2. pureza

366 visualizaciones

Publicado el

Eslabon PUREZA DE LA CADENA DE AMOR Espiritualidad de la Cruz

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
366
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
53
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

2. pureza

  1. 1. Deben ser muy puras ddee ccuueerrppoo yy aallmmaa Donde hay pureza, ahí está Dios, la santidad por esencia. Vivir en la Pureza, es vivir en Dios, y muy dentro de Jesús
  2. 2. Total ausencia de pecado mortal Evitando aún toda mancha de pecado venial Consiste en; (1) Limpieza de cuerpo y mente (2) Depuramiento absoluto de todo afecto menos puro (3) Depuramiento absoluto de todo efecto menos puro El tercer grado de Pureza, sublime, es, aparte de las dos anteriores la que el Señor exige a las almas del Oasis
  3. 3. 1.- Con la ausencia de todo pecado contra la Castidad, en pensamientos, palabras y obras, huyendo hasta de su sombra. 2.- Con la frecuencia de sacramentos. MEDIOS PRÁCTICOS GENERALES MEDIOS ESPECIALES SE LIMPIA EL CUERPO - Con el contacto con la misma Pureza… tener realmente corazón con corazón… sentir el roce de Jesús hostia, su misma substacia, sangre y vida que nos penetra - Por medio de la frecuente, voluntaria, y aún, constante crucifixión Es imposible que la vida espiritual comience, si la sensualidad no muere Sin el dolor, no hay pureza; por eso Jesús clavó no sólo su alma, sino también su cuerpo, en la Cruz, para comprárnosla
  4. 4. SE LIMPIA LA MENTE 1.- Pensamientos santos 2.- Meditación de la pasión de Jesús 3.- Vida interior 4.- Examen de previsión al levantarnos… particular a medio día, y general en la noche PUNTO IMPORTANTE No tan sólo el cuerpo y la mente deben ser castos y purísimos en sí, sino que, Jamás deben provocar el mal en los demás, ni con acciones, ni con palabras, ni aún con pensamientos íntimos o exteriorizados Para esto ayudan mucho; (1) Modestia (2) Sencillez interior y exterior (3) Simplicidad El alma que la posee se oculta siempre bajo las alas de la humildad huyendo de todo honor, de todo aprecio, de toda alabanza, por creerse indigna de ellas. No abriga la menor pretensión ni de ser.. ni de aparecer… porque, para ella, ¡todo lo es Dios, y antes anhela desaparecer, para que Él aparezca! Hermana de la sencillez, no es efecto de un corto entendimiento. Encierra la verdadera sabiduría, porque refleja al mismo Dios que es simple y sin compuesto en su Substancia, Esencia y Ser.
  5. 5. A todo propio querer, deseo y satisfacción en aras del amor, eleva al hombre, y lo diviniza; es decir, lo sube a la Cruz, y lo crucifica. Mata al ser natural de la criatura, y hace que comience a vivir en la tierra, una vida de cielo… Despega al alma de todo lo que no sea Dios. Es amarlo a Él, y a todos los demás en Él y por Él!... Unión a tal grado del alma con el mismo Dios que no ve,… ni piensa,… ni habla… ni entiende… ni siente, sino por el Amado… con el Amado, y dentro del Amado… Conforma de tal modo a su ser entero y su voluntad con la del Amado Evitar sin vacilación todo lo que le desagrada; el que carece de esta delicadeza, no ama ¿Y que es amar? Querer lo que Jesús quiere, y aborrecer lo que Él aborrece… Amar a Dios más que todo y a todos, consiste en renunciarse, sin reservarse nada, no teniéndose en consideración para cosa alguna, y sin admitir jamás nada de lo que Él no pueda participar.
  6. 6. QQuuee nnoo hhaann ppeeccaaddoo PPeeccaaddoorraass,, aauunnqquuee aarrrreeppeennttiiddaass 1) VIRGINIDAD DE CUERPO Y ALMA Entendimiento del Padre, en aquella Trinidad adorable siempre virgen en su fecundación eterna. El Espíritu Santo inspiró a María esta sublime virtud, y se la comunicó en su eterna y divina fecundación 2) INOCENCIA Total limpieza del corazón, que arrastra al mismo Dios a morar en ella 3) CANDOR Virtud celestial que se alimenta con la inocencia y se desarrolla con el sacrificio 4) PUDOR No es simplemente un pudor natural, sino muy sobrenatural, el cual forma propiamente en el alma ese pudor de ocultamiento de las virtudes, que, avergonzándose ante las miradas de Dios, atrae sobre sí, las complacencias del Espíritu Santo. Este santo pudor del alma, fue el que ruborizo a María el día de la Anunciación 1) VENCIMIENTO Es la constante práctica del sacrificio; crece, a medida de la voluntaria crucifixión. Llega con la gracia a alcanzar un alto grado de perfección, a dominar no sólo los vicios, sino aún, las repugnancias de la naturaleza, a quebrantar absolutamente a todo propio querer. Si amáramos a Dios, amaríamos las cruces y nos complaceríamos en ellas, considerándonos dichosos en tener que vencernos y sufrir. 2) DOMINIO PROPIO Consiste en una perpetua lucha con nosotros mismos. No consiste en no tener pasiones, ya que el hombre es un compuesto de ellas, sino en dominar a la naturaleza, en sujetarla al espíritu. No es otra cosa sino la Cruz, el despojamiento de la propia voluntad. No hay otro camino para encontrar la paz, que hacerse guerra; no existe otro camino para llegar a Jesús, sino el del dolor…
  7. 7. Gocémonos pues y cifremos nuestra gloria en despreciarnos, venciendo todas las tentaciones; en ser olvidados, burlados, tenidos sólo en lo que somos… ¡miseria!... hasta que nuestra alma llegue a arder por la sed de sacrificio Si hemos pecado, si no somos inocentes… ¿Por qué no hemos de conquistar la pureza siendo penitentes, es decir, dominando todo propio levantamiento del corazón?... Almas puras o purificadas, llegarán a ser luz, porque el Señor quiere a las almas que ingresen a la “Cadena” con una perfección tan alta y no sólo con la limpieza ordinaria de pecados no consentidos, y de imperfecciones desechadas, sino que las quiere además de limpias, muy adornadas con la Luz del Espíritu Santo Pureza pues, Pureza espiritual perfecta, crucificándonos; porque, mientras más cruz, más fuego, más claridad y limpidez, y transparencia;... ¡eso deben ser nuestras almas LUZ, un puro cristal en el que se refleje esa luz increada, la Trinidad Santísima!
  8. 8. Seamos luz, que ahí nace la gracia, la vida y el amor! Pero, esa luz, sólo baña con su divina influencia, sólo ilumina a los corazones dispuestos… Pero esa luz, en los corazones manchados no penetra… Pero esa luz, sólo se encuentra muy adentro de la cruz… Pues nos lanzaremos, ya, sin pérdida de tiempo a esa Cruz bendita, que irradiando en esa luz… quema… inflama… aclara los caminos de las virtudes… evita los peligros… y hace anhelar los sacrificios, amando lo que el mundo aborrece. Esa LUZ, ciertamente trae en sí los dones y los frutos todos del Espíritu Santo.

×