recibidos se gastan en la satisfacción de Noticieros Televisa.necesidades básicas, en la adquisición de bienes de consumo duradero y enla compra y mejora de vivienda, mientras que sólo una pequeña proporciónse destina al ahorro y a la llamada inversión productiva. 23
  17. 17. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno Fuente: Elaboración a partir de datos de Fernando Herrera Lima (2007). Esto último, aunque muchas veces se ve como un problema cultural, en realidad se relaciona frecuentemente con el hecho de que lo que recibe cada familia no es suficiente para pagar los gastos cotidianos y, además, no alcanza para ahorrar o hacer una inversión importante. La posibilidad de que las remesas se lleguen a aplicar a una inversión productiva, depende mucho del tipo de migrante, como lo podemos ver en el siguiente cuadro: Tipos de migrante Migrante colectivo ŽŽ Son organizaciones superiores a las de las comuni- dades filiales que perfilan la existencia del migrante como actor colectivo, que supera el aislamiento indi- vidual de los primeros migrantes, lo cual le permite, además, establecer canales de interacción y participa- ción binacionales. ŽŽ Es la organización de uno o más clubes de migran- tes, cuyo nivel de organización y los objetivos que los unen rebasan los fines de los clubes tradicionales de inmigrantes mexicanos que realizaban obras sociales y filantrópicas en sus comunidades de origen. ŽŽ La cantidad de migrantes que participan en estos clubes permite que el monto de las remesas que envían para obras sociales comunitarias, adquiera una dimen- sión relevante para sus localidades de origen. ŽŽ Las remesas que envía el migrante colectivo tienen potencial para realizar inversiones productivas.24
  18. 18. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronteras Tipos de migrante Migrante ŽŽ Es el migrante que ha transitado del ahorro a la inver- empresario sión, cuenta con una pequeña empresa y demuestra interés por invertir productivamente en su comunidad de origen. ŽŽ Además de las inversiones individuales que bus- can realizar negocios con ganancias, se interesa por inversiones que generen empleos e ingresos en su comunidad de origen. Migrante ŽŽ Son migrantes con ocupacones relativamente mejor ahorrador remuneradas que las agrícolas, lo cual les permite ahorar. El migrante ahorrador tiene potencial para asociarse con otros migrantes para aumentar su capa- cidad de inversión productiva. Migrante ŽŽ Se trata de migrantes que, después de varios años de retirado trabajar temporalmente en Estados Unidos, han regre- sado a sus comunidades de origen. ŽŽ Los años de trabajo les han permitido adquirir expe- riencia, habilidades y conocimientos técnicos, que podrían aprovecharse en proyectos productivos comu- nitarios, públicos y privados. Suelen tener ahorros que pueden emplearse con apoyo de instituciones públicas y privadas. Migrante de ŽŽ Como su nombre lo indica, es el tipo de migrate cuyos sobrevivencia ingresos le permiten solventar sus gastos en el extran- jero y enviar parte de su salario para que su familia en México cubra sus necesidades básicas. ŽŽ Es el tipo de migrante que predomina.Fuente: Elaborado con información de Moctezuma Longoria, Miguel, “Clubeszacatecanos en los Estados Unidos. Un capital social en proceso”, ponencia pre-sentada en el Seminario internacional sobre transferencias y uso de remesas: Proyectosproductivos y ahorro; Cd. de Zacatecas, México, 3-5 de octubre de 2001.Tomado de Flores, Ma. de Lourdes y Barrera, Edith (2003) 25
