ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS
Una herramienta para no financiero...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMI...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

7
8
11
12
20
32
48
62

Globalidad...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

La actual coyuntura económica est...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

En 2007 la Universidad Rey Juan C...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

Madrid Excelente tiene como misió...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

GLOBALIDAD DE LA CRISIS: FINANCIE...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

sistema global e integrado, reduc...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

1. ESTRUCTURA ECONÓMICA Y ESTRUCT...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

(pasivo circulante) se correspond...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

Al igual que sucede con el activo...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

2. LOS CICLOS ECONÓMICOS DE LA EM...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

exigiéndose su renovación para po...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

utilización más intensa de los eq...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

3. EL EQUILIBRIO FINANCIERO DE LA...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

empresa Vigsa incrementa la veloc...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

4. LA SOLVENCIA A LARGO PLAZO: EL...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

no corriente y el pasivo no corri...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

Tabla 3: Balance de situación de ...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

A continuación se exponen, a modo...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

Tabla 8: Balance de situación de ...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

Dimensión del fondo de maniobra

...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

pagar a los trabajadores cada cie...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

5. SOLVENCIA A CORTO PLAZO: EL PE...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

productos terminados, su comercia...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

1-Subperiodo medio de aprovisiona...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

Tabla 13: Otra información dispon...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

almacenaje. Ambas alternativas co...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

Este indicador mide la proporción...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

Partiendo, como hemos dicho, de q...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

-

Variación de tesorería

variac...
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA
Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN
SITUACIONES DE CRISIS

6. Análisis económico-financiero ...
Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis
Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis
Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis
Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis
Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis
Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis
Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis
Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis

995 visualizaciones

Publicado el

Con el fin de poder realizar un análisis económico-financiero fiable de una empresa y conseguir el éxito en esta situación de crisis global, es necesario profundizar tanto en la estructura económica como en la financiera, conocer los cliclos económicos y conseguir el equilibrio financiero, incidiendo tanto en la solvencia a largo como a corto plazo de la organización.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
995
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
22
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Análisis de la estructura económica y financiera de las empresas en situaciones de crisis

