M A N I F I E S T O    C O M U N I S T A    C A R L O S    M A R XF E D E R I C O    E N G E L S      Ediciones elaleph.com
Editado por         elaleph.com© 2000 – Copyright www.elaleph.com   Todos los Derechos Reservados
MANIFESTO             COMUNISTA                 Nota Preliminar    De las varias ediciones castellanas del Manifiestopocas...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSGarcía Quejido hizo una edición que hasta elmomento es la mejor. Conociendo todas lasanterior...
MANIFESTO          COMUNISTAdiluido esa característica de Marx y Engels, tanvisible en el Manifiesto, lo que va en perjuic...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScuanto a interpretación, su texto no difiere en nadadel presente.                         6
MANIFESTO         COMUNISTA                         I                  PREFACIOS    La Liga de los Comunistas, Sociedad ob...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSRepublican", traducido por la señorita ElenaMacfarlane, y en 1871 se han hecho al menos trest...
MANIFESTO            COMUNISTAdesenvuelve paralelamente; dadas las experiencias,primero, de la revolución de Febrero, y de...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSprecedida de una introducción que pueda llenar lalaguna entre 1847 y hoy; la actual reimpresi...
MANIFESTO         COMUNISTA                        II       EL MANIFIESTO COMUNISTA    Desgraciadamente, tengo que firmar ...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSintelectual de esta época; que, por consecuencia(después de la desaparición de la primitivapr...
MANIFESTO          COMUNISTA                         III    Después de escrito lo que precede ha sidonecesaria una nueva e...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSlo mismo. Cuan reducido era el terreno de accióndel movimiento proletario en el momento de la...
MANIFESTO         COMUNISTAmonopolio industrial de la Europa Occidentaldesaparecerá rápidamente. Estas dos circunstanciasr...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScampesinos.    "Se trato, entonces, de saber si la comunidadrural rusa, forma ya muy desnatur...
MANIFESTO         COMUNISTAhaber detenido al traductor, han sido omitidos, yaquí y allá se notan trazas de negligencia que...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSreproducido en la presente. edición algunas notas deesa traducción inglesa.     El Manifiesto...
MANIFESTO           COMUNISTAEste programa – el preámbulo de los Estatutos dela Internacional – fue redactado por Marx con...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSteoría formulada en el Manifiesto. Y así la historiadel Manifiesto refleja hasta cierto punto...
MANIFESTO           COMUNISTAmuy instintivo, a veces un poco grosero; pero fueasaz pujante para producir dos sistemas deco...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSsubsisten todavía, y no hay mejor prueba que lajornada de este día. En el momento en que escr...
MANIFESTO         COMUNISTA                 MANIFIESTO    Un fantasma recorre Europa: el fantasma delcomunismo. Todas las ...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScomunistas expongan a 1a faz del mundo su manerade ver, sus fines y sus tendencias; que opong...
MANIFESTO           COMUNISTA                          I        BURGUESES Y PROLETARIOS    La historia de toda sociedad ha...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScondiciones sociales. En la antigua Roma hallamospatricios, caballeros, plebeyos y esclavos; ...
MANIFESTO          COMUNISTAcolonización de América, el comercio colonial, lamultiplicación de los medios de cambio y deme...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSuniversal, preparado por el descubrimiento deAmérica.      El     mercado     mundial     ace...
MANIFESTO          COMUNISTAuniversal, se apodera finalmente del Poder político– con exclusión de las otras clases – en el...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSvenerables y veneradas. Del médico, deljurisconsulto, del sacerdote, del poeta, del sabio, ha...
MANIFESTO          COMUNISTAesta agitación y esta inseguridad perpetuasdistinguen a la época burguesa de todas lasanterior...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSque no emplean materias primas indígenas, sinomaterias primas venidas de las regiones másalej...
MANIFESTO         COMUNISTAlos extranjeros. Bajo pena de muerte, obliga a todaslas naciones a adoptar el modo burgués depr...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSnación, bajo un solo Gobierno, una sola ley, un solointerés nacional de clase, una sola tarif...
MANIFESTO          COMUNISTAtransformaron en otras tantas cadenas. Era precisoromper esas cadenas, y se rompieron. En su l...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSse extiende sobre la sociedad: la epidemia de lasuperproducción. La sociedad se encuentrasúbi...
MANIFESTO         COMUNISTA    Las armas de que se sirvió la burguesía paraderribar al feudalismo se vuelven ahora contra ...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSperpetuar su raza. Según eso, el precio del trabajo,como el de toda mercancía, es igual a su ...
MANIFESTO           COMUNISTAmoderna, con mayor facilidad es suplantado eltrabajo de los hombres por el de las mujeres y l...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSaislados; enseguida, por los obreros de una mismafábrica, y a1 fin, por los obreros del mismo...
MANIFESTO         COMUNISTAcondiciones es una victoria burguesa.    Luego, la industria, en su desarrollo, no sóloacrecien...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSmenos el éxito inmediato que la solidaridadaumentada de los trabajadores. Esta solidaridad es...
MANIFESTO           COMUNISTAlucha permanente; al principio, contra laaristocracia; después, contra aquellas fracciones de...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSparte de la burguesía se pasa al proletariado,principalmente aquella parte de los ideólogosbu...
MANIFESTO         COMUNISTAembargo, sus condiciones de vida la predispondránmás bien a venderse a la reacción.    Las cond...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELS    Todos los movimientos históricos han sidohasta ahora realizados por minorías en provecho ...
MANIFESTO         COMUNISTAcondiciones de existencia que le permitan vivir en laservidumbre. El siervo, en peno régimen fe...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSel acrecentamiento del capital; la condición deexistencia del capital es el salariado, que re...
MANIFESTO        COMUNISTA                        II      PROLETARIOS Y COMUNISTAS    ¿Cuál es la posición de los comunist...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScomunes a todo el proletariado; y    2° En las diferentes fases de la lucha entreproletarios ...
MANIFESTO        COMUNISTA    El régimen de la propiedad ha sufridoconstantes cambios, continuas transformacioneshistórica...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELStenemos que abolirla: el progreso de la industria laha abolido o está en camino de abolirla. ...
MANIFESTO         COMUNISTAtodos los miembros de la sociedad, no es unapropiedad personal que se cambia en propiedadsocial...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSde enriquecer y de hermosear la existencia de lostrabajadores.     En la sociedad burguesa el...
MANIFESTO           COMUNISTAburguesía misma.    ¡Estáis sobrecogidos de horror porquequeremos abolir la propiedad privada...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSde apropiarse de los productos sociales; no quitasino el poder de sojuzgar el trabaja de otro...
MANIFESTO          COMUNISTAapliquéis a la abolición de la propiedad burguesa elsello de vuestras nociones burguesas de li...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScomplemento en la supresión forzosa de todafamilia para el proletario y en la prostituciónpúb...
MANIFESTO          COMUNISTAde familia para el proletario y transforma a los niñosen simples objetos de comercio, en simpl...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELS    El matrimonio burgués es en realidad lacomunidad de las mujeres casadas. Todo lo más dequ...
MANIFESTO           COMUNISTAde los diferentes proletariados, al menos en 1ospaíses civilizados, es una de las primerascon...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELShecho de que en el seno de la vieja sociedad loselementos de una nueva se han formado y que l...
MANIFESTO          COMUNISTAanterior".    ¿A que se reduce esta objeción? La historia detoda sociedad se resume en el desa...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSproletariado en clase directora, la conquista delpoder público por la democracia.    El prole...
MANIFESTO         COMUNISTA    3° Abolición de la herencia;    4° Confiscación de la propiedad de losemigrados y rebeldes;...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSconcentrada toda la producción en manos de losindividuos asociados, entonces perderá el Poder...
MANIFESTO          COMUNISTA                        IIILITERATURA SOCIALISTA Y COMUNISTA    I. EL SOCIALISMO REACCIONARIOA...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSde la Restauración, había llegado a ser inaplicable.Para crearse simpatías era menester que l...
MANIFESTO           COMUNISTAdemuestran que su modo de explotación eradistinto del de 1a burguesía olvidan una cosa, y esq...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSclerical marcha unido con el socialismo feudal.    Nada más fácil que recubrir con un barniz ...
MANIFESTO         COMUNISTApequeños burgueses que oscila entre el proletariadoy la burguesía. Parte complementaria de la s...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSde una manera irrefutable los efectos mortíferos delmaquinismo y de la división del trabajo, ...
MANIFESTO          COMUNISTAabandonado a una indignante melancolía.C. El socialismo          alemán     o    socialismo"ve...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSla voluntad de los burgueses revolucionarios deFrancia no expresaban a sus ojos sino las leye...
MANIFESTO         COMUNISTA"ciencia alemana del socialismo", "base filosóficade1 socialismo", etc.     De esa manera se ca...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSreinvindicaciones socialistas con el movimientopolítico. Pudo lanzar los anatemas tradicional...
MANIFESTO          COMUNISTAmodo en un arma en manos de los Gobiernos,representaba directamente, por otra parte, uninterés...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSnormal y el filisteo alemán el hombre normal. Atodas las infamias de este hombre normal 1es d...
MANIFESTO         COMUNISTA    Citemos como ejemplo la Filosofía de laMiseria, de Proudhón.    Los socialistas burgueses q...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELStransformación de las relaciones de la vida materialeste socialismo no entiende en modo algun...
MANIFESTO         COMUNISTAgrandes revoluciones modernas ha formulado lasreivindicaciones del proletariado (los escritos d...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSacción de los elementos disolventes en la sociedaddominante. Pero no advierten del lado delpr...
MANIFESTO          COMUNISTAde clases. Desean mejorar las condiciones materialesde la vida para todos los miembros de la s...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSvalor para instruir a los obreros. Sus proposicionespositivas referentes a la sociedad futura...
MANIFESTO          COMUNISTAevolución histórica del proletariado. Buscan, pues, yen esto son lógicos, entorpecer la lucha ...
CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELS                         IV POSICION DE LOS COMUNISTAS ANTE         LOS DIFERENTES         PA...