  19. 19. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno Los efectos de las remesas La migración y la llegada de las remesas cambian la vida de las personas Según estudios recientes, las remesas que llegan a las comu- y de las comunidades en muchos sentidos, algunos positivos y otros nega- nidades pueden tener un efecto tivos. Por un lado, mucha de la gente en edad de trabajar se va a Estados positivo sobre la salud infantil. Unidos, dejando a los mayores, los enfermos y los menores en el pueblo. No Han encontrado que los niños hay quien trabaje la tierra, que muchas veces permanece abandonada. Los de familias de migrantes tienen menores tasas de mortalidad niños y adolescentes que se quedaron quieren irse con los padres y muchos infantil y un mayor peso al presentan depresión o rebeldía que llegan a manifestarse de diversas mane- nacer (PNUD, 2007). Eso se ras. Las esposas, cuando se quedan, también se sienten solas y deprimidas. puede atribuir a una mayor Tarde o temprano la mayoría tratará de irse también. información respecto de la salud, además del efecto de los Por otro lado, familias que vivían en una situación precaria, ahora tie- mayores ingresos en alimenta- nen una casa propia, grande y construida con buenos materiales; automóvil ción, vestido y vivienda. —muchas veces importado—, tal vez una tiendita de abarrotes; los niños están más sanos y pueden dedicarse a estudiar, en lugar de trabajar. Las calles están pavimentadas, hay casas nuevas, grandes bardas, se ha res- taurado la iglesia del pueblo. Se gasta mucho dinero en fiestas familiares y religiosas. Así comenta Godofredo Ríos lo que encontró cuando regresó a su pueblo, después de 25 años: “Llevo tres meses aquí, en Ahuehuetitla, vine para no regresar jamás a Estados Unidos, pero no entiendo nada de las cosas, así como están ahora. Hay muchas calles pavimentadas y también muchas casas grandes, hasta de dos pisos y sobre todo muchos carros […] ¡Qué va, cuando me fui! Hoy, las cosechas se acarrean con trocas, los burros ya casi desaparecieron, pero la gente ya no es la misma que conocí […] Y pensar que yo me imaginaba todo igual, y llegando veo todo tan alrevesado. Muchas casas, calles nuevas, muchos carros y poca gente. Veo pocos muchachos, dicen que todos están por allá, también las muchachas. Aquí están los viejos […] La mayoría de mis paisanos tiene familiares en Estados Unidos y recibe remesas. Esa es la base de la economía de este pueblo, lo que viene del extranjero vía remesas. Sí, porque el campo ya ni se cultiva […] Todo ha cambiado. Hay muchí- simo más dinero, y para menos gente […]” (Ríos, 2008). Esta inyección económica enviada, desde más allá de la frontera norte por los migrantes mexicanos, constituye una importante entrada de recursos para las economías regionales y locales. Proporcionalmente está sólo por debajo de los ingresos petroleros. Y se encuentra al mismo nivel de los recursos que nuestro país obtiene por concepto de inversión extranjera directa, ingresos por turismo o exportaciones. La importancia económica que representan estas remesas las han vuelto atractivas para los que desarrollan los planes nacionales y estatales. Muchas comunidades de México dependen casi enteramente de los envíos de dinero procedentes de Estados Unidos. Actualmente los gobiernos cuentan cada vez más con ellos, para proyectos agropecuarios, de desarrollo sustentable, equipamiento urbano y obras públicas, entre otros.26
  20. 20. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronteras El caso de Zacatecas De acuerdo con cálculos realizados por el Instituto Estatal de Migración de Zacatecas, basados en estimaciones del Banco de México, a este estado ingresan 2 millones de dólares dia- riamente, vía remesas, que se convierten en la principal fuente de ingresos (Romo, 2005). Se calcula que los trabajadores migrantes zacatecanos giran a sus familias en México alrededor de 500 millones de dólares al año, lo que equivale a más de un millón de dólares diarios. Los clubes de zacatecanos en Estados Unidos (180-200) negocian obras comunitarias, las apoyan económicamente y se involucran directamente en los proyectos de sus respecti- vas comunidades (Castillo, 2006). Periódicamente se reúnen con las autoridades del gobierno del estado para discutir los programas comunitarios y, recientemente (mayo, 2008), acor- daron un paquete de 99 obras y acciones, con un costo de más de 75.5 millones de pesos (El Sol de Zacatecas, 2008).Pregunta para reflexión Don Enrique Nava Semental, quien ahora tiene 86 años, reme- mora que, en Cruces: “Había puros ŽŽ ¿Qué has podido observar en tu comunidad, en relación con los jacalitos de zacate, eran años muy efectos de la migración? abundantes de agua y todo mundo sembraba con un par de bueyes, y ahora pos... ¡qué esperanzas de que hubiera bardas como ésas! ¡Ni árboles!” (Romo, 2005). 27