  1. 1. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS Una herramienta para no financieros
  2. 2. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS UNA HERRAMIENTA PARA NO FINANCIEROS Prof. Francisco Díez Martín Edita: CÁTEDRA MADRID EXCELENTE Fundación Madrid por la Excelencia. Comunidad de Madrid. Universidad Rey Juan Carlos. Departamento de Economía de la Empresa Universidad Rey Juan Carlos ISBN: 978-84-692-7682-2 Depósito legal: M-50015-2009 Imprime: CIRSA Departamento de Economía de la Empresa Universidad Rey Juan Carlos Prof. Camilo Prado Román
  3. 3. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS 7 8 11 12 20 32 48 62 Globalidad de la crisis: financiera, económica y directiva Estructura económica y estructura financiera Los ciclos económicos de la empresa Equilibrio financiero Solvencia a largo plazo: el fondo de maniobra Solvencia a corto plazo: el periodo medio de maduración y la gestión de la tesorería Análisis económico-financiero de la empresa: caso práctico Bibliografía Índice
  4. 4. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS La actual coyuntura económica está obligando a las empresas a revisar sus modelos de negocio y a redistribuir sus recursos financieros y económicos para poder adaptarse al mercado y sobrevivir con solvencia. Y esto, si cabe, afecta aún más, a las pequeñas y medianas empresas, que encuentran graves dificultades para financiar sus negocios y, consecuentemente, para mantener sus actividades y sus plantillas. Desde el Gobierno Regional somos conscientes de que son los empresarios y sus compañías, los emprendedores y sus proyectos, los que contribuyen con realidades tangibles, con inversiones, con creación de empleo y con innovación, al progreso de nuestra sociedad y a la competitividad de nuestra región. Es por ello, que para paliar esta situación, estamos promoviendo diferentes medidas financieras, dentro de nuestras competencias, para dotar de liquidez a las pequeñas y medianas empresas, base de la economía madrileña. En este sentido, desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid hemos puesto en marcha una estrategia financiera global con unas líneas de actuación que van a apoyar las necesidades de las pymes madrileñas, tanto en su actividad diaria para financiar su capital circulante y activos fijos, como en aquellas actuaciones específicas que requieran una financiación especializada. Pero también creemos que, además de intentar facilitar la financiación económica, es necesario dotar a las empresas de otras herramientas que les permitan gestionar con éxito sus recursos. Por eso, con la edición de este manual, la Cátedra Madrid Excelente pretende proporcionar a las pymes, información relevante sobre cómo valorar la posición económica de una empresa, información imprescindible sobre todo en momentos económicos tan cambiantes como competitivos. D. Antonio Beteta Consejero de Economía y Hacienda Comunidad de Madrid Saludas 7
  5. 5. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS En 2007 la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y la Comunidad de Madrid creamos la Cátedra Madrid Excelente, cuyas actividades están dirigidas a promover la calidad y la Excelencia en gestión entre los estudiantes de la URJC, para transmitirles herramientas enfocadas a lograr la Calidad Total y la excelencia en la actividad empresarial, de tal modo que cuando se incorporen al mercado laboral apliquen estas premisas en sus puestos de trabajo. Las actividades de la Cátedra están pues dirigidas a las empresas madrileñas, de modo que conseguimos aunar el mundo educativo y el sector empresarial hacia un mismo objetivo. La Universidad Rey Juan Carlos está asimismo comprometida con la sociedad, y en este compromiso no podemos dejar de lado la delicada situación que vive España. En la medida de nuestras posibilidades, estamos participando en el análisis, en los debates y en las posibles soluciones para afrontar la situación. Y en esta búsqueda de análisis y soluciones la cooperación del mundo académico con las instituciones públicas y el tejido empresarial es fundamental. “Análisis de la Estructura Económica y Financiera de la empresa en situaciones de crisis: una herramienta para no financieros” es, en suma, un Manual universitario que pretende ayudar a estudiantes y a empresarios a analizar en tiempos adversos las organizaciones desde el punto de vista económico y financiero. D. Pedro González-Trevijano Rector de la Universidad Rey Juan Carlos 8 9
  6. 6. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS Madrid Excelente tiene como misión promover y difundir la cultura de la calidad en gestión entre las empresas para que éstas sean cada vez más “excelentes” y más competitivas en el mercado. La obtención de la marca Madrid Excelente certifica que la empresa cumple con unos estándares de excelencia, pero no se queda ahí. La organización tiene que avanzar en esa búsqueda de la perfección y de la calidad total en todas sus áreas y actividades, de ahí que las empresas Madrid Excelente continuamente busquen fórmulas para mejorar. La Cátedra Madrid Excelente desarrolla actividades, sobre todo de formación e investigación, relacionadas con la gestión empresarial para que, tanto estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos como las empresas certificadas con el sello Madrid Excelente, puedan profundizar de manera gratuita en las diferentes herramientas de gestión, analizando sus ventajas y comprobando su aplicación con casos prácticos de interés para ambos. “Análisis de la Estructura Económica y Financiera de la empresa en situaciones de crisis: una herramienta para no financieros” es el cuarto libro sobre gestión que publica la Cátedra y se ha centrado en un tema de sumo interés para las organizaciones. El libro está dirigido tanto a estudiantes universitarios como a directivos y responsables de departamentos ajenos al área de finanzas, directores generales y gerentes de pymes que necesiten entender más claramente o profundizar en el análisis económicofinanciero de la empresa. Esperamos que esta publicación sea útil a sus lectores y confiamos en seguir ayudando a nuestros jóvenes y empresarios a través de la formación, como uno de los pilares para alcanzar la excelencia en todos los ámbitos de la vida personal y profesional. D. Alberto Alonso Ureba Dª. Alejandra Polacci Director Cátedra Madrid Excelente Catedrático de Derecho Mercantil Universidad Rey Juan Carlos Directora Madrid Excelente Comunidad de Madrid Presentación 11
  7. 7. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS GLOBALIDAD DE LA CRISIS: FINANCIERA, ECONÓMICA Y DIRECTIVA En la actualidad el eje principal sobre el que gira la actividad económica es la emergencia acelerada de la competencia global. Globalización aplicada a la cada vez mayor actuación empresarial en los mercados internacionales, así como a la pérdida de “inmunidad” que la empresa siente en los mercados locales por efecto de su regulación. La globalización debe interpretarse conociendo sus puntos de apoyo fundamentales: - Libre movimiento de capitales. Libre movimiento de bienes y servicios. Libre movimiento de personas entre países. Quizá sea la libertad de movimiento de capitales (el mercado financiero en su conjunto) el que pueda ser tipificado como global, al no existir traba alguna a los desplazamientos financieros de un país a otro, y ello es el origen de los grandes problemas financieros por los que la economía mundial está atravesando, lo que implica un análisis de los productos financieros de los mercados y, colateralmente, del efecto inducido en las economías locales. Por el contrario, no ocurre lo mismo cuando se analizan los dos ejes restantes de la globalización. El movimiento de mercancías entre países está sujeto a ciertas trabas que lo limitan. Y el de personas está fuertemente condicionado por limitaciones o barreras de entrada que los países establecen. No obstante, bajo la óptica de una actuación global, las oportunidades de negocios ya no son interpretadas en términos del mercado local o país. Son todos los países una Oportunidad Empresarial y así debe de interpretarse. La “Oportunidad” se considera, por tanto, como más relevante que el “crecimiento” o el “clima de inversión”, a la hora de tomar decisiones financieras. En un mundo afectado por la “óptica de la globalidad”, el tamaño y el valor del mercado constituyen parte de la estrategia global empresarial, con el consiguiente desplazamiento sin trabas, o con tendencia a reducirlas, de fondos, beneficios, capital, bienes, servicios y personas. Al analizar la evolución de los mercados, la economía global se basa en principios fundamentales distintos y tiene, por lo tanto, diferentes condicionantes. En esta línea, Jeannet en su obra “Dirección de Empresas con Mentalidad Global” considera que en la economía global, la participación en el espacio económico está abierta a todos y algunas de las barreras aún presentes en la economía multinacional están desapareciendo rápidamente. Los mercados se caracterizan por la creciente homogeneidad de sus clientes, lo que no debe confundirse con una similitud o estandarización. Muchas economías locales han abierto sus fronteras al libre comercio expandiendo la dimensión potencial de sus actividades internacionales hasta un punto en el que se puede alcanzar una verdadera cobertura global del mercado. Los condicionantes para la existencia de una economía completamente global surgen de varios hechos importantes. Estos requisitos, presentes en diferentes grados en el mundo, conducen a la economía mundial hacia un 13
  8. 8. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS sistema global e integrado, reduciendo la proporción de la actividad económica descrita como doméstica, local o regional. Fase 3 - Accesibilidad al Crédito: Al aumento de los precios se le une la accesibilidad al crédito barato, este crédito barato produce que agentes externos entren en el mercado. La economía globalizada, con sus demandas distintas de las de los modelos previos de tipo internacional, multinacional o de economía del intercambio, resalta nuevas realidades comerciales, que deben ser advertidos en los negocios y en la dirección. En particular, lo anterior ha llevado a una competencia más extensa e intensa para la mayor parte de las empresas y a un empuje continuo hacia el logro de una mayor eficiencia y el surgimiento de un nuevo paradigma de dirección. Fase 4 - Recalentamiento del mercado: el efecto del crédito fácil produce que el mercado comience a recalentarse, produciendo aumentos de volúmenes y, por consiguiente, escaseces. Esto provoca aceleración en los precios y la posibilidad de recoger beneficios muy rápidamente, más agentes externos son atraídos y los precios aumentan. Dos características resaltan en una Economía Global: la expansión de la competencia y la continua necesidad de eficiencia. Fase 5 – Euforia: La burbuja entra en su fase más alta. Los precios siguen subiendo y el optimismo exagerado gana a la prudencia (basada ésta en argumentos económicos y en indicadores a largo plazo). 1. La expansión de la competencia La primera consiste en una percepción de la creciente competencia. Esta percepción deriva del reciente surgimiento de nuevos competidores cuya área de operación se ha expandido hacia nuevos mercados, en contraposición con las actividades de los competidores más tradicionales. Este elevado nivel de competencia es resultado de la mayor escala comercial impulsada por la liberalización y las nuevas tecnologías de comunicación. A medida que un mayor número de competidores se integra, los resultados dependen de la competitividad de los participantes y de la eficiencia de costes de sus operaciones. 2. La continua necesidad de eficiencia Con la expansión de la competencia globalizada, los nuevos participantes pueden tener diferentes estructuras de costes y disponer de ventajas competitivas sobre las empresas ya establecidas. Es precisamente esta presión la que motiva los esfuerzos para aumentar la eficiencia y el rendimiento en las empresas existentes. En la economía globalizada, la eficiencia de la empresa más competitiva es la que determina el punto de referencia para la “eficiencia de tipo mundial” y la que ejerce una presión sobre las demás empresas, incluso si éstas parecen ser rentables. Esta consideración de la eficiencia aplicable al sector privado implicó, también, un cambio en el sector público, afectando a su comportamiento en la búsqueda y el logro de una mayor eficiencia para poder competir a niveles de mercado y, por tanto, impulsado a alcanzar mayores niveles de competitividad. No obstante y como ocurre en la actualidad, los mercados se manifiestan con un alto grado de inestabilidad, como consecuencia de su insuficiente regulación, dando validez a los principios que Minsky institucionalizó en su célebre obra “Hipótesis de la Inestabilidad Inherente”: Fase 6 – Los expertos recogen beneficios: La euforia se mantiene y la burbuja continúa. Los expertos comienzan a vender y a recoger beneficios. Esta situación no la perciben todos. Fase 7 – El estallido: Aparece mediante el fin del crédito fácil o noticias inesperadas. Se reemplaza la euforia por el miedo. Los precios se desploman, el crédito se corta y aparecen las pérdidas. El panorama expuesto es un fiel reflejo de la secuencia por la que está atravesando la economía española, donde todos los indicadores de nuestra crisis (el estallido de la burbuja inmobiliaria, el deterioro de la renta y riqueza de los hogares españoles, la destrucción de empleo, el aumento de bancarrotas empresariales, la recesión y la contracción crediticia) nos informan y desembocan en los serios problemas para bancos y cajas de ahorro, “se ha prestado demasiado dinero a demasiada gente durante demasiado tiempo”. Desgraciadamente, estamos en una recesión que será larga. Así, para este ejercicio 2009, según el Banco de España en su “Informe de proyecciones de la economía española” que presenta un análisis sobre la situación y perspectivas de nuestra economía, se prevén caídas del PIB para el 2009 (-3%) y para el 2010 (-1%); descensos en el consumo privado (-3,1% en el 2009 y -0,4% en el 2010); descensos en el consumo público; caídas en la formación bruta de capital, -15,1% para 2009; en inversión en bienes de equipo de 24,3% para el mismo año; y en inversión en construcción de -12,9% para 2009. La exportación y la importación de bienes y servicios también tendrán descensos, siendo estos de -24,3% y -12,6% para 2009 y 2010 en exportación de bienes y servicios y de -8,9% y 2,9% para importación de bienes y servicios para el 2009 y 2010 respectivamente. Con el fin de poder realizar un análisis económico-financiero fiable de nuestra empresa y conseguir el éxito en esta situación de crisis global, se hace necesario profundizar tanto en la estructura económica como en la financiera de la empresa, conocer los ciclos económicos y conseguir el equilibrio financiero, incidiendo tanto en la solvencia a largo plazo como en la solvencia a corto de la empresa. Fase 1 – Planteamiento: Toda crisis financiera comienza con una perturbación. Puede ser el invento de una nueva tecnología, como Internet, o un cambio en la política económica, por ejemplo una reducción inesperada de los tipos de interés. Fase 2 – Los precios comienzan a subir: Inicialmente el incremento no es percibido por el consumidor y suelen reflejar una mejora en los indicadores económicos. 14 15