Karl Marx. Manifiesto Comunista
Karl Marx. Manifiesto Comunista
Karl Marx. Manifiesto Comunista
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Karl Marx. Manifiesto Comunista

5.765 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
5.765
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.063
Acciones
Compartido
0
Descargas
74
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Karl Marx. Manifiesto Comunista

  1. 1. M A N I F I E S T O C O M U N I S T A C A R L O S M A R XF E D E R I C O E N G E L S Ediciones elaleph.com
  2. 2. Editado por elaleph.com© 2000 – Copyright www.elaleph.com Todos los Derechos Reservados
  3. 3. MANIFESTO COMUNISTA Nota Preliminar De las varias ediciones castellanas del Manifiestopocas son buenas y ninguna excelente. La primerafue hecha, según parece, por José Mesa, traductortambién de Miseria de la filosofía, de Carlos Marx.En ediciones sucesivas, y alguna de ellas en laArgentina, se reprodujo ese texto, descuidadamentey sin revisarlo siquiera con la edición francesa,excelente por más de un concepto. Más tarde sepublicó una nueva versión española, hecha sobre latraducción francesa de Carlos Andler. La traducciónde Andler está hecha sin ningún escrúpulo y conuna interpretación tan poco rigurosa de muchospasajes, que desvirtúa más de un concepto. Esnatural que la edición castellana que tomó esta base,adolezca de los mismos defectos. En el año 1924 3
  4. 4. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSGarcía Quejido hizo una edición que hasta elmomento es la mejor. Conociendo todas lasanteriores, siguió la francesa de Laura Lafargue, ymejoró el texto de la primera, que se supone deMesa. En estos intervalos, especialmente después dela revolución rusa, se publican dos o tres edicionesanónimas y tan malas que sólo merecen unareferencia condenatoria. Dos se han publicadoúltimamente en España: la primera traducida por untal Antonio Atienza y la segunda por E. GonzálezBlanco. Ambas exigen un juicio análogo al de lasanónimas que hemos mencionado. En nuestro país se reprodujo hace años laprimera versión española y también se hizo unaedición de la de García Quejido. Tanto en laprimera como en la segunda se siguió el pernicioso"sistema editorial" de copiar simplemente, sinaveriguar la fidelidad del texto ni hasta dónde esposible mejorarlo. Para esta edición hemos tomado como base lade García Quejido y la francesa de Laura Lafargue.La versión de Laura Lafargue es de una notableconcisión y conserva toda la fuerza poderosa delmodo de expresión que tuvieron los autores delManifiesto. En algunos párrafos García Quejido ha 4
  5. 5. MANIFESTO COMUNISTAdiluido esa característica de Marx y Engels, tanvisible en el Manifiesto, lo que va en perjuicio de suprolijo trabajo. El texto de esta edición está másaproximado al límpido de la de Lafargue. El Manifiesto Comunista es el documentorevolucionario más importante y de ideas históricasmás seguras que nunca se haya escrito. Siempre esnecesario acudir a él como la fuente más clara de ladoctrina para así conocerla incontaminada y evitarel contagio reformista. Y avalorar esta edición conel ensayo de Antonio Labriola es acompañarla delpensamiento de uno de los más hondos y sagacesexpositores del marxismo. M. P. ALBERTI. NOTA.– Se han publicado dos nuevas edicionescastellanas mientras ésta estaba en prensa. Una,hecha en París por la Biblioteca Marxista, seanunció como la "primera edición fundamental deesta obra en lengua española", y no es más que unacopia, con leves modificaciones, de la de GarcíaQuejido. La obra tiene el mérito de ser traducida delalemán, con notas muy extensas de Riazánof, con elnuevo ensayo de Labriola y varios apéndices. En 5
  6. 6. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScuanto a interpretación, su texto no difiere en nadadel presente. 6
  7. 7. MANIFESTO COMUNISTA I PREFACIOS La Liga de los Comunistas, Sociedad obrerainternacional que no podía vivir sino en secreto,dadas las condiciones de la época, encargó a los quesuscriben, delegados al Congreso celebrado enLondres en 1847, que redactaran y publicaran unprograma detallado del Partido, a la vez teórico ypráctico. Tal es el origen de este Manifiesto, cuyomanuscrito fue enviado a Londres para suimpresión algunas semanas antes de la revoluciónde Febrero. Publicado primero en alemán, se hanhecho en este idioma lo menos doce edicionesdiferentes en Alemania, Inglaterra y América. Haaparecido en inglés en Londres en l850, en el "Red 7
  8. 8. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSRepublican", traducido por la señorita ElenaMacfarlane, y en 1871 se han hecho al menos trestraducciones diferentes en América. Apareció enfrancés en París algún tiempo antes de lainsurrección de junio de 1848, y recientemente en"L’Socialiste", de Nueva York. Se prepara en estemomento otra edición. Hízose en Londres unaedición en polaco poco tiempo después de laprimera edición alemana, En Ginebra apareció enruso algunos años después de 1860. Ha sidotraducido al danés a poco de su publicación original. Aunque las condiciones hayan cambiado muchoen los últimos veinticinco años, los principiosgenerales expuestos en este Manifiesto conservanen conjunto todavía la mayor exactitud. Algunospuntos deberían ser retocados. El mismo Manifiestoexplica que la aplicación de los principios dependerásiempre y en todo caso de las circunstanciashistóricas existentes, y que, por tanto, no debe darsemucha importancia a las medidas revolucionariasenumeradas al final del capitulo II. Este pasaje seríaredactado hoy de muy distinta manera en más de unpunto. Dado el desenvolvimiento colosal de lagrande industria en los últimos veinticinco años, y laorganización de 1a clase obrera en partido, que se 8
  9. 9. MANIFESTO COMUNISTAdesenvuelve paralelamente; dadas las experiencias,primero, de la revolución de Febrero, y después,sobre todo, de la Comuna de París, que eleva por 1aprimera vez al proletariado, durante dos meses, alPoder político, este programa está envejecido enciertos puntos. La Comuna ha demostradoprincipalmente que "no basta con que la claseobrera se apodere de la máquina del Estado parahacerla servir a sus propios fines". (Véase "Laguerra civil en Francia", notabilísimo Manifiesto delConsejo General de la Asociación Internacional delos Trabajadores, donde esta idea está másextensamente desarrollada). Además, evidentemente, la crítica de la literatura socia1ista es en estosmomentos incompleta, pues sólo llega a 1847, y alpropio tiempo, si las observaciones que se hacensobre la posición de los comunistas ante losdiferentes partidos de oposición (capítu1o IV) sonexactas todavía en sus trazos generales, estánenvejecidas en detalle, pues la situación política hacambiado completamente y la evolución histórica hahecho desaparecer a la mayoría de los partidos quese enumeran. Sin embargo, el Manifiesto es undocumento histórico: que no tenemos derecho amodificar. Una edición posterior quizá sea 9
  10. 10. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSprecedida de una introducción que pueda llenar lalaguna entre 1847 y hoy; la actual reimpresión hasido demasiado rápida para poder escribirla. CARLOS MARX FEDERICO ENGELS Londres, 24 de junio de 1872. 10
  11. 11. MANIFESTO COMUNISTA II EL MANIFIESTO COMUNISTA Desgraciadamente, tengo que firmar solo elprefacio de esta edición. Marx, el hombre a quien laclase obrera de Europa y América debe más que aningún otro, Marx reposa al presente en elcementerio de Highgate y sobre su tumba verdea yael primer césped. Después de su muerte no esocasión de rehacer o de completar el Manifiesto.Creo, pues, necesario recordar aquí explícitamentelo que sigue. La idea fundamental e íntima del Manifiesto – asaber: que la producción económica y la estructurasocial que resulta forman indefectiblemente, en cadaépoca histórica, la base de la historia política e 11
  12. 12. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSintelectual de esta época; que, por consecuencia(después de la desaparición de la primitivapropiedad común del suelo), toda la historia ha sidouna historia de luchas de clases, de luchas entre lasclases explotadas y las clases explotadoras, entre lasclases dominadas y las clases dominantes, en losdiferentes estados de su desenvolvimiento histórico;pero que esa lucha atraviesa actualmente una etapaen que la clase explotada y oprimida (elproletariado) no puede emanciparse de la clase quela explota y oprime sin emancipar al propio tiempo,y para siempre, a toda la sociedad de la explotación,de la opresión y de las luchas de clases, – esta ideafundamental pertenece única y exclusivamente aMarx. Lo he declarado a menudo; pero al presentees preciso que esta declaración figure a la cabeza delManifiesto. F. ENGELS. Londres, 26 de junio de 1883. 12
  13. 13. MANIFESTO COMUNISTA III Después de escrito lo que precede ha sidonecesaria una nueva edición alemana del Manifiesto,e interesa recordar aquí los acontecimientos con élrelacionados. Una segunda traducción rusa – porVera Zassulitch – apareció en Ginebra en 1882;Marx y yo redactamos el prefacio.Desgraciadamente, he perdido el manuscrito alemánoriginal, y debo retraducir del ruso; lo que no es deningún beneficio para el texto. "La primera edición rusa del MANIFIESTODEL PARTIDO COMUNISTA, traducido porBakunin, apareció después de 1860 en la imprentadel "Kolokol. En ese momento, una edición rusa deesta obra tenía tanto más que para el Occidente laimportancia de una curiosidad literaria. Ahora no es 13
  14. 14. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSlo mismo. Cuan reducido era el terreno de accióndel movimiento proletario en el momento de laaparición del Manifiesto (enero de l848) es lo queresalta bien del último capítulo: Posición de loscomunistas ante los diferentes partidos deoposición. Rusia y los Estados Unidos,especialmente, no fueron mencionados. Era elmomento en que Rusia formaba la última granreserva de la reacción europea y en que laemigración a los Estados Unidos absorbía el totalexceso de las fuerzas del proletariado de Europa.Estos dos países proveían a Europa de primerasmaterias y le ofrecían al propio tiempo mercadopara la venta de sus productos industriales. Los dosservían, pues, de una y otra manera, de contrafuertea la organización social de Europa. "¡Cuán cambiado está todo! Precisamente laemigración europea ha hecho posible el colosaldesenvolvimiento de la agricultura en América delNorte, cuya competencia ha conmovido en suscimientos a la grande y pequeña propiedadterritorial de Europa.. Es ella la que ha dado a losEstados Unidos, simultáneamente, la facultad deemprender la explotación de sus grandes recursosindustriales, con energía y medida tales que el 14
  15. 15. MANIFESTO COMUNISTAmonopolio industrial de la Europa Occidentaldesaparecerá rápidamente. Estas dos circunstanciasrepercuten a su vez sobre la misma América. Lapequeña y la media propiedad campesina, piedraangular de la organización política de América,desaparece de continuo bajo la concurrencia de lasexplotaciones agrícolas gigantescas, mientras que enla industria se forma por la primera vez unnumeroso proletariado al lado de una fabulosaconcentración de capital. "Pasemos a Rusia. Al producirse la revoluciónde 1848- 49, los monarcas de Europa, así como laburguesía veían en la intervención rusa el únicomedio de salvación contra el proletariado, queempezaba a tener conciencia de su fuerza. Hicierondel zar el jefe de la reacción europea. Ahora es enGatchina, el prisionero de guerra de la Revolución,y Rusia está en la vanguardia del movimientorevolucionario de Europa. "El MANIFIESTOCOMUNISTA se propuso proclamar ladesaparición próxima e inevitable de la propiedadburguesa. Pero en Rusia, al lado del capitalismo, quese desarrolla febrilmente, y de la propiedadterritorial burguesa en vías de formación, más de lamitad del suelo es propiedad común de los 15
  16. 16. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScampesinos. "Se trato, entonces, de saber si la comunidadrural rusa, forma ya muy desnaturalizada de laprimitiva propiedad común del suelo, pasarádirectamente a una forma comunista superior de lapropiedad territorial, o bien si debe seguir desdeluego el mismo proceso de disolución que hasufrido en el desenvolvimiento histórico deOccidente. "La única respuesta que se puede dar hoy a estacuestión es la siguiente: si la revolución rusa da laseñal de una revolución obrera en occidente, y lasdos se completan, la propiedad común actual deRusia podrá servir de punto de partida a unarevolución comunista. "Londres, 21 de enero de 1882." Una nueva traducción polaca apareció hacia esaépoca en Ginebra: MANIFESTKOMMUNISTYCZNY. Después, una nueva traducción danesa haaparecida en la "Socialdemokratik Bibliothek",Copenhague, l885. Desgraciadamente, no estácompleta; algunos pasajes esenciales, que parecen 16