  21. 21. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno Siempre en movimiento. La migración como fenómeno La migración; es decir, el traslado de los seres humanos de un territorio a otro, no es un fenómeno nuevo. Desde el comienzo de la historia, estos desplazamientos han sido el mecanismo a través del cual se ha realizado el poblamiento del mundo. Hay evidencias que nos muestran que, desde tiempos inmemoriales, el hombre ha tenido la necesidad de transportarse de un lugar a otro en busca de comida, para resguardarse de las condiciones climatológicas adversas y, en general, para mejorar y proteger su vida. A lo largo de la historia, enormes cantidades de hombres y mujeres han decidido dejar su tierra de origen, ávidos de encontrar y construirse situa- ciones superiores de supervivencia, vedadas en sus lugares de procedencia. Por todo el mundo las corrientes migratorias rebasan las fronteras, los nacionalismos e, incluso, las identidades. Sin embargo, éstas no han sido las únicas causas, a muchas personas se les ha obligado a migrar como resultado de la colonización empren- dida por los grandes imperios y del tráfico de esclavos; otros han tenido que abandonar sus lugares de origen para salvarse de los conflictos bélicos o a consecuencia de desastres naturales; otros más, expulsados o perseguidos, huyen del acoso que sufren por sus ideas y creencias religiosas y políticas o por ser y actuar de manera diferente a las normas de comportamiento establecidas en una sociedad determinada; junto a éstos, no debemos pasar por alto a los menores de edad, quienes viajan con los adultos, muchas veces sin darse cuenta —debido a que son muy pequeños— o sin ser consulta- dos por sus padres. También están quienes han migrado por puras ganas, quienes lo han decidido libremente, con el fin de conocer otras culturas, de enriquecer sus saberes, de conquistar nuevos horizontes. La historia de nuestro país y nuestra cultura, al igual que la del mundo, como lo menciona Eduardo Garduño (2005): “Está marcada por innumerables migraciones que han contribuido a cons- truir lo que hoy es México. El caminar de los pueblos no es cosa de hoy, ya sea de grado o de fuerza, las personas emigran en busca de algo: un sueño, un modo de vida imagi- nado, un clima favorable a la vida; una oportunidad ante la pobreza para obtener el sustento familiar, un reto material o intelectual; o quizá la pro- mesa de fama y riqueza. También la guerra es una causa de migración. Durante la prehistoria, debido a que el homo sapiens fue un homo emi- grantis, se pobló el mundo. Las teorías de la población de América hablan de grupos humanos que se desplazaron sobre los hielos del Ártico o cruza- ron los océanos en frágiles embarcaciones.28
  22. 22. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronteras En México se conservan abundantes datos arqueológicos de las corrien- tes migratorias que conformaron y remodelaron las culturas originarias. El dominio español se manifestó como una violenta inmigración que, a su vez, obligó a multitud de indígenas a emigrar hacia las ciudades y los centros mine- ros, forzó también la inmigración de africanos bajo el régimen de esclavitud y dio inicio a la forja de nuevas identidades, nuevas expresiones que enri- quecieron una diversidad cultural sustentada en raíces indígenas, españolas, árabe-andaluzas y africanas, en los orígenes de la nueva nación mexicana. Como país de destino el territorio nacional alberga poblaciones de diverso origen étnico o nacional que han llegado, a lo largo de su historia, a partir de la época colonial. Poderosas e interminables corrientes migrato- rias caracterizan el siglo XX y los inicios del actual. Rupturas, abandonos, convicciones, devociones, apetencias, gustos y las más urgentes necesidades vitales llevan a millones de mexicanos a rebasar fronteras comunales, regio- nales, internacionales. A mediados del siglo pasado, la migración interna transformó a México de país rural a urbano, llevó la cultura de una región a otra, modificó hasta casi desaparecer muchas