  9. 9. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS 1. ESTRUCTURA ECONÓMICA Y ESTRUCTURA FINANCIERA 1 El patrimonio de una empresa está compuesto por bienes, derechos y obligaciones. El balance de situación pone de manifiesto esta situación, refleja lo que tiene (bienes y derechos) y lo que debe una empresa (obligaciones) en un determinado momento del tiempo. Los bienes son el conjunto de elementos propiedad de una empresa que sirven para satisfacer o desarrollar necesidades (edificios, maquinaria, etc.). A su vez, los derechos representan las deudas que terceras partes han contraído con la empresa (dinero que debe un cliente, etc.). Por último, las obligaciones representan las deudas que ha contraído la empresa con terceros (deudas con proveedores, préstamos bancarios, etc.). El objetivo del balance es ayudar a representar una imagen fiel del patrimonio de la empresa, puede entenderse como una fotografía que muestra la relación entre las propiedades de la empresa y los derechos existentes contra esas propiedades. Esta combinación de bienes, derechos y obligaciones es lo que forma la estructura económica-financiera de la empresa. La estructura económica la forman los bienes y derechos, mientras que la estructura financiera la integran sus obligaciones, es decir, los recursos financieros propios y ajenos. Ambas estructuras constituyen las dos caras de una misma realidad. Mientras que la estructura económica representa el conjunto de inversiones realizadas por la empresa, la estructura financiera define el conjunto de medios o recursos financieros que permiten la adquisición de los bienes en los que se materializan estas inversiones. Tanto la estructura económica como la financiera pueden ser representadas de forma conjunta por medio de un modelo cuantitativo como es el balance de situación, éste permite contemplar la doble perspectiva del patrimonio empresarial a través de las partidas del activo (estructura económica) y el pasivo (estructura financiera). Desde julio de 2002, las instituciones comunitarias impulsan y favorecen la armonización contable y la convergencia con United States Generally Accepted Accounting Principles (US-GAAP) y, desde 2005, es de obligado cumplimiento. Al menos, para las cuentas consolidadas de sociedades que se rijan por la ley de un Estado del Área Económica Europea (AEE), siempre que a fecha de cierre de sus cuentas anuales tengan sus títulos admitidos a cotización en algún Estado miembro. Para el resto de sociedades, cada país del AEE posee la facultad de imponer o no la obligación de aplicar las normas internacionales de información financiera (NIIF). En España, se permite que las sociedades individuales distintas de las entidades de crédito, coticen o no en mercados regulados, continúen elaborando sus cuentas anuales según la legislación del Derecho Contable Español. A través de la reforma del Código de Comercio, el texto refundido de la Ley de Sociedades Anónimas, la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada y el Plan General de Contabilidad, nuestro derecho lleva a cabo su aproximación a la normativa internacional contable europea (NICE). El Plan General de Contabilidad aplicable a partir del uno de enero de 2008 tiene dos versiones, una más amplia, aplicable a cualquier tipo de empresa (PGC), y otra ideada especialmente para PYMES y microempresas (PGC-PYMES). Este nuevo plan produce, entre otros, unos cambios de nomenclatura en las principales partidas del Balance de situación. Así, el inmovilizado (activo fijo) y el activo circulante pasan a denominarse respectivamente “Activo no corriente” y “Activo corriente”; los fondos propios junto a las subvenciones, donaciones y legados recibidos componen el “Patrimonio neto”; las deudas a largo plazo (pasivo fijo) se denomina “Pasivo no corriente” y las deudas a corto plazo 17
  10. 10. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS (pasivo circulante) se corresponde con el “Pasivo corriente”. También destacamos que la antigua gestión de circulante, punto de reflexión en este libro, pasa a denominarse “Gestión de activo corriente”. La tabla 1 muestra la estructura económica y la estructura financiera de la empresa ficticia Constructor SA, en ella se pueden apreciar los distintos componentes de un balance de situación y su descomposición en activo y pasivo. Tabla 1: Estructura económico y financiera de Constructor SA* Estructura Económica: ACTIVO Activo no corriente Inmovilizado intangible Inmovilizado material Otros activos no corrientes Activo corriente Estructura Financiera: PASIVO 1.059 Patrimonio neto 1.169 2 Fondos Propios 1.169 1.024 Capital social 1.010 33 Otros fondos propios 1.011 Pasivo no corriente 159 12 Existencias 48 Deudores 663 Otros activos corrientes 300 Pasivo corriente 889 298 Deudas a C. P 142 Acreedores comerciales 667 Otros pasivos corrientes 80 Tesorería Total activo Deudas a L. P. 4 Otros pasivos no corrientes 8 2.070 Total pasivo y patrimonio neto 2.070 *Datos en miles de euros Respecto al tejido empresarial español, la mayoría de las empresas están sometidas al PGC. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Directorio Central de Empresas (DIRCE), en 2007 en España había 3.336.657 empresas (de las que en 2006, 3.161.480 eran PYMES); en la Comunidad de Madrid (C. Madrid), en 2007 había 503.000 empresas y en 2006, 476.695 empresas (de las que 475.364 eran PYMES). Dentro de la dimensión empresarial, en 2007 en España, el 94% correspondía a empresas de 0 a 10 asalariados frente al 93,8% en la C. Madrid; un 5,1 % a empresas de 10 a 50 asalariados en España y un 4,9% en la C. Madrid; para empresas de 50 a 200 asalariados, un 0,7% en España y un 0,9% en la C. Madrid; y para empresas de más de 200 asalariados, un 0,2% en España y un 0,4% en la C. Madrid (INE, 2008 y 2009). Estructura económica Los elementos que componen el activo de una empresa representan las inversiones, el capital en funcionamiento y el destino de los recursos financieros. Estos bienes suelen descomponerse en dos grandes partidas, activos no corrientes 18 o inmovilizados y activos corrientes (tabla 1). El activo no corriente representa las inversiones duraderas de la empresa (edificios, maquinaria, etc.), mientras que el activo corriente hace referencia a las inversiones a corto plazo (existencias, materia prima, etc.). Estas partidas se clasifican de menor a mayor liquidez. La liquidez es el grado de disponibilidad de los activos, es decir, la capacidad de los activos en convertirse en dinero efectivo (el dinero es el activo más líquido de todos los existentes, le siguen las deudas de los clientes y las existencias). Las partidas de activo corriente presentan mayor liquidez que las partidas de activo no corriente, pues generalmente es más fácil convertir en efectivo, por ejemplo, el stock de existencias que los terrenos de una empresa. El conjunto de bienes que componen el activo no corriente determina la capacidad o dimensión productiva de la empresa. Estos bienes se caracterizan porque van a permanecer y mantener su capacidad productiva durante un período relativamente largo en la empresa, aunque hay que tener en cuenta que, cuando esa capacidad productiva se reduzca como consecuencia de la depreciación física o del efecto de obsolescencia económica o tecnológica, será necesario proceder a la renovación de los mismos. Además, no hay que olvidar que la decisión sobre la dimensión relativa de la capacidad productiva del activo no corriente está determinada por el nivel de demanda que se pretende atender, es decir, la capacidad de absorción del mercado. Una demanda insatisfecha es una de las condiciones necesarias para que se produzca una inversión en activo no corriente y, consecuentemente, para que la empresa crezca o incluso nazca. Sin olvidar que toda inversión debe cumplir otra condición, la rentabilidad, es decir, que el rendimiento de la inversión sea superior a su coste. Por ejemplo, una empresa que produce y vende pintura tratará de aumentar su producción siempre y cuando el mercado demande más pintura, para ello, comprará nueva maquinaria, invirtiendo en activo no corriente. Por el contrario, los bienes del activo corriente se caracterizan porque se consumirán en un período de tiempo relativamente corto. Este periodo vendrá determinado por la inclusión del activo corriente en el proceso productivo de la empresa. Consecuentemente, para mantener la actividad productiva de la empresa será necesario renovar periódicamente los bienes del activo corriente. La cantidad inicial necesaria de corriente vendrá determinada por la capacidad productiva de la empresa y por el objetivo de ventas a corto plazo. Una empresa con un mayor nivel de activo no corriente, es decir, una mayor capacidad productiva, necesitará mayores cantidades de activo corriente que alimenten esa capacidad. En este caso, una empresa que produzca y venda señales de balizamiento, que disponga de más máquinas productoras, necesitará más materias primas con las que crear las señales de balizamiento, en caso contrario estaría infrautilizando su maquinaria, permitiendo excesos de capacidades y sus costes asociados. Estructura financiera La adquisición de los bienes que conforman el activo de una empresa, es decir, su estructura económica, implica disponer de recursos financieros. En este sentido, las partidas que componen la estructura financiera de la empresa reflejan las distintas fuentes de procedencia de los recursos financieros que han sido utilizados para hacer posible las inversiones en el activo o estructura económica. La estructura financiera (pasivo) representa el capital financiero de la empresa, sus obligaciones y sus deudas. 19
  11. 11. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS Al igual que sucede con el activo o estructura económica, las cuentas que componen la estructura financiera también se clasifican en dos grandes partidas: pasivo no corriente y corriente. Para ello se utiliza el criterio de exigibilidad, es decir, el período de tiempo en el que deben devolverse esos recursos financieros (tabla 1). Por ejemplo, un préstamo a 5 años (largo plazo) presenta un mayor plazo para su devolución y, por lo tanto, un menor grado de exigibilidad que un préstamo a tres meses (corto plazo), cuya devolución es inminente, aunque se tiene que tener en cuenta siempre el tipo de interés. El pasivo no corriente integra aquellos recursos financieros con exigibilidad a medio y largo plazo, generalmente mayor a un año, así como los recursos con exigibilidad a muy largo plazo o nula, como las aportaciones de los socios o un préstamo hipotecario. Por otro lado, los recursos financieros cuya exigibilidad se plantea a corto plazo, generalmente en menos de un año, se conocen como pasivo corriente. 20 21
  12. 12. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS 2. LOS CICLOS ECONÓMICOS DE LA EMPRESA El estudio de los ciclos económicos tiene su importancia en cuanto a la relación que mantienen con la estructura económica y financiera de la empresa. 2 Un ciclo representa una serie de sucesos que se repiten de forma continua a lo largo del tiempo. Según la duración, en cualquier empresa es posible identificar dos tipos de ciclo, existe un ciclo a largo plazo y otro a corto. El ciclo a corto plazo, también denominado mercancía-dinero-mercancía o ciclo de explotación, afecta a los elementos del activo corriente y se utiliza para determinar la actividad corriente de la empresa. Supone la conversión, por medio del proceso productivo, de las mercancías (materia prima, mano de obra, etc.) en productos terminados, los cuales, una vez vendidos y cobrados a los clientes, permitirán la adquisición de nuevas mercancías para reiniciar el proceso que se repetirá de forma continua mientras la empresa se mantenga en funcionamiento. Para una empresa constructora, el ciclo de explotación se inicia con la adquisición de materiales como ladrillos, cemento, herramientas de ferretería, mano de obra, etc., factores que, a través de la maquinaria disponible, hormigoneras, grúas, etc. (ciclo de capital), serán transformados en edificios, casas, instalaciones, etc., es decir, productos para vender a los clientes potenciales; el cobro de las ventas permite a nuestra empresa constructora, no sólo atender las deudas a corto plazo, sino también adquirir nuevas materias primas, pagar al personal, etc., con lo que la actividad productiva de la empresa puede continuar a través de este ciclo (figura 1). La duración del ciclo de explotación se calcula por medio del periodo medio de maduración; el tiempo que por término medio se tarda en recuperar el dinero empleado en atender las exigencias del proceso productivo. Tesorería Inputs Productos en curso Mano de obra Materias primas Gastos de fabricación Clientes Productos terminados Figura 1: Ciclo de explotación El ciclo a largo plazo, también denominado ciclo de capital, afecta a los elementos del activo no corriente, los cuales deben renovarse conforme vayan siendo consumidos en el proceso productivo de la empresa. La depreciación, en sus distintas tipologías (física, obsolescencia, tecnológica, etc.), que sufren la maquinaria, mobiliario, medios de transporte, etc., implica que estos elementos vayan perdiendo de forma lenta pero progresiva su capacidad de producción, 23