  17. 17. MANIFESTO COMUNISTAhaber detenido al traductor, han sido omitidos, yaquí y allá se notan trazas de negligencia que sontanto más lamentables cuanto que se ve por el restoque la traducción habría podido ser excelente conun poco más de cuidado. En 1886 aparece una nueva traducción francesaen "Le Socialiste, de París; es hasta ahora la mejor. Después de ésta ha aparecido en el mismo añouna versión española, primero en "El Socialista" yluego en folleto: MAMIFIESTO DEL PARTIDOCOMUNISTA, Madrid. A título de curiosidad diré que en 1887 fueofrecido a un editor de Constantinopla elmanuscrito de una traducción armenia; el excelentehombre no tuvo el valor de imprimir un folletosobre el cual figuraba el nombre de Marx, y pensóque sería preferible que el traductor apareciesecomo autor; lo que éste se negó a hacer. Después han sido reimpresas diferentes veces enInglaterra ciertas traducciones americanas más omenos inexactas, y por fin una traducción auténticaha aparecido en 1888. Esta es debida a mi amigoSamuel Moore, y ha sido revisada por los dos antesde su impresión. Lleva por titulo: MANIFESTOOF THE COMMUNIST PARTY, Londres. Yo he 17
  18. 18. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSreproducido en la presente. edición algunas notas deesa traducción inglesa. El Manifiesto tiene vida propia. Recibido conentusiasmo en el momento de su aparición por lavanguardia poco numerosa del socialismo científico(como lo prueban las traducciones citadas en elprimer prefacio), fue pronto relegado al olvido porla reacción que siguió a la derrota de 1os obrerosparisinos en junio de 1848 y proscrito "por ley" aconsecuencia de la condena de los comunistas deColonia en noviembre de 1852. Como elmovimiento obrero que se inició con la revoluciónde Febrero, el Manifiesto también desaparece de laescena política. Cuando la clase obrera europea huborecuperado las fuerzas para un nuevo asalto contrael poderío de las clases dominantes, nació laAsociación Internacional de los Trabajadores. Estatenía por objeto reunir en un inmenso ejército atoda la clase obrera de Europa y América. Nopodía, pues, partir de los principios expuestos en elManifiesto. Debía darse un programa que no cerrarala puerta a las "Trade-Unions" (Uniones industrialesinglesas), a los prudonianos franceses, belgas,italianos y españoles ni a los lasalianos alemanes. 18
  19. 19. MANIFESTO COMUNISTAEste programa – el preámbulo de los Estatutos dela Internacional – fue redactado por Marx con unamaestría que fue reconocida hasta par Bakunin y losanarquistas. Para la victoria definitiva de lasproposiciones insertas en el Manifiesto, Marx seremitía únicamente al desarrollo intelectual de laclase obrera que debía resultar de la comunidad deacción y de discusión. Los acontecimientos y lasvicisitudes de la lucha contra el capital, las derrotasmás todavía que los éxitos, no podían dejar de hacersentir a los combatientes la insuficiencia de todassus panaceas y de tornarlos capaces de penetrarhasta las verdaderas condiciones de la emancipaciónobrera, Marx tenía razón. La clase obrera de 1874,después de la disolución de la Internacional, eradiferente de la de l864, en el momento de sufundación. El prudonismo de los países latinos y ellasalismo propiamente dicho en Alemania estabanen la agonía, y las mismas Uniones industrialesinglesas, entonces ultraconservadoras, se acercabanpoco a poco al momento en que el presidente delCongreso de Swansea, en 1887, pudiera decir en sunombre: "El socialismo continental ha dejado de serpara nosotros un espantajo". Pero el socialismocontinental casi estaba identificado en 1887 con la 19
  20. 20. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSteoría formulada en el Manifiesto. Y así la historiadel Manifiesto refleja hasta cierto punto la historiadel movimiento obrero moderno desde 1848.Actualmente es, sin duda, la obra más extendida, lamás internacional de toda la literatura socialista, elprograma común de millones de obreros de todoslos países, de Siberia a California. Y sin embargo, cuando apareció no pudimostitularle Manifiesto "socialista". En 1847 secomprendía bajo este nombre de socialista dosgéneros de personas. De un lado, los partidarios dediferentes sistemas utópicos, especialmente losowenistas en Inglaterra y los furieristas en Francia,que no eran ya unos y otros sino simples sectasagonizantes. De otra parte, los múltiples curanderosque querían, con sus panaceas variadas y con todasuerte de remiendos, suprimir las miserias socialessin tocar el capital y el interés. En ambos casos,agentes que vivían fuera del movimiento obrero yque buscaban más bien apoyo cerca de las clases"instruidas". Al contrario, esa parte de los obrerosque, convencida de la insuficiencia de los simplestrastornos políticos, quería una transformaciónfundamental de la sociedad se llamaba entonces"comunista". Era un comunismo apenas elaborado, 20
  21. 21. MANIFESTO COMUNISTAmuy instintivo, a veces un poco grosero; pero fueasaz pujante para producir dos sistemas decomunismo: en Francia, la "Icaria", de Cabet, y enAlemania, el de Weitling. El socialismo representabaen 1847 un movimiento burgués; el comunismo, unmovimiento obrero. El socialismo era, al menos enel Continente, un pasatiempo mundano; elcomunismo era otra cosa. Y como nosotrosopinábamos por entonces muy claramente que "laemancipación de los trabajadores debe ser obra delos trabajadores mismos", no pudimos vacilar uninstante sobre la denominación que escogeríamos.Después no se nos ha ocurrido jamás modificarla. "Proletarios de todos los países, ¡uníos!". Sóloalgunas voces nos respondieron cuando lanzamosestas palabras por el mundo, hace ya cuarenta y dosaños, en vísperas de la primera revoluciónparisiense, en la cual el proletariado se insurreccionóen nombre de sus propias reivindicaciones. Mas el28 de setiembre de 1864 los proletarios de lamayoría de los países de la Europa Occidental sereunieron en la Asociación Internacional de losTrabajadores, de gloriosa memoria. La Internacionalno vivió sino nueve años; pero los lazos que ellaestableció entre los proletarios de todos los países 21
  22. 22. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSsubsisten todavía, y no hay mejor prueba que lajornada de este día. En el momento en que escriboestas líneas el proletariado de Europa y Américapasa revista a sus fuerzas, por la primera vezmovilizadas en un solo ejército, bajo la mismabandera y para un objetivo inmediato: la fijaciónlegal de la jornada normal de ocho horas,proclamada ya en 1866 por el Congreso de laInternacional celebrado en Ginebra y de nuevo porel Congreso obrero de París en 1889. El espectáculode hoy demostrará a los capitalistas y a lospropietarios territoriales de todas las naciones que,en efecto, los proletarios de todos los países estánunidos. ¡Qué Marx no esté a mi lado para verlo con suspropios ojos! F. Engels. Londres, 1° de mayo de 1890. 22
  23. 23. MANIFESTO COMUNISTA MANIFIESTO Un fantasma recorre Europa: el fantasma delcomunismo. Todas las potencias de la vieja Europase han unido en una Santa Alianza para acorralar aese fantasma: el Papa y el Zar, Metternich y Guizot,los radicales de Francia y los polizontes deAlemania. ¿Qué oposición no ha sido acusada decomunismo por sus adversarios en el Poder? ¿Qué oposición, a su vez, no ha lanzado a susadversarios de derecha o izquierda el epítetozahiriente de comunista? De aquí resulta una doble enseñanza: l° El comunismo está reconocido como unafuerza por todas las potencias de Europa, y 2° Ha llegado el momento de que los 23
  24. 24. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScomunistas expongan a 1a faz del mundo su manerade ver, sus fines y sus tendencias; que opongan a laleyenda del fantasma del comunismo un manifiestodel partido. Con este objeto, comunistas de diversasnacionalidades se han reunido en Londres y hanredactado el Manifiesto siguiente, que serápublicado en inglés, francés, alemán, italiano,flamenco y danés, 24
  25. 25. MANIFESTO COMUNISTA I BURGUESES Y PROLETARIOS La historia de toda sociedad hasta nuestros díasno ha sido sino la historia de las luchas de clases. Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos,nobles y siervos, maestros jurados y compañeros; enuna palabra, opresores y oprimidos, en luchaconstante, mantuvieron una guerra ininterrumpida,ya abierta, ya disimulada; una guerra que terminasiempre, bien por una transformaciónrevolucionaria de la sociedad, bien por ladestrucción de las dos clases antagónicas. En las primitivas épocas históricascomprobamos por todas partes una divisiónjerárquica de la sociedad, una escala gradual de 25
  26. 26. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScondiciones sociales. En la antigua Roma hallamospatricios, caballeros, plebeyos y esclavos; en la EdadMedia, señores, vasallos, maestros, compañeros ysiervos, y en cada una de estas clases gradacionesparticulares. La sociedad burguesa moderna, levantada sobrelas ruinas de la sociedad feudal, no ha abolido losantagonismos de clases. No ha hecho sino sustituircon nuevas clases a las antiguas, con nuevascondiciones de opresión, con nuevas formas delucha. Sin embargo, el carácter distintivo de nuestraépoca, de la época de la burguesía, es habersimplificado los antagonismos de clases. Lasociedad se divide cada vez más en dos grandescampos opuestos, en dos clases enemigas: laburguesía y el proletariado. De los siervos de la Edad Media nacieron loscomponentes de los primeros Municipios; de estapoblación municipal salieron los elementosconstitutivos de la burguesía. El descubrimiento de América y lacircunnavegación del Africa ofrecieron a laburguesía naciente un nuevo campo de actividad.Los mercados de la India y de la China, la 26
  27. 27. MANIFESTO COMUNISTAcolonización de América, el comercio colonial, lamultiplicación de los medios de cambio y demercancías, imprimieron un impulso hasta entoncesdesconocido al comercio, a la navegación, a laindustria, y aseguraron, en consecuencia, undesarrollo rápido al elemento revolucionario de lasociedad feudal en decadencia. La antigua manera de producir no podíasatisfacer las necesidades, crecientes con la aperturade nuevos mercados. El oficio, rodeado deprivilegios feudales, fue reemplazado por lamanufactura. La pequeña burguesía industrialsuplantó a los gremios; la división del trabajo entrelas diferentes corporaciones desapareció ante ladivisión del trabajo en el seno del mismo taller. Pero los mercados se engrandecían sin cesar; 1ademanda crecía siempre. También la manufacturaresultó insuficiente; la máquina y el vaporrevolucionaron entonces la producción industrial.La gran industria moderna suplantó a lamanufactura; la pequeña burguesía manufactureracedió su puesto a los industriales millonarios – jefesde ejércitos completos de trabajadores– a losburgueses modernos. La gran industria ha creado el mercado 27
  28. 28. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSuniversal, preparado por el descubrimiento deAmérica. El mercado mundial aceleróprodigiosamente el desarrollo del comercio, de lanavegación, de todos los medios de comunicación.Este desarrollo reaccionó a su vez sobre la marchade la industria, y a medida que la industria, elcomercio, la navegación, los ferrocarriles sedesarrollaban, la burguesía se engrandecía,decuplicando sus capitales y relegando a segundotérmino las clases transmitidas por la Edad Media. La burguesía, como vemos, es también productode un largo desenvolvimiento, de una serie derevoluciones en los medios de producción y decomunicación. Cada etapa de la evolución recorrida por laburguesía ha estado acompañada de un progresopolítico correspondiente. Clase oprimida por eldespotismo feudal; Asociación armadagobernándose a sí misma en el Municipio; en unossitios, República municipal; en otros, tercer estadocontributivo de la Monarquía; después, durante elperíodo manufacturero, contrapeso de la nobleza enlas Monarquías limitadas o absolutas, piedra angularde las grandes Monarquías, la burguesía, después delestablecimiento de la gran industria y del mercado 28
  29. 29. MANIFESTO COMUNISTAuniversal, se apodera finalmente del Poder político– con exclusión de las otras clases – en el Estadorepresentativa moderno. El Gobierno moderno noes sino un Comité administrativo de los negocios dela clase burguesa. La burguesía ha ejercido en la Historia unaacción esencialmente revolucionaria. Allí donde haconquistado el Poder ha pisoteado las relacionesfeudales, patriarcales e idílicas. Todas las ligadurasmulticolores que unían el hombre feudal a sussuperiores naturales las ha quebrantado sin piedadpara no dejar subsistir otro vínculo entre hombre yhombre que el frío interés, el duro pago al contado.Ha ahogado el éxtasis religioso, el entusiasmocaballeresco, el sentimentalismo del pequeñoburgués en las aguas heladas del cálculo egoísta. Hahecho de la dignidad personal un simple valor decambio. Ha sustituido las numerosas libertades, tandolorosamente conquistadas, con la única eimplacable libertad de comercio. En una palabra, enlugar de la explotación velada por ilusionesreligiosas y políticas, ha establecido una explotaciónabierta, directa, brutal y descarada. La burguesía ha despojado de su aureola a todaslas profesiones hasta entonces reputadas de 29