tradiciones y costumbres, vigorizó otras y puso a los mexicanos frente a la diversidad cultural que conforma la nación y frente al desigual desarrollo económico que ha dividido su territorio en un norte próspero y un sur empobrecido, proveedor de jornaleros agrícolas para las modernas plantaciones, mano de obra barata para las industrias empaca- doras y maquiladoras y para los servicios y el comercio irregular. La migración hacia el vecino país del norte tiene particularidades his- tóricas, marcadas por la contigüidad y las guerras de despojo, la extrema asimetría económica y las cotidianas consecuencias de compartir una extensa frontera, la más larga entre un país tan pobre como México y uno tan rico como Estados Unidos. La cultura chicana ha expresado vivamente el drama de la búsqueda y exploración de identidades de un pueblo que se niega a morir culturalmente y se reinventa en el encuentro de su historia y su presente”.Preguntas para reflexión ŽŽ ¿Conoces personas que hayan venido de otra región o de otro país? ŽŽ ¿De dónde viene tu familia? ŽŽ Traza en un mapa:  ¿De dónde viene tu familia, hasta donde puedes recordar?  Los cambios de residencia de toda tu vida, desde que naciste. ŽŽ Haz un recuento de cómo es que llegaste hasta donde vives actualmente:  ¿Cuál fue el motivo de cada cambio?  ¿Cómo lo viviste? 29
  23. 23. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno El mito fundacional de nuestra nación El mito fundacional de nuestra nación es, justamente, una migración que duraría 165 años. Los aztecas partieron de Aztlán, alrededor de 1160, decididos a caminar hasta un lugar donde encontrarían la representación del símbolo soñado. Su dios Huitzilopochtli les había prometido que encontrarían un lago con un islote, en el cual habría una roca, sobre ella un nopal y, sobre éste, un águila devorando una serpiente. Algún autor —irónicamente— ha afirmado que, enterados del paso de los migrantes y de lo que éstos buscaban, los habitantes de las diversas zonas por donde aquellos transitaban salían a espantar a toda ave que estuviera alimentándose, para evitar que los caminantes decidieran asentarse en esas regiones (Ibargüengoitia, 1998). Así, la larga marcha vino a terminar en un lago del altiplano, donde a la postre se erigiría la gran Tenochtitlan. Si infancia es destino, el futuro de la raza se había decidido. Sus hijos estaban predestinados a continuar por siempre su andar, en búsqueda de En seguida, los aztecas nuevos lugares donde el anhelo de tener una mejor vida pudiera encontrar comenzaron a venir hacia acá, existen, están pintados, condiciones adecuadas para su materialización. Siglos después, los éxodos se nombran en lengua azteca, continúan y se han diversificado. los lugares por donde vinieron pasando los mexicas. El códice llamado La tira de la peregrinación o Códice Boturini, narra el principio del éxodo azteca al salir de Aztlán. Y cuando vinieron los mexicas, ciertamente andaban sin rumbo, vinieron a ser los últimos. Al venir, cuando fueron siguiendo su camino, ya no fueron recibidos en ninguna parte. Por todas partes eran reprendidos. Nadie conocía su rostro. Por todas partes les decían: ¿Quiénes sois vosotros? ¿De dónde venís? Así en ninguna parte pudieron establecerse, sólo eran arrojados, por todas partes eran perseguidos… Códice Matritense de la Real Academia de la Historia, fol. 196 v y 197 r. Tomado de León-Portilla (1983).30
  24. 24. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronteras A partir del siglo XIX, con el surgimiento de los estados nacionales y el establecimiento de las fronteras territoria- les, esta actividad humana comenzó a ser legislada; poco a poco se establecieron controles fronterizos y se promulgaron políticas migratorias para regularizar a la población migrante, con el fin de restrin- gir y fiscalizar su ingreso a los territorios nacionales, así como para prevenir y controlar el impacto migratorio, tanto en las sociedades huéspedes como en las de origen.Al paso del tiempo, esta actividad humana se ha incrementado considera-blemente, convirtiéndose en un fenómeno muy complejo. Para la década delos noventa se calculaba que existían 190 millones de personas migrantes enel mundo. Hoy se estima que casi 200 millones de personas se inscriben enflujos migratorios (ONU, 2005), con la finalidad de instalarse, de maneratemporal o definitiva, en regiones diferentes a sus territorios de origen. Deltotal de estos migrantes internacionales, 25 millones provienen de AméricaLatina y el Caribe (CEPAL, 2006). 31