  13. 13. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS exigiéndose su renovación para poder garantizar el futuro de la actividad de la empresa. Esta garantía se consigue mediante el proceso de amortización que supone la valoración de la parte supuestamente consumida, durante un periodo de tiempo determinado, de los elementos del activo no corriente. El proceso de amortización va creando un fondo que permitirá la renovación de los elementos del activo no corriente cuando éstos se hayan depreciado por completo y, por tanto, el mantenimiento de la capacidad productiva de la empresa. No obstante, hay que señalar que no todos los elementos del activo no corriente requieren esta renovación pues ni se consumen ni pierden capacidad productiva con la actividad diaria, por ejemplo los terrenos y otros bienes similares (figura 2). Adquisición activo fijo Inicio actividad productiva Comienzo depreciación Dotación amortización Fondo amortización Pero además, existe una interrelación entre el ciclo de capital y el de explotación. Estos ciclos no son independientes entre sí, sino que están relacionados, de manera que una adecuada sincronía entre ambos garantiza el funcionamiento de la empresa en el corto y largo plazo, sin embargo, la discordancia entre ambos ciclos reduce las probabilidades de supervivencia. Vamos a ilustrar esta relación suponiendo dos ruedas de reloj (figura 3), donde la rueda de mayor radio representa los elementos que se integran en el ciclo de capital y, la rueda de menor radio, los elementos de la estructura del corriente que se emplean en el ciclo de explotación. Según este modelo, cada vuelta completa supone la ejecución de un ciclo. Igualmente, una mayor velocidad de giro implica una menor duración del ciclo correspondiente. Ciclo de capital Depreciación total del activo Sucesión de periodos productivos Ciclo de explotación Figura 2: Ciclo de capital La duración del ciclo de capital se calcula mediante el cálculo del proceso de amortización, es decir, el tiempo que por término medio se tarda en liquidar las inversiones realizadas en elementos del activo no corriente. Destaca que la duración media del ciclo de capital es más irregular que la del ciclo de explotación. Esto se debe a múltiples factores como la depreciación por agotamiento o caducidad del recurso que está siendo explotado y los procesos de obsolescencia. Por ejemplo, la obsolescencia tecnológica provoca que a medida que aparecen nuevas tecnologías o mejores aparatos productivos, la empresa que no se adapte o renueve irá perdiendo eficacia y eficiencia frente a sus competidores. Esta circunstancia puede provocar la necesidad de renovar anticipadamente la maquinaria y otros elementos del activo no corriente afectados. Consecuentemente decimos que el desarrollo tecnológico presiona a la empresa en la medida que puede acortar su ciclo de capital. Se puede establecer una correspondencia entre los ciclos económicos de cualquier empresa y la composición de su estructura económica y financiera. Por una parte, el ciclo de explotación afecta fundamentalmente a las partidas de activo y pasivo corriente. Este ciclo conlleva la liquidación de las inversiones del activo corriente, generando los recursos financieros necesarios para atender no sólo las obligaciones de pago derivadas de las deudas a corto plazo, sino también la reposición del activo corriente necesario para la continuidad del ciclo y la actividad diaria. Por otra parte, el ciclo de capital se encuentra relacionado con las partidas de activo y pasivo no corriente. Este ciclo implica la aplicación de recursos financieros en activos inmovilizados que permitan activar y garantizar el sistema productivo de la empresa. 24 Figura 3: Representación del ciclo de capital y ciclo de explotación En circunstancias normales, la rueda pequeña tiene una velocidad de giro superior que la rueda más grande, es decir, el ciclo de explotación tiene una menor duración que el ciclo de capital. El buen funcionamiento de la empresa está condicionado a la sincronía existente entre ambas ruedas, es decir, a la sincronía que exista entre el ciclo de explotación y el ciclo de capital. El arranque de la rueda mayor provoca el inicio del movimiento de la rueda menor pero, una vez el sistema está en marcha, el movimiento de cada rueda induce al de la otra. En una empresa de nueva creación la aportación de los socios se aplica en la compra de activos no corrientes, momento en que se inicia el funcionamiento de la empresa y comienza a girar la rueda que representa el ciclo de capital. A su vez, la inversión en activo no corriente debe nutrirse con mercancías y materiales, activo corriente, para que la empresa produzca bienes que pueda vender, este proceso provoca el giro de la rueda pequeña, el ciclo de explotación. A mayor velocidad de giro del ciclo de explotación, mayor velocidad y menor duración del ciclo de capital. Si se incrementa la intensidad de fabricación, comercialización y venta de la empresa, por ejemplo, a causa de un incremento de la demanda, también aumentará la velocidad del ciclo de capital, disminuyendo su duración. Además, provocará una 25
  14. 14. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS utilización más intensa de los equipos productivos (activo no corriente), los cuales se consumirán más rápidamente, traduciéndose en una reducción de la duración del ciclo de capital que exigirá la renovación anticipada de los equipos productivos afectados. Por el contrario, en una situación de crisis económica, con la consiguiente reducción de la demanda, provocará una mayor duración del ciclo de explotación, por muy rápido que se fabriquen los productos, si no los puedes vender, no se completa el ciclo de explotación. La reducción de la velocidad del ciclo de explotación también reduce la velocidad del ciclo de capital, disminuyendo el consumo del activo no corriente y aumentando su periodo de amortización. Algunas empresas no se dan cuenta de la importancia de la sincronización de ambos ciclos, mantienen una actividad productiva alta, consumiendo activos a gran velocidad cuando cuentan con ciclos de explotación de escasa velocidad. En épocas de crisis, algunas empresas automovilísticas han continuado con el mismo ritmo de fabricación que mantenían en épocas de bonanza económica, sin embargo, no han vendido suficientes vehículos. Es decir, han mantenido altos los costes de explotación y capital sin ingresar suficiente con las ventas. Este tipo de situación es insostenible para cualquier empresa, debiendo buscar la sincronización inmediata de ambos ciclos. La falta de sincronización entre las ruedas puede hacer estallar el sistema. Hay que evitar la costumbre de algunas empresas para solventar la falta de sintonía entre ciclos consistente en generar incrementos de deuda hasta el punto en que no pueden afrontarlas, pues este tipo de estrategia suele conducir a la quiebra. La gestión de la empresa a través de sus ciclos económicos debe permitir la paulatina liquidación y renovación de sus inversiones para hacer frente al crecimiento progresivo de las obligaciones de pago. Las empresas deben tener en cuenta la sincronía entre los ciclos de explotación y capital, así como la relación entre éstos y las diferentes partidas de la estructura económica y financiera. Según la duración de cada ciclo, la velocidad de giro, se derivan distintas exigencias o necesidades de inversión y financiación, lo que debe ser contemplado en la toma de decisiones. 26 27
  15. 15. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS 3. EL EQUILIBRIO FINANCIERO DE LA EMPRESA 3 Habitualmente las empresas gestionan sus recursos financieros desde una perspectiva de rentabilidad, sin embargo, se suelen olvidar de otro factor clave en la gestión financiera, la consecución del equilibrio financiero. Se entiende por equilibrio financiero el estado que sitúa a una empresa en una posición de solvencia, es decir, con capacidad de hacer frente a sus obligaciones de pago. La actividad de la empresa debe permitir generar recursos suficientes para atender sus obligaciones de pago. Esta cuestión está relacionada tanto con la correspondencia que debe existir entre la estructura económica y la estructura financiera, así como con la sincronización de los ciclos de explotación y capital. Si bien la estructura económica representa las aplicaciones de los fondos financieros de la empresa, los orígenes de éstos recursos financieros se encuentran representados en la estructura financiera. La relación lógica entre ambas estructuras sería aquella en la que los activos no corrientes sean financiados con pasivo no corriente y el activo corriente con pasivo corriente. No sería lógico pedir un préstamo a 3 meses para adquirir una fábrica que tiene una vida útil de 30 años, pues seguramente la fábrica no tendría capacidad para generar ingresos suficientes con los que hacer frente a la deuda a corto plazo. En este caso, lo lógico sería pedir un préstamo a largo plazo, por ejemplo, un préstamo hipotecario. Del mismo modo que existe esta relación entre partidas de no corriente y corriente, los ciclos de explotación y de capital se encuentran íntimamente relacionados con las correspondencias anteriores. El ciclo de explotación está relacionado con las partidas de activo y pasivo corriente y el ciclo de capital con las partidas de activo y pasivo no corriente. En general decimos que, en la medida que exista en una organización esta correspondencia entre la estructura económica y financiera de la empresa, con unos ciclos de explotación y capital adecuadamente sincronizados, hablaremos de equilibrio financiero. El equilibrio financiero a corto plazo se corresponde con el de solvencia a corto plazo. Definimos solvencia a corto plazo como la capacidad de una empresa para atender las obligaciones de pago que tienen vencimiento en un horizonte temporal próximo, generalmente menor a un año. Por ejemplo, las deudas con proveedores. Para afrontar estas obligaciones a corto plazo, la empresa ha debido generar, a través de sus ciclos económicos, los recursos necesarios que se materializan, en un momento determinado, en diversas partidas del activo corriente como la tesorería, los derechos de cobro sobre clientes o las existencias, y que pueden ser liquidados o convertidos en dinero para atender las deudas. El equilibrio financiero a largo plazo implica la capacidad de atender las obligaciones de pago que se manifiestan en el largo plazo, es decir, en periodos mayores a un año. En el balance de Vigsa se observa que aún liquidando el activo corriente, la empresa no puede hacer frente al conjunto de deudas que vencen en el corto plazo, definidas en el pasivo corriente. Existe un desequilibrio financiero en cuanto se rompe el equilibrio entre pasivo-activo no corriente y pasivo-activo corriente. Si bien las situaciones de desequilibrio suelen conducir a la insolvencia de la empresa, es posible superar este tipo de escenarios. En este caso, si la 29
  16. 16. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS empresa Vigsa incrementa la velocidad de giro de su ciclo de explotación, disminuyendo el periodo medio de maduración, por ejemplo, estrechando el tiempo de cobro a los clientes, de 60 a 30 días, o reduciendo los tiempos de aprovisionamiento o producción, podría volver a una situación de equilibrio financiero. Las situaciones de desequilibrio financiero pueden provocar estados de insolvencia en las empresas. Un ejemplo se muestra con el balance de la empresa Vigsa (tabla 2): Tabla 2: Balance de situación de la empresa Vigsa* ACTIVO Activo no corriente Inmovilizado intangible Inmovilizado material Otros activos no corrientes Activo corriente PASIVO 158 Patrimonio neto 1 124 33 Fondos propios 68 68 Capital suscrito 43 Otros fondos propios 25 911 Pasivo no corriente 12 Existencias 48 Deudores 563 Otros activos corrientes 300 Pasivo corriente 989 298 Deudas a C. P. 143 Acreedores 767 Tesorería Deudas a L. P. 4 Otros pasivos no corrientes 8 Otros pasivos corrientes Total activo 1.069 Total pasivo y capital propio 79 1.069 *Datos en miles de euros 30 31