  30. 30. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSvenerables y veneradas. Del médico, deljurisconsulto, del sacerdote, del poeta, del sabio, hahecho trabajadores asalariados. La burguesía ha desgarrado el velo desentimentalidad que encubría las relaciones defamilia y las ha reducido a simples relaciones dedinero. La burguesía ha demostrado cómo la brutalmanifestación de la fuerza en la Edad Media, tanadmirada por la reacción, encuentra sucomplemento natural en la más lamentable pereza;pero es también la que primero ha probado lo quepuede realizar la actividad humana: ha creadomaravillas muy superiores a 1as pirámides egipcias,a los acueductos romanos y a las catedrales góticas,y ha dirigido expediciones superiores a lasinvasiones y a las Cruzadas. La burguesía no existe sino a condición derevolucionar incesantemente los instrumentos detrabajo, es decir, todas las relaciones sociales. Lapersistencia del antiguo modo de producción era,por el contrario, la primera condición de existenciade todas las clases industriales precedentes. Estecambio continuo de los modos de producción, esteincesante derrumbamiento de todo el sistema social, 30
  31. 31. MANIFESTO COMUNISTAesta agitación y esta inseguridad perpetuasdistinguen a la época burguesa de todas lasanteriores. Todas las relaciones socialestradicionales y consolidadas, con su cortejo decreencias y de ideas admitidas y veneradas, quedanrotas: las que las reemplazan caducan antes de haberpodido cristalizar. Todo lo que era sólido y establees destruido; todo lo que era sagrado es profanado,y los hombres se ven forzados a considerar suscondiciones de existencia y sus relaciones recíprocascon desilusión. Impulsada por la necesidad de mercadossiempre nuevos, la burguesía invade el mundoentero. Necesita penetrar por todas partes,establecerse en todos los sitios, crear por doquiermedios de comunicación. Por la explotación del mercado universal, laburguesía da un carácter cosmopolita a laproducción de todos los países. Con gransentimiento de los reaccionarios, ha quitado a laindustria su carácter nacional. Las antiguasindustrias nacionales son destruidas o están a puntode serlo. Han sido suplantadas por nuevasindustrias, cuya introducción entraña una cuestiónvital para todas 1as naciones civilizadas: industrias 31
  32. 32. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSque no emplean materias primas indígenas, sinomaterias primas venidas de las regiones másalejadas, y cuyos productos se consumen, no sóloen el propio país sino en todas las partes del globo.En lugar de las antiguas necesidades, satisfechas conproductos nacionales, nacen necesidades nuevas,reclamando para su satisfacción productos de loslugares más apartados y de los climas más diversos.En lugar del antiguo aislamiento de las naciones quese bastaban a sí mismas, se desenvuelve un traficouniversa1, una interdependencia de las naciones. Yesto, que es verdad para la producción material, seaplica a la producción intelectua1. Las produccionesintelectuales de una nación advienen propiedadcomún en todas. La estrechez y el exclusivismonacionales resultan de día en día más imposibles; detodas las literaturas nacionales y locales se formauna literatura universal. Por el rápido desenvolvimiento de losinstrumentos de producción y de los medios decomunicación, la burguesía arrastra la corriente de lacivilización hasta las más bárbaras naciones. Labaratura de sus productos es la gruesa artillería quebate en brecha todas las murallas de la China y hacecapitular a los salvajes más fanáticamente hostiles a 32
  33. 33. MANIFESTO COMUNISTAlos extranjeros. Bajo pena de muerte, obliga a todaslas naciones a adoptar el modo burgués deproducción, las constriñe a introducir la tituladacivilización; es decir, a hacerse burguesas. En unapalabra: se forja un mundo a su imagen. La burguesía ha sometido el campo a la ciudad.Ha creado urbes inmensas; ha aumentadoprodigiosamente la población de las ciudades aexpensas de la de 1os campos, y así ha sustraído unagran parte de la población al idiotismo de la vidarural. De1 mismo modo que ha subordinado elcampo a la ciudad, las naciones bárbaras osemibárbaras a las naciones civi1izadas, hasubordinado los países de agricultores a los paísesde industriales. el Oriente al Occidente. La burguesía suprime cada vez más eldesparramo de los medios de producción, de lapropiedad y de la población. Ha aglomerado lapoblación, centralizado los medios de producción yconcentrado la propiedad en un pequeño númerode manos. La consecuencia fatal de estos cambiosha sido la centralización política. Las provinciasindependientes, ligadas entre sí por lazos feudales,pero teniendo intereses, leyes, gobiernos y tarifasaduaneras diferentes, han sido reunidas en una sola 33
  34. 34. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSnación, bajo un solo Gobierno, una sola ley, un solointerés nacional de clase, una sola tarifa aduanera. La burguesía, desde su advenimiento, apenashace un siglo, ha creado fuerzas productivas másvariadas y colosales que todas las generacionespasadas tomadas en conjunto. La subyugación delas fuerzas naturales, las máquinas, la aplicación dela química a la industria y a la agricultura, lanavegación a vapor, los ferrocarriles, los telégrafoseléctricos, la roturación de continentes enteros, lacanalización de los ríos, las poblaciones surgiendode la tierra como por encanto, ¿qué siglo anteriorhabía sospechado que semejantes fuerzasproductivas durmieran en el seno del trabajo socia1? He aquí, pues, lo que nosotros hemos visto: losmedios de producción y de cambio, sobre cuya basese ha formado la burguesía, fueron creados en lasentrañas de la sociedad feudal. A un cierto grado dedesenvolvimiento de los medios de producción y decambio, las condiciones en que la sociedad feudalproducía y cambiaba, toda la organización feudal dela industria y de la manufactura, en una pa1abra, 1asrelaciones feudales de propiedad, cesaron decorresponder a las nuevas fuerzas productivas.Dificultaban la producción en lugar de acelerarla. Se 34
  35. 35. MANIFESTO COMUNISTAtransformaron en otras tantas cadenas. Era precisoromper esas cadenas, y se rompieron. En su lugar seestableció la libre concurrencia, con unaconstitución social y política correspondiente, con ladominación económica y política de la claseburguesa. A nuestra vista se produce un movimientoanálogo. Las condiciones burguesas de produccióny de cambio, el régimen burgués de la propiedad,toda esta sociedad burguesa moderna, que ha hechosurgir tan potentes medios de producción y decambio, semeja al mago que no sabe dominar laspotencias infernales que ha evocado. Después dealgunas décadas, la historia de la industria y delcomercio no es sino la historia de la rebelión de lasfuerzas productivas contra las relaciones depropiedad que condicionan la existencia de laburguesía y su dominación. Basta mencionar lascrisis comerciales, que por su retorno periódicoponen cada vez más en entredicho la existencia dela sociedad burguesa. Cada crisis destruyeregularmente, no sólo una masa de productos yacreados, sino, todavía más, una gran parte de lasmismas fuerzas productivas. Una epidemia que encualquier otra época hubiera parecido una paradoja, 35
  36. 36. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSse extiende sobre la sociedad: la epidemia de lasuperproducción. La sociedad se encuentrasúbitamente rechazada a un estado de barbariemomentáneo; diríase que un hambre, una guerra deexterminio, la priva de todos sus medios desubsistencia; la industria y el comercio parecenaniquilados. ¿Y porqué? Porque la sociedad tienedemasiada civilización, demasiados medios desubsistencia, demasiada industria, demasiadocomercio. Las fuerzas productivas de que disponeno favorecen ya el desarrollo de la propiedadburguesa; al contrario, han resultado tan poderosas,que constituyen de hecho un obstáculo, y cada vezque 1as fuerzas productivas sociales salvan esteobstáculo precipitar en el desorden a la sociedadentera y amenazan la existencia de la propiedadburguesa. El sistema burgués resulta demasiadoestrecho para contener las riquezas creadas en suseno. ¿Cómo supera estas crisis la burguesía? Deuna parte, por la destrucción violenta de una masade fuerzas productivas; de otra, por la conquista denuevos mercados y la explotación más intensa delos antiguos. ¿A qué conduce esto? A preparar crisismás generales y más formidables y a disminuir losmedios de prevenirlas. 36
  37. 37. MANIFESTO COMUNISTA Las armas de que se sirvió la burguesía paraderribar al feudalismo se vuelven ahora contra ella.Pero la burguesía no ha forjado solamente las armasque deben darle muerte; ha producido también loshombres que manejan esas armas: los obrerosmodernos, los proletarios. Con el desenvolvimiento de la burguesía, esdecir, del capital, se desarrolla el proletariado, laclase de los obreros modernos, que no viven sino acondición de encontrar trabajo y que no loencuentran si su trabajo no acrecienta el capita1.Estos obreros, obligados a venderse diariamente,son una mercancía como cualquier artículo decomercio; sufren, por consecuencia, todas lasvicisitudes de la competencia, todas lasfluctuaciones del mercado. La introducción de las máquinas y la división deltrabajo, despojando a la labor del obrero de todocarácter individual, le ha hecho perder todoatractivo. El productor resulta un simple apéndicede la máquina; no se exige de él sino la operaciónmás simple, más monótona, más rápida. Porconsecuencia, 1o que cuesta hoy día el obrero sereduce poco más o menos a los medios desostenimiento de que tiene necesidad para vivir y 37
  38. 38. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSperpetuar su raza. Según eso, el precio del trabajo,como el de toda mercancía, es igual a su coste deproducción. Por consiguiente, cuanto más sencilloresulta e1 trabajo más bajan los salarios. Además, lasuma de trabajo se acrecienta con eldesenvolvimiento del maquinismo y de la divisióndel trabajo, sea por la prolongación de la jornada,sea por la aceleración del movimiento de lasmáquinas y, por tanto, del rendimiento exigido enun tiempo dado. La industria moderna ha transformado elpequeño taller patriarcal en la gran fábrica delburgués capitalista. Masas de obreros, amontonadosen la fábrica, están organizados militarmente. Soncomo simples soldados de la industria, colocadosbajo la vigilancia de una jerarquía completa deoficiales y suboficiales. No son solamente esclavosde la clase burguesa, del Estado burgués, sinodiariamente, a todas horas, esclavos de la máquina,del contramaestre y, sobre todo del mismo dueñode la fábrica. Cuanto más claramente proclama estedespotismo la ganancia como fin único, másmezquino, odioso y exasperante resulta. Cuanto menos habilidad y fuerza requiere eltrabajo, es decir, cuanto más progresa la industria 38
  39. 39. MANIFESTO COMUNISTAmoderna, con mayor facilidad es suplantado eltrabajo de los hombres por el de las mujeres y losniños. Las distinciones de edad y sexo no tienenimportancia social para la clase obrera. No hay másque instrumentos de trabajo, cuyo precio varíasegún la edad y el sexo. Una vez que e1 obrero ha sufrido la explotacióndel fabricante y ha recibido su salario en metálico, seconvierte en víctima de otros elementos de laburguesía: casero, tendero, prestamista, etc. Pequeños industriales, comerciantes y renteros,artesanos y labradores, toda la escala inferior de lasclases medias de otro tiempo, caen en elpro1etariado: de una parte, porque sus pequeñoscapitales no les permiten emplear losprocedimientos de la gran industria y sucumben enla concurrencia con los grandes capitalistas; de otraparte, porque su habilidad técnica es anulada por losnuevos modos de producción. De suerte que elproletariado se recluta en todas las clases de lapoblación. El proletariado pasa por diferentes fases deevolución. Su lucha contra la burguesía comienzadesde su nacimiento. Al principio, la lucha es entablada por obreros 39