  25. 25. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno El estudio de los flujos migratorios de nuestro país arroja una diversidad muy amplia de características, que en algunos casos son peculiares y se pue- den clasificar de acuerdo con su dirección, en función del origen y destino; o por su temporalidad o duración. Por su dirección, nos referimos a: ŽŽ Emigración: el migrante deja su lugar de origen para dirigirse a otra localidad, ya sea dentro del país o en el extranjero. Se refiere a la salida o expulsión. ŽŽ Inmigración: la llegada de migrantes de otros países. Se refiere a la llegada o atracción. ŽŽ Transmigración: la estancia temporal en un país, solamente de paso hacia otro país. Elemento intermedio para referirse al fenómeno en su trayecto (de paso o de tránsito) antes de consumarse. Por el límite que cruzan: ŽŽ Interna: dentro de un mismo país. ŽŽ Interurbana: de una ciudad a otra. ŽŽ Interrural: de una zona rural a otra igual. ŽŽ Rural-urbana: del campo a la ciudad. ŽŽ Internacional: cruce de fronteras entre países. Por su duración: ŽŽ Temporal: las personas pueden desplazarse a otra localidad, pero no cambian de residencia de manera permanente, siempre están pensando en regresar. Estos migrantes pueden no tener una resi- dencia fija, pues se mueven continuamente hacia los lugares en los que hay trabajo. ŽŽ Pendular: se caracteriza por desplazamientos de ida y vuelta, que pueden implicar recorridos desde una distancia relativamente corta, hasta grandes trayectos, aunque puede ser a otra localidad o entidad. ŽŽ Estacional: está relacionada con las actividades agrícolas, como la temporada de cosecha, aunque también se da en otro tipo de activi- dades, como el asentamiento temporal alrededor de una gran mina, una obra civil de envergadura o trabajo en la industria turística durante la temporada alta de vacaciones.32
  26. 26. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronteras ŽŽ Circular: se refiere a un proceso periódico de alternancia de esta- días; en el caso de los migrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos. En México —que es el lugar donde habita su familia—, y en Estados Unidos —lugar de trabajo— se alternan por más de seis meses. Es una migración temporal que se convierte en una carrera migratoria, la cual puede durar varios años, hasta que la edad, el éxito o el fracaso, lleven al migrante a establecer per- manentemente su residencia en alguno de esos dos lugares. Es característica de hombres que viajan solos y suele cesar cuando se llevan a su familia con ellos. ŽŽ Indefinida: no existe un tiempo previsto para el retorno al lugar de origen. ŽŽ Definitiva: cambio permanente de lugar de residencia a otra locali- dad o estado. Es para siempre.Preguntas de reflexión ŽŽ ¿Qué tipo de migración realizan los niños que atiendes? ŽŽ ¿Cómo afecta sus vidas? 33
  27. 27. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno La migración internacional de México en la actualidad Si bien existen muchos tipos de flujos migratorios, el que ahora nos ocupa es la migración internacional entre México y Estados Unidos. Actualmente, nuestro país presenta una dinámica y compleja realidad migratoria, pues a partir de las dos últimas décadas, se ha constituido en una de las principa- les naciones expulsoras de mano de obra de América Latina hacia Estados Unidos y, en menor medida, hacia Canadá. Los mexicanos ocupan el pri- mer lugar de emigrantes en la región (CEPAL, 2006). Al mismo tiempo, nuestra nación es receptora de fuerza de trabajo proveniente de varios países centro y sudamericanos —principalmente de origen guatemalteco—, que se concentra en la frontera sur. A la vez, es un territorio de tránsito obligado para los migrantes sudamericanos que se dirigen a Estados Unidos y Canadá. Además, cuenta con una amplia red de rutas y flujos migratorios rural-urbano y rural-rural, dentro del propio territorio nacional. Preguntas para reflexión: En tu comunidad: ŽŽ ¿Conoces migrantes centroamericanos o sudamericanos? ŽŽ ¿Están de paso o llegaron para quedarse en México? ŽŽ ¿Cuál es su situación? ŽŽ ¿Tienen hijos? ¿Van a la escuela? ŽŽ ¿Cómo hicieron para entrar en la escuela?34