  17. 17. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS 4. LA SOLVENCIA A LARGO PLAZO: EL FONDO DE MANIOBRA 4 La solvencia a largo plazo es una consecuencia del equilibrio financiero a largo plazo y, representa la capacidad de la empresa de atender sus obligaciones de pago en el largo plazo. Para que la solvencia a largo plazo sea posible es necesario que exista una correspondencia entre el pasivo y el activo, es decir, entre los orígenes y las aplicaciones de fondos, de manera que el pasivo corriente financie el activo corriente y el pasivo no corriente financie el activo no corriente (figura 4). ACTIVO PASIVO Patrimonio Neto Activo No Corriente Activo Corriente Pasivo No Corriente Pasivo Corriente Figura 4: Equilibrio financiero entre el activo y el pasivo. Sin embargo, financiar todo el activo corriente únicamente con deuda a corto plazo puede resultar excesivamente peligroso desde el punto de vista financiero, porque cualquier retraso o desfase de la corriente de cobros con relación a la corriente de pagos podría llevar a la empresa a una insolvencia técnica o suspensión de pagos, al deterioro de la imagen corporativa e incluso a un posible concurso de acreedores. Para evitar esta situación, la prudencia aconseja que las empresas se doten con una especie de colchón de seguridad o fondo de garantía que les permita hacer frente a las discontinuidades o desfases temporales entre los pagos y los cobros del ciclo de explotación, garantizando la continuidad de la actividad del negocio. Por ello, desde el punto de vista financiero, se dice que para que exista solvencia financiera, los capitales permanentes o pasivo no corriente deben ser suficientes para financiar, no sólo el activo no corriente, sino también una parte del activo corriente. Este excedente de los capitales permanentes sobre el activo no corriente recibe distintas denominaciones: fondo de maniobra, fondo de rotación y en inglés working capital. Desde un punto de vista estático, el fondo de maniobra pude calcularse mediante la diferencia entre el activo corriente y el pasivo corriente. Mediante esta fórmula se consigue conocer los activos corrientes en los que se han materializado los recursos a corto plazo. El fondo de maniobra también puede calcularse por la diferencia entre el activo 33
  18. 18. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS no corriente y el pasivo no corriente. Con este procedimiento se muestra que el fondo de maniobra está integrado por fondos financieros a largo plazo. ACTIVO Patrimonio Neto 1. FM = AC - PC 2. FM = PnC – AnC Activo No Corriente Donde: FM: Fondo de maniobra PC: Pasivo corriente AC: Activo corriente PnC: Pasivo no corriente AnC: Activo no corriente Pasivo No Corriente FONDO DE MANIOBRA Activo Corriente La figura 5 muestra la estructura de una empresa que cuenta con un fondo de maniobra positivo, indicando que la empresa se encuentra en estado de equilibrio financiero y, por tanto, en situación de solvencia a largo plazo. Este balance no es sino la consecuencia lógica de la correspondencia entre las masas patrimoniales del activo y las partidas del pasivo. Por el contrario, la figura 6 muestra un balance de situación donde la correspondencia entre orígenes y aplicaciones de fondos no parece ser la más adecuada, pues el pasivo no corriente no presenta una dimensión suficiente para financiar parte del activo corriente, generándose un fondo de maniobra negativo. Esta situación indica un estado de desequilibrio y peligro inmediato de insolvencia a largo plazo, salvo que la empresa sea capaz de modificar esta condición. ACTIVO PASIVO Activo No Corriente Pasivo No Corriente FONDO DE MANIOBRA Activo Corriente Figura 5: Situación de equilibrio: fondo de maniobra positivo Pasivo Corriente Pasivo Corriente Figura 6: Situación de desequilibrio: fondo de maniobra negativo Por norma general, una empresa solvente en el largo plazo debería mostrar un fondo de maniobra positivo, aunque existen excepciones. - Si FM > 0 La empresa dispone de recursos más que suficientes para hacer frente a los pagos próximos en el tiempo. - Si FM = 0 La empresa dispone de recursos suficientes para hacer frente a los pagos próximos en el tiempo, pero corre el riesgo de que si cualquier acreedor se demora en el pago, no será capaz de hacer frente a todas las deudas y obligaciones. - Si FM < 0 La empresa no podría hacer frente a los pagos más inmediatos, con lo que estaría técnicamente en una suspensión de pagos. Patrimonio Neto 34 PASIVO En la tabla 3 y figura 7 se muestra el balance de situación de una empresa de transporte sanitario, a la que denominaremos Macambulancias SL, así como la representación gráfica de su fondo de maniobra. Como se observa, el fondo de maniobra de esta sociedad es negativo, se encuentra en una situación de desequilibrio financiero, en la que peligra su capacidad para hacer frente a los pagos más inmediatos. El mayor error que está cometiendo es financiar parte del activo no corriente con el pasivo corriente. Es como financiar la compra de una fábrica con un préstamo que vence en 6 meses. Difícilmente la fábrica va a generar suficientes ingresos durante 6 meses como para amortizar la inversión. Macambulancias debería obtener financiación a largo plazo, o refinanciar su deuda del corto al largo plazo. También ayudaría a mejorar su equilibrio financiero disminuir su activo corriente, en este caso intentar cobrar las deudas pendientes con los clientes y liquidar sus inversiones financieras temporales. 35
  19. 19. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS Tabla 3: Balance de situación de la empresa Macambulancias SL. ACTIVO Activo no corriente Inmovilizado intangible Inmovilizado material Inversiones inmobiliarias Terrenos y construcciones Inversiones financieras a L. P Créditos a terceros Otros activos financieros Activo corriente Existencias Deudores Inversiones financieras a C. P Otros activos corrientes Tesorería Total Activo Fondo de Maniobra PASIVO 116.645 Patrimonio neto 8.932 Fondos propios 97.713 Capital social 6.000 Prima de emisión 6.000 Reservas 4.000 Resultado de ejercicios anteriores 3.000 (Divid. a cuenta) 1.000 Pasivo no corriente 574.083 Provisiones a L. P 5.848 Acreedores a L. P -53.502 -53.502 421.200 0 -530.200 55.498 0 0 0 0 141.409 Pasivo corriente 751.001 134.929 Deudas a C. P 151.001 298.670 Acreedores comerciales 550.000 298.670 697.499 Total Pasivo y Patrimonio Neto -176.918 No obstante, existen casos de empresas, como los grandes hipermercados y superficies comerciales, que poseen un fondo de maniobra negativo y, aún así, no presentan problemas de solvencia. Este tipo de empresas puede permitirse mantener fondos de maniobra negativos sin caer en insolvencia a largo plazo porque sus cobros son al contado y sus pagos a plazo (30, 60 y 90 días), gracias a lo cual consiguen un alto margen de financiación a costa de los proveedores y, además, este margen no se ve descompensado por la financiación a clientes, quienes pagan al contado. Esta circunstancia permite a los grandes centros comerciales, en épocas de crisis y caída del consumo, establecer sistemas de financiación que faciliten las compras de sus clientes, sin olvidar la posterior ampliación del margen de maniobra. Sin embargo, el fondo de maniobra puede verse modificado como consecuencia de las alteraciones de la estructura económica y financiera de la empresa, provocadas por variaciones en el ciclo de explotación y/o el ciclo de capital. Concretamente, en la medida en que aumenten las ventas de una empresa, ya sean a crédito o al contado, así como los productos fabricados y no vendidos (existencias), se incrementará el activo corriente y consecuentemente el fondo de maniobra. Al mismo tiempo, puesto que la producción y comercialización de esos productos habrán requerido una serie de gastos, pagados al contado o mediante créditos con proveedores, se consigue una disminución del activo corriente y un aumento del pasivo corriente. En definitiva, la variación neta del activo corriente y del pasivo corriente determinará la variación del fondo de maniobra. Tampoco debemos olvidar que, incluso sin formar parte del ciclo de explotación, el pago de impuestos, dividendos o el cobro de intereses financieros, implican variaciones de la tesorería de la empresa que también afectan a la dimensión de su activo corriente y, por tanto, al fondo de maniobra. Tabla 4: Balance de situación de la empresa Autorodamientos SL* 697.499 ACTIVO Activo no corriente ACTIVO PASIVO Patrimonio Neto Inmovilizado intangible Inmovilizado material Otros activos no corrientes Activo corriente Activo No Corriente Pasivo No Corriente 0 11 2 Fondos propios Capital suscrito Otros fondos propios 1.419 Pasivo no corriente Existencias 509 Acreedores a L. P. 834 Otros pasivos no corrientes Otros activos Pasivo Corriente Tesorería Figura 7: Fondo de maniobra de la empresa Macambulancias SL 76 Pasivo corriente 76 Deudas a C. P Acreedores comerciales Total activo Fondo de maniobra 36 13 Patrimonio Neto Deudores FM Activo Corriente PASIVO 1.432 Total pasivo y patrimonio neto 93 116 -23 100 100 0 1.239 0 1.239 1.432 180 *Datos en miles de euros 37
  20. 20. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS A continuación se exponen, a modo de ejemplo, tres situaciones que afectan a la estructura económica y financiera de una empresa y que pueden incidir en la dimensión del fondo de maniobra: a) la venta de un terreno, b) la compra de maquinaria y, c) la ampliación de capital. La exposición del ejemplo se implementará a partir del balance de situación de la empresa Autorodamientos SL representado por la tabla 4 y la figura 8. PASIVO Patrimonio Neto ACTIVO Activo No Corriente Activo No Corriente FM b) Adquisición de maquinaria: Supongamos ahora que la misma empresa, Autorodamientos SL, decide, comprar maquinaria al contado (utilizando tesorería y deudores) por un importe de 250.000 euros. Para analizar esta situación partiremos de la situación inicial (tabla 4). La compra de maquinaria supone, por una parte, el incremento del activo no corriente y, en la misma cuantía, una disminución del activo corriente (tesorería), reduciéndose el fondo de maniobra en la misma cantidad en que lo hace el activo corriente. Esta compra ha supuesto para la empresa disponer de un fondo de maniobra negativo y encontrarse frente a una situación de insolvencia (tabla 6). Tabla 6: Balance de situación de la empresa Autorodamientos SL tras la compra de maquinaria al contado Pasivo No Corriente ACTIVO Activo no corriente Activo Corriente Activo corriente Total Activo a) Venta de un terreno: Supongamos que la empresa Autorodamientos SL vende un terreno al contado por valor de 10.000 euros. La venta de terrenos al contado implica la disminución del activo no corriente y el aumento del activo corriente como consecuencia de su cobro. Estas variaciones se traducen en un incremento del fondo de maniobra. El nuevo balance de situación y fondo de maniobra queda reflejado en la tabla 5. En el caso de que la empresa partiera de una situación con un fondo de maniobra negativo o igual a cero, la venta del terreno significaría poner en mayor peligro la solvencia de la empresa. Activo corriente Pasivo corriente Total Activo Fondo de maniobra 38 1.432.852 Total Pasivo y Patrimonio Neto 190.447 1.432.852 -69.553 ACTIVO Activo no corriente PASIVO 263.049 Patrimonio neto 93.496 1.419.804 Pasivo no corriente 100.000 Pasivo corriente Total Activo PASIVO 1.429.804 Pasivo no corriente 1.432.853 Total Pasivo y Patrimonio Neto 1.239.357 Tabla 7: Balance de situación de la empresa Autorodamientos, SL tras la compra de maquinaria con deuda a corto plazo Activo corriente Tabla 5: Balance de situación de la empresa Autorodamientos SL tras la venta de terrenos 3.049 Patrimonio neto 93.496 100.000 En caso de realizar la compra con un crédito a corto plazo se llegaría a una solución semejante, donde el fondo de maniobra se vería reducido en la misma medida en que aumenta el pasivo corriente. En este caso se ha incrementado el patrimonio de la sociedad a costa de incrementar las deudas. Esta compra también supone un fondo de maniobra negativo y consecuentemente una situación de riesgo de insolvencia (tabla 7). Figura 8: Fondo de maniobra de la empresa Autorodamientos SL Activo no corriente 263.049 Patrimonio neto 1.169.804 Pasivo no corriente Pasivo corriente Pasivo Corriente Fondo de maniobra ACTIVO PASIVO 93.496 100.000 1.239.357 1.432.852 Fondo de maniobra 1.682.853 Total Pasivo y Patrimonio Neto 1.489.357 1.682.853 -69.553 No obstante, si la compra se realiza con un crédito a largo plazo, el incremento del activo no corriente es compensado con un incremento de los capitales permanentes, donde el fondo de de maniobra no experimenta variación, pues el activo y el pasivo corriente permanecen inalterables, manteniéndose el equilibrio financiero (tabla 8). 39
  21. 21. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS Tabla 8: Balance de situación de la empresa Autorodamientos SL tras la compra de maquinaria con deuda a largo plazo ACTIVO ACTIVO PASIVO Activo no corriente 263.049 Patrimonio neto 93.496 1.419.804 Pasivo no corriente Activo corriente 350.000 Pasivo corriente Total Activo 1.682.853 PASIVO Activo No Corriente Patrimonio Neto FM Activo Corriente Pasivo No Corriente Activo no corriente 213.049 Patrimonio neto ACTIVO PASIVO Patrimonio Neto Activo No Corriente Pasivo No Corriente ACTIVO PASIVO Patrimonio Neto Activo No Corriente FM FM Activo Corriente Pasivo Corriente 100.000 Pasivo corriente Total Activo Pasivo No Corriente Activo Corriente Pasivo Corriente c) Ampliación de capital: Por último, supongamos que la empresa Autorodamientos SL realiza una ampliación de capital propio por 200.000 euros. Esta acción se traduce en un aumento de los capitales permanentes, pudiendo tener efectos distintos sobre el fondo de maniobra, según las inversiones en las que se apliquen los fondos obtenidos. Suponiendo que se adquieran activos no corrientes, el fondo de maniobra permanecerá inalterado porque el activo y el pasivo corriente no sufren ninguna variación (tabla 9). 40 1.632.853 180.447 Sin embargo, suponiendo que esos nuevos fondos se apliquen en adquisiciones de activo corriente, se producirá un incremento del fondo de maniobra (tabla 10). Tabla 10: Balance de situación de la empresa Autorodamientos SL tras la ampliación de capital y adquisición de activo corriente ACTIVO PASIVO Activo no corriente 13.049 Patrimonio neto Activo corriente 293.496 1.619.804 Pasivo no corriente 100.000 Pasivo corriente Total Activo 1.239.357 1.632.853 Total Pasivo y Patrimonio Neto 1.632.853 380.447 La figura 10 muestra la evolución del fondo de maniobra de la empresa Autorodamientos SL tras la ampliación de capital y la aplicación de los fondos en activo no corriente y corriente. ACTIVO Figura 9: Evolución del fondo de maniobra de la empresa Autorodamientos SL tras la compra de maquinaria. 1.239.357 1.632.853 Total Pasivo y Patrimonio Neto Fondo de maniobra Pasivo Corriente 293.496 1.419.804 Pasivo no corriente Activo corriente Fondo de maniobra 180.447 Esta clase de situaciones evidencian la correspondencia que debe existir entre la naturaleza de las inversiones en no corriente y la forma de financiarlas, en orden a conseguir el equilibrio financiero y alcanzar la solvencia a largo plazo. La siguiente figura 9 muestra la evolución del fondo de maniobra de la empresa Autorodamientos SL tras la compra de maquinaria utilizando distintas fuentes de financiación. ACTIVO PASIVO 1.239.357 1.682.853 Total Pasivo y Patrimonio Neto Fondo de maniobra Tabla 9: Balance de situación de la empresa Autorodamientos SL tras la ampliación de capital y adquisición de activos no corrientes PASIVO Activo No Corriente Patrimonio Neto FM Activo Corriente Pasivo No Corriente Pasivo Corriente ACTIVO PASIVO Activo No Corriente Patrimonio Neto FM Activo Corriente Pasivo No Corriente Pasivo Corriente Figura 10: Evolución del fondo de maniobra de la empresa Autorodamientos SL tras la ampliación de capital. 41
