MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS
He aquí algunas buenas preguntas que podemos hacernos, hasta que decidamos cuál va a ser la canción, nuestra verdadera can...
[…] Un desierto es un lugar en el que la vida está muy condensada. Las raíces de las cosas vivas se aferran a la última go...
Como los huesos secos, muchas veces empezamos en el desierto. Nos sentimos privadas de nuestros privilegios, alienadas, si...
El desierto no es tan exuberante como un bosque o una selva. En él las formas de vida son muy intensas y misteriosas. Much...
Es posible que la psique de una mujer se haya abierto camino hacia el desierto por resonancia, o como consecuencia de pasa...
[…] Algunas mujeres no quieren estar en el desierto psíquico. Aborrecen su fragilidad y su frugalidad. Una y otra vez inte...
No te engañes. Vuelve atrás, regresa junto a la roja flor del cactus y ponte en camino  para recorrer resueltamente el últ...
¿Quieres un consejo psicoanalítico?  Ve a recoger los huesos.
He aquí algunas buenas preguntas que podemos hacernos, hasta que decidamos cuál va a ser la canción, nuestra verdadera can...
MUJERES  QUE  CORREN CON LOS LOBOS  Arte digital: Anamaría Aguilar Posada Música: “Divenire”  Interpretación: Ludovico Ein...
 
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Mujeres que corren con los lobos

1.850 visualizaciones

Publicado el

De la Colección: Caricias para el Alma

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.850
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
32
Acciones
Compartido
0
Descargas
18
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Mujeres que corren con los lobos

  1. 1. MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS
  2. 2. He aquí algunas buenas preguntas que podemos hacernos, hasta que decidamos cuál va a ser la canción, nuestra verdadera canción. ¿Qué ha ocurrido con la voz de mi alma? ¿Cuáles son los huesos enterrados de mi vida? ¿Cuál es mi relación con el Yo instintivo? ¿Cuándo fue la última vez que corrí libremente? ¿Cómo conseguiré que la vida vuelva a cobrar vida? ¿Adónde se fue La Loba? […]Ya no somos una solución aguada, una cosa frágil que se disuelve. No, estamos en fase de transformación.
  3. 3. […] Un desierto es un lugar en el que la vida está muy condensada. Las raíces de las cosas vivas se aferran a la última gota de agua y la flor conserva la humedad, apareciendo tan sólo a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde. La vida en el desierto es pequeña pero brillante y buena parte de lo que ocurre tiene lugar bajo tierra. Como en las vidas de muchas mujeres.
  4. 4. Como los huesos secos, muchas veces empezamos en el desierto. Nos sentimos privadas de nuestros privilegios, alienadas, sin relación tan siquiera con un grupo de cactus.
  5. 5. El desierto no es tan exuberante como un bosque o una selva. En él las formas de vida son muy intensas y misteriosas. Muchas de nosotras hemos vivido vidas desérticas; pequeñas en la superficie y enormes bajo tierra. La Loba nos muestra lo valiosas que son las cosas que pueden surgir de esta clase de distribución psíquica.
  6. 6. Es posible que la psique de una mujer se haya abierto camino hacia el desierto por resonancia, o como consecuencia de pasadas crueldades, o porque no le permitieron vivir una vida más amplia en la superficie. Muy a menudo una mujer tiene la sensación de vivir en un lugar vacío, en el que a veces sólo hay un cactus con una flor de brillante color rojo, y nada más en mil kilómetros a la redonda. 
  7. 7. […] Algunas mujeres no quieren estar en el desierto psíquico. Aborrecen su fragilidad y su frugalidad. Una y otra vez intentan poner en marcha su oxidado cacharro y bajar dando tumbos por el camino hacia la resplandeciente ciudad soñada de la psique. Pero sufren una decepción, pues lo exuberante y lo salvaje no está allí. Está en el mundo espiritual, en aquel mundo entre los mundos, en aquel Río Bajo el Río.
  8. 8. No te engañes. Vuelve atrás, regresa junto a la roja flor del cactus y ponte en camino para recorrer resueltamente el último y duro kilómetro.
  9. 9. ¿Quieres un consejo psicoanalítico?  Ve a recoger los huesos.
  10. 10. He aquí algunas buenas preguntas que podemos hacernos, hasta que decidamos cuál va a ser la canción, nuestra verdadera canción. ¿Qué ha ocurrido con la voz de mi alma? ¿Cuáles son los huesos enterrados de mi vida? ¿Cuál es mi relación con el Yo instintivo? ¿ Cuándo fue la última vez que corrí libremente? ¿Cómo conseguiré que la vida vuelva a cobrar vida? ¿Adónde se fue La Loba? […]Ya no somos una solución aguada, una cosa frágil que se disuelve. No, estamos en fase de transformación . Como los huesos secos, muchas veces empezamos en el desierto. Nos sentimos privadas de nuestros privilegios, alienadas, sin relación tan siquiera con un grupo de cactus. […] Un desierto es un lugar en el que la vida está muy condensada. Las raíces de las cosas vivas se aferran a la última gota de agua y la flor conserva la humedad, apareciendo tan sólo a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde. La vida en el desierto es pequeña pero brillante y buena parte de lo que ocurre tiene lugar bajo tierra. Como en las vidas de muchas mujeres. El desierto no es tan exuberante como un bosque o una selva. En él las formas de vida son muy intensas y misteriosas. Muchas de nosotras hemos vivido vidas desérticas; pequeñas en la superficie y enormes bajo tierra. La Loba nos muestra lo valiosas que son las cosas que pueden surgir de esta clase de distribución psíquica. Es posible que la psique de una mujer se haya abierto camino hacia el desierto por resonancia, o como consecuencia de pasadas crueldades, o porque no le permitieron vivir una vida más amplia en la superficie. Muy a menudo una mujer tiene la sensación de vivir en un lugar vacío, en el que a veces sólo hay un cactus con una flor de brillante color rojo, y nada más en mil kilómetros a la redonda.  […] Algunas mujeres no quieren estar en el desierto psíquico. Aborrecen su fragilidad y su frugalidad. Una y otra vez intentan poner en marcha su oxidado cacharro y bajar dando tumbos por el camino hacia la resplandeciente ciudad soñada de la psique. Pero sufren una decepción, pues lo exuberante y lo salvaje no está allí. Está en el mundo espiritual, en aquel mundo entre los mundos, en aquel Río Bajo el Río. No te engañes. Vuelve atrás, regresa junto a la roja flor del cactus y ponte en camino para recorrer resueltamente el último y duro kilómetro. ¿ Quieres un consejo psicoanalítico?  Ve a recoger los huesos. MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS - FRAGMENTO Clarissa Pinkola Estés
  11. 11. MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS Arte digital: Anamaría Aguilar Posada Música: “Divenire” Interpretación: Ludovico Einaudi PowerPoint: Anamaría Aguilar Posada y Julia López Martínez Colección: “Caricias para el Alma” (Fragmento)

×