  28. 28. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronterasLa migración México-Estados UnidosÉsta es la de mayor impacto económico, social y cultural en el país. Serealiza mediante el tránsito legal, que implica contar con un permiso ofi-cial para permanecer en territorio estadounidense, o de manera irregular—ilegal o indocumentada, como generalmente se le denomina, de manerapoco pertinente—,1 y aporta diversos beneficios económicos, sociales y cul-turales, pero también altos costos y riesgos para los migrantes, sobre todopara los que emigran de manera irregular.El viajeAlgunos mexicanos, quienes tienen visa, pueden viajar en avión o en auto-bús, pero otros se van por el cerro, cruzan a nado el Río Bravo o a pie porel desierto de Sonora, exponiéndose a múltiples riesgos: ahogarse, sermordidos por víboras, morir deshidratados o de frío en el desierto; ser atra-pados por la migra y deportados o, incluso, ser cazados como animales porgrupos antiinmigrantes. Antes era menos peligroso, pero durante los últimos años el incrementode los controles fronterizos ha obligado a modificar las rutas de migraciónhacia caminos menos seguros, en los cuales muchas personas han perdidola vida. Esto mismo ha propiciado que los migrantes permanezcan en lafrontera esperando la oportunidad de cruzar; de hecho, a ese grupo tambiénse suman quienes han sido deportados y piensan reintentarlo: “Observamosdías enteros los radares, el mosquito (avión silente manejado con radar, usadoen la guerra para detectar con luz infrarroja los movimientos nocturnos)y contamos el tiempo exacto para poder brincar”. Esa situación de vulnera-bilidad los convierte en presa fácil de policías que los extorsionan, asaltanteso traficantes de drogas, “[…] ahí —en el bordo—, la espera, el hambre, elfrío hacen que muchos migrantes acepten la droga para aguantar; ésta len-tamente los atrapa y los deja como trashumantes que olvidan su propósitoy esperan que un destino trágico les arranque la esperanza inicial de ir alotro lado” ( Juárez, 2008).1 Existe un fuerte debate político y jurídico en torno al concepto ilegal, el cual se utilizapara denominar a los migrantes que se introducen en un país sin cumplir los requisitosjurídicos establecidos, debido a que ese término los ubica como delincuentes o clandesti-nos. Por recomendación, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ante la falta depertinencia de los conceptos migración ilegal o migración indocumentada, la OrganizaciónInternacional del Trabajo (OIT), en 2005, estableció el uso oficial de la noción migra-ciones irregulares, para referirse a los “fenómenos de personas que ingresan o permanecenen un país del cual no son ciudadanos, violando las leyes nacionales” (ONU, 2005). Vértambién a Magali Martín Quijano (2006). “La migración irregular en Latinoamérica: unasunto a debate”, en La demografía latinoamericana del siglo XXI. Desafíos, oportunidadesy prioridades. II Congreso de la Asociación Latinoamericana de Población. Guadalajara,México (3-5 de septiembre de 2006). 35
  29. 29. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno 37.1% Muertes en la frontera México-Estados Unidos (1996-2002) Elaborado con datos de proyecto fronterizo de California Rural Legal Assistence Foundation. www.stopgatekeeper.org Tomado de Flores y Barrera (2003).36