  40. 40. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSaislados; enseguida, por los obreros de una mismafábrica, y a1 fin, por los obreros del mismo oficiode una localidad contra la burguesía que los explotadirectamente. No se contentan con dirigir susataques contra el modo burgués de producción, ylos dirigen contra los instrumentos de producción:destruyen las mercancías extranjeras que les hacencompetencia, rompen las máquinas, queman lasfábricas y se esfuerzan en reconquistar la posiciónperdida del artesano de la Edad Media. En este momento del desarrollo, el proletariadoforma una masa diseminada por todo el país ydividida por la competencia. Si alguna vez losobreros se unen para obrar, esta acción no estodavía la consecuencia de su propia unidad, sino lade la burguesía, que para lograr sus fines políticosdebe poner en movimiento al proletariado, sobre elque tiene todavía el poder de hacerlo, Durante estafase los proletarios no combaten aún a sus propiosenemigos, sino a los adversarios de sus enemigos; esdecir, los residuos de la monarquía absoluta,propietarios territoriales, burgueses no industriales,pequeños burgueses. Todo el movimiento históricoestá de esta suerte concentrado en las manos de laburguesía; toda victoria alcanzada en estas 40
  41. 41. MANIFESTO COMUNISTAcondiciones es una victoria burguesa. Luego, la industria, en su desarrollo, no sóloacrecienta el número de proletarios, sino que losconcentra en masas más considerables; losproletarios aumentan en fuerza y adquierenconciencia de su fuerza. Los intereses y lascondiciones de existencia de los proletarios seigualan cada vez más a medida que la máquina borratoda diferencia en el trabajo y reduce casi por todaspartes el salario a un nivel igualmente inferior. Porconsecuencia de la creciente competencia de losburgueses entre sí y de las crisis comerciales queocasionan, los salarios resultan cada vez máseventuales; el constante perfeccionamiento de lamáquina coloca al obrero en más precaria situación;los choques individuales entre el obrero y el burguésadquieren cada vez más el carácter de colisionesentre dos clases. Los obreros empiezan porcoligarse contra los burgueses para elmantenimiento de sus salarios. Llegan hasta formarasociaciones permanentes, en previsión de estasluchas circunstanciales. Aquí y allá la resistenciaestalla en sublevación. A veces los obreros triunfan; pero es un triunfoefímero. El verdadero resultado de sus luchas es 41
  42. 42. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSmenos el éxito inmediato que la solidaridadaumentada de los trabajadores. Esta solidaridad esfavorecida por el acrecentamiento de los medios decomunicación, que permiten a los obreros delocalidades diferentes ponerse en relaciones.Después, basta este contacto, que por todas partesreviste el mismo carácter, para transformar lasnumerosas luchas locales en lucha nacionalcentralizada, en lucha de clase. Mas toda lucha declase es una lucha política, y la unión que losburgueses de la Edad Media, con sus caminosvecinales, tardaron siglos en establecer, losproletarios modernos la conciertan en algunos añospor los ferrocarriles. La organización del proletariado en clase y, porlo tanto, en partido político, es sin cesar destruidapor la competencia que se hacen los obreros entresí. Pero renace siempre, y siempre más fuerte, másfirme, más formidable. Aprovecha las disensionesintestinas de 1os burgueses para obligarles a dargarantía legal a ciertos intereses de la clase obrera;por ejemplo, la ley de las diez horas en Inglaterra. Generalmente, las colisiones en la vieja sociedadfavorecen de diversas maneras el desenvolvimientodel proletariado, La burguesía vive en un estado de 42
  43. 43. MANIFESTO COMUNISTAlucha permanente; al principio, contra laaristocracia; después, contra aquellas fracciones dela misma burguesía cuyos intereses están endesacuerdo con los progresos de la industria, ysiempre, en fin, contra la burguesía de los demáspaíses. En todas estas luchas se ve forzada a apelaral proletariado, a reclamar su ayuda y también aarrastrarle al movimiento político. De tal manera laburguesía proporciona a los proletarios losrudimentos de su propia educación política; esdecir, armas contra ella misma. Además, como acabamos de verlo, fraccionesenteras de la clase dominante son, por la marcha dela industria, precipitadas en el proletariado o almenos están amenazadas en sus condiciones deexistencia. También aportan al proletariadonumerosos elementos de progreso. Finalmente, cuando la lucha de las clases seacerca a la hora decisiva, el proceso de disolución dela clase reinante, de la vieja sociedad, adquiere uncarácter tan violento y tan áspero, que una pequeñafracción de esa clase se separa y se adhiere a la claserevolucionaria, a 1a clase que lleva en sí el porvenir.Lo mismo que en otro tiempo una parte de lanobleza se pasó a la burguesía, en nuestros días una 43
  44. 44. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSparte de la burguesía se pasa al proletariado,principalmente aquella parte de los ideólogosburgueses que han llegado a la comprensión teóricadel conjunto del movimiento histórico. De todas las clases que actualmente seencuentran enfrentadas con la burguesía, sólo elproletariado es una clase verdaderamenterevolucionaria. Las otras clases peligran y perecencon la gran industria; el proletariado, al contrario, essu producto más especial. Las clases medias, pequeños fabricantes,tenderos, artesanos, campesinos, combaten a laburguesía porque es una amenaza para su existenciacomo clases medias. No son, pues, revolucionarias,sino conservadoras; en todo caso son reaccionarias:piden que la Historia retroceda. Si se agitanrevolucionariamente es por temor a caer en elproletariado; defienden entonces sus interesesfuturos y no sus intereses actuales; abandonan supropio punto de vista para colocarse en el delproletariado. La canalla de las grandes ciudades, esapodredumbre pasiva, esa hez de los más bajosfondos de la vieja sociedad, puede ser arrastrada almovimiento por una revolución proletaria; sin 44
  45. 45. MANIFESTO COMUNISTAembargo, sus condiciones de vida la predispondránmás bien a venderse a la reacción. Las condiciones de existencia de la viejasociedad están ya destruidas en las condiciones deexistencia del proletariado. El proletariado está sinpropiedad; sus relaciones de familia no tienen nadade común con las de la familia burguesa; el trabajoindustrial moderno, que implica 1a servidumbre delobrero al capital, lo mismo en Inglaterra que enFrancia, en América como en Alemania, despoja alproletariado de todo carácter nacional. Las leyes, lamoral, la religión, son para él meros prejuiciosburgueses, tras de los cuales se ocultan otros tantosintereses burgueses. Todas las clases que en el pasado se apoderarondel Poder ensayaron consolidar su adquiridasituación sometiendo la sociedad a su propio mediode apropiación. Los proletarios no puedenapoderarse de las fuerzas productivas sociales sinoaboliendo el modo de apropiación que les atañeparticularmente y, por consecuencia, todo modo deapropiación en vigor hasta nuestros días. Losproletarios no tienen nada que salvaguardar que lespertenezca, tienen que destruir toda garantíaprivada, toda seguridad privada existente. 45
  46. 46. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELS Todos los movimientos históricos han sidohasta ahora realizados por minorías en provecho deminorías. El movimiento proletario es elmovimiento espontáneo de la inmensa mayoría enprovecho de la inmensa mayoría. El proletariado,capa inferior de la sociedad actual, no puedesublevarse, enderezarse, sin hacer saltar todas lascapas superpuestas que constituyen la sociedadoficial. La lucha del proletariado contra la burguesía,aunque en el fondo no sea una lucha nacional,reviste, sin embargo, al principio, tal forma. Huelgadecir que el proletariado de cada país debe acabarantes de nada con su propia burguesía. Al enumerara grandes rasgos las fases del desenvolvimientoproletario, hemos trazado la historia de la guerracivil más o menos latente que mina la sociedadhasta el momento en que esta guerra estalla en unarevolución declarada y en la que el proletariadofundará su dominación por el derrumbamientoviolento de la burguesía. Todas las sociedades anteriores, como hemosvisto, han descansado sobre el antagonismo entreclases opresoras y oprimidas. Mas para oprimir auna clase hace falta al menos poderle garantir 46
  47. 47. MANIFESTO COMUNISTAcondiciones de existencia que le permitan vivir en laservidumbre. El siervo, en peno régimen feudal,llegaba a miembro del Municipio, lo mismo que elpechero llegaba a la categoría de burgués bajo elyugo del absolutismo feudal. El obrero moderno, alcontrario, lejos de elevarse con el progreso de laindustria, desciende siempre más; por debajo mismode las condiciones de vida de su propia clase. Eltrabajador cae en la miseria, y el pauperismo crecemás rápidamente todavía que la población y lariqueza. Es, pues, evidente que la burguesía esincapaz de desempeñar el papel de clase dirigente yde imponer a la sociedad como ley suprema lascondiciones de existencia de su clase. No puedemandar porque no puede asegurar a su esclavo unaexistencia compatible con la esclavitud, porque estácondenada a dejarle decaer hasta el punto de quedeba mantenerle en lugar de hacerse alimentar porél. La sociedad no puede vivir bajo su dominación;la que equivale a decir que la existencia de laburguesía es en lo sucesivo incompatible con la dela sociedad. La condición esencial de existencia y desupremacía para la clase burguesa es la acumulaciónde riqueza en manos de particulares, la formación y 47
  48. 48. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSel acrecentamiento del capital; la condición deexistencia del capital es el salariado, que reposaexclusivamente sobre la competencia de los obrerosentre sí. El progreso de la industria, del que laburguesía es agente involuntario y pasivo, sustituyeel aislamiento de los obreros, resultante de lacompetencia, con su unión revolucionaria pormedio de la asociación. Así, el desenvolvimiento dela gran industria socava bajo los pies de la burguesíael terreno sobre el cual ha establecido su sistema deproducción y de apropiación. Ante todo producesus propios sepultureros. Su caída y la victoria delproletariado son igualmente inevitables. 48
  49. 49. MANIFESTO COMUNISTA II PROLETARIOS Y COMUNISTAS ¿Cuál es la posición de los comunistas ante losproletarios en general? Los comunistas no forman un partido distinto,opuesto a los otros partidos obreros. No tienen ningún interés que los separe delconjunto del proletariado. No proclaman principios sectarios sobre loscuales quisieran modelar el movimiento obrero. Los comunistas no se distinguen de los otrospartidos obreros más que en dos puntos: l° En las diferentes luchas nacionales de losproletarios, ponen por delante y hacen valer losintereses independientes de la nacionalidad y 49
  50. 50. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScomunes a todo el proletariado; y 2° En las diferentes fases de la lucha entreproletarios y burgueses representan siempre y portodas partes los intereses del movimiento integral. Prácticamente, los comunistas son, pues, lafracción más resuelta de los partidos obreros detodos los países, la fracción que arrastra a las otras;teóricamente, tienen sobre el resto del proletariadola ventaja de un concepto claro de las condiciones,de la marcha y de los fines generales delmovimiento proletario. El propósito inmediato de los comunistas es elmismo que el de todos los partidos obreros:constitución de los proletarios en clase, destrucciónde la supremacía burguesa, conquista del poderpolítico por el proletariado. Las proposiciones teóricas de los comunistas nose fundan de ningún modo en ideas y principiosinventados o descubiertos por tal o cual reformadordel mundo. No son sino la expresión de conjuntode las condiciones reales de una lucha de clasesexistente, de un movimiento histórico en constanteevolución. La abolición de las relaciones depropiedad que han existido hasta aquí no es elcarácter distintivo del Comunismo. 50
  51. 51. MANIFESTO COMUNISTA El régimen de la propiedad ha sufridoconstantes cambios, continuas transformacioneshistóricas. La Revolución francesa, por ejemplo, abolió 1apropiedad feudal en provecho de la propiedadburguesa. El carácter distintivo del comunismo noes la abolición de la propiedad en general, sino laabolición de la propiedad burguesa. Según esto, la propiedad privada actual, lapropiedad burguesa es la última y la más perfectaexpresión del modo de producción y de apropiaciónbasado sobre los antagonismos de las clases, sobrela explotación de los unos por los otros. En este sentido los comunistas pueden resumirsu teoría en esta fórmula única: abolición de lapropiedad privada. Se nos ha reprochado a los comunistas el quererabolir la propiedad personalmente adquirida por eltrabajo, propiedad que se considera como la base detoda libertad, de toda actividad, de todaindependencia individual. ¡La propiedad personal fruto del trabajo y delmérito! ¿Se quiere hablar de la propiedad delpequeño burgués, del pequeño labrador, forma depropiedad anterior a la propiedad burguesa? No 51