  22. 22. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS Dimensión del fondo de maniobra 0 1 2 T-1 T T+1 T+2 Hasta ahora se ha considerado la forma de calcular el fondo de maniobra y sus repercusiones, recomendando que, por regla general, su valor sea positivo, pues en caso contrario las probabilidades de insolvencia a largo plazo para la empresa se incrementarían notablemente. En este punto cabría preguntarse: ¿cómo debe ser ese fondo de maniobra?, ¿qué proporción o cantidad de activo corriente debería ser financiado con el pasivo no corriente?, ¿cuál debe ser el fondo de maniobra teórico o necesario que asegure la continuidad de la empresa y, en consecuencia, el equilibrio financiero?. La respuesta no es sencilla, depende de múltiples factores como la inestabilidad del mercado, la inflación, la situación del mercado financiero o las expectativas futuras. Sin embargo, es posible aproximar su cálculo a partir de la fórmula anteriormente señalada FM = AC – PC. A continuación evaluaremos la dimensión del fondo de maniobra en función de cada uno de los elementos que lo componen. En relación al activo corriente, podemos establecer que el coste diario de funcionamiento (D) de una empresa, viene determinado por la siguiente expresión: D = (M x Pm) + (H x Ph) + (G x Pg) Donde: M= cantidad de materia prima consumida en un día Pm= precio unitario de la materia prima H= número de horas de mano de obra empleados en un día Ph= precio unitario hora empleada G= otros insumos consumidos diariamente en la producción Pg= precio unitario de estos insumos Aunque esta expresión simplifica la realidad de la empresa, pues en las empresas existen: varios tipos de materias primas, cada una de ellas con precios unitarios distintos, varios tipos de trabajadores con salarios diferentes, así como un conjunto bastante variado de otros insumos como, energía, transporte, gastos de administración, etc., sin embargo, por su simpleza, este modelo es el ideal para comprender el fenómeno que estamos considerando y, al menos, aproximar la dimensión del fondo de maniobra de la empresa. La variable D indica la cantidad de dinero que necesita diariamente una empresa para poder funcionar. Este dinero será recuperado con las ventas y el cobro de los productos fabricados, lo que se conseguirá al cabo de T días (figura 11). T representa el periodo medio de maduración, indica el tiempo que por término medio tarda en recuperarse una unidad monetaria invertida en el proceso productivo, es decir, desde que se gasta una moneda para comprar los materiales, hasta que se recupera con el cobro de la venta de los productos fabricados (para comprender mejor el concepto del periodo medio de maduración ver solvencia a corto plazo). 42 Figura 11: Periodo medio de maduración y recuperación de la inversión La cantidad de dinero D invertida cualquier día se recupera al cabo de T días, contados a partir de ese momento. Por tanto, en los primeros T días de funcionamiento no se produce ninguna recuperación, por lo que la empresa necesitará financiar durante ese tiempo los costes ocasionados por la actividad diaria de la empresa para mantener la producción. En términos monetarios ese valor sería D x T, cantidad que determina la dimensión del activo corriente necesario. AC= D x T= MPmT + HPmT + GPgT A partir de T+1 días, T+2 días, etc., la empresa irá recuperando sucesivamente lo invertido en el día 1, 2, etc., por tanto, para garantizar el funcionamiento de la empresa, la cantidad de dinero mínima que debe disponer es de D x T. La cantidad de dinero D x T se materializa en partidas de activo corriente que, si nos encontramos en el nacimiento de una nueva empresa o de una nueva actividad, serán la tesorería y existencias de materias primas. A medida que se desarrolle la actividad productiva se incurre en gastos necesarios que suponen una reducción de la tesorería y de las existencias de materias primas y un aumento, por el mismo valor de las existencias, de productos en curso y terminados. Estas últimas cuentas se verán reducidas cuando las ventas se produzcan, incrementándose entonces las partidas de clientes por cobrar y tesorería. El proceso que hemos descrito es el más común, en el supuesto de que la adquisición de los inputs necesarios para la actividad productiva se pague al contado. No obstante, es frecuente entre las empresas pagar las deudas con los proveedores en plazos de hasta 30, 60 y 90 días. Esta problemática implica tener en cuenta un nuevo factor para el cálculo del fondo de maniobra, en este caso tendríamos que analizar la influencia del pasivo corriente en las necesidades de fondo de maniobra. Supongamos que la empresa financia la adquisición de materiales por medio de proveedores, es decir, algo tan usual como que los proveedores de materias primas concedan un aplazamiento del pago de tm días. En este caso sólo será necesario financiar la materia prima consumida durante T-tm días. Lo mismo puede ocurrir cuando se acostumbra a 43
  23. 23. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS pagar a los trabajadores cada cierto tiempo th, habrá que financiar los salarios durante T-th días. Igualmente, los proveedores de otros insumos pueden conceder el aplazamiento del pago de la deuda en tg días, con lo que sólo habrá que financiar la compra de T-tg días. En definitiva, la cantidad de dinero que debe estar disponible para financiar la adquisición de cada uno de los inputs considerados será: - Para la materia prima: MPm(T-tm) u.m. Para la mano de obra: HPh(T-th) u.m. Para otros insumos: GPg(T-tg) u.m. En la medida en que existan créditos de provisión, no será necesario disponer de la cantidad de dinero D x T para financiar la actividad productiva de la empresa, puesto que ésta será entonces menor y vendrá dada por la siguiente expresión, la cual determina el fondo de maniobra: FM= MPm(T-tm) + HPh(T-th) + GPg(T-tg) Descomponiendo la expresión anterior podemos observar que, tal como habíamos señalado al principio, las necesidades de fondo de maniobra son el resultado de la diferencia entre el activo corriente y el pasivo corriente: FM= (MPmT + HPhT + GPgT) – (MPmtm + HPhth + GPgtg) El primer componente de esta diferencia es el activo corriente (D x T), mientras que el segundo componente representa el volumen total de crédito concedido por los proveedores, es decir, el pasivo corriente. No obstante, en esta ecuación no se ha considerado la utilización de otro tipo de créditos a corto plazo por parte de la empresa para financiar las necesidades de activo corriente. En este último caso la expresión anterior sería: FM= ((MPmT + HPhT + GPgT) – (MPmtm + HPhth + GPgtg)) – OC Donde OC representa otros créditos a corto plazo. Estos créditos a corto plazo pueden ser perfectamente utilizados para pagar a sus proveedores o financiar cualquier otra partida del activo corriente, lo que implicaría la ampliación del plazo de cancelación de los créditos y, consecuentemente, una necesidad menor de fondo de maniobra. Sin embargo, esta forma de operar implica para la empresa el coste que supone el uso de esta otra fuente de financiación, es decir, el pago de intereses. 44 45
  24. 24. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS 5. SOLVENCIA A CORTO PLAZO: EL PERIODO MEDIO DE MADURACIÓN Y LA GESTIÓN DE LA TESORERÍA 5 Los activos y los pasivos a corto plazo, también llamados corrientes, se conocen de forma conjunta, como el capital corriente o antiguamente llamado capital circulante. El Fondo de Maniobra se puede calcular como, la diferencia entre los activos y pasivos a corto plazo. Los principales activos a corto plazo son la tesorería, cuentas a cobrar (clientes, etc.) y existencias; por el contrario, las principales cuentas de pasivo a corto plazo son las cuentas a pagar (Ver tabla 11). Tabla 11: Cálculo del Fondo de Maniobra Activos corrientes Pasivos corrientes Tesorería Inversiones financieras a corto plazo Deudores comerciales y otras cuentas a cobrar 119 78 81 209 Deudas a corto plazo Acreedores comerciales y otras cuentas a pagar 276 39 Provisiones a C. P Existencias 268 48 Periodificaciones a L. P Otros activos corrientes 155 338 Otros pasivos corrientes Total 899 712 Total Fondo de maniobra = (activo corriente – pasivo corriente) = 899 - 712 = 187 millones de € A priori, un fondo de maniobra negativo indica una situación de pobre solvencia a corto plazo en la empresa. El análisis de la gestión del capital corriente comienza centrándose en el análisis de los principales activos a corto plazo, los deudores o cuentas a cobrar, las existencias, la tesorería y los activos financieros negociables. En el análisis de las cuentas a cobrar o deudores, facturas no pagadas, que la contabilidad las refleja como estas cuentas, es el director de crédito el que fija las condiciones de pago. En la gestión de existencias, puesto que las empresas necesitan disponer de reservas de materias primas, productos en curso y terminados, aunque estas pueden ser caras de almacenar e inmovilizan capital, es el director de producción el encargado de la gestión de existencias. En la gestión de tesorería, el tesorero debe decidir cuánto efectivo necesita la empresa y asegurarse que los pagos se gestionan de forma eficiente, además, el dinero en efectivo que no es necesario inmediatamente, normalmente se invierte en diferentes activos financieros negociables a corto plazo. Estos directores, que pueden ser la misma persona, deben estar estrechamente relacionados puesto que sus decisiones no pueden ser tomadas de forma aislada, sino de manera conjunta. Como sabemos, el equilibrio a corto plazo de la empresa se encuentra relacionado con el ciclo de explotación, este ciclo de explotación supone el proceso de conversión de las mercancías (materia prima, mano de obra, etc.) en 47
  25. 25. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS productos terminados, su comercialización y cobro. Tomando como referencia la demanda del mercado, este ciclo, junto con la dimensión del activo no corriente, van a determinar la capacidad productiva de la empresa. El estudio de la solvencia a corto plazo requiere el análisis del periodo medio de maduración y la gestión de la tesorería. 5.1. El Periodo Medio de Maduración El ciclo de explotación determina el tiempo que tardan en liquidarse las inversiones en activo corriente, como las materias primas y los productos terminados. Conocer este periodo de tiempo permite determinar el capital corriente, es decir, el volumen de recursos financieros necesarios para garantizar la continuidad del ciclo de explotación. La duración de este ciclo es el denominado periodo medio de maduración. Consecuentemente, el conocimiento de la duración de este ciclo constituye una cuestión relevante para evaluar las necesidades financieras de la empresa y la forma en que deben ser atendidas para asegurar el equilibrio financiero de la misma. El periodo medio de maduración representa el tiempo que por término medio se tarda en recuperar una unidad monetaria invertida en el proceso productivo. El comienzo de cualquier actividad exige disponer de recursos financieros que permitan adquirir los factores necesarios para iniciar el proceso productivo. Con estos recursos la empresa puede adquirir materias primas, mano de obra y otros recursos como energía, materiales auxiliares, etc. Este conjunto de inputs es transformado durante el proceso productivo para obtener productos terminados. La venta de éstos a los clientes y el cobro consiguiente permitirá recuperar de nuevo el dinero invertido inicialmente. Así, la empresa podrá atender sus obligaciones de pago (préstamos bancarios, mano de obra, etc.). Sin embargo, la gestión de la empresa no se orienta únicamente a la recuperación de la inversión, sino que además persigue la obtención de un excedente que haga aumentar la rentabilidad de la misma. En cualquier caso, la recuperación de la inversión conduce hacia el inicio de un nuevo ciclo de explotación. consideración procederemos al cálculo del periodo medio de maduración de una empresa. Para ello es necesario definir la terminología que se utilizará. M: Volumen de compras de materias primas y otros materiales en un año o periodo m: Stock medio anual de materias primas y otros materiales C: Coste total de los productos fabricados en el año (excluyendo amortizaciones) c: stock medio de productos en curso de fabricación en un año CV: Coste total del volumen de ventas anuales t: Stock medio de productos terminados en almacén V: Volumen de ventas anuales v: saldo medio de los crédito concedidos a los clientes A partir de estos datos es posible calcular la duración de los subperiodos que conforman el periodo medio de maduración. La figura 12 representa la duración de un periodo medio de maduración cualquiera. Periodo de Aprovisionamiento Periodo de Fabricación Periodo de Venta Periodo de Cobro Asumiendo que el periodo medio de maduración representa la duración del ciclo de explotación, supongamos una empresa cuyo ciclo de explotación tiene una duración de 90 días con la siguiente descomposición: - Tiempo necesario para el aprovisionamiento de los inputs (materia prima, auxiliares, etc.): 7 días Tiempo necesario para fabricar los productos terminados: 29 días Tiempo necesario para la venta de los productos terminados: 18 días Tiempo necesario para cobrar a los clientes las ventas realizadas: 36 días Total periodo de maduración: 90 días En este supuesto estamos considerando un único ciclo de explotación, es decir, el ciclo de un único producto, sin embargo debemos darnos cuenta que no todos los ciclos de explotación de una empresa y sus productos tienen que tener la misma duración. Por ello, cuando existe más de un ciclo de explotación lo que se hace es calcular la media de las duraciones del conjunto de ciclos, que es lo que indica el periodo medio de maduración. Teniendo en cuenta esta 48 Fin de fabricación Pagos de aprovisionamiento Entrada en proceso de fabricación Venta de la producción Figura 12: Periodo medio de maduración 49