  30. 30. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronterasSí, en Estados Unidos, en la promesa de los dólares, losmigrantes ubican una cierta tierra prometida, pero —comoen los peregrinajes míticos— es necesario enfrentar lospeligros del desierto, las tentaciones, lo desconocido. Así,el viaje migratorio se significa imaginariamente como unatravesía cuyos sufrimientos templan el alma y aguzan lossentidos, cualidades que han de ser puestas a prueba en esaregión donde todo asume rostros terribles: la frontera. Parael migrante, la línea que nos divide de Estados Unidos sueleser una tierra donde no existe ley alguna que los proteja: lomismo son víctimas de coyotes sin escrúpulos que los aban-donan en el desierto, que de la border patrol o de los temiblesrangers, quienes los cazan con potentes rifles de mira telescó-pica. En la frontera hasta el aire tiene miedo.—¿Cómo es este proceso?—No, lo que pasa es que la primera vez que me fui, nosestaban esperando, el que le llaman el pollero o coyote, nosaguardaba en Piedras Negras, de ahí llegó él…—¿Lo contrataron desde aquí?—No, yo especialmente no, porque él iba con otros; entonces,ellos dijeron que iba a estar allá, esperándonos en un hotel.Llegó, nos sacó y dijo “yo creo que vamos a pasar la nocheaquí”; era como un mmm… no era el desierto, era como unmonte; ahí, de repente, escuchamos voces y pues todos acorrer, porque a veces es la migración, corrimos todos. Eranunos que nos querían asaltar, después de eso ya nos llevaban,yo me supongo que querían que pasáramos droga.—¿Quiénes querían que pasaran droga?—Los que nos asaltaron, porque incluso el pollero estabatemblando de miedo.(Cristina, San Luis de la Paz)( Jacobo y Manero, 2005) 37
  31. 31. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno De dónde vienen y a dónde van Regiones de origen (México) Por sus características en función de la migración, el país se puede dividir en cuatro regiones: la región tradicional o histórica ha mantenido desde hace muchos años una cultura migratoria y tiene grandes sectores de su pobla- ción trabajando en Estados Unidos. Es el caso también de la zona fronteriza, que por su proximidad geográfica ha mantenido un flujo importante de migración continua hacia el norte. En los últimos años, la migración se ha diversificado hacia otras áreas; creció el flujo de migrantes de las ciudades del centro, y se ha iniciado un movimiento importante desde el sureste. ŽŽ Histórica o tradicional: Jalisco, Colima, Nayarit, Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes, Zacatecas, Durango y San Luis Potosí. Se mantienen las tasas de expulsión de personas de las zonas migratorias tradicionales o históricas, las cuales siguen aportando el mayor porcentaje de emigrantes. En esta zona se destacan Zacatecas y Michoacán. ŽŽ Fronteriza o del norte: Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Chihuahua, Sonora, Sinaloa, Baja California y Baja California Sur. Siguen conservando su complejidad y particular dinámica migra- toria, con una alta proporción de población flotante, mucha de ella deportada o que llega de diversos lugares del país, así como de Centro, Sudamérica e, incluso, del Caribe. ŽŽ Centro: Distrito Federal, Guerrero, Hidalgo, Estado de México, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro y Tlaxcala. Ha crecido mucho la población urbana de las zonas más pobres de las ciudades, la cual se incorpora a los flujos de la migración binacional, particular- mente en los casos de entidades como el Distrito Federal, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala. ŽŽ Sureste: Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas. También se suman estas nuevas regiones y se consolidan nuevas redes y rutas migratorias en la zona sureste del país. Histórica Fronteriza Centro Tomado de Durand, Jorge y Massey, Sureste Douglas S (2003).38
  32. 32. Pensar desde el otro lado Los desafíos de una educación sin fronteras Washington North Maine Montana Dakota Oregon Vermont Minnesota New Idaho Wisconsin Hampshire South Massachusetts Dakota New York Michigan Rhode Island Wyoming Connecticut Pennsylvania New Jersey Sudoeste Nebraska Iowa Ohio Nevada Delaware Illinois Utah Indiana Maryland Colorado West Virginia Virginia KansasCalifornia Missouri Kentucky Grandes lagos North Carolina Arizona Oklahoma Tennessee Grandes planicies Arkansas South New Mexico Carolina Mississippi Georgia Louisiana Alabama Texas Costa Este Florida Tomado de Durand, Jorge y Massey, Douglas S (2003). Regiones de Destino (Estados Unidos) Durand y Massey (2003), identifican cuatro