  52. 52. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELStenemos que abolirla: el progreso de la industria laha abolido o está en camino de abolirla. ¿O se quiere hablar de la propiedad privadaactual, de la propiedad burguesa? ¿Es que el trabajo asalariado crea propiedad parael proletario? De ninguna manera. Crea el capital, esdecir, la propiedad que explota al trabajo asalariadoy que no puede acrecentarse sino a condición deproducir más trabajo asalariado a fin de explotarlode nuevo. En su forma actual, la propiedad semueve entre estos dos términos antinómicos: capitaly trabajo. Examinemos los dos términos de estaantinomia. Ser capitalista significa que no sólo se ocupa unaposición personal en la producción, sino tambiénuna posición social. El capital es un productocolectivo; no puede ser puesto en movimiento sinopor los esfuerzos combinados de muchos miembrosde la sociedad, y también, en último término, porlos esfuerzos combinados de todos los miembros dela sociedad. El capital no es, pues, una fuerza personal; esuna fuerza social. Por consecuencia, cuando el capital seatransformado en propiedad común, perteneciente a 52
  53. 53. MANIFESTO COMUNISTAtodos los miembros de la sociedad, no es unapropiedad personal que se cambia en propiedadsocial. Sólo habrá cambiado el carácter social de lapropiedad. Perderá su carácter de clase. Llegamos al trabajo asalariado. El precio medio del trabajo asalariado es elmínimo del salario; es decir, la suma de los mediosde existencia de que tiene necesidad el obrero paravivir como obrero. Por consiguiente, lo que elobrero se apropia por su actividad es estrictamentelo que necesita para sostener su mísera existencia yreproducirse. No queremos de ninguna maneraabolir esta apropiación personal de los productosdel trabajo, indispensable a la conservación y a lareproducción de la vida humana, esta apropiación,que no deja ningún beneficio líquido que confierapoder sobre el trabajo de otro. Lo que queremos essuprimir ese triste modo de apropiación, que haceque el obrero no viva sino para acrecentar el capitaly no viva sino en tanto lo exigen los intereses de laclase dominante. En la sociedad burguesa el trabajo viviente no esmás que un medio de acrecentar el trabajoacumulado. En la sociedad comunista el trabajoacumulado no es más que un medio de prolongar, 53
  54. 54. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSde enriquecer y de hermosear la existencia de lostrabajadores. En la sociedad burguesa el pasado domina alpresente. En la sociedad comunista el presentedomina al pasado. En la sociedad burguesa el capital esindependiente y personal, mientras que el individuoque trabaja está sometido y privado de personalidad. ¡Y es la abolición de semejante estado de cosaslo que la burguesía considera como la abolición dela individualidad y de la libertad! Con razón. Pues setrata efectivamente de abolir la individualidad, laindependencia y la libertad burguesas. Por libertad,en las condiciones actuales de la producciónburguesa, se entiende la libertad de comercio, !alibertad de comprar y de vender. Pero si e1 tráfico desaparece, el libre tráficodesaparece también. Fuera de esto, toda lapalabrería sobre el libre cambio, lo mismo que todaslas fanfarronadas liberales de nuestros burgueses, notienen sentido sino por contraste con el tráficorestringido, con el burgués sojuzgado de la EdadMedia; no tienen ninguno cuando se trata de laabolición por el Comunismo del tráfico, de lasrelaciones de la producción burguesa y de la 54
  55. 55. MANIFESTO COMUNISTAburguesía misma. ¡Estáis sobrecogidos de horror porquequeremos abolir la propiedad privada! Pero envuestra sociedad la propiedad privada está abolidapara las nueve décimas partes de sus miembros.Precisamente porque no existe para esas nuevedécimas partes existe para vosotros. Nos reprocháis,pues, el querer abolir una forma de propiedad queno puede existir sino a condición de privar a lainmensa mayoría de toda propiedad. En una palabra, nos acusáis de querer abolirvuestra propiedad. Efectivamente, eso es lo quequeremos. Desde el punto en que el trabajo no pueda serconvertido en capital, en dinero, en renta territorial;resumiendo, en poder social susceptible de sermonopolizado; es decir, desde el momento en quela propiedad individual no pueda transformarse enpropiedad burguesa, declaráis que el individuo estásuprimido. Reconocéis, pues, que cuando habláis delindividuo no entendéis hablar sino del burgués, delpropietario. Y este individuo, ciertamente, debe sersuprimido. El Comunismo no arrebata a nadie la facultad 55
  56. 56. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSde apropiarse de los productos sociales; no quitasino el poder de sojuzgar el trabaja de otro conayuda de esta apropiación. Se ha objetado aún que con la abolición de 1apropiedad privada cesaría toda actividad, que unapereza general se apoderaría del mundo. Si así fuese, hace ya mucho tiempo que lasociedad burguesa habría sucumbido por laholgazanería, puesto que aquellos que trabajan noganan y los que ganan no trabajan. Toda la objeciónse reduce a esta tautología; que no hay trabajoasalariado allí donde no hay capital. Las acusaciones dirigidas contra el modocomunista de producción y de apropiación de losproductos materiales han sido hechas igualmenterespecto de la producción y de la propician deltrabajo intelectual. Lo mismo que para el burgués ladesaparición de la propiedad de clase equivale a ladesaparición de toda producción, la desaparición dela cultura de clase significa para él la desaparición detoda cultura. La cultura cuya pérdida deplora no es para lainmensa mayoría sino la adaptación al papel demáquina. Mas no discutáis con nosotros mientras 56
  57. 57. MANIFESTO COMUNISTAapliquéis a la abolición de la propiedad burguesa elsello de vuestras nociones burguesas de libertad yde cultura, de derecho, etc. Vuestras mismas ideasson producto de las relaciones de producción y depropiedad burguesas, como vuestro derecho no essino la voluntad de vuestra clase erigida en ley;voluntad cuyo contenido está determinado por lascondiciones materiales de existencia de vuestraclase. La concepción interesada que os ha hecho erigiren leyes eternas de la Naturaleza y de la Razón lasrelaciones sociales dimanadas de vuestro modo deproducción y de propiedad – relaciones transitoriasque surgen y desaparecen en el curso de laevolución de la producción; – esta concepción lacompartís con todas las clases otrora dirigentes yhoy desaparecidas. Lo que concebís para lapropiedad feudal, no podéis admitirlo para lapropiedad burguesa. ¡Querer abolir la familia! Hasta los más radicalesse indignan de este infame designio de loscomunistas. ¿Sobre qué base descansa la familiaburguesa en nuestra época? Sobre el capital, elprovecho individual. En su plenitud, la familia noexiste sino para la burguesía, que encuentra su 57
  58. 58. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELScomplemento en la supresión forzosa de todafamilia para el proletario y en la prostituciónpública. La familia burguesa se desvanece naturalmentecon el desvanecimiento de su complementonecesario, y una y otra desaparecen con ladesaparición del capital. ¿Nos reprocháis el querer abolir la explotaciónde los niños por sus familias? Confesamos estecrimen. Pero nosotros quebrantamos, decís, los lazosmás sagrados, sustituyendo la educación de lafamilia por la educación de la sociedad. Y vuestra educación, ¿no está tambiéndeterminada por la sociedad, por las condicionessociales en que educáis a vuestros hijos, por laintervención directa o indirecta de la sociedad en laescuela, etc.? Los comunistas no inventan estaingerencia de la sociedad en la instrucción; nobuscan sino cambiar el carácter y arrancar laeducación de la influencia de la clase dominante. Las declamaciones burguesas sobre la familia yla educación, sobre los dulces lazos que unen alniño con sus familiares, resultan más repugnantes amedida que la gran industria destruye todo vínculo 58
  59. 59. MANIFESTO COMUNISTAde familia para el proletario y transforma a los niñosen simples objetos de comercio, en simplesinstrumentos de trabajo. De la burguesía entera se eleva un clamor:¡Vosotros, comunistas, queréis establecer lacomunidad de las mujeres! Para el burgués su mujer no es otra cosa que uninstrumento de producción. Oye decir que losinstrumentos de producción deben ser puestos encomún, y deduce naturalmente que hasta lasmujeres pertenecerán a la comunidad. No sospecha que se trata precisamente deasignar a la mujer un papel distinto del de simpleinstrumento de producción. Nada más grotesco, por otra parte, que el horrorultramoral que inspira a nuestros burgueses lapretendida comunidad oficial de las mujeres queatribuyen a los comunistas. Los comunistas notienen necesidad de introducir la comunidad de lasmujeres: casi siempre ha existido. Nuestros burgueses, no satisfechos con tener asu disposición las mujeres y las hijas de losproletarios, sin hablar de la prostitución oficial,encuentran un placer singular en encornudarsemutuamente. 59
  60. 60. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELS El matrimonio burgués es en realidad lacomunidad de las mujeres casadas. Todo lo más deque podría acusarse a los comunistas sería de quererponer en el lugar de una comunidad de las mujereshipócritamente disimulada una comunidad franca yoficial. Es evidente, por otra parte, que con laabolición de las relaciones de producción actuales,de las cuales deriva la comunidad de las mujeres,desaparecerá la prostitución oficial y privada. Además, se acusa a los comunistas de quererabolir la patria, la nacionalidad, Los obreros notienen patria. No se les puede arrebatar lo que noposeen. Como el proletariado de cada país debe enprimer lugar conquistar el Poder político, erigirse enclase nacionalmente directora, constituirse comonación, es todavía nacional. aunque de ningunamanera en el sentido burgués. Las demarcaciones nacionales y losantagonismos entre los pueblos desaparecen de díaen día con el desenvolvimiento de la burguesía, lalibertad de comercio y el mercado universal, con launiformidad de 1a producción industrial y ascondiciones de existencia que le corresponden. El advenimiento del proletariado los harádesaparecer más deprisa todavía. La acción común 60
  61. 61. MANIFESTO COMUNISTAde los diferentes proletariados, al menos en 1ospaíses civilizados, es una de las primerascondiciones de su emancipación. Abolid la explotación del hombre por el hombrey habréis abolido la explotación de una nación porotra. Al mismo tiempo que el antagonismo de lasclases en el interior de las naciones, desaparecerá lahostilidad de nación a nación. En cuanto a lasacusaciones lanzadas contra el comunismo ennombre de la religión, de la filosofía y de laideología en general, no merecen un examenprofundo. ¿Hay necesidad de una gran perspicacia paracomprender que los conocimientos, las nociones ylas concepciones, en una palabra, la conciencia delhombre, cambia con toda modificación sobrevenidaen las relaciones sociales, en la existencia colectiva? ¿Qué demuestra la historia del pensamiento sinoque la producción intelectual se transforma con laproducción material? Las ideas dominantes en una época no han sidonunca más que las ideas de la clase dominante. Cuando se habla de ideas que revolucionantotalmente una sociedad se enuncia solamente el 61
  62. 62. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELShecho de que en el seno de la vieja sociedad loselementos de una nueva se han formado y que ladisolución de las viejas ideas marcha a la par con ladisolución de las antiguas relaciones sociales. Cuando e1 antiguo mundo estaba declinando,las viejas religiones fueron vencidas por la religióncristiana. Cuando en el Siglo XVIII las ideascristianas cedieron su puesto a las ideas filosóficas,la sociedad feudal libraba su última batalla con laburguesía, entonces revolucionaria. Las ideas delibertad religiosa y de libertad de conciencia nohicieron sino proclamar el reinado de la libreconcurrencia en el dominio del conocimiento. "Sin duda, se nos dirá las ideas religiosas,morales, filosóficas, políticas y jurídicas, se hanmodificado en el curso del desenvolvimientohistórico. Pero la religión, la moral, la filosofía, lapolítica, el derecho, se sostienen siempre a través deesas transformaciones. "Hay, además, verdades eternas, tales como lalibertad, la justicia, etc., que son comunes a todas lascondiciones sociales. Luego si el comunismoaboliera estas verdades eternas, aboliría la religión yla moral en lugar de darles una forma nueva, y esocontradiría todo el desenvolvimiento histórico 62