  26. 26. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS 1-Subperiodo medio de aprovisionamiento: es el tiempo que por término medio se emplea en el aprovisionamiento de los materiales necesarios que se consumen en el proceso productivo. Incluye el tiempo medio empleado en la compra de los materiales y el tiempo medio que éstos permanecen en el almacén esperando a ser utilizados. El cálculo de este periodo implica conocer el número de veces (n1) que se renueva el almacén de materiales (rotaciones) y que se obtiene mediante el cociente entre el volumen de compras de materias primas y otros materiales en un año (M) y el stock medio anual de materias primas y otros materiales (m). El stock medio de productos terminados es la media simple entre el stock inicial y final de productos terminados (en el periodo considerado). De esta forma, el subperiodo medio de venta (d3) se determina como el cociente entre el número de días del año y el número de rotaciones que experimentan éstos productos. d3=365/n3 días 4-Subperiodo medio de cobro: es el tiempo que por término medio se emplea en cobrar a los clientes los productos vendidos. Su cálculo exige conocer el número de rotaciones de los créditos comerciales concedidos a los clientes (n4) que viene determinado por el volumen de ventas anuales (V) entre el saldo medio de los créditos concedidos a los clientes (v). n1=M/n rotaciones n4=V/v rotaciones El stock medio anual de materias primas y otros materiales (m) se calcula como la media simple entre las existencias iniciales y finales (en el periodo considerado) de materias primas y otros materiales. El número de días que por término medio están almacenados los materiales adquiridos d1 vendrá determinado por el cociente entre la duración del año (365) y el número de rotaciones que experimenta el almacén de esos materiales: d1= 365/n1 días 2-Subperiodo medio de fabricación: representa el tiempo que por término medio se emplea en la fabricación de un lote de productos. Su cálculo exige conocer el número de veces que se renueva el stock de productos en curso de fabricación (n2), el cual viene dado por el cociente entre el coste total de los productos fabricados en el año (excluyendo amortizaciones) y el stock medio de productos en curso de fabricación en un año. n2=C/c rotaciones El saldo medio de créditos concedidos a los clientes es la media simple entre el saldo medio inicial y final de crédito concedidos (en el periodo considerado). De esta forma, el subperiodo medio de cobro (d4) se determina como el cociente entre el número de días del año y el número de rotaciones que experimentan éstos saldos. d4=365/n4 días Una vez se determina la duración media de todos los subperiodos que integran el periodo medio de maduración (T), podemos determinar su valor: T=d1+d2+d3+d4 días A continuación se desarrolla un ejemplo con el objeto de ilustrar el cálculo del periodo medio de maduración. Para ello, supongamos una empresa con la información de la tabla 12 y 13: Tabla 12: Balance de situación de la empresa VIGSA El stock medio de productos en curso de fabricación es la media simple entre el stock inicial y final de los productos en curso de fabricación (en el periodo considerado). De esta forma, el subperiodo medio de fabricación (d2) se determina como el cociente entre el número de días del año y el número de rotaciones que experimentan éstos productos. d2=365/n2 días 3-Subperiodo medio de venta: indica el tiempo que por término medio se tarda en vender un lote de productos a partir del momento en que ha sido fabricado y se encuentra disponible para su comercialización. La determinación de este periodo exige el cálculo de las rotaciones de los productos terminados en el almacén (n3), el cual viene determinado por el cociente entre el coste total de las ventas anuales (CV) y el stock medio de productos terminados en almacén (t). n3=CV/t rotaciones 50 01-ene 31-dic Activo no corriente 158.199 200.000 Activo corriente 911577 1.103.870 19.968 17.000 13.000 23.010 119.000 213.500 Deudores 563.093 310.100 Tesorería 298.516 438.260 Total activo 1.069.776 1.303.870 ACTIVO Materias primas Productos en curso Productos terminados 01-ene 31-dic Patrimonio Neto 68.069 68.069 Pasivo no corriente 12.080 390.801 989.627 222.086 767.541 845.000 213.000 632.000 PASIVO Pasivo corriente Deudas a C. P Proveedores Total pasivo y patrimonio neto 1.069.776 1.303.870 51
  27. 27. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS Tabla 13: Otra información disponible de la empresa VIGSA OTRA INFORMACIÓN Compras del ejercicio 1.100.000 Coste de los productos fabricados 1.700.000 Coste de las ventas 1.900.000 Ventas del ejercicio 4.600.000 1-Subperiodo medio de aprovisionamiento: m= (19968 + 23010)/2 = 21.489 euros M= 1100000 euros n1= M/n = 1100000/21489 = 51,19 rotaciones d1= 365/51,19= 7,13 días 2-Subperiodo medio de fabricación: c= (17000 + 119000)/2= 68.000 euros C= 1700000 euros n2= 1700000/68000 = 25 rotaciones d2= 365/25= 14,6 días 3-Subperiodo medio de venta: t= (13000 + 213500)/2= 11.3250 euros CV= 1900000 euros n3= 1900000/113250= 16,77 rotaciones d3= 365/16,77= 21,76 días 4-Subperiodo medio de cobro: v= (563093 + 310100)/2= 436.596,5 euros V= 4600000 euros n4= 4600000/436596,5= 10,53 rotaciones d4= 365/10,53= 34,66 días Periodo medio de maduración: T= 7,13 + 14,6 + 21,76 + 34,66 = 78,15 52 A la luz de estos resultados observamos que la empresa de nuestro ejemplo tiene un ciclo de explotación con una duración media de 78,15 días, lo cual significa que el número de ciclos de explotación en el año será de de 4,67 siempre que no existan circunstancias que desestabilicen el ciclo de explotación. Si las condiciones económicas del entorno de la empresa y las condiciones internas de ésta permanecen estables, la duración del ciclo de explotación se mantendrá también dentro de una cierta estabilidad. En este sentido, conocer la duración media del ciclo de explotación, es decir, el periodo medio de maduración, es importante para orientar la gestión de la empresa porque, de esa forma, se puede determinar cuál es la dimensión más adecuada del activo y pasivo corriente según el ritmo de actividad que desarrolla la empresa. Sin embargo, la modificación de las condiciones del entorno de la empresa puede provocar una alteración del ciclo de explotación y con ello, del volumen de inversión en activo corriente y la necesidad de financiación del mismo. Ante cualquier tipo de situación cambiante, la dirección de la empresa debe mantener el equilibrio financiero, pese a la dificultad que pueda entrañar. Algunos cambios del entorno, tanto interno como externo, que pueden alterar la duración del ciclo de explotación son: A) Circunstancias externas: a) Incremento de la demanda: Para hacer frente a un incremento de la demanda, la empresa puede acelerar su ciclo de explotación, reduciendo la duración de alguno de los subperiodos que integran el periodo medio de maduración. Esta medida sería la más adecuada cuando el incremento de la demanda es coyuntural, sin embargo, en el caso de tratarse de una tendencia permanente se hará necesario aumentar la dimensión productiva de la empresa o modificar su tecnología productiva. El incremento de la demanda generalmente provoca una mayor velocidad del ciclo de explotación, entre otros, el subperiodo de venta se acorta porque es más fácil vender y, a su vez, arrastra al ciclo de capital, acelerando su ritmo y consiguiendo que los activos se consuman más rápidamente. Una mayor cantidad de producción como consecuencia del acortamiento del periodo de fabricación que no se corresponda con un incremento de la demanda, provocará una mayor cantidad de productos terminados en el almacén y, en consecuencia, un aumento del tiempo medio de venta. El resultado puede ser que el ciclo de explotación no experimente una gran variación pero la empresa tendrá que financiar el exceso de almacén generado. b) Reducción de la demanda: Una reducción de la demanda de la empresa puede contrarrestarse mediante varias alternativas. En primer lugar, se puede disminuir el ritmo de producción, ajustándolo al nuevo nivel de la demanda, aumentando el tiempo medio empleado en el subperiodo de fabricación. También podría utilizarse el almacén para no disminuir el ritmo de producción, estableciendo un colchón de seguridad entre oferta y demanda. Con esta segunda alternativa se aumentaría el tiempo medio de ventas y 53
  28. 28. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS almacenaje. Ambas alternativas conseguirían un aumento del período medio del ciclo de explotación, lo que se traduce en un incremento de las necesidades de financiación del activo corriente. En el caso de una reducción de la demanda estructural y no coyuntural la empresa debería reducir su dimensión productiva y/o modificar su tecnología. B) Circunstancias internas a) Cambio en la tecnología de producción: Los cambios en la tecnología productiva pueden ocasionar, entre otros efectos, el incremento de la productividad, reduciéndose el tiempo medio de fabricación y, por tanto, el periodo medio de maduración. El problema radica en que la empresa no sea capaz de colocar en el mercado este incremento de su oferta. En estos casos no se reducirá la duración del ciclo de explotación pues se incrementará el tiempo empleado en la venta. b) Cambios en los métodos de gestión de compras y aprovisionamientos: En este caso, la utilización de métodos modernos de gestión de compras y aprovisionamientos provocará la reducción del subperiodo de aprovisionamiento, disminuyendo el ciclo de explotación y consecuentemente las necesidades de financiación a corto plazo valor marginal de esta liquidez es igual al valor marginal de los intereses de la Letras del Tesoro. El valor marginal de la liquidez disminuye cuando aumenta la cantidad de dinero en efectivo disponible. Por lo tanto, el director financiero querrá mantener los saldos de tesorería hasta el punto que el valor marginal de los intereses a los que se renuncia, sea igual, o se iguale al valor marginal de la liquidez. También debe compensar el coste de mantener unas existencias de dinero en efectivo con el beneficio. Una buena gestión de tesorería implica cierto grado de centralización, por ejemplo, no es posible mantener el nivel de dinero en efectivo deseado, si todas o algunas de las filiales de un grupo son responsables de sus propias reservas privadas de efectivo. Es normal que en empresas muy descentralizadas exista un control de la tesorería y de las relaciones con las entidades financieras. Entendemos por solvencia a corto plazo, la capacidad de la empresa de hacer frente a sus obligaciones de pago en un horizonte temporal dado, consecuencia del estado de equilibrio financiero a corto plazo; pudiéndose ser o no ser solvente. La solvencia puede ser considerada en sentido estático o en sentido dinámico. 5.2.1. Ratios de liquidez c) Aplicación de prácticas comerciales: La práctica de algunas políticas comerciales como descuentos y otras promociones permiten reducir el subperiodo de ventas y, en consecuencia, el ciclo de explotación así como la financiación a corto plazo. La solvencia en sentido estático, la contempla en un momento determinado de tiempo. Ésta puede ser evaluada por medio de ratios o indicadores que se construyen a partir de la información suministrada por el balance. El ratio es una relación por cociente de dos magnitudes contables o de mercado, que es utilizado para estudiar la estructura y posición financiera de las empresas. Refleja la relación entre las mismas en el instante temporal al que se refiere el balance. d) Aplicación de prácticas financieras: Algunas prácticas financieras como el factoring o el descuento comercial pueden afectar a la duración del ciclo de explotación en la medida en que, al adelantar el periodo de cobro de las ventas, se reduce el subperiodo de cobro y el ciclo de explotación. Analizando la solvencia a corto plazo, los ratios utilizados se construirán en base a las partidas del balance (activo corriente y pasivo corriente). Los ratios más habituales son los siguientes: ratio de corriente o de liquidez, ratio rápido, de tesorería ordinaria o prueba ácida y ratio de tesorería o de tesorería inmediata. Cualquier empresa puede adoptar distintas medidas para reducir la duración de su ciclo de explotación y, de esta manera, reducir las necesidades de financiación en el corto plazo. - Ratio de circulante = 5.2. Gestión de tesorería La problemática consiste en conocer el rendimiento que puede llegar a dar el bien gestionado, es decir, el efectivo, puesto que los activos financieros a corto plazo producen intereses y el dinero en efectivo no, aunque este proporciona más liquidez que los títulos. En equilibrio, todos los activos con el mismo riesgo se valoran para que tengan el mismo beneficio marginal1 esperado. El beneficio por tener una Letra del Tesoro (activo considerado de bajo riesgo), son los intereses que se reciben, por el contrario, el beneficio de mantener el dinero en efectivo, es la liquidez. En equilibrio, el 1.- 54 El beneficio marginal de un bien o servicio se mide como la cantidad máxima que está dispuesta a pagar una persona por una unidad más de ese mismo bien o servicio. Ratio de corriente o de liquidez activo corriente pasivo corriente Este ratio debe ser superior a 1. De esta forma, con la liquidación del activo corriente se podrá atender a las obligaciones que se derivan del pasivo corriente. - Ratio de acidez, de tesorería ordinaria o prueba ácida Prueba ácida = tesorería + títulos a corto plazo + cuentas a cobrar pasivo corriente 55