regiones principales a las que se dirigen los mexicanos en Estados Unidos: ŽŽ Región sudoeste (California, Arizona, Nuevo México y Texas). Ocupa el primer lugar de destino de los migrantes mexicanos. Es una zona en la que predomina la agricultura, además de ser la región fronteriza con México. La población migrante mexicana se concentra en mayor proporción en los estados de California y Texas. ŽŽ Región de los grandes lagos (Indiana, Illinois, Michigan, Wisconsin y Minnesota). Es la segunda con mayor movimiento migratorio y, al igual que la del sudoeste, tiene mucha actividad agrícola. ŽŽ Región de las grandes planicies (Oklahoma, Kansas, Nebraska, Missouri, Iowa, Colorado y Wyoming). Aquí empezó la migración mexicana vinculada con la industria ferrocarrilera, se redujo durante varias décadas y actualmente presenta un nuevo crecimiento, debido a la demanda de mano de obra en la industria. ŽŽ Región de la Costa Este (Georgia, las Carolinas, Pennsylvania, Nueva Jersey, Nueva York, Florida y Connecticut). Actualmente se encuentra en constitución y atrae pocos migrantes quienes, en su gran mayoría, son trabajadores temporales y se incorporan princi- palmente a la agricultura y al procesamiento de alimentos. 39
  33. 33. Capítulo I. La experiencia de la migración y algunas características del fenómeno Desarrollo histórico de la migración binacional La presencia masiva de mexicanos en territorio estadounidense se ini- cia, involuntariamente, en 1848, cuando Santa Anna firma el tratado de Guadalupe Victoria, el cual cede el territorio correspondiente a los estados de Nuevo México, Alta California, Arizona, parte de Colorado, Nevada y Utah, con todo y sus habitantes, quienes en ese entonces eran alrededor de 100 mil. ¿Alguna vez te has preguntado que pasó con ellos? Esa es otra historia que vale la pena conocer. La migración masiva a Estados Unidos no comienza sino hasta poco después de la mitad del siglo XIX, con la introducción del ferrocarril, que favoreció los despla- zamientos masivos de mexicanos hacia Estados Unidos, muchos de los cuales encontraron como destino de tra- bajo la construcción. La consolidación del fenómeno migratorio México- Estados Unidos (Durand y Massey, 2003), se inició durante el Porfiriato y se agudizó durante el movi- Aviso publicado en El Cosmopolita (Kansas miento armado revolucionario, así como en el periodo City, 1917). Tomado de Durand y Massey posrevolucionario, con el éxodo de “refugiados”, quienes (2003). huían de la violencia. Se suman los grandes contin- gentes de mano de obra pendular que se empleaba en los centros ferroviarios. Lo anterior coincide con la I Guerra Mundial, después de la cual regre- saron los trabajadores y se produjo la Gran Recesión, episodio durante el cual hubo mucho desempleo, dando lugar a varias épocas de deportaciones. Posteriormente, vino la II Guerra Mundial e hizo falta mucha mano de obra para suplir a todos los soldados que se marcharon al frente de batalla, por lo que se instauró el Programa Bracero (1942-1964), para la contrata- ción temporal de trabajadores mexicanos, ante la necesidad de mano de obra barata para impulsar la agricultura en Estados Unidos. En ese periodo predominó la migración temporal y estacional, que llegó a ser circular y duraría varias décadas. De 1965 a 1986, hubo un gran flujo personas indocumentadas que se concentró en algunas regiones estadounidenses. En esa época se institucio- nalizó la frontera común, para controlar y regular el tránsito de los migrantes mexicanos. En 1987, se implementó la Immigration Reform and Control Act (IRCA, 1986), mediante la cual se llevó a cabo un proceso masivo de legalización de indocumentados mexicanos, quienes entonces vivían en el país vecino, y se continúa bajo el amparo de diferentes medidas guber- namentales: el Programa de Amnistía; Programa Huésped para Trabajadores Agrícolas y los Programas de Reunificación Familiar. El proceso impulsado por el IRCA, permitió la legalización de la estancia en Estados Unidos de millones de mexicanos junto con sus familias, al favorecer su permanen- cia por tiempo indefinido o definitivo, a la vez que impulsó un proceso40

×