  63. 63. MANIFESTO COMUNISTAanterior". ¿A que se reduce esta objeción? La historia detoda sociedad se resume en el desarrollo de losantagonismos de 1as clases, antagonismos que hanrevestido diversas formas en las distintas épocas. Pero cualquiera que haya sido la forma revestidapor esos antagonismos, la explotación de una partede la sociedad por la otra es un hecho común atodos los siglos anteriores. Por consiguiente, notiene nada de asombroso que la conciencia social detodas las edades a despecho de toda divergencia yde toda diversidad, se haya siempre movido dentrode ciertas formas comunes; formas de concienciaque no se disolverán completamente sino ladefinitiva desaparición del antagonismo de lasclases. La revolución comunista es la ruptura másradical con las relaciones de propiedad tradicionales;nada de extraño es que en el curso de sudesenvolvimiento rompa de la manera más radicalcon las ideas tradicionales. Mas dejemos ahí las objeciones hechas por laburguesía al comunismo. Como hemos visto más arriba, la primera etapade 1a revolución obrera es la constitución del 63
  64. 64. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSproletariado en clase directora, la conquista delpoder público por la democracia. El proletariado se servirá de su supremacíapolítica para arrancar poco a poco todo e1 capital ala burguesía, para centralizar todos los instrumentosde producción en manos de1 Estado, es decir, delproletariado organizado en clase directora, y paraaumentar rápidamente la cantidad de fuerzasproductivas. Esto, naturalmente, no podrá cumplirse alprincipio sino por una violación despótica delderecho de propiedad y de las relaciones burguesasde producción, es decir, por la adopción de medidasque desde el punto de vista económico pareceráninsuficientes e insostenibles; pero que en el cursodel movimiento se sobrepasarán, y sonindispensables como medio de trastornar porcompleto la producción. Estas medidas, entiéndase bien, serán muydiferentes en los diversos países. Sin embargo, para los países más avanzados 1asmedidas siguientes podrán ser puestas en práctica: l° Expropiación de la propiedad territorial yaplicación de la renta a los gastos del Estado; 2° Impuesto fuertemente progresivo; 64
  65. 65. MANIFESTO COMUNISTA 3° Abolición de la herencia; 4° Confiscación de la propiedad de losemigrados y rebeldes; 5° Centralización del crédito en manos delEstado por medio de un Banco nacional con capitaldel Estado y con el monopolio exclusivo; 6° Centralización en manos del Estado de todoslos medios de transporte; 7° Multiplicación de las manufacturas nacionalesy de los instrumentos de producción, roturación delos terrenos incultos y mejoramiento de las tierrascultivadas según un sistema general; 8° Trabajo obligatorio para todos, organizaciónde ejércitos industriales, particularmente para laagricultura; 9° Combinación del trabajo agrícola y deltrabajo industrial, medidas encaminadas a hacerdesaparecer gradualmente la distinción entre laciudad y el campo, y 10° Educación pública y gratuita de todos losniños, abolición del trabajo de éstos en las fábricastal como se practica hoy; combinación de laeducación con la producción material, etcétera. Una vez desaparecidos los antagonismos declases en el curso de su desenvolvimiento, y estando 65
  66. 66. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSconcentrada toda la producción en manos de losindividuos asociados, entonces perderá el Poderpúblico su carácter político. El Poder público,hablando propiamente, es el Poder organizado deuna clase para la opresión de las otras. Si e1proletariado, en su lucha contra la burguesía, seconstituye fuertemente en clase; si se erige por unarevolución en clase directora y como clase directoradestruye violentamente las antiguas relaciones deproducción, destruye al mismo tiempo que estasrelaciones de producción las condiciones deexistencia del antagonismo de las clases, destruye lasclases en general y, por lo tanto, su propiadominación como clase. En substitución de la antigua sociedad burguesa,con sus clases y sus antagonismos de clases surgiráuna asociación en que e1 libre desenvolvimiento decada uno será la condición del libredesenvolvimiento de todos. 66
  67. 67. MANIFESTO COMUNISTA IIILITERATURA SOCIALISTA Y COMUNISTA I. EL SOCIALISMO REACCIONARIOA. El socialismo feudal Por su posición histórica, 1as aristocraciasfrancesa e inglesa se vieron obligadas a lanzarlibelos contra la sociedad burguesa. En larevolución francesa de l830, en el movimientoreformista inglés, habían sucumbido una vez másbajo los golpes del odiado advenedizo. Para ellas, nopodía ser en adelante cuestión de una lucha políticaseria. No les quedaba sino la lucha literaria. Luego,en el terreno literario también, la añeja fraseología 67
  68. 68. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSde la Restauración, había llegado a ser inaplicable.Para crearse simpatías era menester que laaristocracia fingiese perder de vista sus interesespropios y que formulara su acta de acusación contrala burguesía sólo en interés de la clase obreraexplotada. Dióse de esta suerte la satisfacción dehacer canciones satíricas sobre su nuevo amo y detararearle junto a los oídos profecías preñadas dedesastres. Así nació el socialismo feudal, mezcla dejeremiadas y payasadas, de ecos del pasado y debarruntos del porvenir. Si alguna vez su criticamordiente y espiritual hiere a la burguesía en elcorazón, su impotencia absoluta para comprender lamarcha de la historia moderna concluye siemprepor hacer el ridículo. Aguisa de bandera, estos señores enarbolaron laalforja del mendigo, a fin de atraer al pueblo; perocuando el pueblo acudió, advirtió que el dorsoestaba ornado con el viejo blasón feudal y sedispersó en medio de grandes e irreverentescarcajadas. Una parte de los legitimistas franceses y la JovenInglaterra han dado al mundo este espectáculo. Cuando los campeones del feudalismo 68
  69. 69. MANIFESTO COMUNISTAdemuestran que su modo de explotación eradistinto del de 1a burguesía olvidan una cosa, y esque aquél explotaba en condiciones por completodiferentes y hoy anticuadas. Cuando advierten quebajo el régimen feudal no existía el proletariadomoderno, olvidan que la burguesía es precisamenteun retoño fatal de ese régimen. Disfrazan tan poco, por otra parte, el carácterreaccionario de su crítica, que es el principal agravioque exponen contra la burguesía es precisamentehaber creado bajo su régimen una clase que harásaltar todo el antiguo orden social. Además, no es tanto el haber producido unproletariado, que imputan como un crimen a laburguesía, sino haber producido un proletariadorevolucionario. En la lucha política toman, pues, una parteactiva en todas las medidas de represión contra laclase obrera. Y en su vida ordinaria, a pesar de sufraseología hinchada, saben humillarse para recogerlos frutos de oro del árbol de la industria y trocar elhonor, el amor y la fidelidad por la lana, el azúcar deremolacha y el aguardiente. Del mismo modo que el cura y el señor feudalmarcharon siempre de la mano, el socialismo 69
  70. 70. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSclerical marcha unido con el socialismo feudal. Nada más fácil que recubrir con un barniz desocialismo el ascetismo cristiano, ¿no se levantótambién contra la propiedad privada, el matrimonioy el Estado? Y en su lugar, ¿no ha predicado lacaridad y la renunciación, el celibato y lamortificación de la carne, la vida monástica y laiglesia? El socialismo cristiano no es sino el aguabendita con que el clérigo consagra el despecho dela aristocracia.B. El socialismo pequeño-burgués La aristocracia feudal no es la única clasearruinada por la burguesía, no es la única clase cuyascondiciones de existencia se debilitan y caducan enla sociedad burguesa moderna. Los pequeñosburgueses y los pequeños agricultores de la EdadMedia fueron los precursores de la burguesíamoderna. En los países donde el comercio y laindustria están poco desarrollados esta clasecontinúa vegetando al lado de la burguesíafloreciente. En los países donde se extiende la civilizaciónmoderna se ha formado una nueva clase de 70
  71. 71. MANIFESTO COMUNISTApequeños burgueses que oscila entre el proletariadoy la burguesía. Parte complementaria de la sociedadburguesa, se reconstituye sin cesar; pero losindividuos que la componen se ven continuamenteprecipitados en el proletariado por causa de lacompetencia, y, lo que es más, con la marchaprogresiva de la gran industria ven aproximarse elmomento en que desaparecerán completamentecomo fracción independiente de la sociedadmoderna, y en que serán reemplazados en elcomercio, la manufactura y la agricultura porcontramaestres y criados. En países como Francia, donde los campesinosconstituyen bastante más de la mitad de lapoblación, los escritores que adoptaban la causa delproletariado contra la burguesía debíannaturalmente criticar el régimen burgués y defenderal partido obrero desde el punto de vista delpequeño burgués y del labrador. Así se formó elsocialismo pequeño-burgués. Sismondi es el jefe deesta literatura, tanto en Inglaterra como en Francia. Este socialismo analizó con mucha penetraciónlas contradicciones inherentes a las relaciones deproducción modernas. Puso al desnudo 1ashipócritas apologías de los economistas. Demostró 71
  72. 72. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSde una manera irrefutable los efectos mortíferos delmaquinismo y de la división del trabajo, laconcentración de los capitales y de la propiedadterritorial, la sobreproducción, las crisis, la fataldecadencia de los pequeños burgueses y de losagricultores, la miseria de1 proletariado, la anarquíaen la producción, las crisis, la fatal decadencia dedistribución de las riquezas, la guerra de exterminioindustrial de las naciones entre sí, la disolución delas añeja costumbres, de las antiguas relaciones defamilia, de las viejas nacionalidades. El fin positivo, no obstante, de este socialismode pequeños burgués es, ya reestablecer los antiguosmedios de producción y de cambio, y con ellos lasantiguas relaciones de propiedad y toda la sociedadantigua, ya introducir por la fuerza los mediosmodernos de producción y de cambio en el cuadroestrecho de las antiguas relaciones de propiedad quehan sido rotas, fatalmente rotas, por ellos. En uno yotro caso, este socialismo es a la vez reaccionario yutópico. Para la manufactura, el sistema deCorporaciones; para la agricultura, el régimenpatriarcal; he ahí su última palabra. Finalmente, ensu último desarrollo esta tendencia se ha 72
  73. 73. MANIFESTO COMUNISTAabandonado a una indignante melancolía.C. El socialismo alemán o socialismo"verdadero" La literatura socialista y comunista de Francia,que nace bajo la presión de una burguesíadominante y es la expresi6n literaria de la rebelióncontra este régimen, fue introducida en Alemania enel momento en que la burguesía comenzaba sulucha contra el absolutismo feudal. Filósofos, semifilósofos y pretenciosos alemanesse echaron ávidamente sobre esta literatura; peroolvidaron que con la importación de la literaturafrancesa en Alemania no habían sido importadas almismo tiempo las condiciones sociales de Francia.Relativamente a las condiciones alemanas, laliteratura francesa perdió toda significación prácticainmediata y tomó un carácter puramente literario.Debía parecer más bien una especulación ociosasobre la realización de la naturaleza humana. Deeste modo, para los filósofos alemanes del sigloXVIII las reivindicaciones de la primera revoluciónfrancesa no eran sino las reivindicaciones de la"razón práctica" en general, y las manifestaciones de 73
  74. 74. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSla voluntad de los burgueses revolucionarios deFrancia no expresaban a sus ojos sino las leyes de lavoluntad pura, de 1a voluntad tal como debe ser, dela verdadera voluntad humana. El trabajo propio de los literatos alemanes seredujo a poner de acuerdo las nuevas ideasfrancesas con su vieja conciencia filosófica, ocuando más a apropiarse las ideas francesasadaptándolas a sus opiniones filosóficas. Se las apropiaron como se asimila una lenguaextranjera: por la traducción. Se sabe cómo los frailes superpusieron sobre losmanuscritos de las obras clásicas del viejopaganismo las absurdas leyendas sagradas delcatolicismo. Los literatos alemanes procedieroninversamente con respecto a la literatura francesa.Deslizaron sus disparates filosóficos bajo el originalfrancés. Por ejemplo: bajo la critica francesa de lasfunciones del dinero escribían: "enajenación del serhumano" ; bajo la crítica francesa del Estadoburgués decían: "eliminación del poder de launiversalidad abstracta", y así sucesivamente. La adición de esta fraseología filosófica a losdescubrimientos franceses la bautizaron así:"filosofía de la acción", "socialismo verdadero", 74