  29. 29. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS Este indicador mide la proporción de obligaciones a corto plazo que pueden ser atendidas con cierta seguridad por la empresa en función de los recursos disponibles en un momento dado. - Ratio de tesorería o de tesorería inmediata Ratio de tesorería = tesorería + títulos a corto plazo pasivo corriente Partimos de que la mayor parte de las entradas de tesorería de la empresa Betasa provienen de la venta de lámparas. Aunque las previsiones de ventas normalmente se realizan mensualmente, pudiendo ser incluso semanales o diarias, vamos a realizarlas trimestralmente para reducir los cálculos. Por lo que la previsión de ventas por trimestre de Betasa para el 2009 quedaría de la siguiente manera: Tabla 14: Previsión de ventas de Betasa Cuarto Trimestre'08 Este ratio evalúa el volumen de obligaciones a corto plazo que se puede atender con el dinero líquido que se dispone. El valor recomendado viene determinado por la gestión de tesorería que haga la empresa. La utilización de ratios debe realizarse con ciertas precauciones, puesto que el valor del ratio por sí mismo no proporciona ninguna conclusión, ya que estos indicadores toman sentido en la medida que se comparan con ratios pasados de la misma empresa, con ratios de otras empresas de sector, con los ratios medios del sector o con determinados estándares previamente establecidos. No hay que olvidar que estos ratios constituyen una visión estática de la realidad financiera de la empresa, puesto que evalúan la solvencia a corto plazo en un momento determinado de tiempo. Es decir, hacen referencia a los recursos disponibles para hacer frente a las obligaciones de pago en un momento de tiempo concreto; en esta línea, los ratios no tienen en cuenta los flujos futuros que pueden ser generados por la empresa. En definitiva, los ratios deben servir de apoyo a Tesorería, deben ser comparados con el sector y deben ir acompañados de un razonamiento adecuado. 5.2.2. Presupuesto de Tesorería El director financiero se enfrenta al problema de realizar las previsiones sobre los futuros orígenes y aplicaciones de efectivo. Estas previsiones proporcionan, por un lado, un presupuesto que puede utilizarse con posterioridad para medir los resultados y, por otro, alertan al director de las necesidades futuras de flujos de caja. Así, la solvencia a corto plazo, en sentido dinámico, implica la gestión de la tesorería, entendida ésta por la gestión de la corriente de cobros y pagos que a corto plazo va a presentar la empresa. Una adecuada gestión de la tesorería permitirá mantener su solvencia y el instrumento que se utiliza para la gestión es el denominado presupuesto de tesorería (documento de carácter previsional en el que se recogen, de forma periódica, la corriente de cobros y pagos que se manifiestan en la empresa en un horizonte temporal contemplado). Puesto que existen multitud de maneras de realizar un presupuesto trimestral de tesorería (las multinacionales, mediante elaborados modelos empresariales o mediante hojas de cálculo para planificar sus necesidades y, las pequeñas empresas mediante procedimientos menos formales), para poder explicar de una manera sencilla la preparación del mismo, tanto las entradas como las salidas, vamos a partir de los datos de la empresa ficticia Beta, S.A. (en adelante Betasa). 56 Primer Trimestre'09 Segundo Trimestre'09 Tercer Trimestre'09 Cuarto Trimestre'09 110* 100 70 80 105 Ventas (miles de euros) *Las ventas del cuarto trimestre de 2008 son datos ya conocidos Sabemos que las ventas son deudores antes de ser tesorería, puesto que el flujo de caja se deriva de los deudores o cuentas a cobrar. Puesto que la mayoría de las empresas conocen el tiempo medio de pago de las facturas por parte de sus clientes, se puede prever qué proporción de ventas trimestrales se convertirán en tesorería y qué proporción serán deudores en el próximo trimestre. Suponemos que el 70% de las ventas de Betasa son cobradas en el mismo trimestre y que el restante 30% están previstos cobrarlos en el siguiente trimestre y, además, partimos de que los deudores al principio del trimestre son de 35.000€. Tabla 15: Previsión de cobros de Betasa (datos en miles de euros) Primer Trimestre Segundo Trimestre Tercer Trimestre Cuarto Trimestre 35 32 23 26 100 60 70 110 70 49 56 73,5 Ventas de l trimestre anterior (30%) 33 30 21 24 Total cobros 103 79 77 97,5 32 23 26 33,5 Deudores al principio del trimestre Ventas Cobros Ventas del trimestre (70%) Deudores al final del trimestre 57
  30. 30. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS Partiendo, como hemos dicho, de que el 70% de las ventas son cobradas en el mismo trimestre y el 30% en el siguiente trimestre, y que los deudores al principio del trimestre son de 35, podemos realizar la previsión de cobros. Así, en el primer trimestre de 2009, el total de los cobros será igual a la suma del 70% de las ventas previstas para el primer trimestre (100 x 0,70 = 70) más el 30% de la ventas de trimestre anterior (110 x 0,3 = 33), siendo la suma 103 (70 + 33 = 103). Los deudores al final del trimestre o cuentas a cobrar al final del periodo se calculan mediante la suma de los deudores al principio del trimestre (35) más las ventas (100) menos los cobros (103), siendo el resultado final de 32 (35 + 100 – 103 = 32). Tabla 16: Presupuesto de tesorería previsto de Betasa para 2009 (datos en miles de euros) Por lo tanto, la principal fuente de tesorería prevista para Betasa son los cobros de los deudores o cuentas a cobrar. Lo que no es la principal fuente de tesorería de la empresa, es lo que se denomina como “otras fuentes”, como por ejemplo en nuestro caso, podrían ser la devolución de impuestos, cobro de indemnizaciones, venta de terrenos, etc. Como hemos dicho, los orígenes de tesorería están formados por los cobros de los deudores y otros. Ya dentro de las salidas de tesorería, las aplicaciones se pueden dividir en cuatro grandes grupos para una mejor comprensión. Estos son, los pagos de las cuentas a pagar o deudores, los pagos de personal, administrativos y otros, las inversiones de capital y los impuestos, intereses y dividendos. Para Betasa, dentro de los pagos de deudores o de las cuentas a pagar, encontramos las facturas de materias primas, piezas, gas, teléfono, etc. Entendemos para el ejemplo que las facturas se pagan en el periodo estipulado, aunque seguro que se podrían retrasar en el tiempo (generalmente denominado diferimiento de deudores o de las cuentas a pagar). En los gastos de personal, administrativos y otros, incluiría los gastos habituales de la empresa en la realización de su actividad, después estarían las inversiones de capital y, para terminar, los impuestos, intereses y pagos de dividendos, que englobaría los intereses de la deuda a largo plazo actualmente en circulación. Como podemos observar en la tabla, aparecen los orígenes de tesorería previstos y las aplicaciones previstas, por lo que podemos calcular la entrada neta de tesorería prevista (orígenes menos aplicaciones). Existiendo salidas los tres primeros trimestres y una entrada en el último trimestre. Ya dentro del cálculo de las necesidades de financiación a corto plazo, en el primer trimestre, partimos de que tenemos 5 mil € de tesorería al principio del trimestre (a) que junto a la salida de tesorería de 6 mil €, en la variación en el saldo de tesorería (b) obtenemos que Betasa tendrá que obtener 1 mil € de financiación adicional (5 + (-6) = -1). Como norma general, la mayoría de directores financieros, establecen un saldo mínimo de tesorería operativa como medida preventiva, puesto que absorberá las entradas y salidas de tesorería inesperadas. Si suponemos que Betasa tiene un saldo mínimo de tesorería de explotación de 5 mil €, las necesidades acumuladas de financiación de Betasa a corto plazo serán de 6 mil € (5-(-1)=6). En el último trimestre Betasa está a salvo puesto tiene 7 mil € por encima de su saldo mínimo operativo. Una vez conozcamos el presupuesto de tesorería previsto se debe elaborar un plan de financiación a corto plazo que cubra las necesidades previstas de la manera más económica posible. 58 Segundo Trimestre Tercer Trimestre Cuarto Trimestre 103 79 77 97,5 0 0 7 6,5 Total orígenes 103 79 84 104 Aplicaciones de tesorería Pagos de cuentas a pagar 55 50 50 50 Gastos de personal y otros 29 29 29 29 Inversiones de Capital Impuestos, intereses y dividendos 21 4 109 10 4 93 5 4 88 5 4 88 -6 -14 -4 16 a) tesorería al principio del trimestre 5 -6 -14 -4 b) variación saldo de tesorería Deudores al final del trimestre = deudores a principio de trimestre + ventas - cobros Primer Trimestre -6 -14 -4 16 c) tesorería al final de trimestre (a+b=c) -1 -20 -18 12 d) saldo mínimo operativo de tesorería 5 5 5 5 e) necesidades acumuladas de financiación a corto plazo (e=d-c) 6 25 23 -7 Orígenes de tesorería Cobros de deudores Otros Total aplicacion es Orígenes menos aplicaciones Necesidades de financiación a corto plazo Como hemos dicho, el presupuesto de tesorería permite detectar desajustes entre las corrientes de cobros y pagos, y sugiere la manera de realizar medidas correctivas para subsanarlos. Aunque, también existen instrumentos complementarios para la gestión de la tesorería; éstos son los ratios dinámicos de tesorería, entre los que destacamos, la variación de tesorería, los flujos de caja de explotación (operativos) y los flujos de caja no operativos. 59
  31. 31. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS - Variación de tesorería variación de tesorería = (tesorería al final del periodo - tesorería al comienzo del periodo) x 100 tesorería al comienzo del periodo Un valor positivo indicaría un incremento en la tesorería para el periodo estudiado; y un valor negativo, por el contrario, indicaría una disminución de la tesorería para un periodo. - Flujo de caja de explotación (operativos) flujo de caja de explotación = - cobros operativos pagos operativos Flujos de caja no operativos flujo de caja no operativo = cobros no operativos pagos no operativos Un valor igual a 1 indicaría que los flujos no operativos de la empresa se compensan puesto que los cobros coincidirían con los pagos. A nuestro entender, la relación existente entre el equilibrio financiero y la solvencia a corto plazo, se produce porque la solvencia a corto plazo se apoya necesariamente en un estado de equilibrio financiero también a corto plazo. Sin embargo, una empresa puede estar en desequilibrio y ser capaz de atender sus obligaciones de pago a corto plazo siempre que la empresa tenga capacidad de endeudamiento. No obstante, esta situación no puede prolongarse a lo largo del tiempo, puesto que llevaría a la insolvencia a corto plazo. 60 61
  32. 32. ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA EN SITUACIONES DE CRISIS 6. Análisis económico-financiero de la empresa: caso práctico En el momento de valorar la posición económica de una empresa, lo primero que debemos hacer es valorar la situación actual. Para ello utilizaremos el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias y el origen y aplicación de fondos. Con el objetivo de ilustrar esta idea y que sirva como resumen aclaratorio de este libro “Análisis de la estructura económica y financiera de la empresa en situaciones de crisis: Una herramienta para no financieros”, vamos a desarrollar un sencillo ejemplo que nos permita explicar todas estas ideas y conseguir una fácil comprensión. Para ello, hemos considerado el caso de la empresa ficticia Alfa, S.A. (en adelante Alfasa). 6 El balance de situación de Alfasa nos muestra los activos de la empresa así como la fuente de fondos utilizados para la compra de estos activos. Se enumeran de mayor a menor liquidez. Los activos corrientes recogen la tesorería, los títulos negociables, cuentas a cobrar y los inventarios de materias primas, productos en curso, y productos acabados. Los restantes son activos a largo plazo, generalmente poco líquidos, como fábricas, edificios y/o terrenos. Tabla 17: Balance de situación de Alfa, S.A. (datos en millones de euros) Activo Activo Corriente Títulos y Tesorería Deudores / Cuentas a cobrar Existencias Dic 2008 Dic 2007 Variación 21 14 7 151 125 26 92 84 8 Total activo corriente Activo no corriente Inmuebles, fábrica y maquinaria 264 223 41 693 593 100 Menos amortización acumulada 339 367 (42) Activo no corriente neto 354 226 171 1047 960 87 Activos totales Pasivo y Patrimonio neto Pasivo corriente Deudas financieras Dic 2008 Dic 2007 Variación 120 180 (60) Acreedores Comerciales 80 79 1 Otros pasivos líquidos 54 42 12 63

×