  75. 75. MANIFESTO COMUNISTA"ciencia alemana del socialismo", "base filosóficade1 socialismo", etc. De esa manera se castró completamente laliteratura socialista y comunista francesa. Y como enmanos de los alemanes dejó de ser la expresión de lalucha de una clase contra otra, nuestras gentes sefelicitaron de estar colocadas por encima de laestrechez francesa y de haber defendido, no sóloverdaderas necesidades, sino "la necesidad de loverdadero" ; no sólo los intereses del proletariado,sino los intereses del ser humano, del hombre engeneral, del hombre que no pertenece a ningunaclase ni a ninguna realidad y que no existe sino ene1 cielo brumoso de la fantasía filosófica. Este socialismo alemán, que tomaba tansolemnemente en serio sus torpes ejercicios deescolar y que los trompeaba con tanto estrépitocharlatanesco, perdió, sin embargo, poco a poco suinocencia pedantesca. La lucha de la burguesía alemana yprincipalmente de la burguesía prusiana, contra lamonarquía absoluta y feudal, en una palabra, elmovimiento liberal, resultó más serio. De esta suerte, el verdadero socialismo halló laocasión tan deseada de confrontar las 75
  76. 76. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSreinvindicaciones socialistas con el movimientopolítico. Pudo lanzar los anatemas tradicionalescontra el liberalismo, contra el régimenrepresentativo, contra la concurrencia burguesa,contra la libertad burguesa de la prensa, contra elderecho burgués, contra la libertad y la igualdadburguesas; pudo predicar a las masas que ellas notenían nada que ganar, sino, al contrario, perderlotodo, en este movimiento burgués. El socialismoalemán olvidó a ese propósito que la críticafrancesa, de la cual era un simple eco, presuponía lasociedad burguesa moderna, con las condicionesmateriales de existencia que corresponden y unaconstitución política adecuada; cosas que todavíaAlemania se trataba precisamente de conquistar. Para los Gobiernos absolutos de Alemania, consu cortejo de clérigos, de pedagogos, de hidalgosrapaces y de burócratas, este socialismo se convirtióen el espantajo soñado contra la burguesíaamenazante. Completó, por su hipocresía dulzarrona, loslatigazos y los tiros que esos mismos Gobiernosadministraron duramente a los obreros alemanes enrebeldía. Si el verdadero socialismo se convirtió de ese 76
  77. 77. MANIFESTO COMUNISTAmodo en un arma en manos de los Gobiernos,representaba directamente, por otra parte, uninterés reaccionario, el interés del pequeño burgués.La clase de los pequeños burgueses, legada por elsiglo XVI, y desde entonces sin cesar renaciendobajo diversas formas, constituye para Alemania laverdadera base social del orden establecido. Mantenerla es conservar en Alemania este ordenestablecido. La supremacía industrial y política de laburguesía amenaza a esta clase de destrucción cierta:de una parte, por la concentración de capitales, y deotra, por el desarrollo de un proletariadorevolucionario. Al verdadero socialismo le parecióque podía matar dos pájaros de un tiro. Propagósecomo una epidemia. El vestido tejido con los hilos inmateriales de laespeculación, bordado de flores retóricas y bañadopor un rocío sentimental, ropaje trascendente en elcual los socialistas alemanes envolvieron sus secas"verdades eternas", no hizo sino activar la venta desu mercancía entre semejante público. Por su parte, el socialismo alemán comprendiómás bien que su vocación era erigirse en elrepresentante pomposo de esta pequeña burguesía. Proclamó que la nación alemana era la nación 77
  78. 78. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSnormal y el filisteo alemán el hombre normal. Atodas las infamias de este hombre normal 1es dioun sentido oculto, un sentido superior y socialistaque las transfiguraban completamente. Fue hasta elfin, levantándose contra la tendencia "brutalmentedestructiva" del Comunismo y declarando queimparcialmente se cernía por encima de todas lasluchas de clases. Casi sin excepciones, todas laspublicaciones llamadas socialistas o comunistas quecirculan en Alemania (1847) pertenecen a esta suciay enervante literatura. 2. EL SOCIALISMO CONSERVADOR O BURGUES Una parte de la burguesía busca remediar losmales sociales, con el propósito de consolidar lasociedad burguesa. En esta categoría colocan los economistas, losfilántropos, los humanitarios, los mejoradores de lasuerte de la clase obrera, los organizadores de labeneficencia, los protectores de los animales, losfundadores de sociedades de templanza, losreformadores de todo pelaje. Y se ha llegado hastaelaborar este socialismo en sistemas completos. 78
  79. 79. MANIFESTO COMUNISTA Citemos como ejemplo la Filosofía de laMiseria, de Proudhón. Los socialistas burgueses quieren 1ascondiciones de vida de la sociedad moderna sin lasluchas y los daños que de ella resultan fatalmente.Quieren la sociedad actual; pero con eliminación delos elementos que la revolucionan y la disuelven.Quieren la burguesía sin el proletariado. Laburguesía, como es natural se representa el mundoen que ella domina como el mejor mundo de losmundos posibles. El socialismo burgués elaboramás o menos sistemáticamente esta representaciónconsoladora. Cuando requiere al proletariado pararealizar sus sistemas y hacer su entrada en la NuevaJerusalén, no hace otra cosa, en el fondo, queinducirle a continuar en la sociedad actual, perodespojándose de la concepción rencorosa que se haformado de ella. Otra forma de socialismo, menos sistemática,pero más práctica, intenta apartar a los obreros detodo movimiento revolucionario, demostrándolesque no es tal o cual cambio político el que podrábeneficiarlos, sino solamente una transformación delas relaciones de la vida material y de lascondiciones económicas. Nótese que por 79
  80. 80. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELStransformación de las relaciones de la vida materialeste socialismo no entiende en modo alguno laabolición de 1as relaciones de producción burguesa,sino únicamente reformas administrativas realizadassobre la base misma de la producción burguesa, quepor tanto no afecten a las relaciones entre el capitaly el asalariado, y que no harán, cuando más, sinodisminuir los gastos y simplificar el trabajoadministrativo del Gobierno burgués. El socialismo burgués no alcanza su expresiónadecuada sino cuando se convierte en simple figuraretórica. ¡Libre cambio en interés de la clase obrera!¡Derechos protectores en interés de la clase obrera!¡Prisiones celulares en interés de la clase obrera! Heaquí la última palabra del socialismo burgués, laúnica que ha dicho seriamente. Porque el socialismo burgués se resume porcompleto en esta afirmación: los burgueses sonburgueses en interés de la clase obrera. 3. EL SOCIALISMO Y EL COMUNISMO CRITICO - UTOPICO No se trata aquí de la literatura que en todas 1as 80
  81. 81. MANIFESTO COMUNISTAgrandes revoluciones modernas ha formulado lasreivindicaciones del proletariado (los escritos deBabeuf, etc.). Las primeras tentativas directas del proletariadopara hacer prevalecer sus propios intereses de clase,hechas en tiempos de efervescencia general, en elperíodo del derrumbamiento de la sociedad feudal,fracasaron necesariamente, tanto por el estadoembrionario del mismo proletariado como porausencia de las condiciones materiales de suemancipación, condiciones que no podían serproducidas sino después del advenimiento de laburguesía. La literatura revolucionaria queacompaña a estos primeros movimientos delproletariado tiene forzosamente un contenidoreaccionario. Preconiza un ascetismo general y ungrosero igualitarismo. Los sistemas socialistas y comunistaspropiamente dichos, los sistemas de Saint-Simon, deFourier, de Owen, etc., hacen su aparición en elprimer período de la lucha entre el proletariado y laburguesía, período descrito anteriormente. (VéaseBurgueses y proletarios). Los inventores de estos sistemas se dieroncuenta del antagonismo de las clases, así como de la 81
  82. 82. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSacción de los elementos disolventes en la sociedaddominante. Pero no advierten del lado delproletariado ninguna independencia histórica,ningún movimiento político que le sea propio. Como el desarrollo del antagonismo de lasclases marcha al par con el desarrollo de la industria,no advierten de antemano las condicionesmateriales de la emancipación del proletariado, y seaventuran en busca de una ciencia social, de leyessociales, con el fin de crear esas condiciones. A la actividad social anteponen su propioingenio; a las condiciones históricas de laemancipación, condiciones fantásticas; a laorganización gradual y espontánea del proletariadoen clase, una organización completa fabricada porellos. El porvenir del mundo se decide con lapropaganda y la práctica de sus planes de sociedad. En la confección de sus planes, sin embargo,tienen la conciencia de defender ante todo losintereses de la clase obrera, por ser la clase que mássufre. El proletariado no existe para ellos sino bajoel aspecto de la clase que más padece. Pero la forma rudimentaria de la lucha de lasclases, así como su propia posición social, les lleva aconsiderarse muy por encima de todo antagonismo 82
  83. 83. MANIFESTO COMUNISTAde clases. Desean mejorar las condiciones materialesde la vida para todos los miembros de la sociedad,hasta para los más privilegiados. Por consecuencia,no cesan de apelar a la sociedad entera sindistinción, y más bien se dirigen con preferencia a laclase dominante. Porque, además, basta comprendersu sistema para reconocer que es el mejor de todoslos planes posibles de la mejor de las sociedadesposibles. Repudian toda acción política, y sobre todo,toda acción revolucionaria, y se proponen alcanzarsu objeto por medios pacíficos y ensayando abrircamino al nuevo evangelio social por 1a fuerza delejemplo, por las experiencias en pequeño,condenadas de antemano al fracaso. La pintura fantástica de la sociedad futura enuna época en que el proletariado, poco desarrolladotodavía, considera su propia situación de unamanera también fantástica, corresponde a lasprimeras aspiraciones instintivas de los obreroshacía una completa transformación de la sociedad. Mas los escritos socialistas y comunistasencierran también elementos críticos. Atacan a lasociedad actual en sus bases. Han provisto en sutiempo, por consecuencia, de materiales de un gran 83
  84. 84. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELSvalor para instruir a los obreros. Sus proposicionespositivas referentes a la sociedad futura, tales comola desaparición del conflicto entre la ciudad y elcampo, la abolición de la familia, de la gananciaprivada y del trabajo asalariado, la proclamación de1a armonía social y la transformación del Estado enuna simple administración de la producción; todasestas proposiciones no hacen sino anunciar ladesaparición del antagonismo de las clases,antagonismo que comienza solamente a dibujarse ydel que los inventores de sistemas no conocentodavía sino las primeras formas indistintas yconfusas. Así, estas proposiciones no tienen másque un sentido puramente utópico. La importancia del socialismo y del comunismocrítico-utópico está en razón inversa del desarrollohistórico. A medida que la lucha de las clases seacentuá y toma forma, el fantástico desdén queinspira, esa fantástica oposición que se la hace,pierde todo valor práctico, toda justificación teórica.He ahí por qué si en muchos aspectos los autoresde esos sistemas eran revolucionarios, las sectasformadas por sus discípulos son siemprereaccionarias, pues sus secuaces se obstinan enoponer las viejas concepciones de su maestro a la 84
  85. 85. MANIFESTO COMUNISTAevolución histórica del proletariado. Buscan, pues, yen esto son lógicos, entorpecer la lucha de las clasesy conciliar los antagonismos. Continúan soñandocon la realización experimental de sus utopíassociales: establecimiento de falansterios aislados,creación de colonias interiores, fundación de unapequeña Icaria, edición en dozavo de la NuevaJerusalén; y para la construcción de todos estoscastillos en el aire se ven forzados a hacerllamamientos al corazón y a la bolsa de losfilántropos burgueses. Poco a poco caen en lacategoría de los socialistas reaccionarios oconservadores descritos más arriba y no sedistinguen más que por una pedantería mássistemática y una fe supersticiosa y fanática en laeficacia maravillosa de su ciencia social. Opónense, pues, can encarnizamiento a todaacción política de la clase obrera, pues semejanteacción no puede provenir, a su juicio, sino de unaciega falta de fe en e1 nuevo evangelio. Los owenistas en Inglaterra y los furieristas enFrancia reaccionan, unos, contra los cartistas, yotros, contra los reformistas. 85
  86. 86. CARLOS MARX Y FEDERICO ENGELS IV POSICION DE LOS COMUNISTAS ANTE LOS DIFERENTES PARTIDOS DE OPOSICION Después de lo que hemos dicho en el capítuloII, la posición de los comunistas ante los partidosobreros ya constituidos se explica por sí misma, ypor tanto su posición ante los cartistas en Inglaterray los reformadores agrarios en América del Norte. Combaten por los intereses y los finesinmediatos de la clase obrera; pero en elmovimiento presente defienden y representan alpropio tiempo el porvenir del movimiento. 86

×